745.496 temas | 5.025.006 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Viejo Garcia dijo: 03.06.08
Originalmente publicado por Negro26x8 Ver mensaje
Una lista desarrollada de conductas y tendencias a evitar para llevar a cabo una vida sexual
plena.
Exigirte. El sexo es placer, diversión, compartir, comunicarse. No es una maratón en la cual
competimos para batir marcas. El sexo es calidad, no cantidad. La exigencia solamente lleva a
perder capacidad para el placer y rendimiento sexual.
Genitalizar. En occidente utilizamos un porcentaje muy bajo de nuestro potencial sexual. En
general acostumbramos a focalizar nuestras conductas sexuales en torno a las zonas erógenas
“típicas” (genitales y pechos) y nos olvidamos de los dos metros cuadrados de piel y los cinco
sentidos, a lo que tenemos que agregar la creatividad (el sentido más importante para el sexo).
Apurarte. La ansiedad es el enemigo número uno del placer. Apresurarse en general tiene
que ver con una mirada orgásmica del sexo, es decir el orgasmo como objetivo fundamental y
único. Éste modo de conducirse sexualmente impide apreciar la riqueza característica de la
sexualidad.
Buscar puntos mágicos. La búsqueda de puntos mágicos como por ejemplo el célebre
“Punto G” es una característica de nuestra cultura. Parece que quisiéramos saber cómo
estimular determinada zona del cuerpo para provocar una respuesta efectiva, infalible y
extremadamente placentera. Esta mirada mecánica del sexo sólo lleva a buscar fórmulas que
no existen y limitan las posibilidades de placer.
Generalizar. Todos somos diferentes, cada persona tiene su “mapa” y la esencia del sexo
tiene que ver con descubrir ese mapa en nuestro compañero/a sexual. No es mejor amante
quien “rinde” más, sino aquellos que saben ponerse en lugar del otro, investigar, curiosear y
aprender sobre su particular manera de gozar.
Adivinar. En relación con lo anterior, la adivinación es uno de los enemigos número uno del
sexo. Cómo cada persona es un ser único, constituye un error estimular a la otra persona como
me gusta a mí. Yo soy yo, y el otro es el otro. Por lo tanto comunicarnos (es decir observar
reacciones, preguntar, escuchar, etc.) es lo que nos permite conocer esa singularidad.
Comparar. No hay nada más deserotizante que sentirnos comparados en algún aspecto con
otros amantes de quien comparte la sexualidad con uno. A veces con la intención de lograr un
cambio en la conducta sexual se llega a ese extremo: “Ella tenía muchos orgasmos”, “Él se
controlaba”, “Ella era activa y me buscaba”, “Él sí que me entendía”, etc. De esta manera es
más probable que se provoque resentimiento antes que una conducta de comprensión y
cambio.
Presionar. Obligar a nuestro compañero/a a hacer algo que no quiere no lleva a nada
positivo: o lo hace sólo para satisfacernos y no lo goza o lo padece, o da lugar a enojos y
frustraciones. No a todos nos gusta lo mismo, y en todo caso si algunas preferencias no
coinciden se pueden desarrollar otras alternativas o incluso por la vía del diálogo y la
creatividad lograr que aquello aparentemente tan desagradable le termina gustando.
¿Ejemplos? El sexo anal (motivo de largas y arduas discusiones en muchas parejas), la
frecuencia sexual (uno quiere más o menos que el otro), el sexo oral, determinadas posturas,
etc.
Caer en la rutina. La rutina es la antisexualidad. El sexo nos da tantas posibilidades y
alternativas que es una pena (además de aburrido) repetir una fórmula y un esquema
determinado. Es difícil en la relación de pareja estable no caer en esto, pero si las personas
son compatibles sexualmente, se desean, tienen un buen nivel de comunicación y les interesa
desarrollar su sexualidad, es muy probable que logren un cambio.
Creer que sabés todo. La soberbia es el fin de la vida, en todos los aspectos. Impide crecer y
aprender de la experiencia y de los demás. ¿Qué puede aprender quién cree saberlo todo? Y
en el sexo pasa lo mismo. Nunca dejamos de aprender y en realidad cuanto más conocemos
nos damos cuenta de que sabemos menos, ya que se no abren nuevas posibilidades en cada
momento.


Una pequeña contribucion. Un abrazo.
Agrego otros conceptos, sobre cosas a evitar, elementos si bien sabidos, no por ello menos útiles de recordar:


·Llegar chupado
·Emitir ventosidades
·Contar las proezas de/la antiguo/a partenaire
·Dormirse durante el acto
·Ir al catre luego de una ingesta copiosa de guiso de porotos
·Oler a pata o a otros animales de granja (o salvajes)
·Confundir, durante el éxtasis, el nombre de pila del partenaire
·Cobrar por adelantado (al menos que emita factura)
·Vomitar
·Sugerir un régimen
·Preguntar “como era que te llamabas”
·Tener mal aliento
·Escupir
·Llamar a los amigos/as para contar lo mal que lo hace
·Limpiarse la punta con la sabana y/o la cortina


Creo que esto es lo básico, cualquier otro aporte seguramente contribuirá a la formación del prójimo-forro
Viejo nahy dijo: 03.06.08
Originalmente publicado por Garcia Ver mensaje
Agrego otros conceptos, sobre cosas a evitar, elementos si bien sabidos, no por ello menos útiles de recordar:


·Llegar chupado
·Emitir ventosidades
·Contar las proezas de/la antiguo/a partenaire
·Dormirse durante el acto
·Ir al catre luego de una ingesta copiosa de guiso de porotos
·Oler a pata o a otros animales de granja (o salvajes)
·Confundir, durante el éxtasis, el nombre de pila del partenaire
·Cobrar por adelantado (al menos que emita factura)
·Vomitar
·Sugerir un régimen
·Preguntar “como era que te llamabas”
·Tener mal aliento
·Escupir
·Llamar a los amigos/as para contar lo mal que lo hace
·Limpiarse la punta con la sabana y/o la cortina


Creo que esto es lo básico, cualquier otro aporte seguramente contribuirá a la formación del prójimo-forro
Totalmente, cualquier cosa de esas que haga, le saco tarjeta roja de una....
Un horror un tipo asi
Viejo TIFON4474 dijo: 03.06.08
Originalmente publicado por Garcia Ver mensaje
Agrego otros conceptos, sobre cosas a evitar, elementos si bien sabidos, no por ello menos útiles de recordar:


·Llegar chupado
·Emitir ventosidades
·Contar las proezas de/la antiguo/a partenaire
·Dormirse durante el acto
·Ir al catre luego de una ingesta copiosa de guiso de porotos
·Oler a pata o a otros animales de granja (o salvajes)
·Confundir, durante el éxtasis, el nombre de pila del partenaire
·Cobrar por adelantado (al menos que emita factura)
·Vomitar
·Sugerir un régimen
·Preguntar “como era que te llamabas”
·Tener mal aliento
·Escupir
·Llamar a los amigos/as para contar lo mal que lo hace
·Limpiarse la punta con la sabana y/o la cortina


Creo que esto es lo básico, cualquier otro aporte seguramente contribuirá a la formación del prójimo-forro
si uno reune todos estos conceptos... creo que se considerara un nuevo homo sapiens... da mas para circo que para un telo..

saludos
Viejo Mazzu dijo: 29.12.09
decirle maria a una q se llama florencia ...
/si estas re ebrio y la mina se dejo en 15 minutos ... el nombre de pila es lo de menos

Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios