745.893 temas | 5.025.514 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Me Gusta1Me Gusta

Viejo rasenchidori dijo: 27.12.15
CAPITULO 16: ESTILO SENIN: TAIJUTSU UZUMAKI-HYUGA

Los shinobi de Konoha e Iwa miraban incrédulos al chunin rubio que acababa de aparecer, y golpear con tanta facilidad a San, con quien se estaban enfrentando. Este último decidió que, si bien le habían sorprendido con ese ataque, era mejor no ponerse nervioso. Recobró su semblante suelto y calmado.
San: De modo que… tenían un amigo más.
Boruto no respondió. Nadie lo hizo.
San: ¿? ¿Qué es esa mirada engreída? ¿Crees que porque me diste un golpe ya puedes vencerme solo así?
Boruto: Eres asqueroso…
San: ¿?
Boruto: Venir y decirle a la Kunoichi con la que estas peleando algo como eso… es simplemente asqueroso, eres un maldito idiota.
San: Jaja, bueno, como te decía, tú no tienes que inmiscuirte en mis asuntos. Oh, pero espera, me dijiste algo extraño, ¿verdad? Que… tú la viste primero. ¿Es una broma?
Boruto: ¿Celoso?
San (tronándose los nudillos): Tch… es un bocón. Bueno, si vamos a pelear por el premio, será mejor que te prepares para ser triturado.
Sarada: Boruto…
Boruto (volviéndose ella): Gracias por resistir, Sarada-chan, eres increíble. Estoy feliz de que estés bien. Pero esta vez yo me voy a encargar. No pienso seguir perdiendo contra ti.
Sarada: ¡!
La uchiha cruzó sus ojos negros con los ojos senin de Boruto. Estaba confundida dada esa nueva apariencia del Uzumaki, pero de pronto lo recordó… ¡eran los mismos ojos que Nanadaime había mostrado cuando trataba de rastrear a su madre durante la búsqueda de su padre! Eso solo podía significar una cosa.
Sarada: Tú…
Boruto: Estaba preocupado.
Sarada: ¡!
Boruto: Podía sentirlo… si no venía aquí, era probable que te perdiera. A ti y a los demás.
Mitsuki (adolorido): Boruto… que bueno que llegas…
Boruto: No te levantes, Mitsuki. Ya te han dañado bastante. Gracias por cuidar a Sarada-chan.
Mitsuki: Te has… vuelto mucho más fuerte, ¿no?
Boruto: Lo mismo podría decir de ustedes, ¿verdad?
Mitsuki: Jeje.
Boruto: Ahora, quédense atrás. Yo voy a pelear con él.
Chouchou: ¡¿Qué te pasa idiota?! ¡¿Qué no ves que todos nosotros estamos sufriéndola contra él?! ¡¿QUÉ TE HACE PENSAR QUE PUEDES VENIR A ACTUAR COMO CHICO GENIAL Y PELEAR SOLO?!
Mirai: Chouchou.
Chouchou: ¿?
Mirai: Confia en el.
Chouchou: ¿Qué está diciendo?
Mirai (mirando a Konohamaru): Este no es el mismo Boruto de siempre.
Konohamaru: No. No lo es. De hecho, lo veo muy cambiado. ¿Qué fue lo que le paso?
Shikadai: Pues por lo que puedo ver… su cara tiene unas cosas extrañas, por el lado de los ojos.
Konohamaru: ¿Qué?
Shikadai: Mírelo bien.
Konohamaru aguzo la mirada, notando los ojos del modo senin de Boruto.
Konohamaru: ¡Es modo senin!
Inojin: ¿Modo senin? ¿Qué es eso?
Konohamaru: ¡La técnica que usa Naruto nii-chan! Boruto… ¡Ha aprendido senjutsu!
Metal Lee: Senjutsu contra senjutsu… esto será impresionante.
Boruto: ¡Konohamaru-sensei!
Konhamaru: ¡!
Boruto: ¡Saca a Mitsuki y a Sarada-chan de aquí!
Konohamaru: E-está bien.
El Jounin se acercó a sus chunin, recogiendo a Mitsuki del suelo con cuidado.
Konohamaru: ¿Estas bien, Boruto? Te noto muy diferente.
Boruto: Lo sé. No te preocupes, estoy bien.
Konohamaru: Ten mucho cuidado. Él es también un usuario de senjutsu.
Boruto: Lo sé también. Puedo sentirlo. Pero no hay problema.
Konohamaru: ¿?
Boruto: Ese senjutsu… no es verdadero. No en su totalidad.
Sarada: ¿Qué dices?
Boruto: Luego les explico. Ahora retrocedan.
Konohamaru: Vamos, Sarada-chan.
Sarada, Konohamaru y Mitsuki fueron a reunirse con los demás shinobi, mientras Boruto volvia a concentrar su atención en San y Yon. Sarada lo veía desde la distancia.
Sarada: Ten cuidado, Boruto.

CON BORUTO Y SAN

San: ¿Crees que me podrás enfrentar tu solo? ¡¿Cuando ni siquiera la uchiha usando todo su poder pudo hacerlo?! ¿Estás loco o qué?
Yon: ¡San!
San: ¿? ¿Qué pasa?
Yon: Cálmate, San. Este chico no es tan normal como tú lo crees. Podría vencerte.
San: ¿Estas fastidiándome, no?
Boruto: Deberías escucharle – el rubio adoptó una posición de pelea bastante extraña, arqueando las piernas como lo haría un combatiente normal, llevando un puño hacia atrás y dejando la palma izquierda hacia adelante – podrías hacerte daño.
San: Ja, bromista. ¿Planeas usar solo taijutsu?
Boruto: Te darás cuenta que mi forma de pelear es algo distinta de lo que hayas visto antes.
Yon (pensando): Este chico… es tan peligroso como la uchiha.
San (adoptando su posición de lucha): ¡Bien, si quieres jugar, vamos a jugar!

CON KONOHA E IWA

Metal Lee: ¡Van a usar taijutsu! ¡El taijutsu es lo mejor! ¡Adelante, Boruto!
Kitsuchi: ¿Qué es esto? ¿Por qué nos estamos manteniendo al margen de esta pelea?
Konohamaru: Kitsuchi-san, es mejor no meternos. Ese chico que ha llegado es Boruto Uzumaki.
Akatsuchi: ¿Uzumaki? ¿El hijo de Naruto, el hokage?
Mirai: Sí. Y al parecer también puede usar senjutsu.
Akatsuchi: Pues eso es conveniente. ¿Estuvo siguiéndolos?
Konohamaru: Es una buena pregunta. ¿Cómo rayos llegó hasta acá?
Mitsuki: Probablemente avanzó todo el tiempo, sin detenerse a descansar, hasta llegar aquí.
Todos: ¡¿?!
Chouchou: Imposible… ¿Cómo puede haber llegado hasta acá sin siquiera dormir un poco?
Mitsuki: No tengo ni idea. Tal vez la preocupación le dio fuerzas para no detenerse.
Inojin: ¿Preocupación?
Sarada: Boruto… dijo que estaba preocupado por nosotros… que… sintió que estábamos en peligro.
Konohamaru: Tiene sentido. El senjutsu convierte a su usuario en un sensor.
Sarada: Eso explica como ese hombre esquivó tan fácilmente mis ataques, aun con el Susanoo.
Mirai: No.
Todos: ¿?
Mirai: Pudiste haberle dado más pelea, pero te forzaste de más al luchar con él. Fuiste muy impetuosa.
Sarada: Lo… lo sé.
Konohamaru: Veamos lo que Boruto puede hacer ahora.
Inojin: Pues esa postura de pelea es bastante rara. ¿Qué pretende?
Mitsuki: Jaja, ya entiendo.
Todos: ¿?
Mitsuki: Observen y verán.
Sarada: Espera, déjame tratar de curarte
La chica poso sus manos sobre su compañero, reuniendo chakra verde sanador.
Mitsuki: Gracias.
Chouchou: Vaya que fuiste imprudente.
Mitsuki: Tambien tu.
Chouchou: Tsk.

EN KONOHA, EN LA CASA UCHIHA

Naruto: Te lo vuelvo a repetir, no me gusta nada esto.
El hokage, Ino y los dueños de casa rodeaban a Haruko, que se disponía a ayudarles con un plan de información.
Sasuke: Pero sabes que es la única forma, ¿cierto?
Naruto: Sé que no conoces la delicadeza, pero te voy a pedir que no te pases con esto, ¿entendido?
Sasuke: No tienes que decírmelo.
Sakura: Vamos, no discutan.
Ino: ¿Estas segura de esto, Haruko?
Haruko: Hare lo que sea para ayudar, pero… díganme que va a pasarme.
Sasuke: Escucha. Ino conectará su mente a la tuya para poder acceder a tu conciencia. Luego, yo usaré el Tsukuyomi sobre ti para tratar de recrear una posible imagen del recuerdo del ataque a Amagakure. Si todo sale bien, tu mente se forzará a recordar lo que esté en lo más profundo de tu memoria, y el enlace mental con Ino le permitirá acceder a esa información.
Haruko: Y Naruto-sama…
Naruto: Yo estaré aquí para usar mi habilidad. Así, si el genjutsu de Sasuke empieza a afectarte negativamente, lo detendré enseguida.
Sakura: Y yo me aseguraré de que tengas donde caer si alguno de ellos lo arruina.
Naruto e Ino: ¡Oye!
Sasuke: Vamos a comenzar.
Haruko: Está… está bien. Me esforzaré.
Sasuke: Ino, enlázate ahora.
Ino: Bien. Prepárate, Haruko.
Haruko: …
La rubia puso su mano en la cabeza de Haruko, cerrando los ojos.
Ino: Shindenshin no Jutsu.
Una pequeña onda psíquica dio a entender a los presentes que todo estaba saliendo bien. Ino había logrado enlazarse.
Naruto: Te toca, Sasuke.
Sakura: Con calma, cariño.
Sasuke: Haruko aún tiene los ojos abiertos, ¿no?
Sakura: Sí.
Sasuke (agachándose, poniéndose a la altura de Haruko): Aquí vamos.
El mangekyou Sharingan de Sasuke se activó, y miró fijamente a Haruko, cuya mirada no tardó en delatar que se encontraba en el Genjutsu.
Naruto: Comencemos a buscar.

EN IWAGAKURE

San: ¿Estas listo, renacuajo?
Boruto: Tch, me estoy durmiendo mientras te espero aquí.
El pelinegro entonces se lanzó sin advertencia a toda velocidad, chocando puños con el rubio. Un pequeño temblor sacudió el área, justo a una ligera onda de viento.
San: Jeje, no está mal.
Como una mantis luchando contra una araña, los oponentes se pusieron a intercambiar rápidos golpes y patadas, mientras se desplazaban de aquí para allá a una velocidad de vértigo. Los golpes de San contactaban con los bloqueos de Boruto, y las patadas del rubio eran bloqueadas por las rodillas de su enemigo. En ese momento, San logró dar un empujón al Uzumaki, separándolo de sí, y arrojándose a darle una patada descomunal.
San: ¡COMETE ESTO!
Boruto esquivó a tiempo para evitar el feroz impacto de una patada que recordaba a los golpes de Sarada, abriendo la tierra bajo ella.
Boruto: Rayos… es bueno…
San: Jaja, ¿Qué soy bueno? Mira que eres lerdo.
Boruto retrocedió un par de pasos de un salto. Volvió a adaptar su extraña pose de pelea.
San: ¿Y que se supone que haces?
Boruto: Ok. Es hora de cambiar el ritmo.
San: ¿?
El chunin cambió la posición de sus manos, poniendo ambas manos en forma de palma, poniendo una delante de otra.
San: ¿Ehh…?
Yon: Oh…

CON KONOHA E IWA

Konohamaru: Esa postura…
Metal Lee: Es estilo Hyuga, ¿cierto?
Mirai: Bueno, Hinata-san también es una Kunoichi fuerte, no me sorprende que le haya entrenado también.
Kitsuchi: Será interesante ver senjutsu con el estilo del renombrado clan Hyuga.
Mitsuki: Mas bien estilo Uzumaki-hyuga.
Chouchou: ¿Y ahora de que hablas?
Mitsuki: Solo miren eso. Nos va a dar más de una sorpresa.
Sarada tragó saliva mientras esperaba lo que venía.

CON BORUTO

San: ¿Y que se supone que haras ahora?
Boruto: Esto.
San: ¡!
Para cuando San se dio cuenta, el rubio ya estaba frente a el, y comenzaba a dar fuertes patadas y golpes de palma, que recordaban a su madre y su tía. San luchaba por bloquear, pero el estilo de lucha del chunin había cambiado y le costaba adaptarse. Una de las palmas de Boruto logró conectar con el pecho de San, haciéndole retroceder una gran distancia.
Boruto: Jeje.
San: Muy bien, muy bien, lo acepto, eso fue genial, chico. Tal vez no seas solo un bocón.
Boruto: Tres… dos… uno…
San: ¿Qué estas…?
En eso, una onda de choque invisible golpeó de pronto San, sacándolo completamente de balance. El pelinegro estaba por demás impactado, que mas decir confundido.
San: ¿Qué fue eso? ¿Qué fue lo que me hiciste?
Boruto: La verdad es que yo no puedo usar el taijutsu del clan Hyuga en su totalidad… dado que no tengo el byakugan.
San: ¿De que…?
Boruto: Pero mi padre me dejó un pequeño regalo que me permite aumentar un poco la intensidad de ese “puño suave”.
Ni bien pronunció estas palabras, los presentes se dieron cuenta de que la palma de Boruto ardía en chakra rojizo.
Yon: ¿Qué es eso? ¿Qué chakra es ese?
San: No se que estas haciendo, pero no te va a funcionar.

CON KONOHA E IWA

Mirai: Konohamaru…
Konohamaru: Sí. Ese chakra no es de Boruto, ni tampoco de senjutsu.
Mitsuki: El chakra de Kurama.
Inojin: ¿Del biju? ¿Ese chakra que dijiste que uso en Amegakure?
Mitsuki: Sí. Creo que ha aprendido a controlarlo. Y lo usa para hacer mas efectivo su taijutsu, como lo haría un Hyuga con su Byakugan.
Chouchou: ¡MIERDAAAA, NOS GANARON DE NUEVO!
Metal Lee: Pero crei que ese Kurama estaba dentro del Nanadaime…
Mitsuki: Supongo que Boruto tambien puede usar ese poder. No lo se, lo importante es que es de mucha ayuda.

CON BORUTO

Boruto: ¿Listo para mas?
San: Jeje, no te pongas presumido, chico. No me esperaba ese golpe, eso es todo. Ahora es mi turno de ir en serio.
Boruto: ¿?
En ese momento, San adopto nuevamente aquella posición con la que resistio el jutsu de Shikadai antes, pero esta vez, cargando muchísimo chakra que se hacia visible como un halo rodeándole fuertemente.
San: ¡Ahora te voy a enseñar como se usa de verdad el senjutsu!
El hombre dio un fierte paso en el suelo y llegó con Boruto muy rápido, dando golpeas a velocidades imposibles que Boruto solo atinaba a bloqurear con sus brazos.
Yon: Eso es, no te detengas, San… debes vencerlo pronto.
San continuaba golpeando al rubio sin piedad, logrando tumbarlo y abriendo la tierra bajo el.
Boruto (aguantando): Gh…
San: ¡Ya no estas tan confiado, ¿o si?!

CON KONOHA E IWA

Sarada: ¡Boruto!
Metal Lee: Lo tiene… tenemos que ayudarlo.
Konohamaru: Mirai, Sarada… ¿me pueden dar algo de lo que les quede de chakra?
Mirai y Sarada: ¿?
Konohamaru: Tratare de usar nuevamente mi rasen endan. Ese tipo ya debe estar suficientemente desgastado y distraído para no resistirlo.
Mirai: Pero no estas seguro…
Konohamaru: ¡Rápido o lo va a matar!
Sarada ya había comenzado a transferir su chakra a su capitán.
Konohamaru: Sarada…
Mirai: Entiendo – la Jounin comenzó a ayudar a la chunin – espero que esto funcione.
La transferecia de chakra llegó a un punto en el que Konohamaru fue capaz de crear el rasengan sin agotarse.
Konohamaru: ¡Listo! Usaré el kote para añadirle chakra de fuego…
Siguiendo sus propias palabras, Konohamaru activo su pergamino y su rasengan se rodeo de fuego, terminando la técnica.
Mirai: Hay que esperar a que suelte a Boruto…
Kitsuchi: No lo hará.
Todos: ¿?
Kitsuchi: Como usuario de este estilo tan especial que es el senjutsu… el ya debe saber que tienes la técnica lista. Y mira al otro sujeto.
Todos vieron a Yon de pie en su sitio, sin moverse.
Kitsuchi: Ni siquiera intenta detenernos… como si no lo creyese necesario.
Konohamaru (adelantándose): ¡No lo sabremos si no lo intentamos!
Mirai: ¡Boruto, sal de ahí!

CON BORUTO

San dio un ultimo golpe hacia abajo, impactando los brazos de Boruto y agrandando un poco más el cráter que había formado.
Boruto: Gch…
San: ¿Te duele? Deberías dejar de ponerte en mi camino y dejar que me lleve lo que vine a buscar. Por supuesto, si continuas, voy a matarte.
Boruto se incorporó con algo de dificultad, mirando de reojo a su maestro con su ataque listo para usarse. Al principio pensó por que rayos se estaba metiendo en su pelea, pero luego le ocurrió una idea.
Boruto: A ver que haces con esto entonces.
San: ¿?
Como una salamandra o un gecko que se arrastra, Boruto recorrió rápidamente el camino al ras del suelo hacia su enemigo, llegando con el y pateándolo hacia arriba, arrojándolo por los aires, dándole a su sensei una oportunidad.

CON KONOHA E IWA

Mirai: ¡Nos dio la oportunidad! ¡Hazlo ya!
Konohamaru: ¡Dai rasen endan!
El rasengan con su remolino llameante volvió a impactar a San, esta vez sin defensa, pero cuando todo parecía haber resultado, este extendió las extremidades lanzando ondas de viento que desbarataron la técnica, aterrizando.
Boruto: Al parecer no funcionó.
San: Crei que lucharías solo contra mí. ¿Qué paso?
Boruto: Yo solo les dije a ellos que retrocedieran. Jamás mencione que no atacarían.
San: Ahaha, ya veo, chico astuto.
Boruto: ¡Pero a partir de ahora, nadie más que yo peleará! ¡¿Entendido?!
San: Bueno, veamos si honras tu palabra. Y como ya dejamos de usar solo taijutsu…
Boruto: ¿?
San: ¡Gufū Suika no Jutsu!
Un tornado de agua gigante se dirigió hacia Boruto, quien lejos de retroceder, puso sus manos hacia atrás como alistándose para lanzar algo.
Yon: ¿Qué va a hacer?
En las manos de Boruto, mucho chakra rojo comenzó a cargarse, adicionado por su chakra natural yacente.
Boruto (arrojando un golpe de palma): ¡¡SORUAAAAAAAAH!!
Con ese poderoso golpe, el rubio deshizo por completo el fuerte tornado acuático, dejando solo salpicaduras por todos lados.
San: Niño…
Boruto: Así como el viejo, tu puedes usar jutsu de diferentes elementos, incluso mezclarlos como ahora. Entonces mejor me pongo serio yo también.
El rubio volvió a ponerse nuevamente en posición Hyuga de pelea, pero esta vez, cambió las palmas por dos dedos en cada mano, apuntándole a su enemigo.
San: Ya vas de nuevo con eso…
Yon (pensando): No, esta vez es distinto… está concentrando mucho de ese extraño chakra en la yema de los dedos.
Boruto: ¡Heaaah!
San: ¡!
Sin que San pudiese reaccionar, Boruto llegó con el de un rápido salto y procedio a darle rapidos golpes con os dedos en diferentes partes del cuerpo. San le respondió con una patada que Boruto evadió, saltando hacia atrás.
San: ¡¿Qué demonios fue eso, mocoso…?! ¡!
En el instante en que San avanzó para exclamar lo dicho, sintió que su brazo izquierdo estaba totalmente adormecido, así como el lado derecho de su vientre. No podía moverlo, y su vientre entumecido le dificultaba la respiración.
San: ¡Q…! ¡¿Qué me has hecho?!
Boruto (pensando): Rayos mamá, esto funciona increíblemente bien. Te lo agradezco.

CON KONOHA E IWA

Akatsuchi: ¿Acaba… de inmovilizarle?
Kitsuchi: ¿El clan Hyuga tiene esa capacidad?
Chunin de Iwa: Entonces… este es el hijo del Hokage de Konohagakure.
Inojin: Woah… lo tiene acorralado. Y sin byakugan…
Konohamaru: Pensar que mi jutsu volvió a ser rechazado. Supongo que senjutsu solo puede ser vencido por senjutsu.
Sarada: Sorprendente…
Chouchou (picara, acercándose a Sarada): Hm… Sarada-channn, tu caballero es alguien muy fuerte, ¿cierto?
Sarada (sonrojada): Lo… es. Jaja, hasta creo que me siento derrotada.
Mitsuki: No te desanimes.
Sarada: ¿?
Mitsuki: Esto es lo que obtienen por estar metidos en una relación de noviazgo y rivalidad. Así que es normal que te sientas de esta forma.
Sarada (sonriendo, aun algo roja): Sí… creo que sí.
Konohamaru: Naruto nii-chan… Hinata-san… este es Boruto.

CON BORUTO

San: ¡¡YA ES SUFICIENTE!! ¡ESTOY MOLESTO!
Boruto: ¡!
San: Pensaba jugar contigo un poco más, pero me tienes harto. ¿Crees que no puedo luchar con un solo brazo? ¡Pues te equivocas!
El poderoso pelinegro cortó su brazo inmovilizado son su mano movible, usando la sangre para cubrirla.
Boruto: ¿Qué hace…?
San: Mira esto.
La sangre que goteaba en el brazo inmóvil de San de pronto adoptó una forma alargada y se cristalizó, dándole una apariencia dura y afilada, como…
Boruto: Una hoja de espada.
San: ¿Te gusta? Usando mi energia de senjutsu, puedo manipular el estado de una solución acuosa como es la sangre, incluido el estado solido. Ahora que tengo esto, no necesito mover el brazo, solo mi antebrazo. Tu truco no sirvió de nada.
Boruto: Supongo que no.
San: Uh… ¿Por qué tan relajado?
Boruto, entonces, llevó su mano a su espalda, sobre la cual había estado cargando un extraño bastón oscuro apenas curvado. Separándolo en dos partes, lo reveló como la funda de su Katana, la cual comenzó a blandir delante de su oponente.
San: Ahahahaha, viniste preparado. Bien, muy bien.
Boruto entonces adoptó una posición aun mas extraña, con las piernas demasiado arqueadas, casi en cuclillas, mientras recargaba la espada sobre su hombro y con la otra mano, se apoyaba en su rodilla izquierda.
San: Hm… bueno, no me volveré a reir de tus posturas, han resultado ser bastante peligrosas.
El hombre miraba al rubio con atención, quien le miraba con seriedad y sin perderle de vista, como el halcón al palomo.
San: ¡MUY BIEN! ¡QUE EMPIECE EL ROUND 2!
Sin aviso, San corrió hacia Boruto, dando un golpe sobre el con su gigantesca espada de sangre cristalizada, levantando una gran humareda por el impacto. Sin embargo, cuando esta se disipó, no conseguía ver nada más que una hoja de katana clavada en el suelo. Cuando alzó la mirada, se dio cuenta de que Boruto estaba parado tranquilamente sobre el extremo del mango, mirándole con calma.
San: Uhuhu, miren eso, que agil.
Boruto: No deberías seguir tomándome a la ligera. Eso está comenzando a molestarme.
San: Bien, entonces te atacaré con todo lo que tengo.
El alto enemigo dio un espadazo tremendo buscando romper la clavada katana del rubio, pero este saltó con tiempo suficiente para sacarla y evitar el impacto. Pronto, los dos volvieron a moverse a toda velocidad pro el área, chocando las hojas afiladas de sus armas haciendo brotar chispas y filosos sonidos de impacto.
Yon: Maldición… está peleando a la par con San. A este paso, su cuerpo acelerará su desgaste…

CON KONOHA E IWA

Inojin: ¡¿Es en serio?! ¡¿Una espada?!
Konohamaru: Oh, Naruto nii-chan por fin se animó a dársela.
Shikadai: ¿Tu lo sabias?
Konohamaru: Dado que Sasuke es su maestro, Naruto pensó que sería bueno que supiera kenjutsu avanzado como el, tenía la esperanza de que lo entrene… parece que lo hizo.
¿?: No lo hizo.
Todos los presentes bajaron la mirada, para ver a un pequeño sapo mirando la pelea con ellos con una mirada tranquila y divertida.
Chouchou: ¡OAAAH! ¡UNA RANA!
Gamasuki: Soy un sapo, y me llamo Gamasuki. Veo que Boruto-chan se ha adaptado muy bien al senjutsu que aprendió.
Mirai: ¿Desde cuando estás aquí… Gamasuki-san?
Gamasuki: Llegué junto a Boruto-chan, Fukasaku-sama me escondió entre sus ropas para que lo vigilara.
Konohamaru: ¿A qué te refieres con que Sasuke no le enseñó kenjutsu?
Gamasuki: Porque Gamakichi-san fue quien se lo enseñó. Su kenjutsu es 100% del monte Myoboku.
Shikadai: Tché… lástima que los ciervos de Nara no puedan enseñar muchas cosas.
Inojin: Jaja…
Gamasuki: Hm… por cierto… ¿Quiénes de ustedes son Sarada-chan y Mitsuki-chan? Pregunto por pura curiosidad.
Mitsuki: Ah… somos nosotros…
Sarada: ¿Ocurre algo?
Gamasuki: Ah, no… solo que Boruto-chan se la pasaba pensando en ustedes y que estarían haciendo. Sobre todo contigo, Sarada-chan.
Sarada: ¡Uh…!
Todos los de konoha (burlones): Hmmmmhmmmmm…
Sarada (volviéndose, enojada y colorada): De-¡Déjenme en paz!
Sin embargo, y a pesar de su reacción, el rostro de Sarada dibujó una sonrisa enternecida fuera de la vista de sus compañeros.

CON BORUTO

La pelea había alcanzado nuevos niveles, sobre todo porque San acababa de añadir más hojas afiladas a su brazo cortando mas de su cuerpo y usando mas sangre. Por su parte, Boruto evadía hábilmente los espadazos del pelinegro mientras daba katas de sapo en el aire, de modo que parecía apoyarse en paredes invisibles, y aprovechando estos impulsos para dar golpes devastadores.
San: Tch… ya debería haberle derrotado… ¿Quién es este niño?
Boruto: ¿Qué tanto balbuceas, anciano?
San: ¿Anciano? Jaja, te estas poniendo irritante.
Boruto: Cállame si puedes.
Los enemigos golpearon sus armas una vez más, hasta que San perdió los estribos y decidió hacer su jugada.
San: ¡Fūton: Jūha Reppū Shō!
Boruto salió disparado hacia atrás, con su ropa algo cortada por la técnica de viento, cayendo de pie y patinando un poco hacia atrás.
Boruto: Geh…
San: Bueno, bueno, ya es tiempo de terminar con esta pelea. Ciertamente no he logrado herirte mucho, por lo que puedo decir que respeto tu habilidad.
Boruto: Hmpf. No necesito que me salgas con eso.
San: ¿En serio? Bien, entonces solo actuaré.
Boruto: ¡!
Ante la vista de todos los presentes, San comenzó a cargar una descomunal cantidad de chakra, que le rodeaba por completo y agrietaba el suelo.
San: ¡GRAAAAAAAAAAAAAAAH!
Yon (pensando): Maldito estúpido…

CON KONOHA E IWA

Konohamaru: Maldición… cuanto chakra.
Mirai: ¡Boruto no podrá con el, debemos ir a ayudarle!
Inojin: ¿Y que podríamos hacer?
Shikadai: Tal vez si le distraemos y dejamos que Boruto lo sorprenda…
Sarada (pensando): Tengo que hacer algo… debo usar lo último de mi chakra…
Chouchou: Hey… ¿Qué es lo que está haciendo Boruto?
Todos: ¿?
La vista de los shinobi se centró en el rubio, que se había puesto en una posición similar a la de San, pero con la diferencia de que el juntaba las palmas de las manos frente a sí. Al igual que con su opositor, el chunin empezó a rodearse de muchísimo chakra, oscilante entre rojo y dorado.

CON BORUTO

Boruto: ¡Haaaaaaaaaa!
Yon (pensando): Puede también aumentar su chakra así… no se nos dijo que Konoha tenia a alguien mas capaz de hacer eso además del hokage…
San: ¿Así que puedes hacer lo mismo que yo? ¡Bien, será una gran batalla entonces!
Boruto: ¡TE ESTOY ESPERANDO!
Aún mas rápidos que antes, los combatientes volvieron a revolverse entre carreras, golpes, patadas, que impactaban y lanzaban pequeñas ondas de choque. A pesar de que en apariencia la lucha estaba igualada, Boruto, con las katas de sapo y su estilo que cambiaba con frecuencia entre el enseñado por su padre y el de su madre, confundía a San y le daba al rubio una gran ventaja.
San: Kh… no se rinde…
Boruto: ¡Claro que no! ¡¿Por qué demonios lo haría?! ¡Jamás voy a rendirme ante nadie!
San dio un poderoso gancho bajo que Boruto evadió apenas, retrocediendo y formando un rasengan en la mano derecha.
San: ¿Rasengan? ¿Uno tan normal? ¿Qué planea con eso?
Boruto: ¡Toma esto!
El chico lanzó su técnica a toda velocidad hacia San, quien la hubiese esquivado de no ser porque esta comenzó a desvanecerse en el aire hasta desaparecer. Como todo aquel que veía esa técnica por primera vez, San permaneció en su lugar, confiado de que Boruto ya se había cansado.
San: Ni siquiera lograste golpear…. ¡!
Gracias a su Senjutsu, San logró sentir la onda de choque que vino después, pero no tan a tiempo como para evitar el daño de la misma, que lo mandó hacia atrás.
Yon (pensando): Es el mismo golpe invisible que usó cuando recién llegó aquí. Así que se trataba de eso.
San (levantándose): Imposible… como lo hiciste… mi senjutsu debió…
Boruto: ¡Tu senjutsu no te va a ayudar a ganar!
San y Yon: ¡!
Boruto: Tu senjutsu no es natural. Es una copia barata.
San: ¿Cómo dices?
Boruto: No se cómo lo adquiriste, pero estoy seguro de que no has entrenado para eso.
San: ¿Cómo puedes saber eso?
Boruto: Porque si fuera verdadero senjutsu me habrías sentido llegar aquí, habrías sentido el ataque con el que te alejé de Sarada-chan y Mitsuki. Y habrías sentido este.
San: ¡Y eso que tiene que ver! ¡Nací con ese poder, nací pudiendo usarlo a la perfección! ¡Eso hace de mi senjutsu algo mucho más genuino que el tuyo!
Boruto: Eso crees, ¿uh? Pues parece que te lo voy a tener que mostrar por las malas.

CON KONOHA E IWA

Mirai: ¿Qué está diciendo?
Konohamaru: Boruto menciono cuando regresó, que estaba seguro de ganar contra ese tipo… porque el senjutsu que usaba no era verdadero.
Inojin: ¿Eso qué significa?
Konohamaru: Significa que ganará esta pelea, por eso está tan tranquilo.
Chouchou: Bien… entonces supongo que estaremos a salvo…
Konohamaru: No bajen la guardia.
Chouchou: ¡!
Konohamaru: Aun queda el otro sujeto. Y si está tan tranquilo… supongo que debe ser más hábil que el oponente de Boruto.
Sarada: No.
Todos: ¡!
Sarada: Boruto ganará. Estoy segura.
Metal Lee: Tiene razón. ¡Hay que creer en Boruto!
Kitsuchi: Si eso es verdad, será mejor prepararnos para capturarlos. ¡Akatsuchi, mantente alerta!
Akatsuchi: ¡Hai! Debemos estar listos para crear la cúpula de roca para capturarlos.

EN KONOHA, EN LA CASA UCHIHA

Naruto: Es todo. Terminamos.
Sasuke: Sí.
La casa uchiha permanecía en silencio, mientras Haruko reposaba agotada apoyándose en Sakura, Ino se ponía de pie algo jadeante y Naruto daba por terminado el ejercicio. Habían permanecido así mucho tiempo, el hokage consideró que era momento de terminar por ahora. Habían obtenido buenos resultados.
Sakura: ¿Dio resultado?
Ino: No lo sé… he visto cosas muy extrañas en su cabeza. Pero creo que tengo una descripción cuando menos clara de los enemigos que les atacaron. Pero no he visto a un posible comandante o líder que les dirija. Tal vez no lo vio… o reprimió demasiado ese recuerdo.
Sasuke: Como sea, al menos hemos hecho un avance.
Naruto: Haruko no resistirá el tsukuyomi más tiempo. Está agotada y podemos continuar con esto en otro momento.
Sasuke: Está bien, como gustes.
Haruko: Lo siento mucho, Sasuke-sama... ojalá fuese más fuerte…
Sasuke: No. Está bien. Ya sabemos que este método sirve, asi que lo intentaremos en otro momento.
Haruko (rindiéndose al cansancio): Sí…
La peliblanca se durmió sobre el hombro de Sakura.
Naruto: Déjenla descansar. Ino, Sasuke, buen trabajo.
Ino: Bueno, eso fue agotador… me iré a casa.
Naruto: Sí, yo debo volver a la oficina, o no llegaré a casa antes de medianoche.
Sasuke: Bien. Yo me quedo con Sakura y Haruko.
Naruto: Hasta luego.
El rubio salió cerrando la puerta tras de sí.
Sakura: Se esforzó bastante. Para ser alguien sin experiencia en estar sometido al Tsukuyomi.
Sasuke: Necesitaremos hacerlo un par de veces más. Necesitamos saber todo lo que vio.
Sakura: No seas así, dale algo de crédito.
Sasuke: Eres tan suave.
Sakura: Y tu demasiado rudo.
Sasuke: Bueno, ¿y no te gustaba así?
Sakura (muy colorada): ¡He-hey!
Sasuke le dio una sonrisa seca y se metió a la habitación contigua. La pelirrosa sonrió con ternura, mientras recostaba a Haruko en el sofá.

EN IWA, CON BORUTO

San: ¿Por las malas? ¿Qué mas puedes hacer, uh? ¡Vamos, muéstrame!
Boruto: Ok. Recuerda que tu lo pediste.
San: ¿?
El chunin guardó su katana en su estuche negro, extendiendo luego ambas manos hacia adelante, como si esperara recibir algo. En ese momento, el viento comenzó a arremolinarse en cada mano del chico, formando dos rasengan de tamaño regular.
Yon: ¿? Son solo dos rasengan… ¡!
El tamaño de los rasengan aumentó bastante, y el chakra azul del que se formaban adquirió una tonalidad rojiza en la circunferencia exterior de la misma.
San: Jaja, solo es eso, ¿eh? De que te va a… ¡!
Inesperadamente, de la tierra salió un clon de Boruto también usando el modo senin, atrapándolo desde atrás, e impidiéndole moverse con libertad.
San: ¡¿De donde…?!
Boruto: Lleva esperando desde que llegué, lo creé antes de venir aquí. Creí que podría necesitarlo.
Ante la mirada de San, Boruto se preparó para correr hacia él con los poderosos rasengan listos para usarse.

CON KONOHA E IWA

Inojin: ¡Lo tiene!
Shikadai: ¿Realmente esto servirá?
Konohamaru: Pues espero que sí.
Mirai: Dos rasengan… parece simple, pero tienen agregado el chakra de Kurama… sin mencionar el senjutsu. Será un golpe poderoso.
Chouchou: Pero… ¿el otro no va a ayudarle? ¿Acaso cree que esto no va a servir tampoco?
Sarada: No… no es así. Boruto va a ganar. Pero… no creo que al otro tipo le importe mucho el destino de su compañero.
Metal Lee: ¿Por qué lo dices?
Sarada: Ha tenido muchas oportunidades de intervenir y ayudarle a vencer a Boruto y matarnos. ¿Por qué no lo ha hecho?
Inojin: Tal vez resultó un peleador honorable…
Sarada: No. Más bien debe estar analizando la capacidad de Boruto, y debe haber hecho lo mismo con todos nosotros.
Shikadai: Mierda… entonces será mejor que pensemos en alguna estrategia.
Sarada: Boruto… quiero… quisiera poder ayudarte… esto es tan frustrante…
Mitsuki: Vamos, pensemos en algo. Hasta que recuperemos nuestra energía, será el mejor modo de ayudar.
Sarada: Sí. – luego volvió la vista hacia Boruto, que ya corría cerca de San – entiendo.

CON BORUTO

San: Maldita sea… este Bunshin no me suelta… no me lo puedo… quitar de encima…
Yon: Parece que llegaste hasta aquí.
San: ¡Espera, no me digas…!
Para espanto de San, se estaba dando cuenta de que Yon no pensaba auxiliarle. No era como si se tuvieran afecto o algo así pero… ¿lo iba a dejar morir asi sin mas que decir? Sus pensamientos fueron interrumpidos mientras el ataque de Boruto destellaba frente a sus ojos.
Boruto: ¡RASENRENGAN!
San: ¡¡UAAAAAAAGH!!
Ambos rasengan impactaron con el objetivo revolviendo los vientos alrededor y levantando muchísimo viento entorno a los peleadores. Boruto continuó enterrando las esferas de energía en el cuerpo de su enemigo, hasta que, tras una explosión de energía, San salió volando hacia atrás girando sin control, dentro de una esfera de chakra arremolinado, poderoso y casi descontrolado. Dentro de esta esfera, el cuerpo de San recibía golpes sin cesar y poco a poco iba desbaratándose, mientras San era consumido por el dolor y la fuerza del ataque. Se estrelló con una pequeña cadena montañosa cercana, explotando allí y haciéndola trizas.
Yon: Esto se terminó. Una pena, San.
Boruto (volviéndose hacia Yon): Ni siquiera intentó salvarle – el clon del Uzumaki desapareció en una explosión de humo mientras este pensaba. – ¿qué clase de sujetos son estos?
Entre la humareda y rocas que destruyó el ataque, se podía ver el cuerpo de San. Luego, de repente y ante la vista de todos, Yon se acercó a el.
San: Tu… por qué…
Yon: Vinimos aquí siguiendo órdenes, pero tú decidiste centrarte en tu búsqueda personal. Me quede contigo solo porque creí que estas personas podrían servirnos. Gracias a eso, ahora se a quienes utilizaremos. Tú ya no eres útil.
San: Gh…gh…
Yon: No te servirá de nada luchar. El chico te dio la paliza de tu vida, y estoy seguro de que tus órganos internos deben estar hechos polvo. Mírate, incluso estas sangrando a mares.
El peliblanco veía a su compañero regurgitar sangre, mientras sus heridas no estaban en mejor condición.
Yon: Solo muere. Ya no tienes un uso en tu estado actual.
Dicho esto, Yon dio un poderoso golpe que impactó a todos los que lo veían. Con ese puño, había golpeado el pecho de San, hundiéndolo un poco y ocasionándole una muerte instantánea.
Yon: Adiós… hermano.

CON KONOHA E IWA

Akatsuchi: El… lo asesinó…
Inojin: Este también es otro loco.
Mirai: Aguarda… ¡¿Boruto planea continuar luchando solo?! ¡Ese tipo debe ser por lo menos igual de fuerte!
Metal Lee: Sin mencionar que Boruto debe estar cansado después de una pelea de ese nivel.
Sarada apretaba los puños con impotencia.

CON BORUTO

El hombre alto y peliblanco se volvió hacia Boruto.
Yon: Veo que mi compañero aún no ha hecho mella en ti. Pero… yo también soy muy hábil en el senjutsu ¿Quizá te gustaría una pequeña sacudida contra mí?
Boruto (pensando): Ese tipo resulto ser más fuerte de lo que creí. Y con el tiempo que llevo sin dormir, no sé si aguante contra este otro, que seguro será mucho peor…
Yon: Entonces, ¿Qué me dices?
Boruto (pensando): De nada me sirve pensar en eso ahora. Iré con todo contra él. – (hablando): ¡Vamos, ven aquí!
Yon: Fufufu, muy bien. Serás el primero que me permita cumplir con mi tarea.
Boruto: Tch… debo continuar…
¿?: ¡BORUTO!
El rubio volteó para ver a la uchiha que, mano en el pecho y tratando con todas sus fuerzas aparentar una mirada de reproche, se había adelantado un poco a sus compañeros para hablarle.
Boruto: Sarada-chan.
Sarada: ¡GANA! ¡TIENES QUE GANAR! ¡¿NO ESTAS CANSADO, O SI?!
Boruto: ¡!
Sarada: ¡ESTOY AQUÍ, ESPERANDO POR TI! ¡NO TE VOY A PERDONAR SI PIERDES! ¡¿ME HAS ENTENDIDO?!
Boruto dio una gran sonrisa desafiante, mientras Yon miraba la escena curioso.
Boruto: ¡Si quiere vencerme, tendrá que matarme! ¡No te preocupes, saldré contigo de nuevo cuando esto acabe!
Sarada (roja): Uh…ah… ¡Esta bien!
Yon: Fufufu, todo arreglado entonces. – el hombre adquirio una posición de pelea muy similar a la de su hermano muerto – Vamos a comenzar.

Continuará…


SPOILER SGTE CAPITULO

Sarada: Boruto, creo en ti, se que puedes ganar.
Inojin: ¡Boruto, toma esto, te ayudará a reponer tus fuerzas!
Boruto: ¿Esta bola negra? Qué… ¡PUAJJ, SABE HORRIBLE!
Konohamaru: Espero que Boruto pueda luchar en igualdad de condiciones con alguien que ya sabe lo que puede hacer.
Gamasuki: Jeje, descuida, no has visto nada de lo que Boruto-chan puede hacer.
Chouchou: ¡¿Estas de broma?!
Konohamaru: En el próximo capitulo: El verdadero poder del monte Myoboku
Yon: No seré tan negligente como mi hermano.
Boruto: Más te vale si no quieres que te venza tan fácil.
Metal Lee: ¡Enséñale, Boruto!

FIN DEL SPOILER

FIN DEL CAPITULO 16

Editado por rasenchidori: 28.12.15 a las 10:46

48 Comentarios | Registrate y participá

Viejo rasenchidori dijo: 31.12.15
CAPITULO 17: EL VERDADERO PODER DEL MONTE MYOBOKU

El viento soplaba fuertemente, levantando polvo de entre los peñascos y piedras derrumbadas que medio-cercaban el campo de batalla. Boruto y Yon se encontraban frente a frente listos para la pelea. Pero algo no andaba bien con el chunin.
Boruto (para sí mismo): Rayos… empiezo a sentirme cansado… ¿Cuántas horas han pasado desde que tome un descanso?
En realidad, el rubio ya llevaba más o menos un par de días sin dormir. En el monte myoboku, el entrenamiento con Kenjutsu lo tuvo tan ocupado que ni pensaba en descansar, y en sus ratos libres, aprovechaba para hacer sus entrenamientos y practicas personales. Eso, además de que tampoco había dormido de camino a Iwa y lo duro de la reciente pelea, estaba empezando a afectarle, por mucho que quisiera disimularlo. Le mantenía de pie y alerta su fuerza de voluntad y su disposición para continuar con la lucha. Una lucha que, sentía, sería más difícil.
Yon (pensando): Creo que puedo vencerlo con facilidad, después de todo, se agotó peleando con San. Veamos si puede mantener el ritmo.

CON KONOHA E IWA

Mirai: Konohamaru…
Konohamaru: Sí. Se ve que esta fatigado.
Chouchou: No debió venir aquí sin dormir, ¿en que estaba pensando?
Mirai: Tal vez en salvar nuestros cuellos. ¿Eso cuenta para ti?
Chouchou: Bueno, no se enoje…
Mitsuki: Sarada, ¿tu ninjutsu medico funciona para recobrar chakra?
Sarada: ¿?
Mitsuki: Si podemos distraer lo suficiente a ese hombre, podemos darte tiempo para que recobres las fuerzas de Boruto…
Sarada: Lo siento… no me queda mucho chakra, y usé buena parte de lo que no gaste en la técnica de Konohamaru-sensei… además no creo que el ninjutsu medico funcione así.
Mitsuki: Entiendo… que mal.
Inojin: ¡Esperen! ¡Ya recuerdo!
Todos: ¿?
Inojin comenzó a buscar en su mochila de misión, removiendo las cosas adentro hasta que sacó un pequeño recipiente de plástico tapado.
Shikadai: ¿Qué es eso?
Inojin: Mis padres me las dieron antes de ir a la oficina del hokage, cuando nos llamaron para esta misión – abrió el recipiente, revelando unas esferas negras de tamaño regular con un olor extraño y penetrante - ¿lo ven?
Shikadai: ¿Píldoras soldado?
Inojin: Sí. Estas cosas te ponen a cien en un abrir y cerrar de ojos.
Konohamaru: ¡Bien pensado, Inojin! ¡Alcánzame una, se la daré!
El yamanaka le alcanzó al Jounin una de esas píldoras.
Mirai: Sería bueno que todos comamos una, por si Boruto necesita asistencia.
Inojin: Lo siento… solo tengo 3 más.
Konohamaru: Bien, entonces Sarada, Mirai y Yo las comeremos.
Inojin: Ok…
Sin discutir, les dio a sus capitanes y a su compañera sus píldoras respectivas.
Chouchou: ¡Hey! ¡¿Y por qué ustedes?!
Shikadai: Chouchou, nosotros aún tenemos chakra, pero nuestros ataques no son los más efectivos contra un usuario de senjutsu con este nivel. Si podemos reponernos y pensar en un plan de emergencia, será mejor que el que comamos esas cosas.
Chouchou: Si tú lo dices…
Konohamaru: ¡OYE, BORUTO!
El castaño vio a su alumno volverse hacia el algo sorprendido y curioso.
Konohamaru (lanzando con fuerza una píldora soldado): ¡COME ESTO!
La esfera negra salió disparada hacia el lugar del encuentro.

CON BORUTO

El chunin atrapó con la mano izquierda lo que su capitán le había lanzado. ¿Le dijo que se lo tenía que comer? Ciertamente estaba cansado, pero una simple pastilla grande no le iba a reponer las fuerzas. Pero en fin, no iba a hacerle mal comer algo de todos modos. Y era una cosa extrañamente pesada, como una pastilla de metal. Se llevó la esfera a la boca de un tiro y se puso a masticarla.
Yon: ¿Qué esta…? ¿Acaso está comiendo? ¿En un momento como este? ¿Se volvió loco?
El peliblanco interrumpió sus preguntas al notar que Boruto hacia una fuerte mueca de asco, mientras su rostro tomaba una coloración azulada.
Boruto: ¡PUAAAAJJ! ¡KUAAAGH! ¡ESTO SABE HORRIBLE! ¡¿QUÉ DEMONIOS ME DISTE, SENSEI?!
Yon: ¿Qué… está ocurriendo aquí?

CON KONOHA E IWA

Shikadai: Creo que no le gustó.
Inojin: Que raro… mi madre me dijo que sabrían bien con su ingrediente especial.
Mirai: B-Bueno, ya se la comió, así que tendrá energías para pelear sin problemas.
Konohamaru: ¿Deberíamos… comer las nuestras?
Mirai: Ehm…. Bueno…
Ambos Jounin se interrumpieron al ver que Sarada engullía impetuosa su píldora. No tardó en sentir los estragos del vomitivo sabor de la misma.
Sarada: ¡KUHHGH! ¡GUAAJH! – se froto la lengua con asco - Saben peor que las que hace mi madre…
Mirai: Es extraño, a la mía le salen estupendamente. ¿Por qué esa diferencia tan grande?

EN KONOHA, EN LA CASA YAMANAKA

Ino se encontraba en la cocina haciendo algo de limpieza. Sai estaba cerca, buscando ayudar, pero como mujer orgullosa que era, y porque Sai era un desastre como apoyo de limpieza, la rubia lo mantenía al margen. Mirando en los alrededores del lugar, vio un curioso frasco con un líquido violeta en él.
Sai: Hm… oye…
Ino: ¿Qué pasa?
Sai: ¿Qué es eso de ahí?
Ino se volvió hacia donde su esposo señalaba, viendo el frasco lleno. Una mueca de error fatal se dibujó en su cara de golpe.
Sai: ¿Estas bien?
Ino: Eso es… oh no…
Sai: ¿Es algo malo?
Ino: ¿Recuerdas las píldoras soldado que le dimos a Inojin antes de irse?
Sai: Claro, ¿Qué hay con eso?
Ino (tomando el frasco con una sonrisa de triste fatalidad): Ruego porque no tenga que comérselas. Pobre de él…
Sai: ¿Uh?

EN IWAGAKURE, CON KONOHA E IWA

Konohamaru: No… importa, vamos a comerlas y pelearemos junto a Boruto…
Gamasuki: No necesitan hacer eso.
Konohamaru y Mirai: ¿?
Gamasuki: Boruto-chan ha peleado muy bien. Pero no ha sido suficiente.
Mirai: ¿De que estas hablando?
Gamasuki: Bueno, para ponerlo simple, ustedes no han visto aun nada de lo que Boruto-chan puede hacer.
Chouchou: ¡¿EEH?! ¡¿ES BROMA, CIERTO?!
Gamasuki: Nop. Hablo muy en serio.
Sarada: No importa, yo voy a ayudarle. Asquerosa o no, esa píldora restauró mucho de mi chakra.
Gamasuki: ¿Pero qué dices?
Sarada: ¿?
Gamasuki: Hace un momento le dijiste que esperarías por él. ¿Y ahora piensas meterte en su pelea?
Sarada: Yo…
Konohamaru: Sarada, entiendo cómo te sientes. Pero ustedes ya llevan tiempo siendo mi equipo, y puedo decir que los conozco muy bien. Ustedes dos son chicos bastante orgullosos. ¿Cómo crees que reaccionará Boruto si vas y te inmiscuyes cuando él dijo que pelearía solo?
Sarada: Jeh, probablemente se enfade muchísimo.
Konohamaru: Nosotros estaremos aquí como plan B, no vamos a abandonarle. Pero respetaremos su decisión.
Sarada (Mirando a Boruto desde su sitio): Hai.

CON BORUTO Y YON

Boruto: Woah… esa cosa hizo maravillas. Ya no me siento nada cansado…
Yon: Oye, niño.
Boruto: ¿?
Yon: Ya terminaste de tontear, ¿verdad? ¿Cómo te atreves a tener tu hora del almuerzo frente a mí?
Boruto (pensando): Si este tipo hubiese sabido lo que eran… - (hablando): Claro, claro, ya está bien. ¡Empecemos!
Ni bien el rubio terminó de hablar, se encontró con su oponente justo frente a él, reaccionando a tiempo para bloquear un devastador puñetazo que hizo volar todo el polvo tras él.
Boruto: Ghh…
Yon: Hm, buena respuesta.
Boruto (pensando): Es más rápido que el otro…
Yon: Creo que ya te diste cuenta… que soy mucho más hábil y fuerte que mi hermano.
Boruto: Misma idea, diferente animal – el rubio dio una poderosa patada que encajo en la barbilla de Yon, empujándolo hacia atrás y haciéndole patinar en el suelo – déjate de alardear y lucha.
Yon (frotándose la quijada): Eso dolió. Un poco.
Boruto se mantuvo mirándole fijamente.
Yon: Escucha. No quiero alargar esta pelea demasiado tiempo. Yo no tengo los mismos problemas que San tenía, ni tengo intención de convertir a tu… amiga, en una suerte de “madre probeta”. Eso sería seguir mi interés personal, algo que no es aceptable para nosotros.
Boruto: ¿Nosotros? ¿Hay más como tú?
Yon: Claro. Pero si planeo seguir las ordenes que se me dieron, necesito personas fuertes, muy fuertes, que nos ayuden. Y creo que ella y tú serían perfectos.
Boruto: ¿Y por qué me dices todo esto?
Yon: Porque no planeo perder esta pelea, ni regresar sin premios tan valiosos como son ustedes. Y necesito que sepas lo que debes esperar en cuanto te derrote.
Boruto: Jeh, como si eso fuera a pasar.
Yon: Antes de continuar, quiero que me digas el nombre de mi oponente. Quiero recordar esta pelea.
Boruto (pensando): ¿Y a este que rayos le pasa?
Yon: ¿Oí que te llamaron Boruto? ¿Verdad? ¿Es ese tu nombre?
Boruto. Soy Boruto. Boruto Uzumaki.
Yon abrió bien los ojos por la sorpresa. Una sonrisa de satisfacción se dibujó en su cara, que luchaba con todas sus fuerzas para no delatar una expresión de emoción. Cuando se le dio la orden de obtener shinobi fuertes para sus amos, le dijeron, al igual que a sus congéneres, que debía alejarse, y evitar todo tipo de contacto con dos shinobi en especial: El último de los uchiha, Sasuke Uchiha, y el hokage de Konohagakure, Naruto Uzumaki. A Yon no se le ocurría por qué ellos, seres tan poderosos, tendrían que evitar luchar contra dos simples shinobi, pero si se trataba de individuos tan formidables, él quería conocerlos, y batirse con ellos. Si este chico que tenía frente a él era un familiar, podría estar encontrándose con la oportunidad de su vida.
Yon: Ya veo. Uzumaki, ¿uh? Y la chica uchiha… eso explica por qué ustedes dos son los más fuertes de entre quienes tengo ante mí.
Boruto: ¿Nos conoces…?
Yon: Me hago una idea. No importa ahora – asumió una postura aguerrida, listo para cargar contra el rubio – saber esto solo me da más deseos de llevarlos conmigo.
Boruto: Inténtalo.
Los dos oponentes se movieron al tiempo, chocando nuevamente. Los puños de Yon no eran tan violentos como los de San, pero eran mucho más acertados y a Boruto le hubiese costado mucho más bloquearlos de no ser por su senjutsu. Cuando Yon elevó el puño para dar un golpe en picada, Boruto fue lo suficientemente rápido para aplicar dos golpes con palma, interrumpiendo el ataque, pero siendo a su vez repelido por un cabezazo del peliblanco, cayendo hacia atrás.
Boruto (frotándose la frente): Agh… mierda, que cabeza tan dura.
Yon: Mi constitución corporal es algo más resistente que la de un ser humano normal. Así que para ti, mis golpes serán bastante duros.
Boruto: ¿Te gusta charlar mucho, no?
Yon: Es una buena forma de pasar el rato. Además, en cuanto mis superiores terminen con ustedes, seremos camaradas, así que sería mejor comenzar a conocernos, ¿no te parece?
En eso todos los presentes notaron a Boruto hacer un par de chasquidos. Pareciera que estuviera musitando algo, o aguantándose las ganas de gritarle a su enemigo, pero en lugar de eso, no tardaron en darse cuenta de que se estaba… ¿riendo?
Yon: ¿? ¿Qué es tan divertido?
Boruto: Jaja, lo siento. Es que dices cosas muy estúpidas.
Yon: Hm.
Boruto: Como sea, quiero que tengas una cosa en mente.
Yon: ¿Y qué será?
Boruto: No tengo intención de ir contigo ni dejar que te lleves ni a Sarada-chan ni a nadie. De hecho, tu solo eres una práctica ahora mismo.
Yon: ¿Qué has dicho?
Boruto: Así es. Por lo que puedes hacer… me das una idea de que esperar de aquella persona a la que realmente quiero derrotar.
Yon: Jaja, ¿crees que puedes mandar a segundo plano a tu oponente actual así como así?
Boruto: No sé si pueda. Simplemente lo hago. – paso a sonreírle con desafío a Yon – tómalo como si pagara tu honestidad con la mía.
Yon: Fufufu, de verdad que eres irritante, chico. Muy bien, si así lo quieres, te voy a demostrar que no puedes llamarme tan solo una “practica”.
Boruto se puso en guardia, preparándose.

CON KONOHA E IWA

Kitsuchi: Ese chico… ¿acaba de decir lo que creo que dijo?
Shikadai: Ahh, no ha dejado de ser un cretino.
Akatsuchi: ¿Dijo “la persona a la que realmente quiero derrotar”? ¿Habla de alguno de ustedes?
Konohamaru: Jah… probablemente se esté refiriendo a Naruto nii-chan.
Akatsuchi: ¿A su propio padre? No hablas en serio.
Konohamaru: Bueno, él es así. Ha tenido esa idea desde hace ya algún tiempo.
Kitsuchi: Pero que cosas hay que ver…
Sarada: Bueno, el sentido de ese deseo ha cambiado mucho, para ser francos.
Kitsuchi: ¿?
Sarada: Antes Boruto quería vencer a su padre simplemente por coraje, quería que le reconociera a la fuerza porque se sentía ignorado, dado el arduo y ocupado trabajo que tiene Nanadaime-sama.
Kitsuchi: Uh…
Sarada: No sé exactamente qué ocurrió durante la pelea con esos seres extraños hace tiempo… pero desde entonces Boruto y su padre se llevan mucho mejor, sin embargo su meta no ha cambiado. Aún quiere ser reconocido por Nanadaime y vencerlo, pero solo porque quiere ser tan fuerte como ya ha visto que es su padre.
Kitsuchi; Entiendo… creo que me adelanté a las cosas.
Sarada: Bueno, dada su forma de ser, no es difícil confundirse.
Konohamaru: Jajaja…

CON BORUTO Y YON

Yon: Bien, ¿estás listo? Aquí voy.
Boruto: ¡!
En la mano derecha de Yon, una esfera de energía y chakra se formó rápidamente, ante la sonrisa altiva de su usuario y la mirada impávida del chunin.
Boruto: ¡Imposible! ¡¿Rasengan?!
Yon: Una vez que descubres como hacerlo, no es nada difícil. Aunque gasta bastante chakra, ¿uh?
Boruto: Tch…
Yon: Veamos… ¿Qué más puedo hacerle? Ah, ya sé.
Usando su chakra senjutsu, Yon hizo crecer mucho su rasengan, dándole una coloración ensombrecida y un tamaño mayor al suyo propio.
Boruto (impactado): ¡!
Yon: Bien, ¿Qué te parece? Muy bueno, ¿no es así?
Boruto: Tu…
Yon: ¿Vas a responder? ¿O simplemente debo atacarte con esto y acabar la pelea?
Como respuesta a su pregunta, Boruto formó su propio rasengan, haciéndolo crecer, pero a un tamaño menor que el que Yon había formado, aunque también superaba el tamaño de su usuario.
Yon: ¿Eso es todo lo que puedes hacer?
Sin decir palabra, Boruto se echó a correr hacia su oponente presto a atacarle con su técnica.
Yon: ¡Así sea entonces! ¡Veamos cual técnica es más fuerte!
El peliblanco también comenzó a correr hacia Boruto. Sin embargo, estando ya cerca el uno del otro, Yon notó algo extraño en el rasengan del rubio. Estaba seguro de estar viendo haces de luz intermitentes saliendo de esa esfera, que aun siendo menos grande que la suya, parecía irradiar una masiva cantidad de energía, que se rebalsaba por los bordes de la esfera en forma de…
Yon: ¿Electricidad?
Los oponentes llegaron contra sí. Yon no tenía tiempo de pensar en lo que ocurría.
Yon: ¡Kyojin Rasengan!
Boruto: ¡Senpo: Odama Rasenraigan!
Ambas esferas chocaron abriendo la tierra bajo los contendientes y provocando un tremendo choque de fuerza que hacía temblar la tierra alrededor, y lanzaba ráfagas de viento masivas. Yon, por su parte, no podía creer que ese rasengan de tamaño inferior al suyo estuviera midiéndose al mismo nivel, no tenía ninguna lógica. ¿quizá tenía que ver con esa electricidad que vio hace un momento? No tenía ni idea. Pero lo que si estaba claro, es que ninguno de los dos estaba dispuesto a ceder.
Boruto y Yon: ¡¡ROAAAAAAAAAAAAH!!
Con un estruendo final, las técnicas culminaron su colisión provocando una explosión de energía lumínica que cubrió a ambos peleadores y arrojó ondas expansivas y de viento a todo el rededor.

CON KONOHA E IWA

Konohamaru: ¿Qué… fue eso?
Mitsuki: Es un nivel totalmente diferente… el viento llega incluso aquí…
Sarada: ¡Onda expansiva, cúbranse todos!
Los presentes obedecieron a la chica, usando sus brazos para cubrirse de un invisible vaivén que les sacudió.
Mirai: ¿Cómo sabias que vendría?
Sarada se volvió hacia ella, mostrando que tenía su sharingan activado.
Mirai: Eh… ya veo.
Konohamaru: ¿Desde cuándo lo tienes activado?
Sarada: Desde que comenzaron a pelear en serio. Puedo seguir sus movimientos, pero es difícil aun con mi sharingan. Además…
Todos: ¿?
Sarada: Estoy segura de que Boruto ha usado raiton.
Mirai: ¿Qué? ¿Tiene chakra de tipo rayo?
Sarada: No, no fue manipulación de naturaleza… simplemente agrego rayos a su rasengan, no es tanto raiton, más bien, en esencia, un chidori sin terminar. Eso debió hacerlo tan fuerte como el de Yon.
Konohamaru: Jaja, Boruto no deja de sorprendernos, ¿uh? Jajajaja.
Mitsuki: Rasenraigan… pero que ataque.
Sarada: Boruto… ¿mi padre te enseño eso, verdad?
Mitsuki: Es algo parecido a lo que haces tú, ¿no es así? Tú también usas chidori.
Sarada (saliendo de sus pensamientos): ¡Ah… s-sí, claro!

CON BORUTO Y YON

Pasado el ajetreo de la explosión, Boruto y Yon se vieron a sí mismos separados por varios metros, sus ataques al chocar se repelieron entre sí, mandándolos a los dos hacia lados opuestos. Al levantarse, cada quien notó que había logrado hacer algo de daño a su adversario. Pero no derrotarlo.
Yon: Haha, subestimé tu ataque.
Boruto: ¿En serio? Yo creo que sobreestimé el tuyo. Como sea, debo darle las gracias a Sasuke-shisho por eso.
Yon: ¿Sasuke-shisho, has dicho? ¿Hablas de Sasuke Uchiha?
Boruto: ¿Por qué te interesa?
Yon: Interesante. No, muy, muy interesante. ¡Me lo pones cada vez mejor! ¡En cuanto termine contigo, iré a enfrentar a ese hokage y a tu maestro.
Boruto: ¿Cómo se supone que lo hagas si te pateo el trasero aquí mismo?
Yon: Creo que necesitas mejorar esa actitud, Boruto Uzumaki.
Boruto: Sí, quizá… naaah.
Sin que Yon lo advirtiera, Boruto lanzó un grupo de kunai hacia él, siendo repelidas con una fuerte patada del hombre.
Yon: ¿Qué rayos fue eso? ¿no tienes más trucos?
Boruto: Mira otra vez.
Yon: ¡!
El peliblanco vio como los kunai que el rubio le había lanzado y que el había desviado se convertían en clones del chunin, que se arrojaron sobre el, y lo desestabilizaron con un numero de poderosas patadas. El Boruto original tomó esos dos segundos de ventada y asestó un puñetazo fortísimo en el estómago de su oponente, lanzándolo por los aires una buena distancia, cayendo este estrepitosamente al suelo.
Yon: Ugh… jeje, eso también dolió.
Boruto: ¿Qué este tipo no se cansa?
Yon: Nos estamos liando mucho en esta refriega. Así que voy a intentar algo nuevo.
Boruto: ¿?
Yon: ¡Uaaaah!
Acto seguido, así como hiciera antes su hermano, Yon comenzó a cargar mucho chakra, con la diferencia de que en su caso, no solo su cantidad de chakra aumento, sino también su masa muscular. Yon estaba haciéndose más grande y musculoso, mientras su piel cambiaba a una tonalidad grisácea oscura. Aun cuando esta metamorfosis terminó, el chakra de Yon aún continuaba desbordándose de su cuerpo maximizado.
Boruto: ¡Diablos…!
Yon: Comienza la ronda de eliminación, chico.
Boruto apenas si pudo parpadear antes de que Yon llegara y golpeara su cara con muchísima fuerza. El rubio, hábilmente, dio una pirueta hacia atrás que le permitió recuperar su balance. Mientras atendía su nariz ahora sangrante, logró ver a Yon saltar muy alto, preparándose para atacar en picada, pero el chunin no estaba dispuesto a darle la oportunidad de un embate limpio, por lo que, usando las katas de sapo, llegó rápidamente a la altura del cambiado Yon, propinando una patada en curva hacia abajo, que el enemigo bloqueó poniendo los brazos sobre su cabeza. Aun asi, la fuerza del impacto lo llevó de nuevo hacia el suelo, solo que esta vez, Boruto no le iba a dar tiempo de caer sin una buena tunda. Dando una kata hacia abajo, el chico descendió y comenzó a darse de a golpes con Yon en plena caída libre.
Yon (pensando): ¡Pero qué persistente es, me da pelea aun con toda mi fuerza! ¡Si, esto es lo que quería! ¡Si él es así, ya me imagino como serán “esos dos”!
Boruto: ¡Oye, cara-manteca, despierta!
Dando un último puño, Boruto llegó con Yon al suelo, cayendo ambos de pie y rompiendo un poco el suelo en donde aterrizaron. Yon pensó que eras hora de utilizar el armamento pesado.
Yon: ¡Ahora veras de lo que soy capaz! ¡Suiton: Suiryudan no jutsu!
Un gran dragón de agua salió de la boca de Yon, y su tamaño y fuerza aumentaron mucho dada la forma mejorada del peliblanco. Boruto evadió la embestida, pero los problemas no habían terminado. Tampoco la ofensiva de Yon.
Yon: ¡Raiton: Kaminari gēto!
Ante Boruto, un enorme muro de relámpagos empezaba a avanzar hacia él, devastando el área cercana. Boruto dio un tremendo salto y usó las katas de sapo para evadir también ese ataque, pero Yon lo había previsto, y para cuando el rubio se dio cuenta, el ya había saltado y situado detrás de el.
Boruto: ¡Ah, mierda!
Yon: ¡Doton: Iwayado Kuzushi!
Una terrible roca impactó a Boruto arrojándolo contra el suelo rápido y fuerte.

CON KONOHA E IWA

Sarada: Gh…
Konohamaru: Ojala le hubiese pedido a Naruto nii-chan que me enseñara senjutsu.
Mitsuki: Tranquilos, Boruto aun está bien. Esa caída no va a afectarle demasiado.
Kitsuchi: ¡Akatsuchi! ¡Prepárate, en un momento volveremos a entrar!
Mirai: ¡Kitsuchi-san…!
Kitsuchi: No vamos a quedarnos de pie viendo a un shinobi enfrentándose solo a tamaño monstruo.
Shikadai: ¡Ustedes han usado sus mejores jutsu contra el! ¿Qué esperan hacerle?
Akatsuchi: Pero debemos…
Gamasuki: ¿Pueden calmarse, por favor?
Mirai: Gamasuki-san, aunque digas eso…
Gamasuki: Boruto-chan sabe lo que hace. Ese golpe debería servirle de señal para que ataque con todo de una buena vez.
Chouchou: Solo están golpeándose y pateándose, casi no están usando ninjutsu.
Inojin: Y cuando lo usan, causan un desastre en el sitio.
Gamasuki: Esperen y verán. Me pregunto si Boruto-chan irá a usar aquí sus entrenamientos secretos…
Shikadai: Lo que sea que sepa, mejor que lo use ya.

EN LA OFICINA DEL TSUCHIKAGE

Kurotsuchi: ¿Cómo? ¿Una pelea de tan alto nivel?
Radio: Así es. El shinobi de Konohagakure que vino recién está luchando contra uno de los sospechosos. Es increíble, hay golpes y explosiones por todos lados.
Kurotsuchi: ¿A que te refieres con “uno de los sospechosos”? ¿Hay otros?
Radio: Sí, bueno… eran dos sujetos, pero uno de ellos fue vencido por el recién llegado… y luego asesinado por propio compañero.
Kurotsuchi: Maldita sea, los necesitamos para interrogarles…
Radio: Son demasiado fuertes, Tsuchikage-sama. No tenemos idea de como va a terminar esta lucha.
Kurotsuchi: Está bien. Sígueme informando.
Radio: Entendido.

EN KONOHA

Katou, Shiba y Himawari: ¿Entrenamiento especial?
Sai había reunido a su equipo de genin en el patio cercano a la academia ninja. Había tenido en cuenta los hechos acontecidos últimamente, y por lo que había ocurrido, decidió ayudar a sus estudiantes a hacerse algo más hábiles. Era lo que necesitaban, ahora más que nunca.
Sai: Vamos a entrenar para mejorar nuestro desempeño como equipo. Apenas logramos salir a salo de nuestra última misión, y Nanadaime cree que estos incidentes podrían continuar. Por eso, vamos a poner mucho empeño, ¿está bien?
Katou: ¿Tanto como el que puso Shiba en invitar por fin a salir a Hima-chan?
Himawari (muy colorada): ¡K-KATOU!
Shiba: Tsk, eres un idiota.
Katou: Vamos, que Hima te dio un bonito premio cuando acabó el paseo, ¿verdad?
Shiba (violentamente rojo): ¡Tu… te voy a…!
Himawari: Muuuh…
Katou se volvió hacia su compañera para encontrarla muy molesta, colorada y con el byakugan activado. El genin se acobardó al instante.
Katou (aterrado): Ah… eh…eihn…
Sai: Vamos, vamos, pongan atención. Katou, no deberías molestar a tus compañeros, estamos en medio de un entrenamiento.
Katou: Ehm… sí, claro, supongo…
Shiba: Por fin va a callarse…
Himawari (desactivando su byakugan): No seas tan malo, Katou.
Katou: Che… solo me estaba divirtiendo un poco con ustedes.
Sai: He dicho que lo dejes. Tendrás mucho tiempo para molestarles cuando tengamos el entrenamiento de distracción y control de chakra.
Shiba y Himawari: ¡¿Usted también?!
Sai: Fufufu.
Las cosas estaban así. Luego del final tan fuera de lugar de la primera cita de Himawari, ella había logrado encontrarse con él para aclarar las cosas. Tal y como dijo Hinata, el chico no estaba para nada enfadado, y no tardó en disculparse por huir de ella. Himawari se sintió tan contenta que, con una de esas sonrisas que derretían a la gente, se hizo no su novia, sino una íntima amiga del chico. No se sentía lista para una relación como la que su hermano mayor tenía con Sarada, pero al menos, quería demostrarle a este querido compañero suyo que el cariño estaba ahí, y era enorme. El pelinegro, por su parte, no era capaz de actuar con su sequedad de siempre con ella, y dado que no estaba acostumbrado a mostrar sus sentimientos tan abiertamente, la Uzumaki lo ponía bastante nervioso con sus muestras de afecto tan explícitas: abrazarle de repente desde atrás, lanzándose sobre él; llamarle a gritos con una voz totalmente enternecida cuando se le encontraba, y sobre todo, agarrarle del brazo cada vez que quería que la acompañe a un lugar, cosa que pasaba bastante por esos días. Y para hacerlo peor, Katou había contado todo el asunto de la salida de Shiba y Himawari después de la misión en Kumo a su capitán, y Sai, fiel a su estilo, lo tomo como algo divertido. Él no tenía la intención de burlarse de ellos, pero la vista de Himawari ahora portándose tan apegada a un Shiba nervioso y sonrojado le parecía tan adorable como cómica. Sabía que esos dos no eran una pareja oficialmente, su relación de compañeros de equipo seguía tal cual. Pero Himawari se sentía tan feliz de saber la forma en que Shiba le veía que se pegaba a él como una mosca en un charco de miel. Y a Shiba no podía gustarle más la situación, pero su linda compañera gustaba de pegársele en los momentos más inapropiados, entre esos, el entrenamiento. Y desde el día siguiente a la cita que tuvieron, Katou aprovechaba cualquier ocasión para fastidiarles.
Shiba: ¿Podemos comenzar con el entrenamiento, por favor?
Himawari (cómicamente roja): ¡Por favor!
Sai: Jajaja, bueno, bueno, vamos a ver… vengan conmigo.
Los genin siguieron a su maestro, Katou delante, seguido por Shiba y Himawari, que se había pegado, de nuevo, al brazo de su compañero. Shiba solo suspiró y sonrió para si.

EN LA CASA UMINO

Naruto: Hahaha, de verdad, Iruka-sensei, no podía creerlo cuando Hinata me lo contó.
Iruka: Oye, ¿Cuántas veces tengo que decirte que dejes de llamarme así? Me avergüenza un poco que el Hokage me siga llamando sensei.
Naruto: Pues Kakashi-sensei y el capitán Yamato no se hacen problemas.
Iruka: Eso es porque ya se hartaron de insistirte.
Naruto: Jajajaja.
Hinata: Querido, creo ya deberías volver al trabajo, así podrás aprovechar cuando Boruto regrese…
Naruto: De hecho, la oficina está ocupada ahora, por lo que no puedo entrar.
Hinata e Iruka: ¿?
Naruto: Parece que envié por error una solicitud de remodelación de la oficina a los encargados, y no me di cuenta sino hasta que llegaron a trabajar hace un momento… y no podía negarme, Shikamaru me habría regañado de nuevo por estar distraído en el trabajo. Pero creo que aún no se traga el cuento de que necesitemos remodelar.
Hinata: Por eso es que creo que deberías descansar un poco más.
Naruto: Ni de broma, no me vuelvo nunca más a volver a casa sin verles a ustedes antes de dormir. ¡Aunque no pueda dormir!
Hinata: Aw, querido, no te trates así.
Iruka: Jajaja. Bueno, Estábamos hablando de Shiba e Hima-chan, ¿cierto?
Hinata: Fue tan adorable cuando Himawari me lo contó.
Naruto: Y cuando Hinata me contó a mí, realmente fue muy divertido. No sabía que Shiba fuese de esos chicos penosos.
Iruka: Ah, con lo malgeniado que es, espero que Hima-chan le haga más frecuentes las sonrisas. A mi mujer y a mí nos gustaría bastante, la verdad.
Naruto: Thejeje, aun no dejo de imaginarme a mi niña poniendo rojo como tomate a Shiba.
Hinata: Tiene mucha facilidad para decir lo que piensa o siente, se parece a su tía.
Naruto: O a su abuela. Créeme.
Iruka: Que bueno que no sacó “eso” de ustedes, ¿uh?
De inmediato, los esposos pusieron cómicos rostros avergonzados y cabizbajos frente a su antiguo maestro.
Naruto y Hinata: Que cruel…
Iruka: Ahm… no, no quise decir eso… ay, cielos…
Hinata (alzando la mirada sonriente): Bu-bueno… yo solo quiero ver a Himawari feliz. Desde que Boruto fue a entrenar, se ha sentido muy sola, más aun cuando el vino y se fue a buscar a sus compañeros…
El hokage e Iruka notaron que la Hyuga había cambiado su rostro por uno de preocupación.
Hinata: ¿Le habrá… ido bien?
Naruto: No te preocupes, va a estar bien. El viejo Fukasaku envió a alguien con el.
Hinata: ¿?
Naruto: El viejo Fukasaku es muy previsivo. Cuando Boruto llegó a konoha, dejó un pequeño sapo escondido entre sus ropas, para mantenernos informados de cualquier anormalidad.
Hinata: ¿En serio?
Naruto: Sí. Créeme, si algo anduviera mal, nos habría contactado. ¡Así que no te preocupes-dattebayo!
Iruka: Ustedes dos son excelentes shinobi. Boruto es su hijo, así que ten por seguro que va a irle bien, Hinata.
Hinata: Sí, gracias…
La ojiperla fue interrumpida por el tono de móvil de su esposo, quien se apresuró a contesta, notando que se trataba de Shikamaru.
Naruto: ¿Shikamaru? ¿Qué ocurre?
Iruka y Hinata miraban al rubio esperando que terminara, pero se sorprendieron al ver que en la cara de Naruto se dibujaba una de esas expresiones que dicen a todas voces “ya metí la pata”.
Naruto: Ah… sí… voy para allá…
El hokage cortó la llamada, guardando su móvil en su bolsillo y dando un enorme y largo suspiro.
Hinata: ¿Paso algo malo, querido?
Naruto: Shikamaru y los de remodelación notaron el error… claro, la oficina no se veía como presta a arreglarse… Shizune y Shikamaru me ayudan mucho con eso.
Iruka: Oah… bien, no es un gran problema… no es que pueda pasar de un regaño, ¿o sí?
Naruto: No has visto a Shikamaru regañando nunca a nadie, ¿cierto? Creo que Temari le pegó unas cuantas cosas…
Iruka y Hinata (condescendientes): ajaja….

EN IWAGAKURE, CON BORUTO Y YON

Boruto se levantó del suelo con algo de dolor en su espalda, mientras su enemigo aterrizaba de pie, haciendo temblar un poco el lugar. Miraba a Yon, y pensaba que tal vez, esta práctica se estaba tornando demasiado seria. ¿Acaso no podía derrotarle con su nuevo poder? ¿En serio tenía que esforzarse tanto para luchar con alguien cuyo senjutsu sabía que era falso? Eso le disgustaba mucho. Pero si algo había aprendido con el tiempo, es que si bien blofear con un oponente puede servir para hacerle cometer un error, esa no era excusa para confiarse en una batalla. Sin importar lo que su enemigo fuera o hiciera, él debía tomarle como un igual. El viento comenzó a soplar mientras el rubio recordaba. Antes de volverse chunin, a él siempre le habían alabado por ser hijo de quienes era, y por poseer habilidades muy raras o imposibles para un muchacho de la academia o incluso un genin. Por ende, se había acostumbrado siempre a parecer un “chico cool” delante de la gente o sus compañeros, y gracias a eso y a su habilidad nata, empezó a tomarle gusto al camino fácil hacia sus objetivos. Atajos, trampas, herramientas, quejas… Poco a poco, esto comenzaba a hacer mella en él, perdiendo el interés en muchas cosas, inclusive en el entrenamiento. No le gustaba nada esforzarse, solo le gustaba competir y ganar. Simple y llanamente eso. Pero cuando Sasuke se hizo su maestro, le contó cosas interesantes sobre su padre, entre ellas, que solía ser un niño detestado por casi todos, un fracasado sin habilidad alguna además de las payasadas. Pero con el tiempo, fue ganándose el respeto de la gente, de sus amigos, convirtiéndose pronto en un ninja querido y reconocido por su aldea, y eso no paró hasta que se convirtió en el hokage a quien todos amaban. ¿Y por qué? Una palabra: Esfuerzo. Su padre tenía el talento natural, igual que él, pero determinadas circunstancias le hicieron imposible hacer uso de él o siquiera tener conocimiento del mismo, estancándose en donde estaba. Y eso hubiese permanecido así si no se hubiese esforzado, si no hubiese luchado, por su aldea, por sus amigos, y por el mismo. Y Boruto lo había experimentado en carne propia, cuando vio a su maestro Sasuke y a su padre luchar juntos contra Momoshiki. Y también cuando su padre, aun estando débil y limitado, le dio una cantidad abismal de poder con el cual por fin pudo derrotar al otsutsuki… con ese rasengan tan grande, aún más grande que el creado por el enemigo que ahora mismo combatía, y el cual no había logrado repetir hasta ahora por sí solo. Pero las cosas habían cambiado. Ahora era muchísimo más fuerte que antes, ahora conocía el significado y el valor del esfuerzo y la camaradería, ahora tenía alguien a quien quería proteger con todas sus fuerzas. Era hora de probarlo. Las niñerías se habían terminado. Boruto Uzumaki iba a poner todo de sí en esta pelea. Porque, aun cuando su actitud había cambiado, Boruto siempre había jugado a ganar. Y eso no iba a terminar ahora.
Yon: ¿? ¿Y ahora qué?
El peliblanco veía al rubio juntar las palmas de sus manos, como si agradeciese por comida, cerrar los ojos, y relajarse, así, tal cual de pie como estaba.
Yon: Hm… está relajando su respiración… de hecho, casi ni puedo sentirla, es como si estuviese muriendo o algo… ¡! Casi ha dejado de respirar…
Boruto continuaba tal cual, y Yon habría actuado de no ser por la curiosidad que sentía. ¿Acaso ese chico podía hacerse mas fuerte? ¡Sí! ¡Quería que lo hiciera, claro que sí!

CON KONOHA E IWA

Gamasuki: Heheheee, aquí vamos.
Metal Lee: ¿Qué está haciendo Boruto, Gamakusi-san?
Gamasuki: ¡Es Gamasuki! Y al parecer Boruto-chan ya se decidió a ir con todo. Por fin, ya se estaba tardando.
Sarada: Ya lo creo.
Todos: ¿?
Sarada: No sé lo que hace, pero estoy viendo grandes cantidades de chakra extraño circular fuera de su cuerpo, a gran velocidad.
Gamasuki: Ese chakra extraño que dices, es el chakra natural. Es la base en el senjutsu del monte myoboku. Y en sí, del senjutsu en general.
Inojin: ¿Y cómo se usa ese chakra?
Gamasuki: Bueno, ciertamente, no cualquiera puede hacer eso. Necesitas concentración, fuerza física y espiritual, y un cuerpo capaz de soportar esa carga.
Metal Lee: Entiendo, ¡entonces le pediré a Boruto que me enseñe senjutsu después de esto!
Gamasuki: Por alguna razón, creo que eso no va a funcionar…
Metal Lee: ¿Eh? ¿Por qué?
Gamasuki: Sigh…
Sarada (pensando): ¿Qué vas a hacer ahora, Boruto? ¿Acaso vas a usar eso por fin?

CON BORUTO Y YON

Los ojos heterocromos de Yon veían fijamente al Uzumaki, quien, por primera vez en la pelea, se había calmado a un punto que era enigmático. No parecía estar alerta, pero el instinto le decía a Yon que, por el contrario, estaba más alerta que nunca. Incluso podía sentir el poder que estaba reuniendo. Bueno, si las cosas eran de ese modo, no era momento para perder el tiempo.
Yon: ¡Eso es, usa más poder! ¡Te responderé del mismo modo!
Yon hizo una particular secuencia de sellos de manos. Parecía estar listo para crear un jutsu superpoderoso, y era cierto. Los espectadores no tuvieron que esperar mucho, antes de que Yon pusiese ambas manos en el suelo, abriendo un hoyo en la tierra en cuyo borde el se sostenía.
Yon: ¡Prepárate para una técnica de verdad! ¡Gouton: Genryudan no jutsu!
Del agujero que se había formado, salieron cinco enormes y largos dragones representativos de las cinco naturalezas básicas de chakra: tierra, agua, rayo, fuego y viento. Estos cinco monstruos se alzaban sobre todo, imponentes. Y, para extrañeza de todos, Boruto ni siquiera parecía darse cuenta de su presencia.
Yon: ¡Detén esto si puedes!
Los cinco dragones avanzaron hacia Boruto con rapidez. Todos esperaban que, sorpresivamente, el chico hiciese algo espectacular y los anulara, pero no hizo nada y el ataque le impactó de lleno, causando una explosión en el lugar donde estaba.
Yon: Pero que decepcionante. ¿Por qué no esquivo mi ataque?¿Acaso cree que saldrá ileso de el?

CON KONOHA E IWA

Konohamaru: ¡Boruto!
Sarada: ¡Oh, no!
Shikadai: ¡Oye, Gama-no –se-qué! ¿Esto también es parte de lo que Boruto puede hacer?
Gamasuki (nervioso por primera vez): Yo… ehm…
Inojin: Mierda, este idiota. ¡Tenemos que ir por el!
Kitsuchi: ¡Vamos, Akatsuchi!
Akatsuchi: ¡Hai!
Mitsuki: ¡Alto, todos!
Todos: ¡!
Mitsuki (volviéndose a Sarada): Sarada, quiero que mires hacia donde está Boruto.
Sarada: ¡¿De que hablas?! ¿No ves que debemos…?
Mitsuki (extrañamente severo): ¡Hazlo, ya!
La chica aguzó su vista con sharingan para ver más allá de la humareda que el poderoso ataque de Yon había levantado. No podía ver a nadie. Pero cuando ya pensaba dejarlo, un pequeño destello color bermellón le llamó la atención. En eso, ante su vista y ante la de todos sus compañeros, apareció Boruto, de pie y en la misma posición, sin haberse movido de su lugar, rodeado de un manto de chakra parecido a fuego burbujeante, de color rojizo.
Konohamaru: ¡Esta bien! ¡Él está bien, esa cosa no le hizo nada!
Mirai: ¿Qué es… eso que le está rodeando?
Kitsuchi: Eso es…
Todos: ¿?
Kitsuchi: Durante la guerra, cuando el enemigo lanzó un ataque que pudo matarnos a todos, Naruto Uzumaki nos protegió, a toda la alianza shinobi, cubriéndonos con un manto de chakra surgido del bijuu que albergaba. Un manto tan poderoso que resistía ataques fuertes, y al mismo tiempo, incrementaba nuestro propio poder.
Akatsuchi: Ahora lo recuerdo… tienes razón, era eso.
Konohamaru: ¿Y Boruto puede hacerlo también?
Mitsuki: Es eso, entonces. Boruto usó el chakra de Kurama que posee para protegerse de ese ataque. No me sorprende que esté ileso, se trata de un bijuu después de todo.
Sarada: Boruto… gracias a dios…
Gamasuki: El final está cerca.
Inojin: ¡¡TU NI SABIAS LO QUE PASARÍA, NO TE PASES DE LISTO AHORA!!
Gamasuki: Uhu…

CON BORUTO Y YON

Yon: ¿Eso es… chakra? ¿Uso eso antes ya? Si, debe ser ese chakra rojo de antes. ¿De dónde lo ha sacado? – luego se puso de pie, sonriente – no importa. Eso solo dbee haberle ayudado a no morir con mi técnica. Pero debo alabar el hecho de que permanezca en la misma posición de antes aun después de haberla recibido.
Boruto (pensando): tch… si no hubiese desaparecido ese clon tras derrotar a San, no tendría senjutsu suficiente para hacer lo que planeo, y acabo de gastar lo último del chakra del viejo zorro… vaya suerte.
Entonces el rubio abrió los ojos y puso ambos brazos de nuevo a los lados del cuero, desvaneciendo el chakra de Kurama.
Yon: Está agotado. Bueno, terminemos ya con esto. ¿Hagámoslo nostálgico, de acuerdo?
El hombre formó una vez más, en su mano izquierda, el gran rasengan de antes, sosteniéndolo con firmeza.
Yon: ¡Aquí termina todo, chico!
Boruto: Sí.
Yon: ¿?
Boruto: Aquí es donde terminamos esta pelea. Prepárate para perder.
Yon: Hehe, irreverente hasta el fin. Vamos entonces. ¡Responde mi poder!
Boruto, como si obedeciera, alzó una sola mano, la derecha, frente así, con la palma hacia arriba.
Yon: ¿Contestarás con un rasengan, uh?
En la mano del rubio se formó el rasengan común, girando rápido y firmemente. Pero algo estaba a punto de cambiar.
Boruto: Chakra… rotación… manipulación de forma…
El rasengan regular se tornó un poco más grande.
Yon: ¿Qué tanto murmura?
Boruto: Ahora, añadimos elemento viento…
El rasengan aceleró sus giros, apareciendo entonces cuatro pequeñas ondas de viento girando con él.
Boruto: Y ahora… ¡Poder!
El rubio lanzó repentinamente la mano hacia el cielo, mientras a su rasengan le crecían dos hilos de energía conectados a las ya presentes cuchillas curvas de viento al estilo de guadañas. La técnica estaba completa, girando a toda velocidad, emanando un ruido afilado y brillando como nunca, mientras algunas rocas alrededor eran movidas, apartadas por el intenso viento.

CON KONOHA E IWA

Konohamaru: ¡Manipulación de naturaleza!
Mitsuki: ¿Él también puede hacerlo? Pero…
Sarada: ¡Eso es Fuuton: Rasenkusarigama!
Chouchou: ¡¿Ya la has visto?!
Sarada: Boruto la consiguió en su entrenamiento con Nanadaime-sama antes de irse al monte Myoboku. Pero ahora puede controlarla a la perfección, es estable y se ve más poderosa.
Mitsuki: ¿No habías dicho que Boruto no hacía manipulación de naturaleza?
Sarada: Dije que no lo estaba haciendo en ese momento.
Mitsuki: Fufu, entiendo…
Konohamaru: Eso significa que Boruto es naturaleza viento, como Naruto nii-chan. ¡Agh, yo quería ser quien se lo enseñara!
Mirai: Y no solo eso.
Todos: ¿?
Mirai: Ahora que Boruto está en senjutsu, esa técnica debe ser más poderosa que si la hiciera normalmente.
Kitsuchi: Se parece a esa técnica rasenshuriken de Naruto Uzumaki.
Sarada: Bueno, Boruto tenía la intención de hacer esa misma técnica, pero el resultado que obtuvo fue el Rasenkusarigama. Aún no le encuentro explicación.
Konohamaru: Eso depende de cada uno. Como sea, viendo esto… siento que Boruto va a ganar.
Sarada: ¿Qué es lo que le he estado diciendo?
Konohamaru: Sí, sí, lo que digas.

CON BORUTO Y YON

Yon: Uhm, eso es nuevo. Me gusta.
Boruto: ¡A que esperas, abuela!
Yon: ¡A NADA! ¡VOY A POR TI!
Poniendo toda su velocidad en ello, Yon se arrojó por Boruto, cargando su técnica frente a él.
Yon: ¡Kyojin Rasengan!
La esfera se acercaba a Boruto amenazante. Este por fin decidió contestar.
Boruto: ¡Fuuton: Rasenkusarigama!
Ante la sorpresa de Yon, el rubio lanzó su técnica hacia él, acercándose esta mientras desbarataba las rocas cercanas, haciéndolas polvo.
Yon: RAAAAAAGH!
Las técnicas impactaron, pero Yon inmediatamente advirtió el poder superior del ataque de su adversario. Y más aun, cuando se dio cuenta de que las cuchillas de chakra del rasenkusarigama comenzaban a… ¡cortar! Si, a cortar su rasengan gigante, debilitando sobremanera su efecto y desapareciéndolo en el aire.
Yon (sonriendo resignado): Ya veo… entonces he fallado…
El rasenkusarigama impactó de lleno en Yon, sumiéndolo en una semiesfera explosiva de chakra azul brillante. Dentro de esta, el peliblanco notaba como cuchillas invisibles e infinitas destrozaban su cuerpo, cortándole en todas direcciones.
Boruto: Es todo, presumido.
La explosión continuó por unos segundos más, hasta desvanecerse lanzando ondas expansivas. El cuerpo de Yon cayó al suelo sin resistencia, destrozado.

CON KONOHA E IWA

Sarada: Como lo dije… es más poderosa.
Chouchou: ¡Moooh! ¿Cómo se supone que superemos eso?
Mirai: Haha… ya encontraran el modo…
Konohamaru: ¡Las ondas vienen hacia acá!
Kitsuchi: ¡Akatsuchi!
Akatsuchi: ¡Sí!
Ambos Jounin de Iwa se pusieron delante de sus camaradas y los de Konoha, haciendo sellos de manos.
Kitsuchi y Akatsuchi: ¡Doton: Doryūheki!
Dos extensos muros de roca, uno detrás de otro, surgieron del suelo protegiendo a los shinobi. La onda que llegó hizo pedazos el primer muro, dejando una huella de corte en el segundo, que quedo en pie.
Kitsuchi (Mirando los muros): Asom…broso…
Sarada (desactivando su sharingan): Finalmente terminó… pero que susto me diste, Boruto.
Chouchou (picara de nuevo): ¿Qué esperas? ¡Ve con él, ahora!
Sarada: Nop. No lo haré.
Chouchou: ¡¿Eh?!
Sarada (algo roja, volviéndose hacia ella): Dije que esperaría por él. Justo aquí. Debe venir el mismo.
Chouchou (con rostro pecaminoso): Oh…

CON BORUTO Y YON

Boruto caminó hacia lo que quedaba de Yon, cuyo cuerpo estaba hecho jirones, e incluso partes de él estaban desperdigadas cerca de ahí. El rubio desactivó su modo senin, y se sentó cerca, en una roca.
Yon: Veo… que perdí…
Boruto: Sí. Te lo dije desde un inicio.
Yon: Y pensar… que yo quería enfrentarme a ese Naruto Uzumaki. Y a tu maestro.
Boruto: Yo aún no soy tan fuerte como mi padre. Pero lo seré. Así que si no pudiste contra mí, no tienes nada que desear de ellos.
Yon: Tu padre… ya veo… eso explica por qué eres tan poderoso.
Boruto: Tche como sea, eso debe doler, así que deberías irte de una vez.
Yon: Jajaja, debo agradecerte… no me arrepiento de haber luchado contigo… era lo que yo mas anhelaba. Un oponente digno.
Boruto: Hmpf.
Yon: Escúchame, Boruto Uzumaki. Como pago por esta lucha que me brindaste, te diré algo.
Boruto: ¿?
Yon: Se vienen muchos más como yo… hemos capturado a casi todos los habitantes de Amegakure.
Boruto: ¡¿Qué dijiste?!
Yon: Shio-sama… los convertirá en guerreros superiores… poderosos.
Boruto escuchaba impactado. No podía reaccionar.
Yon: Y lo seguirá haciendo… hasta que logre reproducirlos a ellos…
Boruto: ¡¿A quiénes?!
Yon (cerrando los ojos): Indra… Asura…
Boruto: ¡¿De quienes estas hablando?! ¡¡Oye!!
No obtuvo respuesta. Yon había cerrado los ojos, y dejado de hablar. Y de respirar.
Boruto: ¿Qué quiso decir con todo eso? – el rubio pensaba a cien, parecía una de esas cosas raras que decían siempre su padre, su maestro y Haruko – Bueno, no puedo pensar en eso si no se de que rayos habla.
El rubio se puso de pie y volteó hacia sus compañeros.
Boruto: Será mejor que vaya a casa. Creo que el efecto de esa basura energizante está acabándose.
El chunin se encaminó hacia sus compañeros, quienes, a excepción de Sarada, se echaron a correr hacia él.
Konohamaru: ¡Hey, Boruto!
Casi todos sus compañeros se detuvieron, al ver al chico llegar por si mismo con ellos.
Metal Lee: ¡ESO FUE IMPRESIONANTE! ¡ERES INCREIBLE, BORUTO! ¡TU TAIJUTSU HA MEJORADO MUCHO!
Boruto (rascándose la nuca con fastidio): Sí, sí…
Gamasuki: Buen trabajo, Boruto-chan. Ya puedo irme a casa, dado que has terminado aquí.
Boruto: ¿Gamasuki? ¿Qué haces aquí?
Gamasuki: Cuando llegamos a Konoha, Fukasaku-sama presintió que por algún motivo te irías de nuevo, así que me escondió en tu ropa para poder estar al pendiente de ti.
Boruto: Geh… ni que fuera necesario.
Gamasuki: Bien, le diré que todo salió bien – puso un sello con sus dos manos - ¡Adios a todos!
Tras una pequeña explosión de humo, el sapo desapareció.
Boruto: Agh… ahora me sentaría bien un descanso.
Chouchou (medio cantando): Oh, Boruto… ¿no olvidas algo?
Boruto: ¿?
Chouchou (señalando a Sarada): ¡Tu dama está por allá!
Boruto: Ch, tu no te metas en eso.
El rubio comenzó a encaminarse hacia Sarada, que le esperó de pie en su lugar.
Sarada: Hola.
Boruto: Hola.
Un pequeño silencio siguió a aquel simple saludo.
Sarada: Buen trabajo el de ahora.
Boruto: ¿Verdad que si? Con todo esto y la porquería que me dio Konohamaru-sensei, esto resulto ser muy cansador.
Sarada (sonriendo): Jajaja.
Boruto: Como sea… ¿estas bien?
Sarada (coloreándose): ¿?
Boruto: Te pregunte si estabas bien.
Sarada: Sí. Gracias por preguntar.
Boruto le arrojó una gran y animada sonrisa.
Kitsuchi (revisando el cadáver de Yon): Ah… está muerto. Ya no nos puede ayudar.
Konohamaru: Lo sentimos… desgraciadamente, creo que esta misión falló.
Kitsuchi: Bueno, Kurotsuchi nos regañará un poco, pero conociéndola, seguro ya sabe lo que pasó aquí y entenderá… espero.
Akatsuchi: Tu eres su padre, estas más a salvo…
Kitsuchi: Ah… no tienes ni idea.
Mirai: En fin… deberíamos regresar con tsuchikage-sama, ¿no creen?
El grupo entero se encaminó de salida del valle volcánico, convertido ahora en un llano rocoso apenas habitado por un puñado de volcanes pequeños. Sarada se quedó atrás, dándose cuenta de que Boruto se había quedado con ella.
Sarada: ¿Eh? ¿Por qué te quedaste aquí?
Boruto: Supongo que tuvimos la misma idea – el rubio le extendió su mano – así que no les hagamos esperar o nos empezarán a molestar.
Sarada (roja): Ok. Andando. – le dio su mano al rubio, quien la tomó con firmeza – ya extrañaba esto.
Boruto (tsundere): Bienvenida a mi mundo.
Sarada rió, mientras Boruto le daba otra de sus sonrisas animadas. Se habían extrañado, pero no era necesario expresarlo en ese momento, habría sido muy molesto, dada la concurrencia. Podían esperar a llegar a casa. Ya habían esperado hasta ahora, ¿no?

Continuará…


SPOILER SIGUIENTE CAPITULO

Naruto: Lamento que las cosas no hayan salido tan bien. Felicito a todos por su esfuerzo.
Shikamaru: Vayan a descansar.
Himawari: ¿Ahora si vas a quedarte, verdad oni-chan?
Boruto: Jaja, claro que sí.
Himawari: Porque quiero contarte algo bueno.
Boruto: ¿Eh?
Sarada: Hey, ¿y qué hay de esa salida que me prometiste?
Boruto: Genial. ¿A dónde vamos?
Sarada: Pues…
Naruto: Oye hijo, ¿Qué tal si mas tarde calentamos un poco?
Boruto: Seguro… un minuto. ¡¿Esa es Haruko?!
Sarada: Sí, te has perdido de un par de cosas.
Boruto: Tienes todo el día para contarme.
Sarada: Jajaja
Boruto: En el próximo capítulo: Un día de relajación. La calma antes de la tormenta.
Boruto: Papá, ese tipo me dijo algo raro
Naruto: ¿Qué? Vamos, dime.

FIN DEL SPOILER

FIN DEL CAPITULO 17

Editado por rasenchidori: 11.02.16 a las 15:27
Viejo rasenchidori dijo: 02.01.16
CAPITULO 18: UN DÍA DE RELAJACIÓN. LA CALMA ANTES DE LA TORMENTA

La batalla había terminado por el momento, el escuadrón de reconocimiento de Iwagakure recogió el cuerpo sin vida de San y el cadáver del shinobi asesinado por éste y Yon, lamentando a su camarada caído, por órdenes de Kitsuchi, quien estaba, junto con Akatsuchi y los de Konoha, dando su reporte a la tsuchikage en su oficina.
Kurotsuchi: Ya entiendo… bueno, casi todo lo que me dicen me fue informado por una pequeña escuadra que envié a su ubicación… pero parece que esta misión no salió bien.
Konohamaru y Mirai: Nuestras más sinceras disculpas.
Kurotsuchi: En fin… supongo que ya no hay nada que podamos hacer.
Boruto: De gracias que los derrotamos o todavía estarían aquí sudando de miedo con esos dos merodeando por ahí.
Mirai: No seas irrespetuoso, Boruto.
Kurotsuchi: Jeh, aun sigues de rebelde, ¿uh? En fin, no eres el primer Uzumaki que da quebraderos de cabeza.
Boruto: ¿Uh?
Kurotsuchi: Por lo demás, hemos terminado aquí. Lástima que haya habido bajas, pero lo importante es que no fue más allá. Regresen a su aldea. Notificaré al hokage sobre lo ocurrido. También le comunicaré lo que podamos hallar del cuerpo del tipo que no despedazaron.
Boruto: Geh…
Konohamaru y Mirai: Hai.
Kurotsuchi: Iguchi, llévalos a la entrada, por favor.
El Jounin obedeció y ya llevaba a los de Konoha a la salida.
Kurotsuchi: Oye, Boruto.
Boruto y los demás se volvieron hacia ella.
Kurotsuchi: Parece que fue una buena idea que vinieras aquí.
Boruto: Sí, sí lo fue.
Kurotsuchi (sonriendo): Bien, váyanse ya.
El grupo salió de la oficina. Iguchi cerró la puerta tras de sí.
Kurotsuchi: Boruto Uzumaki, ¿uh?

EN LA SALIDA DE IWA

El grupo de shinobi ya se encontraba caminando fuera de Iwagakure. Tenían un largo camino de regreso a su propia aldea, pero estaban algo cansados, así que podían ir con calma hasta que llegara la noche y encontrar un sitio para descansar. Boruto dio un bostezo mayúsculo.
Konohamaru: Entonces de verdad llegaste hasta aquí sin dormir.
Boruto: No hay problema, una noche de sueño y me recuperaré. Lo que de verdad necesito es algo para quitarme el espantoso sabor de esa píldora.
Inojin: ¡Lo siento, ¿sí?!
Boruto: ¿Eran tuyas?
Chouchou: Hey, Boruto, ¿Por qué no te quitas el mal sabor con un dulce?
Boruto: ¿Tienes alguno? Sería genial.
Chouchou: ¡Claro que traje uno! ¡Aquí está!
La akimichi tomó a Sarada y la plantó frente a al rubio.
Sarada (muy roja): ¡¿EEEEH?!
Mitsuki: Jajaja.
Shikadai: Oh, rayos, no irán a…
Boruto y Sarada (muy colorados): ¡¡POR SUPUESTO QUE NO!!
Chouchou: ¿Es en serio? Pero que patético, han estado saliendo todo este tiempo ¿y aún no han hecho “eso”?
Metal Lee (susurrándole a Inojin): ¿A qué se refiere con “eso”, de cualquier forma?
Inojin (con total indiscreción, y con voz alta y clara): Ah, sí, se refiere a besarla.
Boruto y Sarada miraron a Inojin coloradísimos y cómicamente furiosos. ¿Qué acaso se podía ser más indiscreto que este tipo?
Boruto y Sarada: ¡¡CALLATE!!
Inojin: Ugh… ehm…
Mirai: Ah, ah, esto es entretenido.
Konohamaru (grabando con un teléfono móvil): ¿Bromeas? ¡Esto vale oro!
Con una mirada asesina, Sarada destrozó el móvil de su capitán con una shuriken impecablemente arrojada.
Konohamaru: ¡¡MIERDAAAAAAA!!
Sarada: ¡Ya dejen de fastidiar!
Chouchou (con rostro burlesco): Pero que escandalosos son. ¿Tanta vergüenza tienen? ¿Qué tipo de relación es esa?
Boruto: No vamos a hacer eso frente a ustedes.
Sarada: Eso es.
Chouchou, Inojin, Mirai y Metal Lee: Ah…
El grupo continuó caminando en silencio, encabezados por unos aun colorados Boruto y Sarada, mientras Konohamaru aun lloraba por su móvil. Pero entonces, se dieron cuenta…
Chouchou, Metal Lee y Mirai (impactados): ¡¡ESPEREN, ¿YA LO HAN HECHO ANTES?!!
Boruto y Sarada no contestaron. Simplemente adquirieron un rubor tal que salía vapor de sus cabezas. Indicio inequívoco de que habían acertado.
Chouchou: Uaaah…
Mitsuki: Jajaja.
Inojin: Vaaaaya.
Konohamaru (sosteniendo su móvil arruinado, aun con la shuriken clavada): Sarada-chan… que cruel eres…

EN KONOHA

Daban las 11 de la noche en Konoha, y Naruto se preparaba para culminar otro día duro en la oficina… y no duro porque estuviese demasiado ocupado, siempre lo estaba, pero esta vez Shikamaru le había pegado tal regaño por la equivocación anterior que creyó que estaba hablando con la propia Temari. En cuanto el Nara se calmó (si decir “calmar” cuenta, dado que Shikamaru siempre lo estaba y sus “regaños” consistían en una ruda verborrea de una hora) volvieron al trabajo y Naruto se apresuró para que su pobre mediador no siguiera rabiando.
Shikamaru: Naruto, llegó el informe de la tsuchikage.
Naruto: Gracias. Kurotsuchi jamás pierde el tiempo en estas cosas.
El rubio recibió un grupo de papeles del Nara. Empezó a leerlos con cuidado.
Naruto: Ya veo. Es una pena.
Shikamaru: Al parecer los enemigos peleaban a matar. No quedó de otra.
Naruto: Eran dos enemigos… ¿Uh? Según esto, Boruto luchó contra ambos. ¿Qué paso con los otros?
Shikamaru (acercándose a leer también): Veamos… uh, mira, dice que el grupo entero ayudó a derrotar al primero, pero el segundo fue vencido únicamente por Boruto.
Naruto: Dice que fue una batalla de alto nivel. Boruto debe haber tenido un entrenamiento muy arduo.
Shikamaru: ¿Lo dudas? Tan solo recuerda el tuyo antes de la guerra, llegaste y venciste a Pain.
Naruto: No… me refiero… si Konohamaru no pudo derrotarlos, significa que eran bastante fuertes.
Shikamaru: ¿Konohamaru? ¿A que te refieres?
Naruto: Lo creas o no, Konohamaru se volvió sorprendentemente fuerte estos últimos años. Podría dar una buena pelea a Kakashi-sensei cuando tenía su mejor condición. Quizá hasta vencerle.
Shikamaru: Woah, eso es mucho. Si lo pones así…
Naruto: Sin mencionar a Mirai, que está muy cerca de su nivel.
Shikamaru: Sí, Mirai debería entrenar un poco… como es tan habilidosa se ha confiado y estos enemigos le están dando demasiados problemas.
Naruto: No seas así, Shikamaru. No la habría hecho parte de la escolta si no confiase en su habilidad.
Shikamaru: Aun así… no nos vendría mal prepararnos. A todos nosotros.
Naruto: Sí… ¡!
Shikamaru: ¿Qué pasa?
Naruto: Según esto… - el rubio pasaba rápidamente los papeles entre sí – ¡ambos enemigos eran usuarios de senjutsu!
Shikamaru: ¿Senjutsu? ¿Cómo el tuyo?
Naruto: Esto está muy mal… no cabe duda de que son del mismo tipo que Ichi y Ni.
En ese momento, un pelinegro con mirada fría abrió la puerta de la oficina para ingresar.
Shikamaru: ¿Sasuke? ¿Qué haces aquí a esta hora?
Sasuke: Vine a decirte que he sentido perturbaciones del otro lado.
Shikamaru: ¡!
Naruto (poniéndose de pie): ¡¿Son Otsutsuki?!
Sasuke: No, nada de eso. Es como si el Rinnegan me dijera que algo que debería estar ahí estuviese aquí.
Naruto: Hm…
Shikamaru: ¿Vas a salir de nuevo?
Sasuke: No. La perturbación es totalmente inexacta y dispersa, tendría que recorrer y buscar al azar en todo el mundo para hallarla, lo cual sería perder el tiempo.
Naruto: Quizá tenga que ver con esta sensación que he tenido últimamente.
Sasuke: ¿Sensación?
Naruto: No lo sé… desde que estos enemigos extraños comenzaron a aparecer, he sentido que algo anda muy mal…
Sasuke: Continuaré prestando atención a las señales de mi Rinnegan. Tal vez me diga algo que nos acerque un poco más a la verdad.
Naruto: Sí.
Sasuke: Nos vemos.
El pelinegro salió de la oficina y se dirigió a su hogar.
Shikamaru: Haaah, a veces pienso que sería mejor que todos tuviésemos habilidades como las suyas.
Naruto: Estás exagerando.
Shikamaru: Quizá, no lo sé.
Naruto: Bueno, por hoy es todo, vámonos a casa. ¿Dónde está Shizune, por cierto?
Shikamaru: Se fue al hospital temprano, luego fue a casa. ¿Ocurre algo?
Naruto: La vieja Tsunade me envió un par de mensajes… creo que empieza a sentirse aburrida.
Shikamaru: ¿Seguro que no es porque necesita salvarse de nuevas deudas por jugar?
Naruto: No, por todo lo sagrado, espero que no. ¡La última vez fue un caos!
Shikamaru (saliendo de la oficina): Pues no, es tu predecesora, esta vez lo arreglas tú. ¡Yo no me volveré a meter!
Naruto: ¡Oye, oye, vuelve acá!

CON LOS EQUIPOS KONOHAMARU Y MIRAI

Los dos equipos de Konoha ya habían llegado a la zona rocosa de Takigakure, y les rodeaban las cascadas cuyas salpicaduras brillaban en medio de la noche. Los shinobi encontraron un claro agradable cercado por formaciones rocosas muy pequeñas, al lado de una cueva de piedra lisa, erosionada por las aguas, cuyo sonido suave ya comenzaba a arrullar a algunos de ellos.
Chouchou y Boruto (bostezando): ¡UAAAAAAAAAAAAHHHUUU!
Konohamaru: Comprendo lo de Boruto pero… ¿tú de que bostezas Chouchou?
Chouchou: ¡Oiga, luché como todos los demás!
Mirai: No la provoques o no nos dejará dormir.
Un ligero silencio siguió a la acotación de Mirai. Así continuó hasta que Sarada noto algo.
Sarada (susurrando): Hey, Mitsuki.
Mitsuki: ¿? ¿Qué pasa?
Sarada: ¿Sabes a donde fue Boruto? No lo encuentro…
Mitsuki: ¿Cómo? Creí que estaba contigo.
Konohamaru: ¿Qué ocurre chicos?
Mitsuki: Es que perdimos a Boruto.
Sarada (cómica): ¡¿Cómo lo dices así nada más?¡
Konohamaru: Uh, no se alarmen, hace poco lo vi dirigiéndose a la cascada de allá.
Los chunin miraron hacia el sitio que señalaba su capitán. Una gran cascada, de las más altas del lugar, que caía con relativa suavidad sobre la superficie del río adyacente a su campamento. Alzando la vista, los chicos vieron que una gran roca sobresalía entre el agua que se precipitaba, estando en ella, sentado y en posición meditativa, Boruto.
Mitsuki: Ah… allá está.
Sarada: ¿Qué está haciendo?
Konohamaru: Debe estar… ah, ni idea, debe ser algo del monte Myoboku.
Mitsuki: Deberíamos ir a avisarle que ya vamos a entrar a descansar.
Sarada (caminando hacia allá): Yo lo haré. No nos esperen.
Mitsuki: Entendido.
Konohamaru (estirándose): Uaagh… bueno, yo ya me voy a la cama… ojala hubiese alguna…
Mitsuki: Fufufu.
Mientras el castaño y el chunin entraban al refugio rocoso con sus compañeros, la uchiha saltaba rocas y peñascos hasta llegar a la altura de la piedra en que Boruto se había sentado en medio de la cascada.
Sarada: ¡Oye, Boruto!
El rubio no respondía. Luego la chica recordó que su sensei había mencionado que podía estar haciendo algo del monte Myoboku, tal vez parte de su formación en senjutsu. Miró al rubio sonriente, feliz de verlo tan serio respecto a un entrenamiento. No quería interrumpirle, pero tenían que regresar con sus compañeros. De un salto perfectamente calculado, la chica llegó a la misma roca del Uzumaki, quedando detrás de él.
Sarada: Boruto, sé que estás entrenando de alguna forma, pero tenemos que ir con los demás…
La chica tocó el hombro de su compañero, quien de repente soltó un extraño ruido, sobresaltándola ¿Acaso le había molestado? Esa no había sido su intención, pero el ruido que acababa de escuchar era seco, como un gruñido… ¿un gruñido? Ahora que lo pensaba bien, el ruido había sido ronco y ascendente, detenido en seco y al compás de la respiración. Con sospecha, la pelinegra se movió despacio para ponerse frente al rubio… su posición era claramente meditativa, pero sus brazos estaban demasiado sueltos y su cabeza muy gacha… además de que sus manos colgaban de sus piernas cruzadas. Oyó ese sonido gruñoso de nuevo, y vio el rostro de Boruto, en medio del sueño. El sonido de antes había sido un ronquido, y el chico no estaba entrenando de ninguna manera. El cansancio le había ganado y se había quedado dormido ahí mismo, tal vez en verdad tratando de hacer un ejercicio de senjutsu. Sarada se sintió tan tonta por el malentendido que lo primero que se le pasó por la mente era despertar a este idiota de un buen golpe en la cabeza. De hecho… ¿Por qué no? Ya se acercaba tronando los nudillos.
Sarada (con sarcasmo musical): Oh, Borutoooo, que ya tenemos que entrar al refugio, ¿sí? – preparó su puño para golpear - ¡Así que despiértate…!
Boruto (dormido): No puedes tenerla… (ronquido) yo la… (ronquido) vi primero…
Sarada: ¡!
¿Él estaba soñando? La chica recordó lo que el Uzumaki le dijo a San cuando llegó: “No puedes llevarte a Sarada-chan ¡YO LA VI PRIMERO!” Estas palabras resonaban en su cabeza, y al parecer en las del chico también, dado que estaba recordando mientras dormía. La uchiha no pudo evitar reírse, y luego mirarlo enternecida.
Sarada: Eres… un tonto. ¿Cómo puedes decir eso dormido?
La chica se agachó para poner su rostro frente al del rubio, y le acercó su rosto ruborizado, pegando suavemente sus labios a los de él.

CON LOS JOUNIN Y CHUNIN

Metal Lee: ¿Qué están haciendo esos dos?
Chouchou: No te metas, déjalos disfrutar de un momento a solas.
Inojin: ¿Estás oyendo lo que dices? ¡Tú eres generalmente la primera en correr a espiar!
Chouchou: Le doy a mi amiga un respiro, después de todo, no han tenido tiempo de hacerse unos mimos tras no verse tanto tiempo. Y más aún con la heroica llegada del idiota a la pelea.
Inojin: ¿Mimos? ¿Estás bien de la cabeza?
Shikadai: ¿”Tanto tiempo”? Boruto solo estuvo un par de semanas fuera de la aldea.
Konohamaru: Oh, han empezado a hacer “eso”.
Chouchou, Inojin y Mirai: ¡¿QUEEE?!
Mirai (volviéndose a él): ¿Y tú como lo sa….? ¡O-OYE!
Todo el grupo vió al Jounin disfrutando el espectáculo de sus discípulos con la ayuda de unos modernos binoculares de misión.
Chouchou: ¡¿DE VERDAD ESTAN HACIENDO “ESO”?! ¡¡DEJAME VER, DEJAME VER!!
Inojin: Y esa es la Chouchou de siempre.
Metal Lee: ¡Yo quiero espiar también!
Shikadai: Pero que entrometidos son ustedes, que fastidio.
Chouchou: ¡Vamos, déjeme ver!
Konohamaru: Sarada estaba hablando sola cuando llegó, el entrenamiento de Boruto debe ser muy serio para no hacerle caso a ella. Y ahora Sarada-chan acaba de hacer una superjugada para obligarle a prestarle atención, jaja.
Chouchou (forcejeando con Konohamaru): ¡¡Le he dicho que quiero ver!!
Mirai (arrebatándoles los binoculares): ¡¡Ya es suficiente, basta!!
Chouchou (cómicamente llorosa): Mirai-sensei… quiero veeeer…
Mirai: No, ya no sigan con eso.
Konohamaru: Cielos Mirai, solo estábamos mirando, no tiene nada de malo… ¡Oye!
Mirai (usando los binoculares, mirando al mismo lugar): ¡Es mi turno para mirar!
Konohamaru y Chouchou: ¡¡¿EEEEEH?!!

CON BORUTO Y SARADA

La chica despegó su rostro del rubio, mirándole algo sonrojada. El plan había funcionado.
Boruto (despertándose): ¿Sarada-chan? – se coloreó al instante - Oah, eso es una forma de despertarse…
Sarada: Jeje, lo siento… no te deberías quedar dormido aquí.
Boruto: Claro, tienes razón… ¿Dónde están todos?
Ambos chicos se incorporaron, poniéndose de pie.
Sarada: Ah, están en esa cueva… ¿?
Boruto: ¿Qué ocurre ahí abajo?
Los chicos vieron a sus compañeros haciendo un gran escándalo en el refugio, peleándose por algo, saltando uno sobre otro, más precisamente, Konohamaru, Mirai, Chouchou y Metal Lee.
Sarada: ¿Están peleándose?
Boruto: Sigh, mejor vamos a ver, seguro es culpa de Chouchou.
Los chicos llegaron de unos cuantos saltos con sus compañeros, que aún estaban tratando de quitarse entre sí los binoculares.
Shikadai: ¡¿Quieren parar con eso ya?!
Inojin: Están haciendo demasiado ruido…
Boruto: ¡Hey, ustedes!
La pelea de los cuatro shinobi se terminó, al ver a Boruto y Sarada de pie frente a ellos, como esperando una buena explicación.
Sarada: ¿Qué es todo esto, sensei?
Konohamaru (poniéndose de pie nerviosamente como los otros 3): ¡No es nada, nada… solo una pequeña discusión…!
Boruto: Una ruidosa discusión.
Sarada (recogiendo los binoculares del suelo): ¿Estaban peleándose por estos…¡¡¿BINOCULARES?!!?
Boruto: ¡¿QUÉ?!
Chouchou, Metal Lee y los Jounin empezaron a sudar frío cuando notaron que el Uzumaki y la uchiha ya habían comenzado a asociar las ideas, comprendiendo perfectamente lo que había pasado.
Sarada (colorada y furiosa): ¡Ustedes…!
Con la fuerza de su agarre, los binoculares se rompieron en pedazos, ahí mismo, en su mano. Los trozos caían al suelo ante la aterrada vista de los fisgones.
Boruto: ¿Les gusta meterse donde no les llaman, verdad?
Sarada comenzó a cargar su puño derecho con chakra en gran cantidad.
Konohamaru y Chouchou: ¡¡ESPERA, SARADAAA!!
Sarada: ¡¡VAYANSE AL DEMONIO, VIEJAS CHISMOSAS!!
Un tremendo estruendo remeció Takigakure, agitando un poco las fuentes de agua y ríos que la recorrían. La guarida de los shinobi de Konoha estaba destrozada, y estos estaban entre las rocas, cómicamente adoloridos.
Konohamaru. Los binoculares… Tenten va a matarme…
Mirai: Uahuh…
Shikamaru: Ugh… ¿y yo que mierda hice…?
Inojin: Vamos a tener que dormir a la intemperie…
Metal: El dolor… es bueno… el dolor… hace fuerte…
Chouchou: Urgh… cierra la boca Lee…
Boruto y Sarada veían a sus doloridos compañeros con brazos cruzados, muy molestos.
Sarada: Idiotas.
Boruto: Tch, ahora que lo pienso, esa roca en la cascada era un buen sitio para dormir.
Sarada: Quizá hasta sirva como entrenamiento, dormir sentada y alerta.
Boruto: ¿Espalda con espalda?
Sarada: Hecho.
Los dos chunin se regresaron a la gran cascada, mientras, desde lo alto de un árbol, un Mitsuki que escapó a tempo de la conmoción reía divertido.
Mitsuki: Fufu. Yo debería dormir un poco, también.

EN EL TERRENO BALDÍO DE AMEGAKURE

Garou: Los especímenes 3 y 4 han dado resultados muy satisfactorios, Shio.
Shio: ¿? ¿Fueron derrotados también?
Garuo: Sí. Aparentemente esos dos shinobi de los que hablas no son las únicas amenazas que tenemos.
Shio (suspirando): Vaya… pensar que nos tomará aún más tiempo.
Garou: La información que recibí del espécimen 4 fue extremadamente limitada. No pude recibir casi nada de señal de su parte, es como si hubiesen hecho pedazos su cuerpo.
Shio: ¿Pedazos, dices? ¿Qué no eran Yon y San usuarios de senjutsu?
Garou: Así es. Pero la información que recibí, si bien es similar a la que tenemos de esos dos hombres, es bastante distinta en otros aspectos. Son otro par de individuos, con poderes muy parecidos.
Shio: Así que ahora tenemos dos amenazas más, con poderes similares.
Garou: ¿No es esto interesante? Si nos hacemos con ellos, tal vez podamos reproducir por fin a Indra y Asura en lugar de perder el tiempo con estos buenos para nada de Amegakure.
Shio: Calma, Garou. Deberías estar feliz de que ahora podrás disfrutar más de tus experimentaciones.
Garou: Bien, no voy a negarte eso.
Shio: ¿Cuántos especímenes activos quedan que estén listos para salir en cualquier momento?
Garou: Tenemos listo hasta el espécimen 10.
Shio: Hm, está bien. ¿Me das un tiempo para meditar sobre esto?
Garou: Claro, tomate tu tiempo.
Shio se retiró a paso calmado, entrando en la oscuridad de la habitación contigua.
Garou: Dos amenazas más, ¿hm? Yo no lo vería así.

EN KONOHA EN LA OFICINA DEL HOKAGE

Los equipos Konohamaru y Mirai llegaron a la aldea al día siguiente, pasando unos minutos del medio día. Habrían llegado antes, pero casi todos presentaban las secuelas del dolor causado por el derrumbe que Sarada provocó la noche anterior.
Naruto: Lamento que las cosas no hayan salido tan bien. Felicito a todos por su esfuerzo.
Konohamaru: Kurotsuchi se veía algo fastidiada.
Mirai: Ellos perdieron a un compañero, ¿me pregunto cuál habrá sido el objetivo de esos tipos para matarlo?
Naruto: Kurotsuchi dice que sus especialistas están tratando de encontrar algo que nos ayude, que nos de una pista de quienes son estas personas, de donde vienen y que quieren.
Chouchou: Pero ese tipo dijo que querían shinobi fuertes, si no entendí mal.
Boruto: …
Metal Lee: ¿En serio? Yo creí que se había enamorado de Sarada.
Todos miraron al segundo Lee con una mezcla de furia y horror.
Naruto: ¿Eh? ¿De qué está hablando?
Boruto y Sarada (golpeando a Metal Lee por ambos flacos): ¡De nada!
Metal Lee: Lo siento… ugh…
Shikamaru: E…en fin, la misión ha fallado, pero es bueno que todos hayan vuelto sanos y salvos.
Shikadai: Odio tener que admitirlo, pero si no es por Boruto y su senjutsu, no la contábamos.
Mirai: De hecho, Sarada podría haberlos vencido.
Sarada (poniéndose reacia de repente): Ya dije que lo siento.
Mirai: N-no, no quise decir…
Sarada: Está bien. No importa.
Chouchou: ¡Claro que no! ¡Inojin olvido las píldoras soldado! ¿Qué hubiese pasado si Boruto no llegaba?
Inojin: Que ya me disculpé, que molesta eres.
Shikamaru: Vayan ya a descansar. No hay más que discutir.
El grupo entero salió, o casi entero, ya que Boruto permaneció en la oficina, con semblante serio.
Shikamaru: ¿Tu no vas a salir?
Naruto: ¿Qué pasa, Boruto?
Boruto: Papá… el último sujeto al que derroté… ese tipo me dijo algo muy extraño.
Naruto: ¿Huh? ¿Y qué es? Vamos, dime.

FUERA DE LA MANSION KAGE

Konohamaru: Bueno, es todo por ahora, les recomiendo que vayan a casa y se repongan… ugh, mi espalda está matándome.
Chouchou: ¡Que mala amiga eres, Sarada! ¿Qué tal si nos rompías algo?
Sarada: Ustedes mismos se lo buscaron.
Shikadai: Yo no hice nada, pero estuve envuelto en todo ese asunto molesto también.
Sarada: Daño colateral.
Shikadai: Graciosa.
Metal Lee: ¡Yo me iré a casa enseguida! ¡Debo entrenar duro si quiero estar a la altura del senjutsu de Boruto!
Shikadai: Es verdad. Ya me estoy hartando de que el equipo Konohamaru nos siga ganando.
Mirai: Supongo que puedo hablar con…
Chouchou: ¡No, no otra vez con Kiba!
Inojin: Si no hay de otra…
Mitsuki: Bien. Los veré después chicos.
El pálido chunin siguió su marcha hasta desaparecer entre la multitud.
Chouchou: Y ya se va.
Shikadai: Sep. Yo también me voy a casa. Necesito… - dio un enorme bostezo - … dormir un poco.
Inojin: Aguántate hasta que anochezca al menos, ¿no?
Chouchou: Como sea, tengo hambre, me voy a casa también. ¡Espera, mejor buscaré a Anko-sensei! ¡Iremos a comer Animitsu!
La chica se fue corriendo en dirección totalmente opuesta a su casa.
Mirai: Bien, me vuelvo a casa también. ¿Te veo luego, Konohamaru?
Konohamaru: Seguro.
Todos se retiraron poco a poco, hasta que quedó solamente la uchiha, frente a la puerta de la mansión kage.
Sarada: Pues será mejor que yo me vaya también… ¿?
La chica se volvió al oír a Boruto saliendo en ese momento de la oficina de su padre.
Sarada: ¿No habias salido con nosotros?
Boruto: Tenía que contarle algunas cosas al viejo. Ya está hecho.
Sarada: Oye… en serio, gracias.
Boruto: ¿?
Sarada: Sé que no es gran cosa, pero… creo que esta vez yo perdí contra ti. Pero no me siento mal por eso. Tú incluso pasaste de permanecer en tu casa y descansar para ir a rescatarnos.
Boruto: Ah… sí… ya te dije que lo haré cuantas veces sea necesario.
Sarada: Pero en serio, ¿Qué diablos fue eso de “yo la vi primero”? ¿Es que te parezco algún tipo de premio?
Boruto: ¡Y me vienes a decir eso ahora! ¡¿En serio tanto te molesta?!
Sarada: Jajajaja
Boruto: Ch, te gusta jugar conmigo.
Sarada: Eres un idiota.
Boruto: Y eso te encanta.
Sarada: ¡No te pases!
Boruto: Jajajajaja.
Ambos chicos continuaron su marcha hasta llegar a la casa Uchiha, donde Boruto planeaba dejar a Sarada antes de partir a la suya. Sakura y Haruko abrieron la puerta.
Boruto: ¡¿Haruko?!
Haruko: Boruto, que bueno verte. Sakura-san me comentó que entrenabas.
Sakura: ¡Sarada, Boruto! ¡Qué bueno que regresan! Alto… ¿tú no estabas entrenando, Boruto?
Boruto: Bueno, la verdad es que…
Sasuke (saliendo): Hm, de modo que ya volviste.
Boruto: ¡Sasuke-shisho!
Sasuke: Me enteré de lo que pasó por Naruto. Veo que te has hecho un poco más fuerte.
Boruto: ¡Claro que sí!
Sasuke: Deberías ir a casa. Si llevas mucho sin descansar, no entrenarás adecuadamente luego.
Boruto: Ah… sí, claro…
Sarada: ¿Te vas ya?
Boruto: Regresaré en un rato. Mi hermana me hará un berrinche si no voy a verla.
Sarada: Jaja, lo imagino. Te veo luego entonces.
Boruto: Sí.
El chico se fue de un salto, desapareciendo entre los muros posteriores del barrio uchiha.
Sakura: ¿Cómo les fue?
Sarada: ¿Uh? Creí que papá sabía por Nanadaime…
Sakura: No ha tenido tiempo de contármelo. Hemos estado ocupados con otras cosas. ¡Y es mejor si me lo cuentas tu misma!
Sarada: Ahhaha…

EN LA CASA UZUMAKI

Boruto: ¡Volví!
Hinata: Boruto, que bueno, ya estás aquí. Empecé a preocuparme, te fuiste así de repente.
Boruto: De verdad que lo siento, ya sabes como pasó, yo solo…
Hinata: Está bien. Lo importante es que hayan vuelto con bien.
Boruto le sonrió animado.
Himawari (bajando las escaleras): ¡Oni-chan! ¡Oni-chan, ¿ya regresaste?!
Boruto: Hola, Hima. Lamento haberme ido así.
Himawari: Pero esta vez si vas a quedarte, ¿verdad oni-chan?
Boruto: Claro que sí, jaja.
Himawari: Bien. Porque te quiero contar algo bueno.
Boruto: ¿Eh? ¿Algo bueno?
Himawari: Con mis compañeros de equipo.
Boruto: ¿El equipo Sai, cierto?
Hinata: Espera, Himawari, le daré a Boruto su almuerzo y podrás contarle mientras come.
Himawari: Sí, está bien.

EN LA CASA UCHIHA

Sakura: ¡WOAAAH! ¡¿Destruiste un meteorito gigante tu sola?!
Sarada: Bueno…
Sasuke: Veo que mejoraste tu empleo de poder en el Susanoo.
Sarada: Más no así el control de ese chakra. Aún no me acostumbro.
Sasuke: Sí, ya lo esperaba. Nada que con el tiempo no vayas a controlar.
Sakura: No puedo creer que Boruto ya sea tan fuerte para derrotar a alguien que usa senjutsu.
Sarada: Según él, era un senjutsu falso, o artificial, algo por el estilo.
Sasuke: ¿Falso, dices? Eso es intrigante.
Sarada: ¿Por qué lo dices?
Sasuke: De lo que Ino pudo rescatar de la mente de Haruko… había dos formas con una descripción similar a la que nos diste de los enemigos que combatieron.
Sarada: ¡No puede ser!
Sakura: Y si es así… significa que otros más se nos vienen encima.
Sarada: Oh no…
Haruko: Sasuke-sama, ¿está seguro?
Sasuke: Bastante. Cabello negro, el otro con cabello blanco, ambos con ojos diferentes uno del otro… Ino me dio una descripción así.
Sarada: Podría tratarse de otros…
Sakura: Son demasiadas coincidencias. Más aún si agregamos el hecho de que conozcan senjutsu.
Sarada: …
Sasuke: Esto no augura nada bueno. Tenemos que conseguir más información.
Haruko: Sasuke-sama, si lo requiere, yo todavía puedo…
Sakura: ¡No, no mientras yo esté aquí! El tsukuyomi de Sasuke te deja bajo mucho estrés, no voy a dejar que hagas repeticiones tan inmediatas.
El teléfono de la casa sonó de repente.
Sakura (tomando el auricular): ¿Diga? ¿Naruto? Sí, le diré ahora mismo. De nada, nos vemos.
La pelirrosa cortó la llamada y puso el teléfono en su lugar.
Haruko: ¿Naruto-sama necesita algo?
Sakura: Cariño, necesita que vayas. Shikamaru y él tienen que hablarte de algo.
Sasuke: Gracias. Ya regreso.
El pelinegro salió de la casa sin nada más que decir.
Sarada: Papá parece otro hokage con sus idas y venidas de la oficina de Nanadaime… bueno, Boruto me lo planteó así.
Sakura: Sí, Naruto lo comentó una vez.
Sarada: ¿?
Sakura: Recuerdo que dijo algo así como: “Oye, no hables de Sasuke como si fuera cualquier otro ninja de aquí. Él es algo así como el otro Hokage, ¿no crees?” Sí, algo parecido a eso, fue lo que él dijo.
Sarada: Ya veo.
Haruko: Me parece tan agradable que Naruto-sama tenga en esa estima a Sasuke-sama.
Sakura: Bueno, son amigos, así que no es de sorprenderse. De hecho, hace tantos años que no discuten por conflicto, parece como si siempre se hubiesen llevado así.
Haruko: Oh…
Sarada: Bueno… mamá, Boruto vendrá en cualquier momento, así que iré a esperarlo afuera, ¿está bien?
Sakura: Claro, claro. Diviértanse mucho, ¿si? Y no se mimen demasiado.
Sarada: ¡Mamá!
Sakura: Anda, anda, ¿a que esperas?
Sarada (abriendo la puerta de salida): Cielos…
La chica salió de la casa dando a su madre una última mirada de divertido fastidio. Sakura, a sabiendas, se despedía de ella a media burla, mientras Haruko luchaba por no delatar lo cómica que era la situación.

EN LA CASA UZUMAKI

Himawari: Y así fue, Oni-chan.
Boruto: Uhm… Shiba, ¿uh? ¿Es el hijo del viejo Iruka?
Himawari: Síp. Así es.
Boruto: Bien, tendré que mantenerlo vigilado entonces.
Himawari: ¡¿Eh?!
Hinata: Fufufu.
Himawari: ¡Pero no es igual que contigo y Sarada nee-chan, es solo…! ¡Es complicado!
Boruto: No lo es. No están saliendo en el sentido de la palabra, pero es eso lo único que les falta, en realidad.
Himawari: Oh… oni-chan está celoso, ¿verdad?
Boruto: ¿Tú no estabas en la misma posición?
Himawari: ¡MOOOH, ONI-CHAAAN!
Boruto: Jajaja, nomás no te vayas a pasar, Hima.
Himawari: Claro que no. Shiba se parece un poco a ti, Oni-chan. Así que sé que debo y que no debo hacer.
Boruto: Bueno, si es así… - el rubio se acomodó su chaleco, presto a salir – ya va siendo hora de ir con Sarada-chan.
Himawari: Uuuuh, yo también quiero ver a Sarada nee-chan…
Hinata: Deja a tu hermano, Himawari. No puedes ir con él a estas cosas.
Boruto: Exacto. Pero cuando regresemos, practicaré contigo, ¿está bien?
Himawari: ¿De verdad, oni-chan? Ok, esperaré aquí entonces.
Boruto: ¡Adios Hima, mamá, volveré mas tarde!
El rubio salió rápido, como de costumbre, y cerró la puerta ocn un ligero golpe.
Himawari: Me pregunto si oni-chan de verdad está celoso.
Hinata: Anda, no seas así. ¿Vamos a ver al abuelo?
Himawari: ¡Claro, que ganas de verlo, vamos!

EN LA CASA UCHIHA

Boruto: ¡¡HEY, SARADA-CHAN!!
Sarada: ¿?
La uchiha se había sentado en el tejado de su vivienda para esperar al rubio, quien, como si hubiese leído su mente, llegó saltando por los techos hasta llegar a ella.
Sarada: ¿Y tu hermana hizo el berrinche del que me hablabas?
Boruto: Al contrario, me contó algo muy extraño…
Sarada: ¿En serio?
Boruto: Sí. Oye, ¿y Sasuke-shisho?
Sarada: Nanadaime-sama le llamó a su oficina. Debe ser algo respecto a nuestra última misión.
Boruto (pensando): Debe estarle hablando de lo que le conté…
Sarada: Hey, ¿y qué hay de esa salida que me prometiste?
Boruto (despertando de repente): ¡Ah... pues... genial! ¿A dónde vamos?
Sarada: Pues… podríamos ir al centro, Chouchou me comentó que están exhibiendo cosas muy interesantes.
Boruto: Claro, andando.
Los chicos bajaron del tejado de un salto y comenzaron a caminar. Sarada esta vez tomó la iniciativa y tomó la mano del chico.
Boruto: Oah… hoy estás asertiva.
Sarada (molesta fingiendo sonrisa): ¿Alguna vez no lo he sido?
Boruto: Me refería ah…. ¡uaaagh!
El rubio notó que la uchiha había empezado a apretar su mano con su sobrehumana fuerza.
Boruto: ¡Me la vas a romper, oye!
Sarada: No seas bebé, apenas sí apretujé tu mano un poco.
Boruto: Si vuelves a hacerlo, yo voy a apretujarte a ti aunque te pongas más roja que un tomate. ¿Has visto como lo hago con mi hermana, verdad?
Sarada (sonrojándose): Uh… te… te creo… - la chica recordó esas veces cuando Himawari, deseosa de la atención de su hermano mayor, le encontraba casi siempre cuando estaba con ella y Mitsuki, obligándole a abrazarla fuertemente el tiempo que a ésta le apeteciera. Y la Uzumaki menor era tan feliz con ese capricho que su hermano le permitía que podía quedarse ahí por horas, que se gastaban charlando los cuatro y postergando sus entrenamientos – aunque me da curiosidad…
Boruto: ¿Uh?
Sarada (colorada): ¡No, no, no, olvídalo!
Los chicos habían tenido toda esa discusión sin soltar sus manos. No era para menos, siempre discutían, pero igual se querían, y ya no tenían problemas demostrándolo.
Boruto: Por cierto, ¿esa de antes era Haruko? ¿Qué hace en tu casa? ¿No debería estar en Amegakure?
Sarada: Sí, te has perdido de un par de cosas.
Boruto: Tienes todo el día para contarme.
Sarada: Jajaja. Bueno, verás…
En eso, el teléfono móvil del rubio sonó interrumpiendo a la chica.
Boruto (contestando): ¿Sí? ¿Viejo, eres tú?
Naruto (por el teléfono): Hola hijo. Oye, ¿te parece si mas tarde calentamos un poco? Ya habrás descansado bastante, ¿no?
Boruto: ¡¡¿AAAH?!
Naruto: ¿Qué te parece?
Boruto: Yo… digo… quiero decir… ¡claro, lo haré!
Sarada: ¿?
Naruto: Ahora, pon el altavoz.
Boruto obedeció.
Naruto: ¿Sarada-chan? ¿Estas ahí, verdad?
Sarada: ¡¿Eh?! ¿Nanadaime-sama?
Naruto: Jajaja, ya sabía que Boruto estaría contigo.
Ambos chicos se ruborizaron casi al extremo ante la franqueza del hokage.
Naruto: Escucha, Sasuke y yo estuvimos hablando, y se nos ocurrió una idea. Véannos en la entrada del bosque de la muerte. Claro, en cuanto terminen con su cita, claro.
Boruto: ¡Viejo!
Sarada: ¡No lo diga así nomás Nanadaime-sama!
Naruto: Tch, serán… Bien, como sea, sólo lleguen al lugar del encuentro. Sasuke y yo estaremos ahí a partir del anochecer. Mejor no falten, o Sasuke se enfadará, jejeje.
La llamada se cortó de pronto.
Boruto y Sarada: Eh…
Los chunin miraron al teléfono y se miraron. Sus padres estaban citándoles en un área de entrenamiento oficial de Konoha, de noche... ¡y al mismo tiempo! A ver, no podía ser un picnic, Sasuke no era de “esos padres que llevan a su hijo a pescar”, y Naruto estaba muy ocupado para esas cosas. Si sus madres estuvieran incluidas en el plan, Naruto se los hubiese dicho… entonces esto se trataba de…
Boruto y Sarada: ¡¡¿EEEEEEEEEEHHHHHHHH?!!
Su grito unísono de sorpresa incrédula se perdió en el viento de la tarde yaciente sobre la aldea.

Continuará…


SPOILER SIGUIENTE CAPITULO

Naruto: Bien, veo que ya están aquí.
Sasuke: Espero que se hayan divertido. Esto no lo hará.
Naruto: ¡No seas así, Sasuke!
Sasuke: Hm…
Boruto: ¡Viejo, Sasuke-shisho! ¿Qué está pasando?
Sarada: ¿Por qué nos citaron aquí ahora?
Sasuke: Como ya deben saber, algo muy peligroso se acerca.
Boruto y Sarada: …
Naruto: Y queremos que estén listos. Vamos a comenzar ahora.
Sarada: ¿De qué hablan?
Sasuke: En guardia.
Boruto: ¡¡¿QUE QUÉÉEEEEEEEEEEEEE?!!
Naruto: En el próximo capítulo: ¡Desafio inesperado! Naruto y Sasuke vs Boruto y Sarada
Sarada: ¿Esto es de verdad?
Boruto: ¡Mostrémosles, Sarada-chan!

FIN DEL SPOILER

FIN DEL CAPITULO 18

Editado por rasenchidori: 03.01.16 a las 17:13
Viejo rasenchidori dijo: 17.01.16
CAPITULO 19: ¡DESAFIO INESPERADO! NARUTO Y SASUKE VS BORUTO Y SARADA

Sarada: Y eso fue lo que nos dijo.
Inojin: Oh… que fuerte…
Chouchou: Pero yo me pregunto… ¡¿Qué no estaban en una cita?!
Boruto y Sarada habían interrumpido su cita debido a que la llamada repentina de Naruto los había sumido en una razonable confusión. No por el simple hecho de que fuera una llamada suya, sino porque les había citado a un lugar de entrenamiento, de noche, e incluyendo al siempre serio Sasuke en el plan.
Boruto: ¿Qué tu no piensas en otra cosa?
Chouchou: Haaah, todo es por tu culpa, Boruto, entrenamiento esto, entrenamiento aquello. Empiezo a extrañar al Boruto flojo y malgeniado.
Mitsuki: Aun es algo malgeniado a veces.
Boruto: ¿De qué lado estas?
Sarada: No es nada de eso Chouchou. Vinimos con ustedes para que nos den su opinión. ¿Por qué mi padre y Nanadaime querrían entrenarnos a la vez en el mismo lugar?
Inojin: Tal vez quieran verlos pelear… ya saben, para ver quién es más fuerte.
Shikadai: ¿Transfiriendo su vieja rivalidad a sus hijos? ¿No sería algo infantil hacer eso?
Inojin: ¿Tienes alguna mejor idea?
Chouchou: No creo que deban preocuparse, después de todo, son sus padres, ¿no?
Mitsuki: Apuesto a que quieren enseñarles una técnica de equipo. Ustedes se han vuelto impresionantemente fuertes, quizá se trate de algún jutsu de colaboración como el Raijin Rasengan que ustedes hacen.
Boruto: Puede ser…
Shikadai: ¿Raijin rasengan?
Mitsuki: Sí, es un jutsu increíble, de verdad.
Boruto: Normalmente no tendría problemas con esto, pero… ¿Por qué así? No tiene sentido.
Mitsuki: Vamos, tiene muchísimo sentido.
Todos: ¿?
Mitsuki: Está más que claro que se trata de algo que ellos quieren mostrarles, o hacerles ver en todo caso. Piensenlo así: Los enemigos que hemos combatido… han sido demasiado fuertes, apenas hemos podido hacerles frente. Y Boruto y Sarada sobresalen por haber logrado vencerlos ellos solos, a diferencia de nosotros.
Inojin: Bueno, Shikadai venció al primero que apareció, ¿no es así?
Shikadai: Meh, como sea, no es importante. Lo que importa es que lo logramos. Al menos, por el momento.
Sarada: ¿De que hablas?
Shikadai: Pues… no creo que tantos tipos fuertes estén apareciendo de la nada así como así. Algo está ocurriendo, estoy seguro.
Inojin: Ya veo. Nanadaime y Sasuke deben creer lo mismo, debe ser por eso que los llamaron.
Chouchou: ¿Cuándo deben ir?
Boruto: Dijeron que estarían allí al anochecer. Aún queda algo de tiempo.
Chouchou: ¡Hey, hey, ¿les importaría si vamos a mirar?!
Boruto y Sarada: ¡¿EEEH?!
Mitsuki: Podría ser útil para el futuro.
Inojin: Sí, yo también quiero ver.
Chouchou: ¡Entonces, todos de acuerdo!
Boruto: ¡Espera un minuto! ¡No pueden decidir que iran solo porque si!
Shikadai: ¿Qué tiene de malo? Con todo lo que está pasando, es bueno que sepamos lo que cada uno puede hacer, no vaya a ocurrir que nos agrupen a todos de nuevo.
Sarada: Aun así no creo que deban…
Inojin: Oigan, digan lo que quieran, pero vamos a ir, ¿esta bien?
El rubio y la uchiha soltaron un gran suspiro de resignación.
Sarada: Por lo menos traten de que ellos no les vean, ¿de acuerdo?
Todos (menos Boruto): ¡ENTENDIDO!
Boruto: Están muy entusiasmados, ¿uh?

EN LA CASA UZUMAKI

El lugar estaba bastante calmado, como era habitual, ya que los dos miembros más ruidosos de la familia solían estar fuera. Hinata, como acostumbraba cuando no tenía nada que hacer, leía un poco mientras Himawari la pasaba en su propio mundo mirando al techo. Sin embargo, esta vez, la atención de la joven se desvió un poco, más específicamente, hacia su madre, quien mostraba un rostro de buen humor que parecía rayar casi en la diversión.
Himawari: ¿Es un libro divertido?
Hinata: ¿?
Himawari: Lo digo por cómo te ves…
Hinata: Oh, eso… no, no es eso… verás, tu padre me llamó hace unos momentos. Me dijo que llegaría tarde con Boruto, ya que tenía algo planeado con el, Sasuke y Sarada – chan.
Himawari: ¿Uh? ¿Por qué con ellos…? ¡Uah! ¡¿No irán a planear su boda, verdad?!
Hinata: ¿Qué...? ¡No, no, claro que no! Cómo piensas eso, no tengas ideas extrañas.
Himawari: Ah… sí… en fin, entonces ¿Qué es lo que planean?
Hinata: Probablemente se trate de entrenamiento. Pero si Sasuke también está en todo esto, debe tratarse de algo muy bueno. Por eso estoy feliz.
Himawari: Mooh… y oni-chan me había prometido entrenar conmigo…
Hinata: Fufu, vamos, no te pongas triste, seguro entrenará contigo otro día.
Himawari (haciendo puchero): Supongo…

EN LA CASA UCHIHA

Haruko: ¿Pero no están siendo demasiado severos?
Sakura: Bueno, yo te diría que sí, pero ya los ves a esos dos. Al menos Sasuke, ¿Qué tanto le cuesta entender que una chica tiene otras cosas que hacer? Ciertamente, nosotras no pensamos como ellos.
Haruko: Espero que sean muy duros con ellos, son tan solo unos chicos.
Sakura: Bien… nosotros éramos tan solo unos chicos durante la guerra, cuando vencimos a Madara Uchiha y a Kaguya… así que qué te digo.
Haruko: Sasuke-sama y Naruto-sama están tornándose realmente serios respecto a este problema.
Sakura: Por supuesto que sí. Hubo muchos sacrificios para lograr esta paz que tenemos, casi no hay conflictos… hasta ahora, que vienen a aparecer estas personas que sabe dios que querrán. Al menos, mi esposo y Naruto no lo van a permitir. Y es eso lo que seguramente quieren transmitirles a Sarada y Boruto.
Haruko: Comprendo.
Sakura: Además. ¿Quién mejor que un Uzumaki y un Uchiha para enseñarles a otro Uzumaki y otra Uchiha?
Haruko: Si lo pones así…

EN LA ENTRADA DEL BOSQUE DE LA MUERTE

Los chunin del equipo Mirai y el equipo Konohamaru se encontraron muy cerca a la entrada del conocido bosque de entrenamiento. La cerca de rígido alambre que sostenía el torcido cartel de “no ingresar sin autorización” se alzaba ante ellos. Para no levantar sospechas si el Hokage y su amigo ya estaban ahí, Boruto y el resto se mantuvieron alejados entre unos árboles cercanos.
Shikadai: No les veo… ¿no dijeron que los esperarían aquí?
Sarada: Eso fue lo que nos dijo Nanadaime, pero…
Mitsuki (susurrando): ¡tTshhh! Miren, allá.
Los chunin alzaron la Mirada a donde el pálido shinobi señalaba, viendo llegar al hokage y a un pelinegro de ropas oscuras al lugar, caminando con mucha paciencia.
Boruto: Ahí están. ¿Por qué llegan recién ahora?
Chouchou: Eso no importa, vayan ya. Queremos ver lo que pasa.
Boruto: ¿Esto les parece alguna clase de espectáculo o algo?
Inojin: Solo vayan con ellos y ya.
A regañadientes, los dos citados salieron de la arboleda, acercándose a sus padres, que les veían llegar con calma total.
Naruto: Ah, sí vinieron.
Boruto: Amenazaste con Sasuke-shisho, ¿recuerdas?
Naruto: ¿Tanto miedo le das a tu discípulo?
Sasuke: No importa. Ya que los dos están aquí, vengan con nosotros. Nuestro destino está cerca.
Sarada: Pero…
Todos voltearon a verla.
Sarada: No… está bien, no importa.
Los shinobi comenzaron a caminar, seguidos de cerca por sus compañeros, que luchaban por no hacer el más mínimo ruido mientras lo hacían. Y bueno, ser sigiloso en extremo es una de las aptitudes más básicas que un ninja que se respete debe poseer, pero estaban siguiendo al hokage y a un uchiha, así que no debían confiarse solamente así.

CON MITSUKI Y LOS OTROS

Shikadai: ¿A dónde los llevaran?
Chouchou: Querrás decir NOS llevaran.
Inojin: Ellos no saben que estamos aquí, tonta.
Mitsuki: Continuemos siguiéndolos a una distancia discreta. Estoy seguro de que lo que vamos a ver será muy entretenido.
Inojin: ¿Entretenido? ¿De qué demonios hablas ahora?
Shikadai: Hm…
Chouchou: ¿Qué ocurre Shikadai?
Shikadai: Esa dirección… se dirigen… nos dirigimos a…

EN LA GUARIDA DE OROCHIMARU

Karin: ¡Oye, Suigetsu! ¿Dónde están las muestras que Orochimaru te pidió?
Suigetsu: No me lo preguntes. No podría decírtelo aunque quisiera.
Karin: Escucha, Sasuke me puso a cargo de vigilar que no se le ocurriese hacer algo con ADN uchiha, algo que pienso hacer te guste o no.
Suigetsu: Pero que molesta eres, no te lo puedo decir porque no tengo idea de donde está.
Karin: ¿El no te los pidió?
Suigetsu: Nah, por alguna razón esta vez se esta haciendo cargo el mismo.
Karin: Tch… si es así, entonces eso lo hace mas sospechoso. ¡Lo voy a buscar!
Suigetsu: ¡Oye, oye, no le interrumpas!
Karin: ¡Fuera de mi camino, idiota!
Orochimaru: Hacen demasiado ruido, ustedes dos.
Ambos shinobi vieron llegar al líder del lugar, con su perturbadora calma de siempre.
Karin: ¿Y bien? ¿Dónde están? Las muestras.
Orochimaru: No son de Uchiha.
Karin: Pero las tienes.
Orochimaru: …
Karin: Lo sabía. ¿Desde cuándo?
Orochimaru: ¿Preguntas desde cuándo? ¿Cómo crees que hizo los ojos sharingan para la hija de Sasuke?
Karin: No me refiero a eso. Las muestras de ADN eran únicamente de Sarada, y yo las tenía. Estoy hablando de ADN de un Uchiha X. Cualquier otro uchiha. ¿Sasuke, quizás?
Suigetsu: ¿Cómo?
Orochimaru: Fufufu, eres lista. Claro, no me sorprende. ¿Desde cuándo lo sabes?
Karin: No lo sabía. Me pareció lo más lógico y simplemente te hice delatarte. A pesar de estar siempre cambiando a cuerpos jóvenes, la edad te está empezando a afectar, al parecer.
Orochimaru: ¿Qué me hiciste delatarme, dices? Jejeje, creo que se te está olvidando quien está cargo aquí.
Karin: Tch…
Orochimaru: No creas que porque hayas colaborado con Sasuke o su hija, él va a venir a salvarte si me empiezas a resultar una molestia.
Karin: Jeh… no te guardas nada, ¿o si?
Jugo (llegando): Por favor, no continúen.
Suigetsu: Hmf, jugando con las aves de nuevo, tú.
El pelirrojo llegaba al pasillo, con un par de aves posadas en su hombro derecho.
Orochimaru: Que estás haciendo aquí, Jugo.
Jugo: Las aves me hablan. Alguien viene. No es de aquí.
Orochimaru: ¿Intrusos, de verdad? Me pregunto cómo habrán encontrado este lugar, solo unos pocos en Konoha conocen de su existencia.
Karin: Eso no importa. ¿Qué vamos a hacer?
Suigetsu (tronando los nudillos): Deberíamos ir a darles una cálida bienvenida, ¿no les parece?
Orochimaru: Espera, Suigetsu. Quiero saber de sus intenciones primero.
Suigetsu: Si así lo quieres…

CON BORUTO Y SARADA

Boruto: Este sitio es…
Sarada: No… puede ser…
Frente a los recién llegados se alzaba un paraje muy reconocido por generaciones, claro que a estas alturas, estaba algo cambiado. Una cascada antes moderada, caía algo descontrolada en el cauce de la misma, que se había ampliado mucho hace tiempo. Dos estatuas decapitadas, de Hashirama Senju y de Madara Uchiha, se alzaban una frente a la otra, y a sus pies, se hallaban restos rocosos a medio erosionar de manos gigantes cercenadas de esas mismas esculturas gigantes y arruinadas. Esas mismas manos formaban el sello de la reconciliación aun tras tantos años.
Naruto: Este sitio me provoca mucha nostalgia.
Sasuke: Si sueltas uno de tus discursos te voy a golpear.
Naruto: Anda, solo inténtalo, malhumorado.
Boruto y Sarada (pensando lo mismo): Allá van…
Naruto: Bueno, seguro están preguntándose por que los hemos traído aquí.
Los chunin, como si no hubiesen oído al hokage, comenzaron a explorar el lugar con interés.
Sarada: Boruto… este lugar es…
Boruto: Donde el viejo y Sasuke-shisho se enfrentaron por última vez…
Sasuke: Hm… ellos lo saben, ¿uh?
Naruto: Bueno, conocen gran parte de nuestra historia, así que es natural que conozcan eso también.
Boruto: Mamá y Sakura nos lo contaron hace tiempo. Hicieron un gran desastre. Solo he visto este sitio en buen estado por algunas fotos.
Sarada (con mirada triste): ¿Ustedes… de verdad planeaban matarse?
Un silencio continuó, sin que ninguno de los dos aludidos respondiera la pregunta.
Sasuke: Eso no importa ahora. No los trajimos aquí para hablarles de Naruto y de mí.
Naruto miro a su amigo, dando una sonrisa aliviada.

CON MITSUKI Y COMPAÑIA

Shikadai: Mierda… el valle del fin, lo sabía.
Inojin: O lo que queda de el, según sabemos.
Chouchou: Oah… aquí se dio esa pelea de la que Sakura-san le habló a la tía Ino, ¿verdad, Shikadai?
Shikadai: Así es… ya decía yo que esto sabía mal…
Chouchou: Vamos, a lo mejor solo van a contarles una historia de su juventud o algo así.
Mitsuki: ¿Por qué no simplemente observamos?
Inojin: Sí, sí…

CON BORUTO Y SARADA

Sarada: Entonces, ¿Por qué nos han traído?
Ante la vista de sus respectivos hijos, tanto Naruto como Sasuke retrocedieron, poniéndose lado a lado e inusualmente alerta.
Boruto: ¿Pero que están…?
Sasuke: Como ya deben saber, algo muy peligroso se acerca.
Boruto y Sarada: …
Naruto: Y queremos que estén listos. Así que vamos a comenzar, ahora, a prepararlos.
Sarada: ¿De qué hablan?
Sasuke (activando su sharingan): En guardia.
Boruto: ¡¡¿QUE QUÉÉEEEEEEEEEEEEE?!!

CON MITSUKI Y COMPAÑÍA

Mitsuki: Lo sabía. Es entrenamiento.
Shikadai: Pero… ¿están hablando en serio? ¿De verdad van a hacerles… enfrentarse a ellos?
Chouchou: Vamos, vamos, que no creo que vayan en serio.
Mitsuki: No estes tan seguro – ante la mirada de sus compañeros, por primera vez, Mitsuki lucía excitado de la emoción – estamos a punto de ver… a nuestros amigos… enfrentarse a los shinobi mas poderosos del mundo.
Inojin: Mi madre…
Todos: ¿?
Inojin: Mi madre a veces conversaba mucho tiempo con Sakura-san y no notaba mi presencia allí, o simplemente no le daba importancia. Pero yo podía oir como Sakura se referia a sus antiguos compañeros de equipo… como monstruos del combate.
Shikadai: Maldicion… espero que Boruto y Sarada se cuiden si es así.
Chouchou: Tch, no es como si fueran a matarlos. Que exagerados.

CON BORUTO Y SARADA

Sarada: No… no podemos…
Boruto: …
Sarada: Enfrentarnos a ambos, a Nanadaime-sama… a mi padre… imposible.
Sasuke: Si es así, estas admitiendo tu propia debilidad.
Sarada: ¡!
Naruto (pensando): Lo siento chicos… esta vez no detendré lo que Sasuke pueda decir… tenemos que ser muy duros esta vez. De hecho…
Sarada: Es que…
Naruto: ¿Nos están diciendo…
Boruto y Sarada: ¿?
Naruto: … que no son capaces de enfrentar a un enemigo que les iguala en número y condiciones? ¿Unos cuantos rumores les hacen retroceder incluso antes del primer golpe? Pero que patético.
Boruto y Sarada tornaron sus rostros al terror. Entendían que Sasuke fuese así de rudo, pero… ¡¿El hokage?! ¡El sonriente, optimista y amable hokage que conocían todos era quien les había dicho lo más duro! ¿Qué estaba pasando? ¿Acaso iban tan en serio?
Sasuke: Supongo que necesitan un incentivo, Naruto.
Naruto (suspirando): Entien… ¡!
El hokage se agachó a tiempo para esquivar una repentina patada de un clon de su hijo en la cara. Tanto Naruto como Sasuke sonrieron, mientras el Bunshin desaparecía.
Boruto: ¡Demonios, falle!
Sarada: ¡¿Qué estás haciendo, idiota?!
Boruto: ¡Eso te lo pregunto yo!
Sarada: ¿?
Boruto: ¡¿Por qué dudas?! ¡Ya has luchado con tu padre antes, ¿no?!
Sarada: Sí, pero…
Boruto: ¿Lo haces por el lugar? ¿Por qué no quieres pelear con mi padre? ¡Nada de eso importa!
Sarada: Es que… esto… parece ser tan en serio…
Boruto: Te entiendo.
Sarada: ¿?
Boruto: No importa lo que hiciera, mi padre jamás me había hablado de la forma en que acaba de hacerlo. Nunca imaginé que oiría esas palabras de el con tanta severidad. Incluso parecería estar… decepcionado de nosotros.
Sarada: Boruto…
Boruto: Es por eso que no voy a vacilar. Y te pido que tú tampoco lo hagas.
Sarada: …
Boruto: ¡Sarada!
Sarada abrió los ojos de repente. Por primera vez después de un buen tiempo, Boruto no había utilizado el sufijo “chan” tras llamarla por su nombre. Realmente estaba siendo serio. Lo suficiente para dejar de pensar en ella como novia, y hacerlo, al menos en ese momento, como compañera, lo cual, realmente, jamás había dejado de ser. Lo había olvidado por un pequeño instante.
Sarada: Lo siento. Tienes razón.
Boruto: Jeh.
Sarada: Así como tu, yo quiero que mi padre me reconozca. Y también que Nanadaime-sama me reconozca. ¡No seré digna de ser hokage si no lo consigo!
Boruto: Muy bien. ¡Vamos a mostrarles!
Sarada (activando su sharingan): ¡Hai!
Naruto: Hm… creo que consiguieron la motivación que necesitaban.
Sasuke: No, ella la consiguió. Tu hijo siempre quiere patearte la cara.
Naruto (con disculpa): Ajaja…
Sasuke: Como sea, vamos a comenzar.
Boruto (sentándose): Sarada, dame algo de tiempo, por favor.
Sarada: ¿Eh?
Boruto: Necesito un par de minutos para acumular energía natural para el senjutsu. Y si esto va tan en serio como parece, no van a dejarme hacerlo tan fácilmente.
Tal y como Boruto dijo, Naruto y Sasuke no tardaron en dar el primer paso hacia ellos, a la carrera.
Sarada: ¡Ok! ¡Déjamelo a mí!
Mientras los dos shinobi se acercaban, la chica esperaba pacientemente una oportunidad, segundo a segundo. Ésta de repente se presentó.
Sarada: ¡AMATERASU!
Una columna de llamas negras se creó justo debajo de Naruto y Sasuke, quienes gracias a rapidísimos movimientos, lograron evadirlas, retrocediendo y mirando el muro negro y llameante que protegía a Sarada y a Boruto.
Naruto: ¡Woah… esa cosa pudo habernos matado!
Sasuke: Creo que ya lo asimilaron. Si no nos atacan con intención de matar… jamás van a vencernos.
Naruto: Jaja… eres un extremista.
Sasuke: Concentrémonos. Tu hijo está a punto de pasar a modo senin.
Naruto: Oh…
Boruto (abriendo ojos senin): Listo, Sarada-chan. Ahora puedo pelear correctamente.
Sarada: Bueno, fue mas rápido de lo que creí.
Naruto: Je.
Boruto y Sarada: ¿?
Los chicos vieron de pronto al hokage entrar rápidamente a modo senin también.
Boruto: Tche… a el no le toma nada.
Sarada: Vamos, manten la cabeza fría. ¿No eras tu el que me estaba sermoneando antes?
Boruto: ¡Ya se, ya se! ¡Andando!
A toda velocidad, Boruto se lanzó contra su padre, que bloqueó con reflejos increíbles su golpe con su brazo, enfrascándose en su propia pelea de puños y patadas. Sarada se sintió tentada de mirar, pero no podía distraerse, Sasuke ya estaba frente a ella con su katana lista para golpear, golpe que ella evadio prediciendo el movimiento y saltando hacia arriba, mientras, en el aire, arrojaba sus shuriken electrificadas.
Sasuke (sonriendo secamente): Muy lentas.
Con movimientos de espada imposiblemente rápidos, el uchiha desvió todas las shuriken incluso antes de que hubieran avanzado un par de metros.
Sarada (aterrizando): Mierda…

CON BORUTO Y NARUTO

El Uzumaki menor atacaba a su padre con los puños y patadas más rápidos que podía componer, mientras el hokage solamente los bloqueaba, cosa en la que no parecía estar poniendo mucho esfuerza, dado el rostro relajado y sonriente que mostraba. Esto hacia enojar más a su hijo, quien buscaba el modo de acelerar.
Boruto: ¡Roaaah!
Una tremenda patada del chunin fue bloqueada por el brazo del hokage, lanzando una pequeña onda de viento.
Boruto: Ch…
Naruto: Buena patada. ¿No tienes mas?
Boruto: ¿Qué pasa con esa nueva actitud?
Naruto: ¿Hm?
Boruto: ¿Crees que vas a debilitarnos solo por hacerte el duro con nosotros, eh?
Naruto: Fufufu…
Boruto: ¿?
Naruto: Estas entendiendo mal.
Boruto: ¿De que hablas?
Naruto: No estoy haciéndome el duro para nada.
Boruto: ¡!
Con un movimiento inesperado, Naruto cargó contra su hijo dando un golpe tal que el chunin salió disparado hacia atrás, estrellándose con una roca, pasando al lado de Sarada y su padre.

CON SASUKE Y SARADA

Sarada: ¡Boruto!
Sasuke: No te distraigas.
Sarada: ¡!
La chunin daba saltos hacia atrás esquivando las ráfagas de Amaterasu que su padre le arrojaba.
Sarada (pensando): Está atacándome con esto… es muy diferente a cuando me entrena. Realmente… pareciera querer matarme.
Sasuke: Eres bastante rápida, pero… ¿puedes manejar mas velocidad?
Sarada: ¿Eh?
De la nada, Sasuke desapareció de la vista de su hija. Para cuando esta se dio cuenta, el ya le daba un gran empujón desde atrás, del cual a duras penas, y con una pirueta, ella logró caer de pie. Cerca de ella, Boruto se incorporaba del golpe anterior.

CON MITSUKI Y COMPAÑÍA

Inojin: Increíble. Solo han repartido un par de golpes y ya se nota la ventaja que tienen Nanadaime y Sasuke.
Mitsuki: Jeje, no son el hokage y su compañero por nada, ¿hm?
Chouchou: Caray… y nosotros que creíamos que Boruto y Sarada eran ya brutalmente fuertes.
Mitsuki: Bueno, ninguno de los 4 está peleando en serio todavía. Solo han estado probándose.
Todos: ¿?
Mitsuki: Por supuesto, los resultados fueron mas abrumadores para Boruto y Sarada, debido a que sus oponentes ni siquiera estan poniendo esfuerzo en evadir sus ataques, y ellos no han podido evitar ninguno de los suyos. Es ciertamente frustrante.
Shikadai: Gh…

CON BORUTO Y SARADA

Boruto: Gaaah, mierda, eso dolió.
Sarada: ¿Estas bien?
Boruto: Sí, bueno, no estoy nada dañado. Pero aun así…
Sarada: Boruto. Ellos no estan vacilando en atacarnos.
Boruto: …
Sarada: Tal vez no estén atacándonos a matar… pero tampoco van a relajarse mucho. Saben lo que podemos hacer, y nos van a forzar a usarlo.
Boruto: Bueno – comenzó a sacudirse algo de polvo y tierra de encima – mejor no decepcionarlos, o quien sabe que mas puedan decir.
Sarada: De acuerdo.
En ese momento, Boruto juntó las palmas de sus manos frente a sí y comenzó a cargar chakra senjutsu, juntándolo con el de Kurama. Sarada, por su parte, activó su mangekyou sharingan y se rodeó del enorme ente que era el Susanoo.
Boruto: ¡Woah! ¡Es la primera vez que lo veo! Pero es algo diferente del de Sasuke-shisho.
Sarada: Bueno, no tiene por que ser igual, ¿cierto?
Boruto: Andando.

CON NARUTO Y SASUKE

Naruto (llegando junto a Sasuke): Creo que por fin van a tomarse esto con la debida seriedad.
Sasuke: Sí. Creo que este sitio va a deteriorarse un poco más.
Naruto: Ajajajaja, ¿tu crees?
Sasuke: ¿Sabes lo que estan planeando hacer, cierto?
Naruto: Sí… claro que lo sé. Los conocemos, así que es obvio.
Sasuke: Entonces tomaremos el curso mas lógico.
Naruto: Como quieras, pero no nos vayamos a pasar.


CON BORUTO Y SARADA

Boruto: Geh… verlo reírse en medio de la pelea, como me molesta…
Sarada: No te distraigas. Vamos, ataquemos juntos. Con mi Susanoo, será mas difícil que contraataquen.
Boruto: Me pregunto…
Sarada: ¿?
Boruto: ¿Por qué Sasuke-shisho no ha activado el suyo?
Sarada entonces, cayo en la cuenta de que el chico tenia razón. Durante sus entrenamientos, Sasuke, aun teniendo un Susanoo mucho mas avanzado, lo ponía al nivel de su hija para poder enseñarle a usarlo del modo mas eficiente. Pero en esta ocasión, ni siquiera había activado la primera etapa del mismo.
Sarada: No… no lo sé. ¡No importa! ¡Vamos a por ellos!
Boruto: ¡Si!
El rubio pasó a adentrarse en el Susanoo de la chica, siendo también protegido por este, al mismo tiempo que, con su chakra natural, reforzaba el poder del mismo. El ente de la chica creó una espada similar a la de su padre.

CON NARUTO Y SASUKE

Naruto: Ah… ¿has visto eso?
Sasuke: Por fin han hecho un buen movimiento. Era lo que esperábamos. Vendran a por nosotros juntos, de un solo ataque.
En ese mismo momento, los chunin cargaron a toda velocidad contra sus padres, quienes les esperaban sin moverse.
Naruto: Sasuke, deja que yo lo haga. Tu los matarás.
Sasuke: Como sea, si te place, hazlo.
El hokage cargó un chakra brillante en su puño derecho, arrojándose hacia los chunin, que le miraban sorprendidos mientras atacaban.
Naruto: ¡Es hora de un intercambio!
Con un solo golpe de ese poderoso puño, se levantó una gran onda de choque que, como Sasuke esperaba, desactivó el susanoo de la chica y separó a los chunin llevándolos a un lado cada uno. Ambos aterrizaron de pie, pero algo impactados.
Boruto: El viejo… acaba de…
Sarada: Se anticiparon a nuestro ataque. No nos lastimo, solo nos separó. Y además se deshizo de mi Susnooo así nada más…
En ese momento y para sorpresa de los chicos, Naruto se puso frente a Sarada y Sasuke frente a su discípulo.
Boruto: ¡Que…!
Sasuke: Hora de darte un curso intensivo, Boruto. Ven, y enfrenta a tu maestro, si puedes.
Boruto: Gh…
Por su parte, Sarada miraba al hokage sin habla.
Naruto: Bueno, Sarada-chan. ¿Te apetece que bailemos un rato?
Sarada: Na-nanadaime-sama…
Naruto: No.
Sarada: ¿?
Naruto: Aquí no soy Nanadaime. Soy tu enemigo – el rubio se puso en posición de pelea – así que enfréntame.
Sarada (recuperando la seguridad): ¡Hai!
Ambos chicos se arrojaron a atacar a sus respectivos oponentes. Boruto, con su modo senin, podía manejar mucho mejor la increíble velocidad de su maestro, quien evitaba sus embates y bloqueaba otros. Preso de la adrenalina, Boruto desenvaino su katana y dio un golpe que fue bloqueado por la katana de su maestro.
Sasuke: Una lucha de kenjutsu, ¿hm? Así sea.
Mientras, Sarada usaba su sharingan para crear llamas negras que Naruto evadía sin siquiera ser rozado por ellas. Y aunque su sharingan le permitía anticipar los ataques del hokage, no le servía de mucho dada la velocidad superior de este. Fue entonces que a la chica se le ocurrió una idea no muy agradable.
Sarada: Si no funciona, entonces…
Naruto (atacando): No hables sola, o te distraerás.
Para sorpresa de Naruto, la chica se dejó golpear, atrapando con sus manos la mano del hokage.
Naruto: ¿Qué es…?
Sarada: ¡Perdóneme Nanadaime! ¡Tsukuyomi!
Naruto: ¡!
Pronto, el rubio se vio envuelto en sombras, en el mundo el tsukuyomi.
Sarada: Lo… lo logré.
Naruto (en el tsukuyomi): Vaya, hacía mucho que no entraba aquí. Bueno, era molesto entonces y no ha cambiado mucho. Como sea, no es momento de ser nostálgico.
Sarada: ¡!
Ante la vista de la chica, el hokage rápidamente volvió a la realidad, alzando una mirada con ojos rojos y pupila rasgada junto a sus pupilas senin.
Sarada: ¡¿C-Como?!
Naruto: Lo siento, Sarada-chan. Pero los genjutsu no sirven de mucho con un Jinchuuriki.
Sarada: Uh…
Boruto, por su lado, daba rápidos espadazos que para su maestro no era muy difícil bloquear, en eso, el chico tomó otro camino.
Boruto: ¡No me subestimes, Sasuke-shisho!
Una fuerte patada impactó el brazo de Sasuke, que patinó unos centímetros hacia atrás.
Boruto: Jeje.
Sasuke: Hm, hacía un tiempo que no recibía un golpe de alguien en forma senin. Supongo que perdí un poco la costumbre. Pero…
Boruto: ¿?
Sasuke entonces apareció detrás del chico, golpeándolo con un codazo que lo mandó hacia atrás, necesitando dar un par de giros para incorporarse.
Boruto: Ough…
Sasuke: No creas que no puedo manejarme con algo así.
Boruto: Maldita sea… ¡Sarada-chan!
Sarada: ¡Esta bien!
La chica saltó, apartándose del hokage para reunirse con Boruto.
Naruto: ¿? ¿Van a intentar otro ataque de equipo?
Boruto: ¡Ahora!
El rubio comenzó a formar en su mano derecha un poderoso rasengan de tamaño regular, que fue creciendo un poco hasta ser un Odama rasengan.
Sarada: ¡Me toca!
Posando sus manos en el rasengan de su compañero, la pelinegra soltó su chakra sobre él, rodeándolo de haces de luz de corriente eléctrica.
Naruto: ¡E-espera! ¿Cuándo aprendieron eso?
Sasuke: Sarada puede usar chakra raiton de la misma forma en que lo hago yo, y al parecer crearon una técnica en que pueden adaptarlo a los ataques de Boruto.
Naruto: ¿Lo habías visto antes?
Sasuke: Solo estoy infiriendo. Tampoco tenia idea de que podían hacer eso.
Mientras, los chunin cargaban la técnica ya completamente lista.
Sarada: ¿Iras por el?
Boruto: ¡Sí!
Sarada: ¡De acuerdo, ve!
El chico echó a correr contra Naruto y Sasuke cargando con la técnica que refulgía ante sus objetivos.
Naruto: Parece que viene por mí.
Sasuke: ¿Entonces que haras?
Naruto: Ja, ¿Qué clase de pregunta es esa?
Sasuke: Ya veo… ¡!
Naruto: ¿?
En ese instante, muchos clones de Boruto salieron debajo de la tierra, formando una especie de fila que apuntaba al hokage. Para sorpresa de este y de su compañero, Sarada uso su monstruosa fuerza para levantarlos a todos, que se habian sujetado de manos y tobillos como una cadena humana.
Naruto: ¡Que rayos…!
Sarada: ¡¡SHANNAROOO!!
Los clones de Boruto eran arrojados como una porra gigante y elástica hacia el hokage, que dio un gran salto para esquivar el colosal golpe. Mientras, Sasuke tenía a Boruto frente a sí.
Boruto: ¡RAIJIN ODAMA RASENGAN!
El rubio impactó su ataque contra Sasuke, que retrocedió mientras trataba de resistirlo.
Sasuke (soportando la técnica): El objetivo era yo…
Sarada: ¡Los tenemos!
Naruto: Error.
Boruto y Sarada: ¡¿?!
Para sorpresa de ambos chicos, la técnica que Sasuke había recibido estaba siendo absorbida por este, quien había dejado su Rinnegan al descubierto. Naruto, por su parte, se había deshecho de los clones de su hijo que Sarada había usado, y ya caminaba hacia ellos para reunirse con Sasuke.
Naruto: Ese fue un gran ataque de equipo. Miren nada más, incluso obligaron a Sasuke a usar el camino Petra de su Rinnegan.
Sasuke: Lo hice porque era la forma más rápida. Pude haberlo esquivado.
Naruto: No les quites mérito.
Sasuke: No lo hago. Reconozco que fue un buen ataque también.
Boruto (llegando de un salto con Sarada): Rayos… ni un rasguño…
Sarada: Boruto… vamos a ir con todo.
Boruto: ¿Qué?
Sarada: Vamos a ver si pueden soportar un ataque más poderoso que ese.
Boruto: No estaras…
La chica asintió.
Boruto: Está bien. ¿Tienes un plan?
Sarada: Tu elemento viento es perfecto para fortalecer mi elemento fuego. Vamos a usarlo a nuestro favor.
Boruto (dándose cuenta): ¡Oh, ya veo! ¿Cómo se te ocurrio?
Sarada: Lo pensé cuando Konohamaru-sensei hizo su Katon dai rasen endan. Creo que podemos imitarlo de cierto modo.
Boruto: Ok. Vamos a hacerlo.
Entonces, ante la vista curiosa de Naruto y Sasuke, Boruto comenzó a formar un nuevo rasengan, esta vez añadiéndole elemento viento. Pronto, la técnica estuvo preparada y lista.
Sasuke: Hm, ¿rasenshuriken? Se ve algo diferente al tuyo.
Naruto: En realidad, se llama rasenkusarigama. Funciona similar al rasenshuriken, pero provoca otro tipo de daño.
Sasuke: Entiendo. Se nota que hay mucho poder en ese ataque.
Naruto: Veamos lo que hacen. No te arriesgues a absorber eso.
Sasuke: Eso ya lo se.
Sarada: ¡Arrojala, ya!
Boruto: ¡Fuuton: Rasenkusarigama!
La técnica salio disparada hacia los objetivos.
Naruto: Bien, haré un rasenshuriken y la disiparé… ¡!
Sasuke: ¿Qué ocurre?
Sarada: ¡Katon: Goukakyuu no jutsu!
La chica expulsó una enorme bola de fuego en la misma dirección que el ataque de Boruto. Tal y como lo habian planeado, al encontrarse, ambas técnicas se combinaron, formando un remolino de fuego cuyo nucleo poseía al poderoso rasengan de Boruto.
Sasuke: Oye, ¿recuerdas aquella ves?
Naruto: Jaja, sí.
Sasuke: Como sea, vamos, creo que por hoy ya ha sido suficiente.
Naruto: Hm, esta bien.
Haciendo uso de su Rinnegan, Sasuke se cambió de lugar con la técnica de su hija y su discípulo, mientras Naruto la esquivaba a una velocidad superior a la que nunca antes hubiera mostrado. A sus espaldas, la técnica caia entre las rocas cercanas y causaba una tremenda explosion que hizo trizas el lugar. Ambos amigos vieron el fulgor de la explosión como si se tratase de un atardecer.
Sarada: No… puede ser…
Boruto: Maldición… ¡maldición!
Ambos hombres se acercaron a los chunin que, frustrados, apartaron la vista de ellos.
Naruto: Buen trabajo.
Boruto y Sarada: ¿?
Sasuke: Su progreso es muy bueno. Ahora tenemos que ocuparnos de afinarlo.
Sarada: ¿No están molestos? Ni siquiera pudimos rasguñarles…
Naruto: No les hicimos pelear con nosotros para simplemente golpearnos entre sí. Lo hicimos porque queríamos darles una lección.
Boruto y Sarada: ¿?
Naruto: Los enemigos que han enfrentado hasta ahora. Estoy seguro de que no son nada comparados a los que llegarán.
Sasuke: Y necesitamos que tengan la entereza suficiente para derrotarlos.
Sarada: Pero…
Naruto: Sarada-chan.
Sarada: ¿?
Naruto: No debes temer nunca enfrentarte a nadie, se trate de quien se trate. Alguien con tu habilidad y fuerza puede arreglárselas con el oponente que llegue. Pero solo si no pierdes de vista lo que es de verdad importante.
Sarada: Nanadaime-sama…
Sasuke: Boruto.
Boruto: ¡!
Sasuke: Has obtenido un gran poder y tienes la actitud para no doblegarte ante nadie. Sin embargo, no debes dejar que esa impulsividad te ciegue. Siempre puedes ser más fuerte.
Boruto: S… sí…
Naruto: Bien. Ya esta todo dicho. Continúen así chicos.
Los hombres ya se retiraban, pero aun se mantenía la duda.
Sarada: ¿Pero por qué aquí?
Naruto y Sasuke: ¿?
Sarada: Pudimos hacer esto en cualquier otro lado. ¿Por qué nos trajeron aquí?
Naruto: En este lugar… se llevaron a cabo batallas entre shinobi extremadamente poderosos. Lo que es mas, eran shinobi cuyo actuar se guiaba por una voluntad muy grande. Una que no vacilaba ante nada.
Sasuke (sonriendo secamente): Hmf.
Naruto: Queríamos que lo percibieran. ¿Lo sienten?
Boruto y Sarada: …
Naruto: En este lugar… un sitio donde continuó una cadena forjada desde hace muchísimos años… y también donde le dimos fin.
Boruto: ¿Qué es lo que eso significa?
Naruto: Entrenar es ciertamente vital para fortalecerte. Pero… uno es lo que es de acuerdo a aquellas cosas que lo guían en su vida. Sus principios, sus metas. Piensen en aquellas que se han trazado. Y háganse mas fuertes con ellas.
Boruto: ¿Por qué nos dicen esto ahora?
Sasuke: Porque es algo por lo que ya hemos pasado. Y si queremos que nos superen, entonces este es el camino correcto.
Sarada: Papá…
Naruto: Bien, vamos, de vuelta a casa – luego alzó la mirada hacia un conjunto rocoso cercano - ¡Eso va para ustedes también!
Boruto y Sarada: ¿Uh?
Los chicos miraron al lugar para encontrarse con los descubiertos Mitsuki y el equipo Mirai.
Boruto: ¿Nos siguieron?
Sarada: ¿Te sorprende?
Los chicos llegaron con los Uzumaki y los uchiha, casi todos con rostros decepcionados de haber sido atrapados.
Shikadai: Woa, eso fue aterrador.
Inojin: Meh, creo que ni Boruto ni Sarada eran tan fuertes. Nanadaime y Sasuke ni siquiera se mosquearon para sacárselos de encima.
Sasuke: ¿Crees que tu lo harias mejor?
Inojin (tragando saliva): ¡¡Glup!!
Sasuke: Parece que tenemos algunos fisgones.
Naruto: Vámonos, todos.
El grupo inicio la marcha de regreso a Konoha, mientras Boruto y Sarada se debatían entre la decepción de no haber sido rivales para sus padres, y la confusión del discurso que el hokage les había dedicado. Una pregunta rondaba sus cabezas; ¿Qué significa realmente “ser fuerte”? El hokage se los había explicado, pero de una forma que no la entendían. Pero no iban a tardar en hacerlo. Una vista hacia atrás estaba tan cerca como las nubes oscuras del peligro inminente que ya se cernían nuevamente sobre ellos.


Continuará…


SPOILER SIGUIENTE CAPITULO

Himawari: Aah… Oni-chan llegó de mal humor ayer. Ni siquiera me respondió cuando le pedí entrenar.
Hinata: Dale tiempo, Himawari.
Boruto: Maldición, justo cuando creí que me había vuelto más fuerte.
Sarada: Me siento hasta humillada.
Haruko: No creo que esa haya sido la intención de Naruto-sama y Sasuke-sama.
Sarada: ¿Haruko?
Haruko: No estoy segura de si esto les ayudara, pero puedo usar cierta habilidad para darles una pista.
Boruto: ¿Una pista?
Haruko: Así es.
Boruto: En el próximo capítulo: La razón de su fuerza. Una vista al ayer de mi padre.
Himawari: ¡Yo también quiero ver!
Boruto: ¡Hey, ¿Por qué estás aquí?!
Himawari: ¡Tu no te libras de mi hasta que cumplas tu palabra!
Boruto: ¡Ahora no, Himawari!

FIN DEL SPOILER

FIN DEL CAPITULO 19

Editado por rasenchidori: 18.01.16 a las 10:21
Viejo rasenchidori dijo: 24.01.16
CAPITULO 20: LA RAZON DE SU FUERZA. UNA VISITA AL AYER DE MI PADRE

Parte 1: NARUTO

La tarde caía sobre Konohagakure una vez más, mientras el ritmo de vida que normalmente se veía en ella no presentaba ninguna variación. Sin embargo, lo que sí era diferente, era que un grupo de chunin se había reunido en un lugar de comida rápida cercano a Ichiraku, pero con la ausencia, muy notoria por cierto, de un rubio y una pelinegra.
Inojin: Pues sí, han estado bastante decaídos esos dos.
Shikadai: No los culpo, tan fuertes que se han vuelto y sus padres les patearon el trasero sin despeinarse.
Chouchou: Bueno, uno de ellos es el hokage, ¿Qué esperabas?
Mitsuki: No olvides a Sasuke, que está al mismo nivel.
Metal Lee: Ojalá me hubiesen avisado, me hubiera servido de oportunidad para aprender algunos movimientos nuevos. ¡Toda buena batalla puede dar una inspiracion!
Shikadai: ¿Es que no escuchas? Ni siquiera fue una batalla, Boruto y Sarada usaron sus mejores movimientos y no lograron ni rasguñar a Sasuke o a Nanadaime.
Inojin: Aunque debí esperar un regaño de parte de Sasuke por decir eso.
Shikadai: Eso no fue un regaño, solo estaba actuando como él mismo, ya sabes, los viejos siempre dicen que él era así incluso desde la academia.
Chouchou: Haah… siento pena por mi amiga, esto podría hacer que pierdan mucha confianza.
Mitsuki: Vamos, vamos. Tengamos fe en ellos. Deben estar solo algo impactados. Verán que muy pronto se recuperarán.
Chouchou: Bien… no estaría mal que se tarden un poquito en eso, ya saben, para poder alcanzarlos.
Inojin: Oye, oye…

EN LA CASA UZUMAKI

Hinata: Himawari, vamos hija, cambia esa cara ya.
Himawari: Moh…
Hinata: No puedes estar siempre tan fastidiada, Himawari.
Himawari: Aah… Oni-chan llegó de mal humor ayer. Ni siquiera me respondió cuando le pedí entrenar.
Hinata: Dale tiempo, Himawari.
Himawari: ¿Crees que este molesto con papá de nuevo? ¿Ya no estaba todo bien entre ellos?
Hinata: No creo que se trate de estar molesto con el…
Hinata recordó entonces lo que Naruto le contó la noche anterior acerca de la pelea de entrenamiento que tuvo junto a Sasuke, Boruto y Sarada. Al parecer había un par de cosas que esos dos chicos cargaban consigo y no habían logrado superarlas aún con lo fuertes que estaban haciéndose. La Hyuga expresó a su esposo su preocupación por la actitud de su hijo al llegar a casa, pero el rubio le pidió paciencia. Todo eso era necesario para que Boruto consiguiera aquello que le faltaba. Hinata no entendió muy bien, pero decidió, como siempre, confiar en que su esposo sabía lo que hacía. El sabía tan bien como ella que Boruto y Sarada habían crecido con algo de frustración al ser constantemente comparados con sus padres, los llamados ninja mas fuertes del mundo. Y era esa una de las principales razones por las que buscaban hacerse mas fuertes por ellos mismos y superarles. Pero algo les faltaba, algo que tanto Naruto como Sasuke habían tardado cierto tiempo en obtener, y por tanto, estaban dispuestos a impulsar a sus chicos para que también lo descubrieran. Desgraciadamente, era algo que solo podían hacer dejándoles ciertas pistas y teniendo mucha paciencia. Un paso a la vez, así debía ser.
Hinata: … pero sea como sea, solo tienes que darle algo de tiempo, esos es todo.
Himawari (hinchando las mejillas): Hm…
Mientras Hinata volvía a lo que hacía, Himawari subía la mirada al techo. Se puso a recordar cuando su hermano era un chico problemático que siempre daba quebraderos de cabeza a su padre intentando llamar su atención desde que se volvió Hokage, siendo su primera vez en el examen chunin, la gota que rebalsó el vaso. Recordó ese día. Delante de toda la multitud, un decepcionado Naruto arrebataba a su Boruto su banda ninja, al descubrir que había estado valiéndose de herramientas de alto nivel del departamento científico para avanzar en la prueba con facilidad. Recordó lo triste que se sintió en ese momento, no solo por la decepción de lo que había hecho su hermano mayor, sino por la razón de que lo hubiese hecho. Al igual que él, ella también sentía algo de molestia ante la ausencia de su padre, que se daba incluso en ocasiones importantes a veces, pero de cierta forma, ella había heredado la actitud comprensiva de su madre, y podía sobrellevarlo mejor. Luego se dio el secuestro de su padre por parte de esos extraños seres voladores, del cual logró regresar, según las propias palabras del mismo, gracias a Boruto y a un colosal cambio de actitud en este. Y fue así como Boruto, que aparentaba no haber cambiado en nada, comenzó a tomar los entrenamientos con la debida seriedad, a asistir a las reuniones de su equipo en vez de dar excusas tontas para no hacerlo, y por sobre todo, lograr aprobar el examen chunin que se reinició con una increíble habilidad, suya propia y sin ningún aparato, claro, esto además de que su padre había tomado ciertas precauciones para que no se volviera a repetir, con ningún aspirante. La chica recordó como sus ojos se llenaban de lágrimas de júbilo al ver a su hermano derrotar a un chico muy fuerte de Sunagakure, logrando convertirse, por su propio mérito, en un chunin, y siendo esto proclamado por su padre quien, así como en el interrumpido examen anterior, salto a la arena ya no para quitarle a Boruto su banda, sino para darle un merecido choque de puños que desembocó en una ovación enorme por parte de los asistentes al examen y en la sonrisa enternecida suya y de su madre. En ese momento, su hermano mayor se convirtió en su principal objeto de admiración y sentía que lo adoraba más que nunca… pero también había comenzado a ocupa su tiempo libre entre ella y sus entrenamientos, y aunque esto era muy bueno, a veces su buen o mal humor influía mucho en lo que haría después. Claro que ella lo entendía, pero esta vez era distinto. Él le había dicho que entrenaría con ella y no lo había cumplido, y si bien no lo culpaba por ello ni pensaba juzgarle por lo ocurrido, estaba totalmente decidida a hacerle cumplir con su palabra.
Himawari: Mamá, voy a salir.
Hinata: ¿? ¿De veras? ¿Puedo preguntar a dónde?
Himawari (mirando a su madre decidida): ¡Voy a quitarle su mal humor a oni-chan!
Dicho esto, salto del sofá y se abalanzó hacia la entrada de la casa, saliendo del lugar sin que Hinata pudiera o tratara de detenerla.
Hinata: Solo… no presiones a tu hermano, ¿está bien, Himawari?

EN EL BARRIO UCHIHA

Boruto y Sarada: Haaaah…
Con ese gran suspiro, la pareja de chunin se encontraba sentada en una banca cercana a la casa de la uchiha, mirando ambos al cielo y viendo algunas nubes pasar.
Boruto: Mierda…
Sarada: Sigues molesto, ¿uh?
Boruto: ¿Y tú no?
Sarada: Sí…
Boruto: Maldición, justo cuando creí que me había vuelto más fuerte.
Sarada: Hasta me siento humillada.
Boruto: Si, igual yo. ¿Qué tan fuertes tenemos que hacernos? ¿Qué es lo que nos falta?
Sarada: Puedo hacer las técnicas del sharingan, las tengo casi dominadas. Conozco Katon y raiton y la mejor en el uso de shuriken. Tú conoces senjutsu, fuuton, raiton y algo de Suiton. Tu nivel de taijutsu ha sobrepasado incluso a un experto como Metal Lee. Para nuestra edad, eso es un nivel muy alto. ¿Acaso hay mas jutsu que tenemos que aprender?
Boruto: Y sobre todo… ¿Qué paso con ellos esta vez? Nos hablaron como si no nos estuviésemos esforzando lo suficiente, como si no fuéramos nada fuertes. ¿Qué rayos fue todo ese acto de papá duro?
Sarada: Tal vez se están impacientando, quizá avanzamos muy lento y les estamos decepcionando. Puede que eso sea lo que nos quieren decir…
Boruto: …
Sarada: Acaso… ¿será que creen que desde que empezamos a salir no nos concentramos lo suficiente?
Boruto: Sarada-chan…
Sarada: No me malentiendas, me encanta la relación que llevamos pero…
Boruto (rostro triste/fastidiado): Lo sé… puede que nos quieran decir eso mismo.
¿?: Vamos, que yo no lo creo.
Boruto y Sarada: ¡Oaah!
Los chicos se pusieron de pie del sobresalto, encontrando a Haruko, sonriente detrás de ellos.
Sarada: ¡Que susto nos diste, Haruko!
Boruto: ¿Qué hacias ahí?
Haruko: Lo siento mucho… escuche que hablaban de Sasuke-sama y Naruto-sama y no pude resistir a continuar escuchando. Lamento que tuvieran problemas.
Sarada: No, no es eso, mas bien…
Haruko: No creo que el entrenar con sus padres deba hacerles perder la confianza.
Boruto: Tu no estuviste ahí.
Haruko: No creo que esa haya sido la intención de Naruto-sama y Sasuke-sama. Estoy segura de que hay una buena intención detrás de todo, por mal que se vea.
La peliblanca veía a los chicos mirar hacia un lado, incrédulos de sus palabras, decaídos y decepcionados.
Haruko: No estoy segura de si esto les ayudara, pero puedo usar cierta habilidad para darles una pista.
Boruto: ¿Una pista?
Haruko: Así es.
Sarada: ¿De que habilidad hablas?
Haruko: Bueno… Hagoromo-sama me mencionó una vez que tenía la facultad… de mirar hacia atrás.
Boruto: ¿Mirar hacia atrás? ¿Qué se supone que eso significa?
Sarada: ¿Algo así como una habilidad retrospectiva?
Haruko: No, más bien… como mirar hacia atrás en el pasado.
Boruto: ¡¿Al pasado?! ¡¿Dices que puedes viajar en el tiempo?! ¡Eso es de películas!
Haruko: No, no, claro que no, eso es imposible. Solo puedo “mirar” en el pasado, mas no existir en el ni intervenir de ningún modo.
Sarada: Ya veo… ¿pero como nos ayudaría esa habilidad?
Haruko: Tengo un sentimiento… de que sus padres les quieren enseñar algo que ellos aprendieron de algún modo. Parecen sentir que lo van a necesitar dentro de poco.
Boruto: ¿Alguna técnica en especial? ¿Cómo cuando pelean en equipo?
Haruko: No, dudo mucho que se trate de eso. Mas bien, estoy segura de que no se trata de eso.
Sarada: ¿Eso significa que nos llevaras al pasado de mi padre y Nanadaime?
Haruko: Sí. Puedo usar esta habilidad para ver el pesado de cualquier lugar o persona siempre que yo conozca su chakra. Y el de ellos es el mismo que tenían Hagoromo-sama, Indra-sama y Asura-sama, así que no tendré dificultades.
Sarada: Bien, no perderíamos nada intentándolo. Quizá incluso descubramos algo que nos estén ocultando.
Boruto: ¡Oah! ¡Tienes razón en eso!
Haruko: Bien. Pero esta habilidad me exige mucho esfuerzo, asi que… ¿Por qué no nos sentamos por alla?
Los chunin y la líder de Amegakure se sentaron en una pequeña área llena de verde pasto, formando un redondel.
Boruto: Y… ¿ahora que?
Haruko: Dame un minuto…
En ese momento, Haruko comenzó a realizar una rápida secuencia de sellos de manos, increíblemente larga, ni siquiera la gran velocidad a la que la ejecutaba disminuyó los casi dos minutos que tardó en formar el sello que finalizó con el del tigre cruzado. Boruto y Sarada tragaron saliva.
Haruko: ¡Ahora!
Ante la mirada impactada de los chunin, Haruko abrió sus ojos los cuales destellaban como si estuviesen vacíos y solo llenos de luz. La técnica de la que hablaba estaba a punto de ejecutarse, pero iban a sufrir una interrupción inesperada.
¿?: ¡ONIII-CHAAAAAAAN!
Los chicos voltearon para ver llegar a Himawari de improviso, quien no dudo en lanzarse sobre su hermano.
Sarada: ¡Himawari!
Boruto: ¡¿Pero cuando…?!
Himawari: ¡Te estaba buscando! ¡Lo que sea que estés haciendo, yo también quiero ver!
Boruto: ¡Hey, ¿Por qué estás aquí?!
Himawari: ¡Tú no te libras de mi hasta que cumplas tu palabra!
Boruto: ¡Ahora no, Himawari!
Himawari: ¡No me voy a ir!
En eso, Haruko se puso de pie de pronto, aun con el sello listo y cargada de chakra azulado. No había nada que la detuviera.
Haruko: ¡Rikudou: No kūkan sonzai no nejiri!
Sin que los chicos pudiesen evitarlo y tras un enorme destello, los cuatro se cubrieron de una impresionante cantidad de haces lumínicos que viajaban de allá para acá, rodeándoles y pasando sobre, entre y a través de ellos, impidiéndoles ver lo que tenían alrededor. Pronto, estos haces de luz desaparecieron tan rápido como llegaron, viéndose de nuevo en el mismo lugar. Haruko volvió a la normalidad, dando un gran respiro, mientras los chunin y la genin se ponían de pie.
Boruto: Oye, oye. ¿Qué fue todo eso? ¡No pasó nada! Estamos en el mismo lugar.
Sarada: No.
Boruto: ¿?
Sarada: Cuando Haruko hizo el jutsu, eran mas o menos las 3 de la tarde. Mira el cielo ahora.
Boruto y Himawari miraron hacia arriba. No habian notado que era totalmente de noche, con la luna sobre ellos.
Boruto: Es verdad. ¡Y mira, la tumba conmemorativa del clan uchiha tampoco esta!
Sarada: Es cierto…
Himawari: Oni-chan… ¿Dónde estamos?
Boruto: En Konoha, creo…pero en otro momento…
Himawari: ¿Qué?
Sarada: Cuando llegaste, Haruko estaba haciendo un jutsu que nos permitiría ver el pasado.
Himawari: ¡¿Es eso posible?! ¡Asombroso!
Haruko: Vaya… de modo que asi funciona…
Boruto y Sarada: ¡¿ES LA PRIMERA VEZ QUE LO HACES?!
Haruko: Si, bueno… hasta ahora no había tenido la motivación para usarlo… así que no estaba segura de lo que podría pasar. Hagoromo-sama solo me dio una información básica.
¿?: Una información que asimilaste muy bien, según veo.
Los presentes volvieron la mirada al sitio donde se originaba la voz. Un hombre viejo y de cabellos crispados se hallaba frente a ellos. Su piel pálida grisácea era cubierta por una túnica blanca, que no podía evitar centrar la atención en los cuernos de su cabeza, su gran báculo de anillos, y en el Rinnegan de sus ojos. Y lo mas raro… ¡Estaba sentado en el aire!
Boruto: ¿Uh? ¿Y este viejo quien es?
Sarada: ¡Haruko!
Los tres chicos vieron a la peliblanca arrojarse al suelo, mostrando total sumisión ante el misterioso personaje.
Boruto: ¡Oye, Haruko!
Haruko: Hagoromo-sama… me honra verle…
Sarada: ¡¿Hagoromo?!
Boruto: ¡Imposible! ¡Este es el viejo Rikudou del que el viejo solia hablar!
Himawari: Oni-chan, me da miedo…
Hagoromo: De pie, mi amada Haruko. Ya no soy quien para merecer tales reverencias.
La peliblanca se puso rápidamente de pie.
Hagoromo: Veo que tu apariencia ha cambiado un poco.
Haruko: Oportunamente logré recuperar mis recuerdos en esta transmigración. No tenia idea de que le volvería a ver, Hagoromo-sama.
Hagoromo: Bueno, después de todo ya no existo en el mundo físico, pero el jutsu que usaste usa un estado de chakra en el que me es imposible no percibirlo en mi actual plano de existencia.
Haruko: ¿Dónde estamos exactamente Hagoromo-sama?
Hagoromo: Nos encontramos exactamente en lo que ustedes llaman Konohagakure, hace aproximadamente unos 35 años desde el tiempo que ustedes habitan.
Boruto: ¡¿Treinta y cinco?! ¡No puede ser…!
Hagoromo: Ustedes…
Boruto, Sarada y Himawari: ¿?
Hagoromo: ¿Quiénes son ustedes? Tengo una sensación muy familiar.
Haruko: Hagoromo-sama, estos son Boruto y Himawari Uzumaki, y esta chica es Sarada Uchiha. Son los descendientes de Naruto-sama y Sasuke-sama, a quienes usted dio sus poderes.
Hagoromo: Ya entiendo. El parecido es innegable.
Haruko: Los traje para que vieran algo, no estoy segura de que, pero algo en el pasado de sus padres puede servirles como pista, para descubrir algo que ellos quieren que aprendan.
Hagoromo: Esos chicos… pensar que son padres ahora. Veo mucho de ellos en ustedes.
Haruko: Pero creo que retrocedí demasiado…
Hagoromo: No. Está bien.
Haruko y los otros: ¿?
Hagoromo: Desde que conocí a esos chicos, me interese por ellos, y aunque me despedí de los dos luego de que derrotaron a mi madre, abandonando ese plano físico; pude ver en ellos, antes de irme, su vida, su pasado, lo que los hacia quienes eran. Fue en parte por eso que les confié mi poder. Así que yo puedo guiarlos para que vean aquello que mas necesiten conocer de ellos para entenderles.
Haruko: ¡Muchas gracias, Hagoromo-sama!
En ese momento, un gran estruendo. Cuando vieron al lugar, un enorme zorro de nueve colas destruía la aldea y mataba shinobi sin piedad.
Boruto: ¡La aldea!
Sarada: ¡Imposible! ¡Ese es…!
Himawari: ¡¿Kurama-chan?! ¡¿Por qué hace esto?!
Hagoromo: Oh, Kurama… hemos llegado al momento justo en que una siniestra conspiración usaba a uno de mis amados bijuu para iniciarla… controlándolo, obligándolo a hacer algo tan deplorable.
Sarada: Estamos en el dia del ataque del Kyubi a la aldea…
Boruto: ¡No inventes…! ¡Ese día nació papa!
Himawari: ¡Es verdad!
Hagoromo: Síganme. Creo que vamos a ver el pasado de Uzumaki Naruto. Y su historia comienza aquí.
El grupo se encamino directo al lugar del ataque del Kyubi, atravesando una pequeña arboleda. El otsutsuki les hizo una señal para detenerse.
Hagoromo: Quedémonos aquí, y observemos.
Los chicos y Haruko vieron al enorme zorro frente a dos shinobi, un rubio ojiazul, joven, que luchaba por mantener a salvo a un bebe igual de rubio, y a una bella mujer, joven tambie, de largos cabellos rojos que lucia lastimada y agotada.
Himawari (impactada): O…oni-chan… ellos…
Boruto: Son el abuelo Minato… el cuarto hokage… y la abuela Kushina… y ese bebe…
Hagoromo: Sí, Boruto. Ese bebe es tu padre.
No pudieron continuar la conversación. Pese a la formidable resistencia que los shinobi habian presentado, pronto los chicos vieron a ambos ser atravesados por una de las enormes garras del bijuu, de manera que no logro alcanzar al bebe Naruto. Himawari se lanzó a volverse abrazando a su hermano por el horror.
Boruto: Mier… da…
Hagoromo: Y asi, los padres de Naruto Uzumaki sacrificaron sus vidas para que el pudiera vivir… y que la aldea pudiese vivir también.
En eso todos vieron como Minato invocaba a la parca y sellaba al kyubi dentro de el y dentro de su hijo, mitad y mitad. Tras esto, y unas palabras que los espectadores no alcanzaron a oir del todo, ambos shinobi perdieron la vida, al pie del sollozante bebe Naruto.
Sarada (lagrimeando): Nanadaime-sama…
Boruto: ¡Mierda! ¡Mierda!
Hagoromo: Cálmate, chico. Todo esto es el pasado. No sirve de nada ponerse asi por ello. Mira alla.
Los chicos y Haruko vieron a un anciano Sarutobi llegar y ver con pesar enorme los cadáveres de los padres del niño, a quien se llevó con el cargándolo con sumo cuidado.
Hagoromo: Y así comenzó el viaje de tu padre, Boruto.
Boruto: Que inicio… tan espantoso…
Entonces, todos se vieron rodeados de haces de luz de nuevo, quitándoles nuevamente toda visibilidad.
Sarada: ¿Qué pasa ahora?
Hagoromo: Hemos visto todo lo que debíamos ver aquí. Este jutsu funciona de acuerdo al chakra de la persona cuyo pasado se quiere mirar, y al parecer no hay mucho más que ese chakra nos quiera mostrar aquí.
Nuevamente, los haces de luz se desvanecieron, y todos se encontraron en medio de las calles de la vieja Konoha.
Boruto: ¿Dónde… estamos ahora?
Sarada: E-esperen… ¡¿Qué a nadie le llama la atención un hombre con cuernos, y que flota en medio de la calle?!
Hagoromo: Ellos no pueden vernos, oírnos ni sentirnos. Solo somos espectadores en algo que ya ha ocurrido y que no tiene lugar a variación.
Sarada: Ah… es eso…
Haruko: ¿Qué momento en la vida de Naruto-sama será este?
Hagoromo: Oh… vaya, esto no es bueno…
Todos: ¿?
Frente a ellos, vieron a un grupo de chunin golpeando a un niño rubio y arrojándolo del establecimiento a donde había entrado.
Sarada: ¡Oh no!
Boruto: ¡¿Qué demonios hacen?!
Mientras, el chico rubio ojiazul se ponía de pie con algo de dificultad, mientras los chunin se acercaban amenazantes.
Naruto: ¡¿Qué les pasa a todos ustedes?! ¡Yo ni siquiera los miré!
Chunin1: ¿No te hemos dicho que no te acerques a ningún sitio en el que estemos? No eres bienvenido, ni aquí, ni en ningún otro sitio.
Naruto: ¡Ya puedes tomar un tenedor y comerte tus palabras, porque no me importa, idiota!
Chunin1: ¡Tu, pequeña sabandija!
Los shinobi nuevamente comenzaron a golpear al chico que solo podía cubrirse ante las patadas y golpes, que ya le provocaban heridas sangrantes.
Himawari (llorando): ¿Por qué…? ¿Por qué le hacen eso? ¿Por qué oni-chan…?
Boruto (apretando los dientes): Gh…
Haruko: Dios… que terrible…
Sarada: ¡¿Qué pasa aquí?! ¡¿Por qué nadie dice nada?!
Mientras hablaba, todos oian a los aldeanos susurrar entre si.
Aldeana: ¿A quien golpean?
Aldeana2: Ya sabes, es ese chico zorro, Naruto.
Aldeana3: ¿Qué acaso no lo pueden tener vigilado en algún lado, como dejan a ese monstruo pasearse por aquí?
Aldeano: ¿Qué no deberían eliminarlo o encerrarlo en algún lugar? Esa bestia es responsable de lo que paso hace tiempo aquí.
Aldeado2: Al parecer el hokage se ha apiadado de él. ¿Qué no sabe que estamos desprotegidos?
Boruto: ¿Monstruo… mi padre, un monstruo?
Sarada (volviéndose a Boruto): ¡!
Boruto (con los ojos de Kurama): Ellos… ¡Ellos son los monstruos! ¡¿QUE CLASE DE BASTARDOS VIVIAN AQUÍ?!
Himawari: ¡BASTA! ¡DEJENLO EN PAZ!
La chica se arrojo a correr sobre los golpeadores del niño que sería su padre.
Boruto: ¡Hima!
La chica trato de empujar a esos hombres, pero les atravesó sin resistencia.
Himawari: No…
Hagoromo (acercándosele): Como dije antes, no estamos realmente aquí. Solo estamos mirando esto, que ya ha ocurrido.
Himawari: ¡No quiero ver! ¡Por favor, quiero irme de aquí!
Como si respondieran a la suplica de Himawari, los haces de luz regresaron y les envolvieron a los viajeros, transportándolos a otro lugar.
Sarada (secándose las lágrimas): Que infierno debio ser la infancia de Nanadaime…. ¿Acaso nadie le protegia, nadie le defendia? ¿Cómo es que es tan bella persona ahora?
Boruto: Mamá me dijo que papa había pasado por mucho dolor de niño… pero eso… eso fue…
Himawari continuaba sollozando, mientras abrazaba a su hermano y apoyaba su cabeza en su pecho.
Sarada: Boruto… ¿ya estas mejor?
Boruto: ¿Qué?
Sarada: Si… tus ojos son azules de nuevo. Mientras veíamos eso tan horrible, tenías los ojos como los de tu padre cuando usa el poder de Kurama.
Boruto: Si… ese chakra reacciona mucho a la ira. Lo siento, yo…
Hagoromo: Hemos llegado.
Todos: ¿?
Los presentes se vieron en un claro nevado, durante la noche.
Boruto: ¿Dónde estamos?
Sarada: ¡Esa es…!
Todos: ¡!
Mientras se acercaban a donde Sarada señalo, vieron a un grupo de ruidosos niños, que se burlaban y ridiculizaban a una pequeña niña de cabello oscuro y ojos color lavanda perlado.
Boruto: ¡Esa es… mamá!
Haruko: ¿Hinata-san? ¿Por qué estamos aquí?
Hagoromo: Debe ser ese momento… jeje.
Sarada: ¿Qué?
Los viajeros se acercaron un poco mas mientras oian las infantiles pero igualmente hirientes burlas que los chicos lanzaban, junto a agresivas bolas de nieve, contra la chica!
Himawari: Mamá… también esta llorando…
Boruto: Hasta los niños… ¿Qué nadie conocía la compasión aquí?
Hagoromo: Tus padres vienen de una época mucho mas oscura chico. Pero de todos modos, los niños pueden ser muy crueles.
Boruto (recordándose a si mismo siendo injusto con su padre): Si… lo se…
¿?: ¡Alto ahí!
Todos: ¿?
En ese momento, llego corriendo un pequeño Naruto, deteniendo las burlas de los agresores de la Hyuga.
Naruto: ¡Que creen que están haciendo, idiotas. Dejenla en paz!
Himawari: ¡Es papá!
Niño1: ¿Qué rayos haces aquí, estorbo? Vete de aquí o te va a ir mal!
Naruto: ¡Soy Naruto Uzumaki! ¡Soy el futuro hokage!
Los chunin abrieron tamaños ojos ante la declaración del pequeño Naruto.
Himawari: Papá… vino a defender a mamá…
Niño2: ¿Futuro hokage? ¡Que montón de basura!
Naruto: ¡Les voy a mostrar! ¡Kage Bunshin no jutsu!
Al lado del rubio, lo único que apareció fue una nube de polvo que no tardo en disiparse. Los bravucones estallaron en carcajadas.
Naruto: ¡Vamos ríanse, ahora verán!
Tan rapido como su jutsu fallo, los niños golpearon fuertemente al ojiazul y lo dejaron tirado en el suelo, dejando su bufanda que destrozaron solo para divertirse. No tardaron en salir corriendo, aun burlándose.
Boruto: Viejo…
Sarada: Boruto, Himawari. Miren.
Los hermanos alzaron la mirada, viendo a la pequeña Hyuga acercarse al rubio.
Hinata: Los siento mucho. ¿Estas bien?
Naruto: Meh, no es nada.
Hinata: Oh, no… tu bufanda – la recogio y se la alcanzo al chico – esta arruinada.
Naruto: No importa, ya no sirve, quédatela si quieres. ¡Nos vemos!
El chico salía corriendo del lugar, mientras la antes llorosa Hyuga recogia la bufanda y la apretaba contra su pecho con una sonrisa.
Haruko: Esto es…
Hagoromo: Cuando Naruto Uzumaki se trazó la meta de ser el líder que guiaría a la aldea en el futuro, el Hokage.
Sarada: Y por lo visto, también el dia que conocio a tu madre, Boruto.
Himawari (secándose sus lagrimas): Tehee… bueno, todos siempre nos dicen que papa no noto lo que mama sentía hasta mucho después.
Hagoromo: Quiza debamos seguir a tu padre.
Boruto: ¿?
Hagoromo: Aun no salimos de este momento. Quiere decir que aun falta algo que ver.
Himawari: ¡Entonces vamos, lo perdemos!
El grupo siguió al pequeño Naruto hasta la aldea, donde llegó a un conjunto de departamentos, entrando a uno muy descuidado y desordenado.
Naruto: ¡Estoy en casa!
No obtuvo respuesta. El pequeño rubio entristeció la cara, pero tampoco parecía muy sorprendido, de hecho… su rostro delataba total costumbre a la situación.
Himawari: Este sitio es muy feo…
Boruto: Papa vivía aquí… el solo…
Hagoromo: Ciertamente es deprimente. Pero parece que ya es hora de irnos.
Todos vieron los haces de luz regresar de nuevo. Los transportaron a las calles de Konoha nuevamente, durante el dia.
Sarada: ¿De nuevo aquí?
Himawari: ¡No! ¡No quiero ver que golpeen a papa de nuevo!
¿?: ¡ALGUIEN QUE LO ATRAPE!
Los viajeros reaccionaron a la exclamación, mientras veian a un Naruto ya de 12 años, corriendo con manchas de pintura tras haber vandalizado los rostros kage. Tres chunin lo seguían de cerca.
Haruko: ¡Na…Naruto-sama!
Sarada: ¡¿El hizo esto también?! ¡¿Es en serio?!
Boruto: ¡Mierda, me parezco a el mas de lo que creía!
Sarada: Bueno, dicen que de tal palo, tal astilla, al final.
Hagoromo: Miren alla.
Naruto había logrado perder a sus perseguidores, pero un chunin a parte lo encontró justo cuando ya se iba.
Iruka: ¡Ahí estas, pequeño tonto!
Naruto: ¡Ah, Hola Iruka-sensei!
Iruka (golpeando fuerte su cabeza): ¡CALLATE!
Naruto: ¡UAH! ¡ESO DUELE!
Iruka (suspirando): Haah, que voy a hacer contigo…
Naruto: Bueno, mientras lo piensas, volveré a casa y…
Iruka: ¡Oh, no! ¡Tu no te vas hasta que limpies ese desastre!
Naruto: ¡¿EEEEEEH?!
Iruka: ¡Ahora camina o te arrastrare!
Naruto: ¡Ya entendí, ya entendí, no te pongas loco!
Iruka: Si quieres ser hokage, debes dejar este comportamiento, Naruto.
Naruto: ¡Si, gran cosa lo de ser hokage!
Iruka: ¿Y que tal si te digo que el hokage es aquel a quien todo el mundo admira y reconoce?
Naruto: ¿?
Iruka: Asi como Sandaime-sama y el fallecido Yondaime, los hokage protejen esta aldea y por tanto tienen el respeto y admiración de sus habitantes.
Naruto: …
Chunin y rubio se dirigieron de vuelta a los monumentos kage.
Sarada: ¿Ese era Iruka-san?
Haruko: No parece ser muy agradable con Naruto-sama… pero al menos no lo vapulea ocn salvajismo.
Boruto: Jaja…
Todos: ¿?
Boruto: Ya veo de donde saco mi papa algunos de sus modos como padre.
Himawari: Papá siempre nos dice que Iruka-san fue como un padre para el. Que de no haber sido por el hubiese estado siempre solo y jamás hubiese querido ser hokage.
Boruto: Ahora entiendo… viejo… por que aprecias tanto al viejo Iruka.
Haruko: Ya veo.
Boruto: Ahora que lo pienso… ¿no fue Iruka como padre del viejo cuando el y mama se casaron?
Himawari: ¡Ah, es verdad!
Hagoromo: Hora de irnos.
Los haces de luz volvieron a cubrirlos para transportarles a otro lugar. Esta vez, aparecieron en la academia ninja, justo en el momento en que dos pequeños aspirantes a shinobi se enfrentaban ya no como entrenamiento, sino por un pleito personal, mientras Iruka trataba de detenerles.
Boruto y Sarada: ¡¿Papá?!
Iruka logro separar a los chicos, que se miraban aun con furia, pero se vieron obligados, aun asi, a hacer el saludo de la reconciliación, a regañadientes. Todos empezaron a abuchear a Naruto, asi que este se fue corriendo a pesar de los reclamos de Iruka. Sasuke le miraba a el y a todos con fria indiferencia.
Haruko: No puede ser… ¿Qué tantos odiaban a Naruto-sama?
Boruto: Casi toda la aldea, según mi madre y Sasuke-shisho. Por diferentes razones.
Himawari: ¿Por qué peleaban papa y el tio Sasuke?
Sarada: Según mi madre, cuando eran unos chicos no se llevaban nada bien. Ni siquiera cuando se convirtieron en compañeros de equipo.
Hagoromo: Ver todo esto es ciertamente doloroso. Pero poco a poco me siento mas seguro de que esto les servirá para entenderle mejor.
Boruto: S-sí…
Sakura: Sasuke, ¿estas bien? ¿No te lastimo?
Sarada: Mamá…
Ino: Ese maldito idiota… ¿Por qué tiene que meterse con Sasuke?
Sasuke: No me hizo nada, ahora déjenme en paz.
Iruka: Bueno, bueno, ya es suficiente. De vuelta al aula. Yo vere a ver si encuentro a Naruto.
Sakura: ¿Para que molestarse? ¡Estamos mejor sin el!
Iruka: Dije que ya es suficiente. De vuelta al aula, ahora.
Todos los chicos regresaron a la academia, dejando a una pequeña chica ojiperla atrás.
Iruka: ¿? ¿Ocurre algo, Hinata?
Hinata: Yo… podría… ayudarle a buscar… a Naruto, sensei.
Iruka (sonriendo): Jaja, no te preocupes, puedo con esto solo. Lo traeré de vuelta, ya verás. Ve con el resto.
La chica obedeció. A la distancia, Boruto y los demás lo veian todo.
Haruko: ¿Acaso Sakura-san también? ¿E Ino-san?
Boruto: Siento que hayas tenido que ver esto, Sarada.
Sarada: Bueno, no es que sea lindo de ver, pero mi madre es consciente de la forma errada que tenia de ver a Nanadaime-sama. Así que supongo que, si son tan amigos ahora, todo ha quedado olvidado.
Boruto: Hm…
Hagoromo: Continuamos.
Los destellos regresaron y les transportaron a un lugar lleno de niebla, específicamente, un puente bajo sus pies.
Sarada: ¿Esto es… Kirigakure?
Boruto: ¡Miren, por ahí!
Al volverse, vieron a Naruto, arrodillado frente a un ninja enmascarado, mientras sostenía el cuerpo de Sasuke, con agujas clavadas en su cuerpo.
Sarada: ¡Papá!
Boruto: ¡Sasuke-shisho!
Himawari: ¿Qué… le pasa a papa?
Boruto: Papá está…
Naruto (estallando en chakra rojo): ¡¡GRAAAAAAAAAAAAH!!
Sobre ellos, el chakra inmenso de Naruto adoptó la forma de Kurama y una coloración rojiza.
Sarada: Hmhm…
Boruto: ¿?
Sarada: Esto es muy similar… a lo que tu hiciste en Amegakure cuando yo…
Boruto (colorado): Ah… sí…
Himawari: Pueden decir que se odiaban… pero se ve que papá si apreciaba al tío Sasuke.
Haruko: Naruto-sama…
Mientras las luces volvían a envolverles, alcanzaron a ver al furioso Naruto arremeter contra el enmascarado y darle un furibundo golpe que destrozó su jutsu y su máscara. Una vez que pudieron volver a ver alrededor, se encontraron en el mismo lugar, pero esta vez, con Sasuke despierto y sostenido por Sakura, mientras un monton de Matones se dirigían hacia ellos.
Boruto: Son… demasiados…
Hagoromo: Hm… este es el momento en que Naruto muestra su especialidad.
Todos: ¿?
Naruto ¡Taju! ¡Kage Bunshin no jutsu!
Una inmensa cantidad de clones apareció detrás de Naruto, formando un ejercito listo para la pelea.
Himawari: ¡OAAAAH!
Boruto: ¡Increíble! ¡Debe haber unos mil clones ahí, Sasuke-shisho no bromeaba!
Naruto: ¡ATAQUEN, AHORA!
Los clones se lanzaron a por los matones, derrotando a una mitad de ellos, y haciendo huir despavorida a la otra.
Sarada: Ya se que lugar es este.
Boruto: ¿?
Sarada: Lo recuerdo de los mapas y placas con lugares de interés de las cinco grandes aldeas. Este es… el gran puente de Naruto.
Boruto y Himawari: ¡!
Sarada: Kakashi-san contó una vez que el constructor de ese puente lo nombró así en honor a Nanadaime, al héroe que salvo el puente y acabo con los planes de un malvado empresario que buscaba destruir el proyecto y someter Kirigakure.
Himawari: ¡Awa! ¡Desde niño papa ya era genial!
Boruto: Y ya veo como es que tu puedes sacar tantos clones, Hima.
Himawari: Sip.
Una vez más fueron rodeados por los destellos y transportados, en esta ocasión, a las calles cercanas a la salida de Konoha.
Boruto: Estamos en la entrada de la vieja Konoha…
Hagoromo: Ya veo. Aquí es cuando Naruto comenzó su viaje para fortalecerse.
Sarada: Si, ahí esta.
El grupo logró ver pasar a Naruto acompañado de su maestro, un anciano grande y fornido, de cabello largo y blanco.
Haruko: ¿Quién es ese hombre?
Boruto: Debe ser el maestro del viejo. Ero-senin, le dice el.
Haruko: ¡¿E-Ero-senin?!
Sarada: Jiraiya, ¿verdad? Era uno de los 3 sanin legendarios junto con Tsunade-sama y el padre de Mitsuki.
Jiraiya: Naruto…
Naruto: ¿?
Jiraiya: Aun continúo tratando de convencerte de que desistas de buscar a Sasuke. Eso solo te traerá dolor, si llegas a fallar. Yo lo sé.
Naruto: Prefiero perder mi tiempo tratando de buscar a Sasuke que quedarme de brazos cruzados. Además…
Jiraiya: ¿?
Naruto: Se lo prometí a Sakura-chan. ¿Recuerdas?
Jiraiya: Hm, sabias que estaba escuchando.
Naruto: Eres un viejo metiche, así que, si, me lo esperaba.
Jiraiya: No me provoques, niño.
Naruto: Jajajajajaja
Jiraiya: Jajajajajaja
Mientras el duo se alejaba riéndose, los viajeros se vieron envueltos una vez mas en haces de luz. Pero esta vez, no los transportaron a ningún sitio, sino que les empezaron a mostrar un gran espacio vacío, en el que se fueron formando cientos de ventanas donde se podían ver acontecimientos del pasado de Naruto.
Hagoromo: Ya veo…
Haruko: ¿Qué ocurre, Hagoromo-sama?
Hagoromo: Ni siquiera un jutsu tan vasto como el que cree es capaz de reunir suficiente chakra para mostrar uno por uno todos los recuerdos importantes de Naruto. Nos los está mostrando todos aquí. Nos está dando a escoger cual mirar.
Boruto: Hm… por algún motivo…
Todos: ¿?
Boruto comenzó a acercarse a uno de los portales.
Sarada: ¿Qué pasa, Boruto?
Boruto: Este portal… está llamándome.
El grupo completo se acercó al portal que Boruto señalaba. En él, o mejor dicho, a través de él, podían ver a una Konoha destruida casi en su totalidad. Antes de que pudieran recuperarse de la impresión, el portal se amplió y metió a todos en ese recuerdo.
Sarada: La… la aldea…
Himawari: ¡¿Qué fue lo que paso?! ¿Dónde están todos?
Boruto: Acaso… ¿esto también lo vivio papá?
Hagoromo: Esto es… el momento en que un hombre que usaba ojos como los mios… decidio venir y destruir su aldea.
En el momento en que terminó de decir esto, el grupo logró ver el impacto de un poder que provocaba una explosión de energía azul cerca de allí.
Sarada: ¿Qué fue eso? Boruto, se parece a…
Boruto: Debe ser el rasenshuriken del viejo. ¡Vamos!
En cuanto se acercaron al lugar, pudieron ver a Naruto enfrentándose a los 6 cuerpos de Pain que Nagato controlaba, llegando al momento en que un poderoso rasenshuriken destruia algunos de ellos.
Sarada: Es Nanadaime… usando senjutsu.
Himawari: ¡Oh, oh! ¡Mamá nos conto que fue el momento en que papá salvó la aldea por primera vez.
Mientras miraban a Naruto pelear, Boruto se ponía a pensar mientras le veía. Realmente sentía algo extraño viendo a su padre peleando justo frente a el. Estaba viendo a un Naruto que, aun sin ser el hokage, estaba peleando con toda su fuerza para proteger su aldea, por si solo, contra un enemigo muy poderoso. Y bueno, ese era el deber que todo shinobi tenía pero… esta vez era distinto.
Sarada: Tenían razón… Nanadaime esta midiéndose el solo contra un individuo o varios, con Rinnegan.
Himawari (pensando, extasiada): Desde tan joven papa ya era tan genial…
Nuevamente las luces llegaron, transportándolos a otro lugar y momento, en medio del bosque. Ya se preguntaban a donde ir, cuando de pronto paso Kakashi, llevando sobre si a un triunfante pero sobre-agotado Naruto.
Boruto: ¡El viejo Kakashi!
Sarada: ¿Por qué Rokudaime esta llevando a Nanadaime asi?
Hagoromo: Despues de su batalla final contra ese individuo, Naruto terminó exhausto en extremo. Hubiera colapsado en medio del bosque, de no ser porque ese hombre, Kakashi, fue a buscarle.
Haruko: ¡Hay que seguirles!
El grupo siguió a Kakashi y al rubio, hasta que llegaron de regreso a la destruida Konoha, pero las ruinas de la misma no fue lo primero que vieron, sino a una multitud aglomerada alrededor, que lanzaba una ovación desenfrenada y victoriosa al ver a Kakashi y Naruto llegar.
Sarada: ¿Qué… es todo esto?
Himawari: La aldea esta destruida… ¿Por qué celebran asi?
Hagoromo: Porque han sido salvados. Por el.
El grupo encabezado por Boruto logró ver a la gente corriendo hacia Naruto, agradeciéndole y felicitándole, y siendo abrazado fuertemente por su amiga Sakura.
Sarada: ¡Ma-mamá!
Boruto: El viejo… ¿Qué paso con todo ese odio que le tenían?
Hagoromo: Se han dado cuenta en el error en el que estaban. De hecho, lo hicieron mucho antes que esto ocurriese.
Boruto y los otros: ¿?
Hagoromo: Como ya te lo deben haber contado, a pesar del odio que sintió sobre el, tu padre jamás dejo que eso le derribara, y aunque se sentía triste por dentro, mostraba a todos una sonrisa de superación. Poco a poco fue ganándose el respeto y aprecio de la gente de la aldea, hasta que llegamos a este momento. En el que obtiene el reconocimiento que tanto buscaba.
Boruto se volvió a ver a su padre, que ya era llevado en hombros y lanzado arriba y abajo por sus amigos y los aldeanos, que le celebraban.
Himawari (lagrimeando): Papá… lo lograste, papá…
Boruto recordaba lo que Sasuke le había dicho hace mucho. Naruto siempre tuvo innumerables debilidades, pero supo transformarlas en su mayor fortaleza. Y estaba viendo los primeros resultados.
Boruto: Bien hecho… viejo.
El portal que les había llevado al lugar volvió a por ellos, regresandoles al lugar de los otros portales. No tardaron en notar un nuevo portal que se acercaba a ellos.
Sarada: Que jutsu tan complejo es este.
Hagoromo: Es algo que solo Haruko puede hacer. Se requiere un estilo especial de manejo de chakra Yin y Yang para lograrlo, además de que usa específicamente mi chakra. Ni siquiera mis hijos podían hacerlo.
Boruto: Oigan, oigan, vean eso…
Todos se asomaron. En el portal que llegó con ellos se podía ver el momento en que la alianza shinobi se enfrentaba al Juubi, Madara y Obito Uchiha.
Hagoromo: Oh… Este es uno de los momentos mas decisivos en la vida de tu padre, Boruto.
El portal los absorbió por completo, llegando al lugar justo en el momento en que Neji era asesinado, protegiendo a Hinata y a Naruto.
Boruto: ¡Hima, ese es…!
Himawari: ¡Tio Neji!
Sarada: El… se sacrificó.
Hagoromo: Miren ahí.
El grupo vio a Naruto ensimismado en el shock tras tener el cadáver de Neji sobre sí, mientras Hinata le lloraba. Su rostro denotaba haber perdido toda esperanza.
Obito: Ven conmigo. Te llevaré a un mundo sin dolor. Sin sufrimiento. No tendras que vivir esto nunca más. De hecho, en el mundo que crearé, todos aquellos a quienes perdite vivirán. No sufrirás mas.
Hinata: ¡Naruto!
Himawari: ¡Es mama de nuevo!
Los viajeros vieron a la joven Hyuga posando su mano sobre la mejilla de su amado.
Hinata: ¿Entiendes el significado de lo que ha dicho Neji? Que tu vida no es solo tuya. Tus palabras y creencias de que no permitirás a tus amigos morir. ¡No son mentira! Es por causa de esas palabras por lo que él quiso llegar tan lejos... ¡Neji! No solo eres tú. Todo el mundo tiene esas palabras y sentimientos en sus corazones y así es como las vidas de todo el mundo están conectadas. Ese es el motivo por el que somos compañeros. Si todo el mundo renuncia a esas palabras y pensamientos. Entonces lo que hizo Neji será inútil. ¡Esa sería la verdadera forma de matar a tus amigos! Ya no serían más tus compañeros. Esto es lo que pienso. Así que... estemos juntos Naruto. Siempre yendo hacia delante y no renunciar a nuestras propias palabras. Este también es mi Camino Ninja.
Boruto: Mamá… tu siempre has apoyado al viejo, incluso en el momento más difícil… incluso le apoyaste cuando el que le causaba dolor era yo.
Sarada: Boruto…
Himawari: Oni-chan…
Naruto: Gracias, Hinata
Boruto y los otros: ¡!
Naruto: Sí, es verdad. No solo fueron mamá y papá. Sino que tanta gente hasta ahora… mi vida ya no es solo mía.
Himawari: Papá… esta tomando la mano de mamá…
Naruto: ¡Muchas gracias, Hinata! ¡Gracias por estar a mi lado! Y… eternamente gracias… Neji.
En ese momento, Naruto entró a su modo control de chakra completo, dotando a Hinata de un manto de chakra rojizo que le hacía hervir en poder como el.
Himawari: ¡Oaah!
Boruto: Jeh, viejo tonto…
No tardaron en ver como Naruto otaba a toda la alianza shinobi del mismo manto que dio a Hinata, aumentando el poder y sobre todo el valor y voluntad de todos. Cuando ya se iniciaba la batalla, el portal los dejó nuevamente en ese vacío lleno de otros portales.
Boruto: Mamá y el tio neji… hicieron eso por el viejo.
Hagoromo: ¿Y entonces? ¿Ya has pensado en que es lo que tienes que entender?
Boruto: Ciertamente ahora entiendo mucho mejor a mi padre. La persona que fue y la que es ahora, y porque es como es. Pero… aun asi… siento que algo falta… ¿esa es la razón por la que es fuerte? ¿Por el dolor que sufrió y el apoyo que luego se ganó de todos?
Sarada: Para mi tiene sentido.
Himawari: Yo aprendí mucho sobre papa y mamá hoy.
Hagoromo: Hm… este lugar parece haber entendido que ya estas por entender.
Boruto: ¿?
En eso todos notaron como los portales de alrededor desaparecían, dejando únicamente uno frente a ellos, que mostraba a Konoha tranquila y durante el atardecer.
Hagoromo: Hm… deberíamos ver, ¿no es así?
El portal se abrió más dando paso al grupo, que se encontró, de nuevo, de pie en medio de las calles de Konoha.
Sarada: ¿Qué es esto? ¿El último momento que debemos ver esta aquí en Konoha?
Como respondiendo a la pregunta de Sarada, frente a ellos paso Naruto, ya adulto, de unos 20 años, corriendo a toda velocidad. Parecía apenas haber regresado de una misión.
Boruto: ¡Allá va! ¿Por qué esta tan apurado?
Haruko: ¿Va a la mansión kage?
Sarada: No… ¡Va al hospital!
Hagoromo: Veamos que es lo que debemos ver de ultimo.
El grupo se encamino presuroso y alcanzó a Naruto en el hospital, mientras evadia doctores y asistentes sin disminuir el ritmo, mientras llegaba a una puerta en la que le esperaban sus amigos.
Sakura (poniéndose de pie): ¡Naruto! ¡Lograste llegar a tiempo!
Kiba: Ya me hacia la idea de golpearte si no llegabas.
Naruto: ¡La misión se atrasó! ¡¿Dónde está?!
Sakura: Naruto, escúchame…
Naruto: ¡¿Dónde está Hinata?!
Sakura (haciendo seña de silencio): Estas en un hospital, cálmate.
Los viajeros llegaron mientras los shinobi trataban de calmar a su amigo.
Himawari: ¿Dónde esta mama?
Sarada: Oh… ya veo.
Boruto: ¿Crees que mamá se haya salvado de algo grave?
Haruko: Ya entiendo. Espera y verás Boruto.
Mientras, una puerta de una habitación cercana se abría, mientras una castaña se asomaba.
Shizune: ¡Gracias a Dios, Naruto, lo lograste!
Naruto: ¿Shizune nee-chan? ¿Dónde…?
Shizune (sonriendo enternecida): Ven… entra ya.
Naruto entró, seguido del invisible grupo de viajeros, encabezados por Hagoromo y Boruto. A medida que ingresaban a la habitación, se oian los enérgicos y ruidosos llantos de un bebe, que pronto vieron, era sostenido por una sonriente Hinata, quien se hallaba en una camilla.
Naruto: Hi…¿Hinata?
Hinata: Naruto… que alegría que estes aquí. Ven. Es… - la chica trataba de controlar sus lagrimas – es tu hijo…
Boruto: ¡!
Himawari: ¡Oni-chan, es el dia que tu naciste!
Haruko: Oh… Naruto-sama…
El grupo se volvió a mirar a Naruto, que se acercaba lentamente a su amada esposa y recibía de ella a su hijo, con los ojos ya llenos de lagrimas de felicidad.
Naruto: Mi… hijo…
Hinata: Boruto.
Naruto: ¿?
Hinata: Lo pensé de repente, pero creo que es muy bueno. ¿Te gusta?
Naruto: Boruto… mi hijo, Boruto…
Pronto, y ante la sorpresa de todos, Naruto comenzaba a sollozar, mas feliz que nunca.
Hinata: ¿Naruto?
Naruto: Gracias, Hinata. Te lo agradezco tanto…
Hinata: ¿Uh?
Naruto: Gracias por mirarme… por ser tan paciente… gracias por todo lo que has hecho por mí… gracias por dar amor a mi corazón… gracias… por darme aquello que siempre quise… tu… me has dado una familia… gracias… por existir…
Hinata: Detente.
Naruto: ¿?
Hinata: Si sigues agradeciéndome así… estaré tan feliz que mi corazón explotará.
Naruto: Lo… lo siento
El rubio volvía a poner ante la mirada de los viajeros (sobre todo de Boruto) a su primogénito en brazos de Hinata.
Hinata: Yo debería agradecerte.
Naruto: ¿?
Hinata: Por amarme… por permitirme estar siempre a tu lado… por siempre estar viendo por nosotros… por ser quien eres. De verdad te amo.
Naruto le devolvía a Hinata la sonrisa, mientras de repente la escena se volvía borrosa, y volvían al lugar vacío, en el que notaron todos por fin, que Boruto derramaba algunas lagrimas.
Himawari (secando sus propias lagrimas): Oni-chan…
Haruko: Eso fue tan hermoso…
Sarada: ¿Entonces, Boruto? ¿Ya lo descubriste? ¿Lo que debias saber?
El rubio volteo hacia ella, con una enorme sonrisa en su cara


Continuará…

Editado por rasenchidori: 24.01.16 a las 12:29
Viejo rasenchidori dijo: 06.02.16
CAPITULO 20: LA RAZON DE SU FUERZA. UNA VISITA AL AYER DE MI PADRE

Parte 2: SASUKE

Sarada: Lo sabes, entonces.
Boruto: Algo así… es más como decir que puedo sentirlo.
Sarada: Ya veo.
Haruko: Parece que íbamos bien encaminados respecto a Naruto-sama.
Hagoromo: Pero el jutsu no ha concluido. ¿Haruko?
Haruko: Sí. Vinimos buscando el pasado de Sasuke-sama también.
Hagoromo: Si… ¿tu eres su hija, verdad?
Sarada: Ah… sí.
Hagoromo: Bueno, como ya debes saber, a diferencia de Naruto, Sasuke tomo una senda mucho mas oscura.
Boruto: Eso ya lo sabemos, pero el no es un mal tipo ahora. Solo veamos lo que hay que ver.
Sarada: El tiene razón.
Himawari: ¿? ¿Pasa algo con el tio Sasuke?
Sarada: Jaja, recuerdo que antes de los exámenes chunin que aprobamos, dejaste de llamar “tio Sasuke” a mi padre. Tu hermana aun no lo hace.
Boruto: Bueno, es que en ese momento, el me aceptó completamente como su alumno, así que empecé a llamarle shisho, ya sabes, cosas por el estilo.
Sarada: Es increíble que le respetes a el mas que a tu padre.
Boruto: ¿Qué no es lo mismo contigo?
Sarada: Ah… jaja…
Hagoromo: Bien, entonces comencemos a explorar el pasado de Sasuke, ¿está bien?
Boruto, Sarada y Haruko: Hai.
Como si el jutsu interpretase la enunciación de Hagoromo, los mismos haces de luz de antes regresaron, llevándoles esta vez a una calle animada, llena de gente, hombres, mujeres y niños, en konoha. Y muchas de las personas que podían verse tenían el símbolo del clan uchiha en su espalda.
Sarada: El… barrio uchiha… tan lleno de gente…
Himawari: Oaaaah, cuanta gente.
Haruko: Si, este es un hecho conocido mundialmente.
Todos (menos Hagoromo): ¿?
Haruko: Este brillo y color que se ve…
¿?: ¡Esperame, nii-san!
El grupo se interrumpio volteando para ver llegar a un joven Itachi ser seguido de cerca por un pequeño y risueño Sasuke.
Sarada: ¡¿Pa-papá?!
Boruto: ¡¿EEEH?! ¡¿Ese mocoso con cara de niño bueno es Sasuke-shisho?!
Sarada: No… puede ser… él…
Itachi: Sasuke, apresúrate, mamá no puede esperarnos mucho tiempo con las compras.
Sasuke: Ya sé, ya sé. Pero al menos podrías aminorar un poco el paso.
Itachi: Oye, que eres tu el que se queda atrás. Los uchiha no hacemos eso.
Sasuke (sacando la lengua): Bhlm… te digo que ya se.
Itachi (sonriente): Ven, vamos entonces.
Los hermanos continuaron caminando hasta rebasar a Boruto y los otros, que le veian alejarse con rostros muy sorprendidos.
Himawari: Haaah, que lindo era el tio Sasuke.
Sarada: Se le ve tan sonriente… tan feliz… tan inocente. Esto simplemente no puede ser.
Haruko: Es a lo que yo me referia.
Sarada: ¿?
Haruko: Todo esto… no era más que el preludio de una oscura tormenta que vino después.
Sarada: La… masacre… ¡eso significa…!
Sin que la chica pudiera terminar de hablar, las luces los llevaron al mismo lugar del barrio, pero esta vez, en la fría noche. Una noche que se notaba mucho mas fría que cualquiera. Se podía respirar la muerte.
Boruto: Oh… diablos…
Himawari (aferrándose a Boruto): ¡Oni-chan!
Haruko: Esto es horrible…
Ante los presentes, un gran número de cadáveres se extendía, seguidos de los rastros de sangre que manchaban pisos, losas y paredes.
Hagoromo: Que desgracia… el evento que marcó la casi extinción del clan uchiha.
Boruto: Por allá… ¿Quién es ese?
A la cercanía, lograron ver a un joven vestido de ambu, de pie y dándole la espalda a un pequeño niño que lloraba y gritaba para llamar su atención. En ambos, el escarlata del sharingan brillaba como fuego.
Sasuke: ¡Por que hiciste esto! ¡¡MALDITA SEA, DIME POR QUE!!
Itachi: …
Boruto: El fue… es…
Sarada: El asesino del clan uchiha… y mi tío… Itachi.
Boruto: Uah… tu tio… es-es verdad… él…
Itachi: Ni siquiera mereces que te mate, estúpido hermano menor. Si quieres matarme, ódiame, aborréceme y sobrevive como puedas. Huye, escapa y aférrate a la vida.... y cuando tengas unos ojos como los míos, ven a por mí.
Sasuke: Que…
Dicho esto, el uchiha mayor desapareció en la oscuridad, dejando a su lloroso y para siempre marcado hermano menor en el suelo, con lágrimas de ira y un puño lleno de sangre en el pecho.
Sasuke: ¡¡GRAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!
El grito de furia y dolor del joven uchiha se dejó oír por todo el lugar, haciendo eco ante el vacío de la ahora muerta calle llena de cadáveres de uchiha.
Sarada: La maldición… del odio.
Boruto y Haruko: ¿?
Sarada: Cuando desperté mi Mangekyou sharingan… cuando papá me entrenaba, me hablaron de que casi todos los uchiha habían accedido a ese poder a través del odio, el dolor y la perdida. Veo… que mi padre no fue la excepción.
Hagoromo: Tu padre quizá fue uno de los casos más extremos de despertar del sharingan.
Las luces volvieron y rodearon al grupo sacándolos de la macabra escena.
Sarada: No entiendo… ahora papá se refiere a su hermano como un héroe, y yo jamás he podido comprenderlo. Como alguien que hizo algo como eso puede considerarse héroe…
Hagoromo: El clan uchiha al parecer planeaba atacar Konoha.
Sarada: ¡¿Qué...?!
Hagoromo: Aparentemente los desacuerdos con el hokage de entonces eran muy graves, tanto que los uchiha empezaron a considrar hacer un violento golpe de estado, sin importar cuanta gente pudiera salir herida o morir.
Sarada: Acaso ellos...
Hagoromo: Es un asunto muy complejo. Lo verás mientras avancemos.
En ese momento, se vieron en medio de las aguas del valle del fin, con las estatuas todavía en pie de Hashirama Senju y Madara Uchiha.
Sarada: Es el valle del fin… ¿Qué hacemos aquí?
Himawari: ¡Por alla! ¡Son papa y el tio Sasuke…!
El grupo alzó la vista, para ver una lucha impactante que remecía las rocas alrededor, con un Naruto con la apariencia adquirida del poder de la primera cola de Kurama, enfrentándose a un corrompido Sasuke, transformado en una figura alada y monstruosa fruto de la marca de maldición.
Haruko: ¿Pero qué es esto? ¿Qué les ha pasado?
Sarada: Ambos… se ven muy mal…
Himawari: Oni-chan, ¿Qué les ha pasado?
Boruto: No tengo la más mínima idea… pero si, se ven mal…
Hagoromo: Es el resultado.
Todos: ¿?
Hagoromo: Naruto está usando el poder de Kurama, cuando aun se mantenía encerrado en su odio por todo, y le transfería esa negatividad mortal al chico. Pero no es ni por asomo tan oscuro como lo que consumía a Sasuke entonces, una forma artificial y retorcida de senjutsu conocida como marca de maldición. Lo cual están viendo ahora.
Haruko: No puede ser.
Hagoromo: Ese hombre llamado Orochimaru. Fue el causante de que Sasuke obtuviera tal poder terrible.
Boruto: No puede ser… el padre de Mitsuki era tal desgraciado.
Sarada: Papá… Nanadaime…
Hagoromo: Ambos chicos, tan jóvenes, convertidos en monstruos marcados por su propio dolor. Ver estas cosas realmente hacia que me replanteara el hecho de haber enseñado el ninshu a este mundo.
Haruko: Hagoromo-sama…
Hagoromo: Bueno, no es algo que me preocupe ahora ya.
Sasuke: ¿Por qué…?
Todos: ¿?
Sasuke: ¿Por qué estás haciendo esto? ¡¿Que rayos eres tú?!
Naruto: Soy… ¡Soy tu amigo!
A esta declaración que no hizo sino dejar sin habla a los viajeros, se sucedió un choque de rasengan y chidori que provocaron una explosión de energía, cuya conclusión no lograron ver debido a que las luces regresaron a llevarlos a otro lado.
Sarada: Ese debió ser el momento en que mi padre abandonó Konoha… mi madre me había contado algo por el estilo, pero… no me dijo que el y Nanadaime se hubiesen enfrentado antes de eso.
Boruto: Bueno, tal vez porque no estuvo ahí.
Sarada: Sí…
Himawari: Entonces el tio Sasuke ha sufrido mucho también, como papá.
Sarada: Solo que el lo llevó de la forma equivocada. ¡Tch! Y con todo lo que Nanadaime-sama se esforzaba por hacerle recapacitar, papá, idiota.
Boruto se volvió a la chica. Se le veía un poco molesta, claro era natural tras ver a su padre como lo vió. Y era probable que vieran mucho más, para nada agradable.
Boruto: ¿Estas bien?
Sarada (fingiendo la sonrisa): Vamos, no te preocupes por mi, estas son cosas que ya sabía, o al menos tenía cierta idea. No es nada. Solo me impactó un poco verlas en persona.
Himawari (viéndola): Sarada nee-chan…
Hagoromo: Ya hemos llegado a nuestro destino.
Los haces de luz se dispersaron dejando al grupo en medio de una zona que fácilmente se identificaba como un campo de batalla. Había rocas derrumbadas por doquier, rastros de suelo quemado, armas ninja clavadas y tierra árida y devastada. Todo esto, en medio de una gran tormenta.
Boruto: ¿? ¿Dónde estamos?
Himawari: Que lugar tan desolado. ¿Qué hacia el tio Sasuke aquí?
Boruto: Ahm… creo que… ¡eso!
El grupo miró hacia donde el rubio señalaba, viendo una enorme criatura de energía y relámpagos descendiendo del cielo oscuro y nublado, y dirigida por la mano de un pelinegro de mirada fría que le apuntaba a su hermano mayor, quien se mantenía de pie como podía, cerca de él.
Boruto: ¡Que genial! ¡¿Sasuke-shisho podía hacer eso?
Sarada: ¡Oye, presta atención a lo que pasa! ¡Esta es una pelea!
Himawari: Es… ese chico de nuevo…
Pronto todos notaron la presencia de Itachi en el lugar. Estaba muy herido, y comenzaba a toser sangre.
Sarada: El tío Itachi… está muy mal… ¿papá le hizo eso?
Hagoromo: Sasuke orientó la parte temprana de su formación como shinobi en destruir al asesino del clan uchiha, su hermano. Estamos presenciando el climax de esa venganza.
Boruto: Guh…
Sarada: …
Sasuke: Este es el resultado, Itachi.
Itachi: ¡!
Sasuke: Me digiste que viniera a por ti, una vez te odiara lo suficiente, cuando tuviera el poder y los ojos para destruirte. Y ese momento es ahora. Voy a vengar al clan uchiha, a hacerte desaparecer. Con este jutsu. El fruto de mi poder.
El monstruo de rayos se mantenía en su lugar, amenazante, iluminando el cielo nocturno.
Sasuke: ¡Este jutsu gana poder del estilo rayo de los cielos! Todo lo que tengo que hacer es dirigirlo a partir de mi propio chakra.
El monstruo se movía a las órdenes de la mano de Sasuke, que cargaba con el chidori.
Itachi: …
Sasuke: Terminaré esto… ¡con el clamor del trueno!
Dicho esto, Sasuke bajó su mano, haciendo que el dragón de relámpagos descendiera, impactando de lleno en el lugar en el que su hermano mayor se encontraba. No había escapatoria. Tras el tremendo desastre que el jutsu del pelinegro provocó, la lluvia comenzó a arreciar fuertemente, mientras este jadeaba cansado.
Boruto: El… acaba de…
Sarada: Ya veo… así fue como papá logró vengarse de su hermano. Tanto poder, tanto caminar en el sendero de la oscuridad… para hacer eso.
Boruto: …
Hagoromo: No. Esto aún no se ha terminado.
Himawari: ¡OAAAH! ¡Aun esta ahí!
Boruto y Sarada: ¡¿Qué?!
En eso, lograron ver a Itachi levantarse de entre las rocas y escombros, rodeado de un manto enorme de chakra color rojizo, que empezó a formar un gran esqueleto del mismo color.
Boruto: ¡Eso es…!
Himawari: ¡Como lo que hace Sarada nee-chan!
Sarada: ¡Susanoo!
Hagoromo: Hm…
El ente de chakra se llenó de pronto de lo que parecían fibras musculares, las cuales fueron cubierta a su vez por un manto de apariencia tétrica que cubrió completamente al ser, dotándose al final de una espada y escudo muy poderosos en apariencia.
Sarada: Imposible… ¿ese ataque no le hizo nada?
Hagoromo: Oh, si que lo hubiese hecho, de no ser porque Itachi Uchiha contaba con ese jutsu, Susanoo.
Los espectadores pudieron ver al hermano mayor acercarse al agotado hermano menor, que no cabía en sí mismo de la impresión. En ese momento, del cuello de Sasuke, surgió un espantoso monstruo, una serpiente blanca de ocho cabezas que se agitaba ferozmente frente a Itachi.
Boruto: ¡Buerrgh! ¡Eso fue asqueroso!
Himawari: ¿Qué es ese monstruo?
La pregunta de la Uzumaki no tardó en responderse. De la cabeza principal del monstruo, surgió rápidamente Orochimaru, pudiendo divisarse su cuerpo hasta su torso.
Sarada: ¡¿Orochimaru?!
Boruto: ¡¿EH?! ¡¿Ese es el tal Orochimaru?! ¡¿El padre de Mitsuki?!
Himawari: ¡¿Que hacia en el cuerpo del tio Sasuke?!
Sarada: Veo que era mucho peor de lo que me contaba mamá…
Mientras hablaban, veían como el shinobi serpiente intentaba atacar a Itachi, pero era rápida y fácilmente repelido por el Susanoo, y posteriormente, absorbido por un golpe de la espada que este llevaba, siendo halado poco a poco hacia una especia de vasija que tenía el gran ente en su morral.
Hagoromo: La espada de Tostuka…
Todos: ¿?
Hagoromo: Aun no me imagino como se las arregló ese muchacho para obtener un arma tan poderosa.
Haruko: ¿Se refiere a…?
Hagoromo: La espada de tostuka es un arma de chakra especial. Fuera de dañar superficialmente al oponente como haría cualquier espada, esta absorbe la esencia pura del mismo y lo encierra en un mundo de genjutsu por la eternidad.
Boruto: Uh… pues eso da miedo…
Sarada: ¡Un minuto! Si eso es verdad, ¿Cómo es que aun sigue aquí? El es el padre de nuestro compañero.
Hagoromo: ¿De verdad? Bien, asumo que debe haber hallado una manera complicada de escapar a ese destino. Sin duda es un hombre inteligente.
Saraa: Por no decir torcido.
Boruto: Rayos, ahora no se como voy a hacerle para hablar a Mitsuki, siempre que lo vea, recordaré esto…
Himawari: Miren, miren. Aun continúan…
Tras el revuelo anterior, Itachi continuó acercándose a Sasuke, presa de aun mas fatiga tras la forzosa salida de Orochimaru de su interior. Todos esperaban conteniendo la respiración, mirando cual sería el siguiente ataque del hermano mayor, pero en vez de eso, solo lograron ver a este acercando su mano a Sasuke, y posando los dos dedos en su frente. Sarada abrió tamaños ojos.
Boruto: Ese gesto… ¡Sarada-chan!
Sarada: S-sí… entonces…
Itachi: Lo siento… Sasuke…
Todos: ¿?
Itachi: Ya no habrá… una próxima vez…
Una vez dijo esto, con pesadez, el Susanoo desapareció por completo, e Itachi cayó al suelo ante la mirada perdida y en shock de su hermano. Bajo la lluvia, este se volvió a ver a Itachi, ya cadáver, en el suelo, y mirando al cielo sin importarle la fuerte precipitación. Mientras veía, Sarada se colocó la mano en la frente.
Sarada: ¿Por qué?
Todos: ¿?
Sarada: Eso… no tiene sentido. ¿Por qué papá adoptaría la forma que tenía su hermano, a quien tanto odiaba, para hacer un saludo? ¿Por qué después de esto ahora le recuerda con calidez? ¡No entiendo nada!
Hagoromo: Nos vamos a otro lado.
Las luces regresaron y se llevaron al grupo.
Boruto: Que fuerte… no crei que veriamos algo asi en el pasado de Sasuke-shisho.
Sarada: Me siento tan confundida… ¡!
La chica noto a Boruto tomando fuertemente su mano.
Boruto: Descuida. No importa lo que veamos, yo estoy contigo. ¿Esta bien?
Sarada (sonriendo): Sí.
Himawari (Tomando la otra mano de Sarada): Y yo también, Sarada nee-chan.
Sarada: Gracias a los dos.
Haruko sonrió enternecida ante la escena, secundada por Hagoromo. Pronto, las luces les dejaron en un lugar bastante oscuro. Frente a ellos, dos shinobi pelinegros enfrentaban a un peliblanco que acababa de adoptar una monstruosa figura de serpiente humana.
Himawari: ¡Es el hermano del tio Sasuke otra vez!
Boruto: ¿Qué?
Sarada: Es imposible… el tío Itachi murió luego de pelear con papá… ¿Por qué esta ahí?
Hagoromo: Esto es nuevamente, obra del hombre que vimos antes, el llamado Orochimaru. Y en este caso, también de su joven aprendiz, quien heredó casi todo de él, ese hombre con el que se enfrentan tu padre y su hermano, Sarada.
Boruto: ¿Ese tipo puede revivir a los muertos?
Hagoromo: Se llama Edo Tensei. Se revive a un muerto cuyo espíritu no este sellado de ningún modo en otro lugar, y dependiendo del grado de poder que se use, se puede restringir sus movimientos. Aparentemente, este no es el caso.
Sarada: No lo comprendo… Papá peleo contra su hermano para vengarse… y ahora que revivió lucha junto a él. ¿Qué fue lo que paso?
Hagoromo: Para ese entonces, Sasuke se dio cuenta de que todas las cosas terribles que su hermano hizo fue para protegerlo a él y a su aldea. Esta revelación le permitió desarrollar aún más su sharingan y considerar a su hermano como un héroe y no solo como un asesino de masas.
Sarada: No puede ser…
Hagoromo: Haah, el clan uchiha tiene una historia trágica y llena de muerte. Pensar que Indra daría origen a una raza con esa trayectoria tan desesperanzadora.
Boruto tragó saliva, mientras su hermana le miraba.
Himawari: ¿Estas bien, Oni-chan?
Boruto: No te preocupes por mí. Pero – tomo la mano de su hermana y se agacho un poco para susurrarle – ve con Sarada-chan, por favor. Ella te necesita mas que yo ahora.
Himawari:¡!
Boruto: Si vamos a ver lo que creo… será mejor que la reconfortes. Eres buena para eso. Te lo digo por experiencia.
Himawari: Esta bien, oni-chan.
La Uzumaki se solto de su hermano y mientras veian el combate del pasado de los hermanos uchiha y kabuto, llegó con Sarada y la tomo del brazo. La uchiha la miro con una mezcla de pena y curiosidad, pero ante la sonrisa que Himawari le dio, respondió con otra y continuaron viendo la situación.
Haruko: ¡Miren eso!
Para sorpresa de todos, los dos hermanos usaron sus respectivos Susanoo para crear poderosas armas de chakra, una flecha llameante por parte de Sasuke y por parte de Itachi…
Hagoromo: Yasaka no magatama. Este chico Itachi…
Haruko: ¿Qué ocurre Hagoromo-sama?
Hagoromo: Sasuke tenia un hermano muy especial. La espada de totsuka, capaz de cortarlo todo y encerrarlo en genjutsu. El espejo de yata, capaz de volver inútil cualquier ataque. Y ahora el Yasaka no magatama. Itachi Uchiha tenia tres de las armas mas poderosas existentes en su Susanoo. Si el siguiera vivo…
Todos: ¿?
Itachi: Probablemente sería tan poderoso como son Naruto y Sasuke ahora. Quien sabe.
Boruto y Sarada: Woah…
Himawari: ¡Lo lograron! ¡El tio Sasuke y su hermano vencieron al chico serpiente!
Todos se volvieron a mirar. Kabuto se encontraba de pie en su lugar, como si estuviese dormido ahí mismo. Mientras, Sasuke veía a su hermano hacer el sello para romper el edo tensei. Acto seguido, el uchiha revivido comenzaba a destellar, un haz de luz emanaba de él mientras comenzaba a volverse polvo.
Hagoromo: E incluso tenía conocimiento del sello para deshacer este jutsu de resucitación. Es impresionante. Alguien como el hubiese ayudado mucho a los líderes de este mundo para un mejor futuro. Si Naruto no hubiese aparecido en su lugar… no quiero pensar que habria sido del mundo.
Sarada: El tio Itachi era alguien así.
Itachi: Bien, he deshecho el edo tensei. Ya es hora de que me vaya.
Sasuke: Itachi…
Itachi: Pero antes… aun puedo llegar… a ti. Antes de irme…
Los espectadores veian como Itachi avanzaba lentamente hacia su hermano menor, mientras este le miraba con sentimientos encontrados.
Itachi: Ya no mas mentiras. Deseo que conozcas toda la verdad.
Sasuke: ¡!
Itachi: La verdad detrás de las cosas que hice, de lo que ambos hemos pasado.
Haruko: ¿Qué esta haciendo?
Hagoromo: Esta usando la habilidad de genjutsu del sharingan… para mostrarle a Sasuke sus recuerdos.
Boruto: ¿Se puede hacer eso?
Sarada: Tiene sentido… un usuario de sharingan crea un genjutsu mostrándole al objetivo lo que desea que vea o sienta. Si quieres que vea tus recuerdos, bastaría con crear una imagen mental de los mismos.
Hagoromo: Es como dices. Es lo que Itachi esta haciendo para revelarle a Sasuke toda la verdad. Y fue esta revelación la mayor parte por la que Sasuke dejó de lado la senda de la venganza y la destrucción.
Sarada: …
Itachi: Ahora… conoces toda la verdad. No volveré a decirlo.
Sasuke: …
Itachi: Siempre te mentí, pidiendo que me perdonaras… te alejé de mi por mi propia voluntad, con mis propias manos. No quería que te involucraras. Pero ahora, creo que…
Sasuke: ¡!
Itachi: Debí haberlo sabido… quizá tu hubieses cambiado a nuestros padres. Tal vez podrías haber cambiado a todo el clan, y evitado la guerra inminente entre konoha y los uchiha… si te hubiera afrontado como debía desde el inicio… si hubiese tenido más confianza en ti… si te hubiese dicho que te reconocía…
Sasuke: Tú…
Itachi: Pero fracasé, y por mucho que quise, no logré llegar a ti. Así que ahora, te diré la verdad, por mínima que sea, por poco que signifique.
Todos vieron a Itachi posar su mano en la nuca de Sasuke y acercar su frente a la suya.
Itachi: No tienes que perdonarme. Pase lo que pase a partir de ahora… yo siempre te amaré.
Sasuke se quedaba sin habla en su lugar, mientras el haz de luz que rodeaba a Itachi se hacía mas intenso, desapareciéndolo por completo del lugar luego de hacerle ascender varios metros. Sasuke alzaba la vista y se mantenía ahí, con una expresión triste y algo impotente. Sin pronunciar una palabra.
Sarada: Papá…
Himawari: Pobre tío Sasuke. Ha sufrido tanto como papá.
Hagoromo: Hm, justo a tiempo.
A las palabras de Hagoromo le siguió la llegada de los haces de luz que les rodearon y se los llevaron de ese recuerdo.
Boruto: ¡! ¡Sarada-chan!
Sarada se sacaba os lentes y secaba sus lágrimas, que al parecer habían empezado a caer desde antes sin que lo notase.
Boruto: ¿Estas…?
Sarada: No es nada. Solo me sorprendí mucho. Ahora se porque mi padre aprecia a su hermano aun después de todo lo que ocurrió. De hecho… el tio Itachi piensa de manera muy similar a Nanadaime-sama.
Boruto: Supongo… en algunas cosas…
Las luces llevaron al grupo de vuelta al valle del fin. No pasó mucho tiempo antes de que vieran rocas y montículos volando por allí y por allá, explosiones por todos lados, mientras se daba una batalla de proporciones colosales que nadie hubiese imaginado si no la hubiese visto.
Hagoromo: Y hemos llegado. Al clímax, por asi decirle.
Boruto: ¿Climax? ¡Espera, este lugar es…!
Himawari: ¡Detenganse!
Boruto: ¿Hima…? ¡!
A la distancia, lograron distinguir a Naruto y a Sasuke, enfrentándose con sus máximos poderes, chocando y destrozando todo a su paso. Naruto, en su forma senjutsu de los seis caminos y dentro de la forma de chakra gigante de Kurama, golpeaba y resistia los golpes de Sasuke, quien ya con su Rinnegan, usaba el modo Susanoo perfecto y estabilizado para combatirlo.
Sarada: ¡Susanoo! ¡Pero este tiene…!
Boruto: ¡Entonces no era solo una armadura! ¡Sasuke-shisho también puede darle esa forma!
Sarada: Papá jamás me lo había mostrado antes. Entonces ese es un verdadero Susanoo…
En ese momento, el gigantezco chidori del susanoo de Sasuke se enfrentaba en colision con la bijuudama de Naruto-Kurama, crenado una enorme explosión. Una que empezó a destruir casi por completo las estatuas de Hashirama y Madara, mientras la onda se expandía.
Haruko: No…
Todos se volvieron. Haruko se había arrodillado en el suelo y sollozaba sin consuelo.
Sarada: ¡Haruko!
Haruko: ¡No deseo ver esto! ¡Es exactamente lo mismo que paso con Indra-sama y Asura-sama! ¡Y una vez mas, no puedo evitarlo! ¡No quiero volver a vivirlo, no de nuevo!
Hagoromo: Haruko, calmate.
Haruko: ¿?
Hagoromo: Este es un combate del pasado. No tienes que sentir arrepentimientos.
Haruko (poniéndose de pie): Pero yo…
Hagoromo: Las cosas que ocurrieron, fueron en gran parte por decisiones erradas que tomé. Todos tomamos decisiones que definen el curso de la historia. Y sean buenas o malas, todos pagamos el precio por ellas. Creo que ya te lo había mencionado ¿verdad?
Haruko (recordando): S-Sí…
En ese momento, Naruto y Sasuke aparecieron casi intactos, frente a frente aun.
Boruto: ¿No terminaron con eso…?
Sarada: Realmente son…
Sasuke: Sabes que no vas a matarme con un ataque así, Naruto.
Naruto: ¡Ya te lo he dicho! ¡Yo no quiero matarte!
Boruto: Ellos…
Hagoromo: Resuelven sus problemas.
Naruto: ¡Yo estoy…!
Sasuke: ¡Es suficiente ya!
En eso, llegaron una gran cantidad de formciones rocosas esféricas, nueve en total, que se apiñaron detrás de Sasuke.
Hagormo: Sasuke encerró a una mitad de Kurama y los otros dentro del chibaku tensei. Y los usó así, ¿uhm?
Sarada: ¿Cómo?
Sasuke: ¡Yo soy el shinobi mas fuerte que existe ahora! ¡Y mi viaje en la oscuridad comenzará ahora! Con tu muerte.
Dicho esto, de los nueve chibaku tensei comenzó a emanar chakra de los 9 bijuu, reuniéndose dentro del susanoo de Sasuke y dotándole de un poder tremendo. Poco a poco, adoptaba forma de rayos que se distribuían dentro del ente gigante del uchiha.
Hagoromo: Es increíble, ¿no es asi? Tal como yo lo haría.
Boruto: ¿Qué?
Hagoromo: Así como yo separé el chakra de un solo gran monstruo y lo dividí en 9 bijuu diferentes, Sasuke reúne el chakra de esos 9 bijuu y los adapta para mezclarlos de manera perfecta y los moldea para que el Susanoo los pueda adoptar sin interferencias. Aprendio a usar muy bien el Rinnegan en tan poco tiempo.
Boruto: El… realmente… quería matar a papá… no lo comprendo…
Hagoromo: Lo harás, ya lo he dicho. No se apresuren.
En ese momento, vieron a Naruto-Kurama hacer el sello del Kage Bunshin, sacando tres clones.
Sasuke: ¿Estas usando eso de nuevo?
Naruto y los invisibles visitantes vieron el Susanoo de Sasuke terminado, refulgiendo en rayos crepitantes y llenos de poder.
Sasuke: Ese jutsu es el signo de tu debilidad.
Poco a poco, se veía que el chakra de Kurama se iba agotando.
Sasuke: Es una muestra de lo solitario que estas.
Sin que nadie lo advirtiese, Sasuke rápidamente se puso detrás de Naruto y sus clones golpeando al original por detrás, derribándolo, mientras los clones se disponían a atacar, golpeando y dando zarpazos que Sasuke hábilmente bloqueaba. Entonces los clones prepararon bijuudamas que Sasuke logró bloquear con tres sembon gigantes hechas de rayo. Siguieron mas explosiones tremendas.
Sarada: Apenas tienen nuestra edad… y están en un nivel totalmente diferente.
Hagoromo: Si, pero Naruto estaba debilitándose, además de que no quería matar a Sasuke. Y él lo sabía.
Sasuke: Solo tienes muy poco chakra que te dejaron los bijuu. Estas indefenso, no hay nada que puedas hacer contra mí.
Una vez dijo esto, Sasuke formó una gran ballesta de relámpagos, reuniendo poder en una flecha, que se cargaba con fuerzas que no parecían terminarse.
Sarada: Papá… no lo hagas…
Himawari: ¡Es papá!
Todos: ¿?
El grupo vió a Naruto reunirse con sus clones, y junto a dos de ellos, hacer una especie de “fusión”, recuperando la apariencia solida completa del chakra, formando un avatar de seis brazos y tres cabezas medio entremezcladas de Kurama.
Boruto: ¡Woah! ¡Eso es nuevo!
Naruto: ¡Vamos, Kurama!
Sasuke: Así que por fin te pones serio.
A las palabras de Sasuke, siguió una formación increíble de chakra que se reunia en las manos del avatar dentro del que estaba Naruto, formándose un gigantesco rasenshuriken en las tres manos derechas, y un igualmente colosal bijuudama rasenshuriken en las manos izquierdas. Ambos despedían una cantidad imposible de energia natural.
Naruto: Ambos, tu y yo…
Sasuke: ¿?
Naruto: Cargamos con muchas cosas sobre nuestros hombros.
Sasuke: …
Naruto: Pero… ¡cuando se trata de una pelea, realmente quiero derrotarte!
Como respondiendo a esta exclamación, Sasuke lanzó su gigantesca flecha de relámpagos contra Naruto.
Naruto: Pero no al tú de ahora.
Como llamados por el destino, los rasenshuriken titánicos de Naruto empezaron a acelerar su giro.
Naruto (arrojando los rasenshuriken): ¡Sasuke!
Las técnicas impactaron formando nuevamente una explosión, pero esta fue tan tremenda que devastó los alrededores, disipó las nubes que había en el cielo en ese momento, y despedazó la tierra y rocas tanto cercanas como algunas lejanas al lugar de la pelea. Hagoromo y los otros, que vieron la pelea de cerca, pudieron ver a ambos ser consumidos por el estallido.
Boruto, Himawari y Sarada: ¡Papá!
Pasados unos momentos de la explosión, ambos contendientes cayeron a tierra, mientras Naruto se quitaba rápidamente su chaqueta, que se quemaba por el Amaterasu de Sasuke.
Sarada: ¿Aun después de todo eso… van a continuar?
Hagoromo: Ya no falta mucho.
Sarada: ¡!
Todos vieron a Sasuke agarrándose su ojo Rinnegan por el uso excesivo de chakra, mientras Naruto llegaba con el con sus clones, golpeándolo fuertemente, mientras Sasuke se defendía ocn shuriken. Pronto, presas de la fatiga, ambos notaron que no podían realizar sus mejores técnicas. La pelea se convirtió en un enfrentamiento a puñetazo limpio.
Hagoromo: Ahora si, ya se termina.
El grupo vió a Naruto formar un rasengan, y a Sasuke usar el enton kagutsuchi con su chidori. Ambos chicos se lanzaron y, por ultima vez, impactaron sus ataques.
Boruto: ¡Mierda, no de nuevo!
Haruko: No puedo continuar… mirando…
Pasada la explosión, las luces volvieron a recoger al grupo, pero esta vez, no se los llevaron del lugar, sino que pudieron ver el tiempo acelerándose ante ellos, hasta la mañana siguiente. Pronto se dieron cuenta que estaban ahí, junto a Naruto y Sasuke, que se encontraban tirados lado a lado en el suelo, con charcos de sangre derramándose de sus brazos cercenados.
Haruko: ¡Oh, por dios!
Boruto: Entonces así pasó…
Himawari: Que horrible…
Sarada: Estan despertando…
Naruto: Gh…
Sasuke: Ugh… veo que aun estas vivo
Naruto: ¡Maldicion, no me puedo mover! ¡Queria seguir golpeándote hasta hacerte despertar!
Sasuke: ¡Jajajajajaja!
Naruto: ¿?
Sasuke: ¿Aun quieres pelear… en tu condición?
Naruto: ¡Por supuesto que si! ¡Yo jamas me rindo-ttebayo!
Sasuke: Lo acepto. Yo…
Naruto: ¡!
Sasuke: Perdí.
Naruto: ¡Esto no se trata de ganar o perde, imbécil! ¡Estoy tratando de hacerte entrar en razón!
Sasuke: Bueno, ya te reconozco. Si muero aquí, la cadena se romperá y este destino del Rikudou terminara. Entonces, solo tendras que romper el sello trasplantandomi Rinnegan a Kakashi.
Sarada: ¿El se resigno… a morir?
Naruto: ¡Tu, idiota!
Sasuke: ¿?
Naruto: ¡No quiero que mueras. Vive y ayúdame!
Sarada: Nanadaime-sama…
Sasuke: Bien, tu estaras bien conmigo. ¿Qué hay del resto?
Naruto: ¡No importa eso ahora! ¡Te voy a golpear!
Sasuke: Yo te vencería.
Naruto: No, no lo harias.
Sasuke: ¿Cómo sabes eso?
Naruto: ¡¿Lo tengo que repetir?! ¡¡Porque somos amigos, idiota!!
Sasuke: Hmpf…
Himawari: El tio Sasuke…
Boruto: ¡No puedo creerlo, el esta…!
Sarada: ¿?
El grupo, junto con Naruto, logró ver una lágrima salir de un ojo de Sasuke, mientras, después de mucho tiempo, este sonreía con gran calidez. Naruto solo sonrio, relajo la vista y se volvió a mirar al cielo.
Sasuke: Callate ya, usuratonkachi.
Ni bien estas palabras salieron de la boca de Sasuke, las luces volvierony se llevaron al grupo del lugar, transportándolos al área vacia de antes.
Boruto: De aceurdo, una cosa es ver que Sasuke-shisho sonria, pero… ¡¿llorar?!
Sarada: Hablas de el como si no fuera un ser humano.
Boruto: ¡A-ah.. no, no, no quise decir…!
Sarada: Jaja, esta bien. Te entiendo.
Himawari: ¿Qué nos falta ver?
Hagoromo: Ya hemos visto el momento en que Sasuke dejó la oscuridad en cuanto la voz de Naruto llegó a su corazón. No creo que falte mucho más.
Boruto: ¡Ahí!
Un portal se acercó al grupo y se abrió para darles paso a una zona oscura y boscosa.
Boruto: ¿Dónde estamos?
Sarada: Parecen las afueras de Takigakure, pero… ¡!
Todos: ¡!
Un llanto de niño rompia el silencio de la noche. El grupo trato de averiguar de donde venia el sonido, pero Hagoromo comenzó a guiarles hasta una pequeña caverna iluminada por una fogata.
Sarada: Una cueva… debe ser durante uno de los viajes de papá.
Boruto: ¿Pero por que estamos oyendo…? ¡Woaaah!
Al entrar en la cueva, se encontraron con una mujer pelirrosa que, junto a su rostro lleno de sudor y lágrimas, acurrucaba a una bebe pelinegra que lloraba con energía.
Himawari: ¡Ooooh, igual que con Oni-chan!
Sarada: Pero.. ¿y papá?
Haruko: Mira, Sarada, es la mujer de antes.
Junto al fuego, Sakura y su recién nacida eran atendidas por una mujer pelirroja de anteojos, que limpiaba la sangre y mantenía el fuego encendido.
Sarada: Es Karin… es verdad. Mamá dijo que ella le ayudó en el parto…
Sakura: Gracias, Karin…
Karin (algo malhumorada, fingiendo sonrisa): Ah, ni lo menciones.
Sakura sonrio con algo de culpa.
Karin: Sasuke debería estar aquí para ver a su hija nacer. Por dios…
Sakura: De verdad… lo siento…
Karin: Escucha. Ya me parece bastante molesto que él te haya elegido a ti en lugar de a mí.
Todos (excepto Hagoromo): ¡Ueeeh!
Karin: Pero yo quiero que Sasuke sea feliz, aun si no es conmigo. Y no voy a permitir que a sus seres mas amados les ocurra algo. Así que déjate de agradecimientos y disculpas, o comenzare a replanteármelo.
Sakura sonrió con disculpa.
Sarada: Ahaha… Karin estaba muy celosa.
Haruko: Creo que aun lo está.
Karin: Bien, ya están estables las dos. Así que solo queda esperar a encontrar a Sasuke.
Sakura: Que lastima… me hubiese gustado que estuviera en este momento… tan especial…
¿?: Ustedes dos. Hablan demasiado. Son muy molestas.
Todos, incluidos Boruto y el resto, se volvieron a una zona oscura de la cueva, donde un Sasuke casi completamente cubierto de mantos miraba a su mujer y a su hija recién nacida.
Sakura y Karin: ¡Sasuke!
Sarada: El… si estaba aquí – las lágrimas empezaron a caer de su rostro sonrojado – el… sí estuvo… ahí.
Sasuke: Ella es…
Sakura: Lo siento, aun estoy algo debil… ¿podrías…?
Sasuke: Sí.
El pelinegro se agachó hacia la madre de su hija y tomó a esta con su único brazo.
Sasuke: ¿Ella ya…?
Sakura: No. Te estaba esperando.
Sasuke: ¿?
Sakura: Yo cumplí mi sueño… de casarme con el hombre al que siempre amé. Y tengo la dicha de estar ayudando a cumplir tu sueño. Restablecer el clan uchiha.
Sarada: ¡!
Sasuke: Tu…
Sakura: Quiero que tú le des un nombre. Un nombre que tendrá la nueva uchiha.
Sasuke: Uchiha…
Sakura y Karin: ¿?
Sasuke (mirando a Sakura): Sarada… Uchiha.
Todos vieron entonces el rostro siempre frio de Sasuke sonreír radiantemente como nunca lo había hecho, o al menos, no desde el recuerdo anterior.
Sakura: Es hermoso.
Karin (suspirando): Bueno, mi trabajo aquí termino. Es hora de irme…
Sasuke: Karin.
Karin: ¿?
Sasuke: Gracias.
Karin (sonriendo): No… no es nada. Avísame cuando este bien para llevarla de regreso a Konohagakure.
La pelirroja salió de la caverna dejando solos a Sasuke, Sakura y Sarada frente al fuego.
Sasuke: Y gracias a ti.
Sakura: Hehe, te estas sonrojando.
Sasuke: No es verdad.
Boruto y Sarada (cómicamente espantados): ¡¡SI ES VERDAD!!
Sasuke: Mi madre siempre me decía…
Sakura: ¿?
Sasuke: Que si hubiesen tenido una hija, la habrían llamado así.
Sakura: Ya veo. Supongo que no puedes quedarte mucho tiempo con nosotras, ¿no es así?
Sasuke: No. Lo siento.
Sakura: Entiendo. Tienes cosas que hacer.
Sasuke: Pero es el día en que mi hija nació. Continuaré mañana.
Sakura (emocionada): ¡S-Sí!
En eso todos vieron como Sakura inclinaba como podía su cabeza hacia Sasuke, esperando ese gesto en la frente que el heredó de su hermano. Sasuke alargó su mano hacia ella, pero de pronto, pasó de su frente y la tomó por la nuca, acercándola hacia él y abrazándola.
Sasuke: Gracias. Por todo.
Sakura desbocó en un feliz llanto que Sasuke seguramente interpretó como molesto y fuera de lugar, pero aunque no era propio de el, estaba suficientemente feliz para dejarlo pasar. Puso a su mujer recostada en su pecho y a su hija en el de ella.
Sasuke: Me siento…
Sakura: ¿?
Sasuke: …feliz.
Sakura (sonriendo): Me alegra mucho.
En eso las luces volvieron a por el grupo y les llevaron al espacio vacío nuevamente. Cuando se preguntaban que seguía, notaron que Hagoromo comenzaba a desvanecerse.
Haruko: ¡Hagoromo-sama!
Hagoromo: El jutsu ha terminado. Eso quiere decir que ustedes finalmente han entendido a sus padres y hallado las respuestas por las que llegaron aquí.
Boruto dio una gran sonrisa de dientes blancos, mientras Sarada daba su sonrisa alegre sonrojada, aun colorada por el llanto reciente.
Hagoromo: Eso significa que ya no tengo más que hacer por ustedes. Así que me voy.
Haruko: ¡Hagoromo-sama, yo…!
Hagoromo: Lo sé. Pero no tengas miedo.
Haruko: ¿?
Hagoromo: Ciertamente yo puedo percibir también que se avecina algo preocupante. Pero si algo me enseñaron las ultimas transmigraciones de mis hijos, es que son lo suficientemente fuertes para hacerles frente. No se rindan. Ustedes lo lograrán.
Cuando terminó de hablar, todo se iluminó de forma tan cegadora que Boruto, Himawari, Sarada y Haruko se tuvieron que cubrir los ojos por el dolor que esa luz tan intensa provocaba en sus ojos. Pasado un buen rato, todos empezaron a destaparse la vista y a pestañear para volver a acostumbrarse a la luz. Estaban en el mismo lugar de vuelta, cerca de la casa Uchiha. Los cuatro estaban allí sentados en el gras.
Boruto: Todo eso… fue real…. ¿verdad?
Himawari: Oni-chan… estoy mareada.
Sarada: ¿Haruko?
Ante la vista de los tres chicos, Haruko jadeaba con pesadez. Casi todo su chakra había sido drenado.
Haruko: Parece que… el jutsu terminó. He usado casi todo mi chakra…
Sarada: Oh, no… no debimos forzarte…
Haruko: Fui yo quien lo propuso. Ahora díganme. ¿Ya saben lo que necesitan?
Boruto y Sarada: ¡Sí!
Himawari: ¡Yo también!
Boruto: No, tu te colaste de improviso.
Himawari: Moooh, que malo eres oni-chan…
Boruto: Tchehehe. Es gracioso.
Todos: ¿?
Boruto: ¿Te diste cuenta, Sarada-chan? El ultimo recuerdo que vimos cada uno de nuestros padres… fue prácticamente lo mismo.
Himawari: ¡Oh, es verdad!
Sarada: Sí.
Haruko: Bien, es momento de que ustedes dos hagan lo que deben. Estoy muy segura de que ahora que sus dudas se despejaron, pueden dar algo mejor con ellos.
Sarada: No.
Haruko: ¿?
Sarada: Estamos seguros de que el combate de entrenamiento que nos dieron allí fue un pretexto para hacernos reflexionar.
Boruto: ¡Jaja, pero estoy seguro de que no esperaban que lo viéramos con nuestros propios ojos-ttebasa!
Himawari: ¡Yo quisiera ver de nuevo los momentos con mamá y la tía Sakura!
¿?: ¡Oigaaan, chicoooos!
El grupo vio, a lo lejos, a Sakura llamándoles.
Sakura: ¿Qué hacen allí? ¿Han visto la hora que es?
Sarad y Boruto revisaron sus relojes. No era nada bueno.
Sarada: ¡¡¿LAS 11 DE LA NOCHE?!! ¡¿CUÁNTO DURA ESE JUTSU?!
Boruto: ¡¡MIERDAAA, EL TIEMPO PASO EN UNOS INSTANTES!!
Sarada: ¡Boruto, Himawari! Hinata vino a buscarles. ¿No le dijeron que estarían aquí?
Hinata (llegando con Sakura): ¿Eh? Chicos, ¿han estado ahí todo este tiempo?
Boruto: Oh, vaya… espera a que les contemos.
Hinata y Sakura: ¿?

Continuará….


SPOILER SIGUIENTE CAPITULO

Shikamaru: ¡Sunagakure esta bajo ataque de enemigos desconocidos!
Naruto: ¡Equipo Konohamaru, vayan!
Gaara: Los hemos contenido por el momento, pero tienen habilidades queno he visto desde la cuarta guerra…
Boruto: ¡Sarada, ese tipo…!
Sarada: Lo ví. No dejemos que nos amedrente.
¿?: Nada escapa de mi vista. Ni siquiera ustedes.
Boruto: En el próximo capitulo: Proteger Sunagakure.
Sarada: No se que buscan con tanto ataque, pero no les vamos a dejar hacer lo que quieran.
Boruto: ¡Vamos por ellos!

FIN DEL SPOILER


FIN DEL CAPITULO 20

Editado por rasenchidori: 11.02.16 a las 23:57
Viejo rasenchidori dijo: 28.02.16
aaah, perdon por la tardanza, el trabajo me ha tenido super ocupado XD XD XP


CAPITULO 21: PROTEGER SUNAGAKURE


Sakura: Pues sí, ha estado muy extraña desde eso.
Haruko: ¿De… de verdad…?
Sakura: La verdad es que no entiendo, incluso parece querer llorar y a la vez darme un golpe en la cara cada vez que me ve. Lo mismo con su padre.
Haruko: Lo… lo siento.
Sakura: No, no es por eso, digo… ¿Qué fue exactamente lo que vieron en ese jutsu tuyo?
Haruko: Bueno…
Las cosas estaban algo complicadas, ciertamente. Tras finalizar el jutsu de Haruko y haber visto tantas cosas impactantes del pasado de sus padres, los dos chunin tenían la mente confundida. Se encontraban realmente emocionados de haber conocido la trayectoria que siguieron en vida tanto Naruto como Sasuke y el haber visto entre todo el momento en que se volvieron padres causa en ellos una satisfacción y sosiego que no podían describir. Pero, al mismo tiempo, esto les había hecho comprender algo que, por sí solos, tal vez nunca hubiesen logrado concebir, y no era que les estuviese conflictuando, sino que ciertas cosas que creían tener en claro habían sido completamente redefinidas.
Sakura: Hinata me comentó su preocupación al respecto también, no solo con Boruto, sino que Himawari también… ha notado que charlan mucho durante sus sesiones de entrenamiento, que parecen haber descubierto algo increíble.
Haruko: Eso… ¿no es bueno?
Sakura: Bueno… Hinata cree que no deberíamos preocuparnos mucho y creer más en ellos, pero somos madres después de todo. Jamás van dejar de preocuparnos.
Haruko: Entiendo.
Sakura: Por lo poco que nos dijeron, vieron muchas cosas acerca de mi esposo y Naruto, ¿no es verdad?
Haruko: Si… cosas realmente increíbles… y no solo de ellos dos.
Sakura: Moh… eso solo me hace sentir más curiosidad. Anda, cuéntame. ¿De verdad fueron al pasado?
Haruko: Sí… Sarada estaba especialmente feliz cuando vió… que su padre estuvo durante su nacimiento.
Sakura: ¡¿Q-Qué?! ¿Ella vio…?
Haruko: Todos lo vimos.
Sakura (muy colorada): Oh dios… que vergüenza…
Haruko: Vamos, ella estaba muy feliz, hasta lagrimas le salieron.
Sakura (susurrando) Oye… y… ¿vieron a Sasuke… ya sabes…?
Haruko: ¿Sonrojarse?
Sakura (cómicamente muy nerviosa): ¡Pssshhht! ¡Qué no nos oiga!
Haruko: Si, bueno… algo parecida fue la reacción de Boruto y Sarada al verlo. Yo… jamás creí que vería algo como eso de parte de Indra… perdón, de Sasuke-sama.
Sakura: Que recuerdos me trae eso…
Haruko: Pero… también se sintió algo perturbada luego de ver a Sasuke-sama peleando con su hermano… o con Naruto-sama.
Sakura: ¡! ¿Vieron esa lucha?
Haruko: Sí… bueno, el final de ella. Para mí fue muy doloroso.
Sakura: Ya veo. Por eso Sarada se encuentra así.
Haruko: Sí… ¿Dónde está? ¿Fue a ver a Boruto?
Sakura: No, de hecho fue con su padre a rendir honores a la tumba de Itachi…. Algo que jamás hubiera querido hacer antes.
Haruko: Sí, bueno… nos mostró su inconformidad con el buen recuerdo que tiene Sasuke-sama de él… hasta que vió todo, con sus propios ojos.
Sakura: Sasuke debe estar muy feliz. Gracias Haruko.
Haruko: Me alegra mucho. No me agradezcas, yo solo quería que esos chicos encontraran sus respuestas.
Sakura: Sí, es seguro que lo han hecho… jaja, y que no nos lo dirán, jajaja.
Harujo: Fufu.

EN EL CEMENTERIO DEL BARRIO UCHIHA

Un ruido de palmas rompía gentilmente la calma del por ahora vacío barrio uchiha. Era Sarada que, junto a su padre, juntaba sus manos (si es que se puede decir que Sasuke lo hacía) frente a la tumba conmemorativa que rezaba “Itachi Uchiha. Hermano valiente, héroe de Konohagakure”.
Sasuke: Te lo… agradezco.
Sarada: ¿?
Sasuke: Se lo reticente que eres en venir a este lugar en especial. No tenías que hacer este esfuerzo.
Sarada: No lo hice. Lo hice porque era correcto.
Sasuke: …
Sarada: Bueno, me voy a Ichiraku.
Sasuke: ¿Hm? ¿No comerás en casa?.
Sarada: Boruto nos invitará a Himawari y a mí a almorzar. Mamá ya lo sabe.
Sasuke: Uh, está bien. Te veré luego.
Ambos uchiha se retiraron por caminos distintos sin más que discutir.
Sasuke: Hah… supongo que ser padre jamás deja de ser difícil.
Aunque no lo demostraba, Sasuke también estaba confundido. ¿Qué había provocado ese cambio en Sarada? Haruko les había contado sobre el jutsu que usó con ella y los Uzumaki, pero de todas maneras, ella siempre había sido reacia a venir a ese lugar con él, porque no sabía la historia completa, era demasiado joven para entender… ¿o no? Fuera como fuere, era como si de pronto un respeto genuino por su tío hubiese aflorado en ella. A él, por supuesto, le alegraba, pero como ninja precavido que era, tenía sus dudas. Bueno, no era algo a lo que fuera urgente darle vueltas. Ella estaría lista para decirle la razón en algún momento. Sólo había otra pequeña cosa que le molestaba…
Sasuke: Hm… no tengo mucho que hacer en la aldea… andar viajando todo el tiempo me está fastidiando la estadía en casa.

EN LA CASA UZUMAKI

Boruto: ¡Hima, apúrate! ¡Si Sarada-chan llega antes, el que saldrá regañado seré yo!
Himawari: ¡Nunca debes apresurar a una chica cuando se arregla oni-chan!
Boruto: Vamos, vamos, no es que sea necesario arreglarse mucho, solo vamos a comer. Además te ves muy bien, vámonos ya.
Himawari (colorada): Muuooh, ¡oni-chaaan!
Boruto (cómicamente confundido): ¡¿Q-Qué, ahora que dije?!
Himawari: Guarda eso para Sarada nee-chan.
Boruto: ¿Eh?
Himawari (manos en las mejillas): Esas cosas pueden enamorar a las chicas, no deberías decírselas a tu hermana menor.
Boruto: ¡¿Q-Q-QUÉ DEMONIOS?!
Himawari (saliendo corriendo de la casa): Jajaja, solo jugaba contigoooo.
Boruto: Esta pequeña mocosa…
Hinata (llegando): No le digas así, hijo. Sólo le llevas dos años.
Boruto: Sigh… les he dicho que no la consientan tanto.
Hinata: ¿? Pero tú lo haces más que nosotros dos.
Boruto: Hey, ¿de que lado estas?
Hinata: Boruto.
Boruto: ¿Hm?
Hinata: No tienes… quiero decir, ¿de verdad no necesitas hablar conmigo de algo?
Boruto: Ahh… vamos mamá, llevan días preguntándose eso. Te digo que estamos bien. Además…
Hinata: ¿?
Boruto: No son necesarias las palabras. Ustedes… son grandiosos, es todo.
Hinata: ¡!
Himawari (desde afuera): ¡Oni-chaaan! ¡Si no te das prisa te dejaré atrás!
Boruto: ¡Ya voy, ya voy! – luego se volvió hacia su madre – Bueno, volveremos mas tarde. ¿Está bien?
Mientras salía corriendo de la casa, se cruzó con otra Hyuga, pálida y de cabellos pardos y bellamente laceados.
Boruto: ¡Hola, tía Hanabi! ¡Nos vemos luego!
Hanabi: ¡Bo-Boruto, oye!
Pronto, Boruto alcanzaba a su hermana y partía con ella a la carrera.
Hinata: ¡Hanabi! ¡Que agradable sorpresa!
Hanabi: Haaah, tuve un rato libre para visitarte a ti y a mis sobrinos y les veo salir como saetas frente a mi. A veces no sé como lo haces, one-sama.
Hinata: Vamos, eso no es para tanto. Pero por favor, entra.
Hanabi (entrando en la casa): Veo que nunca dejas tu hábito de organizar aquí y allá.
Hinata: Jaja, bueno, hay hábitos que jamás se pierden.
Hanabi: Huh… menos mal que yo no tengo que hacerlo.
Hinata (intentando poner cara de reproche, sin éxito): Hanabi…

EN LA OFICINA DEL HOKAGE

La noche había caído hace un par de horas, y el ocupado Hokage y su asistente se encontraban trabajando con normalidad. O toda la normalidad que pudiera haber hasta que llegaran nuevos problemas.
Naruto: Uh…
Shikamaru: Vamos, ya falta poco. Sólo unos 100 informes más y será todo, quizá logres llegar a casa antes de la cena.
Naruto: Sí, sobre todo porque Boruto y Himawari saldrán hoy, y Hinata estará sola… - entonces adoptó una postura agresiva y se puso a leer y sellar papeles con avidez inhumana - ¡Demonios, no puedo estar lamentándome, debo acabar con esto rápido!
Shikamaru (pensando): Pensar que al viejo Naruto no habría pensado en un problema como ese, simplemente parece que la madurez le ha hecho darse cuenta de algunas cosas… aunque muchas veces se comporta como el de entonces, jejeje.
Mientras pensaba, Shikamaru veía a Naruto leer con mucho esfuerzo, realmente estaba sufriendo en eso, hasta que su cabeza comenzó a humear, y él a decaer.
Shikamaru (pensando): Aunque claro, también es porque Hinata sabe aceptar a su esposo como es, jeh.
En ese momento, la alarma de uno de los monitores de la sala inferior comenzó a sonar fuertemente.
Naruto y Shikamaru: ¡!
Shizune: Eso es…
Shikamaru entró rápidamente a la habitación contigua, encontrando una de las 4 pantallas principales encendiéndose.
Shikamaru: Es el comunicador con Suna.
Naruto: ¡Gaara!
El monitor de pronto se encendió, mostrando a una angustiada Matsuri en la línea.
Naruto: Ella es…
Shikamaru: Una de los asistentes del Kazekage…. Matsuri, creo.
Matsuri: ¡Hokage-sama, por fin puedo contactarle!
Shizune: Hay mucho ruido de estática, algo no está bien.
Naruto: ¡Que esta pasando! ¡Donde esta Gaara!
Matsuri: ¡Unos hombres llegaron y nos atacaron! ¡Hemos logrado resistir porque Kazekage-sama está dirigiendo la defensa y los mantiene a raya, pero los que lograron entrar han arruinado gran parte de las comunicaciones! ¡Apenas si puedo hablar con ustedes!
Naruto: No puede ser…
Shikamaru: ¡Matsuri, iremos lo mas rápido que podamos, usaremos el pergamino de transporte!
Matsuri: ¡Por favor, apúrense! ¡Esto está…. UAAAH!!!
Una ráfaga pasó rápidamente junto a Matsuri, quien cayó hacia atrás y le siguió una pantalla lena de estática y sin imagen visible.
Shizune: ¡Matsuri! ¡Responde, Matsuri!
Naruto: ¡Shikamaru, llama a los equipos Jounin que estén disponibles! Enviaremos a la mitad de ellos, junto a algunos chunin.
Shikamaru: ¡Hai!
Shizune. Oh dios… espero que no le haya pasado nada malo…
Shikamaru: Naruto, ¿vamos a enviar a los equipos Konohamaru y Mirai?
Naruto: …
Shizune: Naruto…
Naruto: Shikamaru. Estoy seguro de que sabes lo que pienso, pero quiero conocer tu opinión… sabes que para mí vale mucho.
Shikamaru: Ah, claro, a ver… ciertamente son los equipos con los chunin más capaces de la aldea, pero teniendo en cuenta los acontecimientos recientes…
Naruto: Los únicos que han salido por completo airosos son ellos dos, ¿eso es lo que me quieres decir?
Shikamaru: Sé que suena a favoritismo, pero es la realidad.
Naruto: No, está bien. Es bueno saber que pensábamos casi en lo mismo.
Shikamaru: ¿Entonces?
Naruto (mirando hacia afuera de la oficina, a la entrada de Konoha): Konohamaru será el Jounin a cargo. Enviaremos tres equipos de Jounin, dos de Chunin de alto nivel… y a Boruto, Sarada y Mitsuki para respaldarles.
Shizune: ¿Mitsuki? Es buen Chunin, pero no es tan fuerte como sus compañeros…
Naruto: No creas eso. Sus idas y venidas al bosque no son solo para ir a jugar.
Shikamaru: ¿Cómo? ¿Tú sabes lo que hace ahí?
Naruto: Me lo ha mostrado un par de veces. Créeme, si esos dos subestiman de más a su compañero, van a irse de cara.
Shikamaru: Entendido. Por cierto, estos ataques se han vuelto mucho más peligrosos y grandes cada vez, debemos asumir que Konohagakure es también un objetivo. Lo mejor será que nosotros nos quedemos aquí. Lo mismo para Sasuke, y para ti.
Naruto: Sí. Por favor, en cuanto avises a los equipos, también cierren las puertas de la aldea después de que salgan, y redobla la seguridad.
Shikamaru: Bien – su expresión cambio mientras caminaba a la puerta - (para sí mismo): Probablemente… ella también irá…
Dicho esto, el Nara salió presuroso de la oficina.
Naruto: Shizune…
Shizune: ¿?
Naruto: Por favor, que los equipos médicos estén listos para atender emergencias. Si estos tipos son como los anteriores… puede que…
Shizune: Entiendo… ¿te encuentras bien?
Naruto: Yo… sí.
Shizune: De acuerdo. Me iré ahora.
Naruto: Gracias.
La castaña salió de la oficina, dejando sólo al Hokage.
Naruto: ¿Por qué…? ¿Quiénes son ellos? ¿Por qué hacen todo esto, que es lo que quieren…?
El rubio apretaba los puños mientras luchaba por mantener su postura calmada, aún sin haber nadie allí.
Naruto: Si pudiera… yo mismo…

EN LA ENTRADA DE KONOHA

Konohamaru: Bien, ¿ya están todos?
Un gran grupo de unos 20 shinobi se habían reunido en la entrada de Konoha, encabzados por Konohamaru.
Boruto: Tch, ¿Qué habrá pasado ahora?
Mitsuki: Shikamaru-san dijo que era una urgencia, un ataque a gran escala.
Sarada: Pobre gente de Sunagakure…. Espero que el Kazekage esté bien, oí que es un amigo cercano de Nanadaime.
Boruto: ¿Pero por qué nosotros? Somos chunin, ya sabes.
Mitsuki: Bueno, véanse a sí mismos, sus fuerzas son grandes, y bueno, yo también he estado preparándome.
Sarada: Oh… Oye, Boruto, ¿de todos modos no estas feliz por ir a una misión de este nivel?
Boruto: Si no nos hubiesen interrumpido, tal vez me alegraría más.
Sarada: Vamos, continuaremos cuando regresemos.
Mitsuki: Si regresamos… es seguro que estaremos en una gran batalla.
Boruto: Oye, eres…
Sarada: No digas esas cosas.
Konohamaru: ¡De acuerdo, escuchen! ¡La misión es de ataque y auxilio, nos vamos a Sunagakure, que está sufriendo el ataque de un enemigo desconocido! ¡Fuera de la paz que gozan las grandes naciones, Suna ha sido aliada desde incluso antes de la cuarta guerra, por lo que hablamos de una aldea amiga! ¡No se contengan y pongamos todo para ayudarles!
Jounin y Chunin: ¡Hai!
¿?: ¡Un minuto!
Todos: ¿?
Caminando con su aire intimidante de siempre, una rubia con un abanico gigante llegaba al lugar. Estaba ataviada con su traje shinobi, y una banda con el símbolo de su aldea natal.
Konohamaru: ¡Te-Temari!
Temari: ¿De verdad pensaban ir a ayudar a mis hermanos sin mí?
Konohamaru: Bueno…
Temari: Puede que ya no haga parte en misiones, pero soy mucho más fuerte que muchos de ustedes aquí. ¡Ni crean que me quedaré si defender mi pueblo!
Konohamaru: Supongo que nada de lo que diga va a detenerte. No hay razón para eso, de todos modos.
Boruto: Oaah, la madre de Shikadai. Realmente da miedo.
Sarada: Cállate, o te escuchará.
Mitsuki: Hm, interesante.
Temari: ¡¿Qué estas esperando?! ¡Vámonos ya!
Konohamaru: ¡Llegados al límite del país del fuego, usaremos los pergaminos de transporte para llevar a todos los equipos a las cercanías de Sunagakure! ¡No se retrasen! ¡Andando!
En la oscuridad de la noche, los ninja de Konoha salieron disparados y a la carrera, encabezados por Temari, el Sarutobi y su prima que lo seguía de cerca. Pronto, Boruto, Sarada y Mitsuki se pusieron a su lado acelerando tanto o más que sus compañeros shinobi. Iban camino a una batalla. No había tiempo que perder.

EN LA OFICINA DEL HOKAGE

Sasuke (entrando): Naruto
Naruto: Ah… Sasuke, como estás…
Sasuke: ¿? Te noto estresado, ¿es por la emergencia?
Naruto: Sí, la cabeza me está dando vueltas en torno a eso…
Sasuke: ¿Seguro que no quieres que vaya?
Naruto: No… Shikamaru, como yo, estimó que es probable que ataquen aquí también… y quiero minimizar daños y heridos, así que te necesitaré aquí.
Sasuke: Tú podrías defender este lugar perfectamente bien sin mí. ¿No estas dudando de tu capacidad, o si? Eso no sería propio de ti.
Naruto: Sasuke.
Sasuke: ¿?
Naruto: Es probable… que si no es ahora, pronto… enfrentaremos a sujetos del nivel de los Otsutsuki. Y necesitaremos de todas nuestras fuerzas.
Sasuke: Hm… estás pensándolo a profundidad. Mírate nada más, casi me haces olvidar quien eres.
Naruto: Bueno, ya sabes. Tengo que ver por todos aquí. Es natural que me preocupe.
Sasuke: Sería bueno que nos juntáramos con Shikamaru y comenzáramos a armar un buen plan.
Naruto: ¿No te quito tiempo?
Sasuke: Está bien, no es problema. Llamemos a Shikamaru.

EN LA CASA UZUMAKI

Himawari: ¿Gaara-san estará bien?
Hinata: No te preocupes. Tu hermano y Sarada están con ellos, así que no perderán.
Himawari: Me pregunto quién está haciendo todo esto.
Hinata: Lo mismo nos preguntamos todos. Oí que tu padre ha ordenado redoblar la seguridad aquí.
Himawari: Pero, ¿es necesario? Digo, papá es muy fuerte, ¿no? ¿No podría encargarse el mismo de ellos?
Hinata: Probablemente él hubiera dicho lo mismo años antes. Pero ahora es el hokage. No puede darse el lujo de actuar sin pensar. Menos ante un enemigo que no conocemos del todo.
Himawari: Uhm… todo esto ya da miedo.
Hinata: Lo sé, hija. Lo sé.
Himawari (para si misma): Oni-chan… cuídate, ¿de acuerdo?

EN SUNAGAKURE

Kankuro: ¡Vamos, no se queden atrás! ¡Marionetistas, conmigo! ¡Usuarios de fuuton, repelan a los enemigos como puedan!
Un ejército de shinobi de la aldea obedeció los comandos de Kankuro, mientras uno mucho más pequeño avanzaba imponente hacia la aldea, mientras sus secuaces se deshacían de los ninja de Suna que intentaban frenarles, o eran derrotados por otros. Lo que sí estaba claro, era que el que los dirigía, un hombre grande y fornido, cubierto con una gran capucha que ensombrecía su rostro, era inmune a los ataques lanzados y caminaba a paso tranquilo.
Kankuro: ¿Quién… es ese tipo?
Con espanto, Kankuro notaba como los ninja que se acercaban eran apartados como mocas o calcinados de la nada cuando intentaban atacarle. El desconocido permanecía en calma y sin inmutarse. Ni siquiera había movido las manos.
Chunin: No le hacen… nada… ni un rasguño.
Kankuro: Demonios… ¡!
En ese momento, una ráfaga de arena tremenda se abalanzó sobre el hombre y su ejército, y éste, por vez primera desde que apareció, se movió bruscamente para retroceder ante el atauqe, que acabó con un buen número de los extraños seres humanoides que le acompañaban.
Kankuro: ¡Gaara!
Sobre una plataforma de Arena, el serio Kazekage se acercaba al lugar, mientras los shinobi cercanos se alegraban de tener a su líder con ellos.
Jounin: ¡Kazekage-sama!
Kankuro: ¿Cómo están todos en la aldea?
Gaara: He logrado salvar a los aldeanos, ahora mismo hay shinobi buscando refugio. Matsuri logró usar nuestro arruinado sistema de comunicación para contactar refuerzos, pero la encontré inconsciente y aunque logré derrotar a sus atacantes, no sé a quién llamó. Los comunicadores han sido destruidos.
Kankuro: Maldición…
Gaara: Como sea, ahora tenemos que preocuparnos de esos hombres.
Kankuro (mirando al enorme líder): Sobre todo de ese de allá. Sólo reaccionó con tu ataque.
Gaara: Entiendo. Yo me encargaré de él. Ustedes eviten que sus acompañantes restantes ingresen a la aldea. Son de un nivel muy bajo, incluso los Chunin más recientes podrán con ellos.
Kankuro: ¡Entendido!
El marionetista y los demás ninja cercanos se retiraron, mientras Gaara avanzaba hasta quedar frente a frente con el hombre encapuchado.
Gaara: ¿Quiénes son ustedes? ¿Cuál es su propósito al atacarnos?
Desconocido: Eso no es de tu incumbencia. Venimos a hacer lo que tenemos que hacer. Eso es todo.
Gaara: Si vienes simplemente a hacer lo que quieres, entonces escogiste el lugar equivocado.
Desconocido: …
Gaara: Verás…
Pronto, y para su sorpresa, el encapuchado se vió atrapado en el suelo por anillos de arena que lo ataban e inmovilizaban.
Gaara: No suelo ser clemente con aquellos que dañan a mis camaradas y mi aldea.
Unas grandes columnas de arena se elevaron siendo evadidas rápidamente por el extraño, pero de una de ellas salió un enorme puñ de arena que impactó a su objetivo sin defensa, arrojándolo al suelo.
Gaara: Tienes un cuerpo muy fuerte. Por lo que me dijeron de otras aldeas, debes ser del mismo tipo que esos hombres que atacaron Kirigakure, Iwagakure y Amegakure. ¿Me equivoco?
Desconocido (poniéndose de pie sin dificultad): No. Todo es correcto. Pero ellos fueron asesinados sin cumplir con sus misiones en su totalidad. Yo, por otro lado, llevo cumpliendo con la mía desde que llegué.
Gaara: ¿?
Desconocido: No somos más que números, hormigas en un terrario para nuestros amos. Hacemos lo que nos ordenan simplemente porque para eso nacimos. No tenemos ningún otropropósito.
Gaara: Hm…
Desconocido: Pero… respondiendo tu primera pregunta, estamos aquí para ampliar nuestras filas. Somos pocos y necesitamos más material… por supuesto, no esperábamos que fuese sencillo, pero no anticipé que derrotaran a toda mi compañía.
Gaara: ¿Te das cuenta de que estas revelándome muchísima información?
Desconocido: Que lo haga o no, no tiene importancia.
Gaara: ¡!
El desconocido alzaba la vista, mientras mostraba uno de sus ojos, cuya forma Gaara había visto antes… y no de la mejor manera.
Desconocido: Voy a acabar con todos de cualquier forma.
Gaara: Tu eres… voy a tener que cuidarme de ti.
Con algunos movimientos de brazos, el kazekage alzó tres enormes entes humanoides totalmente hechos de arena, usando dos de ellos para atacar al desconocido y uno para protegerse. El encapuchado, cargando sus puños con muchísimo chakra, repelía los embates de los gigantes provocando fuertes ruidos al contacto. Gaara, aún manteniendo su postura firme e impávida, se estaba poniendo nervioso, No había muchas personas que pudieran evadir su ataque con arena, menos aún combatirlo. Y éste estaba haciéndolo muy bien.
Gaara: No puedo perder la concentración. Si hace lo que creo que puede hacer… no tendré más opción que atacar a matar.
Desconocido: Es fuerte. Entonces…

EN LAS AFUERAS DE SUNAGAKURE

Konohamaru: ¡Hemos llegado!
El grupo de shinobi de Konoha se encontró frente a la vista lejana de Sunagakure.
Mirai: Es extraño… desde aquí no parece estar bajo ataque.
Temari: El hecho de que no lo parezca no quiere decir que no sea un ataque. Gaara debe estar manteniéndolos a raya.
En ese momento, del último pergamino de transporte, llegaron Boruto, Sarada y Mitsuki.
Sarada: ¿Qué esta pasando?
Temari: Escuchen, es probable que encontremos muchos enemigos de camino hacia allá. Necesitamos pensar como vamos a atacar.
Mitsuki: No es necesario.
Todos: ¿?
Mitsuki: Boruto, ahora eres un sensor, ¿no es así?
Boruto: ¡Oah, es verdad!
Sarada: Vamos, apúrate, Boruto
Boruto: Sí, sí…
Temari: ¿Uh?
Boruto se sentó en el suelo y cruzó las piernas. Pasados unos segundos, unas marcas rojas aparecieron en los ojos del chunin, abriendo unos ojos amarillos anfibios.
Temari: Modo senin… vaya…
Boruto: Hm… - el rubio se adelantó al grupo mirando atentamente al lugar donde se encontraba Suna – no siento que se estén perdiendo vidas. Pero puedo sentir un buen grupo de chakras alborotados, otros desgastados… ¡!
Konohamaru: ¿Qué pasa, Boruto?
Boruto: Hay uno… que tiene un chakra inmenso… y no se ve alterado. ¡No cabe duda, el es el enemigo más fuerte!
Temari: ¡Rápido, muévanse!
Múltiples saltos cortaron el aire mientras el grupo se encaminaba a la batalla.

EN SUNAGAKURE

Gaara: Eres muy resistente.
Desconocido: Te digo lo mismo.
Una gran cantidad de arena cristalizada estaba regada en el lugar donde el kazekage y su enemigo se enfrentaban.
Desconocido: Me habían dicho que los shinobi actuales no eran nada fuertes, pero parece que los han subestimado mucho.
Gaara: Soy el líder de ésta aldea. Mientras tenga a quienes proteger y ellos crean en mí, me mantendré siempre fuerte.
Desconocido: Ya veo. Tendré que ser más directo entonces.
Gaara apenas logró escapar de una oscura ráfaga lanzada por el encapuchado, respondiendo con dos enormes brazos de arena que atraparon al oponente, apretándolo como podían, sin embargo, este abrió los brazos y se libró de su prisión logrando dirigir un golpe rápido al kazekage, quien evadió no sin antes recibir un rasguño en su mejilla derecha. La torre impactada por el ataque del hombre quedó hecha pedazos.
Gaara: Hum…
Desconocido: Mereces que te elogie. Un ninja de alto nivel ya habría sido derrotado por mí, pero tú has logrado resistir casi ileso hasta ahora.
Gaara: Estoy lejos de estar en mi límite.
Desconocido: Puedo verlo. Comienzo a sentirme muy incómodo.
Gaara: Lo sé. A nadie le gusta tener arena en los zapatos.
Desconocido: ¡!
Una vez más, el hombre se encontró con sus pies firmemente sujetos al suelo.
Desconocido: ¿Piensas volver a intentar lo mismo? No va a funcionar.
Sin mediar palabra, Gaara alzó su mano derecha, y ante la vista de todos, una inconcebible cantidad de arena se alzó por los aires, formando un oleaje alusivo a un gran tsunami.
Jounin (a lo lejos): Ugh… Kazekage-sama se está poniendo serio.
Kankuro: Se ha dado cuenta de lo fuerte que es su enemigo. No va a vacilar para detenerlo.
Chunin: Sé que nos está protegiendo, pero su poder no deja de darme miedo.
Kankuro: Jeje, ya puedes repetirlo.
Ya una enorme ola de arena se había formado, seguida por otras de tamaño similar que se abalanzaban hacia el enemigo del kage.
Desconocido: …
Gaara: ¡Ryūsa Bakuryū!
La arena cubrió por completo al hombre cayendo a tierra con tanta fuerza que la hizo temblar, y como una gran marejada, continuó extendiéndose sobre el área, dejando el sitio sin rastro del enorme sujeto.
Chunin: ¡Lo logró! ¡Lo ha derrotado!
Jounin: ¡Bien hecho, Gaara-sama!
Una gran ovación se escuchó de parte del ejercito de shinobi de Suna.
Gaara: Hm… eso fue… no, no puede ser…
Kankuro (llegando con su hermano): ¿Gaara?
Gaara: Kankuro, ese hombre no está acabado.
Kankuro: ¿Qué?
Manténganse alerta, pero aléjense. La pelea va a tornarse más complicada.
Ni bien terminó de decir esto, un enrome grupo de hombres encapuchados emergió de las grandes capas de arena.
Kankuro: ¡! ¿Kage-bunshin?
Gaara: Son muchos… ¡!
Todos los encapuchados lanzaron nuevamente ráfagas de color azabache que apuntaban al kazekage y distintas áreas del frente de la aldea. Instintivamente, Gaara armó enormes muros de arena solidificada para protegerla.
Kankuro: ¡Que es eso que arrojan! ¿Acaso es…?
Gaara (algo nervioso): Sí…
¿?: ¡Fuuton: Rasenkusarigama!
De repente, una gran esfera de chakra centrada entre dos cuchillas de viento cortantes llegó girando al lugar, y explotó eliminando y cortando rápidamente a casi todos los clones del desconocido, obligando a éste a huir para no morir, no sin antes arrancarle su brazo izquierdo.
Kankuro: ¡Espera, ese ataque…!
El kazekage, su hermano y los shinobi de Sunagakure vieron llegar al grupo de Konoha, cuyos Jounin y chunin ya se enfrascaban en combate con los clones restantes del sujeto.
Temari: ¡Kankuro, Gaara!
Kankuro: ¡¿Temari?!
Gaara: Hm… Matsuri, bien hecho.
Temari llegó junto a sus hermanos acompañada del equipo Konohamaru y de Mirai.
Kankuro: ¿Temari? ¿Qué estás haciendo aquí?
Temari: ¿Qué qué hago aquí? ¿No es obvio?
Kankuro: No, a lo que me refiero es…
Gaara: Ustedes son…
Boruto: Aha, ha pasado tiempo, viejo kazekage.
Sarada: ¡Boruto!
Gaara: El hijo alborotador de Naruto… asumo que ese ataque fue tuyo. Te has vuelto increíblemente más fuerte.
Kankuro: Jaja, incluso está en modo senin, que recuerdos…
Gaara: Pensar que un chunin logró provocarle tal daño a ese hombre. Los hemos contenido por el momento, pero tienen habilidades que no he visto desde la cuarta guerra…
El grupo volteó hacia el desconocido, que se incorporaba.
Boruto: ¡! ¡Sarada!
Sarada: ¡No puede ser!
Gaara: Sí, también lo noté. Sus ataques derivan de allí.
Mitsuki: Oh cielos… eso es…
El hombre se había quitado la capucha, revelando a un varón robusto de piel pálida y cabello gris a medio rapar, de nariz ancha y ojos agudos que delataban un color escarlata y un diseño de formas negras en forma de daga triple.
Sarada: Mangekyou sharingan.
Konohamaru: No hay duda, es del mismo tipo de esos con los que luchamos.
Gaara: Los ataques que me arrojaba deben ser Amaterasu.
Boruto: Tch…
Mitsuki: ¿Entonces?
Sarada: No hace falta que lo pensemos mucho.
La chica activó de pronto su Mangekyou Sharingan, golpeando la palma de su mano derecha con su otra mano en forma de puño.
Boruto: Sí. Vamos con todo contra él. Quién sabe si podrá hacer las mismas cosas que Sasuke-shisho.
Sarada: Pues no vamos a dejarle que lo haga.
Temari: Vamos a enfrentarlo juntos.
Gaara: No. Temari, ve con Kankuro a ayudar a los de Konoha que están luchando con los clones de este hombre.
Temari: Pero…
Gaara: Yo me quedaré aquí con estos chicos. Tengo el presentimiento de que nos apañaremos bien.
Temari (derrotada): Esta… bien, como quieras.
Konohamaru: Bien, chicos, les encargo esto.
Mirai: ¡No vayan a perder!
Boruto: ¡Ni en un millón de años!
Desconocido: Hm… Así que llegaron refuerzos. Uno de ellos… tiene sharingan como yo…
Boruto: ¡Muy bien, vamos entonces! ¡Demosle una paliza!
Desconocido: Nada escapa de estos ojos, no importa quien sea. Ni siquiera ustedes podrán saber siquiera lo que ocurrió.
Sarada: Jeh, ¿Dónde he oído eso antes?
Gaara: Muestrenme lo que tienen, Boruto, Sarada, Mitsuki.
Boruto, Sarada, Mitsuki: ¡Hai!
No hacían falta más palabras. Guiados por el kazekage, los chicos se lanzaron al ataque, mientras Temari y Kankuro llevaban a los Sarutobi al otro campo de batalla. Todos tenían una gran tensión en sus corazones, pero había algunas cosas que Boruto y Sarada habían comprendido recientemente. Estaban a punto de demostrarlo.


Continuará…


SPOILER SIGUIENTE CAPÍTULO

Gaara: Me impresionan. Estoy seguro de que podremos vencer a éste enemigo si continuamos así.
Konohamaru: No lo entiendo… todos estamos nerviosos por esto, pero veo tan tranquilos a esos dos…
Mirai: Sí, lo veo.
Mitsuki: Es hora de mostrar los resultados de mi entrenamiento.
Boruto: ¡Oaah! ¿Desde cuándo puedes hacer eso?
Desconocido: Son fuertes, lo acepto. Pero mi poder va más allá.
Boruto: Otra cosa que ya hemos oído antes.
Sarada: Después de todo, tu y yo también hemos obtenido algo estos últimos días, ¿cierto? Y hemos entrenado con eso en mente.
Boruto: Jaja. Tienes razón.
Sarada: ¡Demostremos lo que podemos hacer!
Boruto: ¡No estás ni cerca de ser como Sasuke-shisho! ¡Estas acabado, con esto!
Konohamaru: ¡En el próximo capítulo! ¡Nuestro nuevo Raijin rasengan!
Boruto: ¡Vamos!
Sarada y Mitsuki: ¡Hai!

FIN DE SPOILER

FIN DE CAPITULO 21
Viejo rasenchidori dijo: 06.03.16
CAPITULO 22: NUESTRO NUEVO RAIJIN RASENGAN

El kazekage y los tres chunin del equipo 7 avanzaron hacia su enemigo, quien, con su brazo cercenado, los miraba con recelo. El sharingan de sus ojos refulgía, encontrándose con el de la uchiha que estaba a punto de enfrentarle. Seguidamente pasaron a los ojos senin de Boruto, que lo miraban con desafío y determinación. Finalmente, posó su vista en Mitsuki, quien avanzaba con una mirada extrañamente seria en él.
Desconocido: Mis ojos no pueden ser derrotados. No hay manera.
Boruto: Tche… sigue repitiendo lo mismo. ¿Estara bien de la cabeza?
Mitsuki: Probablemente solo esté enfatizando unpunto a su favor tratando de amedrentarnos.
Sarada: No lo va a conseguir.
Gaara: Concéntrense. Este enemigo es uno de los mas fuertes que he tenido en mucho tiempo.
Sarada: ¿A que se refiere?
Gaara: Mis ataques de arena no le han afectado demasiado, y es suficientemente rápido para evadir los de más corto alcance.
Mitsuki: Hm… bueno, según se, una de las características principales del sharingan es ver los movimientos de tu oponente ralentizados permitiéndote anticiparte a ellos, ¿verdad?
Al no recibir respuesta, Mitsuki se volvió hacia sus compañeros, que le arrojaban unas miradas muy bobas y confundidas.
Mitsuki: Jajaja, vamos, no se sorprendan, mi padre estudió mucho a los uchiha, ¿saben?
Sarada: Sí, sí, todo un erudito, ¿uh?
Boruto: Hay que andarse con cuidado con tu padre.
Gaara: Basta. Aquí viene.
El hombre de los ojos sharingan se lanzó al ataque aun con un brazo faltante.
Gaara: ¡Tengan cuidado! ¡Si usa Amaterasu en nosotros, estamos acabados!
Dicho y hecho, el desconocido abrió muy bien sus ojos, lanzando ráfagas de fuego negro que los de konoha y Gaara evadían.
Sarada: ¡Hora de combatir fuego con fuego!
La chica comenzó a usar su propio Amaterasu, causando serias fluctuaciones en el aire cada vez que las llamas de ambos colisionaban entre sí.
Mitsuki: Están a la par sus ataques…
Boruto: ¡No por mucho!
Sin que el sujeto pudiera evitarlo, dos clones de Boruto se acercaron a él rápidamente, y aunque esquivó la patada del primero, no logró evadir el puñetazo del segundo, el cual usó al primero como plataforma para saltar y patearlo hacia el original. Este ya estaba listo para recibir a su enemigo.
Boruto: ¡ODAMA RASENGAN!
El ataque impactó de lleno en su enemigo, o al menos eso parecía, pero Boruto pronto notó algo muy extraño.
Boruto: ¡Que demonios…!
Su rasengan poco a poco iba disminuyendo su tamaño, absorbido por un pequeño agujero en el aire apenas perceptible.
Boruto: ¡Eso es… la técnica de Sasuke-shisho…!
Sin embargo, pese a absorber la técnica del chunin, el desconocido no se movió, mirando a este fijamente con su mangekyou sharingan. Boruto, que se encontraba algo confuso por ese accionar, rápidamente reaccionó.
Desconocido: Muere…
Boruto salió rápidamente del lugar, apartándose del desconocido, pero pronto vió que su manga derecha estaba envuelta en llamas negras.
Sarada y Mitsuki: ¡BORUTO!
Sin embargo, de manera inesperada, Boruto dio rápidos cortes con su katana en su brazo, sacando la parte de la manga que se estaba incendiando. Ésta se consumió en el suelo, segundos después, mientras Sarada y Mitsuki suspiraban con alivio.
Boruto: Mierda… me atrapó ese miserable…
Gaara (mirándolo, pensando): Una reacción increíblemente rápida. Por lo que ví hacer a Sasuke tiempo atrás, ese fuego consume lo que toca con rapidez y de manera ininterrumpida. Boruto lo notó lo suficientemente pronto y se lo sacó, probablemente se dio cuenta ni bien las llamas empezaron a crepitar… - miró una vez más al chico que se reunía con sus compañeros y sonrió – ciertamente está más allá del nivel chunin.
Sarada: ¡Cielos, idiota! ¡¿Qué rayos te pasa, quieres matarme de un susto?!
Boruto: Aaww, que tierna eres, ¿te asusté mucho?
Sarada (agarrando a Boruto del cuello y presionándolo con fuerza): ¡¡Claro que sí, eres un idiota, idiota, idiotaaa!!
Boruto: Ajaja, lo siento, lo siento… ya… suéltame… ugh…

CON KONOHAMARU, MIRAI Y LOS HERMANOS DE LA ARENA

Casi todos los enemigos habían sido ya derrotados, y solo quedaban unos pocos que se resistían. Los Jounin tuvieron unos minutos para respirar, mientras Konohamaru se volvía a ver a Gaara y su equipo.
Konohamaru: Míralos, riéndose como si este enemigo fuera cosa sencilla.
Mirai: Déjalos ya.
Konohamaru: No lo entiendo… todos estamos nerviosos por esto, pero veo tan tranquilos a esos dos…
Mirai: Sí, lo puedo ver.
Temari: Son muy jóvenes, así que probablemente se estén confiando. Eso no es bueno.
Kankuro: Si es así, mejor terminamos rápido aquí y vamos a darles una mano.
Konohamaru: Bien, vamos a terminar.

CON GAARA Y EL EQUIPO 7

Mitsuki: ¿No te quemaste?
Boruto: No, solo el trozo de manga que corté. Estoy bien. Pero…
Mitsuki, Sarada y Gaara: ¿?
Boruto: Acabo de notar algo, escuchen.
Los tres shinobi le prestaron atención.
Boruto: El sharingan, no, el mangekyou sharingan que está usando… es igual de falso que el senjutsu de esos tipos de Iwa.
Sarada: ¿Qué?
Gaara: ¿Falso?
Mitsuki: Boruto nos dijo que el senjutsu que unos hombres en Iwagakure usaron para enfrentarnos era falso. Boruto los derrotó a ambos.
Gaara: Entiendo. Hablas de esos hombres de los que la Tsuchikage nos habló a los otros Kages.
Boruto: Sí.
Sarada: ¿Pero cómo puedes decir eso, Boruto?
Boruto: Eso es porque te he visto a ti utilizarlo.
Sarada: ¿?
Boruto: Cuando tú, e incluso Sasuke-shisho lo usan, el efecto es casi inmediato, ni bien miran algo que quieren quemar, eso se quema.
Mitsuki: Eso es cierto…
Boruto: Pero este tipo… estuvo mirándome unos segundos antes de que yo me apartara, y me estaba viendo de frente y no al brazo.
Mitsuki: Ya veo. Eso indica que su Amaterasu se activó recién cuando salías de su vista. Probablemente inició cuando veía a tu brazo.
Boruto: Además de eso, Sasuke-shisho y Sarada-chan son los únicos uchiha que hay, bueno, eso si no contamos a esos chicos raros con cabeza de cebolla que mi padre trajo esa vez.
Mitsuki: Oh… los del orfanato de Kabuto-san, ¿verdad? Si, son artificiales también.
Boruto: Esos.
Sarada: Ya entendí. ¿Entonces eso significa que tenemos la ventaja?
Boruto: Bueno…
Gaara: No lo creo. No debemos confiarnos, pero sería bueno que usemos el descubrimiento de Boruto para descubrir como derrotarle.
Sarada: Jaja, es raro en ti que uses la cabeza, Boruto.
Boruto: Ugh… que ruda…
Mientras tanto, no muy cerca de allí, el desconocido se volvía a ver a sus enemigos.
Desconocido (pensando): Burló mi técnica, ni siquiera logré frenar sus reacciones por la sorpresa de detener su ataque. Además, por ese mismo chico he perdido mi brazo… no hay duda, son fuertes, como me dijeron. Entonces…
Tras su pensamiento, el desconocido pasó a quitarse sus atuendos que le cubrían todo el cuerpo, revelando a un hombre vestido con mallas azules muy ajustadas y una suerte de armadura negra, muy similar a las usadas por los ANBU, pero esta parecía haber sido personalizada para dejar totalmente al descubierto los brazos y cubrir por completo los hombros y las rodillas.
Mitsuki: Oh, no…
Sarada: ¿Qué ocurre?
Mitsuki: Ese traje… se ve muy pesado.
Sarada: …
La chica dio un vistazo rápido al traje. No se trataba de ningún jutsu, tampoco era equipo especial o hecho de chakra. Era una simple armadura.
Boruto: ¿Hay algo?
Sarada: No, es una armadura común y corriente.
Gaara: Lo dudo.
Chunin: ¿?
De pronto el desconocido procedió a quitarse la armadura, la cual cayó al suelo pesadamente provocando un pequeño temblor, además de hundirse un poco en el suelo sólido en el que él se encontraba.
Mitsuki: Oh…
Boruto: Rayos.
Sarada: Ahora se moverá mucho más rápido.
Gaara: Estén listos.
El sujeto desapareció de la vista de sus oponentes, pero aun así, lo vieron llegar desde arriba, apartándose. Gaara, con un rápido movimiento, logró aprisionarlo en un cúmulo de arena flotante.
Boruto: ¡Eso es, ya lo atrapó!
Pero contrariando e ánimo del rubio, el hombre explotó en una nube de polvo, cayendo el suelo la arena del jutsu de Gaara.
Sarada: ¿Dónde está?
Mitsuki: No… no lo veo…
Gaara: ¡Boruto, detrás de ti!
El rubio, en lugar de volverse, atinó a agacharse rápidamente y patear en el vientre al hombre desde esa posición, mandándolo a volar hacia atrás, y estrellándolo contra unas rocas.
Gaara: Uhm…
Boruto: Lo sentí llegar, pero gracias por avisarme.
Gaara: El senjutsu es simplemente muy útil.
Mitsuki: Sí, pero eso no lo ha vencido.
Boruto: ¡Ya lo sé-ttebasa!
Desconocido (levantándose): Usa senjutsu al igual que Yon y San, pero seguramente es más diestro usándolo… la chica tiene ojos como los míos… el otro es un misterio. Ni modo, tengo que atacar con todo lo que tengo.
Ante la vista de sus oponentes, el desconocido realizó un gran número de sellos manuales, terminando con el del caballo.
Sarada: ¡VA A USAR UN JUTSU DE FUEGO!
Desconocido: ¡Katon: gouka mekyakku!
Una llamarada titánica salió de la boca del hombre, acercándose a los presentes.
Boruto: Mierda, si esa cosa llega, aunque la esquivemos golpeará a los otros.
Sarada: ¡Yo la disiparé!
Mitsuki: No, espera.
Sarada: ¿?
Mitsuki: Si usas tu Amaterasu en tal cantidad gastarás mucho chakra, y recuerda lo que dijo Mirai-sensei la otra vez. Además, no hay garantía de que la elimines a tiempo.
Sarada: Entonces…
Mitsuki: Déjamelo a mí. Es hora de mostrar los resultados de mi entrenamiento.
Boruto y Sarada: ¿?
Tras un conjunto corto de sellos de manos, Mitsuki puso sus manos en el suelo, abriéndose la tierra bajo él. El jutsu de fuego del desconocido estaba a unos centímetros…
Mitsuki: ¡Ninpo: Yūdaina ishi no kabe!
De la tierra abierta, salió una muralla impresionante formada completamente de…
Boruto: ¡YEEEGH… ¿HUESOS?!
Sarada: Oaah…
Mitsuki: Fufufu…
La muralla creció hasta cubrir completamente el ancho del jutsu de fuego de su enemigo, justo en el momento, el ataque impactó, resistiendo el muro de Mitsuki muy bien.
Boruto: ¡Oaah! ¿Desde cuándo puedes hacer eso?
Mitsuki: Fufufu. He estado llevando a cabo unos entrenamientos secretos.
Sarada: Vaya, pero… ¿de donde salieron todos esos huesos? No serán…
Mitsuki: Ciertamente vienen de mi esqueleto, pero no he sacado ninguno de su lugar. Básicamente, usando mi chakra puedo aumentar su largo de manera proporcional al chakra del enemigo, mientras más fuerte sea el ataque, mas fuerte se hará la muralla. Claro, aun es muy nuevo, así que tengo un límite de hasta donde puedo llegar.
Gaara: Pero la verdad es un jutsu muy bueno, ese ataque de fuego lo he visto solo una vez, durante la guerra, de parte del más poderoso de los enemigos: Madara Uchiha.
Boruto: Vaaaya, bien hecho Mitsuki.
Mitsuki: Fufufu.
Sarada: Allá. Viene por más.
El desconocido se acercó a los cuatro shinobi caminando pausadamente. No parecía inmutarse de que su ataque fuese bloqueado. De hecho, hasta parecía tener curiosidad.
Desconocido: Supongo que ya es momento.
La única mano del hombre se envolvió en una impresionante cantidad de chakra.
Sarada: ¡No puede ser!
Gaara: Eso mismo hizo antes. Pero ahora usa más chakra.
Sarada: Maldición, no le voy a dejar que use el jutsu de mi madre así como así.
Dicho esto, la chica también comenzó a cargar mucho chakra en su puño.
Gaara: Conozco la habilidad de Sakura, por eso a mi también me pareció extraño. Se supone que ese es un jutsu que solo ella, la quinta hokage y el primer hokage conocían.
En ese momento, el hombre se lanzó a por ellos con su puño listo para golpear.
Sarada: ¡Bien, acepto el reto!
La chica echó a correr hacia su enemigo, preparándose para golpear también.
Gaara: ¡!
Mitsuki: ¿Kazekage-sama?
Gaara: Chicos, prepárense. Sarada va a salir despedida.
Boruto: ¿Qué?
Para cuando Boruto volvió a mirar, los oponentes ya estaban frente a frente.
Desconocido: ¡Uooorgh!
Sarada: ¡SHANNAROOO!
Los golpes impactaron uno contra otro levantando polvo, arena y mucho viento alrededor. Ambos resistían como podían la fuerza de su impacto. Pero pronto, Sarada comenzó a retroceder.
Sarada: Ggh…
Boruto: ¡Oh, no!
Gaara: Lo sabía. El ataque de ese hombre es más poderoso.
Mitsuki: Pero si estaban a la par…
Gaara: Tal vez, pero si hablamos de fuerza física normal… ese tipo es superior.
Boruto (sacando dos clones): Mierda…
Sin embargo, los temores de Gaara fueron sacados de plano por un extraño movimiento. Sarada, aun durante el impacto, movió su brazo de modo que ahora el de su enemigo golpeaba desde abajo, saliendo ella disparada hacia arriba, sin haber perdido el chakra acumulado en su puño.
Gaara: ¿Qué ha hecho…?
Boruto: Ah… jeje, con que era eso.
Mitsuki y Gaara: ¿?

FLASHBACK

Sarada: ¿Y bueno? ¿Estás cansado?
Boruto: Jeh, para nada.
Estaban haciéndose los duros. Ambos habian estado entrenando desde temprano y estaban mas que cansados, pero estaban decididos a continuar.
Sarada: ¿Por qué no usas tu modo senin? No voy a contener mi fuerza contra ti.
Boruto: Me ofendería si lo hicieras – se puso en guardia – pero no puedo depender de él todo el tiempo, sabes el tiempo que toma cargarlo.
Sarada: Seguramente en algún momento lograras hacerlo así como lo hace Nanadaime.
Boruto: Je, tal vez.
Sarada: Como sea, ahí voy.
Activando su mangekyou, Sarada se lanzó a toda velocidad hacia Boruto, que se puso en posición para evadir el ataque.
Sarada: ¡Shannaroooo!
La chica lanzó su golpe, pero Boruto se hizo rápidamente y en el ultimo momento, a un lado. Su rostro ya dibujaba la victoria, pero entonces, pasó algo muy extraño. Sintió un puño impactar su hombro, con mucha fuerza y mandarlo a volar hacia los arboles cercanos. ¡Pero no era posible! ¡El esquivó el ataque de Sarada! Y sin embargo, al mirar de nuevo, notó que ésta se había pasado a su lado en un segundo y lo golpeó. Claro, ella no sabía lo que acababa de pasar.
Sarada: ¡Boruto!
La chica corrió presurosa hasta llegar con el rubio, que se incorporaba soportando un tremendo dolor en su brazo.
Boruto: Mier…da…
Sarada: ¡Lo siento mucho! ¡Crei que lo habias esquivado…!
Boruto: ¡Y lo hice! ¿Qué rayos hiciste? ¿Cuándo te volviste tan rápida?
Sarada: Solo mis ojos te siguieron, yo estaba del otro lado y cuando me di cuenta, ya estaba impactando tu hombro...
Boruto: ¿? ¿Pasa algo?
Sarada: No… no creo que sea…
Boruto: ¿?
Sarada: Boruto, antes de esto, un segundo antes… sentí un ligero cosqulleo en mis ojos… y luego me pareció sentir que todo a mi alrededor se aplastaba, como si estuviera hecho de goma…
Boruto: ¿?
Sarada: Y de un momento a otro… llegué junto a ti…
Boruto: ¡Eso significa que…!
Sarada: Creo… que acabo de despertar mi habilidad especial de sharingan.
Boruto: ¡Increíble…! ¡Uagh…
Sarada: ¡De verdad, lo siento mucho! ¡Déjame revisarte…!

FIN DEL FLASHBACK

Gaara: Eso es…
Boruto: Aun recuerdo cuando Sakura tuvo que regenerar parte del hueso de mi hombro… En fin, cuando le consultamos a Sasuke-shisho, nos pidió que le enseñáramos. Sarada tardó como 20 intentos en concentrarse y lograrlo de nuevo. Sasuke-shisho nos confirmó que se trataba de una habilidad única de sharingan. Lo llamó…
Mientras Boruto hablaba, Sarada ejecutaba su nueva técnica:
Sarada: ¡Ahora! ¡Kūkan bunkatsu!
Ante la vista del desconocido y sus compañeros, Sarada pareció, literalmente, desaparecer en el aire. Sin portales, ni agujeros, ni nada, simplemente se desvaneció. Y ni siquiera tuvieron tiempo para asimilarlo, ya que la chica reapareció microsegundos después, a su costado, encajándole un poderosísimo golpe en la mandíbula, y mandándolo a volar como lo hiciera Boruto antes. El hombre cayó contra una de las torres dela entrada de la aldea.
Mitsuki: Va…vaya… es sorprendente…
Gaara: ¿Qué fue eso? Se parece mucho al Kamui que usaba Kakashi Hatake.
Sarada (llegando): ¡Lo logré!
Boruto: ¡Bien hecho Sarada-chan!
La chica le respondió con una sonrisa alegre.
Mitsuki: Sarada, ¿Qué acabas de hacer?
Sarada: Ah… ¿Boruto no les dijo?
Boruto: Tú entendiste esa parte mejor que yo.
Sarada: Ah… bueno, en sí se trata de que uso mi sharingan para desdoblar el espacio a mi alrededor. Es algo que solo yo percibo, es como si una hormiga caminara en la hoja de un libro y si tú pones otra diferente sobre esta, la hormiga continuará su camino sin importar que está en un sitio diferente. Y los demás solo pueden verme desaparecer. Aparezco inmediatamente después en un lugar diferente. Para mí es como seguir el mismo camino, pero cambiando el lugar de un momento a otro.
Gaara (pensando): Estos chicos… sus padres eran de por sí unos ninja impresionantes, los más fuertes… ¿y ellos ya están también a ese nivel? Me pregunto que será de ellos cuando crezcan.
Mitsuki: No puede ser, aun continua de pie…
Los cuatro voltearon a ver a su enemigo, que se ponía de pie, por primera vez, con ua gran mueca de perturbación en su rostro.
Desconocido: ¿Qué fue eso? ¿Acaso lo hizo con su sharingan? No… no puede ser, su sharingan no puede haberse desarrollado tanto, es solo una chica…
Boruto: Parece que lo pusiste nervioso.
Gaara: Bien. Aprovechemos eso.
El kazekage de pronto sacó de la calabaza en su espalda un tipo diferente de arena, esta refulgía como un montón de polvo brillante y dorado.
Boruto: ¿Uh? ¿Qué esa cosa?
Sarada: Brilla mucho, parece…
Mitsuki: Arena dorada.
Gaara: En efecto.
Una increíble cantidad de esa arena se alzó sobre el kazekage.
Gaara: Me tomó algo de tiempo pero ahora puedo usar Jiton a la perfección, junto con la arena dorada de mi padre. Ahora…
Desconocido: ¡!
Gaara: ¡Jiton: Sakin Taisō!
Una ola gigante de polvo dorado se formó y se abalanzó sobre el enemigo, quien esta vez, no se quedó a recibirla y saltó para evitar el choque, sin embargo, Gaara logró atrapar su brazo restante con algo de polvo dorado que aun no había caído al suelo.
Gaara: ¡Sabaku Kyū Sakin!
La arena dorada envolvió el brazo del hombre e hizo presión hasta que se vió una gran cantidad de sangre saliendo de ahí.
Desconocido: ¡Urrgh…!
Mitsuki: Uoh… allá va el otro brazo.
Boruto: ¡Eso fue aterrador!
Sarada: Cierta… mente…
Gaara: Lo siento. Me puse algo tenso, ese ataque está por lo general destinado a matar.
Boruto: Bueno, no sería ni el primero ni el ultimo, viejo kazekage.
Mitsuki: ¡Voy a aprovechar! ¡Ninpo: Nan no Kaizō!
Los brazos de Mitsuki se alargaron y envolvieron a su oponente, que apenas se reponía de su otro brazo arrancado.
Boruto: ¡Lo tenemos!
Mitsuki: ¡Lo terminaré!
Boruto y Sarada: ¿?
Mitsuki, de pronto, sacó un kage Bunshin de la nada tras él.
Boruto: ¡Oye, eso es copia!
Sarada: No es cierto, otros pueden hacer ese jutsu.
Mitsuki (clon): ¡Ryūsandan no nijū-kotsu!
Los dedos del clon de Mitsuki de pronto comenzaron a despedir ráfagas de hueso, parecido a una metralleta doble, las cuales impactaban a su enemigo sin defensa y le atravesaban como balas.
Boruto: Ja, apuesto a que quisiera no haberse quitado esa armadura. Jeje.
Sarada: Mitsuki, eso es asombroso.
Mitsuki: Gracias. Les dije que entrenaba en secreto. No podía dejar que me ganasen siempre, ¿o sí?
Sarada: Ahaha…
Mitsuki: Como sea, necesito recuperarme después de usar esa técnica, dado que uso mis propios huesos, pero como la usé con un clon, ese asunto queda fuera de lugar.
Gaara: Me impresionan. Estoy seguro de que podremos vencer a éste enemigo si continuamos así.
Desconocido: Juju…jejejejeje
Todos: ¿Uh?
Desconocido: Jajaja ¡Hahahahahahahaha!
Boruto: ¿Y tu de que te ríes?
Desconocido: Es increíble… ustedes… ustedes serán de gran ayuda, crearemos guerreros perfectos con ustedes. Ya ni siquiera necesitamos a la gente de esta aldea.
Sarada: Como supusimos, es de la misma calaña que esos Yon y San.
Gaara: Entonces debemos hacer lo posible por no matarlo. Esta es una buena oportunidad para conocer los planes de este nuevo enemigo que nos acecha.
Boruto: Apuesto a que este se llama Go, o algo así.
Desconocido: Bueno, esa es una deducción algo apresurada e ingenua. Pero sí, estas en lo correcto.
Mitsuki: ¿Qué los envían en orden o algo así?
Go: Sea como sea, no pueden vencerme. Conozco cada cosa que pueden hacer, claro que no esperaba el Jiton del kazekage, pero no importa.
Boruto: ¿Estas hablando en serio? Te hemos quitado tus dos brazos.
Sarada: Ya se acabó. Aún tienes cosas que responder, así que déjate de alardear,no puedes hacer nada.
Go: ¿No se los dije ya? Mi poder va mucho más allá del suyo. Y se los probare… ahora.
Pronto, Mitsuki notó que no podía contener más tiempo a Go, soltándolo con algo de dolor, mientras éste se envolvía con chakra llameante.
Mitsuki: ¡Ese chakra…!
Boruto: Maldito…
Sarada: No…
Tal y como los chunin notaron, el hombre se rodeó de mucho chakra, color grisáceo opaco, formando un Susanoo ataviado con armadura que recordaba a un ogro y con un par de piernas muy móviles.
Boruto: ¡¿Piernas?!
Sarada: Maldición… es más avanzado que el mío…
Gaara: Estamos en problemas.
Go: Se los dije. Mis ojos… van más allá de cualquier cosa que puedan hacer. Y en lo que a mi concierne… aun tengo mis brazos, ¿saben?

CON KONOHAMARU, MIRAI Y LOS HERMANOS DE LA ARENA

Konohamaru: ¡Katon: Dai Rasen Endan!
El ataque del Sarutobi impactó a un gran número de enemigos que empezaron a arder en las llamas expansivas de la técnica.
Mirai: ¡Fuuton: Juha Reppu Sho!
Temari: ¡Kamaitachi no jutsu!
Las potentes ráfagas de viento avivaron las llamas a un nivel increíble, haciendo que sus enemigos se volvieran cenizas casi al instante.
Mirai: Bueno, terminamos aquí.
Kankuro: ¡¿Q-QUE ES ESO?!
A la distancia, el grupo logró ver el Susanoo de Go.
Mirai: ¡¿Ese tipo puede hacer Susanoo?!
Konohamaru: ¡Tenemos que ir a ayudarles!

CON GAARA Y LOS CHUNIN

Gaara: Esto es malo…
Sarada: Tch… ¡no me vencerán sin pelear!
La chica se envolvió en llamas magenta rojizo activando su propio Susanoo.
Gaara (pensando): Por lo visto el Susanoo de esta chica aun no está desarrollado por completo. Estamos en desventaja, ahora nuestro enemigo tiene mayor movilidad.
Boruto: ¡Te voy a ayudar, Sarada-chan!
El rubio se introdujo dentro del Susanoo de la uchiha, envolviendo a este en energía natural.
Mitsuki: No se preocupen, los mantendré cubiertos.
Gaara: Yo iré con ustedes. Si hay una abertura en ese Susanoo, la encontraré.
Boruto: ¡Vamos!
Sarada y Mitsuki: ¡Hai!
Go no esperó, y fue directo a atacar a los chicos, quienes respondieron con una espada imbuida en energía natural que logró repeler el ataque sin mucha dificultad.
Go (pensando): Susanoo con senjutsu… eso va a ser un problema. No lo suficiente, claro.
Sarada: ¡Toma esto!
La chica transformó su espada en una maza, la cual hizo girar y arrojó fuertemente contra Go, quien se cubrió materializando una especie de sable corto llameante.
Boruto: También tiene un arma.
Sarada: No dejes que te sorprenda.
Boruto: Hm…
Sarada: ¿Qué pasa?
Boruto: Sarada-chan, ¿me dejas esto un rato?
Sarada: ¿Eh?
Boruto: Quiero intentar algo.
Sarada: Hm… de… de acuerdo, está bien.
Ante la mirada atenta de Go, el Susanoo de Sarada tomó una posición de lanzamiento.
Sarada: ¿Qué intentas?
Boruto: ¡Bien, ahora!
En ese momento, en la mano del Susanoo de Sarada comenzó a girar un enorme rasengan.
Sarada: ¡!
Mitsuki: ¿El rasengan en el Susanoo? ¡No lo puedo creer!
Gaara: Ya entiendo.
Sarada: ¿Cómo… como lo hiciste?
Boruto: ¿Eh?
Sarada: Puede que tu estés en control, pero el Susanoo es una extensión de MI chakra. ¿Cómo puedes... ?
Boruto: Porque estamos juntos en esto, ¿no es así?
Sarada: ¿?
Boruto: Tu confías en mi para penetrar la defensa de tu Susanoo y luchar a tu lado. Y como estoy en modo senin, es fácil para mí sentir tu chakra y adaptarme a él. Es por eso que esto es posible.
Sarada (colorada y tsundere): Rayos… no digas cosas tan bellas en un momento así…
Boruto: ¡¡Estaba siendo sincero, demonios!! ¡¡Himawari y tú me van a volver loco!!
Go: Hm… un rasengan… es mejor que esté listo.
Boruto: ¡Bien, dejémoslo para después, allá vamos!
El Susanoo de Sarada blandió el brazo y arrojó el rasengan del rubio, que, como esperaban, se desvaneció justo antes de llegar a su objetivo.
Go: Hmpf, no lo creo.
Aún sin tener nada frente a´si en apariencia, Go con su Susanoo se quitaron del lugar, justo en el momento en que una explosión de enrgía surgía del vacío.
Boruto: ¡¿Qué…?!
Sarada: ¡Lo vio venir!
Go: ¿Cuántas veces se los tengo que repetir? No hay nada que ustedes hagan que no conozca ya.
Sarada: Boruto… ¿Qué hacemos?
Boruto: Gh…
Mitsuki: ¡Usen eso!
Boruto y Sarada: ¿?
Mitsuki: ¡Nunca han usado “eso” con el Susanoo, ¿no es cierto? ¡De seguro tendrá un poder devastador!
Boruto: ¿Qué?
Sarada: ¡Eso es! ¡Boruto, recuerda lo que hicimos uando luchamos contra papá y Nanadaime!
Boruto: ¡Oh, oh! ¡Ya lo recordé! ¡Bien, allá vamos!
Gaara: Necesitarán tiempo si se trata de un ataque más poderoso, así que los cubriremos. ¿Seguro que podrán atravesar ese Susanoo?
¿?: ¡Oigan!
Para sorpresa de los shinobiu, Konohamaru y el resto de ninjas de Konoha llegaron junto a Kankuro y Temari.
Kankuro: ¡Ya acabamos con esos tipos! ¿Tienen problemas?
Konohamaru: ¡Chicos, vamos a apoyarles!
Gaara: Mitsuki, ve con tu equipo.
El kazekage ofreció al chunin una plataforma flotante de arena, que lo llevó hasta el hombro del Susanoo de su compañera.
Go: No van a poder… ¡!
De pronto, un profundo dolor comenzó a emanar de los ojos de Go.
Go: ¡AAAGH…MI-MIS OJOS…!
Mientras se agarraba los ojos adolorido, el Susanoo de Go iba menguando.
Konohamaru: ¡Se debilita!
Sarada: ¿Qué le ocurre?
Boruto: Ya se había tardado.
Sarada: ¿Eh?
Boruto: Se los dije, Sasuke-shisho y tu son los únicos Uchiha que hay. ¡Son los únicos que pueden soportar un poder como el del sharingan!
Sarada: ¿Pero qué hay de Kakashi-san?
Boruto: Ya nos contaron los viejos, ¿no? Ese sharingan que el tenía era de un uchiha. ¡Pero los que este tipo tiene son artificiales, como los de esos tipos del orfanato de Konoha! ¡Son copias!
Sarada: ¿Si sabes que los ojos que me sellaron para mi Mangekyou eterno son de una copia, verdad?
Boruto: También me pregunté eso. Por eso se lo pregunté a Sasuke-shisho después de la pelea con Yon y San.
Sarada: ¿?

FLASHBACK

Sasuke: Ya veo.
Boruto: Yo podía sentir que su senjutsu no era verdadero, por lo tanto, no funcionaba bien. ¡Por eso, si los ojos que le sellaron a Sarada-chan eran copias…!
Sasuke: Sé lo que quieres decir. Y como dices, una copia no funcionará tan bien como uno original y genuino, al menos no al máximo de su capacidad. Pero ten en cuenta que ese trasplante solo sirve para evitar la ceguera y agotamiento progresivo del sharingan. No es sino un pilar para sostener la capacidad de visión máxima del doujutsu. Las habilidades que se tienen siempre son y serán del doujutsu original, claro que el trasplante te da acceso a ciertas habilidades que son posibles con el Mangekyou eterno.
Boruto: Ya veo… entonces ella está fuera de peligro.
Sasuke: Oye, está bien que te preocupes, pero yo no haría nada que perjudique a mi hija.
Boruto: ¡N-No, yo no quise, es decir, no…!
Sasuke dio un suspiro mayúsculo.
Boruto: Bueno, entonces no tenemos que preocuparnos.
Sasuke: No seas idiota.
Boruto: ¿?
Sasuke: Dije que una copia de sharingan no funcionaría también como uno genuino, pero no que jamás lo llegará a hacer. De hecho… puede que ya se esté logrando replicar. Pero no lo voy a permitir. Sólo se lo permití a Orochimaru por el bien de Sarada. Pero no más. No dejaré que nos usen de esa manera.
Boruto (viendo a su maestro poniéndose de pie): ¡!
Sasuke: No voy a permitir que mancillen el nombre de mi clan creando copias, experimentos. El clan uchiha volverá, pero no así. Lo hará a su tiempo.
Boruto: ¡Ha-Hai!
Sasuke miró a su alumno calmadamente y se retiró.

FIN DEL FLASHBACK

Sarada: Ah… así es entonces.
Boruto: Sí. Sasuke-shisho parecía realmente molesto por este asunto de las copias.
Sarada: Sí… de hecho, no le hizo muy feliz Nanadaime llevara a los clones de Shin a la aldea.
Boruto: Como sea, lo estas viendo tú misma – señaló al Susanoo de Go fallando – logren replicarlo o no, estoy seguro de que este tipo no es el resultado que esperaban. Pero tarde o temprano podría ser peligroso.
Sarada: ¡Muy bien! ¡Vamos a atacar!
Mitsuki: ¡Konohamaru-sensei! ¡Abrannos una abertura!
Konohamaru: ¡Kazekage.sama, usted dirige!
Gaara: ¡Apunten al shinobi! ¡Ryūsa Bakuryū Sakin!
Reuniendo el polvo dorado con su arena, el kazekage formó otro inmenso tsunami de arena que se abalanzó sobre Go, quien logró evadir la mitad del mismo. Pero le esperaba más.
Konohamaru: ¡Katon: Dai Rasen Endan!
Mirai: ¡Fuuton: Juha reppu sho!
Temari: ¡Fuuton: Okakeami!
Kankuro: ¡Akahigi: Kiki Sankaku!
Junto a estos ataques, el resto de shinobi de Konoha atacó con jutsus elementales, de fuego, agua y viento, algunos otros con armas ninja y otros con apoyo de chakra para fortalecer a sus compañeros.
Go: ¡Insectos…!
Recuperándose momentáneamente, Go hizo un ademán con el brazo de su Susanoo para bloquear varios de los ataques, pero no pudo evitar los más poderosos, sobre todo el de Konohamaru que se fortaleció nuevamente con los jutsu de Mirai y Temari. Pronto, Go se vió abrumado por el poder de la técnica de fuego del Sarutobi, pero la arena del kazekage le impedía evadir eficientemente, por lo que la recibió casi de lleno, siendo apenas protegido por el ente que era su Susanoo. Pero en escencia, el plan dio resultado.
Mitsuki: ¡Funciona!
Por el impacto y el agotamiento por la pérdida de sangre, Go terminó perdiendo buena parte del Susanoo, quedando apenas un brazo y las costillas de éste.
Mitsuki: ¡Ninpo: Yūdaina ishi no kabe!
Una vez más, los huesos se alzaron del suelo, esta vez cubriendo el cuerpo de Go como una prisión. Éste, claro, comenzó a forcejear.
Mitsuki: ¡Aprovéchenlo ahora! ¡Ataquen!
Tras decir esto, el palido chunin vió que el Susanoo de Sarada ya cargaba con una gran técnica que refulgía de energía eléctrica, y giraba más rápido que nunca.
Mitsuki: Cielos.

FLASHBACK

Sarada: ¡Vamos, intentémoslo una vez mas!
Boruto: Aaah, Sarada-chan, por favor dame un respiro…
Sarada: De eso nada. ¡Ya casi lo hemos conseguido! ¡Incluso mi madre dice que es increíblemente difícil mezclar dos naturalezas en un jutsu! ¡Podemos lograrlo!
Boruto: Ya sé, ya sé. Bien, vamos a intentarlo una vez más.
Sarada: ¡Muy bien, asi me gusta!
Boruto entonces, formaba una esfera con aspas en forma de guadaña en su mano, alzándola en el aire, mientras la uchiha posaba suavemente sus manos cerca de ésta y le imbuía elemento rayo, haciendo que la técnica se empezara a desestabilizar.
Sarada: ¡Uaagh…!
Boruto: ¡Resiste, Sarada-chan!
Sarada: ¡Eso… intento…!
En ese momento, Boruto, usando su otra mano, tomó la mano izquierda de la chica, logrando mantenerla estable a su lado.
Boruto: ¡Vamos!
Sarada: Sí, está bien.
La técnica empezó a temblar más y más, mientras refulgía ante sus creadores.

FIN DEL FLASHBACK

Boruto: ¡No eres el único que ha entrenado, Mitsuki!
Sarada: ¡Vamos a demostrar lo que podemos hacer! ¡Este no será nuestro límite!
Konohamaru: Rayos… ¡Todos atrás!
Los ninja de Konoha y de Suna obedecieron la orden, mientras los chicos ejecutaban su ataque.
Boruto: ¡Este es nuestro nuevo Raijin rasengan!
Sarada: ¡Tú serás más poderoso que nosotros! ¡Pero nosotros somos más fuertes que tú!
Ante esta declaración, Konohamaru, Mirai y los hermanos de la arena miraron a los chicos con una mezcla de satisfacción y curiosidad.
Boruto y Sarada: ¡SENPO: ODAMA RAIJIN RASENKUSARIGAMA!
Los chicos arrojaron su ataque que llegó con Go a toda velocidad. Pero éste, confiado de su poder, abrió un portal para eliminar el jutsu de los chicos. Grave error.
Go: Ahora… ¡Gyaaah!
Frente a todos los presentes, el ojo derecho de Go pareció explotar en su cara.
Go: Mier…
El ataque de Boruto y Sarada impactó en su objetivo, alzando una enorme explosión, más grande que cualquier rasenkusarigama anterior de Boruto hubiese logrado, como una esfera expansiva de energía que giraba velozmente con relámpagos a su alrededor.
Gaara: Es impresionante, ¿no es así?
Kankuro: Maldición, ¿Qué pasó con estos chicos?
Temari: Jaja, si tan solo oyeras como se queja tu sobrino de esto.
Pasada la conmoción, el cuerpo gravemente dañado de Gou cayó al suelo, inerte.
Gaara: Oh… creo que no se podrá interrogar.
Boruto: Maldición, incluso traté de no dañarlo muy gravemente.
Konohamaru y Mirai: ¡¿ES EN SERIO?!
Temari: ¡Miren! ¡Aun respira!
Todos se acercaron al hombre que yacía tendido entre las rocas y la arena. Sarada canceló el Susanoo y junto a sus compañeros, se unieron al grupo.
Gaara: Veo que aun vives.
Go: Po… ¿Por qué?
Todos: …
Go: Mis ojos eran… invencibles… era el mas poderoso que habian creado…
Gaara: ¿Quiénes? ¿Quiénes te enviaron?
Go: Yo era… el mas poderoso…
Boruto: Eres un idiota.
Los presentes se volvieron a ver a Boruto.
Boruto: Te lo digimos, ¿no es así? Tu eras ciertamente más poderoso que nosotros. Pero nosotros eramos mas fuertes.
Go: Eso… no tiene sentido.
Sarada: Tiene todo el sentido del mundo. Es porque la gente como tu siempre esta pensando que poder y fuerza son lo mismo.
Go …
Boruto: Nosotros entrenamos para que nuestro poder pueda proteger a quienes queremos. Pero somos fuertes porque queremos proteger todo eso que nos importa.
Gaara y sus hermanos sonrieron, seguidos de los Sarutobi.
Go: No… importa ya…
Todos: ¿?
Go: Vendrán más…
Boruto: Eso ya lo sabemos. Y los vamos a vencer a todos. ¡Hey!
Todos reaccionaron con extrañeza al oir el alza de voz del rubio.
Boruto: ¡Estos matones que envían siempre están hablando de que sus superiores saben lo que hacen, lo que les ocurre y sacan provecho de sus peleas! ¡Si ellos están vigilando, entonces me escuchan!
Konohamaru: Oye, oye, ¿Qué estás haciendo?
Boruto: ¡No sé qué demonios están planeando, pero no vamos a dejar que hagan lo que quieran! ¡Si siguen haciendo esto a nuestros amigos, bien, pero los vamos a derrotar, siempre!
Tras esta declaración de Boruto, la gente a su alrededor mezclaba su extrañeza ante su accionar con cierto optimismo. Go, por su parte, lanzó una ultima sonrisa irónica, quedándose quieto de repente.
Kankuro: Maldición…
Gaara: Está bien. Era demasiado peligroso para dejarlo así. Konoha, se los agradezco mucho.
Konohamaru: Jajaja, apuesto a que Naruto nii-chan diría que ni lo mencione, Kazekage.
Gaara (Sonriendo): hmf… tienes razón.
Mirai: Por cierto, ¿Qué fue todo eso, Boruto? ¿A quien le hablabas?
Boruto:¿ (serio): Nada… solo un presentimiento.
Konohamaru: Bueno, no importa. ¡Buen trabajo todos! ¡Regresaremos a Konoha en breve!
Chunin y Jounin: ¡Hai!

EN EL TERRENO BALDÍO DE AMEGAKURE

Garou: Fufufufu
Shio: Ese chico lo sospecha, ¿uh?
Garou: ¿No es interesante? ¡Prácticamente nos acaba de declarar la guerra! Aunque aún no puedo creer que el espécimen cinco fallara así.
Shio: Algo como el sharingan que tenía Indra es muy difícil de replicar. Lo mismo para el senjutsu de Asura.
Garou: Supongo que sí. Bueno, los otros especímenes tendrán que sufrir unas cuantas mejoras.
Shio (retirándose): Te lo encargo.
Garou: Por cierto… ¿Ese sujeto al que visitaste resulto ser cooperativo?
Shio (deteniéndose): Salió bien librado al final, él y su gente escaparon. No logré obtener nada al final, fue una pérdida de tiempo.
Garou: Lástima. Nos hubiese servido su ayuda, aunque sea obligada.
Shio: No importa, tenemos lo que necesitamos.
Dicho esto, le arrojó un frasco con una porción de cordón umbilical dentro.
Garou: ¿Qué es esto?
Shio: Células uchiha, amigo Garou. Listas para ser usadas.
Garou: ¡Increíble! ¡Con esto quizá hasta logre mejorar las muestras de Indra…! ¿No conseguiste nada Senju, por casualidad?
Shio: No lo necesitas, con Yon y San salio bien. Solo tienes que hacerle unos ajustes.
Garou: Je, que lo digas de esa manera...
Shio (yéndose de la habitación): Tengo confianza en tus habilidades.
Garou (mirando el frasco con el cordón umbilical): Haha, si…


Continuará…


SPOILER SGTE CAPITULO

Karin: No puedo creer que descubrieran nuestro escondite.
Orochimaru: Estamos tratando con personas muy difíciles. Quizá tengamos que recurrir a ciertas medidas.
Karin: ¡Eso es…! ¿De donde lo sacaste?
Orochimaru: No hay casi ningún shinobi especial de Konohagakure del que no tenga una muestra. Así como esta.
Karin: ¿Eso es cabello? ¡Espera, no te atreverás…! ¡No irás a…!
Orochimaru: Es una medida desesperada, si lo pones así.
Suigetsu: Ahm… ¿seguro que es buena idea?
Karin: Si haces esto, no te garantizo que salgas vivo de esta.
Orochimaru: Es un riesgo que estoy dispuesto a tomar. Además, si queremos mantenernos a salvo de estos desconocidos, necesitaremos hacer un trueque.
Karin: Tu…
¿?: ¿Qué es esto? ¿Qué hago aquí?
¿?2: ¿Otra vez? ¿Por qué rayos Tobirama tuvo que crear este jutsu?
¿?3: ¿Qué es todo esto...?
Orochimaru: Vamos. Debemos ir a ver a alguien.
Karin: ¡En el próximo capitulo! ¡Un agridulce encuentro del pasado y el presente!
¿?4: ¿Por qué haz hecho esto Orochimaru-san?
Orochimaru: Escúchenme primero. Ustedes serán necesarios para lo que tenemos que hacer.

FIN DEL SPOILER

FIN DEL CAPITULO 22

Editado por rasenchidori: 06.03.16 a las 01:48
Viejo rasenchidori dijo: 13.03.16
CAPITULO 23: UN AGRIDULCE ENCUENTRO DEL PASADO Y EL PRESENTE


Boruto: Aaah, que misión tan pesada…
Himawari: Jaja, oni-chan, pareces un viejo quejándote así.
Boruto: Oye, oye…
La misión reciente había sido muy cansadora para los chicos, y aunque les costase admitirlo, gran parte de por qué habían salido tan bien de ella fue porque su enemigo sufrió una especie de avería o descompensación. No estaban seguros. Lo que sí era seguro era que necesitaban hacerse más fuertes, mucho más. Sin embargo, lo que ahora quería el chunin rubio era dar un respiro. Además, tenía que terminar la cita con Sarada que la misión interrumpió, ¿verdad?
Hinata: Sea como sea, es bueno que estén de vuelta bien. Me preocupaba que se tratara de una misión demasiado difícil.
Boruto: Lo fue.
Hinata: Ya veo. Temari estaba muy asustada.
Boruto: Asustada no es la palabra que yo usaría…
Hinata: Jaja, tienes razón.
Himawari: ¿Y que tenía de especial este enemigo, oni-chan?
Boruto: Tch… este desgraciado tenía el Mangekyou Sharingan.
Himawari y Hinata: ¿Qué?
Boruto: ¿? ¿El viejo no les dijo nada?
Hinata: No… bueno, supongo que nos lo pensaba decir cuando regresara. ¿Cómo reacciono a eso?
Boruto: El y Sasuke-shisho ya lo habían considerado, así que no se sorprendió demasiado. Es solo que tenemos otro entrenamiento con ellos en breve.
Himawari: ¡Oh, quiero ver eso!
Boruto: No gracias, lo más probable es que nos venzan de nuevo, pero esta vez Sarada y yo seremos más agresivos.
Hinata: Esfuercense, ¿si?
Boruto (sonriendo): Sí.
Madre y hermana le sonrieron afables.
Boruto: Bueno, ya me voy, veré si Sarada-chan puede terminar la cita de antes.
Hinata: ¿Tan tarde? ¿Por qué no esperan hasta mañana?
Boruto: Nah, supongo que cenaremos fuera hoy.
Hinata: Oh, bueno, está bien. No se queden hasta muy tarde.
Himawari: Sí oni-chan, aun son muy jóvenes para ir a un Love Hotel.
Boruto en seguida escupió la bebida que disfrutaba.
Hinata (cómicamente espantada): ¡HI-HIMAWARI!
Boruto (cómicamente furioso): ¡No digas esas idioteces-ttebasa!
Himawari: Ah... lo siento, me pasé, jajaja.
Hinata: Mooh, Himawari, no hagas bromas así, por favor.
Boruto (poniéndose de pie): Como sea – se acomodó su chaqueta y se sacudió para salir – ya me voy. Regresaré más tarde.
Himawari: Ok.
Hinata: Diviertanse.
El chico salió dejando la puerta cerrada tras de sí.
Himawari: Me pregunto si Sarada nee-chan le aceptará salir a estas horas de la noche.
Hinata: Bueno, son las 8 apenas, no creo que se hagan muchos problemas.

EN LAS AFUERAS DE KONOHA

Un inusual grupo iba caminando en dirección a una locación desconocida para muchos incluso en Konoha, pero que se encontraba cerca de su destino original.
Suigetsu: No lo entiendo. ¿Por qué necesitas ir al templo de los Uzumaki para hacer esto?
Orochimaru: Contrariamente a lo que crees, no estoy planeando hacer ningún jutsu que no hayas visto con anterioridad. Solo pensé que ese seria un lugar, digamos, “apropiado”. Llámale nostalgia, si quieres.
Karin: Sin mencionar que está cerca de Konoha. Así que podremos trabajar rápido. Aún así… ¿qué piensas hacer?
Orochimaru: No es algo extraño para ustedes, así que deja de preguntar. Lo sabrás pronto.
Karin: No puedo creer que descubrieran nuestro escondite.
Orochimaru: Estamos tratando con personas muy difíciles. Quizá tengamos que recurrir a ciertas medidas.
En eso, el antiguo sanin sacó de sus ropas un empaque con 4 frascos medianos llenos de ciertas cosas…
Karin: ¡Eso es…! ¿De dónde lo sacaste?
Orochimaru: No hay casi ningún shinobi especial de Konohagakure del que no tenga una muestra. Así como esta. Incluso Kabuto dejó unas cuantas, supongo que sin intención.
Karin: ¿Eso es cabello? ¡Espera, no te atreverás…! ¡No irás a…!
Orochimaru: Es una medida desesperada, si lo pones así.
Suigetsu: Ahm… ¿seguro que es buena idea?
Orochimaru: Es la única opción que nos queda.
Karin: Si haces esto, no te garantizo que salgas vivo de esta. Más bien, hay una gran probabilidad de que te maten por esto.
Orochimaru: Es un riesgo que estoy dispuesto a tomar. Además, si queremos mantenernos a salvo de estos desconocidos, necesitaremos hacer un trueque.
Suigetsu: ¿Un trueque? ¿De que hablas?
Juugo: …
Karin: Tu…
Orochimaru: Necesitamos hacer un trato con ellos, y si todo sale bien, ambos saldremos beneficiados. No hay pierde en esto.
Karin: Je, ¿si sabes con quienes vas a tratar, no? Digo, no eres precisamente una grata sorpresa.
Suigetsu: Meh, nosotros tampoco.
Karin: Hmpf.
El grupo continuó hasta llegar al templo Uzumaki, que claro, después de todo ese tiempo ya había sido reencontrado y arreglado, pero el principal lugar se encontraba resguardado por unos cinco ninja de la aldea.
Karin: Bueno, por ahí no vamos a pasar.
Suigetsu: ¿Y bien? ¿Qué hacemos? ¿Los matamos?
Orochimaru: Generalmente no tendría objeciones, pero no nos podemos tomar tantas libertades. Estamos cerca del lugar, ¿podrías crear una distracción, Suigetsu? Recuerda: No los mates.
Suigetsu: Bah, siempre lo molesto me queda a mí. En fin, que le vamos a hacer. Yo me encargo.
Dicho esto, el shinobi salió a la vista, buscando llamar la atención de los guardias.
Suigetsu: ¡Oigan, peleles! ¿Acaso el hokage no pudo dejar ninja menos patéticos en este sitio? Ni siquiera me vieron llegar.
Ninja1: ¿Quién demonios es ese?
Ninja2: ¡Un intruso, vamos tras él!
Tal como estaba planeado, los shinobi comenzaron a perseguir a Suigetsu, quien escapó corriendo entre los árboles. Buscando atraparlo, sus perseguidores se dispersaron tras él.
Orochimaru: Fue fácil.
Karin: Claro que lo fue. Ese idiota es irritante por naturaleza.
Juugo: No están cerca. Vamos.
El grupo ingresó al templo sin resistencia, teniendo ante ellas las máscaras que el clan Uzumaki usaba en sus jutsu.
Orochimaru: Ah, maravilloso, ¿no es así? Ni si quiera yo mismo conozco todos los jutsu que se pueden realizar con estas máscaras.
Karin: ¿Qué haces? ¿Alguno de esos cuatro esta sellado?
Orochimaru: No, no lo está.
Karin: Entonces…
Orochimaru: Hace algunos años, mientras me informaba descubrí que algunas de estas máscaras son especiales. No son solo para sellar, sino también sirven para disminuir el precio a pagar por una determinada técnica. Otras disminuyen proporcionalmente las reglas o requisitos para realizar determinado jutsu.
Karin: Ya entiendo.
Orochimaru: Sí. Bueno, ¿comenzamos?
Karin: Espera. ¿Tan poderosas son esas mascaras? ¿No necesitaras a 4 recipientes?
Orochimaru: Fufufu. Por eso los traje a ellos.
Detrás de ellos, se acercó un grupo de cuatro seres en apariencia humanos, pero totalmente inexpresivos, con la piel pálida como un cadáver y con andar torpe, cualquiera los hubiera confundido con zombies, incluso sus bocas babeantes denotaban falta total de conciencia.
Karin: Ah, si, eso quería preguntarte.
Orochimaru: Son clones sin terminar. El cerebro no les funciona.
Karin: De modo que usarás seres artificiales sin cerebro para hacerlo ¿no?
Orochimaru: Así es.
Karin: Bueno, dado que no tienen mente, no pueden sufrir en sí. Tengo entendido que es un proceso doloroso. ¿Desde cuando eres tan humano?
Orochimaru: Un ser vivo es un ser vivo, la vida de un ser humano natural es tan insignificante como la de uno artificial. Llegado el momento, sentirán el mismo dolor que un sacrificio normal. La única razón por la que no uso seres humanos reales es para no ganarme problemas molestos.
Karin: Ya veo. Tiene sentido.
Orochimaru: Vamos a comenzar, no se cuánto tiempo pueda Suigetsu tenerlos entretenidos.
El ninja serpiente hizo los preparativos correspondientes para el jutsu, poniéndose una máscara de estilo Kabuki.
Orochimaru: Vamos a comenzar.
Tras el sello de manos, y la aparición de una serie de símbolos y tetragramas alrededor de los sacrificios, éstos se vieron envueltos en ceniza muy gruesa, y tras unos cuantos quejidos de dolor, se vieron totalmente cubiertos.
Orochimaru: Y ahora… ¡dispersense!
Tras el sello del hombre pálido, los sacrificios se desintegraron revelando a cuatro personas de pie frente a él, dos de ellas con un protector con el símbolo de Konoha, y las otros dos sin el.
Karin: Tu estas… loco…
Orochimaru: ¿Los reconoces?
Karin: A dos. Y el resto es…
Orochimaru: Fufu, supongo que su apariencia te lo dijo, ¿no es así?
Tras esto, los cuatro resucitados abrieron los ojos, despertando. Algunas caras reflejaban fastidio, otra sorpresa, y otras, mucho temor.
¿?: ¿Qué es esto? ¿Qué hago aquí?
¿?2: ¿Otra vez? ¿Por qué rayos Tobirama tuvo que crear este jutsu?
¿?3: ¿Qué es todo esto...?
Orochimaru: Bienvenidos, los cuatro.
¿?2: Tu… otra vez…
Orochimaru: Por favor, no es necesario enfadarse. No hubiese hecho esto si no hubiese una buena razón.
¿?: ¡¿Qué es lo que está pasando?! ¿Quién…?
Orochimaru: Vamos. Debemos ir a ver a alguien.
¿?4: ¿Por qué haz hecho esto Orochimaru-san?
¿? (Saliendo de la fila de 4 para asomarse): ¡No puede ser! ¡¿Minato?!
Minato: ¡! ¿Ku-Kushina?
Ambos se miraron, el rubio con sorpresa y la pelirroja con sorpresa Y temor.
Kushina: ¡¿Qué es esto, Minato?! ¿Por qué estamos aquí…? ¡Ustedes…!
La mujer vió fijamente a los otros dos shinobi que habían sido resucitados.
Kushina: ¡Shodai-sama!
Hashirama: Ah… hola.. ehm… ¿Quién eres?
Minato: Predecesor, lo siento mucho, ella fue… digo, es mi esposa, Kushina Uzumaki.
Hashirama: ¡Uzumaki! ¡¿Igual que Mito?!
Kushina: Si… usted era esposo de Mito-sama, ¿verdad?
Hashirama: ¡JAJAJAJA, ESTO ES INCREIBLE, INCLUSO EL OTRO MUNDO ES UN PAÑUELO, JAJAJAJAJA!
Minato: Como sea, Orochimaru-san. Creí que esto no se repetiría. ¿Por qué hemos sido llamados de nuevo?
Hashirama: ¡¿Acaso hay otra guerra?! ¡¿La aldea esta en problemas?!
¿?3: Orochimaru… responde de una vez que es todo esto.
Hashirama: ¿? ¿Quién eres tu?
Nagato: Mi nombre es Nagato. Nagato Uzumaki.
Kushina y Minato: ¡!
Hashirama: ¿Eso es… Rinnegan? ¿Cómo es posible, los Uzumaki no…?
Nagato: Es una larga historia. La cual no es importante ahora. Ahora responde, Orochimaru.
Orochimaru: Sigh… bien, la verdad es que no hay guerra, y Konoha tampoco está en peligro… por ahora.
Hashirama: Ya veo… espera, ¿Cómo es eso de “por ahora”?
Orochimaru: Escúchenme primero. Los reviví porque ustedes serán necesarios para lo que tenemos que hacer.
Kushina: Esto es tan extraño… ¿Qué hacemos en el mundo de los vivos? ¿Cuánto hace que morimos?
Orochimaru: Fufufu, no te preocupes, dentro de poco todo se aclarará. Ahora vamos, debemos ir a Konoha.
Hashirama: ¿Para qué? ¿Qué está ocurriendo?
Orochimaru: Si realmente necesitan saber, les daré un resumen.
La luna yacía sobre el templo Uzumaki mientras Orochimaru se disponía a explicar.

EN KONOHA

Sarada: Jajaja, creí que lo habrías olvidado.
Boruto: Claro que no, sabes lo mosqueado que estaba por la interrupción.
Sarada: Hum… eso es muy lindo.
Boruto: Tch, cállate…
Sarada: Jajaja.
Sakura: Bien, no vayan a quedarse fuera hasta muy tarde, ¿esta bien? Si sale otra misión de improviso, necesitarán sus energías.
Boruto y Sarada: Sí.
Sakura: Bien, nos vemos luego. Recuerden no hacer nada raro, ¿si?
Boruto: ¡No vengas tu también con eso!
Sarada: ¡Mamá!
Sakura: Jaja, ustedes son tan divertidos, jajaja.
Sarada: Bien, bien, ya nos vamos.
Sakura: Sí. Pásenselo bien.
Los chunin se iban ante la mirada divertida de la pelirrosa.

EN EL TEMPLO DEL CLAN UZUMAKI

Kushina: Esto es…
Hashirama: ¿Dices que este nuevo enemigo planea reproducir a los hijos del Rikudou?
Orochimaru: Todo parece apuntar que así es. Ya han atacado a las otras aldeas importante, lo más probable es que Konoha sea la siguiente.
Hashirama: Maldición…
Karin: Oye.
Todos: ¿?
Karin: ¿Estas planeando meter a cuatro shinobi revividos a Konoha así nada más? ¿Qué hay de la guardia? ¿Sabes que dos de ellos son ninja famosos, verdad?
Orochimaru: No creas que soy tan estúpido, Karin. No he sido nada descuidado, y no planeo llamar la atención.
El hombre extendió un extraño pergamino, de gran longitud, sobre el suelo de la habitación en que estaban.
Karin: ¿Qué es esto?
Orochimaru: Es un pergamino de transporte de corta distancia. Está diseñado para llevarnos a lugares marcados con anterioridad con cierto chakra, el mío.
Karin: De modo que aun hay rastros de él en la aldea.
Orochimaru: Creí que podría necesitarlos algún dia, por desgracia, tuve razón.
Karin: Con eso resolvemos el asunto de los guardias. ¿Cómo hacemos con su apariencia?
Kushina: Oye, oye, nos insultas. Podemos usar un simple jutsu de transformación y ya.
Karin: Tch, pues háganlo ya.
Los cuatro shinobi hicieron el sello respectivo y cambiaron su apariencia, no muy drásticamente, pareciendo aldeanos comunes. Orochimaru también cambió, pero más ligeramente, su apariencia, seguido de Suigetsu, Juugo y Karin.
Hashirama: Jeh, no usaba esto desde que era un niño.
Orochimaru: Vámonos.
Juugo: ¿Qué hay de Suigetsu?
¿?: ¡Hey, por aquí!
El shinobi de dientes afilados apareció caminando hacia ellos.
Karin: ¿Qué paso con los que te perseguían?
Suigetsu: Me harté de eso y los noqueé. Ninguno murió, no se preocupen.
Karin: Más vale que no des la alarma con esto.
Orochimaru: Vamos, apúrense.
El grupo entero se puso sobre el pergamino, mientras Orochimaru hacia el sello y desaparecían.

EN KONOHA

Tras una gran nube de humo, en un callejón detrás de un gran conjunto de arboles de jardín, el grupo salió viéndose en plena aldea.
Hashirama: ¡WOOOOAAAH! ¡QUE INCREIBLE SE VE TODO!
Minato: ¿Pero no esta algo…?
Kushina: ¡OH, CIELOS, ESTA TAN GRANDE Y CAMBIADA!
Orochimaru: La tecnología ha evolucionado junto con las personas, así que no es de sorprenderse.
Kushina: ¡MOAAAH QUIERO VERLO TODO!
Orochimaru: No tenemos tiempo para eso. Debemos ir a ver al Hokage.
Hashirama: ¡OOH! ¡Me muero por conocerlo! ¿Quién es ahora? ¿No sigue siendo mi nieta, no?
Orochimaru (señalando hacia arriba): Allá. Miren los monumentos Kage y lo sabrán.
Los revividos alzaron la mirada, y al lado de la estatua de Tsunade, vieron a…
Minato y Kushina: ¡¡¿KAKASHI?!!
Orochimaru: El mismo.
Hashirama: ¿Hm? ¿Quién es? Me parece conocido.
Minato: Era uno de mis alumnos, Shodai-sama. Peleó junto a nosotros en la cuarta guerra, cuando Orochimaru-san nos revivió.
Hashirama: ¡Oh si, ya recuerdo! ¿Tu alumno, dices? ¡Felicidades, debes ser un gran maestro!
Kushina: No puedo creerlo, Kakashi… heredó el sueño de nuestro querido Obito…
Minato: Jaja, Kakashi Hokage, jamás lo hubiese creído.
Kushina: ¿? ¿Por qué no?
Minato: Jajaja, bueno…
Hashirama: ¿? Pero parece que ya no es el Hokage. A su lado hay un último rostro.
Orochimaru: Sí. El del actual Hokage. Ustedes lo conocen muy bien.
Una vez más, los cuatro shinobi alzaron la vista, pasando de Kakashi al rostro del séptimo hokage. La forma de su rostro, y esas inconfundibles líneas en sus mejillas les trajeron a todos las mismas palabras a la mente.
Nagato: ¡¿Naruto?! ¡Naruto Uzumaki!
Hashirama: ¡AAH, SI! ¡EL CHICO QUE DERROTÓ A MADARA JUNTO A ESE CHICO UCHIHA, ¿NO?! ¡Lo recuerdo, era muy fuerte, me dejó impresionado! ¿No era un Jinchuuriki, del Kyubi…?
Los shinobi se volvieron para ver a Minato y a Kushina mirando sin habla el rostro esculpido de su hijo en el monte de los más fuertes e ilustres ninja de Konoha. Minato no podía creerlo, estaba viendo a su propio hijo ahí, junto a él y los otros hokage, y al ver a su esposa…
Kushina: Minato… es… él es…
La mujer no podía hablar. Sus ojos estaban repletos de lágrimas desbordantes, mientras con sus manos cubría su boca, por la impresión.
Minato: Naruto… eres…
Kushina: Nuestro Naruto… Hokage… oh, Minato… es nuestro hijo… el…. lo logró… lo logró…
La Uzumaki lloraba con el pecho a punto de explotar de tanta felicidad.
Orochimaru: Sus logros durante la cuarta guerra le valieron un renombre masivo en todas las aldeas ninja, incluso antes de que Kakashi fuese hokage. Hmpf, fufufu, supongo que es de esperar de los padres ese tipo de reacciones.
Karin: Mierda, no seas frio, maldición – la chica se sacaba los lentes para limpiar un par de pequeñas lagrimas – no todos hemos perdido las emociones como tú.
Minato (Secándose algunas lágrimas): Lo lograste, hijo…
Suigetsu: No se por qué tanta alharaca por este asunto…. ¡KUUGH!
El hombre se agarraba la cabeza tras un fuerte puñetazo propinado por Karin.
Karin: ¡HE DICHO QUE NO SEAN TAN INSENSIBLES, MIERDA!
Orochimaru: Bien, continuamos. Tenemos que ir a verlo.
Minato: ¿Vamos a verle? ¿Ahora?
Orochimaru: Por eso les reviví. Los necesito para llegar a un acuerdo con él, que es el Hokage.
Hashirama: Eres una persona muy fría y extraña, ¿sabes? Dales un minuto para alegrarse.
Mientras caminaban, Kushina y Minato no podían desviar la mirada de los rostros de Kakashi y su hijo, aunque más acertado sería decir que estaban mirando solo a Naruto. Ambos recordaron esos momentos en que gracias al chakra que pusieron en el, lograron verle, ya siendo un adolescente grande y fuerte, con grandes sueños de ser hokage y a quien la vida solitaria y dolorosa de jinchuuriki no le había arrebatado ni por asomo esa sonrisa llena de optimismo. Lo último que Kushina pudo hacer con su hijo antes de desaparecer fue abrazarle y agradecerle por haber nacido, por haberles dejado ser sus padres y por no odiarles por haberle dejado tan pronto. Minato, por su lado, recordaba cuando lucho junto a su hijo, y el momento en que desapareció cuando Naruto le daba un mensaje para su madre. Y allí tenían al producto de su esfuerzo, de su amor, habiendo cumplido su gran sueño. Simplemente estaban embelesados. Tanto era así, que no pudieron evitar estrellarse con dos jóvenes que caminaban juntos por allí cerca.
Kushina: Lo-¡lo siento muchísimo!
Minato: Estábamos distraídos.
Sarada: Ha, ha, no hay problema, solo fue un accidente.
Boruto: Mas cuidado, podrían estrellarse con alguien no tan amable.
Sarada: ¿Cómo tu, por ejemplo?
Boruto: No seas mala-ttebasa.
Kushina y Minato abrieron los ojos. ¡¿Estaban escuchando bien?! Ese chico acababa de usar un tic verbal muy parecido al de Naruto… y al de Kushina. ¡Y esa apariencia…!
Sarada: Bueno, ya nos vamos. ¡Hasta luego!
Boruto (halándola de su mano): ¡Vamos, antes de que Ichiraku se llene!
Sarada: ¡Sí, sí!
Mientras los veían alejarse, Kushina se quedaba nuevamente ensimismada en sus pensamientos, al igual que su esposo.
Hashirama: ¡Ah, la juventud! Jajajajaja
Minato: Ese chico… ¿no tenía el emblema del clan Uzumaki, Kushina?
Kushina: Lo… lo vi…
Hashirama: ¿Hm? Cierto, y ahora que lo pienso, la chica tenía el del clan Uchiha… ¡¿EEEEH?!
Karin: Entonces era cierto que esos dos estaban saliendo. Jeh, vaya ironía.
Hashirama: ¡NO PUEDO CREERLO, QUE FELICIDAD! ¡Un Uzumaki, que viene del senju, y una Uchiha, tan unidos, e incluso tienen una relación de ese tipo…! ¡Aaah, esta es una época de paz, sin duda! ¡Esto es simplemente magnífico!
Orochimaru: No se pasmen tanto, y movámonos rápido. Él ya debe saber que estamos aquí.
Nagato: ¿? ¿Te refieres a Naruto?
Minato y Kushina se volvieron a mirarle.
Orochimaru: Verán, muchas cosas pasaron y la verdad es que ese chico ahora es un radar viviente.
Minato: ¿Cómo dices?
Orochimaru: Ese chico pude sentir a cualquiera en esta aldea con facilidad, detectar su chakra, sus emociones… incluso saber quién entra y sale de aquí.
Kushina: In… creíble…
Orochimaru: Y digamos… que no soy muy de su agrado.
Minato y Kushina: ¿?
Nagato: Ni siquiera eres del agrado de la mitad de shinobi de aquí.
Orochimaru: Muévanse
Minato: Sentirnos… ¿se refiere a…?.

EN LA OFICINA DEL HOKAGE

Naruto: Bueno, el trabajo de hoy se acabó.
Shikamaru: ¿Recibiste el informe de Gaara?
Naruto: Con lujo de detalles. Maldición, pensar que ya lograron reproducir el Susanoo…
Sasuke: Bueno, ya les dijimos a esos dos que volveremos a entrenar, ¿no es así?
Naruto: Sí. ¡Tenemos que exigirles más esta vez-ttebayo!
Shikamaru: No se pongan tan serios, van a acabar haciéndoles algún daño irreversible.
Naruto: ¡Ya deja eso, ya te dije que…! ¡!
El Nara y el Uchiha se sorprendieron al ver al Uzumaki pálido, congelado en su sitio.
Shikamaru: ¿Naruto? ¡¿Qué pasa, Naruto?!
Sasuke: ¿Qué has sentido?
Naruto entonces bajó la vista y arrugó con un fuerte agarre de sus manos varios papeles que había cerca.
Shikamaru: ¡Naruto, dinos que ocu….!
En ese preciso momento, pasó algo que congeló al Nara y le dio al Uchiha una razón para pararse de su asiento.

EN LAS CALLES DE KONOHA

Orochimaru: Desde que obtuvo el poder del Rikudou Senjutsu, puede sentir a la gente incluso si no está en ese estado de control, en el cual aumentan por mucho esas habilidades.
Kushina: ¿Entonces el puede saber que nosotros…?
En eso, todos se vieron obligados a agacharse, ellos, los shinobi cercanos, la aldea entera sintió un estremecimiento, como si la gravedad de pronto hubiese sido aumentada y la tierra temblara furiosa bajo sus pies. Era una presión tremenda, aterradora.
Suigetsu: Mi… mierda…
Karin: Eso fue…
Orochimaru: Nos descubrió.
Minato: Esta presión es…
Kushina: ¿Es… Naruto…?
Todos hablaban arrastrando las palabras, con el esfuerzo de soportar la presión que sentían, hasta que de pronto, se detuvo.
Hashirama: Eso…
Minato: Eso se sintió idéntico a cuando Shodaime-sama detuvo a Nidaime-sama de atacar a Orochimaru-san cuando fuimos a la cuarta guerra. ¿Me estás diciendo que ese es Naruto?
Nagato: ¿Pasa cada vez que detecta a alguien?
Orochimaru: No, nada de eso. Ciertamente nos ha descubierto, pero no solo eso…
Kushina: ¿Entonces que es…?
Hashirama: Esta furioso.
Orochimaru: Miren a su alrededor. Todos lo han notado. Los shinobi al menos. Para la gente normal, no ha sido más que un ligero temblor.
El grupo vió que era verdad. Los aldeanos comunes casi ni reaccionaron, pero todos los shinobi se encontraban mirando hacia la mansión Hokage.
Orochimaru: Será mejor que busquemos un lugar apartado.

EN LA OFICINA DEL HOKAGE

Shikamaru (levantándose del piso): Mal… dición…
Sasuke (pensando, irguiéndose de nuevo): Alzar su chakra de esa manera… no hay duda, está fúrico. ¿Qué sintió?
Naruto (con severidad tranquila): Sasuke, Shikamaru, por favor vayan a casa. El trabajo de hoy terminó.
El rubio comenzó a caminar hacia la entrada, con paso pausado pero fuerte.
Shikamaru: ¡Naruto, ¿Qué fue lo que…?!
Entonces, el Nara fue interrumpido por Sasuke, quien le hizo señas para que lo dejara así. Naruto, sin oposición, salió de la oficina dando un ligero portazo tras de sí.

CON BORUTO Y SARADA

Sarada: ¡¿Qué fue eso?!
Boruto: Ni… ni idea… pero todos los shinobi que alcanzo a ver lo han sentido. ¡¿Qué esta pasando?! ¡¿Es un ataque?!
Kakashi: No, nada de eso.
Sarada: ¡Kakashi-san!
Kakashi: Es lo que suele pasar cuando Naruto y Sasuke discuten con mucha fuerza, jajaja
Boruto: ¿Tanto… así?
Kakashi (pensando, mientras sonríe en apariencia): No puedo decirle que se trata de su padre cuando se enfurece de verdad… que bueno que jamás lo han experimentado antes, puede que sea algo que Naruto no quiere que sepan.
Sarada: ¿Acaso van a pelearse?
Kakashi: Jaja, calma, son amigos y ya no son unos niños, lo van a resolver antes de que te des cuenta.
Sarada: Ya… ya veo.
Kakashi: Y bueno, ¿estaban en una cita? ¿Les puedo acompañar?
Boruto: ¡Oiga, viejo kakashi!
Kakashi: Jajaja, solo bromeo, jajaja

EN LA CIMA DEL MONUMENTO A LOS HOKAGE

Orochimaru: Aquí estará bien. Podemos deshacerla transformación.
Todos obedecieron, volviendo a sus apariencias originales.
Hashirama: ¿Por qué aquí?
Orochimaru: El mismo va a venir a buscarnos. Esperaremos aquí.
Minato: ¿Por qué Naruto estaría tan furioso Orochimaru-san?
Orochimaru: La verdad es que todos los encuentros que he tenido con tu hijo, ha sido como enemigos.
Minato: ¿Qué?¿Por qué?
Nagato: Es una historia muy larga para contarla, pero te puedo decir que este hombre le ha dado muchos problemas a tu hijo cuando era solo un chico.
Kushina: Naruto…
Suigetsu: Agh, pensar que ese cabeza hueca me pondría a temblar como Shodai.
¿?: ¡OROCHIMARU!
El grupo entero se volvió a mirar a un hombre rubio y alto caminando con paso lento hacia ellos. El viento hacía ondear su capa de Hokage y las sombras de la noche cubrían sus ojos que, aunque no se veían, miraban fijamente al antiguo sanin.
Orochimaru: Saludos, Hokage.
Naruto (deteniéndose): No juegues conmigo… - su chakra comenzó a ondear fuera de su cuerpo ante la vista de los presentes. - … te lo advierto… mejor que me des una buena explicación para haber hecho esto…
Suigetsu: Mierda… mierda… está que desborda de ira…
Kushina: Naru… ¡!
Antes de que la mujer terminase, Karin le hizo una seña poniendo su mano en el hombro de Kushina para que guardara silencio.
Orochimaru: Fufu, entiendo si te sientes ofendido, pero tu reacción fue exagerada. ¿Qué haras si alertas demasiado a los aldeanos?
Naruto: No trates de fingir educación… solo explícate…
En un parpadeo, Naruto se colocó detrás de Orochimaru, espalda con espalda.
Naruto: Ahora.
Orochimaru: Pensar que este niño me haría temer a la muerte… fufufu…
Karin: Oye, oye, cálmate un momento…
Naruto: ¡Cállate!
Karin: ¡Uh…!
Suigetsu: Karin… maldición que tipo de chakra estará arrojando.
Orochimaru: Pues verás… esos enemigos que están molestando… nos han atacado y no podemos regresar a un refugio destruido. Necesitamos volver al que estaba más cerca de aquí.
Naruto: ¿Te atacaron a ti también? ¿Por qué no nos dijiste nada?
Orochimaru: Un rescate no es algo que esperaría de ustedes para conmigo. Hemos estado moviéndonos, pero ningún lugar me parece lo suficientemente seguro para continuar “mi trabajo”.
Naruto: ¿Y supones que haciendo esto te facilitarías la petición?
Orochimaru: No, se lo ofensivo que es para ti, por eso llegue sin llamar la atención. Pero estos revividos son perfectos para dar cierta defensa extra a un objetivo muy probable de estas personas, ¿no es así?
Naruto: …
Orochimaru: ¿Y bien? Si tu debes pelear en esta batalla que se avecina, no puedes dejar a la aldea sin protección adicional. Recuerda que ahora tienes cosas que perder.
Naruto (apretando los dientes): Supongo… que tienes razón…
Karin (pensando): Maldición, no lo provoques, idiota.
Orochimaru: Entonces… ¿cerramos el trato?
Naruto: Quiero que te vayas.
Orochimaru: ¿?
Naruto: Enviaré mañana a Sasuke o a Mitsuki para cerrar el trato. Tu escondite estará disponible para ti, pero lo mantendré vigilado las 24 horas. ¿Entiendes?
Orochimaru: Oh, vaya, acabo de incurrir en tu ira, ¿uh? No es como si no lo esperase, claro. Como sea, bien dicho, es una buena decisión siendo el Hokage.
Naruto: Desaparece.
Hashirama: …
Minato (pensando): Naruto…
Orochimaru: Sí, sí. Karin, Suigetsu, Juugo, nos vamos.
El grupo ya se iba, cuando de repente, Orochimaru se detuvo.
Orochimaru: Lo olvidaba. No te preocupes por su liberación, programé el jutsu para que se liberen de él ni bien cumplan con el objetivo de su invocación.
Naruto (sin mirarle): De lo contrario, siempre puedo pedir a Sasuke que te visite para que lo hagas tú mismo.
Orochimaru: Jeje, supongo que sí.
Dicho esto, el pálido shinobi y sus tres subordinados desaparecieron de un salto.
Los revividos miraban al furioso Hokage, que les daba la espalda.
Kushina: Naruto…
En ese mismo segundo, la pelirroja se encontró a su hijo abrazándola con muchísima fuerza.
Naruto: Madre… lo siento tanto…
Kushina volvió a encontrarse nuevamente inundada en lágrimas. Ya antes, hace varios años, se había encontrado con su hijo, y aunque era solo como chakra personificado, había logrado mirarle y tomar su mano, verle de frente. Nada debería ser diferente, pero definitivamente lo era, era abismalmente distinto. Podía sentir a su hijo, su calor, su mejilla pegada a la suya y sus brazos rodeándola y apretujándola contra sí. Sin más que hacer, y presa de las ansias, ella abrazó a su hijo con la misma fuerza. Sí… así era como debía sentirse abrazar a tu hijo cuando es un todo un hombre. Que sensación tan maravillosa…
Kushina (llorosa): Naruto…
Minato: Que alegría verte, hijo. Ha pasado mucho tiempo, cuanto has crecido.
Naruto se separó de su madre, y luego de verla unos segundos más, volteó hacia los otros.
Naruto: Padre…
Minato: Vaya, pero mira si eres alto, ya eres más alto que yo.
Naruto (sonriendo): Que bueno verlos, a ambos. Lástima que sea… bueno… así.
Kushina y Minato le sonrieron a su hijo, condescendientes.
Nagato: Has cambiado mucho, Naruto.
Naruto: ¡Nagato! ¡Viejo Shodai!
Hashirama (con una gran sonrisa): Jajaja, que gran momento, aunque por supuesto, no fue el mejor de todas las oportunidades Jajajaja.
Nagato: Ese chakra que sentimos… Orochimaru nos dijo que eras tú.
Naruto: Ah jaja, lo lamento mucho… es que…
Minato: Lo entendemos. Está bien, no tienes que explicarte.
Hashirama: Ciertamente me impresionas chico. Nunca creí que el Hokage de ahora tendría un chakra que se equiparara con el mío. Supongo que es de esperar si derrotaste a Madara y a ese ser Kaguya.
Naruto: No, viejo Shodai, aún me falta para llegar a alcanzarle. Por lo demás, recuerde que luché junto a Sasuke.
Hashirama sonrió con gratitud.
Nagato: La aldea se ve bien. ¿Cuánto tiempo ha pasado?
Naruto: Unos 18 años desde la guerra.
Kushina: ¡¿18?! Eso quiere decir que tienes al menos unos 34 años, ¿no?
Naruto: Oye, oye, te dije que tenía 16, y la guerra acabó en mi cumpleaños. Tengo 35.
Kushina: Haaah, ya veo.
Naruto: La razón por la que fueron invocados es obvia, así que déjenme llevarles a la oficina.
Hashirama: ¿Oficina? ¿Ahora los hokage son burócratas?
Minato: Jaja, vamos Shodai-sama, los tiempos cambian, cuando Sandaime-sama era Hokage ya tenían ciertas labores de oficina.
Hashirama: Ah, estos tiempos modernos, todo era más fácil cuando usábamos pergaminos y unos halcones.
Naruto: Vengan, acompáñenme.

CON OROCHIMARU Y TAKA

Karin: ¿Seguro que está bien? Al menos debimos llevarnos al primero y al del Rinnegan como garantía.
Orochimaru: Por más que haya estado a punto de tomar mi cabeza, Naruto Uzumaki no es un hombre de segundas intenciones. Él cumplirá con su parte y no nos molestará.
Suigetsu: Pero no me gusta la idea de su vigilancia. Nunca tuve tantos nervios desde que sentí el chakra del primero.
Orochimaru: Ciertamente.
Karin: Más vale que cumplas tu parte del trato también, o tendremos problemas.
Orochimaru: Yo ya cumplí la mía. Nada de lo que le he dicho ha sido mentira.
Karin: Eso es raro en ti.
Orochimaru: Fufufu, las serpientes siempre tienen tan mala reputación…

EN LA OFICINA DEL HOKAGE

Shikamaru: ¡Inaudito! ¡Imperdonable! ¡¿Y dices que le dejaste irse así nomas?!
Naruto: Yo también lo creo así Shikamaru. Pero por desgracia, él tiene razón.
Sasuke: Estoy de acuerdo, Shikamaru. Por el momento, es mejor que dejemos de preocuparnos por los desmanes de Orochimaru y nos concentremos en lo más urgente. De hecho, esto incluso nos ayuda.
Kushina: ¿Sasuke? ¿Eres tú, de verdad?
Sasuke: ¿Hm? ¿Me conoces?
Kushina: Sí, bueno… tu madre y yo éramos amigas, Naruto nació poco después que tú. Te vi siendo apenas un bebé.
Sasuke desvió la mirada.
Kushina (pensando): Vaya, es muy frío… jaja
Minato: Esta… es la oficina del hokage, ¿uh?
Sasuke: Bien, y ¿Qué es lo que vamos a hacer ahora?
Shikamaru: Ehm… ¿ellos están bien?
Mientras hablaban, Minato y Kushina examinaban curiosos la oficina, al igual que Hashirama, dejando a Nagato como el único que escuchaba atentamente la conversación. Kushina miraba las cosas de su hijo mientras Minato se concentraba en los retratos de los predecesores de Naruto.
Naruto: Está… bien…
Shikamaru decidió callarse. Era una situación muy delicada, él sabía que Naruto había sido huérfano desde siempre, y tener a sus padres de pronto allí, revividos y caminando entre ellos era simplemente una sensación tan agridulce como un limón azucarado.
Shikamaru: Bi-bien…
Sasuke: Sin embargo, no pueden ejercer el jutsu de barrera ahora. La aldea se alteraría.
Shikamaru: Sin mencionar que nadie nos ha atacado. Una medida de ese tipo crearía miedo colectivo infundado, incluso pánico. No podemos permitirlo.
Naruto: Entonces, teniendo en cuenta que hayan sido invocados hasta cumplir con ejercer ese jutsu, se quedarán aquí hasta que el momento llegue… si llega.
Sasuke: Despreocúpate. Siempre puedo ir con Orochimaru y obligarlo a deshacer el jutsu. No me supondría ningún problema.
Naruto: Gracias, Sasuke.
Sasuke solo asintió.
Hashirama: Un minuto.
Todos: ¿?
Hashirama: Si eres el Hokage, tienes que conocer los jutsu practicados y creados por tus predecesores, ¿no es así? Entonces tu también puedes deshacer el edo tensei.
Naruto guardó silencio, los demás esperaban.
Nagato: El tiene razón, Naruto…
Naruto: Así sería en circunstancias normales. Pero recuerda que se trata de Orochimaru. El se puede anticipar a casi todo, incluso estoy seguro de que previó que yo podría deshacer el jutsu ahí mismo. Tengo la certeza de que lo arregló para que sólo el pudiera manejarlo.
Hashirama: Los jutsu han evolucionado mucho.
Naruto: Tanto que incluso algunos usan más cosas además de chakra.
Hashirama: Entiendo…
Naruto: Sasuke, Shikamaru, vayan a casa.
Shikamaru: Pero…
Naruto: El día de hoy el trabajo se terminó ya. Yo me encargaré desde aquí.
Shikamaru: Entiendo.
Sasuke: Buenas noches.
Ambos pelinegros se retiraron de la oficina, dejando a Naruto solo con los revividos.
Kushina: Hijo, ¿te encuentras bien?
Naruto: Bueno… jeje, supongo que siendo reanimaciones, ustedes no duermen, ¿uh?
Hashirama: Aja, pues ni idea, nunca nos han usado fuera de una batalla.
Naruto: Shodai, creo que a tu nieta le gustará verte.
Hashirama: ¿Tsunade? ¿Está aquí?
Naruto: Está tan aburrida que anda de aldea en aldea, pero por el momento está aquí.
Hashirama: No.
Naruto: ¿?
Hashirama: No podemos andar por ahí como si nada. La única razón por la que nos tienes aquí contigo es porque eres parte del propósito por el que fuimos traídos aquí. Somos parte del pasado y el que este y el presente se mezclen es un error, algo antinatural.
Naruto: Shodai…
Minato y Kushina agacharon la cabeza. El predecesor tenía toda la razón.
Nagato: Naruto.
Naruto: ¿?
Nagato: Si me lo permites, me encontraré rondando la aldea, estaré cerca hasta que me necesiten para el jutsu de barrera. No podemos dejar que nos vean.
Naruto: Oye, sé que eres bueno siendo indetectable, peor aún así…
Nagato: No te preocupes. Estaré bien. Me siento en calma.
Naruto: Está bien.
Hashirama: ¡Pues si no te molesta, me gustaría ver a la aldea, no la he visto en paz después de muchísimos años! ¡Así que me quedaré sobre los monumentos Kage hasta que sea el momento!
Naruto: Pero espere…
Hashirama: Oh, vamos, no tienes que ser tan cuidadoso. Soy un reanimado, no necesito comer, dormir, nada de eso. Y no hay manera de que me aburra viendo mi amada Konoha.
Naruto (con una gran sonrisa): Jaja, supongo que está bien entonces. Pero no se vayan a descuidar.
Nagato: Entendido.
El grupo salió de la oficina, y Hashirama se arrojó rápidamente, como un niño a treparse a los monumentos Kage, poniéndose de pie con una sonrisa de júbilo sobre su rostro esculpido.
Nagato: Bien, entonces me iré. Estaré cerca de aquí.
Naruto: Sí.
Nagato: Es… bueno volver a verte, Naruto.
Dicho esto, el pelirrojo desapareció de un salto.
Kushina: Bueno, nosotros…
Naruto: Oigan… ¿podrian usar el henge no jutsu? Ya que están aquí sin riesgo de desparecer de la nada… quisiera que conozcan a mi familia.
Kushina: ¿?
Minato: Oye, soy tan creyente como tú en que la aldea es la familia del Hokage, pero…
Naruto: No hablaba de la familia del Hokage. Hablaba de MI familia.
Kushina: ¿Uh? ¿Tu familia? ¿Quieres decir…?
Naruto, con una gran sonrisa feliz, se volvió a mirarles.
Minato (sonriente): Naruto…
Naruto: Bien, andando.
Obedeciendo a su hijo, ambos shinobi usaron su henge no jutsu y caminaron junto al hokage en dirección a su casa. Pero Kushina, como madre que era, estaba llena de curiosidad.
Kushina: Naruto, a propósito, quiero saber tantas cosas… ¿Cómo es que te volviste hokage? ¿Y kakashi?
Naruto: Ah bueno, la versión corta es que Kakashi-sensei se volvió Hokage después de la guerra, fue durante su mandato que las 5 grandes naciones se unieron para formar La Unión.
Minato: ¡¿Las cinco aldeas son aliadas?!
Naruto: Síp. Luchamos juntos durante la guerra, así que no hubo ningún problema. Solo algo de reticencia por parte del antiguo Raikage, jajaja.
Kushina: Woaah… ¿y que hay de ti? ¿Cómo te volviste Hokage?
Naruto: JAJAJAJAJA, Esa es una historia muy graciosa…
¿?: ¡Nanadaime-sama!
Un grupo de shinobi se acercaron presurosos a Naruto.
Naruto: ¡Woah! ¿Qué ocurre?
Chunin: ¿Que qué ocurre? Sentimos una presión de chakra espantosa hace unos momentos. ¿Ocurrió algo?
Jounin: ¿Usted se encuentra bien?
Minato y Kushina le miraron. Ambos conocían el dolor y la soledad que Naruto había sufrido durante su vida, pero verle ahora… estos ninja estaban preocupados por su seguridad y su estado emocional. Era algo tan increíble, Kushina creyó que lloraría de nuevo.
Jounin2 (mirando a los revividos transformados): Nanadaime-sama… ellos…
Naruto: Oh, son invitados muy especiales para mí. Me encaminaba a mi hogar ahora.
Chunin: Esta bien, Nanadaime-sama. Por favor no dude en avisarnos si algo ocurre.
Naruto: AJAJA, se los agradezco chicos. Vayan a casa, buenas noches.
Los shinobi se despidieron de él y se fueron.
Naruto: Bueno, continuamos.
El grupo continuó su marcha hasta que a Kushina se le pasó un nuevo pensamiento, algo más personal.
Kushina: Tengo curiosidad sobre Sasuke, estaba con nosotros allí, ¿verdad?
Naruto: ¿?
Kushina: Cuando lo vi, recuerdo que le dije… “espero que Naruto y tu sean buenos amigos”. ¿Me escucho? ¿Qué es Sasuke para ti?
Minato escuchaba con rostro algo preocupado. Cuando vió al uchiha durante la cuarta guerra, este lucia todo menos amistoso. Y llegó a preguntar acerca del odio de los Uchiha y quedó más que claro que había pasado por mucho dolor también, lo veía en sus ojos glaciales y oscuros. Fue el que más se sorprendió por lo que escuchó después.
Naruto: Es… mi mejor amigo.
Kushina sonrió llena de felicidad. Minato le siguió con un tremendo alivio.
Minato: Al final lograste llegar a él.
Kushina: ¿? ¿Pasó algo?
Naruto: Jaja, no es importante.
Caminaron hasta que vieron cerca de allí la casa de la familia Uzumaki, con las ventanas que mostraban las luces encendidas.
Minato: Oaah, aquí es, ¿verdad?
Naruto: Si. Es una gran lugar, jaja.
¿?: ¡Naruto!
Todos: ¿?
Una voz femenina gritaba saliendo de la casa, y Naruto pronto se encontró a su esposa corriendo hacia él nerviosa.
Naruto: ¡Hinata!
La Hyuga llegó con el a abrazarle, dejando a Minato y a Kushina muy, muy cómicamente sorprendidos.
Hinata: Estaba tan asustada… ¿esa presión que sentimos eras tu verdad?
Naruto: Perdoname, Hinata. Ya todo está bien.
Hinata: ¿De veras – la Hyuga dio un suspiro de alivio – me alegro. No sentía eso desde que…
Naruto: Lo sé. No hay problema.
Hinata (asomándose): ¿? ¿Quiénes son ellos, Naruto...? ¡Están usando henge…!
Naruto (calmandola): Lo sé, lo sé, tranquila.
Minato (pensando): Una Hyuga… detectó el Henge no jutsu tan fácil…
Kushina (pensando): ¡WAAAH! ¡UNA MUJER DEL CLAN HYUGA! ¡QUE HABIL ES!
Naruto: Hinata. Vamos a entrar, ¿esta bien?
Hinata: S-sí, querido. Está bien. Lamento haberme alterado.
Minato y Kushina (gritando en su mente): ¡¡¿QUERIDO?!! ¡¡¿ES SU ESPOSA?!!
El grupo se encaminó a casa. Himawari los esperaba en la entrada.
Himawari: Buenas… noches.
Minato y Kushina se miraron son asombro, y luego a la niña. Era igual a su madre, pero su expresión y sus ojos eran las de Naruto, en definitiva. ¡Su hijo era padre!
Himawari: Papá… ¿esta todo bien?
Naruto: Jajaja, claro que sí. No te tienes que asustar. Lamento haberlas preocupado, solo fue una pequeña discusión con Sasuke que se salió de control.
Himawari: Vaya, que fuertes son los dos, su “discusión” se sintió por toda la aldea.
Minato y Kushina miraron a su hijo, que como padre, hacia lo posible por no preocupar a su niña.
Himawari: ¿Pero ya esta todo bien?
Naruto: Jaja, vamos, un pleito no va a hacer que dejemos de ser amigos, el siempre será tu tío Sasuke. Ya está todo bien.
Himawari entonces soltó una sonrisa radiante.
Kushina: Es… tan hermosa…
Himawari (sonrojada): ¿Eihn…? ¿Papá…?
Naruto: Entremos.
El grupo entro a la casa y cerró la puerta. Todos se sentaron en la sala, a excepción de Naruto.
Naruto: Escuchen… la verdad es que ellos se quedarán un tiempo con nosotros… hasta que cumplan cierto requerimiento.
Hinata: ¿Qué…? Entonces, ¿Por qué usan henge no jutsu?
Naruto: Porque ese desgraciado de Orochimaru usó edo tensei.
Hinata abrió tamaños ojos, mientras Himawari se llevaba las manos en la boca de la sorpresa.
Minato: ¿Conocen el edo tensei?
Naruto: Consideré que no sería adecuado ocultar cuales eran los jutsu prohibidos, además al contarles nuestra historia Hinata y yo, no omitimos el hecho de que fuiste un revivido en la cuarta guerra. Teniendo en cuenta que Orochimaru anda cerca, era posible que ocurriera de nuevo, ya ven como tuve razón.
Minato: Ya veo…
Hinata: Oh dios…
Naruto (volviéndose a su esposa): Y son miembros antiguos de Konoha, así que no podían mostrarse por ahí.
Hinata: Entiendo.
Naruto: Hinata, Himawari… les presento… a mis padres.
Hinata y Himawari: ¡¡!!
Los shinobi deshicieron el jutsu con una sonrisa, mostrándose a ambas con sus apariencias originales.
Hinata: ¡Naruto, ellos son…!
Naruto: Mis padres… Kushina Uzumaki… y Yondaime hokage, Minato Namikaze.
Minato: Ho… hola…
Kushina: Es un placer… de verdad…
Hinata, de pronto se puso de pie de golpe e hizo una reverencia.
Kushina y Minato: ¡!
Hinata: ¡M-mi nombre en Hinata Uzumaki, soy esposa de Naruto! ¡Es-es un placer!
Minato (pensando): Pero que educada…
Kushina: Oh vaya… ¡!
Himawari se estaba acercando a ellos, lentamente.
Minato: Hola, ¿te llamas Himawari, verdad?
Himawari: Tengo… papá tiene fotografías del abuelo Minato, y de la abuela Kushina… son solo un par de fotos de adolescente… así que… yo…
Kushina: Lo siento… sé que no nos conoces pero…
Himawari: ¿Puedo...?
Kushina: ¿?
Himawari (sonrojada y lacrimosa): ¿Puedo abrazarte… abuela?
Kushina no lo soportó más. Simplemente cayó de rodillas al suelo, llena de lágrimas nuevamente, atrapando a su nieta en sus brazos, mientras esta respondía con la misma intensidad.
Kushina (llorosa): Claro que puedes… estoy… tan feliz…
Naruto y su padre miraban la escena sonrientes, junto a Hinata que se secaba un par de lágrimas.
Minato: Ahora eres una Uzumaki, pero… eres del clan Hyuga, ¿verdad?
Hinata: Ah… ehm… sí, así es.
Minato: Ya veo – de pronto se volvió hacia su hijo – aunque no se parece mucho a tu madre, Naruto, jaja.
Naruto: Créeme, tal vez no tenga su mismo carácter… - el rubio tomo la mano de su esposa, que lo miró con curiosidad – pero te aseguro que me ama más de lo que ustedes podrían esperar.
Hinata le sonrió sonrojada a su marido. Minato solo atino a sonreír lleno de orgullo.
Kushina (separándose de Himawari): Que feliz estoy por ti, hijo. No debí dar por sentada la vida solitaria de un Jinchuuriki. Sobre todo porque yo tuve a Minato…
Minato sonrió.
Himawari: ¡Bueno, papá dice que Kurama-chan es parte de la familia también!
Kushina: Ku-¿Kurama-chan?
Minato: Es el verdadero nombre del Kyubi, Kushina.
Kushina: ¡¿Hiciste las paces con el?! ¡Vaya, eres increíble-ttebane!
Naruto: Jaja, pues ya ves.
Himawari: Moooh… oni-chan está perdiéndose de algo increíble.
Kushina: ¡¿Oni-chan?!
Naruto: Mi hijo mayor, Boruto. Es muy parecido a mí.
Kushina: ¡Lo sabía! ¡Lo supe en cuanto lo conocí!
Naruto y Hinata: ¿?
Minato: Cuando apenas llegamos a la aldea, nos encontramos con él y una chica Uchiha, estábamos tan distraídos que nos estrellamos con ellos.
Himawari: Jajaja, lo encontraron en su cita con Sarada nee-chan.
Minato: ¿Sarada nee-chan?
Himawari: Síp. Es la hija del tío Sasuke.
Kushina (enternecida): Ya veo…
¿?: ¡Estoy en casa!
Naruto: Hablando del diablo.
El chunin entró a la casa, encontrándose al grupo en la sala. Su mirada se encontró con las de sus abuelos revividos.
Boruto: ¡EH EH.. EH…..!
Naruto: ¡Boruto, calmate!
Boruto: ¡¡¿¿EEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEHHHHHHHHHHHHH??!!
Hinata: ¡Boruto, por favor!
Boruto: ¡¿Quiénes son ellos-ttebasa?! ¡¿NO ES EL ABUELO MINATO?! ¡Y ELLA ES…!
El revoltoso rubio armó todo un escándalo en la casa, de tal manera que se tardaron casi una hora en explicarle la situación antes de que el chunin se saliera de control. ¡Pero bueno, si era toda una sorpresa!
Kushina: Es un gusto… conocerte… o cielos…
Naruto: Vamos, mamá, ya has llorado demasiado.
Kushina: Lo siento… es que estoy… demasiado feliz…
Minato: Tal vez no sea correcto que hayamos sido revividos… pero en realidad creo que no pudo ocurrirnos algo mejor.
Boruto: ¿Entonces el papá de Mitsuki uso edo tensei?
Naruto: Así es. Veo que lo sabías.
Boruto: Ya me has contado un par de cosas. ¡Como sea, que bueno conocerlos, abuelo, abuela!
Minato y Kushina dibujaron sonrisas felices en sus rostros.
Himawari: ¡Me siento tan bien por haberles conocido por fin! ¿Deberíamos llamar a Iruka-san, y a Kakashi-san, y…?
Naruto: No.
Himawari: ¿?
Naruto: Recuerda que son edo-tensei. No debemos dejar que sean vistos por la gente, podrían asustarse.
Himawari: Entiendo.
Kushina: Está bien.
Todos: ¿?
Kushina: He logrado ver que mi hijo… a quien dejé el mismo día que nació… se ha vuelto un hombre fuerte, amado y con una familia tan maravillosa. Si estuviese viva y anciana… sentiría que podría morir sin arrepentimientos.
Todos le sonrieron, pero Boruto, fiel a su estilo, tenía algo más que decir.
Boruto: No digas tonterías, abuela.
Naruto: Oye…
Hinata: ¡Boruto!
Boruto: Si ves que tu hijo está tan bien como desearías, entonces disfrútalo tanto como puedas. Antes de que sean liberados, me gustaría saber… algo más sobre mis abuelos también. ¿Puedo, verdad? Después de todo, de no ser por ustedes, Hima y yo no estaríamos aquí.
Naruto (sonriente): Boruto…
Himawari: ¡Oh, oh, yo también tengo preguntas!
Boruto: ¡Además, el abuelo minato creó el rasengan, ¿verdad?! ¡Apuesto a que tiene más jutsu increíbles!
Himawari: ¡Oni-chaaan, no hablábamos de eso!
Kushina sonrió, igual que Minato.
Minato: Claro, estaré encantado.
Kushina: ¡Pregunten, que el tiempo vuela-ttebane!
Aunque iba a ser por un tiempo muy corto, la familia Uzumaki estaba prácticamente completa. Boruto y Himawari estaban tan emocionados de ver a sus abuelos que no paraban de hacerles preguntas. Los tres, Naruto, Kushina y Minato, estaban tan inmensamente felices que no había manera para describirlo. Después de todo, los dos revividos también tenían cientos de preguntas para su hijo, su esposa y sus nietos. Esa noche nadie dormiría en esa casa. Por diferentes razones, a todos se les haría imposible. Hinata tomó la mano de su esposo, y este la cerró sobre la de ella, quedando sujetos. Iba a ser una noche inolvidable, y aunque la tristeza del inevitable final de esa reunión familiar oprimía el corazón de Naruto, como hombre, como padre, como hijo y como shinobi, no iba a dejar que eso lo arruinara mientras durase. Esa noche. Esa única noche. No había forma de sacar esas sonrisas de sus caras.

Continuará…

SPOILER SIGUIENTE CAPITULO

Sakura: ¡¡¿EEEEH?!! ¡¿LOS PADRES DE NARUTO?!
Sarada: ¡Increíble, que genial!
Sasuke: Creo que ustedes olvidan las circunstancias de que estén aquí.
Sakura: Ah, claro… ayer, jaja
Sarada: ¿Todo está bien entre ustedes, papá?
Sasuke: No fue nada.
Naruto: Creo que Kakashi-sensei lo hizo bien, jajaja
Boruto y Sarada: ¿Eh?
Shikamaru: He diseñado un plan para hacer el jutsu de barrera sin levantar sospechas, Naruto.
Naruto: Ya veo… buen trabajo.
Shikamaru: ¿Necesitas… más tiempo?
Naruto: No… lo mejor será que lo hagamos pronto.
Nagato: Dígannos lo que necesitan.
Hashirama: Estamos listos.
Himawari: Me gustaría que se quedaran un poco más… solo fue una noche.
Boruto: Es lo mejor, Hima. Abuelo, abuela… gracias. Por todo lo que han hecho por nosotros.
Himawari: Oni-chan…
Kushina: Sí.
Himawari: En el próximo capítulo. Lágrimas de miel: La luz de nuestros corazones.
Minato: Naruto, Hinata. Chicos…
Kushina: Nuestros corazones… están en paz. Por siempre.

FIN DE SPOILER

FIN DEL CAPITULO 23

Editado por rasenchidori: 13.03.16 a las 19:26
Viejo rasenchidori dijo: 19.03.16
CAPITULO 24: LAGRIMAS DE MIEL. LA LUZ DE NUESTROS CORAZONES

Boruto abrió los ojos de repente. Se había quedado dormido en el asiento donde estaba la noche anterior. Trató de recordar… estaba con sus padres, su hermana y… ¿sus abuelos? No, alto, ellos ya estaban…. Bueno, muertos, ¿no? Así que no podía ser otra cosa que un sueño… no, lo recordaba claramente, no podía haber sido un sueño… edo tensei… el padre de Mitsuki… todo estaba entremezclado, pero poco a poco fue ordenando las ideas en su cabeza. Se incorporó y miró a un lado. Su madre y Himawari dormían sentadas, recostadas en el sofá, una apoyada de la otra. El rubio decidió dejarlas así. Entonces oyó murmullos saliendo del otro lado de la puerta de atrás, que daba a su pequeño patio. Caminó lentamente, aún quitándose las legañas de los ojos. Cuando llegó a la puerta, la abrió un poco, apenas para asomarse, encontrando a su padre hablando con Minato y Kushina. Creyó que la charla de anoche continuaba con ellos, pero pronto notó que sus rostros denotaban seriedad.
Minato: Orochimaru-san nos había hablado de eso, pero no creí que…
Naruto: Supongo que las ideas que tenía para la aldea eran otras. El viejo Sandaime debe haberse dado cuenta y te cedió el puesto a ti, por seguridad.
Kushina: Pero que hiciera cosas tan terribles…
Minato: Tu furia estaba más que justificada.
Naruto: Bien, eso es todo lo que ha pasado hasta ahora. No sabemos si esas personas atacarán aquí, pero para Shikamaru y para mí, la probabilidad es extremadamente alta. Sasuke está seguro de que ocurrirá.
Kushina: Entonces… es por eso que Orochimaru nos invocó. Para hacer el Shisekiyōjin. Porque sabe que los 4 podemos hacerlo, y al gastar tanto chakra…
Minato: No, probablemente sólo creyó que invocar a Nidaime-sama y a Sandaime-sama como la otra vez no ayudaría. Dada la situación, Tobirama bien podría haber atacado a Orochimaru-san sin dejarse intimidar por Shodai-sama esta vez.
Kushina: Uh…
Kushina: De modo que cuando hagamos ese jutsu de barrera…
Naruto: Sí.
Kushina: Entiendo.
Naruto: ¿?
Minato: ¿Qué ocurre, Naruto?
Naruto (volteando): Buenos días hijo. No espíes, ven.
Boruto (llegando con ellos): Me pareció que no debía interrumpirles.
Naruto: ¿Desde cuándo te preocupa eso?
Kushina: ¿Descansaste bien?
Boruto: Rayos… ¿en qué momento nos dormimos?
Naruto: Jaja, no importa. Ellos aún están aquí.
Boruto: Himawari y mamá aún están dormidas.
Naruto: Dejémosles que descansen. Ha sido una larga noche. Como sea, pronto deberé encontrarme con Shikamaru. Y quizá con Sasuke luego.
Boruto: ¿Sasuke-shisho? ¿Ya vamos a entrenar?
Naruto: Cuando terminemos con este asunto.
Boruto: Ah, claro. Espera, ¿Significa que ya… se van a ir?
Minato y Kushina: …
Naruto: Pronto… Boruto. Ahora tengo que preparar el jutsu de barrera.
Boruto: Sabías que estaba escuchando.
Naruto: Claro que sí.
Boruto: Tch…
Naruto y sus padres sonrieron condescendientes.
Kushina: Por cierto, ¿Dónde está ese hombre, Nagato?
Naruto: Lo percibo cerca de aquí, ha de estar mirando algunas cosas. Pero está fuera de la aldea.
Kushina: Naruto, me estaba preguntando…
Naruto: ¿Qué es?
Kushina: ¿Cómo fue que… hiciste las paces con el zorro?
Naruto: Oh, eso…
Minato: Bueno, el Kyubi no es tan malo una vez que le conoces.
Kushina: ¡¿De qué hablas?! ¿Si sabes que él nos mató? ¡Sin mencionar que ataco la aldea…!
Minato: Estaba siendo controlado, Kushina.
Kushina: Uh… claro… ese hombre de la máscara…
Naruto: Tras eso, el odio de Kurama aumentó mucho, pero… yo me comprometí a liberarle de esa carga.
Boruto miró a su padre. Esa historia no la conocía.
Minato: Y cuando lo lograste, fue que uniste tu chakra al de él.
Naruto: Así es.
Kushina: Ya veo… eres muy especial.
Naruto: Ajajaja, ¿tú crees?
Boruto: Oye, viejo.
Naruto: ¿?
Boruto: Olvidé decírtelo, pero son las 9 de la mañana. ¿No deberías estar en la oficina?
Naruto: Oh, ¿las nueve? Rayos, Shikamaru me debe estar esperando.
Minato: Está bien, ve. Nosotros nos quedaremos aquí.
Naruto (yéndose): Les avisaré… cuando todo esté listo.
Minato: Sí.
Kushina: …
El rubio se retiró de un salto.
Minato: Dime, Boruto…
Boruto: ¿?
Minato: ¿Sasuke es tu maestro? Ya sabes, le dices shisho, ¿no?
Boruto: Ah, sí.
Kushina: ¿Eeeh? Pero Naruto podría entrenarte, ¿no?
Boruto: Papá siempre está muy ocupado, pero últimamente, ha sabido separar algo de tiempo para hacerlo. Pero antes de eso, no podía, el trabajo lo tenía muy atareado.
Minato: Ser Hokage es un trabajo de tiempo completo. Parece que en estos tiempos más modernos, ha aumentado esa dificultad.
Boruto: Sí. Pero ya nos hemos acostumbrado. Además…
Minato y Kushina: ¿?
Boruto: Sasuke-shisho es… el único ninja que podría pelear de igual a igual con mi padre… así que por eso lo escogí como mi maestro.
Kushina: ¿El único? ¿Cómo es eso?
Boruto: Agh, no se desde cuando ese viejo es tan modesto. Creí que ya se los habría contado.
Kushina: ¿De que hablas? Son mejores amigos, ¿no?
Boruto: Sí. Pero además de eso, Sasuke-shisho y el viejo son rivales también, y conocidos como los shinobi más fuertes del mundo.
Kushina: ¡Uh!
Minato: ¿De veras? Eso es impresionante.
Boruto: Por eso… quiero, algún día, superar a mi padre.
Minato y Kushina: ¡!
Boruto: Y Sasuke-shisho es quien me ha estado ayudando en ese camino. Y el viejo también, recientemente.
Minato: Superarlo, uh… es una buena meta. Yo me sentí feliz al ver como mi hijo me había superado a mí.
Kushina: Oye, oye… ¿Y esa chica Uchiha?
Boruto: ¿Chica Uchiha?
Minato: Ah, no se los dijimos. Las personas con las que ustedes chocaron éramos nosotros.
Boruto: ¡Ueeeh!
Minato: Usábamos Henge no jutsu para no llamar la atención porque… bueno, ya sabes.
Boruto: ¡Vaya, nunca creí que serían ustedes-ttebasa!
Kushina: ¿Y bien? ¿Y bien? ¿Quién era? Himawari dijo que era hija de Sasuke, ¿no?
Boruto: Ah, sí, Sarada-chan.
Kushina: ¡Dime, dime! ¿Estas saliendo con ella?
Boruto (muy rojo): ¡EEH… AAH…!!
Kushina: Ajajá, estaba segura.
Minato: Ya déjalo en paz, Kushina.
Boruto: Es cierto, además… Sarada-chan y yo… tenemos aspiraciones algo irónicas.
Minato: ¿A que te refieres?
Boruto: Sarada-chan admira mucho al viejo. Por eso quiere ser Hokage, como él.
Kushina: Ah, ya veo. Me alegra oír eso.
Minato: ¿Y qué hay de ti? ¿No es tu sueño también?
Boruto: Yo… apunto a ser más como Sasuke-shisho.
Kushina: ¿?
Boruto: Alguien que está ahí, siempre al lado del Hokage, cubriendo su espalda, protegiendo a él y a la aldea, ya sea a la vista o desde las sombras.
Minato: Oh… Ya veo. Eso también es bueno.
Kushina (poniendo cara pecaminosa): Uuuuh, así que tú quieres ser quien proteja a esa chica, ¿eh? Que lindo escucharlo, jeje.
Boruto: ¡Agh, abuela, no pongas caras como las de Sakura!
Kushina: ¿? ¿Sakura?
Boruto: La madre de Sarada-chan. Le gusta mucho molestarnos.
Minato: ¿? ¿No hablas de esa ninja médico de ojos verdes y carácter fuerte? ¿La amiga de mi hijo?
Boruto: Ella misma.
Minato: Oh, vaya…
¿?: ¿Boruto?
¿?2: Oni-chan, abuelos, buenos días…
Los tres voltearon para ver a Hinata y la menor de los Uzumaki llegando al patio con ellos.
Minato: Lo siento, ¿las despertamos?
Hinata: No, está bien. Parece que tenían una buena charla aquí, perdón por interrumpir.
Boruto: Nah, olvídalo mamá. Papá ya se fue, por cierto.
Hinata: Sí, es muy tarde, así que me preocupé. Muchas gracias, Boruto.
Himawari: Oni-chan, estabas hablándoles de Sarada nee-chan, ¿verdad?
Boruto: ¡O-OYE!

EN LA OFICINA DEL HOKAGE

Naruto: Ya veo… bien hecho.
Shikamaru: He diseñado un plan para hacer el jutsu de barrera sin levantar sospechas, Naruto.
Naruto: Buen trabajo.
El Nara vio al hokage. Su rostro era serio, pero sus ojos definitivamente mostraban profundos pensamientos.
Shikamaru: ¿Necesitas… más tiempo?
Naruto: No… lo mejor será que lo hagamos pronto.
Shikamaru: Está bien.
Naruto: Jaja, calma, estoy bien. Solo me sorprendiste un poco, ya tienes un plan desde tan temprano.
Shikamaru: Bueno, soy tu mediador, es mi trabajo.
Naruto: Sí. Gracias.
Shikamaru: Si no te molesta… me gustaría que comenzáramos a diseñar la formación.
Naruto: Sí. De hecho, tengo un par de ideas de lo que podemos hacer con tu plan.
Shikamaru: ¿?

EN LA CASA UCHIHA

Sakura: ¡¡¿EEEEH?!! ¡¿LOS PADRES DE NARUTO?!
Sarada: ¡Increíble, que genial!
Sakura: ¿Pero por qué no nos lo dijiste ayer?
Sarada: A mí me habría gustado conocerles.
Sasuke: Creo que ustedes olvidan las circunstancias de que estén aquí.
Sakura: Ah, claro… ayer, jaja
Sarada: ¿Todo está bien entre ustedes, papá?
Sakura: ¿?
Sasuke: No fue nada.
Sarada: Ok. Entonces está bien.
Sakura: Maldición, si veo a ese maldito de Orochimaru, voy a estrujar su cabeza y lo voy a…
Sarada: ¡No lo hagas, mamá, es el padre de mi compañero!
Sakura: Ah… claro… Como sea, debemos ir a ver…
Sasuke: No.
Sarada: ¿Papá?
Sasuke: Además de la familia de Naruto y ustedes, solo Shikamaru y yo lo sabemos. No vamos a llamar la atención con una gran visita.
Sakura: Al menos déjame ver como esta Naruto, Sasuke. Son sus padres, debe sentirse…
Sasuke: Está manejándolo muy bien. No debes preocuparte.
Sakura. Puede ser el Hokage, Sasuke, pero antes que nada, es mi amigo, es NUESTRO amigo. No podemos simplemente dejarlo así.
Sasuke: Lo sé. Pero no podemos interrumpirle ahora, debe estar haciendo el plan con Shikamaru. Ya podrás verle cuando lo pongamos en acción.
Sakura: ¿Plan?
Sasuke: Te lo voy a explicar.

EN LAS SALAS DE LA DIVISIÓN DE MONITOREO

Monitor1: Tenten-san, tenemos algo en la pantalla 4.
Tenten: El monitor 4… ¿el de las afueras? ¿Hay algo anormal?
Monitor2: Ha habido un individuo no identificado a la vista de esa cámara, ha estado allí desde la noche de ayer.
Tenten: Hm…
Viendo en la pantalla del monitor indicado, la castaña vio a un desconocido sujeto encapuchado, sentado en la rama de un árbol, dándole la espalda a la cámara.
Tenten: Ha de ser un viajero perdido, o en su descanso. ¿Ha hecho algo inusual?
Monitor1: No, solo ha estado sentado allí… apenas si ha movido un músculo desde que llegó.
Tenten: Bien, manténganlo vigilado si no hay nada más anormal por aquí.
Monitores: Hai
Tenten (mirando la pantalla): Hm… ¿Qué haces ahí, uh?

EN LAS AFUERAS DE KONOHA

Mientras la cámara enfocaba ese lugar no muy lejos de ahí, Nagato se había dispuesto en ese sitio, ya que, para su Rinnegan, era perfecto para dar revista al área. Había dispuesto barras conductoras de chakra en los alrededores, de modo que los guardias no pudieran verlas, y, al mismo tiempo, él podría sentir el más mínimo movimiento o irregularidad que se acercara a menos de 20 pasos.
Nagato: Konoha esta muy bien, parece que se recuperaron desde aquella vez… claro, ya ha pasado un buen tiempo. Jaja, que extraño. Me siento muy fuera de lugar en un sitio tan pacífico como este. Pasé… mucho tiempo en el camino equivocado. ¿Verdad… Naruto?

EN LA OFICINA DEL HOKAGE

Shikamaru: Ya entiendo. Es una muy buena idea, y si dices que se puede ampliar sin llamar la atención, entonces estamos más que listos.
Naruto: Muy bien. Vamos a comenzar.
El hokage ya se retiraba, pero Shikamaru jamás lo había sentido tan silencioso. Era evidente lo que le estaba molestando.
Shikamaru: Naruto, nadie nos ha atacado aún. No tienes por qué forzarte a hacer todo esto de una vez…
Naruto: Shikamaru.
Shikamaru: ¿?
Naruto: ¿Extrañas al viejo Shikaku?
Shikamaru: ¡!
Naruto: Solo… pregunto.
El Nara se quedó sin habla por un rato. Su padre, Shikaku Nara, anterior líder del clan Nara, había muerto durante la cuarta guerra shinobi, a manos del diez colas y un colosal ataque de Bijuudama que había borrado por completo la división de comunicación. Antes de eso, el hombre había logrado, junto a Inoichi Yamanaka, comunicarse con sus respectivos hijos para despedirse de ellos. Shikamaru jamás había sido un hombre muy sentimental, o al menos no había demostrado serlo, más aun en medio de una lucha de tal escala; sin embargo, cuando las cosas se calmaron entró en la cuenta de que había perdido a ambas figuras paternas que había tenido en su vida. Primero a Asuma, su maestro, y después a su propio padre. Se sintió vacío entonces, pero la victoria y la presencia de sus queridos amigos y compañeros logró reconfortarlo. Además, debía ser fuerte por su madre, quien por supuesto se desplomó en llanto al conocer de la muerte de su esposo. Pero el tiempo había pasado, y Shikamaru era ahora el líder del clan Nara, participante y miembro del consejo principal de “La Unión”, y además de eso, mediador y asistente personal del Hokage, quien era parte también de ese consejo. Había formado su propia familia, una esposa que no era “ni un portento ni un esperpento”, con un carácter terrible como el de su madre, pero que igual amaba profundamente, al igual que a su hijo, tan parecido a él cuando tenía su edad, dejando de lado los atisbos de mal genio y los ojos con forma de avellana heredados de su madre. Tenía muchas cosas nuevas en que pensar, pero de cuando en cuando, el rostro de su padre llegaba a su mente, eso, generalmente cuando pasaba por una situación un tanto complicada. La primera pregunta solía ser “¿Qué haría mi padre?”, aunque la mayoría de las veces pasaba de responderse eso, al tratarse de temas familiares, Shikaku siempre había optado por callar y ceder, cosa que él también hacía para no tener jamás que concederle un segundo combate a Temari. ¡Y bien que ella era capaz de usar su gran abanico para mandarle a volar si metía la pata! No, su padre callaba y cedía, el también callaba y cedía. Su padre. Claro que le extrañaba. ¿A que venía esa pregunta?
Shikamaru: Aja, bueno, era mi padre, así que claro que le pienso de vez en cuando. ¿Por qué…?
Naruto: Yo… crecí sin conocerles. Y cuando lo hice, fue en mi mente, cuando estaba a punto de morir en alguna lucha dentro de mi conciencia.
Shikamaru: …
Naruto: Sé que tenerlos aquí ahora es como un regalo para mí… sé que ni bien cumplan con su objetivo, desaparecerán… pero ellos ya no pertenecen aquí, Shikamaru.
Shikamaru: Naruto…
Naruto: Estaría siendo egoísta si me fuerzo… a posponer la seguridad de mi aldea para tenerlos a ellos más tiempo conmigo. Ellos hicieron por mí todo lo que pudieron, y eso me basta. No tengo derecho a mantenerlos aquí.
Shikamaru: Bien… lamento haber sido insistente.
Naruto: No, no te preocupes. Ahora vamos, les avisaré.
Hokage y asistente salieron de la oficina. La pregunta de Naruto había sumido a Shikamaru en sus pensamientos. El rubio, por su parte, conservaba la serenidad de su mirada y sacaba de su bolsillo un móvil, iniciando una llamada.
Naruto: ¿Sasuke? Es hora.

EN LA CASA UCHIHA

Sasuke: Entendido.
El uchiha colgó el teléfono y se dirigió a su mujer y su hija.
Sakura: Acaso…
Sasuke: Sí. Ya han terminado los preparativos.
Sakura: Pero nos dijiste… que habían acordado esperar un poco para hacerlo, ya sabes, como nadie nos ha atacado…
Sasuke: Naruto y Shkamaru hallaron el modo de hacer el jutsu de barrera sin que la gente lo note. No esperaremos a ser atacados.
Sakura: Ya entiendo.
Sarada: ¿Podemos ir, papá?
Sasuke (volteando a Sarada): Hm.
Sarada: Sé que Nanadaime no quiere llamar la atención. Pero sé… sé lo que el debe estar sintiendo… ahora que sus padres van a irse. Ya sabes, apenas los invocaron ayer, ¿verdad?
Sasuke miró a su hija, sabía que ella estaba hablando de él. Cuando se reencontraron hace años, él no duró mucho en la aldea, ya que debía irse quien sabía por cuanto tiempo, y su hija no sabía cuándo o después de que tiempo volvería a verlo. Pero poco a poco se acostumbró, y ahora las ausencias eran más cortas, pero aún así…
Sasuke: Entiendo.
Sarada: ¿?
Sasuke: Naruto… les ha apoyado a ambas con algún problema que oprimía sus corazones. Supongo que no puedo evitar que quieran hacer lo mismo por él.
Sarada (feliz): Eso significa…
Sasuke: Andando. Naruto nos encontrará en la cima de los monumentos Kage.
Sakura: ¿Eh? ¿Por qué los monumentos Kage?
Sasuke: Parece que haremos el jutsu desde ahí.

EN LA CIMA DEL MONUMENTO AL HOKAGE

Hashirama: ¡Oh, vaya, que rápido fue eso!
Shikamaru: Shodai-sama, ¿ha estado aquí toda la noche?
Hashirama: Claro que sí. Ya les dije, no hay manera de aburrirse viendo mi amada aldea. Más bien, creí que les vería aquí en unos días.
Shikamaru: Encontramos la forma de hacer el jutsu sin necesidad de que la gente se de cuenta. No esperaremos un ataque.
Hashirama: Ya veo, ya veo. Bien, entonces vamos a comenzar. ¿Dónde esta ese hombre, Nagato?
Naruto: Envié un Kage Bunshin por él. Ya no debe tardar.
En eso, vieron un ninja de Konoha desconocido llegar, por supuesto, no se trataba de eso exactamente, dado que el clon de Naruto venía detrás.
Naruto: Aquí está.
El ninja hizo un sello de manos, y al mismo tiempo que el clon de Naruto desaparecía, el ninja volvía a ser Nagato.
Nagato: Dígannos lo que necesitan.
Hashirama: Estamos listos.
Bien, solo falta que llegue Sasuke…
¿?: ¡Oye, viejo!
Todos: ¿?
En ese instante, la familia Uzumaki llegó al monumento.
Minato: Ya estamos aquí.
Kushina: Sí…
Naruto: Eso está bien, pero… ¿Por qué están ustedes aquí, Boruto?
Hinata: Queríamos despedirnos… para cuando el momento llegara.
Naruto (sonriendo): Ya veo…
Boruto: ¡OAAAH! ¡¿ES EL VIEJO SHODAI?!
Hashirama: Hola, chico. Es un placer.
Himawari: ¡Waaah, el dios de los shinobi en persona! ¿También lo invocaron?
Hashirama: Oye, eso del dios de los shinobi… jajaja, bueno, que se le va a hacer.
Boruto: ¡! ¿Ri-rinnegan?
El rubio quedó sin habla frente a Nagato.
Nagato: ¿? ¿Hay alguien más que lo tenga?
Boruto: Sasuke-shisho… él…
Nagato: Sasuke Uchiha, ¿uh? Ya veo.
Hinata: Tu…
Naruto (pensando): ¡Oh, no!
Nagato, mirando a Naruto para que guarde la calma, se acercó a la Hyuga.
Hinata: Tu… eres…
Nagato: Veo que me recuerdas.
Hinata apartó la vista sin saber que decir.
Nagato: No tienes que sentirte extraña. Ciertamente no nos hemos conocido en persona, pero te recuerdo del combate que sostuve con Naruto aquí, a través de los seis cuerpos de Pain.
Himawari: ¿Qué…?
Boruto (apretando el puño): Es el tipo del Rinnegan que enfrento papá cuando aprendió senjutsu. O al menos, el que estaba detrás de todo eso…
Himawari: ¡Woaah, entonces…!
Naruto: Cálmense. Está aquí amigo.
Boruto y Himawari: ¿?
Nagato: Recuerdo lo que te hice, y no necesito que me perdones. Acepto que tenía la idea equivocada. Me alegra que hayas sobrevivido.
Hinata (sorprendida, volviéndose a Nagato): ¡!
Nagato: Créeme. Si tú no hubieses salvado a Naruto… el no habría podido salvarme de mí mismo. Te lo agradezco.
Hinata: ¿Qué…?
Nagato (sonriendo): Muchas gracias.
Sin que la ojiperla pudiera mediar palabra, Nagato se alejó de ella, aún con Boruto y Himawari clavando miradas de suspenso sobre él.
Nagato: Tienes… una gran familia. No permitas que la paz de la que gozan se vea torcida.
Naruto: Jaja. Lo sé.
Nagato regresó al lado de Hashirama mientras Naruto iba con Hinata y le daba una sonrisa tranquilizadora. Hinata no tenía idea de cómo era que un enemigo como ese ahora fuese tan cordial en reciprocidad con su marido. Pero conocía bien a Naruto, y estaba segura de que, una vez más, este había llegado al corazón de alguien antes de que destruyera todo y a si mismo, tal como hiciera con Sasuke. Ella confiaba plenamente en él, así que le devolvió una sonrisa sincera. Nagato los vió y dio una sonrisa seria.
Minato: ¿Bueno…y quien falta?
Naruto: Pues ahora, nadie.
Ante la vista de todos, la familia uchiha llegó también donde ellos estaban.
Sasuke: Hay demasiada concurrencia aquí.
Naruto: Vamos, déjalos en paz, Sasuke.
Sakura y Sarada: ¡AAAAH! ¡SHODAI-SAMA! ¡YONDAIME-SAMA!
Hashirama: ¿Por qué son todos tan gritones? Vaya, por dios, jeje
Minato: Hola, hola. ¿Todo bien?
Sarada: Jamás creí que usarían edo tensei para invocar a dos de los Kage más importantes.
Minato: En realidad yo no…
En eso, la mirada de la pelirrosa se centró en los ojos de un personaje particular.
Sakura: ¡! ¿P-Pain…?
Nagato: Soy Nagato. Dejé de ser Pain en el momento en que Naruto me salvó.
Sakura: ¿Qué te… salvó?
Naruto: Una larga historia.
Sakura: Si, solo nos diste la versión resumida. No puede ser, caray…
Naruto: Jajaja…
Minato: Hola, Sakura-chan. Un placer verte de nuevo.
Sakura: Yondaime…. Es verdad, lo conocí en la guerra.
Minato: Todos han crecido mucho, ¿eh?
Sarada (acercándose a Boruto, mirando a Kushina): Boruto, ella es…
Boruto: Sí. Ella es mi abuela. ¿Recuerdas que la vimos en el jutsu de Haruko?
Sarada: Vaya, ahora que no está herida y llena de sangre, veo que era muy hermosa.
Boruto (sonriente): ¿Verdad que sí, Sarada-chan?
Kushina (muy colorada): ¡Hyaaah, no me adulen así, jajaja!
Sasuke: Basta de charlas. Es el momento de hacer el jutsu de barrera.
Naruto: Tiene razón.
Todos: Hai.
Shikamaru: Muy bien, para comenzar, vamos a disponer de seis shinobi.
Minato: ¿Seis? El Shisekiyōjin solo requiere cuatro, ¿verdad?
Naruto: No vamos a hacer el Shisekiyōjin. Vamos a usar el Musekiyojin.
Minato: ¿El que uso Obito? ¿Sabes comohacelo? Ya sabes, solo Obito en su forma jinchuuriki lo consiguió…
Naruto: Junto a Shikamaru y Sasuke logramos decifrarlo. Él y yo seremos los otros dos shinobi además de ustedes.
Hashirama: Entendido. Ambos son más que competentes para lo que se requiere, así que no habrá problemas.
Kushina: ¡Espera… ! Esa técnica requiere shinobi de nivel kage, yo no…
Minato: Puedes hacerlo, Kushina. Y Orochimaru-san lo sabe, por eso te invocó.
Kushina: Lo… ¡Lo intentaré!
Boruto, Sarada y Himawari tragaron saliva, mientras los cuatro revividos, Sasuke y Naruto se disponían simétrica y proporcionalmente formando un exágono regular en la parte central del monumento al hokage.
Naruto: Muy bien, ahora el siguiente paso.
Shikamaru: La secuencia es de 30 sellos, terminando con el sello de Carnero.
Kushina: ¿Eh? Eso es para Fuinjutsu, lo que queremos hacer es una barrera.
Naruto: Bueno, la verdad este jutsu es en parte un sello.
Kushina: ¿Uh?
Naruto (haciendo su sello de manos): ¡Kage Bunshin no jutsu!
Tras Naruto, aparecieron 5 clones.
Minato: ¿Bunshin? No entiendo…
Naruto: Ya hemos advertido a las otras aldeas. Se los llevaremos después.
Dicho esto, Shikamaru se acercó y selló cuatro de esos clones en pergaminos y los guardaba en un morral, dejando solo un clon.
Naruto: Bien, ve a un punto de la aldea en que nadie te vea.
Clon: De acuerdo.
El kage Bunshin, saltando del monumento, se retiró.
Nagato: Ya veo. Una defensa adicional.
Sasuke: Ya entendiste.
Minato: ¿Defensa? ¿Con un Bunshin? ¿De que están hablando?
Hashirama: ¡Yondaime, preocupémonos por hacer esto correctamente! ¡Estos chicos saben lo que hacen!
Minato: De… de acuerdo.
Naruto: Bien, ahora Shikamaru.
Shikamaru: ¡Kagemane no jutsu!
El Nara, con sus sombras, atrapó a Naruto, Sasuke y los revividos.
Nagato: Ya comprendo. Naruto hará el sello, y nosotros, que estamos en la sombra del Nara, le seguiremos al milímetro.
Hashirama: ¡Haha, chicos listos!
Naruto (preparándose para hacer el sello): Ahora, empezaremos.
Kushina: …
Minato: Kushina.
Kushina (volteando hacia su esposo): ¿?
La pelirroja vio entonces a Minato meneando la cabeza, en negativa. Entonces el sabía lo que pasaba. Kushina había estado pensando desde la mañana en el hecho en que tenían que irse en algún momento, el cual había llegado casi de inmediato. Y lo que es más, podía notar que Naruto, si bien parecía estar concentrado el jutsu que estaban por hacer, estaba mirándole fijamente. Sí, el se sentía como ella. Fue un momento alegre en el que estuvieron juntos, pero fue tan corto… pero Naruto estaba siendo fuerte, por su familia, por sus amigos, por su aldea. No podía ponerse a llorar, no podía darse el lujo de entristecerse. Había mucha gente que dependía de él. Así, como su hijo estaba siendo fuerte por tantas personas; Kushina decidió que debía ser fuerte por él. Una mirada determinada se dibujó de pronto en su rostro, notada tanto por su esposo como por su hijo.
Naruto (pensando): Gracias, mamá.
Minato (pensando): Bien hecho, Kushina.
Sasuke: Vamos, Naruto.
Naruto: Empezamos.
Los seis shinobi emanaban chakra, y comenzaron la secuencia de sellos, mientras Shikamaru mantenía el jutsu de sombras para que todos hiciesen los movimientos a la vez. Pasados varios segundos, terminaron, realizando cada uno el sello del cordero.
Naruto: ¡Ahora! ¡Fu Musekiyojin!
Un enorme tetragrama se dibujó debajo de todos ellos, y de las seis líneas adyacentes que tenía, emergieron muchísimos símbolos y caracteres que se expandieron por los monumentos Kage y recorrieron la aldea siempre en línea recta.
Sakura: Alto… ¿Qué esta pasando? ¿Han hecho algo?
Boruto: ¡Hey, ¿Qué ocurre, que hacen?
Hashirama: Ellos no pueden verlo…
Kushina: ¡Ya entiendo! Por eso es un fuinjutsu y un jutsu de barrera a la vez. El sellado es visual, únicamente los que hacen el jutsu pueden verlo.
Naruto: Así es.
Sasuke: Ya casi termina.
Los símbolos que recorrían la aldea llegaron a los límites, a unos 10 pasos de la entrada y así en toda la circunferencia que rodeaba a Konoha entera. Pronto, unas grandes paredes de chakra se alzaron, cubriendo la aldea por completo.
Minato: Terminamos.
Naruto (con los ojos cerrados): No, aun no.
Entonces, los símbolos ascendieron por los muros de chakra recientemente aparecidos, destellando en ciertos puntos y desapareciendo por completo la muralla que se había creado.
Nagato: Desapareció…
Minato: ¿Hicimos algo mal?
Naruto: No. Parte del jutsu de sellado que hemos agregado consiste también en sellar esta barrera. Bajo ciertas condiciones, el sello de romperá.
Kushina: Increíble…
Hashirama: Jaja.
Minato: ¿Y qué hay de ese clon?
Naruto: Como dijo Nagato, es una defensa adicional.
Mientras tanto en la aldea, en un callejón semiiluminado entre dos tiendas grandes, el Bunshin de Naruto veía los símbolos acercarse a él y rodeándolo.
Naruto-clon: Bueno, aquí vamos.
Un tetragrama se formó bajo sus pies, y como si de magia se tratara, el Bunshin fue completamente absorbido por éste. En la cima de los monumentos kage, a Naruto se le dibujaba una sonrisa.
Naruto (abriendo los ojos): Ahora sí, hemos terminado.
El tetragrama bajo ellos se borró, y Shikamaru retiró la sombra bajo ellos.
Himawari: ¡¿Eeeh?! ¿Ya terminaron?
Sarada: Pero no pude ver nada…
Boruto: ¿Qué fue lo que hicieron?
Hinata: Bueno, como ya lo habían dicho, supongo que solo los que realizaron este jutsu han podido verlo.
Sakura: Tsk, no puede ser, y yo que creí que vería algo increíble.
Sasuke: Está hecho, Naruto.
Naruto: Sí…
Un largo minuto de silencio le siguió a esto, como si hiciera falta decir algo más. El momento no tardó en llegar.
Naruto: Ya… terminamos.
En eso, los cuatro revividos comenzaron poco a poco, a refulgir.
Himawari: ¡Woaah! ¿Qué les pasa?
Sakura: Ya… se van…
Boruto, Sarada y Himawari: ¡¡¿EEEEEEH?!!
Himawari: ¡Abuela, abuelo!
Los Uzumaki corrieron hacia los revividos Minato y Kushina, acompañados de Sarada.
Minato: Bueno, ha llegado la hora de irse.
Himawari (llorosa): Me gustaría que se quedaran un poco más… solo fue una noche.
Boruto (tomando la mano de su hermana): Es lo mejor, Hima. Abuelo, abuela… gracias. Por todo lo que han hecho por nosotros.
Minato y Kushina: ¡!
Himawari: Oni-chan…
Kushina: Sí…
En la mente de la Uzumaki, poco a poco nublándose, empezaron a verse los recuerdos de su amor con Minato, el nacimiento de Naruto, el reencuentro con él y cuando conocieron a su familia. Una última y brillante lágrima salió del ojo derecho de la pelirroja.
Kushina: Estoy muy feliz… de haberlos podido ver a todos ustedes… Boruto, Himawari, cuiden bien de sus padres, ¿de acuerdo?
Boruto y Himawari: Sí.
Minato: Boruto. Supera a mi hijo. ¿Está bien? Tengo fe en ti.
Naruto: ¡!
Sasuke: …
Boruto (alzando su puño): ¡Sí, es una promesa, abuelo!
Hashirama: ¡Hey, chicos! ¿Son Boruto y Sarada verdad?
Boruto y Sarada: Hai
Hashirama: Creo que el clan Senju se terminó con Tobirama y ahora en mi nieta Tsunade. ¡Sin embargo, Naruto y Boruto, el clan Senju vive en ustedes, en su sangre, como Uzumaki que son!
Himawari: ¡Yo también! ¡Soy una Uzumaki!
Hashirama: ¡Hahaha, claro que sí!
Naruto sonrió, mirando a sus hijos y a Sarada frente al primer Hokage.
Hashirama: Cuando los vi a ustedes dos juntos, la noche que llegamos… mi corazón se llenó de una inmensa felicidad.
Boruto y Sarada: ¡!
Hashirama: En mi tiempo, los Senju y los Uchiha eran enemigos acérrimos, ver a alguien del otro clan significaba una lucha a muerte inminente. Y aun cuando, junto a mi viejo amigo Madara, logramos establecer la paz entre clanes, el conflicto continuó, terminando conmigo y Madara enfrentados.
Boruto: Huh…
Sarada: ….
Hashirama: Y entonces, en este regreso a Konoha, encuentro a un Uzumaki, con la sangre Senju corriendo por sus venas, y a una Uchiha, en una relación que jamás esperé que mis ojos verían entre ambos clanes.
Boruto apartó la mirada algo avergonzado, Sarada hizo lo mismo, sonrojándose mientras acomodaba sus lentes. Ambos se veían muy graciosos. Sakura y Hinata sonrieron felices.
Hashirama: Hahaha, gracias a ustedes, tengo la esperanza… de un futuro pacífico para ambos clanes. Les confío a ustedes, Boruto y Sarada, el futuro de los clanes Senju y Uchiha.
Boruto y Sarada: ¡Hai!
Hashirama (mirando a Himawari): Por supuesto, a ti también.
Himawari (feliz): ¡Hai!
Hashirama: ¡Naruto, Sasuke! ¡Denles una buena guía a estos chicos! El futuro dependerá de eso.
Naruto: No se preocupe por eso. Están en buenas manos.
Sasuke: Hmpf.
Nagato: Naruto.
Naruto: ¿?
Nagato: Mi objetivo solía ser que la gente alcanzara la paz a través de la comprensión del dolor. Pero gracias a ti, puedo ver que había una mejor manera de conseguirlo. Aunque no fue por mi mano, puedo ver mi sueño finalmente hecho realidad. Por favor, protege al mundo. Protege a tu familia. Hokage.
Naruto: Sabes que lo haré.
Los revividos comenzaron entonces a brillar con una mayor intensidad.
Hashirama: ¡Bien, ahora ya nos vamos!
Minato: Naruto, Hinata. Chicos…
La familia Uzumaki volteó a ver a Minato y Kushina.
Minato: Adiós.
Kushina: Nuestros corazones… están en paz. Por siempre.
Los cuatro resucitados desaparecieron entonces, en cuatro columnas de luz.
Naruto: Está hecho.
Hinata: Naruto…
Sakura y Sasuke miraron a su amigo, que les daba la espalda. Éste, de pronto se volvió con una gran sonrisa.
Naruto: ¡Espero que hayan oído lo que nos dijeron! ¡Vamos a hacerlo por ellos también!
Hinata y Sakura volvieron a sonreír. No había forma de que esa optimista expresión en el rostro de Naruto fuese fingida, Naruto no sabía cómo fingir caras. Sasuke permanecía serio, pero tranquilo al ver que todo había salido bien.
Boruto, Himawari y Sarada permanecieron en sus sitios ante la vista de los presentes. Pensando. Reflexionando. Dejando que sus corazones abrazaran las últimas palabras que sus abuelos y el primer hokage les habían dejado. Era cierto. Sus padres y muchos otros ninja habían peleado por la paz que estaban viviendo. Por el futuro. Y ahora, les había llegado el turno. La antorcha siempre es pasada de uno a otro. En algún momento les tocaría a ellos llevarla. Era hora de probar que eran dignos de ella.


Continuará…


SPOILER SIGUIENTE CAPITULO

Sasuke: ¿Entonces no tengo que ir donde Orochimaru?
Naruto: Jajaja, no te preocupes, no tienes que ir a hacer nada allá.
Boruto: ¡Papá, Sasuke-shisho! ¡Es hora de entrenar!
Naruto: Oah, cuanto entusiasmo.
Sarada: ¡No dejaremos que las palabras de esos shinobi sean vacías!
Sasuke: Bien, no se diga más.
Shikamaru: Ya quisiera yo que Shikadai fuera algo más entusiasta.
Inojin: Ha pasado tiempo desde que nos tocó una misión, ¿verdad?
Chouchou: ¡Mierda, ¿Cuántos episodios llevamos ya fuera de la historia?!
Shikadai: No grites, rayos, que molesta eres.
Kurotsuchi: ¡Atención a todos los Kage, hemos descubierto algo!
Naruto: ¿Será…?
Boruto: En el próximo episodio: Avanzando.
Mitsuki: Vamos allá.
Boruto: ¡¿Dónde rayos estuviste esta vez?!

FIN DEL SPOILER

FIN DEL CAPITULO 24

Editado por rasenchidori: 19.03.16 a las 19:20

Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios