746.263 temas | 5.026.089 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Me Gusta17Me Gusta

Viejo errean dijo: 31.12.14
ISAÍAS 11



Capítulo 11
El reinado del nuevo David
1 Saldrá una rama del tronco de Jesé y un retoño brotará de sus raíces.
2 Sobre él reposará el espíritu del Señor: espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de ciencia y de temor del Señor
3 –y lo inspirará el temor del Señor–. El no juzgará según las apariencias ni decidirá por lo que oiga decir:
4 juzgará con justicia a los débiles y decidirá con rectitud para los pobres de país; herirá al violento con la vara de su boca y con el soplo de sus labios hará morir al malvado.
5 La justicia ceñirá su cintura y la fidelidad ceñirá sus caderas.
La paz mesiánica
6 El lobo habitará con el cordero y el leopardo se recostará junto al cabrito; el ternero y el cachorro de león pacerán juntos, y un niño pequeño los conducirá,
7 la vaca y la osa vivirán en compañía, sus crías se recostarán juntas, y el león comerá paja lo mismo que el buey.
8 El niño de pecho jugará sobre el agujero de la cobra, y en la cueva de la víbora, meterá la mano el niño apenas destetado.
9 No se hará daño ni estragos en toda mi Montaña santa, porque el conocimiento del Señor llenará la tierra como las aguas cubren el mar.

139 Comentarios | Registrate y participá

Viejo errean dijo: 04.01.15
PROFECIAS DEL ANTIGUO TESTAMENTO CUMPLIDAS EN JESUCRISTO

Antiguo testamento
Isaías
Cap VIII

El Señor, piedra de tropiezo para Israel
11 Porque así me habló el Señor, cuando me tomó con su mano y me conminó a que no siguiera el camino de este pueblo:
12 No llamen «conjura» a todo lo que este pueblo llama «conjura»; no teman lo que él teme ni tiemblen por eso,
13 Pero al Señor de los ejércitos, a él sí proclámenlo santo: que sólo él les infunda temor, que sólo él los haga temblar.
14 El será un santuario, una piedra de tropiezo y un escollo insuperable para las dos casas de Israel; será una red y una trampa para los habitantes de Jerusalén.
15 Muchos de entre ellos tropezarán, caerán y se quebrarán, se enredarán en la trampa y quedarán atrapados.



Milagros de todo género

Antiguo testamento
Isaías
Cap XXXV

1 ¡Regocíjese el desierto y la tierra reseca, alégrese y florezca la estepa!
2 ¡Sí, florezca como el narciso, que se alegre y prorrumpa en cantos de júbilo! Le ha sido dada la gloria del Líbano, el esplendor del Carmelo y del Sarón. Ellos verán la gloria del Señor, el esplendor de nuestro Dios.
3 Fortalezcan los brazos débiles, robustezcan las rodillas vacilantes;
4 digan a los que están desalentados: «¡Sean fuertes, no teman: ahí está su Dios! Llega la venganza, la represalia de Dios: él mismo viene a salvarlos!».
5 Entonces se abrirán los ojos de los ciegos y se destaparán los oídos de los sordos;
6 entonces el tullido saltará como un ciervo y la lengua de los mudos gritará de júbilo. Porque brotarán aguas en el desierto y torrentes en la estepa;
7 el páramo se convertirá en un estanque y la tierra sedienta en manantiales; la morada donde se recostaban los chacales será un paraje de caña y papiros.
8 Allí habrá una senda y un camino que se llamará «Camino santo». No lo recorrerá ningún impuro ni los necios vagarán por él;
9 no habrá allí ningún león ni penetrarán en él las fieras salvajes. Por allí caminarán los redimidos,
10 volverán los rescatados por el Señor; y entrarán en Sión con gritos de júbilo, coronados de una alegría perpetua: los acompañarán el gozo y la alegría, la tristeza y los gemidos se alejarán.

Evangelio de Nuestro Señor Jesús, el Cristo, el Mesías que esperaban los judíos

San Lucas
Capítulo VII
vers 11 al 23


11 En seguida, Jesús se dirigió a una ciudad llamada Naím, acompañado de sus discípulos y de una gran multitud.
12 Justamente cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, llevaban a enterrar al hijo único de una mujer viuda, y mucha gente del lugar la acompañaba.
13 Al verla, el Señor se conmovió y le dijo: «No llores».
14 Después se acercó y tocó el féretro. Los que los llevaban se detuvieron y Jesús dijo: «Joven, yo te lo ordeno, levántate».
15 El muerto se incorporó y empezó a hablar. Y Jesús se lo entregó a su madre.
16 Todos quedaron sobrecogidos de temor y alababan a Dios, diciendo: «Un gran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a su Pueblo».
17 El rumor de lo que Jesús acababa de hacer se difundió por toda la Judea y en toda la región vecina.
18 Juan fue informado de todo esto por sus discípulos y, llamando a dos de ellos,
19 los envió a decir al Señor: «¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?».
20 Cuando se presentaron ante él, le dijeron: «Juan el Bautista nos envía a preguntarte: "¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?"».
21 En esa ocasión, Jesús curó mucha gente de sus enfermedades, de sus dolencias y de los malos espíritus, y devolvió la vista a muchos ciegos.
22 Entonces respondió a los enviados: «Vayan a contar a Juan lo que han visto y oído: los ciegos ven, los paralíticos caminan, los leprosos son purificados y los sordos oyen, los muertos resucitan, la Buena Noticia es anunciada a los pobres.
23 ¡Y feliz aquel para quien yo no sea motivo de escándalo!».




Entrará triunfante en Jerusalén


Antiguo Testamento
Zacarías 9-9


¡Alégrate mucho, hija de Sión! ¡Grita de júbilo, hija de Jerusalén! Mira que tu Rey viene hacia ti; él es justo y victorioso, es humilde y está montado sobre un asno, sobre la cría de un asna.

Evangelio de Nuestro Señor Jesús, el Cristo de Dios, el Mesías que esperaban los judíos

San Mateo
Capítulo XXI


1 Cuando se acercaron a Jerusalén y llegaron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió a dos discípulos,
2 diciéndoles: «Vayan al pueblo que está enfrente, e inmediatamente encontrarán un asna atada, junto con su cría. Desátenla y tráiganmelos.
3 Y si alguien les dice algo, respondan: «El Señor los necesita y los va a devolver en seguida».
4 Esto sucedió para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta:
5 "Digan a la hija de Sión: Mira que tu rey viene hacia ti, humilde y montado sobre un asna, sobre la cría de un animal de carga".
6 Los discípulos fueron e hicieron lo que Jesús les había mandado;
7 trajeron el asna y su cría, pusieron sus mantos sobre ellos y Jesús se montó.
8 Entonces la mayor parte de la gente comenzó a extender sus mantos sobre el camino, y otros cortaban ramas de los árboles y lo cubrían con ellas.
9 La multitud que iba delante de Jesús y la que lo seguía gritaba: «¡Hosana al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosana en las alturas!
10 Cuando entró en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, y preguntaban: «¿Quién es este?».
11 Y la gente respondía: «Es Jesús, el profeta de Nazaret en Galilea».
12 Después Jesús entró en el Templo y echó a todos los que vendían y compraban allí, derribando las mesas de los cambistas y los asientos de los vendedores de palomas.
13 Y les decía: «Está escrito: Mi casa será llamada casa de oración, pero ustedes la han convertido en una cueva de ladrones».
14 En el Templo se le acercaron varios ciegos paralíticos, y él los curó.
15 Al ver los prodigios que acababa de hacer y a los niños que gritaban en el Templo: «¡Hosana al Hijo de David!», los sumos sacerdotes y los escribas se indignaron
16 y le dijeron: «¿Oyes lo que dicen estos?». «Sí, respondió Jesús, ¿Pero nunca han leído este pasaje: "De la boca de las criaturas y de los niños de pecho, has hecho brotar una alabanza"?».
17 En seguida los dejó y salió de la ciudad para ir a Betania, donde pasó la noche.
18 A la mañana temprano, mientras regresaba a la ciudad, tuvo hambre.
19 Al ver una higuera cerca del camino, se acercó a ella, pero no encontró más que hojas. Entonces le dijo: «Nunca volverás a dar fruto». Y la higuera se secó de inmediato.
20 Cuando vieron esto, los discípulos dijeron llenos de asombro: «¿Cómo se ha secado la higuera tan repentinamente?».
21 Jesús les respondió: «Les aseguro que si tienen fe y no dudan, no sólo harán lo que yo acabo de hacer con la higuera, sino que podrán decir a esta montaña: «Retírate de ahí y arrójate al mar», y así lo hará.
22 Todo lo que pidan en la oración con fe, lo alcanzarán».
23 Jesús entró en el Templo y, mientras enseñaba, se le acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo, para decirle: «¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿Y quién te ha dado esa autoridad?».
24 Jesús les respondió: «Yo también quiero hacerles una sola pregunta. Si me responden, les diré con qué autoridad hago estas cosas.
25 ¿De dónde venía el bautismo de Juan? ¿Del cielo o de los hombres?». Ellos se hacían este razonamiento: «Si respondemos: «Del cielo», él nos dirá: «Entonces, ¿por qué no creyeron en él?».
26 Y si decimos: «De los hombres», debemos temer a la multitud, porque todos consideran a Juan un profeta».
27 Por eso respondieron a Jesús: «No sabemos». El, por su parte, les respondió: «Entonces yo tampoco les diré con qué autoridad hago esto».
28 «¿Qué les parece? Un hombre tenía dos hijos y, dirigiéndose al primero, le dijo: "Hijo, quiero que hoy vayas a trabajar a mi viña".
29 El respondió: "No quiero". Pero después se arrepintió y fue.
30 Dirigiéndose al segundo, le dijo lo mismo y este le respondió: "Voy, Señor", pero no fue.
31 ¿Cuál de los dos cumplió la voluntad de su padre?». «El primero», le respondieron. Jesús les dijo: «Les aseguro que los publicanos y las prostitutas llegan antes que ustedes al Reino de Dios.
32 En efecto, Juan vino a ustedes por el camino de la justicia y no creyeron en él; en cambio, los publicanos y las prostitutas creyeron en él. Pero ustedes, ni siquiera al ver este ejemplo, se han arrepentido ni han creído en él.
33 Escuchen otra parábola: Un hombre poseía una tierra y allí plantó una viña, la cercó, cavó un lagar y construyó una torre de vigilancia. Después la arrendó a unos viñadores y se fue al extranjero.
34 Cuando llegó el tiempo de la vendimia, envió a sus servidores para percibir los frutos.
35 Pero los viñadores se apoderaron de ellos, y a uno lo golpearon, a otro lo mataron y al tercero lo apedrearon.
36 El propietario volvió a enviar a otros servidores, en mayor número que los primeros, pero los trataron de la misma manera.
37 Finalmente, les envió a su propio hijo, pensando: "Respetarán a mi hijo".
38 Pero, al verlo, los viñadores se dijeron: "Este es el heredero: vamos a matarlo para quedarnos con su herencia".
39 Y apoderándose de él, lo arrojaron fuera de la viña y lo mataron.
40 Cuando vuelve el dueño, ¿qué les parece que hará con aquellos viñadores?».
41 Le respondieron: «Acabará con esos miserables y arrendará la viña a otros, que le entregarán el fruto a su debido tiempo».
42 Jesús agregó: «¿No han leído nunca en las Escrituras: "La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular: esta es la obra del Señor, admirable a nuestros ojos"?
43 Por eso les digo que el Reino de Dios les será quitado a ustedes, para ser entregado a un pueblo que le hará producir sus frutos».
44 [El que caiga sobre esta piedra quedará destrozado, y aquel sobre quien caiga será aplastado].
45 Los sumos sacerdotes y los fariseos, al oír estas parábolas, comprendieron que se refería a ellos.
46 Entonces buscaron el modo de detenerlo, pero temían a la multitud, que lo consideraba un profeta.
Viejo errean dijo: 12.01.15
LA FRASE DEL DOMINGO 11 DE ENERO

La oración es la fuerza del hombre y la debilidad de Dios. (San Agustín)
Viejo PINOS dijo: 17.01.15
Viejo errean dijo: 18.01.15
PROFECIAS DEL ANTIGUO TESTAMENTO CUMPLIDAS EN JESUCRISTO



Profecías del Reino

Preanuncian el principio de una nueva alianza entre Dios y el hombre (Dan. 9, 24-27);
comenzará en Jerusalén (Miq. 4, 2);
El Antiguo Testamento
DANIEL 9
24 Setenta semanas han sido fijadas sobre tu pueblo y tu Ciudad santa, para poner fin a la transgresión, para sellar el pecado, para expiar la iniquidad, para instaurar la justicia eterna, para sellar la visión y al profeta, y para ungir el Santo de los santos.
25 Tienes que saber y comprender esto:Desde que salió la orden de reconstruir a Jerusalén, hasta que aparezca un Jefe ungido, pasarán siete semanas;luego, durante sesenta y dos semanas, ella será reconstruida con la plaza y el foso, pero en tiempos de angustia.
26 Y después de las sesenta y dos semanas, será suprimido un ungido inocente; en la Ciudad y en el Lugar santo, hará estragos el pueblo de un jefe invasor; pero su fin sobrevendrá en un cataclismo, y hasta el fin habrá guerra y las devastaciones decretadas.

Vale la repetición de esta frase:

y hasta el fin habrá guerra y las devastaciones decretadas.
27 El impondrá una alianza a muchos durante una semana; y durante la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la oblación. Y sobre un ala del Templo estará la Abominación de la desolación, hasta que el exterminio decretado se derrame sobre el devastador».
Viejo errean dijo: 22.01.15
Mashíaj…. ¿ya?



¿Acaso la llegada del Mashíaj es lo que necesita en este momento el pueblo de Israel? ¿Acaso Mashíaj va a resolver nuestros problemas cotidianos? ¿La vida va a ser más fácil? El Rabino Shalom Arush


Nota del Rabino Lazer Brody: Durante este punto crucial en las recientes negociaciones para el cese de fuego en Egipto entre Israel y Hamas, una de las estaciones de radio israelíes me llamó para entrevistarme acerca de los acontecimientos actuales vistos desde la perspectiva de la Emuná. También tenían planeado preguntarme acerca de las declaraciones de varios rabinos principales y kabalistas, como por ejemplo, el Rabino Dov Kook de Tiberíades, y el “Jalbán” (“Lechero”, en español), que es el apodo del gran tzadik Rabí Jaim HaKohen Farjia, quien afirmó hace poco tiempo que la Gueulá, la Redención Final de nuestro pueblo, ya ha comenzado. El periodista también quería que le diera información acerca del Mashíaj. Para poder obtener una perspectiva clara del tema, decidí consultar a mi querido maestro, el Rabino Shalom Arush. Y esto fue lo que me dijo:

Son muy pocos los que se dan cuenta de las ramificaciones de la posible llegada del Mashíaj a esta altura de los acontecimientos.

Permíteme hacerte una pregunta: ¿Qué significa el Mashíaj para ti, en términos de la vida cotidiana? ¿Acaso piensas que vas a quedar exento de cumplir con los preceptos? En absoluto. ¡Justamente lo contrario! Cuando llegue el Mashíaj, vas a tener que ser mucho más estricto en su cumplimiento, y no vas a poder “fingir” haciendo gestos y ademanes. Porque el Mashíaj va a saber exactamente dónde tienes puesto el corazón y va a poder “olfatear” tu temor a Hashem.

¿Acaso piensas que la llegada del Mashíaj te va a exentuar de mejorar tu carácter?j ¡De ninguna manera! Los malos rasgos de carácter, como por ejemplo,la soberbia, el egoísmo y la lujuria, van a resultar muchísimo más evidentes una vez que haya llegado el Mashíaj. Los rasgos de carácter no rectificados van a ser mucho más avergonzantes que si uno fuera por la calle con ropa sucia llena de manchas. La persona que tenga un carácter lo que se dice “poco menos que impecable”, cuando llegue el Mashíaj va a suplicar “Trágame tierra”!!!

La gente no tiene idea de lo que es el Mashíaj y de lo que significará su arribo. Estar listo para la llegada del Mashíaj implica que todos servimos a Hashem con todo el corazón; que todos tenemos una Emuná perfecta, que todas las mujeres se visten con total recato y que todos los hombres se cuidan de no mirar donde no deben. Significa que nadie tiene imágenes impropias en la cabeza. ¿Acaso podemos decir que esa es la situación en la que nos encontramos actualmente?

Entonces ¿qué sucede si llegó el momento de que llegue el Mashíaj y no estamos a un nivel espiritual adecuado? La respuesta no es algo que la mayoría de la gente quiera escuchar. No obstante, tengo el deber de explicar el tema, porque la gente tiene que parar de una vez por todas de vivir en un mundo de fantasía y tiene que comprender la gravedad de la situación.

Un grupo de tzadikim secretos, cuyos nombres no puedo revelar, fueron a visitar a mi santo maestro, el Rabino Yehuda Zev Leibowitz, de bendita y santa memoria, poco antes de que este falleciera. Le estaban escribiendo una carta a Hashem exigiendo que llegara el Mashíaj ahora mismo. Todos firmaron la carta, pero les falta una firma crucial, la del Rabino Yehuda Zev. Ellos sabían que si él firmaba, entonces Hashem iba a tener que traer el Mashíaj de inmediato. Por eso fueron a verlo, a pedirle que firmara… sin embargo, ninguno de ellos se imaginó siquiera cuál sería su reacción…

Rabí Yehuda Zev, que estaba confinado a una silla de ruedas, se incorporó de inmediato como un león enfurecido y señalando con el índice a uno de los tzadikim secretos, le preguntó: “¿Tú estuviste en el Holocausto?”. El tzadik meneó la cabeza. Entonces Rabí Yehuda Zev le hizo la misma pregunta al segundo, y al tercero, y al cuarto, y todos respondieron que no habían sufrido el Holocausto. Entonces Rabí Yehuda Zev rugió: “Bueno, ¡yo sí estuve en el Holocausto! ¡Y yo vi con mis propios ojos el indescriptible sufrimiento que padeció nuestro pueblo! ¡Y eso es algo que no quiero volver a ver en toda mi vida! ¿Acaso ustedes se hacen responsables del tremendo sufrimiento que va a tener que padecer nuestro pueblo como parte del proceso de purificación si llega el Mashíaj y ellos todavía no están listos?”. Ninguno de los tzadikim estuvo dispuesto a aceptar semejante responsabilidad. Y ahí mismo abandonaron la idea.

Rabí Yehuda Zev no quería que no se le cayera ni un pelo de la cabeza ni a un solo judío. Y es por ese motivo que me alentó tanto a que difundiera la Emuná, día y noche, sin descanso, a lo ancho y lo largo del planeta, para preparar a la gente para la llegada del Mashíaj. Porque sí, tenemos que decir la verdad: el proceso de la Redención Final ya ha comenzado.

La gente le echa la culpa a Hamas por todos los problemas que tenemos, pero Hamas no es más que un palo en las manos de Hashem. Dice la Torá: “Y traeré sobre ustedes una espada vengadora en vindicación del pacto” (Levítico 26:25). Todo el libertinaje y toda la promiscuidad sin precedentes en toda la historia del pueblo de Israel, y especialmente aquí en la Tierra de Israel, fue lo que nos causó la Guerra de Gaza. A eso agréguenle el gobierno malvado que se separó a sí mismo del mundo de la Torá y que sanciona oficialmente atroces transgresiones contra la Torá, haciendo alarde de terribles aberraciones como los desfiles de homosexuales aquí mismo, en nuestra santa Tierra, y ustedes ya se darán cuenta de que la situación va de mal en peor… Pero si nuestro pueblo se fortalece en Emuná y se torna a Hashem con todo el corazón, entonces desaparecerá todo el mal, tanto el de afuera como el de adentro.

No existe una solución política ni militar para el conflicto de Gaza. Hashem nos da continuos ceses del fuego en medio de las hostilidades para darle al pueblo la oportunidad de subirse al tren de la Emuná, que es el tren de la Redención Final. Todo el proceso de la Redención está diseñado para la difusión de la Emuná, y es por eso que mis discípulos y yo de hecho ya estamos viviendo la Redención. Pero cuando la gente aprovecha el cese de fuego para volver a las discotecas de Tel Aviv y a buscar sus apetitos carnales con esa actitud de “volvimos a la vida rutinaria…”, entonces la próxima ronda de hostilidades se torna aún más difícil. Recordemos que la primera Intifada a fines de la década del 80 consistía en tirar piedras a los judíos. Esa fue una llamada de atención de parte de Hashem, pero muchos la ignoraron. Después las piedras pasaron a ser cuchillos, y los cuchillos pasaron a ser revólveres, y estos se transformaron en bombas, y las bombas, en terroristas suicidas. Y nuestro pueblo todavía sigue sin despertarse en su gran mayoría. Las bombas suicidas se transformaron en misiles Qassam contra Sderot y los pueblos del borde de Gaza, y los misiles Qassam se transformaron en misiles GRAD, que atacaron a Ashkelon y Ashdod. Ahora, en esta última guerra, los misiles GRAD les cedieron el lugar a los misiles M-75, que llegan hasta Tel Aviv y aún más allá.¿Cómo es que la gente no ve el mismo modelo repitiéndose una y otra vez? ¿Y quién sabe cuál es la próxima etapa?

Es la decisión de ustedes: o Emuná o armas aún más mortales. Si no limpiamos hasta los recovecos más profundos del corazón, entonces Hamas y Hizbolla van a seguir cavando más túneles de ataque. Las llamadas de atención son cada más difíciles de ignorar y toda persona con un mínimo de sentido común debería percatarse del tremendo peligro que va in crescendo.

Ahora van a entender por qué mis discípulos y yo dedicamos la vida a la difusión de la Emuná, a lo ancho y lo largo del globo terráqueo. ¿Quién sabe cuándo Hashem va a traernos el Mashíaj? ¿Acaso podemos afirmar que ahora estamos listos para recibirlo, con tanta gente tan lejos aún de la verdad? ¿Acaso sabemos qué precio tendremos que pagar para recibirlo, y si podremos siquiera pagarlo? Sin embargo, tenemos que prepararnos, porque el día de la llegada del Mashíaj va a llegar be-itó, en su momento indicado.

No piensen que el Mashíaj va a acabar con sus problemas financieros o les va a aumentar el sueldo. La única diferencia entre ahora y entonces es que cuando él venga, la verdad va a ser absolutamente obvia y evidente. Nadie recibirá recompensa por estudiar Torá, aprender Emuná o hacer teshuvá (arrepentirse), pero todos tendrán el deber de hacerlo.

Pero he aquí las buenas noticias – el despertar espiritual de la última guerra ha sido increíble. Se han distribuido libros y CDs de Emuná en todas las filas del ejército israelí. Treinta mil mujeres se han comprometido a observar las leyes de pureza familiar. Eso es precisamente lo que necesitamos: que el pueblo judío se despierte de su letargo espiritual y se fortalezca en masa. Tenemos que demostrarle a Hashem que finalmente comprendemos Sus mensajes. Tenemos que fortalecernos en Emuná y en santidad, y difundir la Emuná lo más rápidamente posible. De esa manera estaremos preparados para darle la bienvenida al Mashíaj. Y si el Mashíaj es como una lámpara de 500 watts, entonces va a ser muy problemático si nosotros contamos con una capacidad espiritual de apenas 60 watts. Por eso, tenemos que fortalecernos a nosotros mismos y también fortalecer a los demás.

Es mi ferviente deseo que todos estemos preparados para recibir al Mashíaj con paz y alegría. Amén!



Nuevo Testamento
Evangelio de nuestro Señor Jesús, el Cristo, el Mesías de Dios, el Redentor,
según San Juan
Capítulo 3

16 Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.
17 Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.



Capítulo 13

29 Como Judas estaba encargado de la bolsa común, algunos pensaban que Jesús quería decirle: «Compra lo que hace falta para la fiesta», o bien que le mandaba dar algo a los pobres.
30 Y en seguida, después de recibir el bocado, Judas salió. Ya era de noche.
31 Después que Judas salió, Jesús dijo: «Ahora el Hijo del hombre ha sido glorificado y Dios ha sido glorificado en él.
32 Si Dios ha sido glorificado en él, también lo glorificará en sí mismo, y lo hará muy pronto.
33 Hijos míos, ya no estaré mucho tiempo con ustedes. Ustedes me buscarán, pero yo les digo ahora lo mismo que dije a los judíos: «A donde yo voy, ustedes no pueden venir».
34 Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros.
35 En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros».
36 Simón Pedro le dijo: «Señor, ¿a dónde vas?». Jesús le respondió: «Adonde yo voy, tú no puedes seguirme ahora, pero más adelante me seguirás».
Viejo errean dijo: 24.01.15
PROFECIAS CUMPLIDAS EN JESUCRISTO

Jesús no solamente fue objeto de profecías, sino que también profetizó.
-Predijo su propia pasión y muerte (Mt.16,21-23)
-que sería entregado a los jefes de los sacerdotes y a los maestros de la Ley (Mt. 20, 18; 26, 57; Mc. 10, 64).
-lo entregarían a los gentiles, los cuales se burlarían de El, lo azotarían y lo crucificarían (Mt. 20, 19 = Mt. 27, 26: 29, 30; Lc.23, 33).
la traición de Judas (Mt. 26, 21-25; Jn. 13, 21-26; Lc. 22, 3-4)
- la triple negación de Pedro (
Mt. 26, 34 // Mt.26, 69-75)
- y su martirio (Jn. 21, 18-19),
- la huida de los discípulos durante la Pasión (26, 31),
- Honra futura a Magdalena (Mt. 26, 13),
-las persecuciones que padecerían después de su muerte (Mt 10, 17-23; Mc.13, 9-13),
- los milagros que harían en su nombre (Mt 16, 17).
- Predijo además la conversión de los paganos (Mt.8, 11),
- la predicación del evangelio en todo el mundo (Mt 24, 14),
- la permanencia de la Iglesia hasta el fin de los siglos (Mt 28, 20),
- la aparición en su seno de herejías y separaciones (Mt 7, 15-22),
- la destrucción de Jerusalén (Mt 24 1 ss.;
Lc. 21, 24; Mc. 13, 2). Sucedió (70 AD) y la ciudad y el Templo de Jerusalén fueron destruidos por los Romanos (gentiles).
Todas estas profecías se cumplieron

Editado por errean: 24.01.15 a las 12:47
Viejo errean dijo: 27.01.15
El mesías de los judíos


El Antiguo Testamento
ISAIAS


Capítulo 49
1 ¡Escúchenme, costas lejanas, presten atención, pueblos remotos! El Señor me llamó desde el seno materno, desde el vientre de mi madre pronunció mi nombre.
2 El hizo de mi boca una espada afilada, me ocultó a la sombra de su mano; hizo de mí una flecha punzante, me escondió en su aljaba.
3 El me dijo: «Tú eres mi Servidor, Israel, por ti yo me glorificaré».
4 Pero yo dije: «En vano me fatigué, para nada, inútilmente, he gastado mi fuerza». Sin embargo, mi derecho está junto al Señor y mi retribución, junto a mi Dios.
5 Y ahora, ha hablado el Señor, el que me formó desde el seno materno para que yo sea su Servidor, para hacer que Jacob vuelva a él y se le reúna Israel. Yo soy valioso a los ojos del Señor y mi Dios ha sido mi fortaleza.
6 El dice: «Es demasiado poco que seas mi Servidor para restaurar a las tribus de Jacob y hacer volver a los sobrevivientes de Israel; yo te destino a ser la luz de las naciones, para que llegue mi salvación hasta los confines de la tierra».
7 Así habla el Señor,
el redentor y el Santo de Israel,
al que es despreciado,
al abominado de la gente,
al esclavo de los déspotas:
Al verte, los reyes se pondrán de pie, los príncipes se postrarán, a causa del Señor, que es fiel, y del Santo de Israel, que te eligió.
8 Así habla el Señor: En el tiempo favorable, yo te respondí, en el día de la salvación, te socorrí. Yo te formé y te destiné a ser la alianza del pueblo, para restaurar el país,
para repartir las herencias devastadas,
9 para decir a los cautivos: «¡Salgan!»,
y a los que están en las tinieblas: «¡Manifiéstense!».
Ellos se apacentarán a lo largo de los caminos, tendrán sus pastizales hasta en las cumbres desiertas.
10 No tendrán hambre, ni sufrirán sed, el viento ardiente y el sol no los dañarán, porque el que se compadece de ellos los guiará y los llevará hasta las vertientes de agua.
11 De todas mis montañas yo haré un camino y mis senderos serán nivelados.
12 , ahí vienen de lejos,
unos del norte y del oeste,
y otros, del país de Siním,
13 ¡Griten de alegría, cielos,
regocíjate, tierra!
¡Montañas, prorrumpan en gritos de alegría,
porque el Señor consuela a su pueblo y se compadece de sus pobres!
14 Sión decía: «El Señor me abandonó, mi Señor se ha olvidado de mí».
15 ¿Se olvida una madre de su criatura, no se compadece del hijo de sus entrañas? ¡Pero aunque ella se olvide, yo no te olvidaré!
16 Yo te llevo grabada en las palmas de mis manos, tus muros están siempre ante mí.
17 Tus constructores acuden presurosos, los que te demolieron y arrasaron se alejan de ti.
18 Levanta los ojos y mira a tu alrededor: todos se reúnen y llegan hasta ti. ¡Juro por mi vida –oráculo del Señor– que a todos ellos te los pondrás como un adorno y los lucirás como una novia!
19 Porque tus ruinas, tus escombros y tu país destruido resultarán estrechos para tus habitantes, y estarán lejos los que te devoraban,
20 Los hijos que dabas por perdidos dirán otra vez a tus oídos: «El lugar es muy estrecho para mí, dame sitio para que pueda habitar».
21 Y tú dirás en tu corazón:
«¿Quién me engendró estos hijos?
Yo estaba sin hijos,
estéril,
desterrada y
dejada de lado;
y a estos ¿quién los crió?
Yo me había quedado sola,
y estos ¿dónde estaban?
22 Así habla el Señor:
Yo alzaré mi mano hacia las naciones
e izaré mi estandarte hacia los pueblos; ellos traerán a tus hijos en su regazo y tus hijas serán llevadas a hombros.
23 Tendrás a reyes como tutores y sus princesas serán tus nodrizas. Se postrarán ante ti con el rostro en tierra y lamerán el polvo de tus pies. Así sabrás que yo soy el Señor y que no se avergonzarán los que esperan en mí.
24 ¿Se le puede quitar el botín a un guerrero? ¿Se le escapa el cautivo al vencedor?
25 Ahora bien, así habla el Señor: Sí, al guerrero se le quitará el cautivo y al violento se le escapará el botín; yo mismo litigaré con tus litigantes y yo mismo salvaré a tus hijos.
26 A tus opresores les haré comer su propia carne, como con vino nuevo, se embriagarán con su sangre. Así sabrán todos los hombres que yo, el Señor, soy tu salvador y que tu redentor es el Fuerte de Jacob.
Viejo errean dijo: 02.02.15
PROFECIAS CUMPLIDAS EN JESUCRISTO

El vendría:
A cargar los pecados de la humanidad (Isa 53:4, Mt 8:17,1Ped 2:19-25).


Antiguo Testamento
Isaías 53: 4-5


4 Pero él soportaba nuestros sufrimientos y cargaba con nuestras dolencia, y nosotros lo considerábamos golpeado, herido por Dios y humillado.
5 El fue traspasado por nuestras rebeldías y triturado por nuestras iniquidades. El castigo que nos da la paz recayó sobre él y por sus heridas fuimos sanados.



Nuevo Testamento
Evangelio de Nuestro Señor Jesús, el Cristo, el Mesías
según San Mateo

Capítulo8: Versículos 16 - 17


16 Al atardecer, le llevaron muchos endemoniados, y él, con su palabra, expulsó a los espíritus y curó a todos los que estaban enfermos,
17 para que se cumpliera lo que había sido anunciado por el profeta Isaías: "El tomó nuestras debilidades y cargó sobre sí nuestras enfermedades".





Nuevo Testamento
Primera carta de San Pedro
Capítulo II
Vers 19-25


19 Porque es una gracia soportar, con el pensamiento puesto en Dios, las penas que se sufren injustamente.
20 En efecto, ¿qué gloria habría en soportar el castigo por una falta que se ha cometido? Pero si a pesar de hacer el bien, ustedes soportan el sufrimiento, esto sí es una gracia delante de Dios.
21 A esto han sido llamados, porque también Cristo padeció por ustedes, y les dejó un ejemplo a fin de que sigan sus huellas.
22 El no cometió pecado y nadie pudo encontrar una mentira en su boca.
23 Cuando era insultado, no devolvía el insulto, y mientras padecía no profería amenazas; al contrario, confiaba su causa al que juzga rectamente.
24 El llevó sobre la cruz nuestros pecados, cargándolos en su cuerpo, a fin de que, muertos al pecado, vivamos para la justicia. Gracias a sus llagas, ustedes fueron curados.

25 Porque antes andaban como ovejas perdidas, pero ahora han vuelto al Pastor y Guardián de ustedes.








Editado por errean: 03.02.15 a las 11:51
Viejo errean dijo: 03.02.15
Mesías

(según Wikipedia)

Etimología


El término «Mesías» proviene del hebreo מָשִׁיחַ (mashíaj, ‘ungido’), de la raíz verbal למשוח (masháj, ‘ungir’) y se refería a un esperado rey, del linaje de David, que liberaría a los judíos de las servidumbre extranjera y restablecería la edad dorada de Israel. Se le denominaba así ya que era costumbre ungir en aceites a los reyes cuando se los proclamaba. El término equivalente en griego es χριστός (khristós, ‘ungido’), derivado de χρίσμα (khrísma, ‘unción’), término último del que deriva también el español «crema». El término griego, ampliamente utilizado en la Septuaginta y el Nuevo Testamento, dio en español la forma Cristo, que unida al nombre de Jesús, que los cristianos consideran el mesías definitivo, dio Jesucristo.

Diferencias entre doctrinas


De las religiones monoteístas en el mundo, podemos destacar tres ramas principales y la relación que ellas tienen con la creencia en un Mesías. El judaísmo, cristianismo y el islam

Judaísmo

Dentro del judaísmo, la creencia en el Mesías se fundamentó en la revelación de Dios, hecha a través de la Torá o Ley de Dios o Antiguo Testamento. Desde el Génesis se registraron muchas profecías mesiánicas dentro de la ley, que permitirían reconocerlo cuando llegase. Posteriormente, cobró auge durante el cautiverio de Babilonia, al adquirir una mayor importancia la concepción del mesías como salvador. Sin embargo la doctrina del Mesías no ha sido un tema importante de estudio debido a que esta no es eje central del judaísmo (¿?).
Maimónides, teólogo español de religión judía, de la Edad Media y sus escrituras, son base para el entendimiento del concepto de Mesías para los judíos, siendo uno de los personajes que más ha tratado este tema. Él afirmo: «Yo creo con fe absoluta en la llegada del Mesías, y aunque tardare, con todo lo esperaré yo cualquier día».
La escatología judía indica que la venida del Mesías vendrá acompañada de una serie de eventos específicos que no han ocurrido todavía según el judaísmo, incluido el retorno de todos los judíos a la Tierra Prometida, la reconstrucción del Templo, la era de la paz y entendimiento en la cual «el conocimiento de Dios» llenará la tierra.
El judaísmo sobre Jesús

Los judíos han visto tradicionalmente a Cristo como uno de tantos falsos mesías que han aparecido a lo largo de la historia. Se le ve como el que más ha influido en su pueblo y, por ello, el que más daño ha causado. (Por eso el odio).
El judaísmo nunca ha aceptado ninguna de las profecías que los cristianos dicen que se le atribuyen a Cristo, y para ellos, ninguna de las prerrogativas que anunciarán la venida del mesías han ocurrido durante su vida antes de que lo aesinaran, por lo que no es un candidato idóneo para ser el mesías.
Cristianismo

La Biblia parece hacer referencia a varias facetas del Mesías, una como rey, gobernante y restaurador, y otra como siervo sufriente. Esto ha dado lugar a distintas posiciones acerca de cómo debería ser el mesías.
Los cristianos denominan Mesías a Jesús de Nazaret, llamándole Cristo, traducción literal del hebreo Mesías. Según la Torá, también conocida como Antiguo Testamento, la promesa de la venida del Mesías se extiende a toda la descendencia de Abraham, Isaac y Jacob (luego Israel), de quien surgieron las 12 tribus de Israel. Según la tradición cristiana, la promesa hecha a Israel en realidad debería entenderse como realizada a todos los hombres, razón por la que Jesús sería entonces el Mesías y el redentor de la humanidad.
Otras corrientes cristianas

Para los Testigos de Jehová (144.000), la concepción de mesías no es igual que en el resto de corrientes cristianas (aunque también para ellos cobra gran importancia el advenimiento o Segunda Venida de Jesús), pues no creen en la doctrina de la Trinidad, por lo que el mesías, en este caso, no adquiere personalidad divina, sino solo de enviado de Jehová, aunque lo consideran como la persona que vino a reparar lo que Adán dañó al pecar y así santificar el nombre de Jehová
Islam

El Islam señala a I'sa (Jesús de Nazaret), Mahdi o el bien guiado, como los que inaugurarán una era de justicia.
Para la parte mayoritaria del Islam, el concepto de Mahdi tiene una escatología según la cual el Mahdi nacerá én los Últimos Tiempos, por lo que no se admite que fuera una persona concreta que ya hubiera existido. También se ha indicado que Mahdi tendrá una relación especial con los pobres, (Bienaventurados los pobres). En muchos ámbitos se confunde el término de Mesías adjudicándolo al Mahdi, quien guiará a la Umma, hacía un retorno a la creencia, siendo el Mesías Isa (Jesús) Hijo de María, quien retornará para luchar junto al Mahdi contra el Al-Dajjal (Anticristo)
Actualmente, hay importantes Shaykhs Sunnis que afirman que estamos en la época de la venida de Mahdi.
Incluso hay algunos que afirman haber tenido contacto con Mahdi.

Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios