745.918 temas | 5.025.545 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Viejo Fakir Montailes dijo: 19.09.13
¿Qué camino seguiría un alma desterrada de su paraíso?

En los montes de la guerra, donde el caos azota la tierra, y el mismo orden se desvanece en fracciones irreales, allí buscaba reposo el alma atormentada.

Debajo de las nubes negras, al lado de la Luna llena, donde los vientos soplan helados, y hasta el mismo Sol se avergüenza al salir. Donde las tumbas no son hogar seguros para los muertos. Donde los cuervos solo observan pasar los días tempestuosos.

En aquel lugar la vagabunda alma por el mismísimo Azar fue llevada. Con una búsqueda permanente: encontrar un cuerpo humano y darle vida. Esperanzada en su búsqueda, animada por un fulgor divino. Queriendo, anhelando... sufriendo.

Los meteoros no tardaron en caer: la Guerra de los cielos había empezado; y él ahí, en medio de la profetizada voluntad celestial. "El tiempo ha terminado, la destrucción es inminente" se escucha retumbar por las 3 esquinas del planeta.

La hecatombe no sorprendió al alma errante, pues era también su elemento. Así que, sin preguntarse a su voluntad qué es lo que quería, pues el alma es en sí misma voluntad, se lanzó a la misteriosa e inevitable batalla. Pues entre la destrucción, todo rompimiento deviene en realización; en la guerra toda batalla es por la paz.

200 años después de la tragedia inevitable, el alma sigue vagando en su encierro incorpóreo, buscando existir, deseando ser. En vano, pues todos los cuerpos han sido destrozados y pulverizados por los caballeros de la osada rebelión... sus mismos compañeros.

Ahora sigue en busca de su venganza, contra el dios Azar, engañoso prometedor, y contra sí mismo.
Pues él sabe que todo lo acontecido, fue por él en su momento, bien recibido.

Editado por Fakir Montailes: 19.09.13 a las 22:38

0 Comentarios | Registrate y participá


Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios