746.294 temas | 5.026.124 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Viejo donelectron dijo: 22.08.07
La masacre de Trelew

El 22 de agosto de 1972 en la base naval Almirante Zar fueron asesinados 16 presos políticos que habían sido trasladados allí, seis días antes, luego de que se efectivizara una acción conjunta de las organizaciones Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y Montoneros, que permitió la evasión de seis Jefes guerrilleros recluídos en Ia cárcel de Trelew quienes, tras abordar un avión civil previamente secuestrado por un grupo comando, lograron refugiarse en Chile, gobernado por el socialista Salvador Allende.

El objetivo trazado - Ia fuga masiva de 110 combatientes - no pudo concretarse con total éxito, razón por la cual un contingente integrado por 19 de ellos que no logró arribar a tiempo al aeropuerto, decidió rendirse el 16 de agosto ante un juez, autoridades militares y la prensa, no sin antes exigir que se le garantizara su seguridad. El capitán de corbeta Luis Emilio Sosa comprometió su palabra en este sentido, escena que fue presenciada y corroborada por el coronel retirado Luis César Perlinger, cuyo testimonio en el que destacaba la humanidad y capacidad militar de los insurgentes, fue sancionado con un arresto.
Violando sus promesas, los marinos sometieron a los prisioneros a un régimen de terror. En la noche del lunes 21 se les impartió una orden insólita: salir de susceldas con la vista fija en el piso y detenerse ante la puerta en dos hileras de a uno en fondo. Fue entonces cuando los uniformados comenzaron a disparar sus ametralladoras. Recién al amanecer comenzó a pergeñarse Ia mentirosa versión oficial de los sucesos, según la cual el montonero Mariano Pujadas habría intentado arrebatarle la pistola a Sosa, fábula que sirvió para explicar la brutalidad de la masacre. María Antonia Berger, Albeit Camps y Ricardo Haidar, aunque malheridos, salvaron sus vidas por un descuido de sus verdugos, Ia dictadura lanussista los mantuvo incomunicados y sólo permitió que Ia televisión mostrara sus imágenes sin sonido, al tiempo que instauraba una férrea consura de prensa.

A tal punto Ilegó su ensañamiento que el tristemente céIebre comisario Alberto Villar -luego jefe de policía de Perón y uno de los mentores de Ia Triple A- irrumpió con tanquetas en Ia sede del Partido Justicialista donde se velaban los cadáveres de tres de los guerrilleros asesinados.

Pero allí no terminó todo. La sede de Ia Asociación Gremial de Abogados fue dinamitada, se exterminó a las familias de Clarisa Lea Place, Roberto Santucho y Mariano Pujadas, Ia mayor parte de los hermanos y hermanas de los fusilados están hoy desaparecidos y el letrado Mario Amaya, que escoltó con su auto al micro de Ia armada que el 16 trasladó a los detenidos hasta Ia base naval, fue asesinado durante Ia útima dictadura. La masacre de Trelew fue, sin duda, el hito inicial del luctuoso camino que conduciría al mayor genocidio de Ia historia argentina.

60 Comentarios | Registrate y participá

Viejo jod43 dijo: 22.08.07
Originalmente publicado por donelectron Ver mensaje
La masacre de Trelew

El 22 de agosto de 1972 en la base naval Almirante Zar fueron asesinados 16 presos políticos que habían sido trasladados allí, seis días antes, luego de que se efectivizara una acción conjunta de las organizaciones Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y Montoneros, que permitió la evasión de seis Jefes guerrilleros recluídos en Ia cárcel de Trelew quienes, tras abordar un avión civil previamente secuestrado por un grupo comando, lograron refugiarse en Chile, gobernado por el socialista Salvador Allende.

El objetivo trazado - Ia fuga masiva de 110 combatientes - no pudo concretarse con total éxito, razón por la cual un contingente integrado por 19 de ellos que no logró arribar a tiempo al aeropuerto, decidió rendirse el 16 de agosto ante un juez, autoridades militares y la prensa, no sin antes exigir que se le garantizara su seguridad. El capitán de corbeta Luis Emilio Sosa comprometió su palabra en este sentido, escena que fue presenciada y corroborada por el coronel retirado Luis César Perlinger, cuyo testimonio en el que destacaba la humanidad y capacidad militar de los insurgentes, fue sancionado con un arresto.
Violando sus promesas, los marinos sometieron a los prisioneros a un régimen de terror. En la noche del lunes 21 se les impartió una orden insólita: salir de susceldas con la vista fija en el piso y detenerse ante la puerta en dos hileras de a uno en fondo. Fue entonces cuando los uniformados comenzaron a disparar sus ametralladoras. Recién al amanecer comenzó a pergeñarse Ia mentirosa versión oficial de los sucesos, según la cual el montonero Mariano Pujadas habría intentado arrebatarle la pistola a Sosa, fábula que sirvió para explicar la brutalidad de la masacre. María Antonia Berger, Albeit Camps y Ricardo Haidar, aunque malheridos, salvaron sus vidas por un descuido de sus verdugos, Ia dictadura lanussista los mantuvo incomunicados y sólo permitió que Ia televisión mostrara sus imágenes sin sonido, al tiempo que instauraba una férrea consura de prensa.

A tal punto Ilegó su ensañamiento que el tristemente céIebre comisario Alberto Villar -luego jefe de policía de Perón y uno de los mentores de Ia Triple A- irrumpió con tanquetas en Ia sede del Partido Justicialista donde se velaban los cadáveres de tres de los guerrilleros asesinados.

Pero allí no terminó todo. La sede de Ia Asociación Gremial de Abogados fue dinamitada, se exterminó a las familias de Clarisa Lea Place, Roberto Santucho y Mariano Pujadas, Ia mayor parte de los hermanos y hermanas de los fusilados están hoy desaparecidos y el letrado Mario Amaya, que escoltó con su auto al micro de Ia armada que el 16 trasladó a los detenidos hasta Ia base naval, fue asesinado durante Ia útima dictadura. La masacre de Trelew fue, sin duda, el hito inicial del luctuoso camino que conduciría al mayor genocidio de Ia historia argentina.
Podrias citar la fuente?. Como era de esperar, yo tengo una version diferente de los hechos.
Viejo wollo dijo: 22.08.07
fuente fuente fuente!!!
Viejo Mr. Kapital dijo: 22.08.07
Yo tambien tengo otra interpretación sobre lo sucedido, ademas de citar una fuente, se deberia pasar a "Actualidad" o a "Historia".
Viejo donelectron dijo: 22.08.07
La fuente no la se, lo copié de una página de internet al voleo. A la vuelta lo vuelvo a buscar.

Quisiera saber cuál es la versión de los hechos que tenés jod... ya que según tengo entendido desde ese momento se sabe que no fue un nuevo intento de fuga lo que motivó los fusilamientos posteriores al intento frustrado de fuga.

La fuga que se realizó a medias la organizó FAR y el ERP ya que Montoneros no quizo participar por la cercanía de las elecciones.

PD: creo que va a política y sociales ya que es un tema político más que histórico

Editado por donelectron: 22.08.07 a las 14:04 Razón: DoblePost Unido
Viejo jod43 dijo: 22.08.07
Originalmente publicado por donelectron Ver mensaje
La fuente no la se, lo copié de una página de internet al voleo. A la vuelta lo vuelvo a buscar.

Quisiera saber cuál es la versión de los hechos que tenés jod... ya que según tengo entendido desde ese momento se sabe que no fue un nuevo intento de fuga lo que motivó los fusilamientos posteriores al intento frustrado de fuga.

La fuga que se realizó a medias la organizó FAR y el ERP ya que Montoneros no quizo participar por la cercanía de las elecciones.

PD: creo que va a política y sociales ya que es un tema político más que histórico
Esta es la version que yo tengo. Cual es cierta? No creo que lo vayamos a saber nunca.
Coincido en que este tema no puede ir en Historia, aunque deberia serlo, pero el sr. K esta empeñado en traer la historia al presente y hoy nos encontramos hablando de temas que deberian ser parte del pasado.

Saludos.


La verdadera historia de los hechos de Trelew

Antecedentes
A partir de graves hechos ocurridos entre marzo y abril de 1972, se produjo una muy importante ola de detenciones, lo que produjo una retracción de la actividad terrorista. Muchos militantes y responsables de nivel de las organizaciones paramilitares cayeron en prisión. En su mayoría pertenecían al ERP y eran derivados al penal de Rawson. De esa manera se descubrieron nuevos caminos que permitieron ir desgranando la compleja trama de la red insurreccional subversiva que para ese entonces había alcanzado una dimensión muy importante. También debemos hacer conocer que con un trabajo preciso de inteligencia, a fines de agosto de 1971, la policía cordobesa, había irrumpido en una casa operativa deteniendo a Mario Roberto Santucho, a Enrique H. Gorriarán Merlo y a otros dos militantes más. Fueron severos golpes a las organizaciones terroristas subversivas que, no obstante, no quedaron desarticuladas.

Tanto fue así que el ERP, en una acción temeraria atacó a sangre y fuego el penal tucumano de Villa Urquiza, asesinó a seis guardiacárceles y rescató a trece guerrilleros terroristas cuya mayoría, con posterioridad volvió a prisión. Entre los que no fueron recapturados estaba José Benito Urteaga quien tomó la jefatura de la organización, en reemplazo del ya detenido Santucho.
A pesar de lo expuesto, el ERP resolvió mantener una imagen de buena capacidad operativa y de voluntad para continuar la lucha armada. Mantenían el proyecto terrorista hasta las últimas consecuencias y ejecutaban sus acciones sin solución de continuidad. Tan claro y definido era ese proceso que a través de los medios de comunicación vinculados con la insurgencia se sostenía que: “la sociedad tendrá que acostumbrarse a vivir con la violencia hasta que alcancemos la liberación...”.

Los Montoneros, ya dirigidos por Mario Eduardo Firmenich , resolvieron suspender transitoriamente sus acciones. Por su parte, las FAR, resolvieron romper el silencio y el 1° de mayo de 1972 un comando tomó el destacamento de la Prefectura Naval en Dock Sur, donde obtuvieron algunas armas y uniformes, creyendo así cumplir el objetivo deseado que era, hacer creer a la población que crecían en número de adherentes y militantes, pese a los reveses que continuamente soportaban por la acción de las fuerzas del orden público.

Manteniendo la idea de recuperar su libertad y dirigir personalmente el combate, durante la primera semana de abril de 1972, al día siguiente de reunirse en la cárcel de Villa Devoto de la Capital Federal con Aurelio Peccei, Presidente de FIAT, Mario Roberto Santucho fue trasladado a la cárcel de Rawson, en la provincia del Chubut . El líder del PRT-ERP, había logrado mantener un fluido contacto con Urteaga para trazar los grandes lineamientos de un ambicioso plan de fuga.


El plan de fuga
El plan de fuga denominado “Tomás” fue elaborado en el interior del penal por un llamado “Comité Militar Conjunto” encargado de apreciar, evaluar y aprobar todas las medidas que se concebían. Este grupo estuvo formado exclusivamente por el PRT-ERP y las FAR, dado que los miembros de Montoneros, si bien estuvieron de acuerdo con la operación, no aportaron logística ni combatientes por hallarse abocados a la recomposición de cuadros y reorganización interna (En 2004 el montonero Vaca Narvaja -de visita en Trelew homenajeando a sus cómplices terroristas-, recordó que la fuga "estuvo organizada por muchos compañeros. Colaboraron más de 140 compañeros que estaban presos, entre organizaciones políticas, organizaciones armadas y organizaciones sociales"; diario Jornada, 22/8/04).
Se considera importante mencionar que según bibliografía consultada, algunos consideran a Marcos Osatinsky, fundador de las FAR, el iniciador del planeamiento de la fuga, lo cual es posible toda vez que Santucho arribó con posterioridad al penal de Rawson.
El traslado al penal de Rawson se realizó por considerar a este lugar como una cárcel para detenidos de alta peligrosidad . Esta concepción estaba referida al delincuente/ criminal común, penados por hechos graves y gravísimos, que se encontraban allí alojados. Pero desde ningún punto de vista esta calificación incorporaba a aquellos que revestían las condiciones ideológico-políticas que tenía el importante conjunto de los recientemente trasladados.

Dentro del plan desarrollado tuvo una especial tarea el grupo de apoyo externo que mantuvo contactos con los que se encontraban en prisión, mediante un sucesivo logro de beneficios que, por medio de los abogados patrocinantes, obtenían del entonces Juez Federal en la capital provincial Dr. Alejandro Godoy y de su secretario de juzgado Dr. Tomás Maza. Dentro de las prerrogativas obtenidas, la fundamental fue el logro de permitir el acceso de bultos y envíos del exterior, sin inspección previa. El mencionado Dr. Maza era hermano de Emilio “el gordo” Maza partícipe del secuestro y asesinato del Gral Aramburu (muerto en 1970 en el enfrentamiento con las fuerzas policiales, en oportunidad del intento de copamiento de la localidad de La Calera en la provincia de Córdoba, por parte de montoneros).

La operación de fuga fue una operación conjunta de todas las organizaciones terroristas, hecha -como se dijo- con la participación de abogados defensores miembros activos de las mismas, como Mario Abel R. Amaya, los cuales introdujeron las armas y mantuvieron los enlaces con el exterior del penal (como era de esperar en esta "democracia" que vivimos, el gobernador del Chubut Mario Das Neves, junto a la ministro de Educación de la provincia, Mirtha Romero presidieron el 18 de agosto pasado el acto de imposición del nombre “Dr. Mario Abel Amaya”, a la Escuela de Adultos Nº 784 de la ciudad de Trelew. Das Neves destacó la importancia de “este reconocimiento a una persona que nos enorgullece a todos... un luchador incansable por los derechos humanos”.... Dirección de Prensa; www.chubut.gov.ar).

Los involucrados ajustaron detalles durante algo menos de cinco meses. El centro neurálgico de las actividades externas fue la ciudad de Bahía Blanca para concentrar material, personal e información. Como tareas principales desarrolladas por un núcleo exterior de apoyo, cuyo número alcanzó dentro de los varios escalones que lo conformaron, un total de doscientos cuatro subversivos, se robaron los vehículos que serían utilizados, designaron quienes los manejarían, seleccionaron y facilitaron el armamento a utilizar dentro y fuera del penal y concibieron varias opciones y alternativas para la ejecución de la fuga.

Las fechas fueron variando con el tiempo y el día 13 de agosto realizaron la última de las reuniones en el principal hotel de la ciudad mencionada.
Todo este conjunto de individuos actuaron de varias maneras y en forma no simultánea. En la zona de Rawson y Trelew adoptaron diversas coberturas manteniendo casas operativas. Varias de las células carecían de contactos entre sí.

No puede dejarse de lado que uno de los componentes principales del plan de fuga se basó en aprovechar el endémico proceso de crisis que registraba el sistema carcelario argentino, tanto en su estructura edilicia como en la sobrepoblación, lo que afectaba definitivamente la seguridad interior y la contrainteligencia. El escaso personal penitenciario era permanentemente intimidado y dominado sicológicamente con amenazas personales y a sus familias; consecuentemente, demostró que carecía de la preparación necesaria para trabajar con un nuevo tipo de delincuente de alta capacidad intelectual y con motivaciones que iban más allá de recuperar su libertad. Pese a ellos, algunos valientes hombres del Servicio Penitenciario intentaron evitar que los terroristas volvieran a la calle para seguir asesinando...


La fuga y los hechos de Trelew
El día 15 de agosto de 1972, a las dieciocho horas quedaron copados varios lugares estratégicos del penal y numerosos guardiacárceles fueron hechos prisioneros. Hoy se sabe que entre los uniformados existió un entregador: Carmelo Facio, agente penitenciario de la Unidad 6 de Rawson que resultó clave para que los 25 guerrilleros pudieran fugar. Al momento de colaborar con los prófugos, tenía 42 años de edad. Vivía con su famila en una casa ubicada en la parte posterior de otra principal, en Gregorio Mayo, entre Sarmiento y Belgrano de Rawson.

En su libro de memorias "De los ´70 a la Tablada", Enrique Gorriarán Merlo uno de los cabecillas de la fuga recuerda a Carmelo Facio. "Cuando nos trasladaron al sur, a la Unidad 6 de Rawson, apenas llegamos el Gringo Ricardo Mena, que ya estaba allí detenido, nos cuenta a unos pocos que ya tenía un plan de fuga. El plan era para solamente cinco compañeros y consistía en saltar el paredón después del último recuento. Para ello ya tenía la complicidad de un guardiacarcel, Facio. El momento previsto para la fuga, nos daría unas ocho o nueve horas para poder llegar hasta Bahía Blanca en un auto que nos estaría esperando afuera.
Pero nuestra llegada a ese penal modificó la situación. Ya éramos muchos más. Entonces nos abocamos a recabar más información sobre el Penal. Habían ocho pabellones, seis de presos políticos y sindicalistas y dos de presos por delitos comunes. Adelante estaba la oficina del director y del subdirector y arriba de éstas, las salas de guardia y de armas. Todo estaba rodeado por un paredón de unos cuatro metros de alto con una docena de torretas de protección, con otros tantos guardias. En el frente había una garita de guardia con tres agentes armados para controlar el ingreso al lugar. En todo este relevamiento, Facio fue de vital importancia, porque además conocía el funcionamiento de todo el interior del penal".
En otra parte de su libro Gorriarán Merlo recuerda que "nosotros hablamos con Facio para que nos hiciera entrar armas y al menos un uniforme militar. Y lo hizo con una audacia bárbara: en cada guardia que le tocaba entraba pistolas desarmadas. En principio habíamos pensado en la excavación de un túnel, pero resultaba imposible porque el suelo pedregoso se desmoronaba. Cuando logramos la información suficiente para confirmar que podíamos concretar el plan principal, abandonamos la excavación del túnel y comenzamos a analizar qué utilización le dábamos al uniforme y las pistolas que nos entraba Facio".


Un primer grupo compuesto por los principales cabecillas de las organizaciones terroristas (Roberto Quieto, Marcos Osatinsky y Mariano Pujadas de Far; Enrique Gorriarán Merlo, Domingo Menna, Roberto M. Santucho con su esposa Ana María Villareal del ERP y Fernando Vaca Narvaja de Montoneros) avanzaron decididamente para su evasión.
En su libro Gorriarán Merlo cuenta con detalle los momentos claves del inicio de la fuga. "Hicimos todo como estaba planeado. El Negro Quieto y yo pedimos hablar con el director y cuando vino el jefe de turno hicimos lo previsto. Lo redujimos y le hicimos ordenar que abra la reja. No encontramos mayor resistencia ni asombro, porque no lo podían creer. Facio fingía el mismo asombro y además ayudaba porque era el primero en obedecer todas nuestras órdenes como si estuviera temeroso. Cuando llegamos a la sala de armas entré con él y di la orden de rendición. Facio, aparentando temor, se puso de rodillas con las manos en la nuca, incitando al resto para que hiciera lo mismo. Y los demás lo siguieron".
Más allá de la simpatía que Facio tenía con los presos guerrilleros, por el trabajo que realizó hubo dinero de por medio. Recuerda Gorriarán Merlo que "nosotros habíamos quedado en pagarle diez millones de pesos. Pidió el dinero porque estaba endeudado. Pero lo hizo casi con vergüenza: después de tratarlo cotidianamente nos daba la impresión de que sin pago, también nos hubiese ayudado. Pero lo acordamos y decidimos dárselo. Antes de la fuga se le entregaron cinco millones de pesos y el resto se lo íbamos a dar después. El decía que si se descubría que había estado colaborando en la fuga, vendría con nosotros a Cuba. "Si sale mal yo me voy con ustedes", comentaba. El mostraba buen ánimo, parecía una buena persona y no pensamos que pudiera traicionarnos, aunque en realidad no nos quedaba más alternativa que confiar. Con el tiempo habíamos llegado a tener respeto por Facio". Más adelante agrega: "Los seis que conducíamos la operación éramos los que estábamos al tanto de su colaboración".

Como dijimos, la fuga se vio facilitada por traidores como Facio y el hecho de que casi todos los guardiacárceles estaban extorsionados, por amenazas de los terroristas (y su apoyo externo) contra sus mujeres e hijos. Sin embargo, algunos guardiacárceles intentan evitar la fuga, cayendo heridos dos de ellos: J. Galarraga y Juan G. Valenzuela, quienes se habían resistido a las presiones recibidas. Este útimo, el Ayudante de Segunda Juan Gregorio Valenzuela, fue rematado con un disparo apuntado a la cabeza desde menos de un metro de distancia. La "joven idealista" autora de este hecho fue Ana María Villareal de Santucho, esposa del jefe máximo del ERP. (en Agosto de 2002, la madre de K., doña Hebe, hablando en la escuela 729 de Rawson y después de saludar a los alumnos con aquel famoso "mis queridos guerrilleros", reivindicó la lucha armada y la fuga del penal. Fue entonces interrumpida por un alumno que le dijo: "Señora, en la fuga mataron a un guardiacárcel"; la respuesta de Bonafini paralizó a todos: "Y bueno, nosotros también teníamos que matar a alguien").

Los terroristas escaparon en un automóvil que los esperaba en el exterior de la cárcel. En este vehículo, un total de seis evadidos y el conductor emprendieron la fuga hacia el aeropuerto local, donde otro grupo terrorista (tres miembros del grupo de apoyo externo: Alejandro Ferreyra, Víctor Fernández Palmeiro y Ana Weisen de Olmedo) había copado un avión civil y tomado de rehenes a los pasajeros. Era el vuelo de Austral que venía de Comodoro Rivadavia. Los terroristas fugados en este primer automóvil (un Ford Falcon, conducido por Carlos Goldemberg) abordaron el avión y escaparon -junto con Goldemberg y los tres del grupo secuestrador del avión- hacia Chile (entonces refugio seguro para el terrorismo, ya que gobernaba el marxista Salvador Allende).
No esperaron a otros diecinueve cómplices de un segundo grupo que no pudo desplazarse oportunamente al aeropuerto en los medios propios previstos. Se movilizaron en varios taxis, pero llegaron tarde: cuando arriban, ya el avión se encontraba en la cabecera de pista y dispuesto a decolar, cosa que realizó con destino inicial Puerto Montt (los fugados luego seguirían hasta Cuba).
(Uno de los taxis que trasladó a los terroristas era conducido por Héctor Arregui... amigo del guardiacárcel entregador, Carmelo Facio. "...Carmelo era un tipo muy simpático, le gustaban mucho los amigos, comer asados y salir a pescar en familia. La pasábamos bárbaro de campamento, por ejemplo en Bahía Craker con los chicos y las mujeres. También le gustaba el juego, como el pase inglés o la taba...", dijo al diario Jornada, de Trelew, el pasado 14/8/05. Olvidó decir también que Facio traicionó a sus camaradas, que fue cómplice del asesinato de Valenzuela, que colaboró con asesinos, que contribuyó a continuar las muertes en Argentina...).

El grupo de diecinueve terroristas quedó en el aeropuerto y se atrincheraró en la aerostación, tomando más rehenes en el proceso (en el aeropuerto estaba el coronel del Ejército César Perlinger, quien resultó ser integrante de la banda ERP).
Rodeados por fuerzas de Infantería de Marina y de la policía, y luego de varios intentos de actuar por las armas, se rindieron, negociando esa rendición con imposiciones varias: pidieron la presencia del juez y de los periodistas. Los terroristas Bonet, Pujadas y Berger hablaron en representación del ERP, Montoneros y FAR. Las dos últimas organizaciones ya estaban en un proceso de discusión para unificarse, por lo que prácticamente Pujadas habló en nombre de las dos. Bonet reivindicó en sus declaraciones la unidad de las organizaciones revolucionarias en la lucha contra la dictadura y aclaró que esa unidad se daba pese a las diferencias políticas. Pujadas destacó ese aspecto y en nombre de Montoneros explicó que su lucha también era por el retorno de Perón y por elecciones sin condicionamientos. Era la primera vez que dirigentes guerrilleros aparecían en la televisión...

Luego de entregarse, quedaron detenidos por orden del Juez interviniente, y trasladados a la Base Aeronaval “Almirante Zar”, donde fueron alojados en los calabozos de la mencionada Base. Esta decisión fue tomada por la imposibilidad de reintegrarlos al penal de Rawson, ya que éste se encontraba en poder del resto de los subversivos que no habían podido evadirse, a lo que se sumaba la ya demostrada falta de seguridad..
La ubicación de los detenidos en los calabozos de la Base y la demora en restituirlos a la cárcel de Rawson, u otro establecimiento carcelario apto, fue ratificado por el Juez miembro de la Cámara Federal en lo Penal Dr. Jorge Quiroga (luego asesinado por el “ERP 22 de Agosto”) quien se había hecho presente, toda vez que se hallaba investigando todos los acontecimientos ocurridos desde el día 15 anterior para deslindar las responsabilidades en la fuga y el asesinato del guardiacárcel Valenzuela.

La noche del 15 de agosto y los días subsiguientes, fueron de tensión permanente para todo el personal involucrado en la custodia de tan peligrosos detenidos. Las inspecciones eran constantes y continuas.
La característica de la zona en la que se encontraban ubicados los edificios en construcción, presentaba el típico lugar desierto y aislado de la zona patagónica. Dentro de las hipótesis planteadas no se descartó la posibilidad de ser objeto de un golpe de mano proveniente del remanente del equipo de apoyo externo a la fuga, que aún se apreciaba numeroso y con adecuada disponibilidad de armamento.

La incomunicación dispuesta por el Juez era de relativo cumplimiento, por las características propias de un lugar tan inadecuado para su detención. Esto implicaba que los terroristas podían comunicarse entre sí, sin que los guardias se enteraran, y así coordinar los movimientos que quisieran realizar en grupo.
La noche del 22 de agosto hicieron su intento. Cebados todavía por la impunidad gozada en el penal anterior, durante una de las inspecciones habituales, los terroristas promovieron un motín con gran desorden y en un descuido uno de los detenidos -Mario Pujadas- se abalanzó sobre el Oficial de Guardia que recorría los pasillos y le arrebató el arma. En ese momento se abalanzan todos en tropel contra el personal militar armado que les apuntaba con pistolas ametralladoras a corta distancia en ese local cerrado. El oficial intenta arrojarse al suelo entre los terroristas, ordenando abrir fuego.
El incidente termina con dieciséis terroristas muertos y tres heridos graves, que fueron trasladados de inmediato, por vía aérea, al Hospital de la Base Naval de Puerto Belgrano. Luego de las atenciones médicas recibidas y de las intervenciones quirúrgicas practicadas, se logró salvarles la vida.


Los terroristas caídos en su ley
Alberto Carlos Del Rey (FAR); Alfredo Elías Kohon (FAR); Ana María Villarreal de Santucho (esposa de Roberto Santucho; ERP); Carlos Astudillo (FAR); Clarisa Rosa Lea Place (ERP); Eduardo Adolfo Capello (ERP); Humberto Adrián Toschi (ERP); Humberto Segundo Suárez (ERP); Jorge Alejandro Ulla (ERP); José Ricardo Mena (ERP); María Angélica Sabelli (FAR); Mariano Pujadas (Montoneros); Mario Emilio Delfino (ERP); Miguel Angel Volpi (ERP); Rubén Pedro Bonet (ERP); Susana Graciela Lesgart (pareja de Vaca Narvaja; Montoneros).


La terrorista muerta Ana María Villareal de Santucho, asesina del guardiacárcel Valenzuela, pasó desde entonces a desempeñar el rol de inocente víctima en la falsa historia montada... pasando al olvido su asesinato del miembro del Servicio Penitenciario.

Algunos de los terroristas muertos fueron velados en la sede de la CGT en Buenos Aires, en el mismo lugar donde en 1973 sería velado el Secretario General José Ignacio Rucci, asesinado por Montoneros según directiva expresa de su conducción superior.




Fusilamiento con SOBREVIVIENTES: sólo en la Argentina socialista...

Posiblemente como único caso en la historia universal, un fusilamiento "fríamente planificado por los milicos asesinos" dejó SOBREVIVIENTES (???????):

Los tres terroristas heridos, trasladados al Hiospital Naval de la base Naval Puerto Belgrano (cercan a Bahía Blanca) y salvados por médicos navales fueron Alberto Miguel Camps (FAR), María Antonia Berger (Montoneros), y Ricardo René Aidar (Envar el Kadre; Montoneros).

Lo interesante y más misterioso de esta historia es que estos tres terroristas SOBREVIVIERON DOS VECES: la primera, al "fusilamiento" en que cayeron sus otros cómplices; la segunda... ¡¡¡A LOS TIROS DE GRACIA!!! supuestamente realizados por los oficialles de la Armada. Estos "tiros de gracia" fallidos son mencionados en varias documentales que relatan el hecho (versión terrorista, claro), y por uno de los participantes directos de aquellos sucesos, hoy miembro importante del gobierno K., Eduardo Luis Duhalde, que en aquel momento era abogado de varios de los terroristas, junto a sus colegas Rodolfo Ortega Peña, Mario Hernández, Rodolfo Sinigaglia, Rodolfo Mattarolo y otros.. Al respecto, esto relató Duhalde en 2002, :

"...María Antonia Berger sintió el impacto en el estómago, vio a sus compañeros que caían heridos o trataban de protegerse en las celdas y se arrojó en la suya. Escuchaba los gritos de dolor, las puteadas y las órdenes. Sobre todo escuchaba los tiros de gracia. A medida que se acercaban, iban acallando las voces. Vio a un oficial en el umbral de su celda con una pistola en la mano. Desde el suelo lo vio acercarse y apuntarle a la cabeza. Sintió el disparo y la cabeza le estalló, aunque seguía viva. Escuchó voces pero no la atendían mientras se desangraba por el estómago y la mandíbula...".

O sea: la fusilan, pero fallan; le dan el tiro de gracia, pero fallan; la dejan desangrarse... para después salvarle la vida. Notable, cuanto menos...

Sobre los sobrevivientes, una de las tantas versiones terroristas de los hechos -disponibles a montones en internet- dice que "...Sobre el amanecer (del mismo 22 de agosto) comenzó a pergeñarse la mentirosa versión oficial, según la cual Mariano Pujadas habría intentado arrebatarle la pistola a un oficial, fábula que sirvió para explicar la brutalidad de la masacre. María Antonia Berger, Albeit Camps y Ricardo Aidar, aunque malheridos, salvaron sus vidas por un descuido de sus verdugos...") (Si, leyeron bien: por un DESCUIDO....).


Parte de guerra
La "operación" terrorista fue anunciada "al pueblo" en un parte de guerra, cuyo comienzo reproduzco más abajo. Para los que siguen diciendo que aquí no hubo una guerra: fíjense los términos, el lenguaje, los métodos...


"Operación Rawson
Parte de Guerra N° 1, 15 de agosto de 1972

A nuestro Pueblo:
En el día de la fecha el Comando Carlos Olmedo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Comando Luis Pujals del Ejército Revolucianario del Pueblo, y el Comando conjunto de prisioneros de guerra de las organizaciones Montoneros, ERP y FAR, realizaron una operación de rescate de prisioneros de guerra procediendo a la toma del penal y luego de ello se retiraron de la zona.
En los próximos días el ERP y las FAR proseguirán emitiendo partes de guerra informando a nuestro pueblo sobre el desarrollo de esta operación...".

El parte de guerra terminaba con varios slogans "revolucionarios". Uno rezaba: "A vencer o morir por la Argentina". Para bien de todos los argentinos, muchos terroristas lograron el segundo objetivo...



Fuentes:
Boletines Nuestra Historia (http://www.elistas.net/lista/nuestra...ria_70/archivo)
Diario Jornada de Trelew

Diario El Chubut
Diario Página/12
"La pasión según Trelew" de Tomás Eloy Martínez

Viejo donelectron dijo: 22.08.07
Coincido en la mayoría del texto, excepto al final porque según tengo entendido no fue así. No se si se podrá saber. Tampoco es tan descabellado que dejen 3 vivos para sembrar el terror. Hay una teoría que dice que Lanusse no tuvo nada que ver y esto fue un mensaje de la Marina al futuro gobierno peronista, como diciendo "seguimos presentes".

Aunque le haya arrebatado la pistola, dudo que fuera necesario dispararle a los 20 para reducirlos.. no es medio extraño?

Hasta donde se la fuga no se realizó completa porque hubo una desinteligencia mientras se hacían señas desde afuera del penal a los de adentro que se estaban fugando.

Salu2
Viejo paula-555 dijo: 23.08.07
es terrible no necesito fuente algo se de historia....fue una masacre terrible...pobres pibes....encima algunos que se salvaron luego fueron desaparecidos..terrible..tristisimo...NUNCA MAS!!!!!!!!!pau
Viejo XAVIERTH dijo: 23.08.07
los pobres pibes eran asesinos igual a los q los mataron a ellos. JOD 43 la tiene re clara.
Viejo paula-555 dijo: 23.08.07
Originalmente publicado por jod43 Ver mensaje
Esta es la version que yo tengo. Cual es cierta? No creo que lo vayamos a saber nunca.
Coincido en que este tema no puede ir en Historia, aunque deberia serlo, pero el sr. K esta empeñado en traer la historia al presente y hoy nos encontramos hablando de temas que deberian ser parte del pasado.

Saludos.


La verdadera historia de los hechos de Trelew

Antecedentes
A partir de graves hechos ocurridos entre marzo y abril de 1972, se produjo una muy importante ola de detenciones, lo que produjo una retracción de la actividad terrorista. Muchos militantes y responsables de nivel de las organizaciones paramilitares cayeron en prisión. En su mayoría pertenecían al ERP y eran derivados al penal de Rawson. De esa manera se descubrieron nuevos caminos que permitieron ir desgranando la compleja trama de la red insurreccional subversiva que para ese entonces había alcanzado una dimensión muy importante. También debemos hacer conocer que con un trabajo preciso de inteligencia, a fines de agosto de 1971, la policía cordobesa, había irrumpido en una casa operativa deteniendo a Mario Roberto Santucho, a Enrique H. Gorriarán Merlo y a otros dos militantes más. Fueron severos golpes a las organizaciones terroristas subversivas que, no obstante, no quedaron desarticuladas.

Tanto fue así que el ERP, en una acción temeraria atacó a sangre y fuego el penal tucumano de Villa Urquiza, asesinó a seis guardiacárceles y rescató a trece guerrilleros terroristas cuya mayoría, con posterioridad volvió a prisión. Entre los que no fueron recapturados estaba José Benito Urteaga quien tomó la jefatura de la organización, en reemplazo del ya detenido Santucho.
A pesar de lo expuesto, el ERP resolvió mantener una imagen de buena capacidad operativa y de voluntad para continuar la lucha armada. Mantenían el proyecto terrorista hasta las últimas consecuencias y ejecutaban sus acciones sin solución de continuidad. Tan claro y definido era ese proceso que a través de los medios de comunicación vinculados con la insurgencia se sostenía que: “la sociedad tendrá que acostumbrarse a vivir con la violencia hasta que alcancemos la liberación...”.

Los Montoneros, ya dirigidos por Mario Eduardo Firmenich , resolvieron suspender transitoriamente sus acciones. Por su parte, las FAR, resolvieron romper el silencio y el 1° de mayo de 1972 un comando tomó el destacamento de la Prefectura Naval en Dock Sur, donde obtuvieron algunas armas y uniformes, creyendo así cumplir el objetivo deseado que era, hacer creer a la población que crecían en número de adherentes y militantes, pese a los reveses que continuamente soportaban por la acción de las fuerzas del orden público.

Manteniendo la idea de recuperar su libertad y dirigir personalmente el combate, durante la primera semana de abril de 1972, al día siguiente de reunirse en la cárcel de Villa Devoto de la Capital Federal con Aurelio Peccei, Presidente de FIAT, Mario Roberto Santucho fue trasladado a la cárcel de Rawson, en la provincia del Chubut . El líder del PRT-ERP, había logrado mantener un fluido contacto con Urteaga para trazar los grandes lineamientos de un ambicioso plan de fuga.

El plan de fuga
El plan de fuga denominado “Tomás” fue elaborado en el interior del penal por un llamado “Comité Militar Conjunto” encargado de apreciar, evaluar y aprobar todas las medidas que se concebían. Este grupo estuvo formado exclusivamente por el PRT-ERP y las FAR, dado que los miembros de Montoneros, si bien estuvieron de acuerdo con la operación, no aportaron logística ni combatientes por hallarse abocados a la recomposición de cuadros y reorganización interna (En 2004 el montonero Vaca Narvaja -de visita en Trelew homenajeando a sus cómplices terroristas-, recordó que la fuga "estuvo organizada por muchos compañeros. Colaboraron más de 140 compañeros que estaban presos, entre organizaciones políticas, organizaciones armadas y organizaciones sociales"; diario Jornada, 22/8/04).
Se considera importante mencionar que según bibliografía consultada, algunos consideran a Marcos Osatinsky, fundador de las FAR, el iniciador del planeamiento de la fuga, lo cual es posible toda vez que Santucho arribó con posterioridad al penal de Rawson.
El traslado al penal de Rawson se realizó por considerar a este lugar como una cárcel para detenidos de alta peligrosidad . Esta concepción estaba referida al delincuente/ criminal común, penados por hechos graves y gravísimos, que se encontraban allí alojados. Pero desde ningún punto de vista esta calificación incorporaba a aquellos que revestían las condiciones ideológico-políticas que tenía el importante conjunto de los recientemente trasladados.

Dentro del plan desarrollado tuvo una especial tarea el grupo de apoyo externo que mantuvo contactos con los que se encontraban en prisión, mediante un sucesivo logro de beneficios que, por medio de los abogados patrocinantes, obtenían del entonces Juez Federal en la capital provincial Dr. Alejandro Godoy y de su secretario de juzgado Dr. Tomás Maza. Dentro de las prerrogativas obtenidas, la fundamental fue el logro de permitir el acceso de bultos y envíos del exterior, sin inspección previa. El mencionado Dr. Maza era hermano de Emilio “el gordo” Maza partícipe del secuestro y asesinato del Gral Aramburu (muerto en 1970 en el enfrentamiento con las fuerzas policiales, en oportunidad del intento de copamiento de la localidad de La Calera en la provincia de Córdoba, por parte de montoneros).

La operación de fuga fue una operación conjunta de todas las organizaciones terroristas, hecha -como se dijo- con la participación de abogados defensores miembros activos de las mismas, como Mario Abel R. Amaya, los cuales introdujeron las armas y mantuvieron los enlaces con el exterior del penal (como era de esperar en esta "democracia" que vivimos, el gobernador del Chubut Mario Das Neves, junto a la ministro de Educación de la provincia, Mirtha Romero presidieron el 18 de agosto pasado el acto de imposición del nombre “Dr. Mario Abel Amaya”, a la Escuela de Adultos Nº 784 de la ciudad de Trelew. Das Neves destacó la importancia de “este reconocimiento a una persona que nos enorgullece a todos... un luchador incansable por los derechos humanos”.... Dirección de Prensa; www.chubut.gov.ar).

Los involucrados ajustaron detalles durante algo menos de cinco meses. El centro neurálgico de las actividades externas fue la ciudad de Bahía Blanca para concentrar material, personal e información. Como tareas principales desarrolladas por un núcleo exterior de apoyo, cuyo número alcanzó dentro de los varios escalones que lo conformaron, un total de doscientos cuatro subversivos, se robaron los vehículos que serían utilizados, designaron quienes los manejarían, seleccionaron y facilitaron el armamento a utilizar dentro y fuera del penal y concibieron varias opciones y alternativas para la ejecución de la fuga.

Las fechas fueron variando con el tiempo y el día 13 de agosto realizaron la última de las reuniones en el principal hotel de la ciudad mencionada.
Todo este conjunto de individuos actuaron de varias maneras y en forma no simultánea. En la zona de Rawson y Trelew adoptaron diversas coberturas manteniendo casas operativas. Varias de las células carecían de contactos entre sí.

No puede dejarse de lado que uno de los componentes principales del plan de fuga se basó en aprovechar el endémico proceso de crisis que registraba el sistema carcelario argentino, tanto en su estructura edilicia como en la sobrepoblación, lo que afectaba definitivamente la seguridad interior y la contrainteligencia. El escaso personal penitenciario era permanentemente intimidado y dominado sicológicamente con amenazas personales y a sus familias; consecuentemente, demostró que carecía de la preparación necesaria para trabajar con un nuevo tipo de delincuente de alta capacidad intelectual y con motivaciones que iban más allá de recuperar su libertad. Pese a ellos, algunos valientes hombres del Servicio Penitenciario intentaron evitar que los terroristas volvieran a la calle para seguir asesinando...

La fuga y los hechos de Trelew
El día 15 de agosto de 1972, a las dieciocho horas quedaron copados varios lugares estratégicos del penal y numerosos guardiacárceles fueron hechos prisioneros. Hoy se sabe que entre los uniformados existió un entregador: Carmelo Facio, agente penitenciario de la Unidad 6 de Rawson que resultó clave para que los 25 guerrilleros pudieran fugar. Al momento de colaborar con los prófugos, tenía 42 años de edad. Vivía con su famila en una casa ubicada en la parte posterior de otra principal, en Gregorio Mayo, entre Sarmiento y Belgrano de Rawson.

En su libro de memorias "De los ´70 a la Tablada", Enrique Gorriarán Merlo uno de los cabecillas de la fuga recuerda a Carmelo Facio. "Cuando nos trasladaron al sur, a la Unidad 6 de Rawson, apenas llegamos el Gringo Ricardo Mena, que ya estaba allí detenido, nos cuenta a unos pocos que ya tenía un plan de fuga. El plan era para solamente cinco compañeros y consistía en saltar el paredón después del último recuento. Para ello ya tenía la complicidad de un guardiacarcel, Facio. El momento previsto para la fuga, nos daría unas ocho o nueve horas para poder llegar hasta Bahía Blanca en un auto que nos estaría esperando afuera.
Pero nuestra llegada a ese penal modificó la situación. Ya éramos muchos más. Entonces nos abocamos a recabar más información sobre el Penal. Habían ocho pabellones, seis de presos políticos y sindicalistas y dos de presos por delitos comunes. Adelante estaba la oficina del director y del subdirector y arriba de éstas, las salas de guardia y de armas. Todo estaba rodeado por un paredón de unos cuatro metros de alto con una docena de torretas de protección, con otros tantos guardias. En el frente había una garita de guardia con tres agentes armados para controlar el ingreso al lugar. En todo este relevamiento, Facio fue de vital importancia, porque además conocía el funcionamiento de todo el interior del penal".
En otra parte de su libro Gorriarán Merlo recuerda que "nosotros hablamos con Facio para que nos hiciera entrar armas y al menos un uniforme militar. Y lo hizo con una audacia bárbara: en cada guardia que le tocaba entraba pistolas desarmadas. En principio habíamos pensado en la excavación de un túnel, pero resultaba imposible porque el suelo pedregoso se desmoronaba. Cuando logramos la información suficiente para confirmar que podíamos concretar el plan principal, abandonamos la excavación del túnel y comenzamos a analizar qué utilización le dábamos al uniforme y las pistolas que nos entraba Facio".


Un primer grupo compuesto por los principales cabecillas de las organizaciones terroristas (Roberto Quieto, Marcos Osatinsky y Mariano Pujadas de Far; Enrique Gorriarán Merlo, Domingo Menna, Roberto M. Santucho con su esposa Ana María Villareal del ERP y Fernando Vaca Narvaja de Montoneros) avanzaron decididamente para su evasión.
En su libro Gorriarán Merlo cuenta con detalle los momentos claves del inicio de la fuga. "Hicimos todo como estaba planeado. El Negro Quieto y yo pedimos hablar con el director y cuando vino el jefe de turno hicimos lo previsto. Lo redujimos y le hicimos ordenar que abra la reja. No encontramos mayor resistencia ni asombro, porque no lo podían creer. Facio fingía el mismo asombro y además ayudaba porque era el primero en obedecer todas nuestras órdenes como si estuviera temeroso. Cuando llegamos a la sala de armas entré con él y di la orden de rendición. Facio, aparentando temor, se puso de rodillas con las manos en la nuca, incitando al resto para que hiciera lo mismo. Y los demás lo siguieron".
Más allá de la simpatía que Facio tenía con los presos guerrilleros, por el trabajo que realizó hubo dinero de por medio. Recuerda Gorriarán Merlo que "nosotros habíamos quedado en pagarle diez millones de pesos. Pidió el dinero porque estaba endeudado. Pero lo hizo casi con vergüenza: después de tratarlo cotidianamente nos daba la impresión de que sin pago, también nos hubiese ayudado. Pero lo acordamos y decidimos dárselo. Antes de la fuga se le entregaron cinco millones de pesos y el resto se lo íbamos a dar después. El decía que si se descubría que había estado colaborando en la fuga, vendría con nosotros a Cuba. "Si sale mal yo me voy con ustedes", comentaba. El mostraba buen ánimo, parecía una buena persona y no pensamos que pudiera traicionarnos, aunque en realidad no nos quedaba más alternativa que confiar. Con el tiempo habíamos llegado a tener respeto por Facio". Más adelante agrega: "Los seis que conducíamos la operación éramos los que estábamos al tanto de su colaboración".

Como dijimos, la fuga se vio facilitada por traidores como Facio y el hecho de que casi todos los guardiacárceles estaban extorsionados, por amenazas de los terroristas (y su apoyo externo) contra sus mujeres e hijos. Sin embargo, algunos guardiacárceles intentan evitar la fuga, cayendo heridos dos de ellos: J. Galarraga y Juan G. Valenzuela, quienes se habían resistido a las presiones recibidas. Este útimo, el Ayudante de Segunda Juan Gregorio Valenzuela, fue rematado con un disparo apuntado a la cabeza desde menos de un metro de distancia. La "joven idealista" autora de este hecho fue Ana María Villareal de Santucho, esposa del jefe máximo del ERP. (en Agosto de 2002, la madre de K., doña Hebe, hablando en la escuela 729 de Rawson y después de saludar a los alumnos con aquel famoso "mis queridos guerrilleros", reivindicó la lucha armada y la fuga del penal. Fue entonces interrumpida por un alumno que le dijo: "Señora, en la fuga mataron a un guardiacárcel"; la respuesta de Bonafini paralizó a todos: "Y bueno, nosotros también teníamos que matar a alguien").

Los terroristas escaparon en un automóvil que los esperaba en el exterior de la cárcel. En este vehículo, un total de seis evadidos y el conductor emprendieron la fuga hacia el aeropuerto local, donde otro grupo terrorista (tres miembros del grupo de apoyo externo: Alejandro Ferreyra, Víctor Fernández Palmeiro y Ana Weisen de Olmedo) había copado un avión civil y tomado de rehenes a los pasajeros. Era el vuelo de Austral que venía de Comodoro Rivadavia. Los terroristas fugados en este primer automóvil (un Ford Falcon, conducido por Carlos Goldemberg) abordaron el avión y escaparon -junto con Goldemberg y los tres del grupo secuestrador del avión- hacia Chile (entonces refugio seguro para el terrorismo, ya que gobernaba el marxista Salvador Allende).
No esperaron a otros diecinueve cómplices de un segundo grupo que no pudo desplazarse oportunamente al aeropuerto en los medios propios previstos. Se movilizaron en varios taxis, pero llegaron tarde: cuando arriban, ya el avión se encontraba en la cabecera de pista y dispuesto a decolar, cosa que realizó con destino inicial Puerto Montt (los fugados luego seguirían hasta Cuba).
(Uno de los taxis que trasladó a los terroristas era conducido por Héctor Arregui... amigo del guardiacárcel entregador, Carmelo Facio. "...Carmelo era un tipo muy simpático, le gustaban mucho los amigos, comer asados y salir a pescar en familia. La pasábamos bárbaro de campamento, por ejemplo en Bahía Craker con los chicos y las mujeres. También le gustaba el juego, como el pase inglés o la taba...", dijo al diario Jornada, de Trelew, el pasado 14/8/05. Olvidó decir también que Facio traicionó a sus camaradas, que fue cómplice del asesinato de Valenzuela, que colaboró con asesinos, que contribuyó a continuar las muertes en Argentina...).

El grupo de diecinueve terroristas quedó en el aeropuerto y se atrincheraró en la aerostación, tomando más rehenes en el proceso (en el aeropuerto estaba el coronel del Ejército César Perlinger, quien resultó ser integrante de la banda ERP).
Rodeados por fuerzas de Infantería de Marina y de la policía, y luego de varios intentos de actuar por las armas, se rindieron, negociando esa rendición con imposiciones varias: pidieron la presencia del juez y de los periodistas. Los terroristas Bonet, Pujadas y Berger hablaron en representación del ERP, Montoneros y FAR. Las dos últimas organizaciones ya estaban en un proceso de discusión para unificarse, por lo que prácticamente Pujadas habló en nombre de las dos. Bonet reivindicó en sus declaraciones la unidad de las organizaciones revolucionarias en la lucha contra la dictadura y aclaró que esa unidad se daba pese a las diferencias políticas. Pujadas destacó ese aspecto y en nombre de Montoneros explicó que su lucha también era por el retorno de Perón y por elecciones sin condicionamientos. Era la primera vez que dirigentes guerrilleros aparecían en la televisión...

Luego de entregarse, quedaron detenidos por orden del Juez interviniente, y trasladados a la Base Aeronaval “Almirante Zar”, donde fueron alojados en los calabozos de la mencionada Base. Esta decisión fue tomada por la imposibilidad de reintegrarlos al penal de Rawson, ya que éste se encontraba en poder del resto de los subversivos que no habían podido evadirse, a lo que se sumaba la ya demostrada falta de seguridad..
La ubicación de los detenidos en los calabozos de la Base y la demora en restituirlos a la cárcel de Rawson, u otro establecimiento carcelario apto, fue ratificado por el Juez miembro de la Cámara Federal en lo Penal Dr. Jorge Quiroga (luego asesinado por el “ERP 22 de Agosto”) quien se había hecho presente, toda vez que se hallaba investigando todos los acontecimientos ocurridos desde el día 15 anterior para deslindar las responsabilidades en la fuga y el asesinato del guardiacárcel Valenzuela.

La noche del 15 de agosto y los días subsiguientes, fueron de tensión permanente para todo el personal involucrado en la custodia de tan peligrosos detenidos. Las inspecciones eran constantes y continuas.
La característica de la zona en la que se encontraban ubicados los edificios en construcción, presentaba el típico lugar desierto y aislado de la zona patagónica. Dentro de las hipótesis planteadas no se descartó la posibilidad de ser objeto de un golpe de mano proveniente del remanente del equipo de apoyo externo a la fuga, que aún se apreciaba numeroso y con adecuada disponibilidad de armamento.
La incomunicación dispuesta por el Juez era de relativo cumplimiento, por las características propias de un lugar tan inadecuado para su detención. Esto implicaba que los terroristas podían comunicarse entre sí, sin que los guardias se enteraran, y así coordinar los movimientos que quisieran realizar en grupo.
La noche del 22 de agosto hicieron su intento. Cebados todavía por la impunidad gozada en el penal anterior, durante una de las inspecciones habituales, los terroristas promovieron un motín con gran desorden y en un descuido uno de los detenidos -Mario Pujadas- se abalanzó sobre el Oficial de Guardia que recorría los pasillos y le arrebató el arma. En ese momento se abalanzan todos en tropel contra el personal militar armado que les apuntaba con pistolas ametralladoras a corta distancia en ese local cerrado. El oficial intenta arrojarse al suelo entre los terroristas, ordenando abrir fuego.
El incidente termina con dieciséis terroristas muertos y tres heridos graves, que fueron trasladados de inmediato, por vía aérea, al Hospital de la Base Naval de Puerto Belgrano. Luego de las atenciones médicas recibidas y de las intervenciones quirúrgicas practicadas, se logró salvarles la vida.


Los terroristas caídos en su ley
Alberto Carlos Del Rey (FAR); Alfredo Elías Kohon (FAR); Ana María Villarreal de Santucho (esposa de Roberto Santucho; ERP); Carlos Astudillo (FAR); Clarisa Rosa Lea Place (ERP); Eduardo Adolfo Capello (ERP); Humberto Adrián Toschi (ERP); Humberto Segundo Suárez (ERP); Jorge Alejandro Ulla (ERP); José Ricardo Mena (ERP); María Angélica Sabelli (FAR); Mariano Pujadas (Montoneros); Mario Emilio Delfino (ERP); Miguel Angel Volpi (ERP); Rubén Pedro Bonet (ERP); Susana Graciela Lesgart (pareja de Vaca Narvaja; Montoneros).


La terrorista muerta Ana María Villareal de Santucho, asesina del guardiacárcel Valenzuela, pasó desde entonces a desempeñar el rol de inocente víctima en la falsa historia montada... pasando al olvido su asesinato del miembro del Servicio Penitenciario.

Algunos de los terroristas muertos fueron velados en la sede de la CGT en Buenos Aires, en el mismo lugar donde en 1973 sería velado el Secretario General José Ignacio Rucci, asesinado por Montoneros según directiva expresa de su conducción superior.




Fusilamiento con SOBREVIVIENTES: sólo en la Argentina socialista...
Posiblemente como único caso en la historia universal, un fusilamiento "fríamente planificado por los milicos asesinos" dejó SOBREVIVIENTES (???????):

Los tres terroristas heridos, trasladados al Hiospital Naval de la base Naval Puerto Belgrano (cercan a Bahía Blanca) y salvados por médicos navales fueron Alberto Miguel Camps (FAR), María Antonia Berger (Montoneros), y Ricardo René Aidar (Envar el Kadre; Montoneros).

Lo interesante y más misterioso de esta historia es que estos tres terroristas SOBREVIVIERON DOS VECES: la primera, al "fusilamiento" en que cayeron sus otros cómplices; la segunda... ¡¡¡A LOS TIROS DE GRACIA!!! supuestamente realizados por los oficialles de la Armada. Estos "tiros de gracia" fallidos son mencionados en varias documentales que relatan el hecho (versión terrorista, claro), y por uno de los participantes directos de aquellos sucesos, hoy miembro importante del gobierno K., Eduardo Luis Duhalde, que en aquel momento era abogado de varios de los terroristas, junto a sus colegas Rodolfo Ortega Peña, Mario Hernández, Rodolfo Sinigaglia, Rodolfo Mattarolo y otros.. Al respecto, esto relató Duhalde en 2002, :

"...María Antonia Berger sintió el impacto en el estómago, vio a sus compañeros que caían heridos o trataban de protegerse en las celdas y se arrojó en la suya. Escuchaba los gritos de dolor, las puteadas y las órdenes. Sobre todo escuchaba los tiros de gracia. A medida que se acercaban, iban acallando las voces. Vio a un oficial en el umbral de su celda con una pistola en la mano. Desde el suelo lo vio acercarse y apuntarle a la cabeza. Sintió el disparo y la cabeza le estalló, aunque seguía viva. Escuchó voces pero no la atendían mientras se desangraba por el estómago y la mandíbula...".

O sea: la fusilan, pero fallan; le dan el tiro de gracia, pero fallan; la dejan desangrarse... para después salvarle la vida. Notable, cuanto menos...

Sobre los sobrevivientes, una de las tantas versiones terroristas de los hechos -disponibles a montones en internet- dice que "...Sobre el amanecer (del mismo 22 de agosto) comenzó a pergeñarse la mentirosa versión oficial, según la cual Mariano Pujadas habría intentado arrebatarle la pistola a un oficial, fábula que sirvió para explicar la brutalidad de la masacre. María Antonia Berger, Albeit Camps y Ricardo Aidar, aunque malheridos, salvaron sus vidas por un descuido de sus verdugos...") (Si, leyeron bien: por un DESCUIDO....).


Parte de guerra
La "operación" terrorista fue anunciada "al pueblo" en un parte de guerra, cuyo comienzo reproduzco más abajo. Para los que siguen diciendo que aquí no hubo una guerra: fíjense los términos, el lenguaje, los métodos...


"Operación Rawson
Parte de Guerra N° 1, 15 de agosto de 1972

A nuestro Pueblo:
En el día de la fecha el Comando Carlos Olmedo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Comando Luis Pujals del Ejército Revolucianario del Pueblo, y el Comando conjunto de prisioneros de guerra de las organizaciones Montoneros, ERP y FAR, realizaron una operación de rescate de prisioneros de guerra procediendo a la toma del penal y luego de ello se retiraron de la zona.
En los próximos días el ERP y las FAR proseguirán emitiendo partes de guerra informando a nuestro pueblo sobre el desarrollo de esta operación...".

El parte de guerra terminaba con varios slogans "revolucionarios". Uno rezaba: "A vencer o morir por la Argentina". Para bien de todos los argentinos, muchos terroristas lograron el segundo objetivo...



Fuentes:
Boletines Nuestra Historia (http://www.elistas.net/lista/nuestra...ria_70/archivo)
Diario Jornada de Trelew
Diario El Chubut
Diario Página/12
"La pasión según Trelew" de Tomás Eloy Martínez
lamento que a ud le moleste tanto el pasado..pero cuando no recordamos lo que nos pasa nos puede suceder la misma cosa...quien quiera oir que oiga..todo esta guardado en la memoria,sueño de la vida y de la historia,la memoria despierta para herir a los pueblos dormidos....la memoria pincha hasta sangrar a los pueblos que la amarran y no la dejan andar libre como el viento...nunca mas!!!!!!!!!!!!esto no fue una guerra de ninguna manera..es una teoria absurda aquella de los 2 demonios...disculpeme pero es mi opinion...pau

Originalmente publicado por javib_correo Ver mensaje
los pobres pibes eran asesinos igual a los q los mataron a ellos. JOD 43 la tiene re clara.
es tu opinion..y en tal caso ..tendrian que haber ido presos no ser torturados y asesinados....no tiene justificacion la masacre que han hecho con ellos..pau

Editado por paula-555: 23.08.07 a las 01:47 Razón: DoblePost Unido

Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios