745.370 temas | 5.024.822 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Viejo .mang. dijo: 08.11.07
Más allá de algunas tontas ironías por allá arriba, repito. Como persona a la cual las religiones le son totalmente indiferentes (aunque conozco algo de leyes y esas cosas) me guardo la total garantía de contratar con quien quiera siempre que ello me sea posible.

Algún día voy a ser abogado (espero) y si alguien no quiere contratar conmigo por ser abogado va a ser por un dato de la realidad y es que los abogados son insoportables como inquilinos y conocen los mil trucos para hacerle la vida imposible al locador. No por eso voy a salir a buscar a la Asociación Pro Defensa del Letrado.

Aunque algunos no quieran aceptarlo, hay gente que le molesta la forma de vida de otras personas y no por el hecho de que sean judíos, gitanos o adolescentes (causas) sino por la forma de vida y trato a la propiedad que ello conlleva (las consecuencias). Es verdad que algunos inflan datos y exageran; pero también es verdad que algunos grupos culturales tienen formas de vida que pueden fastidiar (no generar odio, sino molestias en la convivencia) que el locador prefiere evitar para no dañar su propiedad, o problemas semejantes.

Ahora, si la persona no quiere alquilarles y les dice en la cara y sin problemas "no me gustan los judíos, los odio y no te pienso alquilar" o discriminaciones de ese tipo, es otro tema totalmente distinto. Ahí no hay ningun dato de la realidad que permita legitimar tu postura más allá de una abierta y clara discriminación (parto de la base de que discriminar es una actitud plenamente arbitraria). Ahí da a lugar a la queja sin dudas. No es para salir a la calle y decir que no se alquila con judíos "por que un amigo me dijo que..". Pero tampoco creer que toda persona que se niega a contratar por X razón, esa razón sea discriminación.

Esto ya hablando al margen de este caso en particular. Hoy día, las leyes tienden más a limitar esta libertad de contratar con quien quiera, en favor del principio de la no discriminación. Más después del 94.

Editado por .mang.: 08.11.07 a las 17:07

61 Comentarios | Registrate y participá

Viejo javi pez dijo: 08.11.07
Claro, es parecido a no querer alquilarle a 5 chicos que te vengan con crestas, guitarras, baterías y muchos piercing... No les estás no alquilando porque no te gusta como se visten..
Viejo Gilotravez dijo: 09.11.07
Parece que esta persona alego que no quería alquilar su inmueble ni a chinos ni a judíos ni a gays, lo que demuestra una falta discriminatoria, por otra parte podía pedir referencias antes de dejarse llevar por sus impulsos racistas ya que el ser gay o chino o del cualquier otra nacionalidad o cultura no implica que sea alguien inapropiado para alquilársele el susodicho inmueble, si por ejemplo en otro pais hicieran lo mismo con todos los extranjeros, vivirían en la calle, creo que se debería tener antes constancia del tipo de persona que es y en razón de estas referencias ser lo suficientemente honrado y sensato para decidir si puede alquilárselo.

Es una simple norma de sentido común ya que aprobando la conducta de esta persona se esta justificando otros actos similares y a nadie le gusta ser tratado así.
Viejo Pepe_Novaro dijo: 09.11.07
Uno tiene la libre disposición de la cosa sometida al dominio.

Y todos hacemos algún tipo de discriminación , en casos como éste , se ven garantías , garantes , como se conforma la familia , hace cuanto trabaja , etc , etc .

Y si estamos de acuerdo , pactamos y si no , no se hace la operación , porque nadie te puede OBLIGAR a realizar la operación , por mas que discrimines.

Y lo que no esta prohibido esta permitido , entonces ?

No olvidar que es un fallo controvertido . y además 30 .000 de daño moral ? , no es mucho ? .
Viejo Gilotravez dijo: 09.11.07
Tenemos potestad sobre el dominio privado no sobre el ejercicio de la ofensa o el trato despectivo hacia terceros, la falta discriminatoria no es un derecho legitimo en todo caso cuestionable, basándonos en las declaraciones de esta persona su decisión se fundamentaba en contextos raciales o culturales, por lo tanto se debe considerar una falta penalizada no un derecho ni privado ni legitimo.
Viejo .mang. dijo: 09.11.07
El daño moral se enmarca en el derecho privado. La responsabilidad civil por daños morales rara vez se la considera sancionatoria sino más bien reparadora.

Esos 30.000 (que coincido, parecen demasiado abultados) buscan reparar el daño injusto y no sancionar la conducta del locatario. La cifra es obviamente menor, pero desde el momento en que la persona es ofendida (cuando se reunen) empiezan a correr intereses.

Ya desde 1985 que la Corte descartó la posibilidad de penar civilmente un daño moral, lo que es en realidad, correlato de algunos teóricos que creerían que la moral no se puede reparar pecuniariamente.

Editado por .mang.: 09.11.07 a las 14:00
Viejo NTN Disponible dijo: 09.11.07
En lo que a mi respecta es discriminacion pero tal cual la mina hace negocios con quien se le antoje.

Nadie tiene derecho a decirle o reprocharle nada porque no queria hacer negocios con judios , negros , blancos, coreanos lo que corno fueren ella decide sobre su casa o propiedad lo que hace con ella.

De todos modos el abogado medio bolas no poder apelar a eso.

Ofender??
que ofensa en algun momento la mina los insulto o algo... simplemente dijo que no hacia negocios con judios , chinos ,etc es asi como yo no hago negocios con gente de la villa sin antes ver que onda..
nadie me demanda por daños morales a mi
Viejo .mang. dijo: 09.11.07
Originalmente publicado por NTN Disponible
n lo que a mi respecta es discriminacion pero tal cual la mina hace negocios con quien se le antoje.

Nadie tiene derecho a decirle o reprocharle nada porque no queria hacer negocios con judios , negros , blancos, coreanos lo que corno fueren ella decide sobre su casa o propiedad lo que hace con ella.

De todos modos el abogado medio bolas no poder apelar a eso.

Ofender??
que ofensa en algun momento la mina los insulto o algo... simplemente dijo que no hacia negocios con judios , chinos ,etc es asi como yo no hago negocios con gente de la villa sin antes ver que onda..
nadie me demanda por daños morales a mi
No es necesario insultar para discriminar. La discriminación está vista hoy día como algo malo, y creo que está bien que así sea. Pero en el caso en cuestión creo que hubo discriminación y el daño puede existir.

Si uno es judío no es lindo que te digan "no te alquilo porque sos judío"; eso evidentemente no es el uso de tu libertad de contratar con quién quieras sino una liberalidad donde te das el gusto de discriminar a la persona arbitrariamente sin causa alguna. Hay razones para que las personas se hayan sentido ofendida. Yo, en su lugar, hubiese ido a la justicia a pedir reparación tal como lo hicieron.

Si a vos se te presentan para contratar personas que vos llamás "gente de la villa" es distinto pensar que no te gusta contratar con ellos porque no te gusta la gente de la villa a pensar que no lo harías porque dudás de sus posibilidades económicas para afrontar determinadas obligaciones.

Yo no tendría como locatario a una persona pobre aunque logre cumplir con ese primer esfuerzo económico que es comenzar a ser inquilino (Fianza, pago adelantado, etc.) Si veo que es pobre, voy a dudar de que pueda afrontar los 2 años completos de locación y por tanto probablemente no quiera contratar con el, evitándome problemas ulteriores.

Lo que sí, de mi boca no va a salir ni una palabra. No voy a decirle en la cara "no contrato porque sos pobre". Eso es buscarte una demanda a los gritos.
Viejo Pepe_Novaro dijo: 09.11.07
Pego el Fallo de 1ª

HERTZRIKEN, LUCIANO y otro c/SANFUENTES FERNANDEZ,
MAGDALENA s/daños y perjuicios Expte. Nº 116.054/02

Buenos Aires, Marzo 14 de 2006.-

Y VISTOS:
Estos autos caratulados "HERTZRIKEN, LUCIANO y otro c/SANFUENTES FERNANDEZ, MAGDALENA s/daños y perjuicios", venidos de Secretaría para
dictar sentencia definitiva, de los que


RESULTA:
a) A fs. 17/28 se presentan Leila Mariel Selem y Luciano Hertzriken, por medio de apoderado, iniciando demanda por daños y perjuicios contra Magdalena Sanfuentes Fernández, por la suma de $ 146.000.-, con más sus intereses, costos y costas, o lo
que en más o en menos resulte de las probanzas de autos.-
Dicen que el 7 de Septiembre de 2001 los actores se presentaron en la inmobiliaria Norma Callegari Propiedades, dado su interés de locar el inmueble sito en la calle Juncal 1396, piso 5º, unidad funcional "E", de Capital Federal, para lo cual
efectivizaron una reserva, con una contraoferta.-
Al día siguiente se les comunicó su aceptación.-
Relatan que se fueron realizando distintos trámites relativos a la garantía, y que el 1º de
Octubre de 2001 firmarían el contrato de locación.-
Agregan que prueba de ello es el certificado de dominio que obra en su poder, ya que si
existe informe de dominio es porque la locación ya era un hecho consumado.-
Todo transcurrió normalmente, hasta que el 24 de Septiembre de 2001 de la inmobiliaria le comunican a los actores que había surgido un inconveniente.-
Ese mismo día se reunieron con la Sra. Callegari, quien les manifestó que la propietaria no soportaba la idea de que ellos fueran judíos; que le había dicho que no existía otra religión que la católica, apostólica, romana, y que si la gente del edificio se enteraba que en el quinto piso "E" vivían judíos, se corría el riesgo de que pusieran una bomba;
además se había indignado al enterarse que se casarían en una sinagoga y que no aceptaría bajo ningún punto de vista que ellos vivieran allí (fs. 18).-
Asimismo, los comentarios de la Sra. Sanfuentes fueron "no imaginaba lo que podían decir los vecinos cuando los vieran a Leila Mariel Selem y a Luciano Hertzriken "con túnica"; que deseaba que el inquilino fuera una persona como ella o como Norma Luna
Callegari. Por último, aclaró que no quería ni chinos, ni coreanos, ni judíos ni homosexuales (fs. 18 vta.).-
Así fue como los actores se notificaron del motivo por el cual no podían alquilar la unidad funcional señada, por la sola y única razón de profesar la religión judía y no la católica a la que pertenece la locadora.-
En definitiva, se demanda a Magdalena Sanfuentes Fernández por indemnización de daños y perjuicios, por haber sido los actores víctima de los hechos lesivos a su derecho a profesar libremente su religión, al honor y a la dignidad, mediante maniobras
discriminatorias efectuadas por la demandada.-
Señalan que la Sra. Sanfuentes Fernández no puede privilegiar su derecho a la propiedad sobre el derecho a la dignidad, el honor, y la libertad de
conciencia de los actores, derechos que hacen a la integridad y autonomía de la persona.-
b) A fs. 37/56 se presenta Magdalena Sanfuentes Fernández, por derecho propio,
contestando la demanda y pidiendo su rechazo. Niega todos los hechos invocados en la misma que no sean objeto de expreso reconocimiento.-
Expresa que la verdad de los hechos es bien diferente a la que los actores vuelcan en su
escrito de inicio, y que ninguno de los hechos o dichos que se le imputan han sido percibidos en forma directa por los actores, sino que se fundamentan en el relato
de un tercero; por ello no va a imputarles una febril imaginación.-
Agrega que los actores han sido confundidos y embarcados en una causa que carece de
fundamentos serios, de objetividad y de veracidad.-
Resalta que el único motivo por el cual no celebró el contrato de locación con los actores es la falta de una garantía conforme a las expresas instrucciones que le dio a la dueña de la inmobiliaria.-
Añade que sus dichos expresados en la intimidad no tenían contenido racista, y lo fueron a la persona encargada de alquilar su propiedad, dentro de
una conversación cuyo tema fue inducido por la misma.-
Estos eran consecuencia y comentarios relacionados al miedo que tenía en ese momento por el atentado a la Torres Gemelas ocurrido pocos días antes de la conversación. Era una de las personas que padecieron el pánico y los efectos de extrema
susceptibilidad frente a tan espantoso suceso.-
Sigue relatando que más allá de que haya dicho o no lo que se le imputa, los únicos escuchas de las presuntas expresiones fueron la Sra. Luna y los entrevistadores del INADI; la conversación con la Sra. Luna era íntima, y de igual manera con los otros
nombrados, quienes lo exteriorizan y lo sacan de tal esfera son ellos.-
Se quejan los actores de la escacez de medios con que cuentan para probar sus dichos, pero en realidad quien carece de elementos es la demandada, pues prácticamente es su palabra contra la de ellos. Insiste en que su mejor prueba son sus antecedentes.-
Manifiesta que los actores en su contacto directo no sintieron discriminación; no hubo una sola palabra, no hubo un solo gesto que los indujera a pensar en discriminación, y la primer pregunta que le surge es quién sembró en ellos la idea de la
discriminación. La respuesta la dan ellos mismos, la Sra. Norma Luna, y ella arma la historia y el escenario donde dice que se produjeron los dichos que se le
imputan.-
c) A fs. 67 se abre la causa a prueba; ambas partes producen las que obran de fs. 94 a fs.
440; a fojas 441 vta. se ponen los autos para alegar, haciendo uso de ese derecho ambas partes (fs. 446/56 y fs. 458/67), y finalmente, a fs. 485 se llama Autos
para Sentencia, providencia que se encuentra firme.-


CONSIDERANDO :
I.- Trabada como surge de los resultandos precedentes la relación procesal, ambas partes agregan en sostén de sus pretensiones los elementos probatorios que obran en las presentes actuaciones.-
Así, he de valorarlos de acuerdo al principio de la sana crítica (art. 386 del Cód.
Procesal), relacionando los hechos y el derecho a fin de formar mi convicción.-
Los actores iniciaron diversas tratativas para alquilar un departamento de la demandada, las que fracasaron.-
Los accionantes dicen que se debió a que profesaban una religión que no era la católica, y la demandada dice que lo fue por no presentar una garantía
que la satisfaga.-
En consecuencia, piden que se condene a la Sra. Sanfuentes Fernández a pagar una suma de dinero que les compense de alguna forma el acto discriminatorio que dicen haber padecido.-
Teniendo en cuenta jurisprudencia que considera que "uno de los problemas que presentan los actos de discriminación emanados de particulares se
encuentra en la dificultad probatoria, y que la no discriminación es un principio que cuenta con sustento constitucional (la protección emana de la Constitución
Nacional y de los tratados internacionales con similar jerarquía), considero que cuando la persona se siente discriminada por alguna causa, el onus probandi pesa sobre el presunto discriminador. Ocurre que es mucho más difícil para la primera probar la discriminación, que para el segundo acreditar la justa causa, si es que existe" (ver Kiper, Claudio, "Derecho de las minorías ante la discriminación", 1999, especialmente ps. 129/33 y 238/40), postura que considero la más favorable a la posición de los actores.-
Es así que la Sra. Sanfuentes Fernández acompaña un dictamen de la Defensoría del Pueblo de la Nación que en fotocopia obra a fs. 34/5, donde en su apartado 9º se concluye que existió discriminación, sin haberse respetado por parte del INADI normas mínimas de seguridad jurídica que respeten el debido proceso, y se garantice el pleno ejercicio del derecho de defensa.-
Por otra parte el dictamen del INADI que también obra glosado en fotocopia, a fs. 289 sólo concede patrocinio en la medida que el denunciante lo requiera.-
Además, de la ley 24.515, que en fotocopia obra a fs. 291/7, no surge que el INADI tenga funciones jurisdiccionales, por lo tanto debe valorarse como una
prueba más.-

La accionada aporta también las declaraciones testimoniales de cuatro testigos de
origen judío (fs. 376/81), en especial de Ester Saragusti Gambach (fs. 381), quien dice "que se siente muy judía", y todos concuerdan en conocer a la accionada desde hace más de treinta años, y que se trata de una persona respetuosa y cordial, que jamás ha
discriminado a nadie en los años en que la conocen.-
El dictamen pericial psicológico pedido por ambas partes, obrante a fs. 200/27, sobre la
personalidad de la demandada, al que me remito (fs. 224/7), fundamentalmente dice que su personalidad es básicamente neurótica, ...los miedos que manifiesta son múltiples, en general, hacia todo lo "extraño", "raro", "desagradable", y fundamentalmente hacia todo lo "incontrolable".-
Más adelante (fs. 225), dice concretamente que no es una persona discriminadora en forma particular... La peritada no es agresiva hacia el exterior, está muy preocupada por sí misma. Está instalada en un estado de mucho narcisismo. Tiene conductas que se alejan del sentido común y de la realidad, y que se explican más por el hecho de
preservarse a sí misma que por oponerse o agredir a los demás.-
Continúa la experta manifestando que la accionada "...acusa miedos generalizados hacia todo aquello que se le torna incontrolable. En ese contexto, las catástrofes pueden convertirse para su psiquismo en algo que atenta contra lo más básico de su integridad
psíquica, reaccionando de manera hiperdefensiva, a favor de ella, y no para deliberadamente dañar al otro".-
La perito concluye diciendo que el atentado a las Torres Gemelas, en lo que
específicamente se relaciona con la salud psíquica de la peritada, puede afirmar que dicho episodio ha tenido segura incidencia sobre su psiquismo, ya que por su
tendencia paranoide y su pensamiento totalizador, un episodio fuerte, pero particular, seguramente ha sido vivido en forma generalizada, con un grado de
dramatismo y efecto catastrófico exponenciado.-
En consecuencia, debo considerar que los dichos que se le imputan a la Sra. Sanfuentes Fernández han surgido de una circunstancia mundialmente impresionante y peligrosa como lo fue el atentado a las Torres Gemelas, con toda la seguidilla de medidas
de seguridad que se tomaron tras ello, todo dentro de una personalidad muy especial, con vivencias especiales de su vida (como quedar sin padre al año de edad).-
A esto deben agregarse los atentados a la Embajada de Israel y a la AMIA, lo que provocó a pedido de sus propias autoridades que todas las instituciones del mismo origen fueran rodeadas de especiales medidas de seguridad.-
Por lo demás, la demandada dice también que la garantía ofrecida por la locación no se
encontraba dentro del égido de la Capital Federal.-
Este pedido es habitual en nuestros usos y costumbres para locar un inmueble, y prueba también de ello es que la locación realizada en su reemplazo lo fue con garantía dentro de la Capital Federal (ver contrato que en fotocopia obra a fs. 272/3).-
Por otra parte, los actores no demostraron con claridad suficiente cuál fue el acto o la omisión y las características que evidencien el carácter
discriminatorio de los hechos por los que aquí reclaman, conforme lo impone el art. 377 del Cód. Procesal.-
Es así que todo comienza con los dichos de la corredora inmobiliaria que intervino en la
operación.-
Hasta ese momento las conversaciones no eran públicas, y quien las dio a publicidad fue la intermediaria en primer término, y luego los actores.-
Acá debo señalar que a la Sra. Norma Luna Callegari la considero con interés en el pleito, puesto que tendría un beneficio concreto, percibiría su comisión mediante la operación realizada.-

Es así que las tratativas llegaron hasta la firma de la reserva de la locación.-
Si a una entrega de dinero, con vistas a la adquisición de un inmueble, se le da el nombre -o la comprensión- de reserva, no puede reconocérsele, lisa y
llanamente, los efectos de la seña y menos la penitencial, que implica la posibilidad de extinguir el contrato. Ello es así, pues la palabra reserva no es, en modo alguno, equivalente a seña (Dyzenchauz, Julio M. c/Edelstei, Pablo F. s/cobro de sumas de dinero, D CI000D CF D066808, 22/09/97, Bueres, Secret. de
Jurisp. de la Excma. Cám. Nac. Civil, Boletín Nº 1-1998, pág. 18, Nº 0010444/2), y sus efectos no surgirán de la ley sino de la voluntad de las partes expresada en el documento.-
Cuando en un boleto de compraventa sólo se menciona seña, la respuesta se encuentra en el art. 1202 del Código Civil, pero dicha respuesta no puede hacerse extensiva al caso concreto de la entrega de una reserva, salvo que sin vacilar se pueda acreditar que
ésta se asimila a la otra, lo que no ha ocurrido en este caso a sentenciar.-
Además, los mismos actores dicen que en las reuniones efectuadas, la relación se desarrolló en un ambiente ameno, por lo cual ni ellos mismos han comprobado actitudes discriminatorias por parte de la demandada hacia su persona (fs. 18 y fs. 126 vta.),
sino que todo surge de los dichos de la martillera.-
Considero también que la demandada afirme que la única religión verdadera es la católica, no constituye un acto discriminatorio, sino que hace a su
íntima convicción; es su creencia (art. 14 de la Constitución Nacional).-
La Sra. Sanfuentes Fernández en ningún momento, ni con ninguno de sus actos les impidió practicar su religión a los accionantes.-
Por otro lado debo tener en cuenta que todo propietario que alquila un inmueble para vivienda asume un riesgo, que se viabiliza sobre su propiedad, por aquello de que todos los hombres son responsables de la actividad que acometen de sus consecuencias.-
La prohibición de discriminar en razón de la religión tiene un límite, que es el derecho de contratar con quien le convenga en defensa de sus intereses, y en este caso surge en definitiva, que la garantía no fue suficiente, por las distintas razones
ya consideradas.-
En consecuencia, debo tener un especial cuidado al valorar un acto discriminatorio por lo que debe hacerse en forma restringida, porque todos los días estamos eligiendo, sobre lo que más nos conviene, evaluando para ello los hechos más dispares que hacen a
la personalidad e interés de cada uno, lo que puede ser fácilmente catalogable como un acto discriminatorio, por lo que puede llegarse a restringir la libertad de
elección.-
En definitiva, una cosa es discriminar y otra muy distinta es disponer libremente del derecho de propiedad (art. 17 de la Constitución Nacional).-
A mi criterio resulta indudable que el comportamiento de la Sra. Sanfuentes Fernández fue inspirado por el miedo propio de las personas con algunas alteraciones de base, como surge de la pericia de fs. 200/27, y como lo señala la Sra. Luna en el
INADI (fs. 281), que no encuentran en el Estado las garantías suficientes para defender sus bienes.-
Como señala Corwin, las leyes inevitablemente crean distinciones acerca del modo de
tratar a diferentes personas, de manera que es menester indagar cuáles de ellas son una discriminación intolerable (La constitución de los E.E.U.U. y su
significado actual, pág. 630).-
La discriminación no se encuentra en las normas sino en los hechos, esto concuerda con la conducta desplegada durante años por la demandada quien, durante más de treinta años tiene amigos de origen judío, sin que haya surgido entre ellos ningún
tipo de resentimiento y/o controversia.-
No existe discriminación si una distinción de tratamiento está orientada legítimamente, y si no conduce a situaciones contrarias a la justicia, a la razón o a la naturaleza de las cosas, razones por las cuales corresponde rechazar la demanda planteada.-


II.- Para arribar a esta conclusión tengo también en cuenta la intervención que le cupo a cada una de las partes en estas actuaciones, incluyendo el incidente del beneficio de litigar sin gastos, el que iniciaron con carácter de declaración jurada.-
Piden los actores que al dictar sentencia en el principal, los montos a aplicar sean compatibles con el daño al honor y a la dignidad humana, ya que no
surgen de un hecho cotidiano, de un accidente de tránsito. Sino que el daño surge por la discriminación ejercida por una mujer, que además, es de profesión
abogada, que conoce la ley. A quien le cabe, como a cualquier discriminador una justa sentencia que ponga el honor y la dignidad en el lugar que corresponde (fs.
456).-
Se ha dicho reiteradamente en el incidente -beneficio de litigar sin gastos-, en concreto a fs. 40, que los actores carecen de recursos económicos para afrontar los gastos del pleito, y que de lo actuado en el mismo resulta claramente su carencia de resursos.-
Para avalar sus dichos acompañan las declaraciones testimoniales de fs. 17/8, efectuadas
fuera de la sede judicial y sin fecha, con lo cual resulta imposible determinar a qué período de tiempo corresponden dichas afirmaciones.-
Pero resulta, luego de la sentencia recaída en el beneficio de litigar sin gastos (fs.
127/8), firme y consentida por las partes, que lo manifestado por los accionantes, con valor de declaración jurada, no concuerda en mucho con su real situación económica, motivo por el cual se los exime de abonar el veinte por ciento de la tasa de justicia.
Luego los actores apelan, pero ante la manifestación de la demandada a fs. 138/41, avalada con la prueba presentada en autos, a fs. 150 la parte actora desiste de la apelación interpuesta a fs. 129).
Todo ello me lleva a considerar que corresponde el rechazo de la demanda planteada.-
III.- Las costas se imponen a la parte actora, que resultó vencida, en virtud del criterio
objetivo de la derrota (art. 68, Cód. Procesal).-
Por estas consideraciones y normas legales
citadas,


FALLO :
I. Rechazando la demanda planteada.-
II. Las costas se imponen a la parte actora, que resultó vencida (art. 68, Cód. Procesal). A tales efectos, regulo honorarios a favor de la Dra. Mercedes María Sara Villarroel, en su carácter de letrada de la parte demandada, en la suma de pesos veintinueve mil ($ 29.000); los del Dr. Gregorio Jorge Dalbon, en su carácter de apoderado de la parte actora, en la suma de pesos diecinueve mil ($ 19.000), y los de la perito psicóloga Alicia Isabel Lojo, en la suma de pesos un mil cuatrocientos ($ 1.400), los que
deberán abonarse en el término de diez días (arts. 3 y 8 de la ley 24.432).- III. Cópiese, regístrese, notifíquese a las partes personalmente o por cédula, póngase en conocimiento del mediador interviniente mediante cédula y, cumplido que sea, archívese.-


Firma: JULIO CESAR DAVOLOS Fecha Firma: 14/03/2006



No lo leí todo , pero no me parece nada arbitrario el fallo.

Que opinan ?

Si se consiguiera el de Cámara de Apelaciones , tendríamos panorama completo.
Viejo Isidoro_Cañones dijo: 09.11.07
El fallo de Cámara, en http://www.camoron.org.ar/fallosuno.asp?i=1098

No lo transcribí porque es larguísimo.

Respecto al fallo de cámara en si, es un fallo políticamente correcto aplicable a una sociedad políticamente correcta, como la Argentina.

Editado por Isidoro_Cañones: 09.11.07 a las 20:04 Razón: DoblePost Unido

Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios