745.747 temas | 5.025.325 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Viejo MEGATOMICO dijo: 06.10.08
¿Cómo surgió la guerra del narcotráfico peruano en la Argentina? ¿Cómo pueden desembarcar en unos pocos años decenas de miles de extranjeros?Agencias ilegales de inmigración, armas, prostitutas y un negocio redituable para muchos. Controles insuficientes y la llegada de peruanos narcos a la Argentina; una historia que se repite.



La pregunta del millón es: ¿Cómo surgió esta cruenta guerra del narcotráfico peruano en la Argentina? . Y también: ¿Cómo pueden desembarcar en unos pocos años decenas de miles de extranjeros, muchos de ellos indocumentados, trayendo en sus maletas toneladas de cocaína para repartir en las calles locales y además para exportarlas a las principales plazas del mundo?

La macabra respuesta tiene antecedentes cercanos en el tiempo. De la misma forma como a principio de los 80 ingresaron cientos de miles de asiáticosal país mediante una agencia de inmigración manejada por un puñado de personeros vinculados al entonces Almirante Emilio Eduardo Massera, así comenzó el arribo, a fines de los 90,de los narcos peruanos (y sus miles de acólitos) cuyos jefes habían integrado la cúpula del Partido Comunista de Perú , transformado hace casi medio siglo en la despiadada guerrilla campesina de Sendero Luminoso.

Bautizado con un eufemístico “Acuerdo de Intercambio Cultural Argentino-Peruano”, en realidad el pacto firmado por representantes de Buenos Aires y Lima, cuando faltaba poco para que el menemismo abandonase el poder, escondía la intencionalidad de permitir la llegada al país de contingentes de peruanos. En realidad, de quienes estuviesen en posibilidad de pagar el peaje que significaba huir de Perú, realizar el trayecto hasta la Argentina, cruzar la frontera con o sin documentación e instalarse en un asentamiento precario dentro o en las orillas de Buenos Aires. Obvio que la estructura que se necesita corromper para permitir un flujo desenfrenado de personas atravesando las fronteras sin limitaciones, precisa un movimiento de dinero en gran escala como hoy sólo puede permitirse disponer el crimen organizado.

La corrupción de un gobierno y la ineptitud de quienes le siguieron hicieron posible este flagelo que hoy amenaza -como lo demuestran los ajustes de cuenta entre peruanos en el barrio de Once- las puertas mismas del poder político nacional.
Parecía que el gobierno de la Alianza pondría fin al arribo interminable de charters (aviones y micros) llegados desde Perú. Pero el temor a ser tildados de xenófobos o discriminadores le ató las manos a la administración de Fernando de la Rúa, y el negocio ilegal siguió funcionando. La paranoia de la Alianza temiendo que la califiquen de discriminadora alcanzó tal magnitud en este tema, que no solo el ingreso de peruanos bajo esta cobertura de “intercambio cultural” les fue imposible de abortar.

Otro asunto similar con prostitutas llegadas en vuelos también charters desde República Dominicana (esas mulatonas monumentales que se veía deambular por las calles de Congreso y que todos se preguntaban... ¿de dónde salieron estas mujeres?), fue investigada por la entonces Secretaría de Justicia y tampoco se le puso freno.

En Buenos Aires aparecieron de un día para otro cientos de mujeres de esa nacionalidad como parte de un negocio que no era precisamente la prostitución (esa fue la pantalla) sino el destino final del avión que hacía escala en Ezeiza, desembarcaba a las mujeres y misteriosamente seguía rumbo a Medio Oriente -presuntamente- con la bodega llena de armas.

Al arribo de las prostitutas le pusieron fin los mismos delincuentes que hacían el negocio, no las autoridades argentinas. Pero el flujo de peruanos alcanzó en ese período cifras que aún sin estadísticas comprobables, se calcula no menor a las cien mil personas en apenas tres años. Imagínese el equivalente a dos canchas llenas de Boca y River.... todo ese mundo de gente atravesando las fronteras como quien cruza la esquina del Obelisco.


Eso ocurrió en la Argentina y esos pactos siniestros de pretendido intercambio cultural detrás del cuál actuabanagencias ilegales de inmigración , fueron “el huevo de la serpiente” que hoy amenaza transformarse en la favelización ya no de las asentamientos de emergencia sino de toda la Capital Federal y sus inmediaciones.

La corrupción de un gobierno y la ineptitud de quienes le siguieron hicieron posible este flagelo que hoy amenaza -como lo demuestran los ajustes de cuenta entre peruanos en el barrio de Once- las puertas mismas del poder político nacional. Otra pregunta clave que develaremos en nuestra próxima entrega: ¿Alguien advirtió de lo que podía ocurrir con la llegada de los primeros narcos peruanos a la Argentina? Sí, pero la advertencia cayó en saco roto.

Fuente: MinutoUno · Narcos peruanos y las fronteras permeables de la Argentina

0 Comentarios | Registrate y participá


Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios