745.399 temas | 5.024.852 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Me Gusta1Me Gusta

Viejo Boddah dijo: 12.09.06
Originalmente publicado por NaNyTa!
No se por que la puesta de puntos fue solo para Boddah, cuando siempre hablo con fundamentos y quien trata constantemente de defender algo casi agresivamente y de manera vacia es Klovs
Yo estoy completamente de acuerdo con Boddah, es un sionista fanatico

yo ya lo dije, klovs reconocio en otro foro que cuando cumpla sus 18 añitos se va israel a enlistarse en el ejercito


que podes esperar de un futuro asesino?




encima, siendo argentino, prefiere enlistarse en el ejercito israeli, eso lo hace aun mas fanatico de lo que ya es

275 Comentarios | Registrate y participá

Viejo .mang. dijo: 12.09.06
Boddah, te pido una última vez más que no haya agresiones de ningún tipo. Cuestiones personales, sacrásticas, etc por PM.

Lo mismo para todos.

Gracias
Viejo ARIEL ese soy yo dijo: 12.09.06


Pero antes quiero que sepan quienes conforman la ONU y Amnesty, como dije votan democraticamente alli una mayoria de paises no democraticos, que son musulmanes y condenan a Israel. Fijense quienes votan en contra de Israel. Es asi 250 millones de Europeos que viven en democracia tiene 15 votos y 1000 millones de paises fanaticos y retrasados tienen 30 votos. Quienes formar parte de la Asamblea General? Arabia Saudita hablando de derechos humanos cuando lapida a sus mujeres no virgenes o infieles? Sudan que masacro cientos de miles de personas? Israel tiene en contra todo el voto musulman de Africa y Asia. Asi no es facil que escuchen tu voz. Y Boddah.... todos los arabes presos en Israel tienen condena, casi todos agarrados con las manos en la masa.
Ah y si, tanto lio por 2 soldados secuestrados, son seres humanos. " Quien salva una vida salva el mundo..." ( El Talmud)

Publicado en el sitio www.piedralibre.co.il
El Mayor David Ram, de 31 años, nació en Argentina y llegó a Israel a los 16 años de edad. Al llegar a Israel, hebraizó no sólo su lugar de vida, sino también su apellido de nacimiento Tawil. En Buenos Aires vivía en el barrio Once. A los diez años la familia se mudó a Río de Janeiro en Brasil, donde vivió hasta que hizo aliá. Cuando llegó aquí, como venía directo de Brasil, se sentía más brasileño, pero siente que con los años le vuelve lo argentino. David es el menor de tres hermanos: su hermano mayor, aquél cuyos pasos siguió al venir a Israel, está ahora en Australia, y su hermana vive en Buenos Aires.
En su servicio militar iniciado hace doce años, durante el cual estuvo en varias divisiones de élite y divisiones de infantería, intercaló etapas de estudio de psicología y criminología en la Universidad de Bar-Ilan. Hoy es el Vice Comandante del Batallón Tsabar de la unidad de combate Guivati y está destacado en la zona central de la Franja de Gaza. Hace pocos años contrajo matrimonio con Ayelet, cuya foto adorna su escritorio en una oficina modesta en la que no siempre tiene tiempo de sentarse. En mayo se convertirá en padre por primera vez. Y lo espera, sabiendo que está en medio de una guerra, convencido de la necesidad de librarla “para vencer al terrorismo”, pero no para ocupar al pueblo palestino.
David, estás hace ya doce años en el ejército. ¿Dirías que te gusta la carrera militar?
Sí, me gusta y me es importante hacerlo. La verdad es que es difícil hablar de gustar en estos momentos, pero creo en lo que hago y siento fe en ello. Decir en tiempos de guerra “gustar” es difícil, pero tengo aquí mi gente y creo en lo que estamos haciendo.
¿Lo central para ti es estar en una unidad de combate?
Sí, si me quedo en el ejército, tengo que quedarme en una unidad de combate. Si no, haría otras cosas, en lo que estudié, en educación por ejemplo. Pero por ahora sé que los próximos dos o tres años estaré aquí. En el próximo verano saldré nuevamente a estudiar por otro año más
El estar esperando tu primer hijo, para el mes de mayo, ¿cambia la perspectiva de las cosas, los planes de vida?
Es verdad. Cambia mucho.
¿Cuáles son tus sueños?
Yo creo que cuando vamos siendo más adultos, los sueños van cambiando y la perspectiva de las cosas es otra. Hace dos o tres años te habría dicho que mi sueño era ser jefe de toda la Infantería, o el jefe del ejército. Pero cuando uno se casa y tiene su familia, las cosas cambian. Uno pasa a ser menos extremista en la visión de la carrera como el centro de todo.
Ahora que vas a ser padre, estando justamente en una unidad de combate en el diario lidiar con esta situación ¿quisieras cambiar de rumbo?
Hay dos caras de la moneda. Por un lado, digo que ahora tendré un hijo y que quisiera estar en mi casa, vivir con mi familia, ir a trabajar a la mañana y volver a la noche a casa a dormir, cenar normalmente y no bañarme después de estar dos o tres días en el barro -como esta mañana por ejemplo-, pero por otro lado, si quiero que mi hijo viva en paz y las cosas no sean como son hoy, hay que terminar la misión y hacer las cosas como se deben.
Tu contacto con los palestinos es a través del choque violento. ¿Pero conoces palestinos a otro nivel? Suele decirse que la paz la conseguirían mejor los pueblos, no los gobiernos...No tengo contacto de amistad con palestinos hoy en día, pero cuando estudié en la universidad sí tuve contactos, con árabes israelíes, que ellos mismos se sienten palestinos. Y pensaba que si todos tuviéramos la oportunidad -o al menos los que están arriba y deciden por nosotros- de conocernos mutuamente, las cosas serían diferentes, estoy seguro.
¿Te sucede, a nivel humano, que cuando del otro lado hay un operativo militar, te sientes consciente de lo que les pasa a los palestinos?
Sabemos que a menudo los civiles pagan el precio.

¿Pensás en los problemas que sufren del otro lado?
Claro que sí. Un ejemplo claro es lo que pasa en Erez, donde pasan los trabajadores. Allí hay gente que quiere comer, ganarse el pan. Israel pone allí soldados para permitir que esa gente pueda entrar a trabajar y ganarse la vida. Pero justo allí hicieron un atentado y mataron a cuatro israelíes. Para nosotros ese sitio, es un lugar muy peligroso, pero lo activamos porque necesitan ese trabajo. Si los terroristas lo usan para hacer terrorismo, los propios palestinos son muy desgraciados.

Al hablar de los civiles que pagan el precio, me refiero no sólo a casos como los de Erez, sino a casos en los que por problemas, balas perdidas o negligencia, hay víctimas civiles entre los palestinos, en operativos militares iniciados por Israel. Recuerdo cuando hice tiempo atrás una nota en la zona de Shaar Haneguev, que linda con Gaza y está junto a el área de Dir el -Balah, y alguna gente allí me decía que cuando oye los aviones en camino a la Franja de Gaza, por más que supieran que eso era necesario para defender a Israel, les hacía pensar qué viviría la población civil que nada tiene que ver con el terrorismo y el precio que pagarían. ¿Pensás en eso cuando salís a los operativos en la zona?
Claro que sí. Es difícil desconectar los pensamientos. Pero hay una gran diferencia entre perjudicar a una población en forma intencional, planeándolo en forma premeditada y cuando eso pasa por incidentes que no quisiéramos que sucedan. Es la diferencia entre mandar a una persona a explotarse en un restaurante, un bar, una discoteca o un colectivo-lo que nos está pasando hace más de tres años - y perseguir a un terrorista y que en un tiroteo por error se pegue a un chico, que es algo terrible. Es una diferencia muy grande. Claro que uno se siente mal, pero me pone mal que se haga un paralelismo entre un chico palestino que murió en un tiroteo que lo empezó el otro lado, y un chico israelí que está sentado en la pizzería Sbarro en Jerusalem y vuela con una bomba.

Te molesta la comparación...
Me molesta porque yo sé la diferencia. Yo vivo en Jerusalem. Lo siento mucho cuando una persona que no tiene nada que ver con el terrorismo queda herida o muere en un incidente, pero es muy diferente eso a la persona que está sentada en un bar. En doce años que estoy en el ejército, jamás recibí ni di una orden de perjudicar a una persona inocente por ser árabe. Pero la gente en Israel es atacada por ser israelí simplemente. Es más: puedo hasta entender cuando hay enfrentamientos entre soldados y guerrilleros o terroristas, inclusive si en ellos mueren compañeros, como nos pasó la semana pasada, que pagamos el alto precio de perder a dos compañeros.

¿Dirías que es un error entonces hablar de terrorismo como algo uniforme, que no todo es lo mismo, o sea atacar a soldados es una cosa y a civiles es otra?
Se puede decir que todo es terrorismo cuando el ataque se hace por atacar, pero dentro del terrorismo se puede hacer una distinción muy clara. Sé que el terrorista que entra a una base a atacar a soldados o matarlos, va a parar si ve una mujer soldado. Pero si ataca sólo a soldados es una cosa, diferente a si ataca civiles intencionalmente. Si yo entro a una casa y veo un terrorista -y me pasó eso- y lo mato y veo después a su mujer, los hijos o a una familia que por casualidad está allí, no voy a seguir tirando. De ninguna forma. Y si un soldado mío sigue tirando, va a entrar a la cárcel por asesinato. No será un héroe sino un asesino. Sería un cobarde. Pero el terrorista no va a buscar sólo soldados hombres con armas. Entraron a una base y mataron a tres mujeres soldados en sus dormitorios. El tema de la diferencia no es sólo en el acto y en la consecuencia de quién muere, sino el plan de antemano que tienen, de matar a cuanto más pueden, lo más posible, a todos.

¿Qué dicen esas leyes?
Toda persona que viene a atacarme, le puedo tirar. Pero una persona armada, que tira el arma, no le puedo tirar, aunque tenga escrito en la frente Hamas o Jihad Islámica, aunque esté encapuchado de negro. Si levanta las manos no le puedo disparar .Y respetamos esos principios, día a día, al precio de pagar con la vida de nuestra gente. Y estoy contento que sea así porque no quiero ser como ellos. Y muchas veces pasa que en un incidente mueren soldados y alguien puede decir que eso es legítimo, porque mataron a efectivos armados, a hombres, soldados. Murieron dos de mis compañeros hace poco, pero el que los mató no iba a buscar soldados, sino que se dirigía a la ruta por la que tú entraste ahora, de entrada a Gush Katif, el bloque de asentamientos judíos. Lo que quería era asesinar familias allí, pero mis compañeros lo pararon antes. En este caso no se puede decir que fue un caso legítimo porque sólo mató a dos soldados, porque su plan era matar familias. Ese es un asesino, no un guerrillero. No puedo darle el honor de llamarle “guerrero”, porque no tiene moral.

¿No tienen límites?
No, usan ambulancias y escuelas para disparar. No es algo raro sino que sucede muchísimo. No son excepciones. Aprovechan nuestra moralidad para atacarnos. Y eso perjudica al final nuestro comportamiento, porque uno quiere ser humano y aliviar la situación de la población, pero al final prácticamente nos obligan a endurecer nuestra línea. Por eso siempre pienso que Hamas quiere que la cosa esté mal allí, que la gente sufra de hambre, que haya muerte. Si se alivian las restricciones a la población -y eso no lo decide el ejército sino los políticos, el gobierno- sabemos que es en ese momento que probablemente venga un nuevo ataque. Pero igual hay que tratar de hacerlo.

Pero el hecho es que en el terreno, hay errores, mueren civiles inocentes, hay casos que no deberían suceder. ¿Podrías decirme con la mano en el corazón que se hace todo lo necesario, que se toman todas las medidas posibles para que no mueran civiles equivocadamente?
Si, te puedo decir con la mano en el corazón que se hace todo lo posible para que eso no pase. No digo que no pasa, porque sí pasa. En una guerra es muy difícil que gente inocente no pierda la vida, pero se hace todo para evitarlo. Empecemos con el ejemplo del pasaje de los trabajadores palestinos. Es casi suicida dejar que entren palestinos a Israel, pero lo hacemos para que puedan trabajar y corremos riesgos. Cuando hay un terrorista en una casa civil, creo que en otro lado del mundo rodearían la casa y tirarían todo para terminar la historia, pero aquí se va pieza por pieza para evitar riesgos a los civiles. Puedo hablar de mi mismo, mis compañeros y soldados -tengo 500 soldados bajo mis órdenes- y te aseguro que hacemos todo, inclusive bajo el riesgo de nuestra propia vida, para que no mueran inocentes.

¿Por qué hay entonces en tu opinión una imagen tan mala de Israel? Porque si realmente se hace lo imposible para que no haya errores, si todo “está tan bien”, pues ¿por qué todo está tan mal?
Creo que el problema más objetivo es que cuando hay un ejército uniformado y formal luchando contra quienes aparecen como pobres guerrilleros, eso no se filma bien. Eso se ve feo, no es lindo, para nada. Si yo viera una película de Hollywood, con un tanque frente a un guerrillero, estaría al lado del guerrilllero. Así me pasó cuando vi “Braveheart” sobre Escocia con Mel Gibson, aunque no había tanques, o “El Ultimo Samurai” con Tom Cruise. Se ve mal cuando parece que hay un desequilibrio. Hay que saber explicarlo muy bien. Y no me parece que sabemos explicarlo bien.

¿No se puede ganar la batalla cuando se está ocupando o controlando a otro, cada uno con la terminología que prefiera?
La pregunta es qué es ganar la batalla. Ganarla acá no es ocupar a otro pueblo sino parar el terrorismo. Pararlo se puede, pero si es ocupar, no. Pero ese tampoco es el interés. Nunca me dijeron que mi misión es ocupar a otro pueblo. Jamás. Si es esa la misión, te digo desde ya que está perdida. No sería una buena misión. Nunca se lo dije a mis soldados ni nunca me dijeron a mí que la misión es ocupar a otro.

Sin hacerte entrar en polémicas políticas que no te atañen ¿dirías que el ejército está en los territorios para defender a los asentamientos? El asesinado Itzjak Rabin dec í a que había asentamientos ideológicos y otros importantes para la seguridad, pero la pregunta es si los asentamientos aportan a la seguridad o simplemente hay que cuidarlos a ellos.
Cuando el gobierno israelí, electo democráticamente, decide que los asentamientos de Gush Katif en Gaza o en Cisjordania son legítimos, hay que cuidarlos como se cuida a Tel Aviv y a Jerusalem. Cuando se decida lo contrario, se dará marcha atrás y no se los cuidará. Lo que hacemos es con base en la decisión de la mayoría del pueblo. No hay nada aquí que se haga porque un Primer Ministro se levanta a la mañana y decide que hoy ataca allí, después allá, que toma ese pedazo de tierra y luego el otro. No, en absoluto. Hubo elecciones y se votó en favor de una política que defendía que eso es importante para cuidar a Israel propiamente dicho.

Y no todos los soldados están de acuerdo con esta situación...
Yo no entro en las discusiones del gobierno ni en la polémica pública. Lo que digo es que mientras sea legal, tengo que cuidarlos. Cuando me digan lo contrario, es otra cosa. Así salimos de Líbano y así evacuamos un puesto no autorizado, Javat Maon, cerca de Hebron, de donde sacamos a colonos. Se hizo porque fue la decisión de un gobierno democrático.

¿Qué sentiste al participar en esa evacuación?
Mal, porque chocas con tu propio pueblo. No digo que me sentía mal por evacuarlos, porque lo consideraba muy razonable, creía que no hay que estar allí, tanto por no ser legal como porque no creo que cada uno puede venir y decidir dónde se asienta. Me sentí muy mal por tener un choque con mi propio pueblo. Preferiría no tener mi trabajo. Y te digo, aunque hay diferencias, que también me siento mal si tengo que entrar a una casa palestina a buscar un terrorista y veo gente que quizás no tiene lo que comer.

¿Tus soldados comentan sobre las polémicas que hay en el pueblo respecto a estos temas?
Claro que sí, porque somos un ejército compuesto por todo el pueblo. Tengo soldados de todos lados: oriundos de Etiopía, de Rusia, religiosos y laicos, de derecha y de izquierda, el médico de la unidad es argentino, de todo. La misión siempre se cumplió. En doce años no me pasó nunca que alguien no quiera salir por ideología, sino sólo una vez, uno que por miedo pidió no participar. Pero en general no llegan aquí si tienen problemas al respecto. Claro que en conversaciones sí se habla y nadie va a la cárcel por eso. Yo como oficial creo que es bueno que se saquen las cosas, las ideas, ya que si se guarda todo adentro, es más difícil.

David, ¿cada cuánto sales a tu casa, en Jerusalem?
Cada dos semanas por el fin de semana entero pero una vez por semana voy a quedarme una noche.

¿Qué dice tu esposa?
Ella es la verdadera heroína de esta historia. Ella pasa los peores días, la presión del día, lo más difícil. Ella me apoya mucho, pero sé que tiene mucho miedo, piensa todo el tiempo.

Se contactan bastante por teléfono...
Hablamos mucho, es verdad.

Y si pasa algo ¿cómo se contactan?
Ella espera que yo la llame porque no quiere molestar si pasa algo en lo que puedo estar ocupado. En el último incidente, en el que murieron dos soldados, uno era muy amigo de Ayelet. La llamé a decirle que algo había sucedido, pero que yo estaba bien y me preguntó por Jagai. Le dije que lamentablemente sobre él no le podía decir lo mismo. Me preguntó entonces a qué hospital ir, pero le dije que desafortunadamente, ya no hay un hospital al que se pueda ir. Eso es lo peor.



Esta entrevista fue realizada el pasado mes de febrero de 2004.

Si Klovs Se Va Al Ejercito Israeli Es Tan Traidor Como


Los Argentinos Del Ejercito EspaÑol, Italiano, O De Eeuu
Los Argentinos Que Veranean En Camboriou En Vez De Gastar En Miramar
Los Argentinos Que Trabajan En Uruguay


Y Como Los Argentinos Que Viven Pensando En El Conflicto De Medio Oriente.....


Que Buenos Argumentos Boddah!

Editado por ARIEL ese soy yo: 12.09.06 a las 20:50 Razón: DoblePost Unido
Viejo diogenes dijo: 12.09.06
exelente argumento.

Te felicito Ariel!
Viejo FreePalestine dijo: 12.09.06
Yo vivo en Israe,soy judio...no hay nada que hacer, no es antisemitismo,es antisionismo, el sionismo que en sus principios pudo contener gran material humanista hoy es una ideologia nacionalista, racista y genocida...
Viejo Cerberus dijo: 12.09.06
No hay buenos y malos en el mundo y mucho menos en las guerras. Ambos bandos son culpables de la guerra al igual que con todas las demás. No importa quién tiró la primera piedra porque habría que adentrarse 10mil años en el pasado para que en el presente se sigan matando gente. Lo importante a esta altura del partido es terminarse de joder y llegar a un acuerdo. Pero obviamente los intereses económicos y políticos ahí metidos, avalados en la población por el extremismo religioso y la xenofobia no hacen de esto tarea fácil.
Basta de tanto odio a los estereotipos inexistentes y pónganle un poco de amor a la humanidad.
Viejo Boddah dijo: 13.09.06
Originalmente publicado por ARIEL ese soy yo

Pero antes quiero que sepan quienes conforman la ONU y Amnesty, como dije votan democraticamente alli una mayoria de paises no democraticos, que son musulmanes y condenan a Israel. Fijense quienes votan en contra de Israel. Es asi 250 millones de Europeos que viven en democracia tiene 15 votos y 1000 millones de paises fanaticos y retrasados tienen 30 votos. Quienes formar parte de la Asamblea General? Arabia Saudita hablando de derechos humanos cuando lapida a sus mujeres no virgenes o infieles? Sudan que masacro cientos de miles de personas? Israel tiene en contra todo el voto musulman de Africa y Asia. Asi no es facil que escuchen tu voz. Y Boddah.... todos los arabes presos en Israel tienen condena, casi todos agarrados con las manos en la masa.
Ah y si, tanto lio por 2 soldados secuestrados, son seres humanos. " Quien salva una vida salva el mundo..." ( El Talmud)

Publicado en el sitio www.piedralibre.co.il
El Mayor David Ram, de 31 años, nació en Argentina y llegó a Israel a los 16 años de edad. Al llegar a Israel, hebraizó no sólo su lugar de vida, sino también su apellido de nacimiento Tawil. En Buenos Aires vivía en el barrio Once. A los diez años la familia se mudó a Río de Janeiro en Brasil, donde vivió hasta que hizo aliá. Cuando llegó aquí, como venía directo de Brasil, se sentía más brasileño, pero siente que con los años le vuelve lo argentino. David es el menor de tres hermanos: su hermano mayor, aquél cuyos pasos siguió al venir a Israel, está ahora en Australia, y su hermana vive en Buenos Aires.
En su servicio militar iniciado hace doce años, durante el cual estuvo en varias divisiones de élite y divisiones de infantería, intercaló etapas de estudio de psicología y criminología en la Universidad de Bar-Ilan. Hoy es el Vice Comandante del Batallón Tsabar de la unidad de combate Guivati y está destacado en la zona central de la Franja de Gaza. Hace pocos años contrajo matrimonio con Ayelet, cuya foto adorna su escritorio en una oficina modesta en la que no siempre tiene tiempo de sentarse. En mayo se convertirá en padre por primera vez. Y lo espera, sabiendo que está en medio de una guerra, convencido de la necesidad de librarla “para vencer al terrorismo”, pero no para ocupar al pueblo palestino.
David, estás hace ya doce años en el ejército. ¿Dirías que te gusta la carrera militar?
Sí, me gusta y me es importante hacerlo. La verdad es que es difícil hablar de gustar en estos momentos, pero creo en lo que hago y siento fe en ello. Decir en tiempos de guerra “gustar” es difícil, pero tengo aquí mi gente y creo en lo que estamos haciendo.
¿Lo central para ti es estar en una unidad de combate?
Sí, si me quedo en el ejército, tengo que quedarme en una unidad de combate. Si no, haría otras cosas, en lo que estudié, en educación por ejemplo. Pero por ahora sé que los próximos dos o tres años estaré aquí. En el próximo verano saldré nuevamente a estudiar por otro año más
El estar esperando tu primer hijo, para el mes de mayo, ¿cambia la perspectiva de las cosas, los planes de vida?
Es verdad. Cambia mucho.
¿Cuáles son tus sueños?
Yo creo que cuando vamos siendo más adultos, los sueños van cambiando y la perspectiva de las cosas es otra. Hace dos o tres años te habría dicho que mi sueño era ser jefe de toda la Infantería, o el jefe del ejército. Pero cuando uno se casa y tiene su familia, las cosas cambian. Uno pasa a ser menos extremista en la visión de la carrera como el centro de todo.
Ahora que vas a ser padre, estando justamente en una unidad de combate en el diario lidiar con esta situación ¿quisieras cambiar de rumbo?
Hay dos caras de la moneda. Por un lado, digo que ahora tendré un hijo y que quisiera estar en mi casa, vivir con mi familia, ir a trabajar a la mañana y volver a la noche a casa a dormir, cenar normalmente y no bañarme después de estar dos o tres días en el barro -como esta mañana por ejemplo-, pero por otro lado, si quiero que mi hijo viva en paz y las cosas no sean como son hoy, hay que terminar la misión y hacer las cosas como se deben.
Tu contacto con los palestinos es a través del choque violento. ¿Pero conoces palestinos a otro nivel? Suele decirse que la paz la conseguirían mejor los pueblos, no los gobiernos...No tengo contacto de amistad con palestinos hoy en día, pero cuando estudié en la universidad sí tuve contactos, con árabes israelíes, que ellos mismos se sienten palestinos. Y pensaba que si todos tuviéramos la oportunidad -o al menos los que están arriba y deciden por nosotros- de conocernos mutuamente, las cosas serían diferentes, estoy seguro.
¿Te sucede, a nivel humano, que cuando del otro lado hay un operativo militar, te sientes consciente de lo que les pasa a los palestinos?
Sabemos que a menudo los civiles pagan el precio.

¿Pensás en los problemas que sufren del otro lado?
Claro que sí. Un ejemplo claro es lo que pasa en Erez, donde pasan los trabajadores. Allí hay gente que quiere comer, ganarse el pan. Israel pone allí soldados para permitir que esa gente pueda entrar a trabajar y ganarse la vida. Pero justo allí hicieron un atentado y mataron a cuatro israelíes. Para nosotros ese sitio, es un lugar muy peligroso, pero lo activamos porque necesitan ese trabajo. Si los terroristas lo usan para hacer terrorismo, los propios palestinos son muy desgraciados.

Al hablar de los civiles que pagan el precio, me refiero no sólo a casos como los de Erez, sino a casos en los que por problemas, balas perdidas o negligencia, hay víctimas civiles entre los palestinos, en operativos militares iniciados por Israel. Recuerdo cuando hice tiempo atrás una nota en la zona de Shaar Haneguev, que linda con Gaza y está junto a el área de Dir el -Balah, y alguna gente allí me decía que cuando oye los aviones en camino a la Franja de Gaza, por más que supieran que eso era necesario para defender a Israel, les hacía pensar qué viviría la población civil que nada tiene que ver con el terrorismo y el precio que pagarían. ¿Pensás en eso cuando salís a los operativos en la zona?
Claro que sí. Es difícil desconectar los pensamientos. Pero hay una gran diferencia entre perjudicar a una población en forma intencional, planeándolo en forma premeditada y cuando eso pasa por incidentes que no quisiéramos que sucedan. Es la diferencia entre mandar a una persona a explotarse en un restaurante, un bar, una discoteca o un colectivo-lo que nos está pasando hace más de tres años - y perseguir a un terrorista y que en un tiroteo por error se pegue a un chico, que es algo terrible. Es una diferencia muy grande. Claro que uno se siente mal, pero me pone mal que se haga un paralelismo entre un chico palestino que murió en un tiroteo que lo empezó el otro lado, y un chico israelí que está sentado en la pizzería Sbarro en Jerusalem y vuela con una bomba.

Te molesta la comparación...
Me molesta porque yo sé la diferencia. Yo vivo en Jerusalem. Lo siento mucho cuando una persona que no tiene nada que ver con el terrorismo queda herida o muere en un incidente, pero es muy diferente eso a la persona que está sentada en un bar. En doce años que estoy en el ejército, jamás recibí ni di una orden de perjudicar a una persona inocente por ser árabe. Pero la gente en Israel es atacada por ser israelí simplemente. Es más: puedo hasta entender cuando hay enfrentamientos entre soldados y guerrilleros o terroristas, inclusive si en ellos mueren compañeros, como nos pasó la semana pasada, que pagamos el alto precio de perder a dos compañeros.

¿Dirías que es un error entonces hablar de terrorismo como algo uniforme, que no todo es lo mismo, o sea atacar a soldados es una cosa y a civiles es otra?
Se puede decir que todo es terrorismo cuando el ataque se hace por atacar, pero dentro del terrorismo se puede hacer una distinción muy clara. Sé que el terrorista que entra a una base a atacar a soldados o matarlos, va a parar si ve una mujer soldado. Pero si ataca sólo a soldados es una cosa, diferente a si ataca civiles intencionalmente. Si yo entro a una casa y veo un terrorista -y me pasó eso- y lo mato y veo después a su mujer, los hijos o a una familia que por casualidad está allí, no voy a seguir tirando. De ninguna forma. Y si un soldado mío sigue tirando, va a entrar a la cárcel por asesinato. No será un héroe sino un asesino. Sería un cobarde. Pero el terrorista no va a buscar sólo soldados hombres con armas. Entraron a una base y mataron a tres mujeres soldados en sus dormitorios. El tema de la diferencia no es sólo en el acto y en la consecuencia de quién muere, sino el plan de antemano que tienen, de matar a cuanto más pueden, lo más posible, a todos.

¿Qué dicen esas leyes?
Toda persona que viene a atacarme, le puedo tirar. Pero una persona armada, que tira el arma, no le puedo tirar, aunque tenga escrito en la frente Hamas o Jihad Islámica, aunque esté encapuchado de negro. Si levanta las manos no le puedo disparar .Y respetamos esos principios, día a día, al precio de pagar con la vida de nuestra gente. Y estoy contento que sea así porque no quiero ser como ellos. Y muchas veces pasa que en un incidente mueren soldados y alguien puede decir que eso es legítimo, porque mataron a efectivos armados, a hombres, soldados. Murieron dos de mis compañeros hace poco, pero el que los mató no iba a buscar soldados, sino que se dirigía a la ruta por la que tú entraste ahora, de entrada a Gush Katif, el bloque de asentamientos judíos. Lo que quería era asesinar familias allí, pero mis compañeros lo pararon antes. En este caso no se puede decir que fue un caso legítimo porque sólo mató a dos soldados, porque su plan era matar familias. Ese es un asesino, no un guerrillero. No puedo darle el honor de llamarle “guerrero”, porque no tiene moral.

¿No tienen límites?
No, usan ambulancias y escuelas para disparar. No es algo raro sino que sucede muchísimo. No son excepciones. Aprovechan nuestra moralidad para atacarnos. Y eso perjudica al final nuestro comportamiento, porque uno quiere ser humano y aliviar la situación de la población, pero al final prácticamente nos obligan a endurecer nuestra línea. Por eso siempre pienso que Hamas quiere que la cosa esté mal allí, que la gente sufra de hambre, que haya muerte. Si se alivian las restricciones a la población -y eso no lo decide el ejército sino los políticos, el gobierno- sabemos que es en ese momento que probablemente venga un nuevo ataque. Pero igual hay que tratar de hacerlo.

Pero el hecho es que en el terreno, hay errores, mueren civiles inocentes, hay casos que no deberían suceder. ¿Podrías decirme con la mano en el corazón que se hace todo lo necesario, que se toman todas las medidas posibles para que no mueran civiles equivocadamente?
Si, te puedo decir con la mano en el corazón que se hace todo lo posible para que eso no pase. No digo que no pasa, porque sí pasa. En una guerra es muy difícil que gente inocente no pierda la vida, pero se hace todo para evitarlo. Empecemos con el ejemplo del pasaje de los trabajadores palestinos. Es casi suicida dejar que entren palestinos a Israel, pero lo hacemos para que puedan trabajar y corremos riesgos. Cuando hay un terrorista en una casa civil, creo que en otro lado del mundo rodearían la casa y tirarían todo para terminar la historia, pero aquí se va pieza por pieza para evitar riesgos a los civiles. Puedo hablar de mi mismo, mis compañeros y soldados -tengo 500 soldados bajo mis órdenes- y te aseguro que hacemos todo, inclusive bajo el riesgo de nuestra propia vida, para que no mueran inocentes.

¿Por qué hay entonces en tu opinión una imagen tan mala de Israel? Porque si realmente se hace lo imposible para que no haya errores, si todo “está tan bien”, pues ¿por qué todo está tan mal?
Creo que el problema más objetivo es que cuando hay un ejército uniformado y formal luchando contra quienes aparecen como pobres guerrilleros, eso no se filma bien. Eso se ve feo, no es lindo, para nada. Si yo viera una película de Hollywood, con un tanque frente a un guerrillero, estaría al lado del guerrilllero. Así me pasó cuando vi “Braveheart” sobre Escocia con Mel Gibson, aunque no había tanques, o “El Ultimo Samurai” con Tom Cruise. Se ve mal cuando parece que hay un desequilibrio. Hay que saber explicarlo muy bien. Y no me parece que sabemos explicarlo bien.

¿No se puede ganar la batalla cuando se está ocupando o controlando a otro, cada uno con la terminología que prefiera?
La pregunta es qué es ganar la batalla. Ganarla acá no es ocupar a otro pueblo sino parar el terrorismo. Pararlo se puede, pero si es ocupar, no. Pero ese tampoco es el interés. Nunca me dijeron que mi misión es ocupar a otro pueblo. Jamás. Si es esa la misión, te digo desde ya que está perdida. No sería una buena misión. Nunca se lo dije a mis soldados ni nunca me dijeron a mí que la misión es ocupar a otro.

Sin hacerte entrar en polémicas políticas que no te atañen ¿dirías que el ejército está en los territorios para defender a los asentamientos? El asesinado Itzjak Rabin dec í a que había asentamientos ideológicos y otros importantes para la seguridad, pero la pregunta es si los asentamientos aportan a la seguridad o simplemente hay que cuidarlos a ellos.
Cuando el gobierno israelí, electo democráticamente, decide que los asentamientos de Gush Katif en Gaza o en Cisjordania son legítimos, hay que cuidarlos como se cuida a Tel Aviv y a Jerusalem. Cuando se decida lo contrario, se dará marcha atrás y no se los cuidará. Lo que hacemos es con base en la decisión de la mayoría del pueblo. No hay nada aquí que se haga porque un Primer Ministro se levanta a la mañana y decide que hoy ataca allí, después allá, que toma ese pedazo de tierra y luego el otro. No, en absoluto. Hubo elecciones y se votó en favor de una política que defendía que eso es importante para cuidar a Israel propiamente dicho.

Y no todos los soldados están de acuerdo con esta situación...
Yo no entro en las discusiones del gobierno ni en la polémica pública. Lo que digo es que mientras sea legal, tengo que cuidarlos. Cuando me digan lo contrario, es otra cosa. Así salimos de Líbano y así evacuamos un puesto no autorizado, Javat Maon, cerca de Hebron, de donde sacamos a colonos. Se hizo porque fue la decisión de un gobierno democrático.

¿Qué sentiste al participar en esa evacuación?
Mal, porque chocas con tu propio pueblo. No digo que me sentía mal por evacuarlos, porque lo consideraba muy razonable, creía que no hay que estar allí, tanto por no ser legal como porque no creo que cada uno puede venir y decidir dónde se asienta. Me sentí muy mal por tener un choque con mi propio pueblo. Preferiría no tener mi trabajo. Y te digo, aunque hay diferencias, que también me siento mal si tengo que entrar a una casa palestina a buscar un terrorista y veo gente que quizás no tiene lo que comer.

¿Tus soldados comentan sobre las polémicas que hay en el pueblo respecto a estos temas?
Claro que sí, porque somos un ejército compuesto por todo el pueblo. Tengo soldados de todos lados: oriundos de Etiopía, de Rusia, religiosos y laicos, de derecha y de izquierda, el médico de la unidad es argentino, de todo. La misión siempre se cumplió. En doce años no me pasó nunca que alguien no quiera salir por ideología, sino sólo una vez, uno que por miedo pidió no participar. Pero en general no llegan aquí si tienen problemas al respecto. Claro que en conversaciones sí se habla y nadie va a la cárcel por eso. Yo como oficial creo que es bueno que se saquen las cosas, las ideas, ya que si se guarda todo adentro, es más difícil.

David, ¿cada cuánto sales a tu casa, en Jerusalem?
Cada dos semanas por el fin de semana entero pero una vez por semana voy a quedarme una noche.

¿Qué dice tu esposa?
Ella es la verdadera heroína de esta historia. Ella pasa los peores días, la presión del día, lo más difícil. Ella me apoya mucho, pero sé que tiene mucho miedo, piensa todo el tiempo.

Se contactan bastante por teléfono...
Hablamos mucho, es verdad.

Y si pasa algo ¿cómo se contactan?
Ella espera que yo la llame porque no quiere molestar si pasa algo en lo que puedo estar ocupado. En el último incidente, en el que murieron dos soldados, uno era muy amigo de Ayelet. La llamé a decirle que algo había sucedido, pero que yo estaba bien y me preguntó por Jagai. Le dije que lamentablemente sobre él no le podía decir lo mismo. Me preguntó entonces a qué hospital ir, pero le dije que desafortunadamente, ya no hay un hospital al que se pueda ir. Eso es lo peor.



Esta entrevista fue realizada el pasado mes de febrero de 2004.

Si Klovs Se Va Al Ejercito Israeli Es Tan Traidor Como


Los Argentinos Del Ejercito EspaÑol, Italiano, O De Eeuu
Los Argentinos Que Veranean En Camboriou En Vez De Gastar En Miramar
Los Argentinos Que Trabajan En Uruguay


Y Como Los Argentinos Que Viven Pensando En El Conflicto De Medio Oriente.....


Que Buenos Argumentos Boddah!

para nada


matar por un pais que no es el tuyo no es lo mismo que trabajar en otro pais, por favor un poco de sentido comun



y lo de tu "entrevista"


podrias poner algo que no este sacado de una pagina israeli?



onda algun pagina como amnesty o la ONU


usas como fuente paginas en las que estan afectadas una de las partes, dios





queres que use fuentes nazis para hablar sobre hitler?

jajajaja

PD: sionista

Editado por Boddah: 13.09.06 a las 00:27
Viejo El Principito dijo: 13.09.06
De igual manera que Olmert, Sharon, Arafat y Nasrallah... Boddah, Klovs y ARIEL son los peores portavoces de ambos bandos; toman posiciones intransigentes y ni se detienen un segundo a ponerse en el lugar del otro: se limitan a contestarse y a ver quien tiene el mejor argumento. Argumentos para que? Unos para defender y justificar la masacre de palestinos y libaneses inocentes llevada a cabo por el gobierno israelí de turno y otros para defender y justificar la masacre de israelíes inocentes llevadas a cabo por los giles de turno.
Es justamente gente que piensa como ustedes la que lamentablemente está en el poder de ambos bandos y es lamentablemente por eso que los que mueren, de uno y del otro lado y que NO QUIEREN LA PUTA GUERRA, van a seguir muriendo.

No puedo creer que gasten tanto tiempo en defender la muerte y justificar cada uno las agresiones cometidas contra el otro. Me da vergüenza ajena.
Viejo J.A.V dijo: 13.09.06
Se va a cabar la guerra cuando se acaben los humanos, si eliminamos a todos los que creemos enemigos en un determinado tiempo se volveria a polarizar la poblacion por X motivo y la violencia renaceria. Eso por un lado.
Por otro lado Israel es , en mi opinion, un estado inventado, regalado y creado a base del sufrimiento del pueblo que lo habitaba originalmente. Un estado asesino amparado por el pais mas poderoso de la tierra. Como no tienen historia de descolonizacion ni libertad ganada como podria ser EE.UU o Sudamerica deben justificar su existencia en libros en los que ellos solo creen que afirman que ellos eran los habitantes originales.
El nene este de Klovs, es solo un fanatico en una familia de fanaticos, si alguien desea cumplir 18 para enlistarse en un ejercito EXTRANJERO dudo mucho o muchisimo de su amor a nuestra patria, por lo que lo que el diga tiene un valor nulo para mi, solo me demuestra que clase de persona son.
Todo tiene un motivo, todo tiene una explicacion, todo tiene un fin....
Viejo diogenes dijo: 13.09.06
entonces el Timor Oriental tambien es un pais inventado, al igual que muchos de los paises Africanos.

No digamos pelotudeces por favor.
Pais inventado o no es un pais al fin, y asi como hay un pais musulman (Arabia Saudi), un país Cristiano (El Vaticano), tambien debe haber un estado judío en Israel.

Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios