746.247 temas | 5.026.072 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Me Gusta1Me Gusta
  • 1 Mensaje de vichoh

Viejo vichoh dijo: 18.05.12


Se ha erigido como padre de familia de la nueva serie Xperia NXT de Sony, y razones no le faltan. Hablamos, efectivamente, del Xperia S, terminal que llegaba al mundo en el pasado CES 2012, convirtiéndose en el primer modelo de la casa que se creaba sin la colaboración de Ericsson. Muchas expectativas por tanto son las que hay depositadas en este terminal con alma Android que hoy cae en nuestra mesa de operaciones para un concienzudo análisis -tras, te recordamos, su correspondiente desempaquetado hace unos días-.

Interfaz propio, pantalla con resolución 720p, cámara de 12,1 megapíxeles... ¿son sus prestaciones más celebradas suficientes para tener en cuenta a este smartphone? Tienes la respuesta justo tras el salto. Vamos allá.

http://www.youtube.com/watch?v=Zmr6t...ature=youtu.be

De aspecto muy cuadrado y con una llamativa banda transparente en sus controles. Así se presenta el Xperia S nada más conocerlo. Este teléfono apuesta por un dibujo mucho más recto y definido, dejando atrás los cada vez más pasados diseños curvilíneos. Su parte frontal se encuentra gobernada por una pantalla de 4,3 pulgadas, sobre la que se sitúan el altavoz, la cámara frontal (en la esquina derecha) y el propio logo de la casa, sin olvidar la presencia de un pequeño LED de estado situado en el extremo izquierdo.

La parte inferior se torna mucho más interesante y es que el tradicional espacio reservado en todos los androides para sus teclas táctiles y/o físicas de control se ve ahora flanqueado por una banda transparente en la que se encuentran dibujados de manera muy sutil los iconos de Atrás, Inicio y Opciones. Eso sí, que no te engañe la bonita ilusión recreada; dichos símbolos no son táctiles. La citada banda cuenta justo en su parte superior con una zona negra que se funde con el propio marco de la pantalla y en la que se pueden distinguir tres sutiles puntos que serán los guías para nuestros intrépidos dedos. Será ahí donde tendremos que tocar cuando deseemos hacer uso de las mencionadas funciones del terminal, en una maniobra a priori sencilla pero que puede confundir en los primeros intentos -la inercia de muchos será apuntar directamente a la barra transparente y sus iconos en lugar de unos milímetros por encima.

Finalizamos el recorrido de su fachada con una base de plástico suave -similar a la que veremos en su espalda y laterales-, donde puede leerse el nombre de la gama, Xperia. Su corte en la base es totalmente recto, encontrando alojado en ella el micrófono del terminal.

Continuamos por los laterales del teléfono para dar paso al lado derecho. En él encontramos el discreto botón de activación/disparo de la cámara, de recorrido muy corto y fácil pulsación. Inmediatamente le siguen los controles de volumen, sensiblemente más resistentes a la presión de nuestros dedos sin que ello conlleve dificultad alguna -incluso diríamos que lo preferimos-. Entra ahora en acción el puerto microHDMI, con una solapa que traerá de cabeza a más de uno. De tipo extraíble, cuenta con una liguilla de plástico encargada de aguantarla y un enganche de similar material en el otro extremo para encajar cuando se cierre, dos "ayudas" para la tapa del conector que en la práctica transmiten más la sensación de que van a romperse en cualquier momento. Perturba de hecho bastante este "tropiezo" si comparamos el resto del cuidadoso diseño de este Xperia. Similar sensación experimentamos con el puerto microUSB, en el lateral izquierdo, único elemento que irrumpe en este lado del smartphone.

La zona superior da paso al conector de 3,5 mm y al botón de encendido/bloqueo, de pulsación consistente, más parecida a la de los controles de volumen que a la del disparador de la cámara, y algo más sobresaliente de la superficie que la de éstos.



Sin querer extendernos demasiado echamos un ojo a su parte trasera. De suave (suavísimo) plástico negro antihuellas -gracias, Sony-, la espalda de este Xperia cuenta en su parte superior (muy cercana al borde) con la cámara, totalmente centrada, y justo bajo la cual se emplazan el flash, otro altavoz y un segundo micrófono. El dibujo que marcan va de mayor a menor anchura, creando así una silueta imaginaria bastante atractiva y de cierto toque original.

Casi en el otro extremo encontramos curiosamente el logo de Sony Ericsson -parece que Sony lo seguirá manteniendo al menos en sus primeros terminales- ligeramente sobresaliente y en elegantes colores plata y verde botella; bajo él, de nuevo vuelve a hacer acto de presencia la ubicua barra transparente (desde atrás también pueden verse obviamente los iconos de control) y justo bajo ella la palabra "XPERIA" para que no se nos olvide el apellido de este elegante terminal.

A pesar de su apuesta por las líneas rectas, la superficie de la carcasa trasera del teléfono es de tipo curva, creando así en los extremos un arco más pronunciado de lo que podría parecer visto de frente. esta circunstancia en absoluto molesta a la hora del agarre, proporcionando una experiencia bastante buena dada la buena anchura del teléfono y lo fácil que se adapta la mencionada curvatura precisamente a la palma de la mano. Tal vez podríamos quejarnos un poco de su largura y es que, con sus 128 mm de largo, puede resultar a veces raro de sujetar, obligándote a mover más de la cuenta la mano en vertical según estés toqueteando la pantalla o quieras manejarte con los controles del teléfono. Imaginamos que el tamaño de la mano de cada usuario en sí juega un papel importante en esta percepción, pero lo dejamos igualmente dicho para que luego no digas que no te lo advertimos.



El Xperia S cuenta en su interior con un procesador Qualcomm de doble núcleo a 1,5 GHz y 1 GB de RAM, que responde con fluidez y soltura a nuestras peticiones. Cuenta con una interfaz propia (de la que hablaremos un poco más abajo) con bastantes transiciones y efectos que se desenvuelven sin problemas, dejando entrever que estamos ante un terminal potente y competente. El arranque de aplicaciones, reproducciones de vídeos, etc. se realizan sin tropiezos y ofrecen al usuario una experiencia bastante buena y satisfactoria en términos de respuesta -sólo hemos notado una leve ralentización a la hora de acceder a las imágenes de la Galería, donde parece pensárselo un par de segundos antes de cargar la imagen a resolución completa-.

También su pantalla resulta interesante de mencionar. Este Xperia cuenta con un panel TFT táctil 'Reality Display' que suma a sus cualidades una excelente resolución de 1.280 x 720 píxeles y, ojito, 342 ppp. Esta resolución marca sin duda un salto cualitativo por ejemplo respecto al Xperia Arc, ofreciendo imágenes aún más nítidas y definidas en este Xperia S. La tecnología Bravia Engine por supuesto tampoco podía faltar en esta pantalla de 4,3 pulgadas, otorgándole colores más reales y vívidos que se agradecen en este teléfono.



En cuanto a su sensibilidad, parece responder de manera bastante satisfactoria a nuestros intrépidos dedos, aunque no podemos decir lo mismo de sus controles táctiles inferiores. Y es que resulta que el área de contacto no se encuentra *justo* alrededor del punto situado arriba de la banda transparente sino ligeramente desplazado al propio borde la pantalla, provocando que a veces sea un poco incómodo su uso. Así nos hemos encontrado en cierta ocasión con que en lugar de seleccionar por ejemplo el recuadro de diálogo de WhatsApp, hemos pulsado accidentalmente la tecla de Inicio, dada la peligrosa (y delgada) línea imaginaria que divide la zona sensible baja de la pantalla y el área táctil de los botones de control. No es algo especialmente escandaloso dado que imaginamos que es cuestión de acostumbrase (y por tanto posible de evitar), pero no por ello podíamos dejar de señalarlo por aquí.

A su favor debemos de decir, eso sí, que sus controles cuentan con retroalimentación háptica, cuya vibración (también presente en el teclado QWERTY virtual del terminal) ayuda a tener una mejor sensación a la hora de pulsar.

Ya que andamos por la "zona", no podíamos olvidar hablar de nuevo de la atractiva barra transparente del Xperia. Y es que esta barra no solo cumple un mero objetivo estético; también sirve como indicador de ciertas actividades del terminal. De esta forma, cada vez que activamos una función o por ejemplo recibimos una llamada, la banda se ilumina, aportando simple retroalimentación visual en el primer caso, y aviso de determinados eventos importantes en el segundo.

La calidad de llamada durante la conversación es bastante buena, con una óptima recepción y una claridad de voz excelente. Es raro a estas alturas encontrarnos terminales de alta gama que no cumplan con ello, pero por si quedara alguna duda, te confirmamos que en este caso contamos con un altavoz potente y muy aceptable.

http://www.gsmarena.com/sony_xperia_s-4369.php
A lagarto68 le gusta esto.

0 Comentarios | Registrate y participá


Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios