738.780 temas | 5.159.151 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Viejo Cordobés Suculento dijo: 05.09.06
El mejor y más completo modelo de revolución




Objetivo:Conocer, entender y analizar un suceso que cambió la historia mundial desde nuestra perspectiva, nuestros conocimientos y nuestra punto de vista. Además poder adquirir nuevos conocimientos acerca de este tópico ya que nunca lo tratamos con suficiente profundidad como para tener una opinión formada acerca de un hecho de tal magnitud.


Prólogo:Durante todos estos años del secundario escuchamos y entendimos la revolución francesa como un hecho trascendental en la vida de los hombres. Pero a pesar de ello nunca conocimos en profundidad cada uno de los aspectos que abarcó dicha revolución, siendo que esta tuvo influencias en todos los campos de la vida del hombre. Desde un punto de vista netamente históricopodemos afirmar que la revolución francesa significó el tránsito de la sociedad estamental, heredera del feudalismo, a la sociedad capitalista, basada en una economía de mercado. Pero sería insuficiente dicho concepto, y es mucho más acertado consagrar el hecho revolucionario de 1789 como el hecho que causó el paso de la edad moderna a la edad contemporánea, dando una relevancia aún mayor y convirtiendo un fenómeno local en un hecho relevante para todo el planeta. Todos los movimientos revolucionarios o independentistas que se produjeron durante estas fechas están marcados por una nueva ideología, por unas notas diferenciales que los distinguen de los fenómenos históricos que se produjeron en la Edad Moderna. Por otra parte también es valido destacar que los cambios, aun siendo revolucionarios, no significan la ruptura total con lo anterior, ni la aparición de realidades totalmente nuevas. El concepto de Nuevo Régimen constituye una realidad histórica coherente, cuyos supuestos políticos, sociales, económicos e institucionales se han mantenido hasta mediados del siglo XX.

Análisis:Ante todo al hablar de revolución francesa debemos mencionar tal hecho histórico como una revolución. Y no revolución por su desarrollo o duración sino porque implicó transformaciones en todos los órdenes de la vida del hombre. Y no fue solo una revolución histórica que adorna el año 1789 sino que fue una revolución de carácter universal, eterna y verdadera. Muchos historiadores se manifiestan en contra de definir este hecho como una revolución, pero de qué otra forma podríamos catalogar un hecho que alteró el orden de la época. Esta revolución abarca un período de 10 años (1789-1799), durante los cuales se establecieron en toda Europa nuevas formas de organización política, social y económica, surgieron nuevos usos y costumbres y triunfaron nuevos modos del pensamiento y nuevas tendencias espirituales.

Antecedentes:
En primer lugar haremos una breve referencia a las ideas que gestaron la revolución.El final del siglo XVIII fue una época de trastornos en muchas partes de hemisferio occidental, trastornos que se pueden atribuir de una u otra forma al fermento de ideas conocidas como Ilustración. Estas ideas, reflejo de las necesidades y tensiones de una sociedad cambiante, se basan en el nuevo conocimiento científico del siglo XVII, que engendró una nueva fe en la razón y en el progreso.Todo esto llevó a un rechazo de la autoridad y a una afirmación de los hombre, como seres que nacen libres, pero en todas partes están encadenados. Por otra parte estas actividades centralizadoras, que comenzó a practicar el régimen monárquico encontraron resistencia en todos aquellos que tenían intereses creados en el Antiguo régimen, Iglesias, gremios y corporaciones y, sobre todo, la aristocracia. Es aquí que en todas estas características mencionadas encuentran lugar las revoluciones, que aparecieron por primera vez en gran escala en las colonias inglesas de América. El ejemplo norteamericano fue una inspiración para los franceses, cuyas tropas habían peleado en el lado norteamericano en la guerra. Resumiendo podemos decir que La independencia de EEUU y el desarrollo de la revolución industrial, iniciada en la Gran Bretaña, son los otros dos grandes procesos que señalan esta transición histórica y que por ser anteriores a la revolución francesa, fueron causas de la misma. Otras causas que también hicieron a la revolución aunque en menor medida fueron: periódicas crisis económicas motivadas por las largas guerras emprendidas durante el reinado de Luis XIV, la mala administración de los asuntos nacionales en el reinado de Luis XV, las cuantiosas pérdidas que acarreó la Guerra Francesa en India y el aumento de la deuda generado por los préstamos a las colonias británicas de Norteamérica durante la guerra de la Independencia estadounidense.

Participación popular:
En segundo orden creemos necesario mencionar a las masas ya que fueron las mismas las que protagonizaron el hecho. Hacia siglos ya que en Europa estaba firmemente establecido el sistema monárquico y que este era el sistema de gobierno heredado y que regía en el viejo continente. Fue durante esta revolución que por primera vez en la historia un pueblo se reveló contra el sistema monárquico que regía a Europa, teniendo como sustento el hecho de que la conducción de un estado afecta la conciencia de los ciudadanos. El protagonismo popular, o mejor dicho nacional es indiscutible porque los habitantes franceses de la época demostraron con actos que el pueblo es soberano y que puede hacer valer sus derechos y libertades colectivas ante cualquier gobierno. Podemos resumir el pensamiento del pueblo francés así: Una comunidad que aspira a la soberanía, al derecho moral de defender su existencia frente a todas las demás comunidades deriva de la autoridad civil y temporal de sus leyes, no de sus gobernantes ni de su magistratura, sino de sí misma. Y en todo esto, marcamos la relación existente entre el gobierno civil y la voluntad colectiva, claro reflejo de que el pueblo francés sostenía que la conducción del pueblo estaba a cargo de sí mismo y que la verdad recaía en la opinión o la decisión de la mayoría. Dicho concepto en nuestros días es totalmente erróneo aunque muy presente, ya que en muchos casos de nuestras vidas diarias nos manejamos con lo que opina la mayoría. El concepto no es erróneo en términos de democratización ya que es un buen reflejo de participación colectiva, el inconveniente aparece en que no se puede reducir la verdad o la veracidad de las cosas a la decisión de la mayoría. La verdad es una sola y no depende de ninguna aceptación colectiva.
En esa época, podríamos clasificar la sociedad francesa, en la que se distinguían tres estamentos o clases sociales:
1) El clero: era la primera de las clases sociales privilegiadas. Conservaba un gran prestigio e influencia. Además recibía los diezmos de los fieles, poseían extensas propiedades, que abarcaban la cuarta parte de la superficie de Francia, y como si fuera poco, no pagaban impuestos.
2) La nobleza: esta era la segunda clase privilegiada formada por un número de personas análogo al del clero, que poseían tierras de parecida importancia y extensión. Percibían de los campesinos, que vivían en sus tierras, los antiguos derechos feudales, y sólo pagaban impuestos en casos especiales.
3) En El Tercer Estado: se distinguían distintas categorías, alguna de las cuales había logrado privilegios. La capa superior del estado llano era la burguesía; la inferior, los obreros y campesinos. Estos últimos soportaban pesadas cargas que, en la generalidad de los casos, les privaban de las cuatro quintas partes del fruto de su trabajo. Debían pagar los impuestos al estado, el diezmo a la iglesia y los derechos feudales al señor.

Desarrollo de los hechos:
En 1788, la gravedad de la situación obligó a Luis XVI a llamar a Nécker (un banquero ginebrino de sólida fortuna personal y gran reputación como financista), quien sugirió al rey la convocatoria de los Estados Generales (una asamblea formada por representantes del clero, la nobleza, y el tercer estado), exigida también por el pueblo. Luis XVI accedió finalmente a celebrar unas elecciones nacionales en 1788. La censura quedó abolida durante la campaña y multitud de escritos que recogían las ideas de la Ilustración circularon por toda Francia. Nécker, a quien el monarca había vuelto a nombrar interventor general de Finanzas en 1788, estaba de acuerdo con Luis XVI en que el número de representantes del Tercer estado (el pueblo) en los Estados Generales fuera igual al del primer estado (el clero) y el segundo estado (la nobleza) juntos, pero ninguno de los dos llegó a establecer un método de votación. A pesar de que los tres estados estaban de acuerdo en que la estabilidad de la nación requería una transformación fundamental de la situación, los antagonismos estamentales imposibilitaron la unidad de acción en los Estados Generales, que se reunieron en Versalles el 5 de mayo de 1789. Las delegaciones que representaban a los estamentos privilegiados de la sociedad francesa se enfrentaron inmediatamente a la cámara rechazando los nuevos métodos de votación presentados. El objetivo de tales propuestas era conseguir el voto por individuo y no por estamento, con lo que el tercer estado, que disponía del mayor número de representantes, podría controlar los Estados Generales.Este abierto desafío al gobierno monárquico, que había apoyado al clero y la nobleza, fue seguido de la aprobación de una medida que otorgaba únicamente a la Asamblea Nacional el poder de legislar en materia fiscal. Luis XVI se apresuró a privar a la Asamblea de su sala de reuniones como represalia. Ésta respondió realizando el 20 de junio el denominado Juramento del Juego de la Pelota, por el que se comprometía a no disolverse hasta que se hubiera redactado una constitución para Francia. El rey se vio obligado a ceder ante la continua oposición a los decretos reales y la predisposición al amotinamiento del propio Ejército real. El 27 de junio ordenó a la nobleza y al clero que se unieran a la autoproclamada Asamblea Nacional Constituyente. Luis XVI cedió a las presiones de la reina María Antonieta y del conde de Artois (futuro rey de Francia con el nombre de Carlos X) y dio instrucciones para que varios regimientos extranjeros leales se concentraran en París y Versalles. Al mismo tiempo, Nécker fue nuevamente destituido. El pueblo de París respondió con la insurrección ante estos actos de provocación; los disturbios comenzaron el 12 de julio, y las multitudes asaltaron y tomaron La Bastilla —una prisión real que simbolizaba el despotismo de los Borbones— el 14 de julio. Antes de que estallara la revolución en París, ya se habían producido en muchos lugares de Francia esporádicos y violentos disturbios locales y revueltas campesinas contra los nobles opresores que alarmaron a los burgueses no menos que a los monárquicos. Dicha situación era insospechada unos 10 o 15 años atrás, pero ya era una realidad, y una realidad que resultaba feliz para los integrantes del tercer estado. Y como consecuencia principal de la toma de la bastilla aparece la revolución agraria y social en la campiña francesa. Los campesinos en armas asaltaron castillos y residencias señoriales; incendiaron los edificios de las oficinas de recaudación de los impuestos, que tan desconsideradamente les gravaban. Los campesinos destruyeron así, violentamente el régimen feudal; la asamblea al saberlo lo aniquiló legalmente.
La redacción de una constitución:
Aquí uno de los puntos centrales de la revolución, ya que aparece la primer constitución europea lo que significaba el primer límite a la autoridad del monarca y la primera redacción de leyes que regían a un pueblo dispuesto a cumplir con todos ellas. El clero y la nobleza hubieron de renunciar a sus privilegios en la sesión celebrada durante la noche del 4 de agosto de 1789; la Asamblea aprobó una legislación por la que quedaba abolido el régimen feudal y señorial y se suprimía el diezmo, aunque se otorgaban compensaciones en ciertos casos. En otras leyes se prohibía la venta de cargos públicos y la exención tributaria de los estamentos privilegiados. A continuación, la Asamblea Nacional Constituyente se dispuso a comenzar su principal tarea, la redacción de una Constitución. En el preámbulo, denominado Declaración de los Derechos del hombre y del ciudadano, los delegados formularon los ideales de la Revolución, sintetizados más tarde en tres principios que nunca antes habían sido respetados ni tenidos en cuenta en ninguna parte del planeta. Dichos principios son: Libertad, Igualdad y Fraternidad. El primer borrador de la Constitución recibió la aprobación del monarca francés en unas fastuosas ceremonias, a las que acudieron delegados de todos los lugares del país, el 14 de julio de 1790. Este documento suprimía la división provincial de Francia y establecía un sistema administrativo cuyas unidades eran los departamentos, que dispondrían de organismos locales elegibles. Se ilegalizaron los títulos hereditarios, se crearon los juicios con jurado en las causas penales y se propuso una modificación fundamental de la legislación francesa. Todos estos cambios no eran para nada insignificantes ya que terminaban con vicios jurídicos que se venían implementando desde mucho tiempo atrás. Luego de más de 2 años de trabajo para poder redactar una constitución moderada, para una monarquía liberal, el rey aceptó la constitución y juró solemnemente acatarla y cumplirla en todos sus detalles. Finalmente, el 30 de septiembre de 1791, los constituyentes declararon terminada su misión, iniciándose el nuevo régimen.

La iglesia católica antes, durante y después de la revolución:


Como otro importante punto a destacar estudiaremos el hecho de la participación y las consecuencias que sufrió la Iglesia Católica durante este proceso. Al mencionar a la Iglesia también debemos tratar en paralelo la autoridad del monarca. Por entonces siempre se creyó que el rey recibía su poder de Dios, a quien únicamente debía rendir cuenta de sus actos. Sus súbditos no tenían ningún derecho, pero sí el deber de obedecer al rey en sus decisiones. El rey declaraba la guerra y hacía la paz; comandaba los ejércitos; determinaba los gastos y fijaba los impuestos; nombraba y destituía a los funcionarios y dirigía la administración entera. Más puntualmente en lo que refiere al monarca mencionamos que quien gobernaba Francia desde 1774, era Luis XVI. Dicho monarca era conocido por su poca aptitud para la función que desempeñaba, por su incapacidad de conducir al estado pero también por su innegable religiosidad. Luis XVI era un católico brillante respecto de sus acciones en torno a la Iglesia y a sus actitudes personales, ya que cumplía con los mandamientos fielmente. Es por ello también que cuando cae el monarca antes nombrado, la Iglesia católica sufre un golpe muy importante. Es con la revolución que se inicia el camino a la separación de la Iglesia y el Estado en Francia ya que ambos estaban extremadamente ligados como dijimos anteriormente. Los principios de la libertad de culto y la libertad de expresión eran desconocidos en tiempos de la revolución, pero posterior a ella y como consecuencia directa de la misma se instalan en Francia. Los derechos civiles para los protestantes y los judíos no existían, ni siquiera se pensaba que pudiesen obtenerlos, pero fue posterior al tiempo de la revolución que dichos derechos fueron otorgados a judíos y protestantes. Esto también significó un traspié para la iglesia católica.Se impusieron importantes restricciones al poder de la Iglesia católica mediante una serie de artículos denominados Constitución civil del Clero, el más importante de los cuales suponía la confiscación de los bienes eclesiásticos.Con este hecho también la Iglesia perdió mucho poder, ya que ese poder que tenía era en gran parte sustentado por la capacidad económica y las posesiones materiales que esta tenía. Asimismo, la Constitución estipulaba que los sacerdotes y obispos fueran elegidos por los votantes, recibieran una remuneración del Estado, prestaran un juramento de lealtad al Estado y las órdenes monásticas fueran disueltas. Estos cambios también impactaron fuertemente en el seno de la Iglesia católica ya que debilitaron las comodidades de los sacerdotes y exponían mucho más sus actos y labores. En resumen, podemos afirmar que la revolución impactó a la iglesia católica y en particular e hilando fino la perjudicó por los hechos antes mencionados.
Arte de la época:
A continuación destacaremos aquellos personajes brillantes de la época que se destacaron en el campo del arte: En primer lugar y a pesar de que no era francés a Johann Wolfgang von Goethe (1749 - 1832) escritor y filósofo alemán, funcionario de la Corte de Weimar quien en su producción literaria abarca desde la poesía, la novela, el teatro, el ensayo y es el iniciador de la corriente literaria alemana conocida como Tormenta e Impulso, precursora del romanticismo alemán. También su producción poética, se encuentra, actualmente, recogida en diversas ediciones y en el campo de la música son innumerables los poemas de Goethe convertidos por compositores de todas las épocas. Otro artista clave aunque tampoco era del país galo fue Mozart nació en el año 1756 en Salzburgo (Austria). Por otra parte la historia de Mozart si está mas ligada a Francia ya que tocó ante el monarca Luis XV. Aunque dicho genio no esté ligado estrechamente a los ideales de la revolución, cabe destacarlo porque fue quien sirvió como artista al Papa Clemente XIV y a la iglesia en general. Resulta indispensable notar a Mozart, ya que también y para hacer más rico aún su aporte al arte, encontró un ideal filosófico. 1785 fue un año de gran actividad artística y social para el, lo que hace pensar que todo su arte y sus pensamientos tuvieron participación en Francia por esos años, como la tuvo en todo Europa. En el campo de la escritura y la filosofía para terminar con los artistas señalaremos a un francés que quizás por su entorno y profesión haya sido de todos los nombrados el más ligado a la revolución. Y ese personaje fue Denis Diderot (1713-1784), el redactor de la segunda enciclopedia universal del mundo occidental. La participación en ella de Voltaire, Montesquieu, Jean-Jacques Rousseau y Jaucourt entre otros, es lo que une a Diderot a la revolución. El motivo es que todos los antes citados tuvieron participación activa en la revolución, en el caso de Voltaire por ser un ferviente opositor a la iglesia católica, en Montesquieu por ser uno de los introductores a la división de poderes, en Rousseau y su obra “El contrato social”, porque esta obra se reconoce como la semilla de la revolución y así con c/u de los pensadores que abstrajeron su pensamiento y edificaron un nuevo concepto de estado y sentaron las bases de una revolución.
Consecuencias directas de la revolución francesa:
Era impensado que un hecho histórico alguna vez podría cambiar totalmente el mundo o la forma de vida de los seres humanos en general. Pero así fue, apareció ese hecho que introdujo numerosos cambios y aportes a la sociedad mundial. Entre los más importantes vale destacar como una consecuencia directa de la Revolución, la abolición de la monarquía absoluta en Francia, y posteriormente en toda Europa, al punto que hoy no existen monarquías absolutas.Además, este proceso puso fin a los privilegios de la aristocracia y el clero. La servidumbre, los derechos feudales y los diezmos fueron eliminados; las propiedades se disgregaron y se introdujo el principio de distribución equitativa en el pago de impuestos, toda una novedad para el régimen de la época.Gracias a la redistribución de la riqueza y de la propiedad de la tierra, Francia pasó a ser el país europeo con mayor proporción de pequeños propietarios independientes. Otras de las transformaciones sociales y económicas iniciadas durante este periodo fueron la supresión de la pena de prisión por deudas, la introducción del sistema métrico y la abolición del carácter prevaleciente de la primogenitura en la herencia de la propiedad territorial. La Revolución también desempeñó un importante papel en el campo de la religión. Los principios de la libertad de culto y la libertad de expresión tal y como fueron enunciados en la Declaración de Derechos del hombre y del ciudadano, pese a no aplicarse en todo momento en el periodo revolucionario, condujeron a la concesión de la libertad de conciencia y de derechos civiles para los protestantes y los judíos. La Revolución inició el camino hacia la separación de la Iglesia y el Estado.
Conclusión: Se nos complica mucho poder concluir a la revolución francesa en general por su carácter global, que implica que fue un hecho que produjo cambios en cada uno de los aspectos de la vida del hombre. A pesar de todo ello y en concordancia con lo antes expuesto definiremos a esta revolución como aquel modelo que inspiró a los futuros países independientes a ser libres, como aquel hecho que demostró a los pueblos del mundo que son ellos quienes se gobiernan a sí mismos y que tienen el poder y apoyo de Dios para levantarse en contra de la opresión. Creemos que cada uno de los cambios producidos por la revolución fueron cambios que beneficiaron al mundo en general y que exaltaron el valor de la persona en su vida en sociedad. Y no porque la iglesia católica haya sido notablemente “perjudicada” por la revolución manifestaremos que fue un hecho nefasto. Pensando detenidamente vemos que la revolución exaltó los valores cristianos y elevó las actitudes cristianas. El régimen eclesiástico era un régimen corrupto, que de ningún modo obedecía a la voluntad divina y que no representaba ni siquiera en un 10% el mensaje evangélico. También debe atribuírsele a la revolución francesa el hecho de que fue un modelo a seguir respecto de las organizaciones estatales de los países que luego se independizaron, ya que exaltó los efectos constitucionales y demostró que la voluntad del pueblo es la que debe regir en una sociedad. Tampoco podemos hacer caso omiso a la circunstancia de que con la revolución francesa se terminó con una forma de gobierno nefasta que estaba poniendo a Europa y a la gran mayoría de sus habitantes en una situación in-entendible. La revolución fue la expresión visible de que Dios y los hombres están en constante contacto y que estos responden al ser supremo por los valores éticos y morales que los hombres tienen al nacer y que son un sello inviolable que luego ejecutados correctamente son la manifestación perfecta de la voluntad divina. Para terminar y como una crítica a la revolución diremos que fue esta la que impulsó como modelo económico mundial al capitalismo, modelo que hoy nos muestra un mundo con enormes diferencias y con un déficit enorme de solidaridad y expresión común tal como había propuesto dicha revolución. En el campo político no se puede ni resaltar ni desterrar los cambios propuestos por la revolución, ya que si la monarquía o la democracia es la mejor forma de gobierno sólo el fin del mundo lo dirá y creemos que dichas formas no dependen de sus bases propias sino que dependen de quién esté a cargo del gobierno y cómo desarrolle sus funciones. Por todo esto y como saldo entendemos como un enorme beneficio para el mundo en general la revolución francesa porque en ella se cambiaron la política, la economía, el arte, la sociedad y todos los demás campos de la vida humana, en un 99% de sus resultados para bien.
Bibliografía:
Ø“Historia del mundo contemporáneo” Antonio Fernández.
Ø“Historias íntimas de la revolución francesa” Editorial Plus Ultra.
Ø“La revolución francesa” Hilaire Belloc.
Ø“A history of world civilization” Henry Holt.

7 Comentarios | Registrate y participá

Viejo cancunero dijo: 18.08.07
necesito saber los acontecimientos que ocurrieron desde que aparece el hombre hasta la revolucion francesa
Viejo dayuus dijo: 18.08.07
y pq esto esta en diseño??
Viejo Tallulah dijo: 18.08.07
Me parece fantastico el trabajo..... pero creo q tendria q ir en Historia..... haya o no haya sido una revolucion q implico cambios ya sea en la literatura, musica, y arte.....
Es un hecho historico.....

Pero la verdad q te quedó bastante completo
Viejo Matutte dijo: 21.08.07
Lo mandamos a historia..............
Viejo syriana dijo: 22.08.07
muy lindo el trabajo y si la revolucion significo un avance bastante grande en su epoca, pero tambien tuvo su lado oscuro, por algo se lo llamo la etapa del "terror" en la que murieron mas de 30.000 personas en la guillotina, hasta que Robespierre murio en el mismo lugar que las personas que el mismo mando a ejecutar........
Viejo eddiewillers dijo: 28.08.07
la revolución francesa 1889 fue un horrible golpe de estado donde una banda de criminales intelectualoides izquierdistas le sacaron el poder a otros criminales católicos. Una vez en el poder, los intelectualoides no hicieron más que cortar cabezas a diestra y sieniestra hasta que otro criminal más grande y menos francés, Napoleone, puso un poco de orden y se hizo la hitler tratando de "liberar" toda europa, hasta que los ingleses se cansaron y lo liberaron a él.

La pungacracia que los pungas intelectualoides instauraron en una francia regada de sangre, se llamó "la comuna de París" y sirvió de modelo para todos los intelectualoides izquierdistas del siglo XX (y como muchos acá pueden probar, incluso del siglo XXI!!! Sólo en argentina podemos ser tan anacrónicos).

Si querés estudiar una revolución moral, recta y buena, mirá la revolución americana (1776) . Y si la querés ver en Europa, mirá la Revolución Gloriosa, en Inglaterra, 165yalgo.
Viejo heraldeixample dijo: 24.11.07
No estoy de acuerdo donde se dice lo siguiente: "En el preámbulo, denominado Declaración de los Derechos del hombre y del ciudadano, los delegados formularon los ideales de la Revolución, sintetizados más tarde en tres principios que nunca antes habían sido respetados ni tenidos en cuenta en ninguna parte del planeta. Dichos principios son: Libertad, Igualdad y Fraternidad", puesto que en la Declaración de Independencia de E.E.U.U., 4.7.1776 se dice en el preámbulo "When in the Course of human events, it becomes necessary for one people to dissolve the political bands which have connected them with another, and to assume among the powers of the earth, the separate and equal station to which the Laws of Nature and of Nature's God entitle them, a decent respect to the opinions of mankind requires that they should declare the causes which impel them to the separation.
We hold these truths to be self-evident, that all men are created equal, that they are endowed by their Creator with certain unalienable Rights, that among these are Life, Liberty, and the pursuit of Happiness. That to secure these rights, Governments are instituted among Men, deriving their just powers from the consent of the governed. That whenever any Form of Government becomes destructive of these ends, it is the Right of the People to alter or to abolish it, and to institute new Government, laying its foundation on such principles and organizing its powers in such form, as to them shall seem most likely to effect their Safety and Happiness." es decir "Liberty" por Libertad, "created equal" por Igualdad y "endowed by their Creator" por "Fraternidad", puesto que se estamos dotados por un mismo Creador o Dios, es decir, si somos hijos del mismo dios, somos hermanos, Fraternidad.



Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios