745.924 temas | 5.025.553 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Me Gusta16Me Gusta

Viejo .muyina dijo: 08.12.13
Rubén, limitate por favor a postear desde el punto de vista católico en este thread. Para publicar videos en contra del aborto o noticias de tinte politico, tenés disponible el subforo correspondiente. Graciasss

310 Comentarios | Registrate y participá

Viejo errean dijo: 09.12.13
Originalmente publicado por .muyina Ver mensaje
Rubén, limitate por favor a postear desde el punto de vista católico en este thread. Para publicar videos en contra del aborto o noticias de tinte politico, tenés disponible el subforo correspondiente. Graciasss
Hola muyina, fijate bien que yo solo estoy c opiando y pegando artículos que solamente hablan del pensamiento católico. Si alguna abortista o contraria (politicamente) a lo que es el pensamiento católico se ofende,, lo lamento, no es mi intención ofender a nadie. Por otro lado, los videos los publicó nacho, o sea que te equivocás al hablar conmigo. De todas formas, si te sirve de algo, te digo que estoy de acuerdo con lo que dicen. Y por las dudas, te refresco las normas que la misma página de "Elforro" pone para religión y esoterismo:

Editado por Bonita como Perlita: 24.05.14 a las 11:59
Viejo errean dijo: 09.12.13
DESDE MI PUNTO DE VISTA CATÓLICO:

El Síndrome Post-Aborto



Por: Pilar Gutiérrez Vallejo La segunda víctima del aborto es la mujer. Las millones de mujeres que han caído en la trampa del aborto. Sólo en España son más de 800.000 las mujeres que han abortado desde que se despenalizó el aborto en 1985, y casi todas ellas -por no decir todas-, tarde o temprano - están sufriendo o sufrirán lo que se conoce ya como "Síndrome Post-aborto". Así lo reconoce la organización abortista más importante del mundo: la Federación Internacional de Planificación Familiar. En su Plan Trienal y Programa de Objetivos a Largo Plazo 1990-1993 afirma que: "la incidencia del trauma post-aborto para clientas de abortos quirúrgicos puede llegar a alcanzar hasta el 91% de los casos."
El Síndrome Post-aborto toma su nombre del Síndrome Post-Vietnam, porque fue en los años de esa terrible guerra cuando se legalizó el aborto el EE.UU.
Como no había ya bastantes guerras en el mundo, quisieron declarar la peor de todas, la de los poderosos contra los más débiles, la de los nacidos contra los no nacidos, la de la madre contra su hijo, la de un médico contra su paciente, la de un Estado contra su pueblo... la guerra de las guerras.
Pero al igual que los soldados que volvían de Vietnam traían esa guerra en sus entrañas para atormentarles el resto de sus vidas, así las mujeres que abortaban empezaron a sufrir los mismos síntomas que esos soldados, la misma angustia, la misma desesperación, la misma culpa: pesadillas, insomnio, alcoholismo, agresividad o depresión, psicosis... y suicidio.
Siete veces más suicidio entre mujeres que habían abortado descubrió el Gobierno de Finlandia en un estudio de 1997 sobre una muestra de 9.129 mujeres tomada de la base de datos nacional... un estudio impecable y estremecedor. Además de la altísima tasa de suicidios, descubrieron que en el año siguiente al aborto, esas mujeres sufrieron 60 veces más muertes por causas naturales (enfermedad) que las que habían dado a luz, 4 veces más muertes por accidentes y 14 veces más muertes por homicidios.
Pero en las mujeres, este Síndrome que estremeció al mundo en los rostros y las historias de esos pobres soldados, es mucho más grave aún, porque es oculto, es secreto, es reprimido, es ignorado y es tabú.
A los ojos del mundo, no les pasa nada porque el aborto es "legal", y por definición, lo que es legal debe ser bueno, y lo que es bueno no puede hacer mal. Ergo, a las mujeres que abortan no les puede pasar nada, y si les pasa es su problema, es que, además, son idiotas o están desequilibradas... pero no por el aborto, claro.
La sociedad no puede admitir que una mujer esté atormentada por algo que la sociedad misma le ha procurado, no puede reconocer que le ha dado veneno para beber y que por eso se está quemando por dentro.
Y todos miran para otro lado mientras que las mujeres se vuelven locas: 64% de ellas ingresaron en hospitales psiquiátricos tras su aborto, según un estudio de la Universidad de Baltimore, USA, en 1984; "el 59% sufren trastornos psiquiátricos graves y permanentes tras el aborto" según la Real Academia de Obstetricia de Inglaterra... etc. etc. etc.
Cientos de estudios de muchos países abortistas como Estados Unidos, Canadá, Francia, Inglaterra, Suiza, Australia, Dinamarca y Finlandia han llevado este Síndrome a los manuales Psicología y Psiquiatría de numerosas universidades.
Y a muchas páginas web como la de www.afterabortion.org, de los especialistas en el tema en Estados Unidos, el Instituto Elliot. Pero casi toda la información está en inglés y, salvo www.vidahumana.org que tiene un capítulo sobre el Síndrome Post-aborto, los estudios sólo estaban disponibles para angloparlantes.
Desde hace dos meses ya hay una página especializada en español sobre el Síndrome Post-aborto y demás secuelas psicosomáticas.
Es www.nomassilencio.com.
Digo "demás secuelas psicosomáticas" porque otra de las graves secuelas del aborto que se está descubriendo en estos últimos años es el cáncer de mama.
Junto con el gran aumento de los cánceres del aparato reproductivo de la mujer, el cáncer de mama ha sufrido un aumento espectacular en los últimos 20 años en todos los países donde se ha generalizado el aborto. Y no en mujeres en edad de la menopausia, como solía ser, sino en mujeres cada vez más jóvenes.
Según un estudio de una doctora pro-abortista, Janet Daling, en 1994 publicado en el Journal of the National Cancer Institute en los casos en que había antecedentes familiares y la mujer abortaba después de los 30 años, el riesgo aumentaba un 270%.
Pero más aún, cuando la mujeres abortaba a su primer hijo antes de los 18 años y tenían antecedentes familiares de cáncer, el riesgo relativo llegaba ¡al infinito! De las 12 mujeres de su muestra con este perfil, el 100% desarrollaron cáncer de mama antes de los 45 años.
Y en las mujeres sin antecedentes familiares, el aumento del riesgo era de un 150%. En mujeres que ya habían llevado un embarazo a término, el riesgo de cáncer de mama en las que abortaron era de un 50% más; entre ellas, las jóvenes menores de 18 años y mayores de 29 con aborto provocado aumentaron el riesgo más de un 100%.
¡Y los médicos siguen diciendo que el 50% de los factores de riesgo del cáncer de mama son desconocidos!
Así lo oí con mis propios oídos en una Jornadas Municipales sobre Prevención del Cáncer de Mama celebradas en Madrid en el año 2001. Y ¡se quedan tan anchos! Cuando desde 1953 hay estudios como el del Dr. Segui en Japón sobre una población de 3.000 mujeres que descubrió un 160% de aumento del riesgo en las que habían abortado voluntariamente.
Actualmente hay más de 38 estudios epidemiológicos internacionales, de los cuales 29 muestran una correlación positiva y significativa entre aborto y cáncer de mama. De ellos, 5 estudios indican el doble de riesgo… o más. No hay más que ver las estadísticas y los años en que se ha producido el aumento de casos: pocos años después de la legalización del aborto en cada país.
Volviendo al Síndrome Post-aborto y sin extenderme mucho sobre lo que pueden ver mejor en la misma página web de www.nomassilencio.com, sólo dar algunos rasgos más de lo que está socavando nuestra sociedad sin que nadie se dé cuenta.
La Asociación Norteamericana de Psiquiatría, a principios de los años 80, identificaba la depresión, la hostilidad, el desinterés y aislamiento, las imágenes recurrentes, el insomnio y pesadillas, y la incapacidad de expresar sentimientos como secuelas psicológicas del aborto.
Otros estudios posteriores muestran un alto índice de intentos suicidas, de alcoholismo, bulimia y anorexia, frigidez y disfunciones sexuales, ruptura de relaciones de pareja (un 70%), de maltrato doméstico y autolesiones, de incapacidad de concentración, agotamiento y nerviosismo, crisis histéricas y agresividad.
En España, el único estudio existente es el informe de 1993 de la Asociación Española de Neuropsiquiatría titulado "Mujer y salud mental" que señalaba como rasgos de las mujeres que abortan más de una vez la inmadurez, la inestabilidad emocional, la sexualidad pasiva y dependiente, la aversión a los métodos anticonceptivos, los problemas de pareja, conflictos con los padres, mala auto imagen, vivencias negativas o traumáticas, y tendencia y rasgos de personalidad patológica: esquizofrenia, paranoia y psicopatía.
Confrontando los datos oficiales, un 25% de las mujeres que abortan cada año ya han abortado previamente.
Parece, pues, evidente la necesidad de investigar más a fondo la existencia y características de este cuadro clínico en España, dado que, por sus síntomas, podría constituir una variable oculta subyacente al aumento espectacular de trastornos como la anorexia y la bulimia, el abuso juvenil de alcohol y drogas, los malos tratos en el hogar, así como las depresiones y suicidios juveniles y los brotes psicóticos.
Concretamente, se observa un alarmante aumento de los malos tratos en países con altos índices de aborto, que en Estados Unidos ha sido contabilizado en un 500% de aumento en los años desde que se legalizó el aborto.
También es evidente la cultura del "botellón" y las drogas de diseño, que ha llegado a ser un grave problema social.
Por ello, un grupo de psiquiatras y psicólogos hemos iniciado una investigación sobre la incidencia de este Síndrome Post-aborto en España, que figura también en la página web www.nomassilencio.com, junto con el cuestionario para colaborar en la investigación.
También ofrecemos a las mujeres que han abortado, la ayuda especializada que les permita renacer de sus cenizas y no volver a caer en el mismo error.
Toda la sociedad somos responsables, por activa o por pasiva, de mantener abierta una trampa mortal para mujeres angustiadas y sus hijos inocentes.
Por ello debemos, al menos, rescatar a las que han caído en ella y así evitar que otras caigan también.
Pues las mejores defensoras de la vida son las que han pasado por la muerte espiritual que supone el aborto. Así está ocurriendo en países como Estados Unidos, donde son miles las mujeres de la Plataforma No Más Silencio que piden la derogación de la Ley del aborto para que nadie más caiga donde ellas cayeron.
Pedimos, pues colaboración a toda la sociedad para poder llegar a tantas mujeres que sólo quieren olvidar lo inolvidable, pero que no podrán hacerlo hasta que identifiquen la raíz de su mal.
Los interesados en colaborar pueden bajarse el cuestionario y pasarlo a mujeres que hayan abortado voluntariamente, tanto en su versión completa como en su versión reducida: datos personales, clínicos y psicológicos, y remitirlo posteriormente a la dirección indicada en la página web.
Son encuestas anónimas, que por tanto pueden ser rellenadas por otra persona que conozca bien el caso, especificándolo así. Según un estudio piloto realizado por la Asociación Unidos por la Vida en el año 2001, el 62% de los 202 entrevistados conocía a alguna mujer que había abortado, y el 72% de ellas habían necesitado tratamiento psicológico.
Por desgracia, todos conocemos a alguna mujer que ha abortado y podemos constatar la veracidad de estos datos.
Esta información sobre el Síndrome Post-aborto y la página web de www.nomassilencio.com ya ha sido publicada en el Boletín Oficial del Colegio de Médicos de Madrid del mes de octubre (Cartas Galenas) y en el diario español La Razón de 5 de noviembre de 2003. Asimismo se está poniendo en conocimiento de las autoridades españolas competentes, pero necesitamos la colaboración de los lectores para difundirlo en su propio ámbito y conseguir así romper el mayor muro de silencio que jamás haya existido.
Porque al ser el pecado más grande, es a la vez el más oculto, y por ser oculto, el más difícil de sanar. Hay que sacarlo a la luz para poderlo curar, y hace falta la ayuda de todos.
Una buena manera de colaborar es enviar esta información a la sección de "Cartas al director" de los diarios de su zona, así como a los Boletines de los Colegios de Médicos y Psicólogos locales por parte de colegiados de los mismos.
Estamos convencidos de que el conocimiento de las secuelas del aborto puede cambiar la marea negra del aborto en el mundo, como ya la está cambiando en los Estados Unidos.
Los veteranos luchadores por el derecho a la vida de ese país han comprobado cómo es el miedo al Síndrome lo que está haciendo bajar cada año las cifras de aborto en EE.UU.
Por desgracia, lo que no consigue el amor lo consigue el temor, pero al fin, se trata de conseguirlo: acabar con el monstruo del aborto. Además, creemos que es un derecho de toda persona saber los riesgos a los que se expone al realizar una acción, especialmente cuando estos riesgos son ya conocidos y comprobados.
Así, es un derecho de la mujer saber a lo que se expone cuando aborta, como lo están legislando varios Estados norteamericanos en leyes de "Consentimiento Informado" que obligan a las clínicas abortistas y hospitales a dar a la mujer un formulario informativo para firmar antes de su aborto.
Si el tabaco ha levantado tamaña polémica y sus riesgos se anuncian a bombo y platillo, ¿cómo no exigir lo mismo para algo infinitamente peor como es el aborto?
Si el Estado permite el crimen del aborto, tiene, al menos, la obligación de informar a sus ciudadanos sobre los graves riesgos que entraña, tanto para la mujer como para toda la sociedad. Procuremos todos que así sea..

Pilar Gutiérrez Vallejo

VIDEO: Feministas pro aborto queman imagen del Papa Francisco



BUENOS AIRES, 25 Nov. 13 / 05:33 pm (ACI).- Un grupo de promotoras del aborto reunidas en la localidad argentina de San Juan el 24 de noviembre, con ocasión del Encuentro de Mujeres "auto-convocadas", quemó en una hoguera una imagen del Papa Francisco, al tiempo que proferían gritos contra la Iglesia y producían sonidos tribales.
Las promotoras del aborto reunidas ayer frente a la Catedral de San Juan, atacaron también con insultos, escupitajos y pintura a los católicos que evitaron, con una muralla humana dedicada al rezo del Rosario, que pinten y profanen el templo católico.
En declaraciones al Diario de Cuyo, el párroco de la Catedral de San Juan, P. Rómulo Cámpora, señaló que "la quema de la imagen del Papa Francisco es una ofensa, y no solamente a la Iglesia, sino a cada uno de los argentinos, porque el Papa es argentino".
"Quemar la figura del Papa y quemar la bandera de nuestro país, es lo mismo. Linda imagen hemos dado al mundo, ¿no?", criticó.
El sacerdote calificó de "falta de respeto" las pintas que han dejado las abortistas en diversos espacios de la ciudad, "pero si no se respeta la vida menos se van a respetar los edificios. Si no se respetan así mismas en sus acciones como van a respetar la vida de los demás".
"Hoy tenemos toda una provincia triste, defraudada, quien le abrió sus puertas para recibirlas para participar de un evento importante y terminó así", lamentó.
Sin embargo, el P. Cámpora subrayó que "tenemos que tener una mirada misericordiosa frente a lo que ocurrido. Esta es la posición de la Iglesia aunque se la degrade".
"Me da mucha tristeza ver la Catedral como ha quedado, pero además tengo mucha paz interior porque también he visto la parte hermosa de San Juan" dijo el presbítero, pues ha quedado demostrado que "San Juan ama a su Dios, a su fe, ama su familia y está totalmente opuesto a todo esto".
"Eso me da orgullo de ser sanjuanino, porque la gente que estuvo acá no es de la provincia", dijo el sacerdote.
Alrededor de las 10 de la mañana del 25 de noviembre, agentes de la Dirección de Arquitectura de San Juan llegaron a la Catedral, y se dispusieron a limpiar y pintas las paredes del templo dañadas por la manifestación abortista.
Viejo errean dijo: 09.12.13
Aborto: Una opción peligrosa para la mujer



El aborto es, ante todo, el asesinato de un inocente, pero además supone un riesgo para la mujer que se somete a él, riesgo que se pretende ocultar a las mujeres, muchas veces en situaciones difíciles, por quienes manipulan la información para favorecer la acción criminal.
La agencia Zenit recoge unos datos muy intersantes de concer y analizar para evitar ser engañados por la propaganda abortista.
La legalización del aborto en la mayor parte de los países del mundo ha sido considerada por muchos como un paso adelante en el reconocimiento de los derechos de la mujer. No obstante un estudio recientemente publicado por el "Elliot Institute" demuestra que el aborto es más peligroso para la salud de la mujer que la opción de seguir con el embarazo hasta el nacimiento del niño.
El documento, escrito por David C. Reardon y publicado en el "Post Abortion Review", apunta cómo con frecuencia los grupos que promueven el aborto afirman que el peligro de muerte durante el parto es mucho más elevado que el riesgo a morir a causa de un aborto. Reardon desmiente esas afirmaciones aprovechando los datos de un nuevo estudio realizado en Finlandia. La investigación se llevó a cabo bajo la dirección del departamento de análisis de estadísticas del Centro Nacional de Investigación sobre la Salud y el Bienestar.
Los investigadores analizaron los datos médicos de todas las mujeres de 15 a 45 años de edad que habían muerto entre 1987 y 1994. Dado que el sistema médico en Finlandia está nacionalizado los datos reflejan bien el panorama global del país.
Encontraron que 281 mujeres murieron en el curso de un año desde su último embarazo. Resulta que la tasa de mortalidad por cada cien mil casos era de 27 para las que dieron a luz su niño, 48 para las que perdieron el bebé por causas naturales, y 101 para las que habían abortado.
De las 281 mujeres que murieron en el curso de un año desde su último embarazo, 77 de ellas se habían suicidado. Para las que habían abortado hubo un riesgo de suicidio dentro de un año siete veces mayor, en comparación con las mujeres que continuaron la gestación hasta el nacimiento de su bebé. De hecho las mujeres que han dado a luz tienen una incidencia más baja de suicidio, en comparación con las mujeres en general. Mientras que el aborto está conectado con un dramático incremento en el suicidio.
Otros estudios apoyan los datos de Finlandia
También en Gran Bretaña existen datos que demuestran la relación entre la decisión de abortar y el suicidio de la mujer. Las autoridades de salud de South Glamorgan estudiaron los datos de la población local, 408.000 personas, y resulta que hubo 8,1 intentos de suicidio por cada mil mujeres que habían abortado, mientras que la tasa para las que tuvieron un niño fue de 1,9 por mil. Además, el suicidio después del aborto no se debía a problemas de salud mental ya existentes. Más bien la investigación concluyó que el aumento en el riesgo del suicidio después de abortar se debe probablemente al aborto mismo.
El artículo del "Post Abortion Review" también cita otros estudios, donde hay datos detallados sobre casos individuales de suicidio. Se evidencia que con frecuencia la decisión de acabar con la propia vida ocurre en el aniversario del aborto o en la fecha en que el niño habría nacido. Un estudio de la Universidad de Minnesota concluyó que las adolescentes se encuentran particularmente en riesgo de suicidio después de un aborto.
Reardon observa también que en China la incidencia del suicidio entre las mujeres es la mayor del mundo. De hecho un 56% de todos los suicidios de mujeres tiene lugar en China, que es el único país del mundo en el que más mujeres que varones acaban con sus propias vidas. Para las mujeres de edad inferior a 45 años la tasa de suicidio es nada menos que el doble que la de los varones. Reardon sugiere que esta situación tan anómala podría encontrar su explicación en la política de restringir a las familias a un sólo niño y el consiguiente uso de abortos, en no pocos casos contra la voluntad de la mujer, para implementar esa norma.
La muerte de otras causas
No es sólo el suicidio el que es propiciado por la decisión de abortar. También el aborto está relacionado con un aumento en los fallecimientos a causa de accidentes. Según el estudio finlandés una mujer que haya dado a luz tiene la mitad de la probabilidad de sufrir un accidente mortal que el resto de la población, mientras que la tasa de mortalidad de un accidente de alguien que abortó era dos veces más alta en comparación con el resto de la población.
Reardon cita otro estudio de Canadá en el que los investigadores encontraron que las mujeres que se habían sometido a un aborto en el año precedente fueron tratadas en un 41% más por desórdenes mentales, en comparación con las que habían dado a luz. Asimismo la incidencia de accidentes era más alta para las que abortaron. Además el estudio de Finlandia descubrió que el riesgo de morir a causa de un homicidio era cuatro veces más alto para alguien que había abortado, en comparación con el resto de la población.
De las 281 casos de muertes estudiados en Finlandia un 45% se debieron a causas naturales. Sin embargo, también en esta categoría el riesgo de morir era más alto para una mujer que había abortado, en un 60%, en comparación con las que llevaron a término el embarazo o que perdieron el niño por causas naturales. Una posible explicación de ese fenómeno podría ser que las que murieron después de un aborto ya estaban con mala salud desde antes y procuraron el aborto a causa de sus problemas ya existentes. Sin embargo, los investigadores finlandeses rechazaron esa hipótesis cuando, al examinar los registros de los abortos, sólo una mujer había señalado como motivo su salud física.
Los daños psicológicos y emocionales
Aparte de las consecuencias negativas de un aborto para la salud física de la mujer, la decisión de poner fin a la vida que llevan dentro de sí también provoca con frecuencia traumas psicológicos. Un nuevo libro, publicado en Australia por Melinda Tankdard Reist, examina ese tema. En "Giving Sorrow Words" (Duffy and Snellgrove, 2000) son relatados los casos de 18 mujeres que expresan su sufrimiento por haber abortado.
Cuando Melinda Tankard Riest insertó un anuncio en el periódico para pedir datos sobre mujeres que quisieran contar las experiencias negativas a causa de su decisión de abortar, hubo 250 respuestas. Aunque ella admite que ese grupo no representa a todas las mujeres que han abortado, sin embargo demuestra que existe un grupo significativo de mujeres que sufren mucho a causa de su decisión de abortar.
Riest observa cómo los grupos que promueven el aborto suelen ignorar, e incluso negar, los daños psicológicos que se presentan después de haber abortado. El derecho al aborto es resaltado como algo positivo, una liberación, que proporciona el dominio sobre el propio cuerpo. Las personas que trabajan en las clínicas de aborto hablan del feto como una mera colección de células, cuyo exterminio no debería presentar ningún problema, y si la paciente se traumatiza, entonces es culpa suya.
Además, ni las clínicas ni los centros organizados por las feministas suelen ofrecer servicios de ayuda para las mujeres que sufren problemas psicológicos a causa de su aborto. Incluso el libro cuenta los casos de varias mujeres que, al ir a diversos centros de asistencia para las mujeres con el fin de encontrar apoyo, les dijeron que no deberían hablar mal de su experiencia de aborto.
En la introducción del libro la autora explica que con frecuencia las mujeres que le han contado sus experiencias desmienten el mito de la "libertad" para abortar. En no pocos casos existe presión por parte de los padres de familia o del padre del niño para abortar. Entonces, ¿en qué sentido se puede hablar de la libertad de escoger cuando la mujer es presionada de esa manera?
Por eso el libro observa que es ilusorio pensar que el aborto pueda solucionar los problemas sin causar otras dificultades. La autora afirma también que es tiempo de que la sociedad apoye con mayor decisión la maternidad, para que las mujeres que deseen dar a luz a sus niños encuentren el respaldo necesario para hacerlo.


SI ME QUIEREN CALLAR ME VAN A TENER QUE MATAR

http://www.religionenlibertad.com/ar...articulo=28874

Editado por errean: 09.12.13 a las 17:37
Viejo errean dijo: 09.12.13
Facebook anuncia que el Papa Francisco conquistó esta red social en el año 2013






DENVER, 09 Dic. 13 / 04:53 pm (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco fue el tema del que más se habló en Facebook durante el 2013, según publicó la red social en su recuento de este año.
El segundo lugar se lo llevó al palabra Elección, mientras que el tercero fue el bebé real. El tifón Haiyan (4), Margaret Thatcher (5), Harlem Shake (6) y Miley Cyrus (7), siguen en la clasificación.
Acontecimientos como la Maratón de Boston (donde fallecieron tres personas debido a los atentados) y el Tour de Francia figuran en octavo y noveno puesto, respectivamente. Nelson Mandela, tras su reciente fallecimiento, aparece en décimo lugar.
El acontecimiento más publicado en las biografías de los usuarios ha sido una nueva relación, compromiso o matrimonio.
Los viajes ocupan el segundo lugar, mientras que el cambio de residencia, aparece en tercer puesto. El término de una relación es el cuarto más mencionado, mientras que las nuevas amistades aparecen en quinto puesto.
Otro acontecimiento importantes: haber agregado a un miembro de la familia, esperar un bebe o tener uno, que aparece en sexto lugar. Adoptar una mascota (7), el deceso de un ser querido (8), colocarse un piercing (9) y abandonar un hábito (10) cierran la lista.
Viejo errean dijo: 10.12.13
Habla un exorcista: La estrategia de Satanás es confundir


Entrevista con el P. Pedro Mendoza Pantoja, exorcista, quien habla de las estrategias de las que se vale Satanás para persuadir, engañar y confundir.

Satanás existe y su estrategia es la confusión constata en esta entrevista concedida a Zenit el padre Pedro Mendoza Pantoja, exorcista de la archidiócesis de México.

El sacerdote fue uno de los organizadores del Primer Encuentro Nacional de Exorcistas y Auxiliares de Liberación de México que se celebró del 31 de agosto al 2 de septiembre en la sede de la Conferencia Episcopal Mexicana con unos quinientos participantes.

El padre Mendoza Pantoja coordina la labor de los ocho exorcistas, cada uno para cada vicaría territorial de esa archidiócesis, considerada como una de las más grandes del mundo.

--¿Qué es un exorcista?


--Padre Mendoza: Es un obispo o un sacerdote designado por éste, que por mandato de Jesucristo y en el nombre de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo hace una oración en la que, de forma imperativa, en caso de posesión diabólica, ordena a Satanás salga y deje en total libertad al poseso, o bien de forma deprecativa, es decir de intercesión o suplica, se pide que, por la sangre preciosa de Cristo y la intercesión de la Virgen María, sea liberada una persona, lugar, casa o cosa de toda influencia demoníaca, ya sea infestación, obsesión u opresión.

--¿Cualquier persona puede ser exorcista?


--Padre Mendoza: No. De acuerdo con el Evangelio, Cristo enriqueció a sus apóstoles con dones carismáticos cuando los envió a evangelizar. En Mateo 10, 1 dice «Y llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos y para sanar toda enfermedad y toda dolencia». Se puede leer también Marcos 16,17-18. Por lo mismo corresponde a los obispos, sucesores de los apóstoles, ejercer este ministerio de expulsar a los demonios; pero ellos, de acuerdo con el canon 1172 del Código de Derecho Canónico, pueden designar para ejercer este ministerio, de una manera estable o para un caso especial, a «un presbítero piadoso, docto, prudente y con integridad de vida». Esto hablando de posesiones diabólicas y por lo mismo de exorcismo propiamente dicho, llamado también exorcismo solemne.

Pero todo presbítero por su ordenación participa del sacerdocio ministerial de Cristo y tiene con Él la misión de liberar a los fieles de toda obsesión, opresión o influencia demoníaca, con oraciones deprecativas de intercesión y suplica, con la evangelización y administración de los sacramentos, principalmente de la Penitencia y Eucaristía. Por lo mismo, todo sacerdote es exorcista en cuanto a la Pastoral de Liberación dentro de su misión de evangelizar, y esto, por mandato de Cristo; no necesita ser designado para realizar el llamado exorcismo menor. Los laicos no pueden ser exorcistas.

--El encuentro que ustedes organizaron convocaba también a «Auxiliares de Liberación». ¿Quiénes son y qué hacen estas personas?


--Padre Mendoza: Auxiliares de Liberación son: los sacerdotes que no tienen el carácter de exorcista oficial, médicos, psiquiatras, religiosos y laicos que ayudan al sacerdote exorcista en el discernimiento o auxiliándole en el ejercicio de su ministerio, bien con su oración de intercesión o en diversas eventualidades. Los sacerdotes auxilian con oración de liberación y los laicos con oración de intercesión. El sacerdote no exorcista oficial puede hacer el exorcismo menor, llamado también oración de liberación, auxiliado a su vez por todos los laicos que lo acompañan en el discernimiento y con oraciones de intercesión. Los laicos no pueden hacer oraciones de liberación.

--Se trata del primer encuentro de exorcistas de México y uno de los primeros de estas características en el mundo, si no me equivoco. Da la impresión de que en los últimos cuarenta años la figura del exorcista estaba desapareciendo. ¿Es una impresión que corresponde a la realidad?


--Padre Mendoza: Efectivamente, así es. Las causas son varias, pero diríamos que están englobadas en el gran reto que la segunda cincuentena del siglo pasado presenta a la Iglesia en su tarea de evangelización.

En la primera cincuentena, Satanás venía atacando a la humanidad en el campo de las ideas y del pensamiento: racionalismo, materialismo, gnosticismo, masonería, rosacrucismo, sectarismo, socialismo, marxismo-leninismo, etc., que alejan al hombre de Dios. Por una parte la negación de un Dios personal y la negación también de la existencia de Satanás como un ser personal, cambiando al Dios Verdadero por un dios impersonal que se identifica con este mundo material y reduciendo a Satanás a un mero símbolo. Varias naciones se vieron inmersas en dos guerras mundiales, y otras tantas sufrieron revoluciones intestinas y persecuciones religiosas, derramándose la sangre de muchos cristianos que sufrieron el martirio como testimonio de su fe. Sin embargo, la Iglesia católica se mantenía como baluarte de evangelización. La familia era la primera escuela de la fe, fe que estaba inculturada en sus tradiciones y se manifestaba en el actuar de las asociaciones católicas y en las celebraciones litúrgicas, lográndose así enraizar al pueblo en su fe.

No faltaron leyendas de lloronas, de nahuales, de espantos, brujos, hechiceros y todo lo que hay ahora, pero no eran relevantes ni se les daba importancia; no había necesidad de exorcismos, estos sólo se efectuaban en el rito del bautismo.

Al terminar la segunda guerra mundial, en 1945, comienza una revolución industrial: los grandes consorcios mundiales, que hasta entonces tenían el gran negocio de la fabricación de implementos de guerra, cambian a la fabricación de implementos domésticos. Evolucionan aceleradamente la ciencia y la técnica, inventando aparatos y objetos que hacen más fácil y placentera la vida: refrigeradores, estufas, radios, televisión etc. Esto sume a la sociedad en un afán consumista: “dime cuánto tienes y cómo vives y te diré cuánto vales”. Los padres, que antes eran capaces de satisfacer las necesidades básicas de familias incluso numerosas, ya no lo son ante la creación de nuevas necesidades. Tienen que trabajar hasta 3 turnos e incluso la mujer tiene que trabajar fuera del hogar. La familia se desintegra y deja de ser la primera escuela de la fe. Para 1960 la Iglesia se encuentra en crisis, ya no está cumpliendo eficazmente su misión evangelizadora.

Viene la manifestación del Espíritu Santo con la convocatoria, por el Papa Juan XXIII, del Concilio Vaticano II, que comienza en 1962 y termina en 1965 para poner a la Iglesia al día y en consonancia con los tiempos en su tarea evangelizadora. Las conclusiones del Concilio van concretándose en las conferencias episcopales, en los sínodos diocesanos, consejos vicariales, decanales y parroquiales en la nueva y permanente misión evangelizadora.

Para los años sesenta ya la influencia demoníaca ha hecho estragos en el pueblo de Dios: choque de generaciones, rebeldía juvenil, drogadicción, hipismo y la vuelta a las antiguas y constantes ideas pregonadas en los años sesenta por Louis Pauwels y Jacques Bergier con su libro titulado «El Retorno de los Brujos». En él se relataba la historia de la evolución del hombre: un fantástico viaje por la ciencia, la alquimia, las sociedades secretas y el conocimiento. Eran ya tratados magistralmente los grandes temas que hoy preocupan a la «New Age» o Nueva Era, que tomó forma en 1980 con el libro de la investigadora Marilyn Ferguson «La conspiración de Acuario» que diseña una «manera nueva» de pensar viejos problemas, lo que se conoce como «nuevo paradigma».

Por los años setenta surge la llamada teología de la muerte de Dios y, consecuentemente, surge también con el protestante R. Bultmann la teología de la muerte de Satanás.

Tal corriente infectó también a nuestros teólogos, que últimamente no hablaban ya del diablo ni de los ángeles. En los seminarios no se da una preparación sobre exorcismos e incluso desapareció, junto con las antes llamadas órdenes menores, el exorcitado. Pero como contraparte el hombre sintió la nostalgia de Dios. Y se da a la búsqueda de lo sobrenatural y mágico, como solución a la problemática en la que se ha visto envuelto por su alejamiento de Dios, y viene a caer en las garras de la New Age, que con sus engañosas espiritualidades y ficticias soluciones mágicas y esotéricas ha abierto las puertas al demonio, quien se niega a ser ignorado, haciendo estragos en las personas que han caído en las prácticas esotéricas y mágicas de la New Age. La Iglesia ha tenido, por lo mismo, que reavivar algo que ya se había olvidado como cosa del pasado, aunque oficialmente nunca se ha negado: los exorcismos del evangelio como algo urgente en nuestros tiempos, en la Misión Permanente de la Nueva Evangelización: anunciar a los alejados la Pascua de Cristo, quien vino a liberarnos de las acechanzas de Satanás.

--Se dice que en algunos países el avance de sectas satánicas no ha podido ser afrontado por la Iglesia de manera adecuada por la falta de exorcistas. ¿Cree que hay algo de verdad en esta constatación?


--Padre Mendoza: La respuesta a esta pregunta está relacionada con la anterior. En efecto, a nuestra feligresía y a los mismos sacerdotes nos ha envuelto el mar de confusiones al que la New Age nos lleva con su mezcolanza de ideas, de engaños y mentiras, manipulando espiritualidades orientales mezcladas de panteísmo, así como las medicinas tradicionales, que en sí mismas son un don de Dios y nada tienen de diabólico, pero de cuya eficacia se sirven los promotores de la New Age para darse crédito y hacer creer que todo lo que dicen es verdad. Así también a obispos y sacerdotes nos tomó por sorpresa, sin saber qué hacer ni cómo actuar ante ese mar de confusiones. Y a algunos les llenó de miedo la fenomenología que presentan los afectados por el demonio. O bien, les llevó a escudarse en un escepticismo craso ante esas realidades, atribuyéndolas a problemas sicológicos o a enfermedades difíciles de curar y por lo mismo les llevó a no atenderles.

Por otra parte, en los seminarios no se da una preparación para afrontar esta problemática. Por todo esto es que, ha través de nuestros encuentros y congresos a nivel tanto nacional como internacional, buscamos la formación tanto para nosotros los exorcistas oficiales como para todos los sacerdotes y para los laicos comprometidos en la pastoral de liberación.

--Muchos, quizá incluso creyentes, niegan el que pueda haber personas poseídas por el demonio. Consideran que se trata más bien de problemas psicológicos o psiquiátricos. ¿Cómo distingue un exorcista los casos de posesión de los casos de perturbaciones de otro género?


--Padre Mendoza: El Código de Derecho Canónico y el mismo Nuevo Ritual de Exorcismos, así como el Catecismo de la Iglesia Universal, establecen que antes de hacer el exorcismo mayor debe hacerse un discernimiento: si se trata de una verdadera posesión o de una simple obsesión u opresión diabólica, sirviéndose incluso de asesoramiento previo de médicos y siquiatras a fin de que den su diagnóstico, siendo siempre el sacerdote el que debe decidir, pues por otra parte, el ritual de exorcismos nos indica cuáles son esos signos que nos pueden indicar o hacer sospechar de una verdadera posesión diabólica: hablar o entender, como si fueran propias, lenguas desconocidas; revelar cosas ocultas o lejanas; manifestar fuerzas superiores a su edad o condición física, apartarse vehementemente de Dios, aversión al Santísimo nombre de Jesús, de la Virgen María y de los santos, a imágenes, lugares y objetos sagrados.

--Entre muchas personas, sin embargo, estos casos de posesión diabólica parecen más bien historias de películas de Hollywood. Da la impresión de que la estrategia del demonio es la de hacer creer que no existe. Como exorcista, ¿cree que es verdad?


--Padre Mendoza: En realidad, según mi apreciación, Satanás utiliza varias estrategias para apartarnos de Dios. Lo que le interesa al diablo es más bien confundirnos, ya sea para que creamos que no existe y que por lo mismo, si él no existe, tampoco existen el infierno ni el cielo y así no temamos el estar lejos de Dios. Por otra parte, en cambio, se manifiesta con opresiones y obsesiones para atormentar terriblemente a los que le han abierto las puertas, a fin de que le tengan miedo y no traten de cerrarle las puertas y liberarse de él. A algunos, en cambio, les favorece para que crean en su poder y confíen en él. Así podemos explicar el culto satánico y a la santa muerte para obtener poder, su favor y protección. Satanás es el padre de la mentira y del engaño.

--Todo ministerio en la Iglesia es una gracia de Dios y un servicio a los hermanos. Usted, personalmente, ¿percibe como una gracia para su vida el ministerio de exorcista?


--Padre Mendoza: Toda mi vida es una gracia de Dios: mi bautismo el don que me convierte en hijo de Dios, miembro de la Iglesia y coheredero con Cristo de su gloria; el ministerio sacerdotal, el don que me permite participar de su pascua y de su obra de salvación y servicio a mis hermanos. El ministerio de exorcista es también un don de su gracia y misericordia, que en mi pequeñez, insignificancia y limitaciones, me permite experimentar, como instrumento suyo, su poder liberador y salvífico en el servicio a mis hermanos, lo cual me alienta y me impulsa a adherirme más a Él para tener parte en su victoria y, con ella, de su gloria.

--¿Cómo es el servicio del exorcista a la Iglesia y a sus hermanos? En otras palabras, ¿hay algún caso que pueda contarnos en el que su ministerio de exorcista le haya permitido experimentar en plenitud su vocación como hombre y sacerdote?


--Padre Mendoza: Son muchos los casos en que, practicando la oración de liberación (desde hace veinticuatro años, aun sin ser exorcista), he constatado el poder del que Dios nos hace partícipes a los sacerdotes en el servicio a nuestros hermanos que sufren. La terapia de fe con la oración de sanación, de liberación y de perdón, con la cual se logra muchas veces lo que resulta imposible, fuera de su alcance, a la ciencia médica y psicológica.

Ahora, como exorcista desde hace seis años, he atendido varios casos de opresiones y obsesiones diabólicas en personas atormentadas y ya desesperadas después de haber pasado por toda clase de especialistas, curanderos y brujos que empeoraron su situación, al grado de hacerlos pensar en una posesión diabólica y pedir ansiosamente un exorcismo. En algunos casos se han presentado señales que me han llevado a sospechar de una presencia o posesión diabólica y, aun sin estar seguro, a hacer el llamado exorcismo de diagnóstico, es decir, oración imperativa, lograr con ello hacerlos entrar en una paz y tranquilidad aun sin llegar a hacer plenamente el exorcismo solemne, bastando el continuar con la oración de liberación. Ha sido una gran satisfacción lograr la liberación de mis hermanos, a través del servicio de mi humilde ministerio, por el poder de la oración de intercesión y ver el incremento de su fe, gracias a una evangelización y catequesis que los lleva a convertirse, a renovar su fe y adherirse más plenamente al Señor y verlos continuar su vida llenos de amor y confianza en Dios.

--¿Qué debe hacer una persona que cree ser víctima de la posesión diabólica o que conoce a alguien que podría encontrarse en esa situación?


--Padre Mendoza: Recurrir a su párroco y hacer una buena confesión para que, de primera instancia, este sacerdote le atienda. Si su párroco descubre que hay una influencia demoníaca pero no signos de posesión diabólica, que le haga oración acompañado de su equipo de liberación y la inserte en algún grupo de evangelización o de crecimiento en la fe o en algún ministerio de la parroquia. Si el párroco percibe signos que le hagan sospechar de una posesión diabólica o no se siente capaz para afrontar el problema, entonces que la canalice con el exorcista de su diócesis o con el exorcista más cercano. Nunca debe recurrir a brujos o curas mágicas.
Viejo errean dijo: 11.12.13
Originalmente publicado por .muyina Ver mensaje
Pero, ¿Vos lo viste al video?
De lo único que hablaba era de que el aborto causa locura. No digo que tenga imágenes de Cristo de fondo, pero me parece que , al menos, podría respetar la consigna que impuso el mismo y, si quiere hablar del aborto, hacerlo desde el punto de vista católico.
Hola muyina, si vos pensás que todos los traumas que le trae el aborto a las mujeres que aborta, no son cosas de las que deba ocuparse la iglesia, creo que no sabés mucho sobre el catolicismo. Recordá solo esto, La Iglesia Católica se ocupa de los que sufren, y de esto otro, Lc 5-32:
32 Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores, para que se conviertan»
Como bien sabrás, quinto mandamiento: NO MATARÁS

El aborto no solo causa locura, causa culpa, depresión, remordimiento, tristeza, y una pila de enfermedades mas.

Ejemplo de los que sufren, si lo hay, es el de la culpa que siente una madre que abortó una vida, y encima, la de su propio hijo.
Como para que veas que son cosas que trata el catolicismo, te voy a dejar algunos comentarios de páginas católicas, algún otro no es exclusivamente católico, pere tiene el mismo pensamiento:

Mujeres que abortaron se arrepienten

Escuchen las voces de quienes han experimentado las consecuencias físicas y emocionales.
A continuación aparecen extractos de las más de 1000 mujeres que han ofrecido sus declaraciones juradas como parte de la apelación a la Regla 60 (Rule 60). Una copia del documento completo está disponible en la corte federal de Dallas.
(Las ciudades y las fechas corresponden al tiempo del aborto, no a las residencias actuales).
A continuación aparecen extractos de las más de 1000 mujeres que han ofrecido sus declaraciones juradas como parte de la apelación a la Regla 60 (Rule 60). Una copia del documento completo está disponible en la corte federal de Dallas.
(Las ciudades y las fechas corresponden al tiempo del aborto, no a las residencias actuales).
“Si imagino lo que el infierno es, tiene que ser tal como mi vida era antes de encontrar asistencia y curación. Me volví alcohólica, perdí mi deseo de vivir, odiaba a la vida en general”. Lisa. Eugene, Or., Junio 1976 y 1980.



“Me ha afectado emocionalmente. Era incapaz de establecer vínculos con las personas. He sufrido de depresión. Fue la causa de años de comportamiento auto-destructivo”. Paula. Cleveland, Ohio, Julio 1978.



“Incapacidad de formar relaciones profundas, sentimiento de culpa y ataques de ansiedad. Por mucho tiempo fui incapaz de sostener o estar cerca de bebés”. Shirley. Los Ángeles, Calif., 1982; y Noruega, 1970.



“He sufrido trastornos médicos que atribuyo a haber abortado, incluyendo embarazos prematuros, paps y menstruaciones anormales”. Susan. Fort Worth, Texas. Marzo, 1977.



“Tuve una hija sustituta en 1979, que recientemente también abortó (06/15/01), también afectó mi amor propio y eventualmente me volví promiscua”. Kathleen. Port Chester, NY, 12 de mayo de 1975; y Mamaroneck, NY, 3 de diciembre de 1975.



“Emocionalmente me siento rechazada por todos. Me siento sola”. Grace. Jacksonville, NC, 1976.



“Años de cambios repentinos de ánimo, desórdenes alimenticios, promiscuidad, baja autoestima y problemas en la relación con mis otros hijos”. Reatha. Baltimore, MD., noviembre 1979.



“Pasé muchos años saltando de una relación a otra y me volví más sexualmente activa. Alejada de la familia, problemas en el colegio y antiguos amigos se ditanciaron”. Aureen. Bridgeport, PA, enero de 1978. Filadelfia, PA, marzo 1979.



“Diario arrepentimiento y pesar por la muerte de mis hijos causada por mis propios actos”. Beverly. Atlanta, GA, 1974 y 1977.



“Depresión severa, especialmente en enero, sabiendo que mi hijo cumpliría un año más de vida”. Wendy. Howell, NJ, 1985.



“Sufro de trastornos de pánico y de una baja autoestima que degeneró en promiscuidad. Tomaba mucho e inhalaba cocaína. Contraje el HPV, que daño mi cuello uterino – me sometí a una operación para remover células pre-cancerosas. Tengo problemas en mi colon y estoy en riesgo de tener cáncer de mama (noticias – páginas web)”. Christina Grace. Newark, Del, 1986; y Dover, Neb., 1988.



“Diez años después del aborto estuve cerca de un colapso nervioso. He sufrido emocionalmente por veinticinco años”. D.E., Atlanta, GA. Agosto 1975.



“Por algún tiempo me sentí vacía por dentro. También caí en un espiral de comer compulsivamente que me ha dejado en una situación de obesidad extrema”. A.D.C.H., San Antonio, Texas. 22 de febrero de 1984.



“De estar en la lista de las mejores alumnas del Decano de la universidad, pasé a estar desaprobada, a dejar asuntos incompletos y retirarme varias veces. Intenté suicidarme. Estaba deprimida. El sentimiento de culpa era aplastante”. H.A.K. Knoxville, Tenn. 12 de mayo de 1984.



“He estado propensa al suicidio, deprimida, he tenido ansiedad extrema, pesadillas, sufrido de pena y dolor y conducta autodestructiva”. Candice. San Diego County, California. Marzo de 1996.



“Culpa – falta de habilidad para lidiar adecuadamente con el amor verdadero y el sexo en el matrimonio”. L.D.M. England, Setiembre de 1970.



“Depresión,pesadillas, divorcio”. Darla. Memphis, Tenn. Abril de 1986.



“Mi aborto se llevó mi sentido de autovaloración y seguridad personal. Me ha hecho dudar de mi capacidad de tomar decisiones correctas”. A.C.N. New Orleans, La., 1981.



“Es mi mayor arrepentimiento. Me ha causado depresión y me ha hecho pensar en el suicidio. También me ha dado complicaciones para quedar embarazada y cargar un niño”. Kathryn. Kansas City, Mo., 1981, 1982 y 1983.



“Ha dejado un vacío y un dolor que no me dejan nunca”. Dianne. New Jersey. 15 de enero de 1979. “Siempre estoy pensando en mi niño no-nacido”. Niria. Houston, Texas, 1995 y 1999.



“He estado en terapias por ataques de ira. También fui tratada por un desorden alimenticio que también me ha afectado físicamente”. Rexene. Montgomery, Ala. 1991.



“Dolor emocional y tormento durante años hasta que Dios me perdonó y me curó. Me ha afectado en lo físico. Ya no puedo tener hijos”. Dorothy. San Antonio, Texas, febrero de 1975.



“Si el aborto hubiese sido ilegal, nunca hubiera tenido que pasar por todo este dolor y culpa. Yo debería haberme graduado en lugar de abandonar los estudios. El dolor y la culpa del aborto causaron mi intento de suicidio...tal ves la única razón por la que sobreviví fue para que pudiera contar mi horrenda historia y poder hacer una diferencia”. H.A.K. Knoxville, Tenn. 12 de mayo de 1984.



“El aborto mata. No sólo al niño, también al espíritu humano. El padre y la madre también son víctimas. Intenté quitarme mi propia vida por la culpa y el remordimiento. Sentía que era una tumba que caminaba”. Sheila Lynn. Tallase, Fla. 7 de junio de 1985.



“Escuchen las voces de quienes han experimentado las consecuencias físicas y emocionales. Un gran segmento de la sociedad –hombres y mujeres—están sufriendo porque hicieron lo que estaba mal aún cuando era legal”. Shirley. Los Ángeles, Calif, 1982; y Noruega, 1970.

-----------------------------------

“La tragedia más grande de mi vida”

Luz Marina nos relata su historia
Mi aborto no “borró” mi embarazo sino que mató a mi hijo ¡y convirtió mi vida en un infierno!
Me sometí a un aborto legal en EEUU el 6 de marzo del 2003. No era joven, ni carecía de experiencia. Tenía 42 años, estaba casada y tenía dos hijos varones, de 9 y 3 años de edad, respectivamente.
Mi esposo me pidió que después que naciera nuestro segundo hijo, me practicara una cirugía para esterilizarme. Yo me negué. El se puso furioso. Un año después, mi plan de seguro de salud canceló la cobertura de maternidad, y me negué a pagar $150 mensuales más para poder tener derecho al seguro de maternidad. Dos meses antes de quedar embarazada por tercera vez, irresponsablemente dejé de pagar la prima de mi seguro de salud, el cual me fue cancelado.
Cuando me enteré de que estaba embarazada me puse muy nerviosa, al recordar que no tenía seguro médico alguno, cosa que mi esposo ignoraba. Él solo sabía que mi plan no cubriría la maternidad, y que yo tenía historia previa médica de partos prematuros que nos habían costado más de $100.000. Por este motivo Ralph, mi esposo, me pidió encarecidamente que considerara el aborto. Además,“Ya somos viejos,” me dijo. Insistió en que nuestra comodidad y la de nuestros hijos, Danny y Alex, estaba amenazada. “Después de todo,” me dijo, “no te estoy pidiendo que hagas nada ilegal”. Me prometió que nuestras vidas no cambiarían si abortaba, pero si no lo hacía se acabarían nuestras vacaciones y nuestras salidas a comer, las visitas de mi mamá y el dinero para la universidad de nuestros hijos.
Me eché a llorar y le dije una y otra vez que yo sabía que no iba a poder vivir con mi conciencia, si hacía lo que él me estaba pidiendo.
Pero finalmente cedí. Era cobarde y mi fe era débil. Tenía miedo de asumir toda la responsabilidad, en caso de que algo saliera mal. Me preocupé. ¿Qué pasaría si, debido a mi edad, el bebé viniera con el Síndrome de Down?
Sin embargo, fui al centro de abortos con la idea de detener el procedimiento en el último momento. De esa manera, pensé, podría aplacar a mi esposo. Por lo menos luciría que había intentado complacerlo. Al mirar atrás, me doy cuenta de que le tenía un miedo espantoso.
Cuando llegamos al centro de abortos, la recepcionista me preguntó qué tipo de aborto quería. “Ninguno”, pensé para mis adentros, pero Ralph inmediatamente pegó un brinco y dijo: “Todavía no se ha decidido. ¿Hay aquí una persona que pueda aconsejarla?” Una mujer se levantó de la silla y nos llevó a otra oficina. Luego de tomar asiento, le dije: “En lo más profundo de mi corazón sé que el aborto no tiene justificación”.
Ralph me miró y luego le dijo a la consejera: “Ella cree que lleva un bebé, cuando en realidad es simplemente un puñado de células”. La consejera me aseguró que mi bebé era “simplemente una punta de alfiler”. Tanto ella como mi esposo discutieron conmigo. La consejera me dijo: “Tú sí puedes hacer esto. No tienes que quererlo ni te tiene que gustar”. “Es mejor hacer este sacrificio por el bienestar de tus dos hijos”. Mi esposo me rogó “por favor” que lo hiciera.
¡Qué ingenua y qué tonta fui! Ni siquiera expresé una objeción cuando la consejera comparó mi bebé con un tumor. “¿Acaso no te harías extirpar un tumor?”, me preguntó. Mientras me extendía los papeles encima de mis manos para que firmara, me dijo: “Puedes detener el aborto en cualquier momento”.
Cuando llegó el momento de entrar al salón de operaciones, me acurruqué frente a la entrada y dije lloriqueando: “No puedo hacer esto”. Dos mujeres sonrientes, una a cada lado, me levantaron y me empujaron hacia el salón. El médico se enojó conmigo, porque estaba llorando. Jamás me preguntó por qué estaba forcejeando. Yo me levantaba y ellas (como 4 enfermeras) me acostaban. Les dije muchas veces: “¡No quiero, no quiero!” Me dieron anestesia y me dormí rezando, de hecho, estaba gritando: “¡Padre Nuestro que estás en el Cielo...!” No sé si le estaba pidiendo a Dios que salvara a mi bebé o que me perdonara por matarlo.
Cuando desperté, me sentí violada y dolida. Pensé para mis adentros: “Ya no estoy embarazada”. ¡Inmediatamente me di cuenta de que mi bebé se había ido para siempre! ¡Había cometido el crimen más terrible de mi vida!
En ese momento comenzó un infierno viviente para mí. Sentí que mi vida estaba arruinada. Pensé en el suicidio, para poder unirme a mi bebé en el más allá. Esto era lo único que me importaba y deseaba. Durante el regreso a casa, pensé arrojarme fuera del auto a la autopista. Pero, ¿qué pasaría si no me moría inmediatamente? Si Ralph me llevaba al hospital, ¿se enteraría de que yo no había pagado la prima del seguro de salud y que, por lo tanto, estaba sin seguro? Tuve miedo hacerlo más que todo por temor a su reacción. La cobardía y la vergüenza de que todo el mundo se enterara de que había abortado, me hicieron desistir.
Esa noche, como mi llanto no dejaba dormir a Ralph, éste me dijo gritando: “¿Qué te pasa? ¡Ya nos libramos del problema!” A la mañana siguiente, luego de pasar la noche sin dormir, le imploré a Ralph que buscara en la internet qué les pasaba a las mujeres después de un aborto.
Ralph buscó en WebMD [un portal sobre asuntos médicos], pero sólo encontró un artículo. Me mostró el artículo impreso y señaló una oración en él: “La mayoría de las mujeres no se arrepienten del aborto”. Sonrió a sabiendas y me dijo: “¿Ves? Tú estás loca, estás inventándote este problema. Te pondrás bien.” Yo me eché a llorar.
Más adelante, Ralph encontró un sitio en la internet acerca de la depresión postaborto. Luego de haber leído la información, lucía triste. Me abrazó y, por primera vez en diez años de matrimonio, me pidió perdón. “Lo siento, perdóname”, me dijo. Aunque fue la internet lo que le abrió los ojos y suavizó su corazón, sentí que de alguna manera me entendía y compartía mi dolor. Ralph desesperadamente buscó una cita con una psicóloga para esa misma tarde y ella me refirió al psiquiatra, quien me formuló antidepresivos. Pero nada conseguía aminorar mi dolor y mi desesperación.
Mi esposo me había pedido encarecidamente que abortara a mi bebé, supuestamente por el bienestar de nuestros otros dos hijos, Danny y Alex. Pero después del aborto, me sentí incapaz de atenderlos durante casi un año. Hice responsables a mis dos inocentes hijos de la muerte de su hermano. Ello parece irracional y descabellado, pero eso es lo que hace un aborto. ¡Te desequilibra! ¡Te arruina! Te carcome! Te enloquece! Te debilita! Solo pensaba: ¿por qué ellos podían respirar, hablar y reír, y mi bebé no podía? ¿Por qué el bienestar económico de mis dos hijos fue para mí y para mi esposo más importante que la vida de nuestro tercer hijo? Dejé de hablarles. No podía abrazarlos. Su presencia me molestaba. ¿Qué clase de monstruo era yo? ¿Había matado a mi tercer hijo y no podía amar al primero y al segundo?
Después del aborto, la vida de mi esposo cambió drásticamente. Tuvo que ocuparse de atender a nuestros dos hijos. Tuvo que hacer lo que no había hecho durante muchos años y, además de ello, tenía que cuidarme a mí.
Estaba llena de ira, sufría de depresión, de ansiedad y de recuerdos fulgurantes del aborto. Me acuerdo que deseaba que me aplicasen la pena capital. Estaba decidida a hacerme arrestar, para así poder confesar mi asesinato. Sabía que ese plan no funcionaría porque el aborto es legal en EEUU, de manera que mis pensamientos se tornaron hacia el suicidio. Intenté ahorcarme, pero era muy cobarde para consumar el acto. Pensé conducir el auto hasta arrojarme dentro de él en un canal. En una ocasión, casi me dejé arroyar intencionalmente por un camión. Me iba a caminar en medio de la noche, con la esperanza de que me iba a perder o a morir. Me corté y me pegué muchas veces. No quise comer. Iba al trabajo, pero aún allí lloraba la mayor parte del tiempo. El resto del tiempo fuera del trabajo me lo pasaba en cama con la esperanza de morir. No podía hacer nada acerca de mi miserable vida.
Mi familia y mis amistades estaban preocupadas por el cambio de personalidad que había tenido, pero yo no me atrevía a contarles nada acerca del aborto. Simplemente les dije que estaba enferma y que estaba recibiendo tratamiento debido a una depresión.
Estaba furiosa conmigo misma y quería asumir la responsabilidad completa. Estaba consciente de mi culpa. Había fracasado a la hora de proteger el don más maravilloso que Dios me había dado. En lo más profundo de mi interior sabía, que a pesar de la presión exterior, yo era responsable de esa vida, y no me podía perdonar a mí misma por este crimen. Mi esposo y el psicólogo me pidieron encarecidamente que no volcara mi enojo contra mí misma.
Después que mi esposo me prometió que tendríamos otro hijo, me comprometí con mi propio restablecimiento. Siete meses después del aborto, quedé embarazada de nuevo. Me enteré que había quedado embarazada en la misma fecha en que mi hijo abortado hubiera nacido, a quien había llamado Gabi. Me sentí verdaderamente feliz y le dí las gracias a Dios por ese signo de Su perdón.
Pero, tristemente, tuve una pérdida muy temprano en el embarazo. Fue muy doloroso, pero mucho menos doloroso que el aborto provocado, pues el ingrediente de culpabilidad no estaba agregado. Es más fácil aceptar la voluntad de Dios que aceptar tu crimen. Además, no había sido capaz de contarle a nadie acerca de Gabi y del aborto. Pero después de la pérdida, fue diferente. Fui capaz de hablar de este niño que había perdido. Aunque la mayoría de las personas no podían entender el por qué de mi dolor, simpatizaban conmigo. Ello me permitió expresar duelo
por la muerte de estos dos hijos míos; aunque nadie sabía que también estaba de luto por la muerte de mi hijo abortado. El hablar acerca de la experiencia del aborto es mucho más difícil que el compartir acerca de una pérdida espontánea.
Dos años después de esto, quedé embarazada de nuevo y a las nueve semanas de embarazo sufrí otra pérdida. El dolor fue inmenso y removió todo mi dolor anterior. Comprendí que mi aborto había matado a tres de mis hijos, porque de por alguna razón, mi cuerpo ya no podía llevar mis embarazos hasta el final.
Desde un principio, supe de alguna manera que Dios era mi única esperanza. Pero, ¿cómo podía volverme a Él después de lo había hecho? Tuve la suerte de que me remitieran al Padre Gabriel. El Padre Gabriel me presentó al Dios Misericordioso que yo había olvidado. Gracias a la misericordia de Dios, a mis estudios bíblicos “Perdonada y Liberada”, al Retiro del Viñedo de Raquel, y a muchas personas maravillosas que trabajan en el apostolado provida a quienes Dios puso en mi camino, comenzó mi proceso de curación interior... y de perdonar a mi esposo, a mí misma, y al médico que me practicó el aborto, al igual que a su personal, que deliberadamente ignoró mi lucha por salvar a mi bebé.

Como no puedo traer a Gabi de vuelta, hice la promesa de rendirle honor por medio de compartir la verdad acerca del horror del aborto, y de alguna forma salvar muchas vidas y evitar dolor y tragedias como la que yo he sufrido.
El aborto no ayuda a las mujeres, sino que les hace daño. Nadie puede causarle daño a un bebé, sin al mismo tiempo causarle daño a su madre. He sufrido mucho –física, emocional y espiritualmente. Mis hijos y mi esposo también han sufrido las consecuencias.
¡Todavía estoy tomando antidepresivos! El proceso de sanción de un aborto es lento y difícil, es un esfuerzo consciente y constante que a diario tengo que vivir. Es darme cuenta lo mucho que Dios me ha perdonado a través del sacrificio de su hijo Jesu- Cristo. Y extender voluntariamente ese perdón a mi esposo y a los demás. Pienso en Gabi todos los días de mi vida y todavía estoy de luto por él. Probablemente lo estaré hasta el día en que lo vea en el Cielo. Soy la madre de un niño destruído por el aborto; nada cambiará esta parte de la historia de mi vida. Pero el poder expresarla, es una parte importante de mi proceso de curación interior.
Estoy convencida de que si alguien hubiese compartido su experiencia de aborto conmigo, mi tercer hijo estuviera ahora alegrando mi hogar. Invito a todas las mujeres que han sufrido la tragedia de un aborto a romper las cadenas de la vergüenza que nos silencia, para así hacer que el aborto sea algo impensable.
He tenido la experiencia de orar en frente del mismo centro de aborto donde cobardemente permití que me arrancaran a mi bebé de mis entrañas. He sostenido un letrero que dice “ME ARREPIENTO DE MI ABORTO”, con la esperanza de que alguna mujer se arrepienta de quitarle la vida a su bebé. Varias mujeres que hemos sufrido por el aborto que nos practicamos, hemos comenzado un grupo de apoyo llamado “VIDA” – Vínculo indestructible de amor, y nos reunimos periódicamente para compartir y fortalecernos mutuamente.
Pido a Dios que me dé fortaleza y constancia para continuar con esta misión y que me permita trabajar en consejería postaborto para ayudar a otras mujeres, que sufren en silencio por un aborto en su pasado.

LA MANO QUE TOCO AL MUNDO
BEBE ANTES DE NACER TOMA LA MANO DEL MEDICO QUE LE OPERA

Samuel (arriba) y antes de nacer (izquierda), toma el dedo del médico
Arriba, izquierda: impresionante foto del bebé antes de nacer, Samuel Armas -de sólo 21 semanas de gestación- en el momento que, desde el interior del útero, saca su manita y toma el dedo del médico Joseph Bruner. El pequeño Manuel padecía de spina bifida, por lo que necesitó ser operado en el útero materno antes de continuar su tiempo normal de gestación. Recuerde que miles de niños son abortados aun a las 21 semanas.
La foto de la izquierda fue tomada por Paul Harris durante la intervención fetal realizada en la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee (EE.UU.) en agosto de 1999.
Foto arriba, derecha
: El mismo niño, Samuel Armas, nacido el 2 de diciembre del 1999 en Tennessee.
Foto Izquierda
, Samuel Armas, ya un jovencito risueño

Read story and testimony>>
Una historia de amor.
Samuel es el primer hijo de Julie y Alex Armas quienes viven en Georgia, Estados Unidos. Ellos lucharon durante mucho tiempo por tener un bebé. Julie, una enfermera de 27 años de edad, sufrió dos pérdidas antes de salir embarazada del pequeño Samuel.

Sin embargo, cuando cumplió 14 semanas de gestación comenzó a sufrir fuertes calambres y una prueba de ultrasonido mostró las razones. Al revelar la forma del cerebro y la posición del bebé en el útero, la prueba evidenció serios problemas.

El cerebro de Samuel lucía deforme y la espina dorsal se desprendía de una columna vertebral que también lucía anomalías. El diagnóstico no se hizo esperar, el bebé sufría de espina bífida y podían decidir entre un aborto o un hijo con serias discapacidades.

Según Alex, un ingeniero aeronáutico de 28 años de edad, se sintieron devastados por la noticia pero, por su profunda fe, el aborto nunca fue una opción.

Antes de dejarse abatir, la pareja decidió buscar una solución por sus propios medios y fue así como ambos comenzaron a solicitar ayuda a través de Internet.

Fue la madre de Julie, quien dio con la página electrónica que daba los detalles sobre la cirugía fetal experimental desarrollada por un equipo de la Universidad de Vanderbilt.

De esta manera, entablaron contacto con el Doctor Joseph Bruner (cuyo dedo es el que sostiene Samuel en la fotografía) y comenzó una carrera contra el tiempo.

Por afectar la espina dorsal, la espina bífida puede llevar al daño cerebral, generar diversas parálisis e incluso una incapacidad total. Sin embargo, al ser corregida antes que el bebé nazca, se tienen muchas más opciones de curación.

Aunque el riesgo era grande y el bebé no podía nacer en ese momento. Los Armas decidieron encomendarse a Dios. La operación fue un éxito. Durante ella, los médicos pudieron tratar al bebé -cuyo tamaño no era mayor al de un conejillo de indias- sin sacarlo del útero, cerrar la brecha originada por la deformación y proteger la columna vertebral, que sirve de camino para las señales nerviosas hacia el cerebro.

El debate

Para periodistas como Justine McCarthy, "nadie puede dejar de sentirse conmovido por la poderosa imagen de esta pequeña mano sujetando el dedo del cirujano" y así como una mano puede salvar vidas, esta imagen "es tal vez el argumento más fuerte contra el aborto".
"Hay dos formas de vivir la vida.
Una es como si nada fuese un milagro.
La otra es como si todo fuese un milagro."
- Albert Einstein 1879-1955.


Regreso a la página principal
www.corazones.org


---------------------------------

Editado por errean: 11.12.13 a las 11:11
Viejo errean dijo: 11.12.13
Ocho preguntas básicas sobre el Aborto

1-¿En qué consiste el aborto?
En la muerte provocada de una persona cuando todavía se encuentra en el vientre de su madre antes de nacer.
2-¿Cuáles son los tipos de aborto?
Casi siempre nos referimos al aborto provocado (el espontáneo o no provocado es un accidente mortal que siempre se lamenta y ante el que a veces poco se puede hacer). Podemos hablar de aborto químico (se mata al bebé con los efectos directos o secundarios de pastillas y píldoras), aborto mecánico (se impide que el bebé se acomode en su sitio mediante una barrera en el vientre de la madre y el bebé muere), y aborto quirúrgico (se interviene para buscar y matar al bebé en una camilla de operaciones).
3-¿Cuáles son las causas del aborto espontáneo?
Problemas de salud o de malformaciones bien en el sistema genital de la madre o en la nueva vida.
4- ¿Qué es el aborto terapéutico?
Se llama terapéutico al que se hace con el supuesto objetivo de curar a alguien (terapia=cura). Así, para curar o prevenir de un mal físico bien a la madre o al bebé se mata la nueva vida. Muerto el perro se acabó la rabia, como dice el refrán. La sanidad pública española califica de terapéuticos los abortos que se hacen a madres con sida (para que el niño no sufra la enfermedad) y con otros riesgos de salud. También se habla de abortos éticos (para mejorar la autoestima eliminando la consecuencia de una violación), eugenésicos (para mejorar la raza eliminando los enfermos), y socioeconómicos (para disminuir las deudas eliminando los pobres). Todos estos calificativos son, sin embargo, intentos de ocultar la realidad del aborto provocado. Todo aborto provocado, sea terapéutico, ético, eugenésico o socioeconómico, supone la muerte de una persona como medio para hacer la vida más fácil a otras.
5-¿Cuáles son los riesgos del aborto respecto a la salud de la mujer?
El riesgo más importante es el llamado síndrome postaborto: son los problemas psíquicos que acompañan la conciencia de la culpa y que pueden ocasionar depresiones y trastornos de personalidad graves durante mucho tiempo. Se curan si hay arrepentimiento sincero con el tratamiento médico adecuado. El aborto es también un condicionante del cáncer de útero.
6-¿Se hacen muchos abortos? ¿Cuántos?
El aborto es con mucha diferencia la primera causa de muerte en el mundo. Se da la cifra de 50 millones de personas abortadas por procedimiento quirúrgico al año en los países de los que se tienen datos. En España también es la primera causa de muerte según cifras oficiales; mientras que las enfermedades cerebrovasculares causan cerca de 40.000 víctimas al año, solo el aborto quirúrgico supera las 90.000. Si tenemos en cuenta también al aborto químico y al mecánico las cifras superan lo imaginable para muchos.
7-¿Cuál es su opinión personal sobre el aborto?
El aborto no depende de opiniones personales: nadie puede opinar eliminar a otra persona si esa opinión por sí misma condiciona que la otra persona muera.
8-¿Entonces, quién tiene la culpa del aborto?
Todos. Tanto los que abortan a otros porque opinan que está bien, como los que opinan que no. El aborto está tan presente en nuestra cultura que cuando uno se inhibe, se convierte en cómplice. Por eso el ánimo de los provida no solo está en conseguir que el aborto sea una acción ilegal en todos los supuestos, sino en llegar a un estado de opinión colectiva que vea al aborto como ahora se ve la esclavitud: algo denigrante e innecesario en todos los casos y circunstancias. No cabe duda que ese momento llegará, la cultura cambiará, y cuando eso ocurra habrá mejorado el mundo.
José Pérez Adán
Viejo errean dijo: 11.12.13
Las cifras sobre el total de muertos en la segunda guerra mundial, ronda los 66.000.000 de personas. Cinco millones y medio por año de promedio.

Las cifras sobre el total de muertos a causa de abortos a nivel mundial, promedia los 46.000.000 de personas por año.

Las dos fuentes son de wikipedia

es hora de que la humanidad reflexione un poco. Saludos

Editado por errean: 12.12.13 a las 10:59
Viejo errean dijo: 12.12.13
La Virgen de Guadalupe en su fiesta


Un texto original que narra lo ocurrido al indio Juan Diego en el Cerro del Tepeyac

Hoy, 12 de diciembre festejamos con gran alegría la gran fiesta de la Virgen de Guadalupe, recordando la ultima aparición de la Madre de Dios al indio Juan Diego en le cerro del Tepeyac, en México.

El 9 de diciembre se produce la primera aparición de María, por eso es que la Iglesia ha establecido la fiesta de San Juan Diego ese día, y hoy 12 de diciembre se desarrolla el extrordinario Milagro Guadalupano, fecha en la que celebramos la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe.

El Milagro Guadalupano fue recogido por Don Antonio Valeriano, probablemente de las palabras del mismo indio Juan Diego. El texto es reconocido como el Nican Mopohua, que en lengua Nahuatl significa "Aqui se narra". Son estas las palabras con las que se da comienzo a un extraordinario texto que reproduce el milagro ocurrido en el cerro del Tepeyac en aquel diciembre de 1531.

México nunca será lo mismo después de tan maravillosa jornada, ni tampoco América lo será. Muchos errores se cometieron durante la colonización de estas tierras, pero también es cierto que la Gracia de Dios envolvió América y la cubrió del Manto de la Madre de Dios desde entonces. Los pueblos honran a María, y la hacen Madre de sus hijos como Camino Perfecto a Jesucristo, nuestro Salvador.

El milagro de los ojos de la Virgen de Guadalupe



La aparición de la Virgen de Guadalupe es una maravillosa obra de evangelización de la Madre de Dios, hecha en los primeros años del desembarco de los españoles en América. María se mezcló tempranamente con la llegada de los europeos a México para impulsar el conocimiento de Su Hijo entre indios y futuros habitantes de las Américas.
Muchos milagros se descubren hoy en día en conexión con la imagen de la Virgen de Guadalupe. Pero recordemos primero, en forma resumida, lo que ocurrió allí:
La aparición se inició el 9 de diciembre de 1531 en las cercanías de la Ciudad de México, entonces ciudad capital del imperio Azteca: la Virgen se aparece al indio Juan Diego, y le pide que transmita al obispo del lugar su voluntad de que se construya un templo dedicado a Ella en el cerro Tepeyac. El obispo, al escuchar el relato del indio, le pide una prueba de la Presencia de la Madre de Dios allí. María hace crecer entonces un jardín de rosas en un cerro inhóspito y semidesértico, y se las hace recoger en su tilma (especie de poncho o manta) a Juan Diego. Luego le pide se las presente como prueba de Su Presencia al obispo. Cuando el indio abre su tilma frente al obispo, caen las flores al piso y aparece milagrosamente retratada la imagen de la Virgen María en la rústica tela. El templo dedicado a la Virgen de Guadalupe fue construido en el cerro Tepeyac, lugar de las apariciones, donde se exhibe la tilma original de Juan Diego, impresa con la mundialmente conocida imagen de la Virgen de Guadalupe.
El milagro de Guadalupe perdura hoy en día en la tilma de Juan Diego, la que conserva el testimonio vivo de lo ocurrido: la imagen que María quiso retratar en ella está expuesta actualmente en la iglesia que se construyó en el cerro Tepeyac. Enorme cantidad de milagros se pueden testimoniar al estudiar la tilma con métodos científicos:
  • En los ojos de María se han descubierto imágenes humanas de tamaño diminuto, que ningún artista podría pintar. Trece figuras humanas se han identificado en un espacio de 8 milímetros de diámetro. Existen dos escenas: la primera contiene al obispo Zumárraga sorprendido frente al indio Juan Diego, que abre su tilma y descubre la imagen de María. Otros testigos complementan la escena del milagro, como el traductor de lengua Náhuatl al español, una mujer de raza negra, etc. La segunda escena, mucho mas pequeña que la anterior, se ubica en el centro de los ojos y contiene una imagen familiar típica de indígenas americanos: un matrimonio con varios hijos alrededor. Las dos escenas se repiten en ambos ojos con una precisión sorprendente, incluida la diferencia de tamaño producida por la mayor cercanía de un ojo respecto del otro, frente a los objetos retratados. Se ha utilizado tecnología digital similar a la usada en las imágenes que se reciben desde los satélites, para analizar las figuras impresas en los ojos de María.
  • La imagen del obispo Zumárraga (retrato minúsculo hallado en los ojos de María) fue agrandada a su vez mediante tecnología digital, hasta poder observar qué se refleja en su mirada, en los ojos del obispo retratados en los ojos de María. Allí se halló la imagen del indio Juan Diego, abriendo su tilma frente al obispo. ¿El tamaño de ésta imagen?. Una cuarta parte de un millonésimo de milímetro.
  • Estudios oftalmológicos realizados a los ojos de María han detectado que al acercarles luz, la retina se contrae, y al retirar la luz, se vuelve a dilatar, tal cual como ocurre en un ojo vivo. ¡Los ojos de María están vivos en la tilma!. También se descubre que los ojos poseen los tres efectos de refracción de la imagen que un ojo humano normalmente posee. Lograr estos efectos a pincel es absolutamente imposible, aún en la actualidad.
  • Al tomarse la temperatura de la fibra de maguey con que está construida la tilma, se descubre que milagrosamente la misma mantiene una temperatura constante de 36.6 grados, la misma que el cuerpo de una persona viva.
  • Uno de los médicos que analizó la tilma colocó su estetoscopio debajo de la cinta que María posee (señal de que está encinta) y encontró latidos que rítmicamente se repiten a 115 pulsaciones por minuto, igual que un bebé que está en el vientre materno. Es el Niño Jesús que está en el Santo Vientre de la Madre de Dios.
  • La fibra de maguey que constituye la tela de la imagen, no puede en condiciones normales perdurar mas que 20 o 30 años. De hecho, hace varios siglos se pintó una réplica de la imagen en una tela de fibra de maguey similar, y la misma se desintegró después de varias décadas. Mientras tanto, a casi quinientos años del milagro, la imagen de María sigue tan firme como el primer día. Se han hecho estudios científicos a este hecho, sin poder descubrirse el origen de la incorruptibilidad de la tela.
  • No se ha descubierto ningún rastro de pintura en la tela. De hecho, al acercarse uno a menos de 10 centímetros de la imagen, sólo se ve la tela de maguey en crudo. Los colores desaparecen. Estudios científicos de diverso tipo no logran descubrir el origen de la coloración que forma la imagen, ni la forma en que la misma fue pintada. No se detectan rastros de pinceladas ni de otra técnica de pintura conocida. Los científicos de la NASA afirmaron que el material que origina los colores no es ninguno de los elementos conocidos en la tierra.
  • Se ha hecho pasar un rayo láser en forma lateral sobre la tela, detectándose que la coloración de la misma no está ni en el anverso ni en el reverso, sino que los colores flotan a una distancia de tres décimas de milímetro sobre el tejido, sin tocarlo. Los colores flotan en el aire, sobre la superficie de la tilma.
  • Varias veces, a lo largo de los siglos, los hombres han pintado agregados a la tela. Milagrosamente estos agregados han desaparecido, quedando nuevamente el diseño original, con sus colores vivos.
  • En el año 1791 se vuelca accidentalmente ácido muriático en el lado superior derecho de la tela. En un lapso de 30 días, sin tratamiento alguno, se reconstituye milagrosamente el tejido dañado. Actualmente apenas se advierte este hecho como una breve decoloración en ese lugar, que testimonia lo ocurrido.
  • Las estrellas visibles en el Manto de María responden a la exacta configuración y posición que el cielo de México presentaba en el día en que se produjo el milagro, según revelan estudios astronómicos realizados sobre la imagen.
  • A inicios del siglo XX, un hombre colocó un arreglo floral a los pies de la tilma, que contenía una bomba de alto poder. La explosión destruyó todo alrededor, menos la tilma, que permaneció en perfecto estado de conservación. Una Cruz de pesado metal que se encontraba en las proximidades fue totalmente doblada por la explosión, y se guarda como testimonio en el templo.
María parece ser la misma niña que a los tres años de edad fue entregada por sus padres Joaquín y Ana a los Sacerdotes del templo, consagrándola así a Dios. Ella nos sorprende con todos estos milagros realizados hoy en día frente a nuestros ojos.
Madre amorosa, Niña Perfecta, nos convocas insistentemente con Tus manifestaciones. Si nuestro pobre entendimiento no puede ver que todos estos portentos Celestiales no son más que un llamado Tuyo a nuestra dormida fe, ¿pues qué tienes que hacer para que nos despertemos y te sigamos?.
Por más científicos que pongamos para tratar de ver si es verdad o no, si es un milagro grande, mediano o chico, la verdad es que no tenemos otra escapatoria que creer en Jesús y María vivos hoy, a nuestro alrededor.
Y si no tenemos más remedio que creer, ante las abrumadoras pruebas:
¿Qué hacemos viviendo una vida alejada de Dios, sólo preocupados por las cosas del mundo?.
Tú tienes en este instante un llamado a despertar tu fe, frente a ti. ¿No lo oyes?¿Qué más tiene Dios que hacer?
El 31 de julio de 2002 Juan Pablo II canoniza al indio Juan Diego. Ahora es San Juan Diego. La vida del indio fue de una enorme santidad, después del milagro. Como una joya que brilla y reluce en el alhajero de María, San Juan Diego es presentado al Trono de Dios con el orgullo de la Madre que le devuelve al Padre, a uno de sus predilectos.
¡Gracias San Juan Diego, ora por nosotros, ora por nuestra conversión!












Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios