745.531 temas | 5.025.046 mensajes | seremos forros, pero somos una bocha
Viejo paulina1983 dijo: 02.08.06
Nunca les ha pasado -e independientemente del género- que un amigo/a les diga luego de que se ha cortado una relación y estamos mal: " en el fondo, mejor que hayan cortado... él/ella no te "merecía"...

¿Es una frase típica de amigo/a para consolar al otro en su dolor; o tiene sentido realmente? Quiero decir, ¿es posible evaluar desde afuera cuándo meremos a alguien o cuando alguien nos merece? ¿No es un poco egocéntrico imaginar siquiera que alguien nos merezca, cómo si fuésemos un "premio"?

21 Comentarios | Registrate y participá

Viejo Funes dijo: 02.08.06
Originalmente publicado por paulina1983
Nunca les ha pasado -e independientemente del género- que un amigo/a les diga luego de que se ha cortado una relación y estamos mal: " en el fondo, mejor que hayan cortado... él/ella no te "merecía"...

¿Es una frase típica de amigo/a para consolar al otro en su dolor; o tiene sentido realmente? Quiero decir, ¿es posible evaluar desde afuera cuándo meremos a alguien o cuando alguien nos merece? ¿No es un poco egocéntrico imaginar siquiera que alguien nos merezca, cómo si fuésemos un "premio"?
No sé si es cierto o no. Lo que vale es creer lo que a uno le sirva. Hay dos alternativas: o pensar que el otro no te merece, o que vos no te merecés a esa persona. ¿Cuál es mejor? Si de "frases hechas" se trata, habría que prestarle atención a esa que dice que "no podés querer a nadie si primero no te querés a vos mismo". Es muy difícil quedar bien con todo el mundo y -encima, al mismo tiempo- con uno mismo. Mejor quedarse con lo último, ¿no? Entonces, si alguien te rechaza, no es errado decir que el otro no te merece, porque antes que el otro, estás vos. ¿Tan importante es el otro? El otro es tan pelotudo como uno. ¿Qué le debés? ¿Tan intocable es? El que te rechaza, rara vez es amable: por lo general, los rechazos vienen en la forma de una hijaputez. Eso -al menos a mí- me basta para ver que el otro, por mucho que uno lo haya querido, no está exento de ser una mierda. Entonces, como de los dos al que más quiero es a mí, me convenzo (porque uno constantemente se encuentra eligiendo qué creer) de que "ella se lo pierde". Esforzarse por merecer a una turra, a mí parecer, no tiene sentido. Es al pedo y no sirve más que para autoflagelarse. (Jactarse de ser masoquista en cuestiones del amor me parece una imbecilidad). Y por otro lado, por supuesto que es egocéntrico pensar éso, pero decime, ¿acaso no sucede así con todo? Todos nuestros pensamientos son egocéntricos. Todo lo que ocurre a nuestro alrededor no pasa por otro lugar que por cada uno, y así, de alguna manera, cada uno de nosotros es el centro de su propio universo. La cuestión se resume en que los demás se caguen, soy demasiado bueno para este mundo, listo.

Editado por Funes: 02.08.06 a las 12:47
Viejo paulina1983 dijo: 02.08.06
Originalmente publicado por Funes
No sé si es cierto o no. Lo que vale es creer lo que a uno le sirva. Hay dos alternativas: o pensar que el otro no te merece, o que vos no te merecés a esa persona. ¿Cuál es mejor? Si de "frases hechas" se trata, habría que prestarle atención a esa que dice que "no podés querer a nadie si primero no te querés a vos mismo". Es muy difícil quedar bien con todo el mundo y -encima, al mismo tiempo- con uno mismo. Mejor quedarse con lo último, ¿no? Entonces, si alguien te rechaza, no es errado decir que el otro no te merece, porque antes que el otro, estás vos. ¿Tan importante es el otro? El otro es tan pelotudo como uno. ¿Qué le debés? ¿Tan intocable es? El que te rechaza, rara vez es amable: por lo general, los rechazos vienen en la forma de una hijaputez. Eso -al menos a mí- me basta para ver que el otro, por mucho que uno lo haya querido, no está exento de ser una mierda. Entonces, como de los dos al que más quiero es a mí, me convenzo (porque uno constantemente se encuentra eligiendo qué creer) de que "ella se lo pierde". Esforzarse por merecer a una turra, a mí parecer, no tiene sentido. Es al pedo y no sirve más que para autoflagelarse. (Jactarse de ser masoquista en cuestiones del amor me parece una imbecilidad). Y por otro lado, por supuesto que es egocéntrico pensar éso, pero decime, ¿acaso no sucede así con todo? Todos nuestros pensamientos son egocéntricos. Todo lo que ocurre a nuestro alrededor no pasa por otro lugar que por cada uno, y así, de alguna manera, cada uno de nosotros es el centro de su propio universo. La cuestión se resume en que los demás se caguen, soy demasiado bueno para este mundo, listo.
Humildemente pienso además que cuando alguien "sufre por amor" lo hace por sobre todas las cosas por haber recibido un duro golpe a su ego. Desde ese perspectiva, el quererse a uno mismo es donde recién empieza a tener una validez certera. El hecho de que yo piense que el otro no me merece o de que yo no lo merezco al otro; es el fondo lo mismo, dos caras de una misma moneda. Si el otro no me merece es porque "yo soy demasido para ese otro"; y en el caso en que yo no merezca al otro es porque en mi conciencia, el otro se me aparece como alguien por encima del resto, por lo tanto, si yo no merezco al otro es porque ese otro es para mí alguien muy importante, por medio del cual reafirmo mi propio ego. Esa frase que dice algo así como "detrás de una gran mujer siempre hay un gran hombre" o viceversa, me parece que expresa esto: cuando yo merezco al otro es por sobre todas las cosas porque ese otro se me aparece como "mejor" que el resto de potenciales otros (!) jaja... Bueno ya he divagado demasiado, y me duele el cerebro de tanto pensar
Viejo Neandertal dijo: 02.08.06
En verdad yo no estoy de acuerdo con esa popular frase que dice "Para querer, primero hay que quererse a uno mismo". Cuanto más te quieras vos, cuanto más te valores, cuanto más importante te sientas, más vas evaluar a quien entregarte, y creo que uno nunca lo hace con personas que valen menos, sino con personas que valen más o lo mismo (raramente). Yo creo que el afecto de una persona a otra, surge del valor que uno le asigna a otro como humano. Por supuesto que se hace de manera general sin tener en cuenta una sola cosa y de modo inconciente. Para mi, el amor por el otro empieza cuando admiramos a esa persona. Cuantas más cualidades admirables reuna esa persona, mayor será también nuestro deseo de querer acercarnos y preservarla. Y no creo que la admiración pueda expresarse naturalmente más que desde una postura mínimamente, al menos, sumisa. Es obvio que a veces creemos ver en una persona más de lo que es realmente, esto es aparte. Yo creo que para querernos a nosotros mismos, primero tiene que querernos la persona que uno quiere. Y no creo que uno pueda querer VERDADERAMENTE a un sorete que nos arruina la vida. Por eso creo que el amor por uno mismo empieza queriendo a los demas, y al vernos valorados por aquellos que admiramos, nos sentimos orgullosos de nosotros mismos, aunque queremos siempre más a los demas. Repito que cuando uno se confunde con alguien y termina lastimado, es por el rechazo que nos autoinfligimos por querer a alguien que en verdad no era admirable.

Como dice Funes es cierto que analizamos la realidad a través de nosotros mismos, pero yo no creo que eso nos haga más importantes dentro de la misma. Se que los medios axiológicos para analizar la realidad me fueron impuestos, por lo que no soy lo más importante. Y las personas que quiero, no son solo queridas por mí, sino por otros que sienten lo mismo y las admiran siguiendo los mismos recursos. De última tengo solo una visión parcial de todo lo que hay en el mundo, empezando por mí mismo.

Para admirar mi capacidad de admirar, primero admiro a los demas

Se me hizo largo, pasa que me cuesta bastante expresar mis ideas y me lleva el triple de lo que a otra persona, sorry

Saludos
Viejo Funes dijo: 02.08.06
Originalmente publicado por Neandertal
Yo creo que para querernos a nosotros mismos, primero tiene que querernos la persona que uno quiere.
Justamente ahí me parece que está el error. Uno no puede querer a nadie, y mucho menos quererse a sí mismo, en función de otro/s.

Originalmente publicado por Neandertal
Como dice Funes es cierto que analizamos la realidad a través de nosotros mismos, pero yo no creo que eso nos haga más importantes dentro de la misma.
Insisto que cada uno es lo más importante para sí mismo. Yo soy mi prioridad. A mí me va a doler que me rechacen, y voy a sentirme mal, y obviamente voy a pensar que el otro "no me merece", porque yo estoy antes que él (que ella, mejor dicho).

En cambio, si seguimos la línea de pensamiento de que "yo no me merezco al otro", entonces en vez de entristecernos cuando nos rechazan, tendríamos que alegrarnos, tendríamos que aplaudir a la otra persona, por ser tan sabia, por haber rechazado a alguien indigno de él o ella. "Al patearme, me demostraste que sabés qué te conviene y qué no; yo no te convengo, así que hiciste bien, te felicito. Así lográs que te quiera cada vez más".

Editado por Funes: 02.08.06 a las 17:45
Viejo BURAKO_KEYS dijo: 02.08.06
No hay que ponerse de novios chic@s!!! hay que cojer que se acaba el mundo!!! jajaja
Yo antes no me quería una mierda, y me cuesta hacerlo, pero sé que si alguien está conmigo primero tengo que tener en cuenta de cómo estoy para estar con esa persona. Por ejemplo, una época, me sentía muy mal, MUY mal, y mi pareja se empezó a preocupar, y le contó a mis amigos, y mis amigos hicieron un escándalo tremendo, y así se corrió la bola de lo mal que estaba. Terminó todo mal obviamente. Pero es importante estar bien para estar con otr@.
Si te merece o no la otra persona... nunca me gustó esa frase, nadie es premio de nadie. creo que yo merezco cosas porque las gano, no porque soy bueno y no meto cuernos. Puedo ser una excelente persona y salir con alguien y después me doy cuenta de que no la amo realmente y se lo digo bien, sin bardos ni nada. Obviamente, la otra queda mal y resentida, y ahí viene la frase desde su lado: "mejor no salir más con él, no me merecía", y no es así, yo lo hice con las mejores intenciones y la cuidé re bien. Pero no daba para seguirla. Entonces nadie se merece a nadie, sí merece ser respetado.
Viejo aye dijo: 02.08.06
Si nos guiamos por eso...creo que nadie merece el dolor o las lagrimas de otra persona....
Viejo Neandertal dijo: 02.08.06
Originalmente publicado por Funes
Justamente ahí me parece que está el error. Uno no puede querer a nadie, y mucho menos quererse a sí mismo, en función de otro/s.
No entendí muy bien, a ver...

¿Vos estás diciendo que directamente no se puede querer a nadie? O sea... ¿En el sentido de que se puede pero no es conveniente para uno mismo, o porque tenemos el impedimento mental, físico, psicológico o cognitivo de lo que llamamos "querer" como para poder hacerlo?

Pregunto porque no entendí en que sentido lo dijiste.


Originalmente publicado por Funes
Insisto que cada uno es lo más importante para sí mismo. Yo soy mi prioridad. A mí me va a doler que me rechacen, y voy a sentirme mal, y obviamente voy a pensar que el otro "no me merece", porque yo estoy antes que él (que ella, mejor dicho).
Entiendo lo de que uno es siempre prioridad, porque incluso para querer a alguien, somos (obviamente nosotros) los que tienen que hacerlo. Y para conservar mi sentimientos por alguien, tengo que asegurar mi existencia por encima de todo, incluyendo al que uno quiere, aunque considere a esa persona más importante que a mi mismo. A simple vista parece paradójico

Pero no entendí lo segundo. Si a uno lo rechazan, y se siente mal por eso, sería uno mismo el que "no se merece al otro". ¿Vos lo decis en el sentido de que uno no se merece al otro porque la otra persona debe ser querida aún más de lo que uno lo hace consigo mismo? Pero si uno se quiere más así mismo que al otro, ni se fija en que lo más importante es querer más de lo que uno se quiere, o sea que la ni se llega a la cuestión de "mereserce o no". Ehhhhmmmm Ya me estoy mareando

Originalmente publicado por Funes
En cambio, si seguimos la línea de pensamiento de que "yo no me merezco al otro", entonces en vez de entristecernos cuando nos rechazan, tendríamos que alegrarnos, tendríamos que aplaudir a la otra persona, por ser tan sabia, por haber rechazado a alguien indigno de él o ella. "Al patearme, me demostraste que sabés qué te conviene y qué no; yo no te convengo, así que hiciste bien, te felicito. Así lográs que te quiera cada vez más".
Si, pero una cosa es aceptar que le conviene a la otra persona o no. Otra cosa es que la otra persona te pateé y te trate como a un pedazo de mierda. Si hace esto, al comportarse de una manera tan miserable, dejamos de admirarla como era antes, por lo que también la pasamos a querer menos. Si la otra persona sale con un gil de mierda, que sabemos que vale menos que nosotros, también se la admira menos, por lo que se la deja de querer tanto también. Acá entra el tema de cuando pensamos conocer a alguien más de que lo hacemos en verdad
Viejo Funes dijo: 03.08.06
Ahora estoy apurado, después cualquier cosa edito.

No dije que estamos impedidos y que no podemos querer.
Lo que dije que fue que no se puede querer en función de otros.
Vos dijiste:
Originalmente publicado por Neandertal
Yo creo que para querernos a nosotros mismos, primero tiene que querernos la persona que uno quiere.
Yo éso lo entendí como que si no nos quiere alguien, otro, no nos podemos querer a nosotros mismos. O sea: ¿Me quiero porque me quieren otros? No se puede querer a nadie en función de otro/s; éso fue lo que dije.
Viejo Bel87_kpa dijo: 03.08.06
nadie se merece a nadie jajajajaja
creo q depende de como es la persona con la q estas, si es un forro con vos y vos sos re buena como q no va, es un ejemplo chorongo

Herramientas
Iniciar Sesion

Recordarme

Top de Usuarios