746.119 temas | 5.025.787 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Viejo kusanku sho dijo: 28.12.10
Originalmente publicado por ratadeoz Ver mensaje
el miedo puede ser la diferencia entre la vida y la muerte, podes se 4to dan en 10 artes marciales, viene un flaco, te intenta afanar y te quedás duro, te pegó una piña y te dejo tirado en el piso.
el miedo tambien puede ser lo que te salve, no siempre deriva en paralisis...


Un 4to dan tiene muuuuchas más posibilidades, comparadolo con alguien sin conocimientos de aamm, de no quedarse duro, y suponiendo que sea merecida su categoria, creo que se necesita mucho más que una piña para dejarlo tirado....

Editado por kusanku sho: 04.01.11 a las 01:30

62 Comentarios | Registrate y participá

Viejo Super Hornet dijo: 04.01.11
En este sentido le veo mucha ventaja al entrenamiento de los DDCC como kick boxing o el arte marcial Muay Thai , ya que entrenan en constante contacto, te acostumbras mucho a recibir y a pegar con poca proteccion (no como en los torneos de TKD WTF que son un chiste, con tanta proteccion parecen muñecos michelin).

Despues, esta en uno y la cabeza que tenga, para poder responder fria y contundentemente con toda la violencia posible ante una agresion.
Viejo lisandro80 dijo: 07.03.11
Hola. Creo que es la primera vez que participo en este foro.

Quería comentarles mi experiencia con esto de la seguridad que uno siente a la hora de tener un problema como el que describen.

Si no les interesa leer todo, al final resumí los puntos.

Les hago una "intro" de mi experiencia en las artes marciales porque creo que va a contribuir al relato. El post es largo, pero creo que vale la pena.

Ahora tengo 30 años. A los 6 empecé Taekwondo ITF y creo que a los 12 me dieron el cinturón negro. En ese momento dejé de practicar porque tenía ganas de hacer rugby. Cuando uno es chico también es inocente con estas cosas. Entre que te elogian por cualquier pavada y que ganás "peleas" en torneos con apenas contacto, pensás que sos groso. A los 15/16 años retomé Taekwondo en el mismo gimnasio, y ahí me di cuenta de que el tipo era un chanta y las clases eran una mentira. Me alejé definitivamente un día que lo escuché, junto con autoridades que estaban de visita, hablar mal del Gral. Choi (creo que era justo el momento en el que estaban surgiendo todas las federaciones "paralelas"). En fin, era el tipo de gente que arruina el Taekwondo.

Un poco después tuve que mudarme a Rosario para estudiar, y como tenía un gimnasio cerca volví a hacer Taekwondo. Las clases me gustaban, eran entretenidas y el tipo que las daba era muy bueno (tanto como instructor como persona). Ahí me empecé a dar cuenta de que a pesar de que era muy bueno técnicamente y muy rápido pateando a los focos y escudos, me costaba mucho pegarle a los otros. No tenía miedo de que me pegaran, tenía miedo de pegar.

Acá empieza la parte interesante

En fin, por esas cosas de la vida tuve que volver a mi ciudad natal, donde retomé las prácticas de Taekwondo en una escuela que no tiene nada que ver con la del chanta del principio del relato.
Yo sabía que era muy conocida por ser muy dura, pero no tenía idea de cuanto.
El primer día, como siempre me lucí con mi velocidad y técnica... hasta que llegó el final de la clase, en donde TODOS hacen combate bajo la mirada del instructor. No todos juntos, sino que van pasando 2 por turno y pelean (lo aclaro porque es común que en algunas escuelas varios hagan combate al mismo tiempo). Como estábamos sin protectores, yo esperaba que el combate fuera light. Me mandé con un par de combinaciones y "marqué" un par de puntos. Cuando el otro avanzó me puso 2 patadas terribles y un puño que prácticamente me noqueó. Recuerdo que sentí una vergüenza terrible.
Bueno, resumiendo, la escuela hace Taekwondo ITF pero en vez de orientarlo a las competencias, está más dirigido a algo que llaman "combate marcial" en donde utilizan muchas técnicas que podemos ver en la enciclopedia pero que en casi ningún lado te muestran o aplican (lo que hace que los que no saben, a simple vista piensen que Taekwondo es sólo patadas). Pueden pegar en cualquier parte del cuerpo menos en los testículos, ojos, etc. Usan barridas, llaves, etc. y se dan durísimo. También hacen algo de combate deportivo, pero digamos que es el 30% o menos del tiempo total que usan para hacer combate.

Cuando perdí el miedo, para siempre

Todavía recuerdo perfectamente cómo fue. Al final de una clase un miércoles me toca hacer combate contra uno de los más ásperos del gimnasio. Yo mido 1,83 y peso 90kg. El otro era petiso y medio gordo, por lo que su estrategia era más que nada cortar distancia, entrar a 45 grados con un par de patadas básicas y después una lluvia de manos.
Bueno, lo hizo y me pasó que me conectó una piña terrible, pero yo en vez de sentirme mal y quedarme en el molde o tirar alguna pelotudez respondí también con puños pero mejor parado y aprovechando mi altura, con lo que lo pude tirar para atrás y a continuación usé (bien) un par de patadas laterales. Justo después de eso me di cuenta de que no tenía miedo, y todos esos síntomas que describen (sentirse agitado, tener temblores, etc) fueron desapareciendo.
A mi siempre me pasaba que me quedaba sin aire muy rápido, pero a partir de ese momento nunca más. Estoy re frio cuando peleo, absorbo bien los golpes, pienso bien lo que voy a hacer y disfruto hacer combate.
Como en ese gimnasio estaban todos medio locos y nos matábamos a palos (ojo, hasta que terminaba el combate, después todo de 10) cualquier otra amenaza me parecía insignificante. No le tengo miedo a nadie.
Después tuve que dejar de practicar porque quise volver a Rosario para estudiar, trabajar y demás... así que por 5 años no tiré una patada.
Esta semana empecé a practicar en lo de un tipo que es campeón mundial y amigo de mi último instructor (el que logró que yo mejorara lo del autocontrol y mi actitud frente a los problemas). Lamentablemente me desgarré en el último combate, pero lo que noté reafirmó que nunca más volví a sentirme inseguro. Sin estar en estado, después de años de no practicar, en ningún momento me di vuelta ni bajé los brazos. Siempre fui a buscar y pude plantear el combate aunque con las limitaciones de mi estado físico. En el último combate (contra un cinturón negro bastante rápido), me copé bastante y por querer sacar un giro con un desplazamiento hacia atrás el gemelo interno de la pierna de apoyo colapsó.

Resumiendo

- Es importante exponerse a peleas con contacto pleno
- Algunas personas piensan mucho en qué le va a pasar al otro
si le pegan fuerte, y por eso se frenan. Con la práctica constante uno aprende a medir bien su fuerza y progresivamente gana seguridad para usar distintas técnicas de acuerdo al resultado que uno quiera.
- Es importante tener un instructor bueno para que nos guíe en estas cuestiones
- Todos tienen que saber que este problema es "tratable". Algunos ya tienen esta seguridad por ciertos razgos de la personalidad, pero el resto la puede adquirir si hace el esfuerzo necesario.

Bueno, se que escribí demasiado pero estoy sin poder moverme y esperando recuperarme, así que tenía mucho tiempo.

Un abrazo, espero que haya servido.

Saludos!

Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios