745.739 temas | 5.025.315 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Viejo Predicad0r dijo: 17.06.07
Ultimamente en determinados medios o circulos intelectuales abundan lecturas de desilusionados o iluminados (o ambas cosas simúltaneas) que nos alertan de como los "argentinos" o al menos los "vecinos" de BA se prenden al discurso "berreta" de un candidato como M.M, o de "vecinos" que no les importan los hechos de lo que realmente es M.M., o que esclarecen y moralizan por el lugar a donde "nos" ha llevado el que se vayan todos del 2001.

Los iluminados quizás pierden de vista que se pueden encarar abordajes alternativos, que no impliquen caer en señalar la estupidez individual (casi rozando la categoria tododospesiana de "¿qué nos pasa a los argentinos?) Porque una de las cuestiones es que M.M se nutrió de un voto transversal a todos los estratos sociales.

Quizas los votantes perciben que los candidatos son extremadamente parecidos, o que una vez instalados en el estructura del Estado en definitiva hacen cosas bastante parecidas, o lo mas sutil dadas las circunstancias historicas una vez instalados en la estructura del Estado condicionados deben actuar en sintonia con ellas.

Circunstancias históricas a las que arribamos con las personas y política institucionalizada alejadas entre si. Alejamiento que es cada vez mas el producto del casi condicionamiento o impotencia de la institucion Estado. La impotencia y el alejamiento hacen que la política (la de p chiquita, la de P mayuscula se juega en otros niveles) se transforme cada vez en una gran escenificacion y juegos esteticos.

La desilusión o los aires de iluminados generan una niebla que en definitva hacen perder de vista que esto es anécdota muy chiquita del resultado de una batalla perdida en el campo de la historia (ya por las tres décadas), esto por supuesto desde una optica alternativa a lo que representa M.M ideologicamente y en los hechos.

Diciembre del 2001 fue una escaramuza dentro de la historia (a su vez producto de otros sucesos), ya con el orden social producto de la derrota afianzado. El producto de esta infima contienda (tampoco es la causa exclusiva, pero es fundamental) no es solo M.M, tambien es por ejemplo el gobierno de K.

Y el producto también es que desde escolares secundarios, pasando por maestros, ambientalistas, etc, etc, y terminando hasta en pequeños empresarios ganen las calles para expresar los mas heterogeneos reclamos. El producto también es el retroceso del impetu del neoliberalismo. Contrariando el pesimismo que pretenden infundir iluminados que cerca ideas todospesianas pretenden esclarecer a las masas ignorantes y encaminarlas en opciones únicas.

Y diciembre del 2001 fue solo una escaramuza, por supuesto las batallas y las escaramuzas por el momento no son posibles en el escenario o en la pantalla del espectaculo politico . Las batallas no las dan ejercitos compuestos por generales sin tropas o en un escenario por directores del teatro político (lo peor hasta actores de reparto) que se creen generales de batallas históricas y solo se la pasan representando personajes y situaciones.

Estos directores del teatro que es la politica institucional, adeptos a las confrontaciones esteticas de las campañas politicas modernas caen en el simplismo de calificar de pelotudos a quienes votan a M.M. Una falta de respeto y un analisis simplista desde el mas llano sentido comun contra el que habitualmente despotrican.

102 Comentarios | Registrate y participá

Viejo Isidoro_Cañones dijo: 17.06.07
Si gana Macri, pedimos asilo político en la embajada de Morón, donde gobierna Sabatella, y listo.
Viejo Idealistaescéptico dijo: 17.06.07
Sea quien sea el elegido como Jefe, nada va a cambiar demasiado, porque la Ciudad Autónoma tiene muy poco de autónoma. No maneja a la policía (y si la manejara, tampoco podría impedir el flujo de y hacia el conurbano), ni maneja al transporte público (competencia de la CNRT), ni maneja a varios de los hospitales (que son nacionales), y la nueva Ley de Educación tiene una mayor injerencia nacional que la ley anterior... y además la Ciudad, por "autónoma" que sea, siempre se ve muy afectada por el Gran Buenos Aires que es tres veces más grande.

Pocas elecciones son tan infladas y al mismo tiempo tan al pedo.
Viejo Lestal dijo: 17.06.07
Viejo Andres Geo dijo: 17.06.07
Menos mal que no vivo en capital, como dice la frase, cada pais tiene a los politicos que se merece.
Viejo Rodo dijo: 17.06.07
No hay peor ciego.. que él que no quiere ver
45% de Ignorantes o de Imbeciles?
Viejo Isidoro_Cañones dijo: 18.06.07
No hay mayores diferencias entre Macri y Filmus.

La década de los 90 parece ahora una década fantasma, a la que nadie ha pertenecido jamás, un desierto que no se sabe quién ha habitado, un pueblo abandonado. Macri fue menemista hasta la médula, Kirchner fue menemista hasta los tuétanos, y hasta Filmus fue funcionario de Grosso, lo que implicaba un aval al entonces presidente.

Sin embargo, aun frente a estas evidencias absolutas, ninguno puede siquiera comenzar a balcucear sobre ello. En ese sentido, aunque es la década de la que más se habla en estos días, es también un período obturado. Nadie se siente a gusto confesando que participó en él; parece que nadie hubiera adherido a sus destrucciones secretas, a su anarquía valorativa y a su abismal superficialidad. En el fondo, hay una imposibilidad de asumir esa década y el gesto recurrente es amputarla.

Los 90 han pasado a ser la década negra que los políticos se arrojan entre sí, más que si fuera una papa caliente, como si fuera la peste bubónica. Es un espectáculo maravilloso. Pero tal vez la noción de peste ofrezca algún indicio de lo que está ocurriendo. No por azar la cuestión de la enfermedad masiva y de sus culpables fueron pensadas por Sófocles hace veintiséis siglos. Una peste asolaba a la ciudad de Tebas en la que reinaba Edipo. Un oráculo advierte que sólo castigando al asesino de Layo la peste cesará en su azote de la ciudad. Edipo, con toda voluntad y furia, se dispone a investigar quién fue el asesino de Layo. Las pesquisas llegan a una trágica conclusión: el asesino de Layo fue el mismo Edipo.

La sociedad argentina escucha este "debate" sobre la peste de los 90 y asume una posición parecida a la de Edipo: busquemos a los responsables. El mayor terror es ser sorprendido en ese lugar, por eso todos hacen silencio. Todo indica, sin embargo, que la pesquisa concluye del mismo modo que con Edipo.

Esta tendencia a la negación de una parte de sí ocurre con la sociedad también en el presente. En las épocas en que Gran Hermano y el baile del caño son los sucesos absolutos de un rating que representa a millones de personas fascinadas, un porcentaje alto de la población opina que la televisión actual es "malísima / horrible / desastrosa / pervertida / inmoral / basura / porquería / deplorable".

La dualidad acentúa la virulencia de los ataques, y el mecanismo es idéntico a aquel con que se vitupera la década pasada, mientras en simultáneo nadie se hace cargo de ella. Los 90 parecieran un aerolito caído del cielo, que la gente tuvo inevitablemente que sufrir.

Lo cierto es que, en muchos aspectos, la década de los 90 no ha concluido. El grado de energía puesto en denunciarla, por parte del gobierno actual, es un intento de diferenciarse de algo que cada vez se le asemeja más. Hay una utilización cínica del pasado, una búsqueda de instalar el discurso de los buenos y los dignos contra los malos y los indignos. Dicotomías que tienden a prender en una sociedad que es tierra fértil para el resentimiento.

Porque si algo está vigente a través del tiempo en la Argentina es el lema de Nietzsche: "Yo sufro: alguien tiene que ser culpable". A lo que agregaba: "Todo el que sufre busca instintivamente, en efecto, una causa de su padecer; o, dicho con más precisión, un causante, o, expresado con mayor exactitud, un causante responsable, susceptible de sufrir, algo vivo sobre lo que poder desahogar, con cualquier pretexto, sus afectos: pues el desahogo de los afectos es el máximo intento de alivio."

La Argentina se encuentra atascada hace años bajo las nociones de culpabilidad, victimalidad y resentimiento. Este "yo sufro, alguien tiene la culpa" se está clonando indefinidamente, en piloto automático, década tras década. El resentimiento es una inmensa nube negra que flota por encima de nuestras cabezas, siempre a la espera de un destinatario sobre el cual soltar su furia. Este extraño precontrato social, este ritual colectivo tarde o temprano arrastrará también a Kirchner. Esto no tiene que ver con quién gobierna, tiene que ver con el instinto de engordar figuras para luego deglutir, cosa que sucedió con la era de Menem y luego con de la Rúa. Está vinculado con una sed de revancha, con el rostro vacío del causante de nuestros males que, obligatoria y rotativamente, alguna cosa debe encarnar. Para despejar la peste que viene asolando a nuestro país, hemos elegido siempre investigar la pregunta sobre la culpabilidad. Pero la pregunta que siempre ha quedado pendiente es aquella sobre la responsabilidad.

¿No será que todos los políticos del espectro actual -entre los que se encuentran Macri y Filmus- son exponentes de los 90, nacidos al amparo de una sociedad que los prohijó en su momento y que ahora los denosta?
Viejo Predicad0r dijo: 18.06.07
Isidoro:

En definitiva caes en el mismo tipo de analisis que tildan de pelotudos a quienes votaron a M.M, directamente señalas como causante los padeceres (esto resulta sumamente paradojico en funcion de la cita de Nitezche) a la "sociedad": "yo sufro, alguien tiene la culpa: la sociedad". La "sociedad" entonces es una pelotuda, no solo los que votan a M.M ...

Utilizando las categorias tododospecianas nietzchanas (pseudo psicoanaliticas?) podemos decir que el sujeto de odio es la "sociedad", la forma de ser de los "argentinos".

El error de estas visiones es que fundamentalmente la "sociedad" no es un sujeto o ente univoco, se deben considerar circunstancias historicas, internacionales, estructuras de poder, estratificaciones sociales, procesos politicos...

En resumen lo tododospesiano es un analisis fantastico para hacerse unos mangos como Pinti, Aguinis (y sus atrroces encantos) o un Lanata (ADN). Nada mas que eso, hacerse unos mangos o sentirse aliviado deshaogandose con la "sociedad".


NOTA:

El articulo de La Nacion no puso la cita o la idea de Nietzsche completa, un Nietzsche que se esta refiriendo a la idea cristiana del pecado. La idea un poco mas completa dice cosas como las siguientes sobre el "pecado":

«Yo sufro: alguien tiene que ser culpable de esto» -así piensa toda oveja enfermiza. Pero su pastor, el sacerdote ascético, le dice: «¡Está bien, oveja mía!, alguien tiene que ser culpable de esto: pero tú misma eres ese alguien, tú misma eres la única culpable de esto, -¡tú misma eres la única culpable de ti!...» Esto es bastante audaz, bastante falso: pero con ello se ha conseguido al menos una cosa, con ello la dirección del resentimiento, como hemos dicho, queda cambiada. " http://www.paginasobrefilosofia.com/html/genos3.html

O sea la idea que copia el articulo de La Nacion que trajiste a colacion, precisamente hace lo que Nietzche esta criticando o lo que esta renegando, el articulista de La Nacion (o vos Isidoro) cargan a la "sociedad" con la idea del pecado...

Serias el sacerdote asceptico de Nietzsche..."¿Qué nos pasa a los argentinos?" me pregunto yo...

Editado por Predicad0r: 18.06.07 a las 10:30
Viejo .mang. dijo: 18.06.07
Predicad0r, frente a la arrogante postura de calificar peyorativamente (a través de un término al cual le adjudico una definición meramente especulativa) a personas que han dado su visión de la realidad, desde Pinti, Lanata hasta Isidoro, mostrás un escrito (el primer post) que nada dice en concreto, peca de ambigüo y me hacen pensar en lo mismo que criticás: una visión reduccionista donde pareciera haber un circo, una pantalla que es la política, donde la gente confundida cree ver cosas que en el fondo no son. Nada has descubierto y hasta me parece romántica o pseudomatrixiana, ya que estamos en tren de inventar términos.

Sin embargo las categorías teóricas que tanto criticás (usadas en un sin fin de ciencias que incluyen medio catálogo de la Biblioteca de Babel) reciben de tu parte, por ejemplo una critica muy pobre: "El error de estas visiones es que fundamentalmente la "sociedad" no es un sujeto o ente univoco, se deben considerar circunstancias historicas, internacionales, estructuras de poder, estratificaciones sociales, procesos politicos..."

No se a dónde apuntás, pero te esmerás más en dejar como tontos a miles de escritores que toman como punto de partida, determinadas ficciones que, sin duda, vos no compartís y, frente a ello, planteás nada en concreto o al menos no fui lo suficientemente listo para entenderlo.

Te lo digo porque eso que pusiste lo leí en indimedia hace unos días y pensé exactamente lo mismo.
Viejo Isidoro_Cañones dijo: 18.06.07
Los 90 son un producto de TODOS, no un ente abstracto que nos ha caído del cielo, una época en la cual todos estuvimos anestesiados y de la cual nos despertamos justo el 25 de mayo de 2003 con la asunción de Kirchner o, en el mejor de los casos, el 20 de diciembre del 2001 con el primer cacerolazo.

Los candidatos, ambos, son un producto de los 90, vivieron y tuvieron vida pública en los 90.

Entonces, el dilema, ¿no será que los 90 somos TODOS y que los candidatos responden a nuestra propia construcción? ¿No será que los candidatos nos representan en la medida en que son una derivación de NUESTRA propia evolución?

El descalificativo hacia los autores, si bien es cuestionable, es lo de menos, pero analizá la tesis de que quienes están en la palestra lo están porque son nuestro producto.

¿Querés denominar pecado a los 90 en su conjunto? ¿Eso te hace sentir mejor, diluye culpas entre muchos de modo tal que nadie salga responsable? ¿Sin chivos expiatorios? Okey, tomemos ese punto de partida. Pero partiendo de la base que todos hemos sido pecadores.

No neguemos que la gente que está candidateada, e incluso quienes nos gobiernan, han sido de lo mas graneado que ha pasado por la nueva década infame, a ser los 90, construída desde la base por todos nosotros. Tanto Filmus como Macri.

Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios