738.898 temas | 5.159.814 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Viejo deadgarden dijo: 10.03.10
Allá por el año de 1910, tiempos de agitación social y laboral que más tarde desembocaría en la revolución mexicana, según relatan las crónicas de la época un acaudalado hacendado de nombre José Humberto Valdivia , criador de ganado vacuno y enormes extensiones de tierra dedicadas al cultivo, el hacendado era un hombre fuerte de 35 años de edad soltero y cacique de una región enclavada en la sierra de Puebla, el hombre al ser soltero sentía mucha soledad, para controlarla dada su solventada posición económica alquilaba prostitutas en los burdeles más finos de la época, y así transcurría la llamada “Paz porfiriana”, hasta que el destino decidió cambiar las cosas y así en ese año 1910 al pasar el cometa Halley al mismo tiempo que anunciaba el fin de la dictadura porfiriana anunciaba una revolución misma en la vida del prospero hacendado.
Corría el mes de Mayo de 1910, en el puerto de la Vera Cruz un día caluroso al mediodía desembarcaba un buque de pasajeros proveniente de Francia en el venían varios pasajeros y turistas pero entre ellos destacaba una Joven de escasos 18 o 19 años de edad, cabellos castaños oscuro, piel blanca, facciones finas y delicadas, además poseía un turgente cuerpo que podía llevar al delirio a cualquier hombre, su nombre Florence Leblanc, nacida en México pero de padres franceses que venia des pues de 15 años a pisar suelo mexicano al irse a educar a Europa ; fue un viaje agotador por lo cual Florence y su madre decidieron pasar la noche en una parroquia en el mismo puerto, al día siguiente partieron rumbo a la ciudad de México lugar en donde vivirían, el viaje se hizo en carruajes pero a la mitad del viaje una banda de forajidos percibió el convoy y al ver una gran oportunidad de hacerse de un poco de dinero decidieron atacarlo, al ir solo 1 escolta, la dama de compañía y el chofer les resulto fácil, primero dispararon al chofer, el escolta pudo herir de muerte a dos pero también murió en el tiroteo, solo quedaron la madre y Florence el bandido huyo con el carruaje y las pertenencias. Era un martes cualquiera en la hacienda “El arenal” eran cerca de las 5 de la tarde cuando 2 mujeres se acercaron peligrosamente a los poteros donde estaban los toros de lidia, Florence y su madre se acercaron a un árbol de pirul a descansar un poco pero el gusto les duro muy poco un enorme cinqueño negro Zaino líder de la torada se disponía a embestir a Florence y su madre, el burel estaba a escazos 10 metros de ellas asi que al verse en aprietos la madre saco un colt que traía para su seguridad y disparó al animal que quedo mal herido, el escándalo llegó hasta el hacendado que se encontraba cerca y corrió al lugar del disparo, se dio cuenta del incidente y entro en cólera, la madre de Florence había herido de muerte a su mejor semental por lo que el hacendado pidio a un peón que lo matara, el hacendado furico les pregunto a las mujeres que hacían en ese lugar, a lo que Florence respondió que habían asaltado su diligencia y se encontraban desamparadas, el Hacendado advirtiendo la belleza de las mujeres sonrió maliciosamente para sus adentros y dijo a las mujeres que dada su situación las dejaría vivir en su hacienda hasta que pudieran arreglar su situación, pero eso si les cobraría el hecho de haber matado a su semental más fino, las condujo al interior de la casona y señalo sus habitaciones y dijo que hablaría a primera hora sobre la situación.
Al día siguiente en el despacho de Humberto se presentaron su madre y Florence, Humberto ya habia advertido la gran Belleza de esta ultima, pero su madre también era una mujer hermosa: Tenía 38 años de edad, era francesa de nacimiento, cabello castaño claro ojos azules, era una señora bien conservada de senos y caderas grandes que heredo a su hija, Humberto al ver a las 2 hermosas mujeres y pensar en que tenían una deuda fuerte con el hizo que se pusiera durísimo y empezara a fantasear en como poseerlas, les dijo que el semental era el más fino que tenia y que para pagarlo tenian que someterse a sus caprichos, Florence dijo que de ninguna manera harian eso, Humberto contesto que de nada servirían sus reclamos pues aquí el era la ley, Florence y su mamá decidieron hacer lo que el pedía , tampoco era un gran sacrificio para ellas Humberto era un hombre de 35 años alto y de gran porte, tez apiñonada y reacio como los hombres de campo, sus cejas pobladas dejan entrever su ascendencia andaluza, Humberto les empezó a quitar la ropa poco a poco disfrutando el placer de su lujuria, oliendo sus hermosas pieles y aspirando su aroma femenil, acto seguido empezó a acariciar a las 2 en sus enormes y blancos pechos, Florence tenia un rostro hermosísimo, Humberto excitadísimo se lo ensalivo todo y se masturbaba con su hermoso rostro mientras besaba a su madre con fogosidad, en ese momento Florence le dijo a Humberto que era virgen, lo cual al saberlo el hacendado bufaba de placer y rasgándole el vestido y su corset miro una hermosísima vagina rosada y algo húmeda, empezó a saborearla con verdadera devoción y lujuria, la madre demostraba que también era fogosa al besar el bien torneado y musculoso tronco de Humberto, Hacia 10 años que había muerto su marido y no había tenido sexo con nadie por lo que ella también deseaba a Humberto tanto como el a ellas, Humberto decidió poner fin al cachondeo y decidió penetrar a Florence se la ensarto lentamente gozando del momento, ella empezó a gemir poco a poco, su madre por otra parte se masturbaba viendo como Humberto se empinaba a su hija, pasado este momento Humberto llamo a la madre para que también se empinara y pudiera ver ese grandioso espectáculo con esos 2 grandes y hermosos a sus merced, empezó lamiendo con devoción enfermiza al de Florence, y después al de la madre, con esos soberbios traseros se hizo una paja con cada uno frotando el pene con sus medias, el tipo bufaba, después de ver que sus anos estaban los suficientemente dilatados los penetro corriendo se dentro de cada uno, era ya cerca de la una de la tarde y seguían con el relajo, mientras afuera había 3 peones masturbándose viendo al ventanal del despacho.
Habían pasado ya 7 horas en las que Humberto había satisfecho sus más bajas pasiones con las 2 bellísimas mujeres, para cerrar con broche de oro su mejor encuentro sexual de su vida agarro sus enormes y sensuales senos de la madre pidió a Florence que le diera sexo oral y termino su encuentro sexual corriendose sobre el bello rostro de la chica y los hermosos senos de la señora. Y así pasaron cerca de 6 meses en los que Humberto tuvo a 2 hermosas mujeres para el solo, las mujeres le correspondían y terminaron aceptándolo como esposo las 2 no importando que ellas fueran madre e hija ahora solo eran las hembras de Humberto Valdivia poderoso hacendado de Puebla , paso el tiempo y justo un año después al caer el régimen de Porfirio Díaz , cayo también la hacienda de Humberto Valdivia a manos de los revolucionarios o al menos eso es lo que se cuenta que paso en las serranías de Puebla hace ya casi 100 años…

Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios

  • No hay usuarios votados

Top de Temas

  • No hay temas votados