745.511 temas | 5.025.022 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Viejo edocapo2000 dijo: 12.06.08
El tampón (nota de OPI Santa Cruz)




06/06 - 13:00 - Dispensen este exabrupto lascivo, pero es la manera exacta de graficar a mi país en esta excepcional etapa histórica: Argentina es un tampón. Sin dudas… estamos en el mejor lugar… pero en el peor momento, por: Miguel Chazarreta.
Nuestra Nación se encuentra en el mejor lugar entre las naciones del planeta. Un país que produce alimentos en un mundo hambriento y ansioso, demandante ávido y generoso de todos y cada unos de nuestros productos, dispuesto a pagar por ellos precios favorables y que van a ir en constante crecimiento.
Pero estamos en el peor momento… porque este país está gobernado por una verdadera banda de psicópatas, delincuentes, embaucadores y mafiosos cimentando un gobierno que será inmortalizado como el más corrupto, hipócrita y farsante de la historia argentina.
Alguno dirá que ha sido legitimado en las urnas y esto es cierto, pero también es cierto que terminarán todos presos y repudiados por la misma sociedad que hoy los veneran. Pasó con Alfonsín, pasó con Menem, pasó con Duhalde, pasó con De La Rúa… y va a pasar con Los Kirchner, no tengan dudas.
La diferencia radica en que es imposible que Los Kirchner y su banda puedan zafar de la cárcel en cuanto pierdan el poder. Y el poder maquiavélico cimentado por los Kirchner, fundado en el terror, empezará a desmembrarse en cuanto algún sector de la sociedad empiece a dar muestras de rebeldía al perder el temor acumulado.
No es otra cosa lo que se discute en el gobierno cuando se evalúa la rebelión agropecuaria. Las retenciones, a esta altura del conflicto, son un simple subterfugio y un ejército de funcionarios y filósofos rentados saldrán a justificar lo injustificable. El gobierno, en su voracidad fiscal, sabe que metió la pata hasta el cuadril con el tema de las retenciones al punto que hubo que sacrificar al Ministro de Economía al que le habían obligado a adoptar tal medida.
Quien estime que la discusión gubernamental se centra en la cuestión de las retenciones se equivoca. La discusión del gobierno radica en que en su concepción maquiavélica y esquizofrénica no es admisible la protesta y es menester cortarla de cuajo y hacer tronar el escarmiento público a sus autores.
El gobierno volvió a equivocar en la reacción que, a la postre, fue peor que la acción inicial equivocada. El gobierno acusa de “golpistas” a todo opositor y no se equivoca… claro que en su concepción. En la Edad Media quién se oponía a los designios del Sr. Feudal o al Monarca era acusado de sedición, de subversivo y localizado era brutalmente eliminado en forma inmediata (V. “El derecho de pernada” – OPI Santa Cruz – 1° de Agosto de 2006).
Por eso para Los Kirchner hace rato que el conflicto con el sector agropecuario dejó de ser un asunto recaudatorio, para ser lo que es: una cuestión de poder. La lógica del poder en el concepto K indica que un retroceso gubernamental, un paso atrás en una decisión adoptada por más equivocada que hubiera sido, es una muestra de debilidad… y esto también es cierto.
Por eso quienes, como la iglesia y distintos sectores de la vida argentina, con muy buen juicio intentan interceder en el conflicto solicitando medidas inspiradas en la magnanimidad gubernamental se equivocan. No hay racionalidad ni mucho menos grandeza en un gobierno constituido con la única idea de robar y de saquear a la Nación.
• Para que en un país un mandatario despoje 1.200 millones de dólares del Estado Provincial y no pase nada… pasa algo.
• Para que en un país se entreguen a perpetuidad los mejores yacimientos de petróleo de la Patagonia a una empresa británica y no pase nada… pasa algo.
• Para que en un país el Congreso de la Nación resigne sus facultades constitucionales a favor del Poder Ejecutivo y transformar la República en una monarquía y no pase nada… pasa algo.
• Para que en un país decenas de gobernadores y centenares de Intendentes resignen calladamente su autonomía y, con ella, los recursos que por derecho les corresponden para aplaudir después un mínimo porcentaje que les llega como limosna y no pase nada… pasa algo.
• Para que en un país se descubra que los fondos de campaña electoral que llevaron a la actual mandataria a ocupar la Presidencia de la Nación fueron ingresados ilegalmente al país desde Estados extranjeros y no pase nada… pasa algo.
• Para que en un país decenas de gobernadores, centenares de intendentes y de legisladores que accedieron a sus cargos a través de un Partido Político se pasen sin escalas a las filas del Frente para la Victoria y no pase nada… pasa algo.
• Para que en un país la familia gobernante pasara en poco tiempo de una vida normal de la clase media a constituirse en la familia mas acaudalada del país y no pase nada… pasa algo.
• Para que en un país los datos oficiales mientan escandalosamente, desvirtuando alevosamente los índices inflacionarios y las mediciones de la pobreza y que todos lo sepan y no pase nada… pasa algo.
Pasa el despotismo en su más pura esencia. Pasa el terrorismo de Estado como amalgama de dominación. Pasan la defensa de los Derechos Humanos como simple cortina de humo. Pasan Moyano y Delías como paradigmas de la moral de este gobierno. Pasa la corrupción más bestial y desenfrenada de la historia argentina. Pasan los Kirchner.
La Iglesia tiene las mejores intenciones, es cierto, pero se equivoca. Para entender a los Kirchner hay que estar necesariamente fuera del contexto histórico contemporáneo, hay que escudriñar el funcionamiento de las monarquías, pero no las actuales monarquías constitucionales, por cierto, sino las absolutas de la edad media. Es solamente en tal concepción que se puede percibir el razonamiento de los Kirchner y su apego obsesivo y encolerizado al poder y desde tal punto de vista es cierto que todo aquel que discute, que se opone, que se rebela, no es un opositor, es un golpista. No se puede combatir a los kirchner y su banda desde la ingenuidad de una simple discusión republicana de ideas o de una habitual disputa de intereses secoriales.
El Hecho que tras esta brutal intransigencia a los Kirchner les importa un comino dilapidar la mejor oportunidad histórica del país de emerger al mundo con posibilidades reales de éxito. Con el poder político y económico acumulado son capaces de destruir todo el esfuerzo de los argentinos si tras los escombros pueden garantizarse seguir conservando el poder. El poder les certifica riqueza y, especialmente, les concede impunidad.
Los Kirchner están mostrando la hilacha. Están dejando a las claras que no les interesa el progreso, el bienestar y el capital que no pueden manejar de conformidad a sus intereses. No les interesa que la riqueza autónoma, que son las divisas que ingresan al país, sin pasar por sus manos. Es cierto que les preocupa enormemente la redistribución de la riqueza en el país; empezando esa distribución por ellos, claro está.
Con la rebelión del campo se inicia el camino de la caída de los Kirchner y el cumplimiento de la máxima acuñada por Abraham Lincoln que reza que “se puede engañar a toda la gente parte del tiempo, se puede engañar a parte de la gente todo el tiempo; lo que no se puede hacer es engañar a toda la gente todo el tiempo”.
Inexorable, se acerca el tiempo en que los Kirchner van a ser repudiados por la gran mayoría del pueblo argentino y cosechar lo que sembraron durante su período de hegemonía. Con la caída del imperio que ya no puede disimular sus grietas y sus señales de derrumbe vendrán otros tiempos, y sin dudas serán mejores. Se acerca el tiempo en que los actuales aduladores se transformarán en negadores y antes que cante por primera vez el gallo de la madrugada del próximo gobierno ya lo habrán negado muchas veces… son los mismos que lo hicieron con Menem y con Duhalde… lo repetirán con los Kirchner.
Los dolores del parto de ese nuevo tiempo comienzan a sentirse en los espasmos inevitables que anticipan el nacimiento de un nuevo país construido fundamentalmente sobre la exaltación institucional de los valores.
La caída de los Kirchner así como inevitable, será traumática. Un gobierno que no se maneja con valores resistirá con la fuerza, así su despliegue inconsciente lleve al derramamiento de sangre. No es otra cosa lo que se puede esperar si la estrategia oficial de la resistencia gubernamental la conducen energúmenos de la talla de Luis Delia y Hugo Moyano que, al igual que los Kirchner se juegan la vida en la perpetuación de este gobierno en el que se están enriqueciendo colosalmente.
Afortunadamente la Argentina sobrevivirá a los Kirchner y felizmente lo hará a tiempo.
Y el próximo gobierno se erigirá sobre un trípode virtuoso que, conjugados con decencia, llevará al país a la vanguardia de los países desarrollados del mundo: democracia, república y riqueza.
Un país con las condiciones privilegiadas del nuestro que por tal contexto económico tenga asegurada por las próximas décadas una renta asombrosa y creciente, sumado a concepciones democráticas en serio y conjugado a los valores republicanos, es un país –el nuestro, la Argentina- llamado por la historia a marchar a la vanguardia de las naciones desarrolladas del mundo.
Va de suyo que en un gobierno erigido sobre valores, una Poder Judicial adecuado a tales virtudes, no podrá tener a los Kirchner en libertad… y esto no será venganza, será simplemente justicia. (Agencia OPI Santa Cruz

3 Comentarios | Registrate y participá

Viejo willybilly dijo: 13.06.08
Muy claro y muy vergonzoso. El solo pensar que hay gente apoyando a estos tránsfugas y que, de haber un conflicto armado, van a troncar vidas, flias., edificios, iglesias, escuelas, etc, como los chanchos, que lo que no pueden comer lo rompen, me hace correr un escalofrío por la espalda. Espero que los que le dieron el voto se hayan arrepentido... los que tienen algo de cerebro aún, porque a los otros la grasa de los choripanes se los atrofió, y junto con no hacer nada da un resultado poco prometedor.
Viejo ricardo33 dijo: 13.06.08
Originalmente publicado por edocapo2000 Ver mensaje
El tampón (nota de OPI Santa Cruz)




06/06 - 13:00 - Dispensen este exabrupto lascivo, pero es la manera exacta de graficar a mi país en esta excepcional etapa histórica: Argentina es un tampón. Sin dudas… estamos en el mejor lugar… pero en el peor momento, por: Miguel Chazarreta.
Nuestra Nación se encuentra en el mejor lugar entre las naciones del planeta. Un país que produce alimentos en un mundo hambriento y ansioso, demandante ávido y generoso de todos y cada unos de nuestros productos, dispuesto a pagar por ellos precios favorables y que van a ir en constante crecimiento.
Pero estamos en el peor momento… porque este país está gobernado por una verdadera banda de psicópatas, delincuentes, embaucadores y mafiosos cimentando un gobierno que será inmortalizado como el más corrupto, hipócrita y farsante de la historia argentina.
Alguno dirá que ha sido legitimado en las urnas y esto es cierto, pero también es cierto que terminarán todos presos y repudiados por la misma sociedad que hoy los veneran. Pasó con Alfonsín, pasó con Menem, pasó con Duhalde, pasó con De La Rúa… y va a pasar con Los Kirchner, no tengan dudas.
La diferencia radica en que es imposible que Los Kirchner y su banda puedan zafar de la cárcel en cuanto pierdan el poder. Y el poder maquiavélico cimentado por los Kirchner, fundado en el terror, empezará a desmembrarse en cuanto algún sector de la sociedad empiece a dar muestras de rebeldía al perder el temor acumulado.
No es otra cosa lo que se discute en el gobierno cuando se evalúa la rebelión agropecuaria. Las retenciones, a esta altura del conflicto, son un simple subterfugio y un ejército de funcionarios y filósofos rentados saldrán a justificar lo injustificable. El gobierno, en su voracidad fiscal, sabe que metió la pata hasta el cuadril con el tema de las retenciones al punto que hubo que sacrificar al Ministro de Economía al que le habían obligado a adoptar tal medida.
Quien estime que la discusión gubernamental se centra en la cuestión de las retenciones se equivoca. La discusión del gobierno radica en que en su concepción maquiavélica y esquizofrénica no es admisible la protesta y es menester cortarla de cuajo y hacer tronar el escarmiento público a sus autores.
El gobierno volvió a equivocar en la reacción que, a la postre, fue peor que la acción inicial equivocada. El gobierno acusa de “golpistas” a todo opositor y no se equivoca… claro que en su concepción. En la Edad Media quién se oponía a los designios del Sr. Feudal o al Monarca era acusado de sedición, de subversivo y localizado era brutalmente eliminado en forma inmediata (V. “El derecho de pernada” – OPI Santa Cruz – 1° de Agosto de 2006).
Por eso para Los Kirchner hace rato que el conflicto con el sector agropecuario dejó de ser un asunto recaudatorio, para ser lo que es: una cuestión de poder. La lógica del poder en el concepto K indica que un retroceso gubernamental, un paso atrás en una decisión adoptada por más equivocada que hubiera sido, es una muestra de debilidad… y esto también es cierto.
Por eso quienes, como la iglesia y distintos sectores de la vida argentina, con muy buen juicio intentan interceder en el conflicto solicitando medidas inspiradas en la magnanimidad gubernamental se equivocan. No hay racionalidad ni mucho menos grandeza en un gobierno constituido con la única idea de robar y de saquear a la Nación.
• Para que en un país un mandatario despoje 1.200 millones de dólares del Estado Provincial y no pase nada… pasa algo.
• Para que en un país se entreguen a perpetuidad los mejores yacimientos de petróleo de la Patagonia a una empresa británica y no pase nada… pasa algo.
• Para que en un país el Congreso de la Nación resigne sus facultades constitucionales a favor del Poder Ejecutivo y transformar la República en una monarquía y no pase nada… pasa algo.
• Para que en un país decenas de gobernadores y centenares de Intendentes resignen calladamente su autonomía y, con ella, los recursos que por derecho les corresponden para aplaudir después un mínimo porcentaje que les llega como limosna y no pase nada… pasa algo.
• Para que en un país se descubra que los fondos de campaña electoral que llevaron a la actual mandataria a ocupar la Presidencia de la Nación fueron ingresados ilegalmente al país desde Estados extranjeros y no pase nada… pasa algo.
• Para que en un país decenas de gobernadores, centenares de intendentes y de legisladores que accedieron a sus cargos a través de un Partido Político se pasen sin escalas a las filas del Frente para la Victoria y no pase nada… pasa algo.
• Para que en un país la familia gobernante pasara en poco tiempo de una vida normal de la clase media a constituirse en la familia mas acaudalada del país y no pase nada… pasa algo.
• Para que en un país los datos oficiales mientan escandalosamente, desvirtuando alevosamente los índices inflacionarios y las mediciones de la pobreza y que todos lo sepan y no pase nada… pasa algo.
Pasa el despotismo en su más pura esencia. Pasa el terrorismo de Estado como amalgama de dominación. Pasan la defensa de los Derechos Humanos como simple cortina de humo. Pasan Moyano y Delías como paradigmas de la moral de este gobierno. Pasa la corrupción más bestial y desenfrenada de la historia argentina. Pasan los Kirchner.
La Iglesia tiene las mejores intenciones, es cierto, pero se equivoca. Para entender a los Kirchner hay que estar necesariamente fuera del contexto histórico contemporáneo, hay que escudriñar el funcionamiento de las monarquías, pero no las actuales monarquías constitucionales, por cierto, sino las absolutas de la edad media. Es solamente en tal concepción que se puede percibir el razonamiento de los Kirchner y su apego obsesivo y encolerizado al poder y desde tal punto de vista es cierto que todo aquel que discute, que se opone, que se rebela, no es un opositor, es un golpista. No se puede combatir a los kirchner y su banda desde la ingenuidad de una simple discusión republicana de ideas o de una habitual disputa de intereses secoriales.
El Hecho que tras esta brutal intransigencia a los Kirchner les importa un comino dilapidar la mejor oportunidad histórica del país de emerger al mundo con posibilidades reales de éxito. Con el poder político y económico acumulado son capaces de destruir todo el esfuerzo de los argentinos si tras los escombros pueden garantizarse seguir conservando el poder. El poder les certifica riqueza y, especialmente, les concede impunidad.
Los Kirchner están mostrando la hilacha. Están dejando a las claras que no les interesa el progreso, el bienestar y el capital que no pueden manejar de conformidad a sus intereses. No les interesa que la riqueza autónoma, que son las divisas que ingresan al país, sin pasar por sus manos. Es cierto que les preocupa enormemente la redistribución de la riqueza en el país; empezando esa distribución por ellos, claro está.
Con la rebelión del campo se inicia el camino de la caída de los Kirchner y el cumplimiento de la máxima acuñada por Abraham Lincoln que reza que “se puede engañar a toda la gente parte del tiempo, se puede engañar a parte de la gente todo el tiempo; lo que no se puede hacer es engañar a toda la gente todo el tiempo”.
Inexorable, se acerca el tiempo en que los Kirchner van a ser repudiados por la gran mayoría del pueblo argentino y cosechar lo que sembraron durante su período de hegemonía. Con la caída del imperio que ya no puede disimular sus grietas y sus señales de derrumbe vendrán otros tiempos, y sin dudas serán mejores. Se acerca el tiempo en que los actuales aduladores se transformarán en negadores y antes que cante por primera vez el gallo de la madrugada del próximo gobierno ya lo habrán negado muchas veces… son los mismos que lo hicieron con Menem y con Duhalde… lo repetirán con los Kirchner.
Los dolores del parto de ese nuevo tiempo comienzan a sentirse en los espasmos inevitables que anticipan el nacimiento de un nuevo país construido fundamentalmente sobre la exaltación institucional de los valores.
La caída de los Kirchner así como inevitable, será traumática. Un gobierno que no se maneja con valores resistirá con la fuerza, así su despliegue inconsciente lleve al derramamiento de sangre. No es otra cosa lo que se puede esperar si la estrategia oficial de la resistencia gubernamental la conducen energúmenos de la talla de Luis Delia y Hugo Moyano que, al igual que los Kirchner se juegan la vida en la perpetuación de este gobierno en el que se están enriqueciendo colosalmente.
Afortunadamente la Argentina sobrevivirá a los Kirchner y felizmente lo hará a tiempo.
Y el próximo gobierno se erigirá sobre un trípode virtuoso que, conjugados con decencia, llevará al país a la vanguardia de los países desarrollados del mundo: democracia, república y riqueza.
Un país con las condiciones privilegiadas del nuestro que por tal contexto económico tenga asegurada por las próximas décadas una renta asombrosa y creciente, sumado a concepciones democráticas en serio y conjugado a los valores republicanos, es un país –el nuestro, la Argentina- llamado por la historia a marchar a la vanguardia de las naciones desarrolladas del mundo.
Va de suyo que en un gobierno erigido sobre valores, una Poder Judicial adecuado a tales virtudes, no podrá tener a los Kirchner en libertad… y esto no será venganza, será simplemente justicia. (Agencia OPI Santa Cruz
un paso atras a tiempo puede ser la salida al problema del campo ,cuando salio el ministro de economia ,regresar al 35 %las retenciones, todos estariamos contentos ,ya no tiene margen para reprimir a los piqueteros gauchos,y los piqueteros gauchos estan sumando adeptos,estos gauchos son estrategas ,el corte de la matanza ,es mortal porque anula alos piqueteros de delia,si siguen tendremos los gauchos en el matadero de liniers cortando la general paz,un presidente estadista jamas busca un rival poderoso,subestimo el poder delos gauchos, los 300 mil chacareros de rosario era una muestra importante para dejar pasar,ya es tarde para una solucion ,al faltar los alimentos ,las cacerolas saldran alas calles y puede terminar mal,se puede mentir un poco pero no todo el tiempo, los gauchos se reunieron con el gobierno pero el gobierno petardeo toda solucion,las amas de casa saldran alas calles sabedoras del poder de las cacerolas y el gobierno quedara mas solo que pinochet el dia del amigo,gobernar es reconocer que se tomo una decision mal ,ala gente no le importa el ego de un presidente,la presidente llena de fantasmas golpistas ,ataca alos chacareros que pueden aguantar un año los piquetes ,el botox ,el audi que le regalo ala hija ,las carteras vuitton,es mala propaganda para una presidente que se acuerda despues de 90 dias de paro de los pobres,,con la comida no se jode dice la propaganda oficialista, con los gauchos tampoco ,los gauchos vienen marchando.
Viejo Andresk dijo: 13.06.08
Personalmente, comoargentino, todo esto me da mucha impotencia... MUCHA!

El pais tiene para dar un montón...
NOS ESTAMOS PERDIENDO LA OPORTUNIDAD DEL SIGLO!!!!

Y una manga de ineptos en el gobierno nos tiene acogotados a todos por culpa de su soberbia, desfachatez, lealtad peronista y currupción...

Este gobierno me da asco.

Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios