745.894 temas | 5.025.516 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Me Gusta5Me Gusta

Viejo errean dijo: 31.03.14
TEXTO ESCRITO POR EL PROFETA ISAÍAS, QUIÉN NACIÓ APROXIMADAMENTE EN EL AÑO 765 ANTES DEL CRISTO DE DIOS.

El libro de Isaías es un libro del Tanaj judío, (que es el Antiguo Testamento de los Cristianos), que se incluye como primero de los denominados Libros proféticos


Dice Isaías en el capítulo 53

1 ¿Quién creyó lo que nosotros hemos oído y a quién se le reveló el brazo del Señor?
2 El creció como un retoño en su presencia, como una raíz que brota de una tierra árida, sin forma ni hermosura que atrajera nuestras miradas, sin un aspecto que pudiera agradarnos.
3 Despreciado, desechado por los hombres, abrumado de dolores y habituado al sufrimiento, como alguien ante quien se aparta el rostro, tan despreciado, que lo tuvimos por nada.
4 Pero él soportaba nuestros sufrimientos y cargaba con nuestras dolencia, y nosotros lo considerábamos golpeado, herido por Dios y humillado.
5 El fue traspasado por nuestras rebeldías y triturado por nuestras iniquidades. El castigo que nos da la paz recayó sobre él y por sus heridas fuimos sanados.
6 Todos andábamos errantes como ovejas, siguiendo cada uno su propio camino, y el Señor hizo recaer sobre él las iniquidades de todos nosotros.
7 Al ser maltratado, se humillaba y ni siquiera abría su boca: como un cordero llevado al matadero, como una oveja muda ante el que la esquila, él no abría su boca.
8 Fue detenido y juzgado injustamente, y ¿quién se preocupó de su suerte? Porque fue arrancado de la tierra de los vivientes y golpeado por las rebeldías de mi pueblo.
9 Se le dio un sepulcro con los malhechores y una tumba con los impíos, aunque no había cometido violencia ni había engaño en su boca.
10 El Señor quiso aplastarlo con el sufrimiento. Si ofrece su vida en sacrificio de reparación, verá su descendencia, prolongará sus días, y la voluntad del Señor se cumplirá por medio de él.
11 A causa de tantas fatigas, él verá la luz y, al saberlo, quedará saciado. Mi Servidor justo justificará a muchos y cargará sobre sí las faltas de ellos.
12 Por eso le daré una parte entre los grandes y él repartirá el botín junto con los poderosos. Porque expuso su vida a la muerte y fue contado entre los culpables, siendo así que llevaba el pecado de muchos e intercedía en favor de los culpables.



A Navegator984 y lelri les gusta esto.

33 Comentarios | Registrate y participá

Viejo Fakir Montailes dijo: 31.03.14
Ojalá el verbo si hiciera carne. Si digo "aparece bife!" no aparece nada...
A Z. le gusta esto.
Viejo errean dijo: 01.04.14
1. La Anunciación Vida Oculta de Jesús. "Alégrate, llena de gracia, el Señor es contigo". Momento solemne para la historia.
Nada se sabía de la Madre de Jesús. Vivía en Nazaret. Oculta a los ojos de los hombres, pero no a los ojos de Dios. Más adelante contará Ella misma los hechos que la llevan a la maternidad, y a descubrir su vocación y su misión en la vida y en los planes de Dios. Hasta la anunciación del arcángel Gabriel, María de Nazaret era una mujer israelita perfectamente desconocida. Su vida trasciende la historia por el libre y amoroso cumplimiento de la misión que le fue asignada desde la eternidad y que Ella conoció a través del arcángel.

Infancia de María

Nace en una familia de la tribu de Judá; sus padres se llaman Joaquín y Ana. Diversas tradiciones nos la sitúan muy pequeña en el Templo donde aprende la Sagrada Escritura a un nivel no usual a las mujeres de Israel. Pero lo importante era su trato con Dios desde el principio. En su infancia, o primera adolescencia, es cuando percibe con claridad que Dios le pide vivir virgen por amor a Dios. Su vida de oración es intensa para poder descubrir algo infrecuente: la entrega total prescindiendo de algo tan bueno, y tan bendecido por Dios en todos los libros santos y en la conciencia de los humanos, como el matrimonio y la maternidad. Pero Dios quería de Ella ese modo de vivir que es amar con el corazón indiviso, sin anticipos de cosas buenas, en oblación total. Más adelante, Jesús dirá que no todos entienden estas cosas. Pero Ella entiende porque, aunque no lo sepa, desde su concepción tiene un privilegio especialísimo: no estar afectada por el pecado original y estar, por tanto, llena de la gracia de Dios. Ella es amada de Dios de un modo nuevo, en previsión de los méritos del que será su Hijo. Ella no lo sabe, pero sí sabe que tiene una gran intimidad con Dios, que le ama de un modo pleno, que bebe sus palabras y sintoniza plenamente con el querer divino.

Los planes de Dios

Cuando cumple trece años, sus familiares, siguiendo las costumbres del momento, deciden poner los medios para que se case del mejor modo posible. Para eso miran entre los varones de la tribu, y descubren uno que tiene todas las condiciones: José, vecino también de Nazaret. Era justo, es decir, cumplidor de la ley, honrado, trabajador, piadoso. Un buen hombre a ojos de todos, que puede encajar muy bien con el carácter de María. Los planes de Dios siguen su curso. Ahora podrá ser Madre virginal protegida a los ojos de todos por el Matrimonio con José.

El saludo del ángel

Al poco tiempo acontece uno de los momentos culmen de la historia de los hombres. María está en su casa, probablemente, recogida en oración. Cuando, de repente entró un ángel. Quizá es una aparición con el resplandor de los que están en la vida eterna cerca de Dios, quizá es más sencillo. Poco importa el modo; pues lo sorprendente son sus palabras: "Alégrate, llena de gracia, el Señor es contigo Ella se turbó al oír estas palabras, y consideraba qué significaría esta salutación"(Lc).

Momento solemne para la historia
Aquel fue un momento solemne para la historia de la humanidad: se iba a cerrar el tiempo del pecado para entrar en el tiempo de la gracia; se pasa del tiempo de la paciencia de Dios al de mayor misericordia. La creación entera está pendiente del sí de una joven israelita. Es un momento de gran alegría en los cielos y en la tierra, llega al mundo un gran amor divino. Dios habita en su alma de un modo pleno, gozoso, amoroso. Ella es la hija de Dios Padre que siempre ha correspondido al querer de Dios. María se sorprende, pero sin perder la serenidad, pues reflexiona sobre el significado de estas palabras. Respeto y sorpresa. “¿Es de Dios lo que oigo?”.

No temas
El ángel, llamado Gabriel, nombre que significa "fuerte ante Dios", espera; y tras un breve silencio, pronuncia las palabras de su embajada: "No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios: concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande y será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará eternamente sobre la casa de Jacob, y su Reino no tendrá fin"(Lc).

El "no temas" es la introducción que usa la Escritura para las vocaciones de divinas, es como decir: escucha con atención, lo que vas a oír es Palabra de Dios. Y luego la gran sorpresa: por especial gracia de Dios concebirá, dará a luz, pondrá por nombre al futuro rey de Israel, al Hijo de David que tendrá un reino eterno. El momento tan esperado en Israel de la venida de un salvador ha llegado. La virgen profetizada por Isaías es Ella. Comienzan, si María quiere, los tiempos tan esperados de la gran misericordia de Dios.
María escucha, piensa, y pone una objeción no de resistencia, sino de no entender como Dios le puede pedir dos cosas que son incompatibles para el ser humano: la virginidad y la maternidad. ¡Era tan clara la llamada a ser virgen!

La respuesta de María
"María dijo al ángel: ¿De qué modo se hará esto, pues no conozco varón?". "Respondió el ángel y le dijo: El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso, el que nacerá Santo, será llamado Hijo de Dios. Y ahí tienes a Isabel, tu pariente, que en su ancianidad ha concebido también un hijo, y la que era llamada estéril, hoy cuenta ya el sexto mes, porque para Dios no hay nada imposible"(Lc). El ángel ha respondido a la duda, María ve, ahora, la llamada anterior compatible con la maternidad que se le pide. Dios quiere que su Hijo no sea un hijo de la carne con un padre humano, sino sólo de Mujer. La única Mujer totalmente dócil a su querer.

"He aquí la esclava del Señor"
El tiempo se detiene. María reconoce el querer de Dios para Ella: su colaboración libre en una empresa divina. Percibe que su maternidad va ser de una calidad especial; ser la madre del Rey de Reyes, del Salvador, pero sobre todo ser madre del Hijo del Altísimo, ser madre de Dios; porque la maternidad hace referencia a la persona, y Ella introducirá al Hijo sempiterno en la vida de los hombres. María tuvo que ser plenamente consciente de lo que estaba pasando y de lo que se le pedía: no será un elemento pasivo en la gran tarea de la redención. Y, desde una inteligencia preclara, sin la tiniebla del pecado, ve con claridad meridiana la grandeza de lo que se le pide. Aunque tendrá conocimiento más claro en la profecía de Simeón. Pero ve, sobre todo, el gran derroche de Amor en el mundo. El mundo espera su respuesta. La espera Adán y Eva desde el seol, la esperan los patriarcas, los ángeles, el cielo está en suspenso ante la respuesta de María. Los segundos se hacen eternos. Cuando de pronto surge de su boca el sí con acentos de entrega y fe consciente y amorosa:

"Dijo entonces María: He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra. Y el ángel se retiró de su presencia"(Lc).

Y el Verbo se hizo carne en sus entrañas virginales. El Espíritu forma la humanidad de Jesús y la une al Verbo. La Humanidad llega a su punto más alto: Dios se ha unido al hombre en Jesús. No hay cumbre mayor a partir de entonces. Y el gozo embarga el corazón de María llena de Dios, que además de hija de Dios Padre, es, desde entonces, Madre de Dios Hijo.
Viejo El fisgón morbosón dijo: 02.04.14
no entiendo.. esto tiene que ver con pascua? o con los linchamientos?
Viejo cotillon-_- dijo: 02.04.14
Errean. Tengo entendido que una de las partes del antiguo testamento fue escrita en griego, ¿sabés algo del asunto? aca tenemos una pista: "el verbo se hizo carne". Verbo es la traducción tradicional de la palabra griega logos, que quiere decir palabra, guerra, discurso, etc., utilizada, por ejemplo, por el buen Heráclito. Pero al parecer el texto que vos citas fue escrito con anterioridad.
Me deja confundida, más que nada la palabra..

acaso hay una palabra aún más pura que el logos de la Grecia clasica?
Viejo errean dijo: 02.04.14
Originalmente publicado por cotillon-_- Ver mensaje
Errean. Tengo entendido que una de las partes del antiguo testamento fue escrita en griego, ¿sabés algo del asunto? aca tenemos una pista: "el verbo se hizo carne". Verbo es la traducción tradicional de la palabra griega logos, que quiere decir palabra, guerra, discurso, etc., utilizada, por ejemplo, por el buen Heráclito. Pero al parecer el texto que vos citas fue escrito con anterioridad.
Me deja confundida, más que nada la palabra..

acaso hay una palabra aún más pura que el logos de la Grecia clasica?
Hola, ¿Cómo estás?. El antiguo testamento se escribió mayormente en hebreo, pero algunos libros se escribieron en arameo y otros en griego.
La frase “Y el Verbo se hizo carne” es sacada del evangelio de San Juan, que corresponde a lo que es el nuevo testamento, es un evangelio canónico, (los otros tres son sinópticos).
Como en muchas otras cosas, se discute si lo escribió San Juan o alguien a quién Juan le haya contado todas estas cosas o un escriba que tomaba nota de lo que Juan decía.
En la página oficial del Vaticano, el texto es presentado como “ Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios”, (Haciendo una clara alusión a Jesús)
Particularmente pienso que se está queriendo significar lo mismo cuando se usan las palabras “Palabra” o “Verbo”.
Cuando se lee alguna referencia al término logos, es por se lo relaciona con el logos griego pero para lo que es teología puede ir como Verbo o Palabra.
Existe en el Antiguo Testamento la conversación entre Moisés Y Dios, en la que Dios se presenta como “YO SOY”, (Yo Soy el que Soy), este mismo “YO SOY”, es el que usa Jesús para definirse a si mismo en algunos pasajes del Nuevo Testamento.
Con respecto a lo que preguntás sobre si puede haber otra palabra, la verdad es que no lo sé, pienso que no, pero no lo sé. Yo generalmente cuando hago alguna referencia uso “Verbo, Palabra o Yo Soy”, nunca usé logos. Saludos
A cotillon-_- le gusta esto.
Viejo errean dijo: 03.04.14
CONFESIONES

San Agustín
Traducción: Ángel Custodio Vega Rodríguez, revisada por José Rodríguez Díez

LIBRO SÉPTIMO
De la filosofía neoplatónica a la verdad cristiana
Entre treinta y uno y treinta y dos años
(385—386)





CAPÍTULO XIX
Conceptos erróneos de la encarnación del Verbo
25. Pero yo entonces juzgaba de otra manera, sintiendo de mi Señor Jesucristo tan sólo lo que se puede sentir de un varón de extraordinaria sabiduría, a quien nadie puede igualar. Sobre todo me parecía haber merecido de la divina Providencia a favor nuestro una tan gran autoridad de magisterio por haber nacido maravillosamente de la Virgen, para darnos ejemplo de desprecio de las cosas temporales en pago de la inmortalidad.
Pero qué misterio encerraran aquellas palabras: El Verbo se hizo carne, ni sospecharlo siquiera podía. Sólo conocía, por las cosas que de él nos han dejado escritas, que comió y bebió, durmió, paseó, se alegró, se estremeció y predicó, y que la carne no se juntó a tu Verbo sino dotada de alma y razón. Conoce esto todo el que conoce la inmutabilidad de tu Verbo, la cual ya conocía yo, en cuanto podía, sin que dudara un punto siquiera en esto. Porque, en efecto, mover ahora los miembros del cuerpo a voluntad o no moverlos, estar dominado de algún afecto o no lo estar, proferir por medio de signos sabias sentencias o estar callado, indicios son de la mutabilidad de un alma y de una inteligencia. Todo lo cual, si fuese escrito falsamente de aquél, periclitaría a causa de la mentira todo lo demás y no quedaría en aquellas letras esperanza alguna de salud para el género humano. Pero como son verdaderas las cosas allí escritas, reconocía yo en Cristo al hombre entero, no cuerpo sólo de hombre o cuerpo y alma sin mente, sino al mismo hombre, el cual juzgaba debía ser preferido a todos los demás no por ser la persona de la verdad, sino por cierta extraordinaria excelencia de la naturaleza humana y una más perfecta participación de la sabiduría.
Alipio, en cambio, pensaba que los católicos de tal modo creían a Dios revestido de carne, que en Cristo, fuera de Dios y la carne, no había alma; y así no juzgaba que hubiera en él mente humana. Y como estaba bien persuadido de que todas aquellas cosas que nos han dejado escritas de él no podían ejecutarse si no es por una criatura viviente y racional, de ahí que se moviera muy lentamente hacia la verdadera fe cristiana. Pero cuando después supo [Alipio] que éste era el error de los herejes apolinaristas, se congratuló y fue amoldándose a la fe católica.
En cuanto a mí, confieso que conocí un poco más tarde la diferencia que había, en orden a la interpretación de las palabras el Verbo se hizo carne, entre la verdad católica y la falsedad de Fotino. Porque la reprobación de los herejes hace destacar más el sentir de tu Iglesia y lo que tiene por sana doctrina: Porque conviene que haya herejías, para que los probados se hagan manifiestosentre los débiles.
Viejo errean dijo: 04.04.14
Kenosis

Según Wikipedia:

En la teología cristiana, la kénosis (del griego κένωσις: «vaciamiento»)1 es el vaciamiento de la propia voluntad para llegar a ser completamente receptivo a la voluntad de Dios.
La palabra κένωσεν (ekénōsen) es usada en La Biblia en Filipenses 2:6-7,2 “Quien siendo en forma de Dios, no consideró ello como algo a que aferrarse; sino que vaciándose (ekénosen) a sí mismo, tomó forma de siervo, siendo hecho en semejanza de hombre y hallado como uno de ellos...”, usando el verbo κενόω (kenóō) "vaciar".
Uso en el Nuevo Testamento

El Nuevo Testamento no hace uso de la actual palabra kénōsis, pero el verbo kenóō se encuentra cinco veces (Ro.4:14, 1Co.1:17, 9:15, 2Co.9:3, Flp.2:7).3 De estas cinco veces es en Filipenses 2:7 en el cual Jesús dice "vaciarse a si mismo", lo cual es el punto de inicio de las ideas Cristianas de kénosis.
Juan el Bautista muestra esta postura cuando dice sobre Jesús, "es necesario que Él crezca y yo disminuya." (Jn 3:30)
Kénosis en la Cristología

San Juan de la Cruz


El concepto de la kénosis es usado tanto como explicación de la Encarnación y como indicación de la natural actividad y voluntad de Dios. La obra de San Juan de la Cruz Noche oscura del alma es una explicación particularmente lúcida del proceso de transformación del creyente hacia la figura o "semejanza de Cristo".
Un dilema aparente surge cuando la teología Cristiana postula a Dios fuera del tiempo y el espacio, quien entra en el tiempo y el espacio para convertirse en humano. La doctrina de la kénosis apunta a explicar que el Hijo de Dios escogió renunciar en términos de sus atributos divinos, en orden a asumir naturaleza humana. Desde la encarnación Jesús es simultáneamente verdadero hombre y verdadero Dios. La kénosis sostiene que estos cambios fueron temporalmente asumidos por Dios en su encaranción y que cuando Jesús asciende a los cielos después de la resurreción Él reasume completamente todos sus atributos divinos.
Específicamente se refiere a los atributos de Dios que son pensados como incompatibles con una naturaleza humana. Por ejemplo la omnipotencia, omnipresencia, omnisciencia, tanto como su aseidad, eternidad, infinitud, impasibilidad, e inmutabilidad. Los teólogos que comparten este doctrina a menudo apelan a la lectura de Flp 2:5-8. Críticos de la teología de la kénosis argumentan que el contexto de Flp 2:5-8 se refiere a Jesús tomando la forma de un sirviente para ocultar su divina gloriosa transfiguración o abandonando su lugar y posición en el Cielo para vivir entre los hombres, en oposición a abandonar sus atributos o naturaleza.
La cristología kenótica se enfoca en ciertos pasajes de los evangelios en los que Jesús no fue omnisciente acerca de la fecha de la Segunda Venida y pone su atención en el hecho que Él no era omnipresente durante la encarnación. Llegó a ser un tema central en los debates protestantes de el siglo dieciseis que fue reavivado en el siglo diecinueve para reinterpretar la doctrina clásica de la encarnación.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------

Término derivado de la discusión sobre el real significado de Fil 2:6 : “Quien siendo en forma de Dios, no consideró ello como algo a que aferrarse; sino que vaciándose (ekénosen) a sí mismo, tomó forma de siervo, siendo hecho en semejanza de hombre y hallado como uno de ellos...”
Opiniones Protestantes
No satisfechos con la enseñanza católica en éste punto, los primeros reformadores se inclinaron por un más profundo significado de las palabras de Pablo, pero Lutero y Melanchton fallaron en sus especulaciones. John Brenz (m. el 10 de septiembre de 1570) de Tubinga, sostuvo que cuando la Palabra asumió la naturaleza humana de Cristo, ésta no sólo poseyó la Divinidad sino el poder de hacer uso de la misma, aunque libremente se abstuvo de tal uso. Chemnitz disintió de este punto de vista. Negó que Jesucristo poseyera la Divinidad en tal forma que tuviese derecho a su uso. La kénosis, o la exinanición de Sus Divinos atributos fue, por tanto, un acto libre de Cristo, de acuerdo con Brenz: fue la connatural consecuencia de la Encarnación según Chemnitz.
Entre los modernos protestantes, las siguientes opiniones han sido las más prevalentes:
Thomasius, Delitschz y Kahnis consideran la Encarnación como un auto- vaciamiento de la manera Divina de existencia, como una auto-limitación de la omnisciencia de la Palabra, su omipresencia, etc. Gess, Reuss y Godet piensan que la Encarnación implicaba una real depotenciación de la palabra; la Palabra llegó a ser –más que ‘asumir’- el alma humana de Cristo. Ebrard sostiene que las Divinas propiedades de Cristo, aparecieron en la forma kantiana de tiempo apropiada al hombre: su kénosis consistió en un intercambio de lo eterno por una forma temporal de existencia.
Martensen y quizás Hutton distinguen una doble vida de la Palabra. En el hombre -Cristo , ellos ven una real depotenciación de la Palabra: en el mundo, la Palabra Divina pura hace el oficio de mediador y revelador. De acuerdo con Godet y probablemente Gore, en su Kénosis la Palabra se despoja Sí misma aun de Su inmutable santidad, Su infinito amor y Su conciencia personal, para entrar en un desarrollo humano similar al nuestro.
Enseñanza Católica
De acuerdo con la teología católica, el abajamiento de la Palabra consiste en la asunción de la humanidad y el simultáneo ocultamiento de la Divinidad. El abajamiento de Cristo es visto primero como Su autosujetamiento a las leyes humanas del nacimiento y crecimiento y a la bajeza de la naturaleza humana caída. En Su abajamiento, Su semejanza con la naturaleza caída, no implica pérdida de justicia ni santidad, sino solamente las dolencias y penalidades aparejadas a tal pérdida. Ello afecta al cuerpo y al alma, y consiste en la posibilidad de sufrir por causas internas y externas.
En el cuerpo, la dignidad de Cristo excluyen alguna dolencias y estados. El poder preservante de Dios que habitaba el cuerpo de Cristo, no permitió ninguna corrupción y le previno de enfermedades, inicio de la corrupción. La santidad de Cristo no era compatible con la descomposición tras la muerte, que es la manifestación del poder destructivo del pecado. De hecho, Cristo tuvo el derecho de liberarse de todo dolor corporal, y Su humanidad habría tenido el poder de quitar o suspender los efectos de las causas del dolor. Pero El libremente se sujetó a Sí mismo a muchos de los dolores resultantes de la ejercitación del cuerpo e influencias externas adversas como fatiga, hambre, heridas, etc. Siendo que éstas molestias tenían suficiente razón en la naturaleza del cuerpo de Cristo, le eran naturales a El.
También Cristo retuvo el El las debilidades del alma, las pasiones de Su razón y apetitos sensitivos, pero con las siguientes restricciones:
(a) Emociones desordenadas y pecaminosas son incompatibles con la santidad de Cristo. Solamente pasiones sin culpa moral como temor, tristeza y el compartir en el alma de los sufrimientos del cuerpo son compatibles con Su Divinidad y perfección espiritual.
(b) Aún el origen , intensidad y duración de esas emociones estaban sujetas al libre parecer de Cristo. Además, El podía prevenir los efectos disturbantes de tales pasiones sobre Su las acciones de Su alma y paz mental.
Para completar Su abajamiento, Cristo estuvo sujeto a Su Madre y San José, a las leyes del Estado y a las leyes positivas de Dios. Compartió las limitaciones y privaciones de los pobres y marginados. (ver COMMUNICATIO IDIOMATUM).
Lombard, lib. III, dist. XV-XVI, and Bonav., Scot., Biel on these chapters; St. Thomas, III, Q XIV-XV, and Salm., Suar., IV, xi-xii; Scheeben, Dogmatick, III, 266-74; Bruce, Humiliations of Christ, 113 sqq.; Gobe, Bampton Lectures (1891), 147; Hanna in The New York Review, I, 303 sqq.; the commentators on Phil., ii, 6, sqq.



Viejo Fakir Montailes dijo: 04.04.14
"Solamente pasiones sin culpa moral como temor, tristeza"

Estás seguro de eso? A mi me parece que tener temor no es algo bueno, la tristeza es discutible. Pero Jesús no debería haber tenido miedo, y menos siendo el hijo de Dios, me parece que no tendría que haber tenido miedo sabiendo que iba a resucitar y que Dios nuncá lo iba a abandonar porque Dios es todo.

Entonces, si Jesús como "semidiós" tuvo miedo, que nos queda a nosotros simplemente indefensos mortales? Tenemos que estar cagados hasta las patas.

Por lo tanto no me parece una buena interpretación de la biblia, la bibia tiene que quitar el miedo, no producirlo. Sino sería un libro esclavizante y la espiritualidad tiene que ser liberadora.

Este es uno de los motivos por los cuales dejé de ser cristiano.
Viejo errean dijo: 04.04.14
Originalmente publicado por Fakir Montailes Ver mensaje
"Solamente pasiones sin culpa moral como temor, tristeza"

Estás seguro de eso? A mi me parece que tener temor no es algo bueno, la tristeza es discutible. Pero Jesús no debería haber tenido miedo, y menos siendo el hijo de Dios, me parece que no tendría que haber tenido miedo sabiendo que iba a resucitar y que Dios nuncá lo iba a abandonar porque Dios es todo.

Entonces, si Jesús como "semidiós" tuvo miedo, que nos queda a nosotros simplemente indefensos mortales? Tenemos que estar cagados hasta las patas.

Por lo tanto no me parece una buena interpretación de la biblia, la bibia tiene que quitar el miedo, no producirlo. Sino sería un libro esclavizante y la espiritualidad tiene que ser liberadora.

Este es uno de los motivos por los cuales dejé de ser cristiano.
También Cristo retuvo en El las debilidades del alma, las pasiones de Su razón y apetitos sensitivos, pero con las siguientes restricciones:
(a) Emociones desordenadas y pecaminosas son incompatibles con la santidad de Cristo. Solamente pasiones sin culpa moral como temor, tristeza y el compartir en el alma de los sufrimientos del cuerpo son compatibles con Su Divinidad y perfección espiritual.


Hola, como estás?. Pegué el trocito al que vos hacés referencia, como para que no se desvirtúe. Te voy a dar solamente mi opinión, yo no soy teólogo ni nada de eso, solo soy una persona que cree y que está convencido Que existe un solo Dios, Uno y Trino, y que Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre.
El mayor problema de las pasiones es cuando se desordenan, cuando son desmedidas y se descontrolan.
Voy a lo del temor. Muchas personas siguen creyendo en un Dios que castiga muy cruelmente a quiénes el quiere por que algo malo habrán hecho. Ese Dios es del que se habla en el antiguo testamento, y esa es la imagen que deja la enseñanza que se daba, mismo desde la iglesia, si uno cometía un pecado. Era la manera de enseñar que lo que no se debía hacer, si se hacía, iba a traer consecuencias terribles, por eso es que el miedo está arraigado en la gente.
El temor de Dios yo lo entiendo como el temor a defraudarlo a El, y te doy un ejemplo, mis padres me enseñaron muchas cosas, me educaron, me dieron buenos ejemplos, aprendí buenos valores y muchas virtudes mas. Entonces creo que vale la pregunta, ¿Qué pasa con todo eso si yo no lo cumplo?, ¿nada?. No, seguro que no, por que si hago cosas malas en parte es por que no fui enseñado a hacer cosas buenas. Por eso es que siempre trato de llevar una vida correcta, con “temor” de equivocarme, o temor de que ellos se sientan mal por alguna mala acción mía, (que de seguro me pasó muchas veces), pero no de hacerlas con premeditación. Si yo me equivoco y me doy cuenta, lo primero es reparar mi equivocación, y por supuesto que mis padres no me irían a dar un castigo terrible, ellos ya sabían que yo lo sabía, entonces, si yo hago algo malo los estoy ofendiendo a ellos, ya que fueron los responsables de mi educación y formación.
Acordate de la parábola del hijo pródigo, ahí se quiere mostrar el fuerte amor del padre, que espera a su hijo que se había ido, y acá es de considerar una cosa, según las costumbres de esa época, cuando un hijo le pedía la parte de la herencia al padre, era tomado como una traición, una ofensa, era algo que dolía y mucho.
Volviendo a tu punto, Jesús no tuvo miedo, si tuvo tristeza, la tristeza que le deja que los hombres no hayan valorado semejante sacrificio, por eso mismo es que le pide a Dios, cuando lo van a matar, que los perdone, que no saben lo que hacen, ya que no han reconocido el momento en que Dios los visitó (a los judíos), los romanos solamente fueron los ejecutores ya que los judíos celebraban pascua y no les estaba permitido.
No existe un semidios, Jesús es el mismísimo Dios que por su voluntad se ofrece como sacrificio. Y acá voy a explayarme otro poquito, en esa época, la expiación de los pecados se hacía ofreciendo sacrificios de animales en el templo, y consideraban que sacrificar animales les quitaba los pecados, (por ejemplo el sacrificio de corderos). Con la llegada del mesías, del Cristo de Dios, el holocausto o sacrificio lo pone Dios mismo en la persona de su hijo, quién pasa a ser el “cordero de Dios” que quita los pecados del mundo.
La Biblia no infunde el miedo, lo que la Biblia busca es que las personas conozcan a Dios, para eso deja enseñanzas que fueron cambiando con el tiempo, acordate que te dije que en el antiguo testamento se lo presenta a Dios como un terrible castigador, y en el nuevo se lee “Dios es Amor”; Dios de por medio, hay una gran diferencia.
La Biblia también busca que vos seas una persona de fe, fiel a Dios en todos los momentos, y que cumplas, sigas y divulgues su mensaje de amor, esa fe es la que te va a quitar el miedo, a que dejes de ser esclavo y a que seas totalmente libre.
La fé es un don de Dios, pero vos podés hacer mucho para conseguirla, por eso dijo Jesús:
También les aseguro: pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá
Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.
El sacrificio de Cristo fue eso, fue la máxima expresión de amor que se conozca.
Un abrazo, Ruben

Editado por errean: 04.04.14 a las 23:02

Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios